Generally

Escribir mal cuesta lo suyo

El amigo Schopenhauer publicó un repertorio de 38 estratagemas para hundir a alguien en la miseria –no sé, un colega, algún gremio profesional, el novio de tu suegra– a modo de alternativa al popular escupitajo o el intercambio de mamporros. El arte...
Load more
Read full article on: lavanguardia.com
Los Punsetes o la nada
Sin apenas despeirnarnos vamos a por los tres meses sin conciertos. Urge algo, lo que sea. Y ese revulsivo han resultado ser Los Punsetes. Ya está, es así.
europapress.es
Conceden por primera vez un permiso a un etarra condenado por asesinato
Por primera vez, un preso de ETA con crímenes de sangre y no acogido a la «vía Nanclares» disfrutará de un permiso penitenciario. El beneficiado no es otro que Jesús María Martín Hernando, alias «Txus», quien fue condenado por colaborar en el asesinato del exsargento mayor de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea en 1993. El recluso podrá salir de la cárcel de Álava durante tres días con la condición de no pisar Bilbao, donde se perpetró el atentado y residía la familia de la víctima. Este permiso, que le fue comunicado «de viva voz» a la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), fue aprobado por el juez de la Audiencia Nacional José Luis Castro. De esta forma, el etarra podrá abandonar temporalmente la prisión en cuanto lo permitan las circunstancias sanitarias. El de Martín Hernando se suma al goteo de beneficios penitenciarios que se han concedido en las últimas semanas. De hecho, el pasado viernes trascendió también la noticia del traslado a un centro médico de Guipúzcoa del etarra Kepa Arronategi, que en 1997 intentó asesinar al Rey Juan Carlos y acabó con la vida del agente de la Ertzaintza Txema Aguirre. No obstante, en el caso de «Txus» existe una particularidad insólita, pues nunca antes se había permitido a un recluso de ETA condenado por asesinato salir de la cárcel, a excepción de quienes se adscribieron a la «vía Nanclares». Concretamente, este exmiembro del «comando Vizcaya» fue condenado por la Audiencia Nacional a 36 años de cárcel como cooperador necesario en el asesinato de Goikoetxea, aunque posteriormente el Tribunal Supremo rebajó la pena a la mitad al entender que su papel en el atentado fue el de «cómplice». En 2012 fue absuelto en el juicio por el tiroteo que acabó con la vida del guardia civil José Manuel García Fernández. El magistrado José Luis Castro, según adelantó ayer El Diario Vasco, ha accedido ahora a concederle el permiso debido a que ya ha cumplido la cuarta parte de la condena y a la buena voluntad del recluso, que ha reconocido «el daño causado».
abc.es
El complot
En marzo de 2011 Podemos era un movimiento político extraparlamentario que agitaba en la calle el clamor del «no nos representan». Su propósito era deslegitimar a los representantes de una casta política endogámica, vetusta, corrupta y adocenada que había dejado de sintonizar con las inquietudes del pueblo. En 2015 se convirtieron en la tercera fuerza del país y elevaron el listón de la crítica. El problema ya no era solo la casta política, sino el régimen del 78. En junio de 2017, Pablo Iglesias presentó una moción de censura contra Rajoy. Sabedor de que la perdía, pastoreó una multitudinaria manifestación en la calle para que los ciudadanos del común deslegitimaran la votación del hemiciclo: los ciudadanos que enarbolaban pancartas con el lema «hay que echarlos» no estaban señalando a Rajoy, sino a los diputados que se negaban a sustituir a un presidente putrefacto por el único líder inmarcesible capaz de hacer de la cosa pública un lugar decente. Desde ese momento quedó claro que, para Podemos, ninguna expresión de la soberanía popular sería verdaderamente representativa de la sociedad española hasta que él tuviera la posibilidad de hacer lo que le diera la gana. Desde entonces, Pablo Iglesias no ha dejado de ir dando pasos para alcanzar su objetivo. Cuando vio que las urnas no le iban a abrir las puertas de La Moncloa por las buenas diseñó un plan en tres fases para encaramarse al poder por una vía alternativa. El primer paso consistía en llevar a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno con la ayuda de un pacto parlamentario, muñido por él, que incluyera el concurso de los partidos independentistas. El segundo contemplaba la formación de un Gobierno de coalición que le convirtiera en vicepresidente. El tercero, por fin, pasaba por utilizar ese enclave para erigirse en el archipámpano del banco azul. Todo le ha salido a pedir de boca. Aunque el movimiento inicial de Pedro Sánchez consistió en arrinconar a Podemos en posiciones subalternas, alejadas del escaparate de la gestión de la pandemia, Iglesias ha sido capaz de ir avanzando posiciones hasta convertirse en el protagonista principal de la escena. Ahora, todos los cañones de luz le enfocan a él. Tras los consejos de ministros, durante las sesiones de control, en las entrevistas periodísticas o ante la comisión para la reconstrucción económica, su voz sobrepuja a cualquier otra. Mientras Sánchez se desvanece, él se va haciendo poco a poco el amo del cotarro. Desde esa posición de privilegio, consentida por el PSOE por razones que no alcanzo a entender, Iglesias ha dado estos días un paso más. Ya no se presenta solo como el escudo social de los desprotegidos, sino también como el cancerbero que protege la democracia de las veleidades golpistas que anidan en el ánimo liberticida de la derecha. Su discurso es que el complot de políticos cainitas, jueces reaccionarios, empresarios avariciosos, medios de comunicación venales y militares retrógrados están crispando el ambiente hasta hacerlo irrespirable. Marquesas alocadas y golpistas nostálgicos son las puntas de lanza de una operación destinada a sacar a la izquierda, ecuménica y mansa, del poder legítimo que le han procurado las urnas. Así es como el lobo se disfraza de mastín. Para que su burda maniobra sea eficaz, Iglesias necesita elevar el grado de indignación de PP, Vox y Ciudadanos todo lo que sea posible. De ese modo podrá exhibir su fiereza como prueba de convicción de su teoría conspiratoria y obligará a los socialistas a atrincherarse con él para hacer frente al enemigo común. Su obsesión, hasta donde a mí se me alcanza, consiste en dinamitar cualquier cauce de diálogo entre Sánchez y Casado que pueda favorecer el entendimiento entre ellos cuando los líderes europeos, a cambio de la ayuda económica del fondo comunitario, impongan un plan de ajuste inasumible para Podemos. Ese será el momento en que el presidente del Gobierno deberá decidir si mantiene la coalición, aunque sea remodelándola un poco, si tienta suerte en solitario o si se la juega en unas elecciones generales a principios de año. Pincho de tortilla y caña a que Iglesias hará lo posible por favorecer la primera opción. Ojalá que el PP no se lo ponga fácil.
abc.es
Ciudadanos perfila su posición en la sexta prórroga del estado de alarma
El pacto entre el Gobierno y ERC para que los independentistas se abstengan en la sexta prórroga del estado de alarma, en principio, no variará la posición de Ciudadanos (Cs). Los liberales marcaron como línea roja en la anterior prolongación de esta medida excepcional que el Ejecutivo no aceptase retomar en plena crisis sanitaria la mesa de diálogo con el Govern de Quim Torra, pero esta vez las condiciones de los republicanos son más asumibles. Entre otras, que la Generalitat gestione el fondo de reconstrucción, que recupere sus competencias en la fase 3 y que esta sea la última prórroga. Esto segundo, de hecho, ya era algo que venían apuntando distintos dirigentes de Cs a lo largo de esta semana, al ver la buena evolución de los datos de la pandemia del coronavirus. Aunque la decisión no está tomada, en el seno de la formación de Inés Arrimadas no descartan ni mucho menos votar a favor de una última extensión del estado de alarma de otros quince días. El movimiento de ayer de ERC, en el núcleo de decisión de Cs, lo achacan a los nervios en ese partido por haber perdido el protagonismo que sí tuvo en la investidura. Pero lo que ha trascendido del acuerdo no inquieta a los liberales, que hasta ahora se han mantenido al margen de las negociaciones paralelas del Gobierno con otros grupos, salvo que hayan pedido, como ERC en la quinta prórroga, condiciones «inasumibles». En esa ocasión Cs ganó el pulso. Ahora se abre la opción de que los dos den alas a la prórroga junto al PNV, cuyo «sí» quedó cerrado ayer por la noche. Edmundo Bal habló con Pedro Sánchez el miércoles y la anterior semana, en dos ocasiones, con Carmen Calvo, pero fuentes del Comité Permanente de Cs apuntan que el Ejecutivo debe desvelarles ya el prometido «plan B», algo que aún no ha sucedido. Una de las exigencias que Cs le puso al Gobierno fue que planease una alternativa por si decaía en alguna votación del estado de alarma o por si en el futuro, una vez fuera de él, se produce algún rebrote. La idea es poder controlar la situación sin tener que tomar una medida tan drástica. Y en Cs quieren que el Ejecutivo les traslade ya, aunque sea en privado, el contenido de ese «plan B» para, además, consensuarlo y negociar su alcance. Si no, será difícil que esta vez los liberales se sumen al apoyo al estado de alarma, aunque desde la dirección nacional admiten que hasta el momento Sánchez ha cumplido con todas sus promesas. Desde desvincular los ERTE del estado de alarma, hasta prolongar un mes más la moratoria de impuestos a pymes y autónomos. Según fuentes de este partido, el Gobierno también se ha comprometido ya a estudiar la exención de la cuota de autónomos en el mes de junio. En cualquier caso, y aunque Cs votará en base a criterios sanitarios, los canales de negociación con el Gobierno siguen abiertos de aquí al miércoles. El pacto entre el PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu y las «injerencias» en la Guardia Civil del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, generaron malestar en Cs, pero el partido quiere distinguir eso del estado de alarma. Se resiste a que le cuelguen la etiqueta de «socio del Gobierno», aunque en privado deslizan que mientras otros piensan en los votos, ellos se preocupan por salvar vidas y empleos.
abc.es
Crisis en la Guardia Civil: la semana que Marlaska comprometió su futuro
La destitución fulminante del coronel jefe de la Comandancia de Madrid, Diego Pérez de los Cobos, por no informar a Interior de la marcha de la investigación abierta contra el delegado del Gobierno en Madrid; la dimisión del director adjunto operativo, teniente general Laurentino Ceña, junto con el relevo del jefe del Mando de Operaciones, teniente general Fernando Santafé, y las absurdas explicaciones ofrecidas por el ministro Fernando Grande-Marlaska desvinculando los acontecimientos del caso del 8-M han barrido la agenda de una semana en la que el Ejecutivo quería «vender» la aprobación del ingreso mínimo vital como ejemplo de las políticas de la coalición progresista-populista. El Gobierno aparenta cerrar filas, pero sabe que la brecha abierta por la gestión de la crisis del titular de Interior les ha hecho mucho daño, pues se ha dado carta de naturaleza a la sospecha de muchos de que desde el Poder Ejecutivo se quiere influir políticamente en las investigaciones de las Fuerzas de Seguridad. Para completar el cóctel explosivo, la juez del caso del delegado del Gobierno, Carmen Rodríguez-Medel, ha interpretado todo esto como un ataque contra la independencia judicial. Es una magistrada muy combativa –aún se recuerda su actuación en el caso del máster de Pablo Casado y de Cristina Cifuentes– y ha actuado con contundencia. Primeros recelos Con todo, para entender lo sucedido esta semana hay que remontarse a los primeros meses tras la llegada al Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska. Ya entonces mostró ante algunos de sus colaboradores una cierta desconfianza hacia Pérez de los Cobos, de quien tenía la sensación de que se guardaba información. También podía influir que el coronel había liderado el dispositivo del 1-O en Cataluña y el Gobierno de Sánchez llegaba a La Moncloa de la mano de los independentistas y con críticas a cómo se hicieron las cosas. Esa falta de química, sin embargo, no llevó a Marlaska a relevarlo; es más, en su trato siempre hubo cordialidad hacia él y Pérez de los Cobos tenía la confianza suficiente para llamarle directamente por teléfono. Lo hacía porque tenía prestigio y bagaje para ello, pues había estado tiempo al frente del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, sala de máquinas del departamento, donde por ciento mantuvo una excelente relación con Alfredo Pérez Rubalcaba y Antonio Camacho. El relevo de mandos como el del coronel es siempre problemático, porque es una persona con amplia trayectoria, ascendente sobre sus subordinados y reconocimiento general, hasta el punto de que estaba llamado, junto con el también destituido meses antes Manuel Sánchez Corbí, jefe de la UCO, a ocupar los puestos más relevantes de la Guardia Civil. Además debía declarar en los juicios del «procés», en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional, y destituirlo podía suscitar interpretaciones indeseables. La denuncia Así se llega hasta el momento en que un abogado de Madrid presenta una denuncia contra el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, por haber permitido las manifestaciones previas al estado de alarma, cuando el coronavirus ya había llegado a España. Por reparto, la misma recayó en el Juzgado de Instrucción 51, cuya titular es Carmen Rodríguez-Medel. El delito se había cometido en la demarcación de la Policía Nacional y la denuncia se presentó en Madrid, pero la magistrada, en atribución de sus funciones, eligió a la Guardia Civil para la investigación. Es nieta, hija y hermana de miembros de la Benemérita, por lo que la conoce muy bien. Llamó a su despacho al capitán jefe de Policía Judicial de la Comandancia y le dio una orden precisa: «Ustedes trabajan con el delegado del Gobierno y él es el objetivo de las pesquisas, así que sólo pueden contarme a mí los resultados de la investigación». El capitán dio la novedad a su coronel, y Pérez de los Cobos a su general de Zona, José Antonio Berrocal, que transmitió la información a través de la cadena de mando al director adjunto operativo, y éste a su vez a sus superiores políticos. De los Cobos asegura que no supo nada más del caso, puesto que la magistrada pidió de forma expresa que los investigadores sólo le reportaran a ella. Lo habitual es que el jefe de la investigación informe de las líneas generales de su trabajo a sus mandos y que llegue por el conducto reglamentario a la cúpula.Marlaska decidió la caída del coronel tras filtrarse el informe entregado a la juez del 8-M Algunas fuentes insisten en que en un principio así fue, y que los mandos eran informados periódicamente, no de las cuestiones relevantes de las pesquisas, pero sí de su marcha, en particular de cuándo fue comisionada la Policía Judicial de Madrid, cuándo se ordenó que no eran diligencias urgentes y cuándo se decidió lo contrario... En definitiva, de cómo estaba la situación. Las novedades llegaban al ministerio, preocupado por un caso muy delicado desde la perspectiva del Gobierno. Siempre según estas fuentes, ese canal de comunicación se cortó en las últimas semanas, sin que hubiese explicación para ello. Videoconferencia Durante este «impasse» llegaron a Interior noticias de una videoconferencia en la que participó la juez y los investigadores, que recibieron instrucciones precisas de las próximas diligencias. Esa reunión no fue comunicada por Pérez de los Cobos, que siempre lo puede justificar con su argumento de que él era ajeno a este caso por orden judicial. El detonante de la crisis, no obstante, se produjo el viernes de la semana pasada, cuando un medio publicó el contenido de un informe de la Guardia Civil que había sido enviado el día anterior a la juez. Marlaska estalló por la filtración, aún no esclarecida, y en su cabeza ya tenía muy clara la destitución fulminante de Pérez de los Cobos. Consideraba que no informar de la entrega de esas diligencias era una deslealtad y pidió explicaciones a la directora general, María Gámez, a la que ordenó aclarar lo sucedido. El domingo la Abogacía del Estado se puso en contacto con Interior para comunicarle que, en efecto, las diligencias estaban en manos de la juez. Fuentes del departamento aseguran que ni siquiera se las pidieron –también es cierto que ya estaban publicadas– y Marlaska, aún más indignado y quizá sin calibrar las consecuencias de su órdago, volvió a llamar a su directora general, con la orden terminante de quitar a Pérez de los Cobos el mando de la Comandancia de Madrid. Llamada En ese escenario el coronel llamó a su general de Zona, José Antonio Berrocal, para comentarle otros asuntos. Berrocal conocía el malestar en Interior, pero aguantó la presión y simplemente preguntó a su subordinado si sabía si se habían enviado a la juez los informes. Pérez de los Cobos respondió que no, porque estaba al margen siguiendo las órdenes de Medel, pero que consultaría con su capitán de Policía Judicial. A los pocos minutos le respondió que sí, que el jueves. Poco más tarde fue el jefe del Mando de Operaciones, Fernando Santafé, quien le hizo la misma pregunta y recibió idéntica respuesta. El teniente general le sondeó sobre si conocía sus líneas generales –no es una pregunta que podía extrañar hecha desde ese cargo–, y el coronel lo negó. Tampoco le presionó, ni le advirtió de posibles consecuencias, que además desconocía. En torno a las 22.30 es María Gámez quien le llamó. Le preguntó, en tono cordial, cómo estaba y acto seguido por qué no había informado de ese envío de informes a la juez, cuando sabía que era un caso «muy sensible» para el Gobierno. El coronel repitió sus argumentos y fue entonces cuando le comunicó que quedaba destituido. Pérez de los Cobos le mostró su incredulidad, porque él y sus hombres simplemente habían obedecido el mandato de la magistrada. Pero no había marcha atrás. Indignada Esa misma noche la juez Carmen Rodríguez-Medel supo lo ocurrido y mostró su indignación, de la que dejó constancia solo unas horas más tarde en una providencia. También ofreció al jefe de la Comandancia declarar ante ella, pero éste declinó, al menos de momento, esa posibilidad. La noticia cayó como una bomba en la Guardia Civil, porque ni el teniente general Ceña, ni el jefe del Mando de Operaciones, ni el general jefe de Madrid estaban al tanto de la decisión de la directora general. Ceña, que iba a pasar a la reserva el 2 de junio, aguantó el lunes, pero el martes decidió dimitir. No quería despedirse siendo cómplice de una decisión así, a pesar de que nada hizo cuando el afectado fue el coronel Corbí. Entonces aún le quedaba tiempo en el cargo. El malestar en la Benemérita, y la falta total de confianza en la directora general se habían extendido como la pólvora. Las explicaciones de Marlaska el martes tras el Consejo de Ministros, y al día siguiente en el Congreso, tampoco ayudaron a calmar los ánimos. La Guardia Civil vio con estupor cómo desvinculaba la destitución del caso del delegado del Gobierno, y encuadraba la dimisión de Ceña en el nuevo impulso que se quería dar al Instituto Armado. Lo primero era falso; lo segundo, una media verdad porque aunque Ceña cesaba el 2 de junio su paso al frente estuvo motivado por una decisión «indignante» para él. Por si fuera poco, informar en la misma comparecencia de la aplicación del tercer tramo de la subida salarial para igualar los sueldos de las policías dio la impresión a muchos de que se les quería cerrar la boca con dinero.El DAO sabía que iba a ser relevado el 2 de junio y no quiso salir sin salvar su prestigio. Por eso dimitió El jueves fue el teniente general Santafé el relevado. No dimitió y aceptó un puesto en el ministerio de forma transitoria a la espera de un destino ya acordado. Su salida estaba prevista para el mismo día que la del director adjunto operativo, pero la dimisión de éste la aceleró. La razón era lógica: no podía quedar a las órdenes de un subordinado –el que era nuevo director adjunto, Pablo Salas– y su jubilación en apenas un año no le hacía idóneo para diseñar una estrategia a medio y largo plazo. Los otros dos tenientes generales –de Personal y de Apoyo Logístico– siguen en sus cargos. Muy delicada La situación en la Guardia Civil es muy delicada: hay pérdida de confianza en el ministro y en la directora general, que está al borde del abismo. La única buena noticia es que el nuevo «número 2» de la Benemérita, teniente general Pablo Salas, tiene un gran prestigio que supera los inconvenientes de que para nombrarlo se haya tenido que saltar el escalafón, algo que no es la primera vez que sucede. Igual ocurre con el nuevo jefe del Mando de Operaciones, Félix Blázquez (sus ascensos fueron publicados en el BOE de ayer). Ambos deben liderar la salida de la crisis con nombramientos, relevos y planes que sean entendidos por sus compañeros. «Son de los mejores que hay, eso es lo único bueno de todo esto», reflexionan distintos mandos. Junto a eso tendrán que seguir trabajando con sus jefes políticos, con los que necesariamente deberán forjar una relación de confianza y respeto mutuo. Combinar ambos aspectos es una tarea muy compleja, aunque tienen capacidad y apoyo en el Instituto Armado para conseguirlo. Los generales no presionaron El pasado miércoles se atribuyó al general José Antonio Berrocal y al teniente general Fernando Santafé la intención de presionar al coronel Diego Pérez de los Cobos en las conversaciones telefónicas que mantuvieron para que les diese información sobre las investigaciones al delegado del Gobierno en Madrid. Tampoco el ministro Marlaska los utilizó con ese propósito, según ha sabido ABC del entorno de los implicados. En la amplia crónica publicada ese día en páginas de España solo se hacía un relato detallado de los hechos, confirmados plenamente antes y después por distintas fuentes salvo en lo que se refiere a la conversación entre Berrocal y Pérez de los Cobos, ya que fue éste quien entró en contacto con su superior y no al revés.
abc.es
En César sólo manda César
Tras haber sido proscrito y sufrir la hostilidad de sus muchos enemigos, todos los romanos daban por terminada la carrera del joven Cayo Julio César. Fue el dictador Sila el único que supo ver el futuro que le aguardaba a su adversario: «En César habitan muchos Marios», aseveró. Así fue porque, décadas después, superó en grandeza y poder a Mario, su tío y el gran rival de Sila. Mañana se cumplen dos años de la votación de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa. Era el 1 de junio de 2018 y España ha cambiado mucho desde aquella fecha. Los que vaticinaban que el líder socialista estaría solo unos meses al frente del Gobierno se han equivocado. Sánchez ha demostrado una capacidad camaleónica para adaptarse al entorno y sobrevivir políticamente. Ha incumplido casi todas sus promesas, ha cambiado de aliados cuando ha sido necesario, pero sigue en el poder. Aquel 1 de junio, cuando todavía no se conocía el desenlace de la moción de censura, Sánchez expresó en la tribuna del Congreso su firme compromiso de convocar unas elecciones generales de inmediato y adoptar medidas urgentes de regeneración de la vida política. No hizo ni una cosa ni otra. Tan sólo seis semanas después dejó claro en una comparecencia con Macron que su propósito era agotar la legislatura y celebrar las elecciones en 2020. Se olvidó de la regeneración política, de la que nunca volvió a hablar. Por el contrario, no vaciló en colocar a sus amigos y aliados en las empresas del sector público. Y tampoco cumplió su compromiso, formulado unos meses antes, de que no toleraría como presidente del Gobierno a dirigentes que hubieran utilizado sociedades opacas para pagar menos impuestos. Maxim Huerta, el nuevo ministro de Cultura, tuvo que abandonar su cartera al revelarse que había sido sancionado por Hacienda por incurrir en esa práctica. Pero ni Pedro Duque ni Nadia Calviño siguieron su ejemplo. Sánchez optó por mirar hacia otro lado. La asombrosa facilidad con la que el presidente de Gobierno cambia de criterio se vio justificada por Carmen Calvo, que llegó a afirmar que una cosa era lo que decía Sánchez cuando era jefe de la oposición y otra al estar al frente del Ejecutivo. Unas palabras que recuerdan mucho lo que le comentó François Mitterrand a Revel en una cena con Ambroise Roux, el presidente de la patronal, en la que aseguró que no leía los programas de su partido y que no tenía ninguna intención de cumplir sus promesas electorales. Cuando empezó a gobernar en el verano de 2018, Sánchez era muy consciente de que no hubiera ganado la moción de censura sin el apoyo del PNV y del independentismo catalán. Y de que su Gobierno sólo podría sacar adelante sus iniciativas en el Congreso con el apoyo de esas fuerzas políticas. Por ello, el nuevo presidente decidió tender la mano a Quim Torra, el sucesor de Puigdemont, al que ofreció diálogo para iniciar una nueva etapa. El 20 de diciembre de 2018, el clima de distensión se escenificó con un encuentro bilateral en Pedralbes, del que salió un comunicado en el que se hablaba de una relación para solucionar «el conflicto» y se eludía cualquier referencia a la Constitución. Torra subrayó que había comenzado «la desfranquización» de España. El acercamiento duró poco tiempo porque Oriol Junqueras y los líderes del «procés» tuvieron que sentarse en el banquillo del Supremo en febrero de 2019, dando comienzo a un largo juicio que concluiría con condenas por sedición, malversación y desobediencia. Torra y los independentistas presionarón para que el Gobierno adoptara medidas de gracia que Sánchez, consciente del alto precio de la cesión, se negó a satisfacer. Meses después, la sentencia desató una oleada de violencia sin precedentes, con grupos vandálicos sembrando el terror en las calles catalanas. Torra no sólo no repudió los incidentes, sino que les alentó. En la primavera de 2019, la economía española todavía crecía en torno al 2% interanual y había creación neta de empleo pese a que Sánchez se vería obligado a prorrogar por segundo año consecutivo los Presupuestos de Mariano Rajoy que él calificó como «un desastre» para el país. Antes de terminar el juicio del Palacio de las Salesas, los españoles fueron convocados a las urnas el 28 de abril. El rival de Sánchez fue Pablo Casado, que había ganado las primarias del PP el verano anterior. Las encuestas no auguraban un buen resultado para el partido con sede en la calle Génova y así fue. Tampoco Casado logró batir al PSOE en las elecciones municipales y autonómicas que se celebraron un mes después, pero su éxito en Madrid le ayudó a afianzarse en Génova tras mantener el Gobierno regional y recuperar el Ayuntamiento. Elecciones de abril En las elecciones de abril, el PSOE, que había perdido el poder en Andalucía tras casi cuatro décadas de hegemonía, logró 123 escaños, un resultado lejos de las aspiraciones de Sánchez, pero muy por delante de los 66 diputados alcanzados por Casado, que se tambaleó en aquellos momentos. Ciudadanos fue la tercera fuerza política con 57 asientos, aumentando espectacularmente su presencia en el Congreso. Pese a que las bases le habían pedido en la noche del recuento en Ferraz que no pactara con Ciudadanos, Sánchez intentó convencer a Albert Rivera de que apoyase su investidura. Estaba dispuesto a aceptar un Gobierno de coalición con el dirigente de esa formación como vicepresidente. Pero Rivera dijo no. Creía que algún día le podría sustituir en La Moncloa. Sánchez exploró también la posibilidad de un pacto con Pablo Iglesias, que había sufrido un fuerte retroceso electoral, pero no se pusieron de acuerdo. El dirigente socialista vetó al líder de Podemos como vicepresidente y aseguró que no era bueno para el país un Gobierno de coalición con Iglesias. Ante la imposibilidad de forjar una mayoría parlamentaria, los españoles fueron de nuevo llamados a las urnas el 10 de noviembre. En su cierre de campaña, en un clima enfervorizado en un pabellón de la Feria de Barcelona, Sánchez arremetió contra Iglesias y el independentismo. Su estrategia era transparente: presentarse como una fuerza de centro frente a los extremismos que, según su discurso, encarnaban el PP y Podemos. Pero los resultados supusieron una enorme decepción para Sánchez, que no pudo disimular su mal humor ante sus seguidores en la noche electoral. Sus 120 escaños eran insuficientes para gobernar en solitario y, por añadidura, Casado había logrado remontar. Sus 89 diputados mejoraban claramente lo conseguido en abril. Ciudadanos se hundió tras perder más de dos millones de votos y pasó de ser la tercera fuerza política a la sexta, superada por Vox, Podemos y ERC. Un enorme varapalo que forzó a Rivera a dimitir y relegó al partido a una posición de irrelevancia. Sus 10 escaños ya no contaban. Apenas habían transcurrido 48 horas cuando Sánchez anunció por sorpresa un acuerdo con Podemos. Esta vez la negociación fue corta y, a comienzos de enero, Sánchez era investido como presidente de un Gobierno de coalición en el que Iglesias ocupaba el cargo de vicepresidente. Cuatro dirigentes de Podemos le acompañaban en el Consejo de Ministros, entre ellos, Irene Montero, su pareja. Sólo habían pasado unas pocas semanas cuando un minúsculo e invisible virus lo trastocó todo. Al principio, el Gobierno adoptó una táctica negacionista, pero el 14 de marzo, una semana después de la manifestación feminista, Sánchez decretó el estado de alarma y el confinamiento. La pandemia ha desgastado políticamente al Gobierno, que ha cometido numerosos errores en la gestión de la crisis. Las relaciones con la oposición se han tensado hasta llegar a un grado de crispación que superan todo lo visto desde la Transición. Y no faltan quienes acusan a Sánchez de haber sucumbido a la tentación autoritaria y al menosprecio de las libertades. Plutarco cuenta que un adivino le advirtió a Julio César de que se cuidara de los idus de marzo. El estadista romano no se lo tomó en serio y fue asesinado en el Senado. Marzo ha sido también nefasto para Sánchez, pero ha logrado sacar adelante las prórrogas del estado de alarma y la emergencia sanitaria parece que empieza a remitir tras un fuerte descenso del número de infectados y de víctimas. Si la tendencia se consolida, el líder socialista podría haber cruzado el Rubicón de su segundo mandato. Pero la amenaza de una profunda recesión a partir de otoño es más que una posibilidad. España se enfrenta a un futuro dramático y Sánchez no parece el líder más adecuado para forjar consensos. El balance de sus dos años en el poder es controvertido, pero ha demostrado que es un superviviente, una persona con una gran dureza de carácter. No es un hombre de Estado ni un intelectual, pero domina el arte de la propaganda. Siguiendo la doctrina de Maquiavelo, sabe de la importancia de acertar en el momento. Ya ha acreditado también que se equivocan quienes le minusvaloran. Y que es capaz de tomar la iniciativa cuando todo se vuelve en su contra, como hizo en octubre del año pasado al llevar a cabo la exhumación de los restos de Franco en El Escorial en un espectáculo transmitido en directo. Ahora empieza lo más difícil: cerrar las heridas, impulsar la economía y devolver la confianza a los españoles. Tendrá que hacerlo con un Pablo Iglesias que está aprovechando esta crisis para intentar convertirse en una referencia de la izquierda e imponer unas recetas que pueden llevar al país a la quiebra de las cuentas públicas. La gran duda es hasta cuando Sánchez está dispuesto a mantener la alianza con Iglesias y los independentistas, que impiden la reedición de esos Pactos de La Moncloa por la que abogó el presidente. Los signos de división en el Ejecutivo empiezan a aflorar y el enfrentamiento entre Nadia Calviño y el líder de Podemos es patente. No resulta descartable que el futuro nos pueda deparar sorpresas porque Sánchez ya ha demostrado que no le asustan los giros más imprevisibles para sobrevivir políticamente. Esto es lo que le contestó Julio César a un mensajero de Sila, que le pedía que se divorciara de su esposa Cornelia: «Dile a tu amo que en César sólo manda César». Así es como gobierna Sánchez. Y así es como piensa permanecer en el poder todo el tiempo que las circunstancias lo permitan.
abc.es
La coalición fingida tensa al PSOE
La coalición de intereses personales que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias dicen haber fortalecido durante las últimas semanas, para pacificar la convivencia en Moncloa y establecer un reparto de papeles en el control del Gobierno, es sólida. Sin embargo, no lo es tanto la alianza que en cascada se presupone entre la militancia del PSOE y la de Podemos. La desconfianza interna aumenta entre sectores de ambos partidos descontentos con el hermetismo con que Sánchez e Iglesias siguen fabricando, sin consultar más que a un férreo núcleo duro de extrema confianza, la repuesta a la crisis sanitaria, sus pactos parlamentarios y la confusa y contradictoria réplica a la recesión. El «blindaje» de la coalición, más endeble de lo que aparenta La coalición de Gobierno está «blindada», y ese es el mensaje que semanalmente emite Moncloa para tratar de minimizar cualquier episodio de crisis interna que se produzca, o para intentar reforzar a los ministros, independientemente de la magnitud de sus errores. Pero en sectores de la izquierda crece la sensación de que esa «alianza fingida», sostenida sobre una supuesta lealtad personal entre Sánchez e Iglesias y basada exclusivamente en una cuestión de supervivencia política, es tan artificial que ha empezado a resquebrajarse. Que es tan endeble, que en otoño podría dejar de ser sostenible en cuanto la recesión desnude una realidad difícilmente manejable en las calles. De ahí, que la interpretación de algunos movimientos tácticos de Pablo Iglesias genere serias dudas en ámbitos del PSOE sobre la consistencia real de la coalición. Hoy, Sánchez e Iglesias coinciden en un único objetivo: resulta esencial para los intereses de la izquierda, y para la estabilidad de la legislatura, proteger a sus «socios naturales» –ERC y PNV, fundamentalmente–, y acelerar el proceso de fragmentación ideológica de la sociedad. Nadie en el PSOE ni en Podemos ve como arrebato puntual el tono con que Iglesias enfoca sus enfrentamientos con la derecha. Iglesias necesita tanto al PP y a Vox para reafirmar su poder interno en Moncloa y para liderar a la izquierda en la calle, que no duda en hacer ostentación sobreactuada de ello. Objetivo: acelerar la ruptura ideológica en la sociedad Ese es el terreno donde Iglesias se maneja cómodamente. Aquel en el que el frentismo, la radicalidad de los mensajes de rencor a izquierda y derecha, el alejamiento de la moderación y la quiebra de la convivencia le permiten sacar rédito de la polarización extrema de la política. En las instituciones y en las calles… donde convenga en cada momento. Su discurso –avalado y permitido por Sánchez en esa estrategia común– no responde a una improvisación puntual o a un mal día en el escaño, sino a una táctica deliberada para generar una tensión social de la que conscientemente hace cómplice a la oposición. Es algo similar, pero elevado a la enésima potencia, a lo que José Luis Rodríguez Zapatero confesó en un micrófono indiscreto durante la campaña de las elecciones de 2008: «Necesitamos tensionar esto». Para Iglesias, es irrelevante quién tenga la culpa, quién haya empezado primero, quién «escrachea» más, quién provoca o quién responde… si la izquierda o la derecha. Es más una cuestión de fondo. Lo esencial no es quién cause esa irritación social vinculada al odio ideológico y a la propia incertidumbre en el futuro, sino que esa convulsión exista y adquiera vida propia al margen de los partidos porque eso es lo que le favorecerá, llegado el día, en las urnas. Y en el PSOE hay quien teme que el líder de Podemos haya tomado a Sánchez como rehén en este objetivo porque aumentará el riesgo de que el socialismo no salga bien parado.El discurso de Iglesias responde a una táctica deliberada para generar tensión social y odio ideológico, de la que hace cómplice a la oposición Patxi López exhibe la irritación del PSOE con Podemos El enfrentamiento protagonizado entre los «aliados» Patxi López y Enrique Santiago el pasado jueves en la «comisión de reconstrucción» del Congreso esconde más mar de fondo que una mera discusión puntual entre socios. Esconde una disonancia profunda entre el PSOE y Podemos. La «confesión» de López representa una discrepancia radical respecto a la pretensión de Sánchez e Iglesias de convertir la comisión en un foco de discordia y conflicto permanente. Patxi López seguirá presidiendo esa comisión junto a Santiago, pero ambos escenificaron en público la misma disonancia insalvable que Nadia Calviño y el propio Iglesias mantienen en privado… Es la misma rotura de fibras en el cuerpo de la coalición que ha empezado a debilitar a ministros como Salvador Illa, Fernando Grande-Marlaska, José Luis Ábalos, María Jesús Montero, Yolanda Díaz, Alberto Garzón o Manuel Castells. «Nadie sabe si Iglesias quiere irse o quedarse, pero manda» Aparentemente superada la fase más dramática de la gestión de la pandemia, Sánchez afronta tres riesgos que pondrán a prueba la supervivencia de la legislatura. Primero, la propia lealtad de Podemos, porque sectores del PSOE profundamente desconfiados sostienen que aún no han conseguido descifrar «si Iglesias quiere quedarse y apropiarse de Moncloa, o si por el contrario quiere irse y está preparando ya la coartada para salir del Gobierno» cuando la UE imponga sus condiciones para el rescate de nuestra economía, recortes severos, una drástica contención del gasto público, y una subida indiscriminada de impuestos. Es decir, cuando la izquierda ya no pueda rentabilizar el «ingreso mínimo vital», el aumento de la fiscalidad a las «grandes fortunas», o la «tasa Google». «Pero mandar, manda», sostienen.La «confesión» de Patxi López representa una discrepancia radical respecto a la pretensión de Sánchez e Iglesias de convertir la comisión en un foco de discordia y conflicto permanente «Sánchez ya no genera una confianza ciega en Europa» El segundo riesgo que Sánchez debe encarar es el de haber perdido aquel aura de joven valor en alza de la socialdemocracia, predestinado a resucitar a esa izquierda moderada que había perdido el «swing» en Europa. Además, Sánchez llegó a Europa con la fórmula para contener y reconducir al populismo de extrema izquierda que tanto miedo genera en sus instituciones. Hoy, en cambio, Sánchez ha perdido buena parte de su crédito en Bruselas y su Gobierno emite señales confusas sobre el futuro de la reforma laboral, sus pactos con Bildu, o las «nacionalizaciones» que ya ha invocado tres veces Iglesias en el Congreso. La incomodidad es notoria en ámbitos europeos, pero también del PSOE, donde apelan a que Sánchez prescinda de Iglesias e inicie un acercamiento sincero al PP para garantizar una «reconstrucción» real. O que, en su defecto, demandan a Sánchez que lo ate en corto para que el proyecto socialista no se diluya en Podemos. ¿Crisis de Gobierno en ciernes y reducción de carteras? El tercer desafío inminente del presidente del Gobierno no va a ser tanto dominar a Podemos –a lo que Sánchez parece haber renunciado–, como negociar unos presupuestos generales contra la mitad de su propio Gobierno, con socios no fiables, y con Europa al acecho de su dinero. Por eso ya hay en el PSOE quien «sotto voce» considera imprescindible una crisis de Gobierno en cuanto el control sanitario de la pandemia lo permita. El desgaste de algunos ministros se percibe irreversible. Incluso, algún dirigente socialista apela en privado a la conveniencia de reducir considerablemente el número de ministerios para hacer creíble la austeridad que se va a imponer en muchos millones de hogares a partir de septiembre. En este contexto de tensiones internas en el diseño presupuestario de la legislatura y de purgas en el propio Ejecutivo, la compatibilidad de Sánchez e Iglesias va a ser puesta a prueba. Y si hay algún mensaje «cristalino» que cada día lanza el líder de Podemos al presidente del Gobierno es que no es domesticable.
abc.es
Urkullu sortea la crisis y ensancha su mayoría con los socialistas
No hay rival que desafíe la hegemonía del PNV, que volverá a ganar con holgura las elecciones autonómicas del 12 de julio en el País Vasco. Ni siquiera la pandemia del coronavirus, que ha tenido en Vitoria uno de los epicentros más graves, erosiona el poder de Iñigo Urkullu, quien aspira a ensanchar la base de su Gobierno de coalición con el PSE. Según el barómetro de GAD3 para ABC sobre intención de voto, los nacionalistas vascos lo tienen fácil: crecerán entre dos y tres escaños (30-31), uno en cada provincia, y obtendrán el 40,4 por ciento de los apoyos. Sus aliados, los socialistas vascos, sumarán un asiento (10). Estos resultados permitirían a PNV y PSE disfrutar, esta vez sí,... Ver Más
abc.es
Cayetana Álvarez de Toledo: «Iglesias busca consumar la obra ideológica de su padre: cargarse el orden democrático»
No es que Cayetana Álvarez de Toledo (Madrid, 1974) no se amilane ante los ataques de la izquierda más radical, es que considera que plantar cara es esencial para defender los valores constitucionales. En esta entrevista realizada tras su enfrentamiento dialéctico con el vicepresidente del Gobierno, la portavoz del PP no sólo no da un paso atrás, sino que explica por qué los defensores de lo que representó la Transición deben alzar la voz y profundizar en la batalla política y moral con la izquierda radical. ¿Está cómoda en esta situación? Sí, es mi obligación. No es una cuestión de comodidad. Atacarla por el título que ostenta forma parte del argumentario contra usted de la izquierda más primaria, y de algún grupo... Ver Más
abc.es
El coronavirus equipara a España con Irán
Para quienes creían que la influencia de Podemos en el gobierno de España se limitaba a sus Ministerios, originalmente de muy escaso fuste, la crisis del coronavirus y cómo está siendo gestionada en la República Islámica del Irán nos da una idea del peso de Podemos en el Gobierno y las similitudes escalofriantes que hay entre el país que financió al partido de Iglesias y el país en el que ahora gobierna ese partido pro iraní. Podemos ha contagiado al Gobierno español de las formas de sus mentores iraníes. El primer y más notable paralelismo es cómo el régimen iraní ignoró los primeros avisos de la pandemia a pesar de las muertes que pronto llegaron. Y el segundo es la ocultación del número real de muertos. La cifra oficial con fecha de ayer era de 7.677. Pero el detallado estudio realizado por la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (PMOI por sus siglas en inglés) muestra que la cifra real está en el entorno de los 44.300 en 32 ciudades de las 31 provincias del país. Sólo en Teherán, la cifra de victimas de la pandemia fue de 6.400, la mayoría de las cuales fueron enterradas en el principal cementerio de la ciudad, Behesht-e Zahra. El director del Comité de Salud del ayuntamiento de Teherán, Nahid Khodakarami, declaraba el 14 de abril al diario estatal «Shargh» que el número de muertos diarios en la capital ha oscilado entre 70-100. Lo normal era enterrar en un día pre pandemia hasta 160 cadáveres. Durante la mayor parte de la pandemia han rondado los 300. Está claro que en España la ocultación no ha llegado a tanto. Pero que en una democracia occidental pueda haber un desfase de unas 16.000 personas en el número de muertos es inverosímil. Y que el portavoz gubernamental en la materia sea incapaz de dar una explicación comprensible nos pone exactamente a la altura de la teocracia iraní. El presidente iraní, Hasán Rohaní mantiene que el virus fue descubierto el 17 de febrero y se informó a la población al día siguiente. Pero una docena de documentos de la Organización Nacional de Emergencias hechos públicos por la PMOI demuestran que tenían conocimiento al menos desde el 25 de enero. Tres semanas en una pandemia como ésta es mucho tiempo. Sucede además, que después de los levantamientos del año pasado, el régimen tenía especial interés en celebrar el 11 de febrero el aniversario de la revolución jomeinista de 1979. Y ya sabemos que los podemitas y sus mentores dan prioridad a sus manifestaciones sobre cualquier otra consideración. ¿Por qué será que al leer esto me acordé del 8-M? De hecho intentaron prorrogar el ocultamiento hasta el 21 de febrero, fecha de sus pseudoelecciones parlamentarias, pero la dimensión de la pandemia lo hizo imposible. Por otra parte, desde que el virus fue identificado a final de enero y mientras los iraníes morían a cientos, la línea aérea Mahan, controlada por los Guardianes de la Revolución Islámica, siguió volando a las principales ciudades chinas: 55 vuelos. Y después de que se prohibieran los vuelos allí se hicieron al menos otros cinco con la excusa de llevar ayuda humanitaria. Lo que resulta inverosímil pues se emplearon aviones de pasajeros. Los podemitas volverán con la cantilena de que los datos de la PMOI son inválidos por ser una organización terrorista. Falso. Esta organización participó en la revolución que derrocó al Sha en 1979 y había sido antes su oposición más activa. Es cierto que en la década de 1980 el régimen iraní logró poner a la PMOI en la lista de organizaciones terroristas de muchos países, pero tanto la UE en 2009 como Estados Unidos y Canadá en 2012 retiraron a la organización esa consideración. Pero claro, para Podemos un partido que promueve la libertad y un Irán democrático es una amenaza. Por eso da igual que el número de muertos iraníes sea seis veces mayor que el reconocido. A podemos hay muchos muertos que le dan igual. No sólo en Irán.
abc.es
Las angustias de los más pequeños
El Centre Socieducatiu Poblenou es uno de los 28 que están adheridos a la Fundació Pere Tarrés y por primera vez desde que se inauguraron las reformas en noviembre del 2016 ha tenido que cerrar sus puertas por el coronavirus. Pero la actividad no ha...
lavanguardia.com
Hong Kong se resiste a ser como la China de Xi Jinping y hoy regresa a las calles
Como centro financiero global y meca del capitalismo, Hong Kong era una de las ciudades más prósperas, seguras, eficientes, vibrantes y libres de la Tierra. Con más de 1.200 rascacielos, esta espectacular megalópolis celebraba cada año un sinfín de congresos y exposiciones y en 2018 atrajo a 65 millones de turistas. Cuatro de cada cinco venían de China continental para gastarse un dineral en sus restaurantes y «boutiques» de marca, que copaban el 5 por ciento de las ventas de lujo en todo el mundo. Pero Hong Kong lleva un año sumido en una agitación social que venía de antes y ya había hundido el turismo y la economía antes de que el coronavirus le diera la puntilla. Con permiso de Vargas Llosa, «¿cuándo se jodió el Perú?». En la memoria colectiva aparece un año, 2012, a partir del cual las cosas empiezan a torcerse. Curiosamente, o no, es el mismo en que Xi Jinping sucede a Hu Jintao, primero como secretario general del Partido Comunista y, al año siguiente, como presidente de China. Justo antes del primer relevo, las masivas protestas estudiantiles contra una ley de educación patriótica que quería imponer Pekín obligaron finalmente a retirarla en el verano de 2012. En el año más duro tras la «Gran Recesión» de 2008, que agravó las desigualdades que sufre esta ciudad con la vivienda más cara del mundo, nació una generación de jóvenes muy comprometidos políticamente. Tras este éxito inicial, la promesa incumplida del sufragio universal desató la Revuelta de los Paraguas en el otoño de 2014, cuando los manifestantes bloquearon durante casi tres meses tres puntos neurálgicos. Aquella protesta fracasó cuando sus campamentos fueron levantados por la Policía y sus cabecillas condenados por los tribunales. «¡Volveremos!», prometieron mientras se apagaba la llama del descontento sin haber logrado sus objetivos. Pedían pleno sufragio universal para elegir al jefe ejecutivo de Hong Kong, escogido por un comité afín a Pekín, y libre presentación de candidatos, ya que el régimen solo permitía una terna de aspirantes filtrados para no perder el control de la ciudad. Tras un lustro de relativa calma, en la que continuó la siempre problemática inmigración de chinos del continente y se acrecentó el control de Pekín con el «secuestro» de los libreros críticos, el malestar volvió a estallar hace un año. Una polémica ley de extradición a China sacó a millones de personas a las calles en las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en la excolonia británica. Aunque empezaron de forma pacífica y con el civismo de los hongkoneses por bandera, desembocaron en una violencia nunca vista en la ciudad. Desde la toma del Parlamento local el 1 de julio, aniversario de la devolución a China, una «guerrilla urbana» formada sobre todo por jóvenes tomó por costumbre enfrentarse cada fin de semana con la Policía. Cuando la ley de extradición fue retirada en septiembre, era tarde. Con batallas campales que dejaron dos muertos, un hombre quemado vivo, 8.500 detenidos y una sociedad polarizada, las protestas se pararon con la epidemia del coronavirus. Como todo. Pero su control y el anuncio de China de una Ley de Seguridad Nacional, que penará la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras, las han reactivado con la misma fuerza que antes. Dentro de esta vorágine «acción-reacción», Pekín se ha saltado al Parlamento de Hong Kong para imponerla directamente en su Ley Básica, mini-Constitución de la ciudad. Tan controvertida decisión ha encontrado una fuerte oposición social y el rechazo internacional por considerarla una violación del principio «un país, dos sistemas», que otorga al antiguo enclave británico autonomía y más libertades de las que tiene el resto de China. Dicho principio, piedra angular de la Declaración Conjunta Sino-Británica suscrita en 1984 para acordar la devolución en 1997, está vigente cincuenta años. Bajo el autoritarismo de Xi Jinping, que persigue con dureza a los disidentes y aspira a perpetuarse en el poder, Pekín parece haber perdido la paciencia y no esperará hasta 2047 para la integración completa de Hong Kong en China. Con esta Ley de Seguridad Nacional no solo pretende aplastar la revuelta, sino mantener el control de la ciudad ante la previsible victoria de la oposición demócrata en las elecciones de septiembre al Parlamento autónomo. Espoleado por las protestas, su arrollador triunfo en los comicios municipales de noviembre augura un vuelco en el Consejo Legislativo (Legco), que podría bloquear al Gobierno local y volverse intratable como se ha visto en los últimos enfrentamientos entre sus diputados. «Quieren un control administrativo total: establecer oficinas y agencias (de la seguridad pública) en Hong Kong. Enviarán cuadros del Partido Comunista para supervisar al ejecutivo, al legislativo y al judicial. Es solo el principio», alertó el viernes el veterano líder demócrata Martin Lee. La marcha convocada para hoy en recuerdo de la matanza de Tiananmen volverá a encender el conflicto.
abc.es
Siete muertos en un tiroteo en una sala de fiestas de Veracruz, México
Al menos siete personas fallecieron y dos resultaron heridas la noche del viernes en México durante un tiroteo en el pequeño municipio de Tierra Blanca, en el occidental estado de Veracruz. El crimen ocurrió en el salón de eventos «YemanYA» mientras se celebraba una fiesta que había sido organizada por el medio de comunicación local «El Sol de Tierra Blanca». Entre las víctimas se encuentra Francisco Navarrete Serna, director de «El Sol de Tierra Blanca» y quien era conocido por ser presuntamente el líder regional del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), según medios de comunicación veracruzanos. El CJNG es uno de los cárteles más importantes poderosos de México y es dirigido por Nemesio Osguera Cervantes, alias «El Mencho». El tiroteo ocurrió sobre la media noche, cuando un comando entró en la sala de fiestas mientras una banda musical tocaba en directo. En un vídeo subido a redes sociales, donde se transmitía el concierto en directo, se puede ver a Navarrete Serna cantando con la banda cuando, tras escuchar una detonación, saca un objeto del cinturón —aparentemente una pistola— y corre afuera del escenario. El vídeo se corta en ese instante. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Tierra Blanca <a href="https://t.co/CbKCKuAPWO">pic.twitter.com/CbKCKuAPWO</a></p>— MarioAndrésLanderos (@AndresLanderos) <a href="https://twitter.com/AndresLanderos/status/1266605968210694144?ref_src=twsrc%5Etfw">May 30, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> De acuerdo con los primeros informes, el grupo armado disparó indiscriminadamente contra los presentes. Además del director de «El Sol de Tierra Blanca», otras víctimas fueron dos de los músicos y un técnico de sonido. Navarrete Serna también era conocido en la zona por haber participado en 2016 en la desaparición y asesinato de cinco jóvenes. Ese mismo año fue detenido y condenado por ese crimen, en el que la fiscalía le acusaba de ser integrante del CJNG. Veracruz es uno de los Estados más peligrosos de México. Esta región acumula un total de 678 homicidios dolosos entre enero y abril de este año, cifra que representa un 7% de los 9.751 que han ocurrido en los 32 Estados que componen el país durante el mismo periodo.
abc.es
El guardián del Santo Sepulcro
La luz se cuela de nuevo por la puerta del Santo Sepulcro. Después de dos meses de clausura por el coronavirus, los fieles pueden volver a entrar a rezar en el lugar en el que, según la tradición, murió y resucitó Jesús, situado en el corazón de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Estos dos meses de encierro han sido especiales para las tres comunidades, católicos y ortodoxos griegos y armenios, que gestionan una basílica en la que, pese a estar la puerta cerrada, no se ha detenido la actividad. «Ningún día hubo interrupción de oración comunitaria de ninguna de las comunidades que habitamos en el interior, el ritmo de vida fue siempre el mismo y así vivimos también la Semana Santa, sin peregrinos, pero sin interrupciones», asegura el padre Salvador Rosas, que a sus 38 años es el guardián asignado por los católicos al lugar más sagrado para el cristianismo. Nacido en Guadalajara, México, Salvador ha vivido dos meses de encierro junto a los otros nueve frailes del convento franciscano en el interior de la basílica. «No sufrimos hambre, ni carestía, estuvimos en contacto con nuestros familiares y con los frailes en el exterior, por lo que día a día sentíamos el apoyo espiritual y experimentábamos la ayuda de Dios y la confianza en que esto terminaría», revela el religioso mexicano, que estos días sigue con preocupación las noticias sobre el avance de la pandemia en el continente americano. En los momentos más severos del encierro les tuvieron que hacer llegar la comida a través de una ventana, la acumulación de basura también supuso un pequeño contratiempo, pero «han sido detalles menores dentro de este momento que nos ha tocado vivir. Este tipo de cosas cambian la historia y no recuerdo nada tan grave desde el ataque contra las Torres Gemelas». El guardián del Sepulcro no quiere oír hablar de «teorías de la conspiración y mucho menos de castigo de Dios, porque este es un mal creado por el hombre. Debemos reflexionar. Nosotros, como personas de fe, sabemos que es algo transitorio y que tendrá un final, no debemos perder la esperanza». Sin descanso La basílica funciona «como un relojito que marca los tiempos a cada comunidad y que hace que siempre haya alguien orando», apunta Salvador para describir el status quo por el que se rige el santo lugar. El «relojito» marca tiempos y espacios y sirve para evitar choques entre las comunidades como los ocurridos en el pasado. En el caso de los católicos, la jornada gira en torno a un eje matutino, en el que se celebra la misa; el vespertino, ocupado por la procesión cotidiana; y el nocturno, protagonizado por la oración de media noche. La actividad no se ha detenido, pero se ha desarrollado en una calma poco habitual ya que «nos faltan las piedras vivas, el quinto evangelio, que son los cristianos que llegan aquí desde todos los rincones del mundo. Este es un lugar único porque recibimos todo tipo de cristianos, no solo católicos, con ritos y culturas diferentes», recuerda el guardián, que no oculta que «quizás en los meses anteriores al cierre estábamos saturados, había tanta gente que se necesitaban hasta cuatro horas de espera para poder entrar a la tumba… hemos pasado de las multitudes a la tranquilidad absoluta y el silencio». En 2019 Israel alcanzó la cifra récord de 4,5 millones de visitas y la previsión para 2020 era aun mejor, pero el coronavirus ha frenado en seco el crecimiento. La masificación del turismo religioso ahogaba las callejuelas de la Ciudad Vieja, pero llenaba hoteles, restaurantes y bazares. Recomendaciones especiales Además del Sepulcro, también la Natividad, en Belén y la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar más sagrado para el islam, reabren sus puertas a los fieles estos días. El Muro de los Lamentos, por ser una plaza al aire libre, nunca se ha cerrado del todo, aunque la oración en este lugar santo para los judíos ha estado limitada a grupos reducidos. La reapertura es progresiva y en el caso del Santo Sepulcro se permite una presencia máxima de 50 personas, luego serán cien y así hasta volver a la normalidad. Las normas en el interior del templo son las mismas que en otros lugares y es necesario el uso de mascarilla o mantener la distancia social. «Pedimos que no se besen las piedras, ni se toquen los iconos o las vestimentas litúrgicas… pero no hay forma» «Tenemos recomendaciones especiales, pero es muy difícil que se cumplan debido a la multiculturalidad de los fieles. Pedimos que no se besen las piedras, ni se toquen los iconos o las vestimentas litúrgicas… pero no hay forma», señala Salvador frente a la piedra de la unción, que los fieles siguen tocando y besando ajenos a los más de 365.000 muertos que ha provocado la pandemia en todo el mundo. Los dos meses de encierro han mantenido al virus fuera de estos muros, pero ahora la puerta vuelve a estar abierta y los religiosos que habitan en el interior son conscientes del riego. Resulta increíble caminar en solitario en la rotonda del Edículo y escuchar el silencio. El coronavirus ha vaciado el lugar santo y Salvador reflexiona en voz alta: «Nos falta la gente para que la felicidad tras la reapertura sea completa».
abc.es
Trump inicia una transformación sin precedentes de las redes sociales
En algún punto intermedio entre la libertad de expresión y el derecho a una información veraz se ubica una ley estadounidense hasta ahora poco conocida y sobre la cual se han erigido las grandes redes sociales tal y como las conocemos ahora. Molesto porque dos de sus mensajes en Twitter han sido etiquetados como falsos, el presidente Donald Trump ha iniciado una reforma de esa ley de internet, que en última instancia puede transformar profundamente y en todo el mundo esas plataformas que han llegado a tener un papel tan predominante en la política, la prensa y la comunicación de hoy en día. La pregunta que hoy plantean los portavoces de Trump en la Casa Blanca es clara. ¿Por qué se etiqueta como engañosas las opiniones de Trump sobre voto por correo, pero no los mensajes del líder supremo iraní, Ali Jamenei, pidiendo la destrucción de Israel? ¿Por qué siguen intactos los mensajes de Nicolás Maduro en Venezuela acusando a EE.UU. de promover golpes de estado? ¿Y los de funcionarios y diplomáticos chinos acusando de forma indisimulada a EE.UU. de ser el creador secreto del coronavirus? El jueves el presidente Trump aceleró la reforma de esas leyes de internet. Durante muchos años, políticos y editores de medios de todo signo han venido pidiendo precisamente eso. En el centro de la polémica está la sección 230 de la llamada Ley de Decencia en las Comunicaciones, aprobada en 1996, la prehistoria de internet. Esta reza: «Ningún proveedor o usuario de un servicio de informática interactiva podrá ser tratado como editor o emisor de ninguna información de otro proveedor de contenido informativo». En jurisprudencia norteamericana, esto significa que las redes sociales no son responsables del contenido que se publica en ellas, por falso, injurioso o delictivo que sea. Pueden publicar cualquier cosa, con todos los privilegios y ninguna obligación. No es de extrañar que se hayan escrito abundantes artículos y libros que afirman que la Sección 230 contiene «las 26 palabras que crearon internet». Consenso Hasta ahora había cierto consenso, fuera de Silicon Valley, en que una reforma era necesaria. «Esa sección 230 debería revocarse». Así de claro lo dijo en enero no Trump, sino Joe Biden, vicepresidente entre 2009 y 2017 y candidato a la presidencia este año. En una conversación con «The New York Times», el demócrata afirmó que a la ciudadanía debería preocuparle «la concentración de poder» de esas plataformas. «Debe ser revocada, tanto para [Mark] Zuckerberg [fundador de Facebook] como para otras compañías». Incontables son los editoriales de la prensa norteamericana que han pedido, año tras año, una reforma de esa Sección 230, uno de los más recientes, el de «The Seattle Times» en marzo, que decía abiertamente que «dado el dominio de algunas plataformas gigantescas, sus fallos de autorregulación y el daño que están causando, es hora de reconsiderar las leyes que les otorgan ventajas. Eso incluye la Sección 230 de la Ley de Decencia de Comunicaciones, que exime a servicios de internet de responsabilidad civil por contenido que otros publican en ellos». La razón de muchos medios para criticar esa regulación es clara. Cabeceras de todo el mundo llevan largos años regalando sus contenidos a las grandes plataformas de internet, sobre todo a Google y Facebook, y pagan además por ello con el elevado precio de ver su circulación y publicidad dramáticamente reducidas, con efectos catastróficos para el periodismo. De momento, esa ley se ha modificado una vez, también bajo la presidencia de Trump y la tutela de las dos cámaras del Capitolio, para que las plataformas de internet sean al menos responsables si lo que se publica en sus servidores son mensajes que incitan a la trata de blancas y explotación sexual de menores. Tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado esa reforma tuvo el apoyo casi unánime de demócratas y republicanos. Censura partidista Pero, el problema para una reforma integral que políticos y editores de medios consideran necesaria hace años es que hoy la defiende Trump. El presidente pide reformar la Sección 320 no por solidaridad con la prensa, a la que considera su enemigo, sino para poder denunciar a Twitter por censura contra él y los activistas conservadores que le apoyan. Sólo si la red social fuera considerada legalmente una editora de contenidos podría quedar probado ante un juez que ejerce la censura. Como suele suceder en la era de Trump en Washington, basta con que el presidente proponga algo para que la oposición se alinee justo en todo lo contrario, como está sucediendo en este caso. Aun así, el presidente defendió las reformas propuestas en términos que en otra época hubieran sido de consenso en Washington. «Un pequeño puñado de poderosos monopolios de redes sociales controla una gran parte de todas las comunicaciones públicas y privadas en EE.UU. Y sabemos quienes son; no tenemos que nombrarlos», dijo en jueves.
abc.es
¿Cuándo podré bañarme en la piscina de mi comunidad de vecinos, coger un taxi o ir a un hotel?
El coronavirus ha cambiado nuestra forma de trabajar, de hacer deporte y de relacionarnos y también va a cambiar nuestra forma de viajar. Por ello, los expertos de Rastreator responden a las dudas de los usuarios sobre qué podrán hacer en las próximas semanas durante las diferentes fases de la desescalada. ¿Cuándo podré bañarme en la piscina de mi comunidad? La apertura de las piscinas de las comunidades de vecinos se hará en la fase dos y, para poder disfrutar de un chapuzón, habrá que pedir cita previa, respetar horarios por turnos y reducir el aforo al 30% de su capacidad. Antes se deberá llevar a cabo la limpieza y desinfección de las instalaciones y habrá que desinfectar las superficies de contacto frecuente de los usuarios, al menos tres veces al día. La distribución espacial de las zonas para las toallas y objetos personales deberá garantizar la distancia mínima de seguridad de dos metros entre los usuarios y tendrán que estar señalizadas. Además, no se podrá hacer uno de las duchas de los vestuarios ni de las fuentes de agua. Sin embargo, los Administradores de Fincas han advertido de que las mayoría de las comunidades de propietarios no podrán cumplir las condiciones que se fijan en la orden que establece la apertura en la fase 2 porque no disponen de los recursos o herramientas para llevarlos a cabo. ¿En qué condiciones se permite ir a la playa? Si tienes una casa en la playa en la misma provincia en la que resides habitualmente, puedes ir a pasear desde la fase 1, pero será en la fase 2 cuando se permita el baño recreativo. Sin embargo, si quieres desplazarte a una playa situada en otra provincia, tendrás que esperar a que termine la fase 3 y comience la nueva normalidad. No obstante, cada ayuntamiento podrá establecer limitaciones de acceso y de aforo. Además, se podrá establecer un límite de permanencia en la playa. Si está permitido alquilar motos de agua, hidropedales, etc. siempre y cuando la empresa garantice la desinfección de los mismos después de cada uso. ¿Van a reabrir las salas de cine? Será en la fase 2 cuando se puedan celebrar espectáculos culturales en lugares cerrados con un máximo de 50 personas y al aire libre con un máximo de 400 personas, siempre que estén sentadas y manteniendo la distancia de seguridad. En la fase 3 se ampliará el aforo a 80 personas en lugares cerrados y a 800 al aire libre.  ¿Vamos a poder ir a discotecas este verano? No será hasta la fase 3 cuando se abran estos locales de ocio nocturno y tendrán que ser desinfectados habitualmente y garantizar la distancia de seguridad. ¿Puedo coger un taxi, VTC o un vehículo de «carsharing»? Está permitido desplazarse por la ciudad en taxi o en un vehículo de VTC, así como en motos y coches de compañías de «carsharing» y En el caso de los VTC, hay que llevar la mascarilla durante todo el trayecto y algunas compañías están asegurándose de que en cada coche haya un bote de gel hidroalcohólico. Además, siempre habrá que dejar el asiento del copiloto libre y solo podrán viajar más de dos personas en el coche si residen en el mismo domicilio.  ¿En qué condiciones se puede alquilar un coche? Actualmente se pueden alquilar coches en todas las ciudades de España, pero las restricciones de movilidad serán las determinadas para la fase en la que se encuentre cada provincia. Antes del coronavirus, los coches de alquiler ya se limpiaban después de cada uso, para que el siguiente cliente se lo encontrara en perfecto estado. Sin embargo, ahora se han incrementado las medidas de higiene y los coches se desinfectan por completo después de su uso. ¿Está permitido viajar en avión durante el estado de alarma? Excepto los casos debidamente justificados, los viajes en avión no están permitidos hasta la nueva normalidad, al igual que los desplazamientos entre provincias en cualquier otro transporte. En el caso de que viajes en avión, tendrás que seguir las medidas de seguridad de la aerolínea con la que viajes. En la mayoría de compañías aéreas, las mascarillas son obligatorias durante todo el viaje y algunas dejan un asiento vacío en cada fila para garantizar que haya distancia entre los pasajeros, sin embargo hay otras que no lo hacen. ¿Cuándo podré ir a mi segunda residencia en otra provincia? Si tienes una segunda residencia en otra provincia, habrá que esperar hasta después de la fase 3 para viajar fuera. Sin embargo, si tu segunda residencia está dentro de tu propia provincia sí están permitidos los desplazamientos desde la fase 1. ¿En qué momento se podrá ir a otros países de Europa? Los viajes a otros países de Europa dependerán de las restricciones que cada uno de ellos ponga a los turistas extranjeros cuando empiecen a abrir sus fronteras. Algunos países ya han puesto fecha para levantar la prohibición de llegada de turistas, pero es posible que cambien en las próximas semanas en función de la evolución del coronavirus. Es el caso de Italia, que ya ha anunciado que el 3 de junio abrirá sus fronteras al turismo exterior. Otros países como Francia, Alemania, Chipre, Grecia o Suecia prevén la entrada de turistas a partir del 15 de junio, auque con ciertas restricciones. ¿Cuándo podré quedarme en un hotel o apartamento de alquiler? Los hoteles y otros alojamientos turísticos tendrán que renovarse y añadir más medidas de higiene. La desinfección completa de las habitaciones jugará un papel primordial para que la apertura de los hoteles sea posible y desaparecerán los bolígrafos y libretas, los champús y geles de dispensador y, en algunos hoteles, hasta el minibar. Algunos hoteles, además, están empezando a implementar medidas como los registros con menor contacto, suprimir los desayunos buffet y regular el uso de los ascensores. También las zonas comunes tendrán que adaptarse para que los huéspedes puedan mantener la distancia de seguridad. En cuanto a los apartamentos de alquiler, algunas plataformas han redactado un programa específico de limpieza para que los anfitriones mantengan perfectamente limpios y desinfectados los apartamentos que tengan en la web.
abc.es
El gran error racial de Amy Cooper
Cooper y Cooper. Así se ha denominado este asunto, a pesar de que una y otro no guardan parentesco y su encuentro se limitó a unos minutos en Central Park. Casualmente los dos tienen el mismo apellido y diferente color de piel, detalle clave en un...
lavanguardia.com
El caos político convierte a la economía brasileña en un «edificio en llamas»
Brasil va hacia una de las peores crisis económicas de su historia empujado por el coronavirus y por una inestabilidad política que está lejos de resolverse. La crisis sanitaria surgió en el momento en que la economía parecía dar alguna señal de reacción, tras años de recesión, pero la figura polémica del presidente Jair Bolsonaro y sus dificultades para liderar al país han contribuido a lo que puede volverse una fórmula explosiva. A diferencia de buena parte del mundo, donde el problema principal es solo sanitario, Brasil vive un momento político delicado, con cambios constantes de ministros y un rosario de peticiones de destitución del presidente, que pelea constantemente con el legislativo, la judicatura y con la prensa. El mandatario tiene, además, malas relaciones con gobernadores y alcaldes, entre otras cosas, porque quiere que la economía se abra, pese al aumento de muertes, cuando el país está en el epicentro de la pandemia. «En este momento, es mejor dejar Brasil a los especialistas, los locos, los oportunistas de largo plazo o aquellos que no tienen otras opciones», concluye el economista Armando Castelar, en un informe de la consultora Gavekal Research, que comparó al país con un edificio en llamas. Los efectos de la paralización Con medidas de distanciamiento social y de cuarentena implementadas en varios estados desde mediados de marzo, la economía sigue sufriendo los efectos de la paralización, con una caída abrupta del PIB y un crecimiento vertiginoso del desempleo. Pero con más de 26.000 muertos y curva en ascensión, el país aún no tiene perspectivas claras de cuándo podrá normalizar sus actividades. Ana Paula Vescovi, economista jefe del Banco Santander en Brasil, subraya que el impacto económico de la pandemia y de las medidas de distanciamiento social ya son mayores que lo que se esperaba. El banco revisó sus proyecciones para el PIB de este año y del próximo, desde -2,2% y 1,7% a -6,4% y 4,4%, respectivamente. El viernes se supo que la caída fue del 1,5% solo en el primer trimestre del año, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). El FMI, por su parte, prevé una caída del 5,3% este año, sobre la expectativa del 3% de contracción global, mientras que el propio Gobierno estima que será del 4,7%. Otros más pesimistas, como la consultora Genial Investimentos, ve un retroceso que puede llegar al 8,6%. «Las medidas de distanciamiento social durarán más y la caída de la actividad económica por día de duración de las medidas es mucho mayor de lo que esperábamos. Además, los sectores menos afectados por la crisis del Covid-19 no deberían amortiguar lo suficiente el fuerte choque en la actividad económica», explica Vescovi en el último informe del banco. La crisis sanitaria ha elevado la deuda bruta del Gobierno con medidas de emergencia para ayudar a los más pobres, y peso a ello, no ha dado abasto para apoyar a los negocios, muchos en ritmo de quiebra. Y el real brasileño es una de las monedas que más se ha devaluado este año, con una pérdida del 30% frente al dólar estadounidense, que llega al 5,40 por real. Para el equipo del Santander, la tasa de contagio se reducirá y las políticas de distanciamiento social deben relajarse a partir de mediados de junio en adelante, mientras que la economía brasileña estará plenamente operativa apenas en septiembre. La curva de contagios, sin embargo, que sigue ascendente a fines de mayo, ha llevado a los dirigentes a tener mucha cautela. El Gobierno de São Paulo, por ejemplo, prevé intentos de apertura en junio, pero bajo prueba. En la visión de Vescovi, que trabajó en el equipo económico del Gobierno brasileño, las políticas adoptadas en este momento deben preservar parte de los empleos y de las empresas. Entre las medidas lanzadas, el ministerio de economía concedió créditos para el pago de sueldos de empleados de pymes, y asumió pagos de los desempleados y de los más pobres, que recibieron cerca de 100 euros durante la crisis. El Gobierno, sin embargo, no llegó a acuerdos con los bancos para hacer llegar créditos ventajosos a las pequeñas empresas. Una declaración del ministro de Economía, Paulo Guedes, durante una reunión ministerial que salió a luz la semana pasada, dejó claro que el sector no es su prioridad. «Ganaremos dinero usando recursos públicos para salvar grandes compañías. Pero no vamos perder dinero salvando empresas pequeñitas», dejó escapar el ministro en una frase que desanimó a los emprendedores. El sector es responsable de más de la mitad de los empleos formales en Brasil (54%) y representan 99% del total de las empresas, según datos del Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae). En el sector de restaurantes, por ejemplo, uno de los más visibles para la población, la quiebra ya es del 20% y la expectativa hasta el fin del año, según la Abrasel, patronal del sector, es que solo la mitad de los comercios consigan mantenerse de pie, por la falta del apoyo gubernamental. Vescovi confía, sin embargo, en que Brasil debe recuperarse al reanudar la agenda de reformas, especialmente la fiscal y con medidas de impulso a las actividades productivas, pues de alguna forma habrá conseguido preservar empleos y parte de las empresas. La tasa de desempleo también debe elevarse, del 12,2% actual, a un 18,7 % hacia el fin del año, según cálculos de Silvia Mattos, coordinadora del boletín macroeconómico de la Fundación Getulio Vargas (FGV). Datos del Gobierno difundidos la semana pasada confirman la expectativa de perder tres millones de puestos de trabajo este año. Bolsonaro contra el mundo Aislado, peleando con el legislativo y bajo investigación por orden del poder judicial, Jair Bolsonaro viene reaccionando muy mal a las presiones de la vida democrática. El mandatario y sus hijos están bajo investigación en casos de corrupción que incluyen la supuesta producción de noticias falsas, que podrían haber contribuido a su elección en 2018. Las investigaciones y denuncias han alimentado una fila de pedidos de destitución, que lo han dejado aún más irritado y belicoso, con amenazas a autoridades y contra la prensa. Su estilo autoritario ha derribado a algunos de los hombres más importantes de su Gobierno, como el ministro de Justicia, Sergio Moro, el exjuez que lideró las investigaciones contra Lula da Silva y el Partido de los Trabajadores (PT). Sus presiones a favor de la cloroquina como solución para la crisis sanitaria, generó la renuncia de dos ministros de Sanidad en menos de un mes. Su popularidad no deja de caer en picado.
abc.es
La aerolínea lusa de bandera se enreda en todas la turbulencias
Como las principales empresas internacionales del sector, la aerolínea bandera de Portugal, TAP, atraviesa un momento crítico en el actual contexto de crisis sanitaria y económica, que se traduce en una urgente necesidad de revitalización económica por valor de 1.000 millones. Se suman, además, dos circunstancias locales que agravan la necesidad de una inversión suplementaria para sofocar su asfixiante situación. Una es que queda completamente en entredicho el modelo de venta elegido hace tres años para la que, hasta 2017, era la única compañía aérea 100% pública de Europa. El tiempo ha demostrado que tenían razón los que desconfiaban de la operación que dejaba la firma lusa en manos del magnate brasileñoestadounidense David Neeleman, dueño de la «low cost» Azul, quien se alió con el empresario portugués Humberto Delgado para dar forma al consorcio Atlantic Gateway... cuya solvencia no parece del todo acreditada, si tenemos en cuenta sus cifras y sus recurrentes peticiones de auxilio. El Estado del país vecino mantiene la voz cantante en el control de su gestión... y ahora se halla en la tesitura de tener que lidiar con su discutida falta de acierto al efectuar el traspaso y, lo que es peor, un altísimo desembolso justo cuando el emblema financiero de la tierra lusitana, Novo Banco, se acerca a los 4.000 millones de euros en su requerimiento para evitar una quiebra similar a la de su antecesor, el Espírito Santo. Así las cosas, la nueva dirección de TAP fue conminada a presentar un plan de renovación de las distintas rutas y dio la nota esta misma semana con un esquema de vuelos que apenas contemplaba al segundo aeropuerto del país, Oporto. De hecho, solo establece tres vuelos regulares desde el recinto bautizado con el nombre de Sá Carneiro, distante solo media hora del centro de la ciudad a bordo del tranvía. La aerolínea bandera de Portugal, TAP, atraviesa un momento crítico en el actual contexto de crisis sanitaria y económica La polémica y la indignación caminan de la mano desde que se revelaron semejantes intenciones, tal cual retrata la reciente comparecencia pública de los alcaldes de Oporto, Viana do Castelo, Maia y Vila Real. Todos juntos protestaron enérgicamente por la clara marginación del norte de Portugal, difícil de entender tratándose de la franja con mayor desarrollo económico de la República portuguesa. En términos de otra escala, pero es algo así como si Iberia dejase de volar a Barcelona, lo cual explica la gravedad de una propuesta tan ampliamente contestada que el propio primer ministro, el socialista Antonio Costa, se ha visto obligado a terciar en la controversia y ha pedido a David Neeleman que rectifique para restituir a la cuna del vino como un aeropuerto imprescindible tanto de partida como de llegada. Diversos sectores industriales, de Coimbra a la frontera con Galicia, dependen de una reconsideración en toda regla, de modo que Portugal se juega mucho en el envite. Diálogo de sordos Las reuniones (a través de videoconferencia) se suceden a toda velocidad entre los representantes del Estado y la Comisión Ejecutiva de TAP, con el fin de buscar una solución satisfactoria, aunque de momento Neeleman ha demostrado escasa mesura con el país que le brindó en bandeja dar el salto a Europa. El enfado del alcalde de Oporto, Rui Moreira, resulta mayúsculo con el equipo del millonario de doble nacionalidad. De ahí que declarase días atrás: «TAP está intentando imponer un confinamiento a Oporto y a todo el norte. Nunca perdió la perspectiva de ser una empresa colonial y su estructura nunca pensó de otra manera». La dirección de la firma se renovó con la presencia de Antonoaldo Neves, un hombre de confianza de David Neeleman, quien puso sobre la mesa 354 millones de euros para tomar el mando de la empresa. Su asociación con Humberto Pedrosa totaliza el 45% de las acciones, toda vez que el 50% continúa siendo propiedad del Estado luso y el restante 5% permanece en manos de los propios trabajadores. Estaba previsto poner en marcha el puente aéreo Lisboa-Madrid esta primavera, pero el estallido de la pandemia dio al traste con todos los planes al respecto. En una segunda fase iba a contemplarse la explotación de una línea similar entre Oporto y la capital española.
abc.es
Un brindis por la recuperación
Vuelven los bares, el punto de encuento sin el que imposible concebir nada remotamente parecido a la normalidad, aunque sea nueva. Lentamente, el sector de la hostelería reabre (al fin) sus puertas en un contexto difícil, marcado por una crisis económica en la que la fórmula del «bueno y barato» volverá a ser determinante en la mayor parte de las decisiones de consumo. Llegan tiempos de innovación y de obligada reinvención para el sector, y algunas propuestas ya empiezan a señalar caminos alternativos. Es el caso de Cervezas Gran Vía, un nuevo actor que irrumpirá en el concurrido mercado nacional de la cerveza a partir del mes de septiembre. El nuevo proyecto empresarial renuncia de partida a la gran distribución y el retail y se dirige de forma preferente a las pymes de la restauración. Aunque su modelo de negocio se planificó antes del estallido de la pandemia, parece especialmente pensando para el escenario poscovid: «Queremos volver a lo fundamental, ofrecer una buena cerveza al precio que le corresponde. Todo lo demás es accesorio sobre todo cuando se trata de salir de una crisis como la provocada por el coronavirus», explica su director comercial, Javier Segarra. Como explica Segarra, Gran Vía será «la típica cerveza pilsen, con la fórmula tradicional alemana que impera en Europa, de unos 4,5 grados, fácil de beber... es la cerveza de toda la vida, la misma que beberías en Munich». Un sabor clásico para una apuesta que quiere marcar diferencias ofreciendo a los hosteleros el compromiso de mantener durante cinco años los precios más competitivos del sector. Oxígeno en forma de márgenes comerciales en un momento en el que muchos negocios hacen equilibrios en el alambre. Segarra reconoce que el momento es complejo para activar un proyecto empresarial, pero la propuesta de Cervezas Gran Vía es ambiciosa. «Hemos venido a cambiar las reglas del sector hostelero. Queremos ser un viento fresco, con una propuesta diferente que aporta valor a los hosteleros. Creo que les podemos ayudar, y que ellos van a ser receptivos». Los responsables de Cervezas Gran Vía saben bien el terreno que pisan. Su director es Pedro Cánovas, fundador de Mercado Provenzal, la cadena de bares que revolucionó la restauración «low cost» durante la anterior crisis económica. Segarra, que también acumula una amplia experiencia en el sector, se muestra convencido de que hay hueco para un nuevo competidor en un mercado tan concurrido con el de la cerveza. «Del mismo modo que estos años atrás hemos asistido a un boom de cervezas artesanas o de autor, creemos que también hay espacio para una cerveza orientada exclusivamente a su venta en bares. Nuestro objetivo no es competir con los gigantes de la industria, pero sí copar una parte del mercado, con unos clientes muy sólidos y fedelizados por la propuesta comercial que les vamos a hacer», asegura. Nueva fábrica La compañía ha construido una fábrica en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, con capacidad para producir 430.000 barriles de 50 litros al año. Unas cifras que ya la convertirán en la séptima cervecera nacional. La crisis no ha frenado ni modificado los planes de trabajo, y la firma ya prepara la ampliación de esta planta hasta duplicar su capacidad, así como la construcción de una segunda fábrica, que estará operativa en 2022. «Tenemos una inversión inicial muy potente, que supera los 20 millones de euros. La empresa tiene unos fondos propios que supera los 12 millones, aquí no hay trampa ni ni cartón. Hemos llegado para quedarnos, con vocación de largo plazo», subraya Segarra. De capital cien por cien español, el proyecto ha nacido respaldado por sólidos accionistas de referencia de otros sectores; entre ellos, Francisco Riberas (Gestamp). El despliegue de la nueva marca de cerveza por el territorio nacional será progresivo. «La idea inicial es abarcar el arco mediterráneo de norte a sur, prácticamente desde Barcelona hasta Málaga. Por supuesto, también Sevilla, que es donde está nuestra sede. Y también Madrid, que es una de las zonas con mayor consumo. Pero en una segunda fase abordaremos el resto del mercado, porque el nuestro es un plan nacional y con el propósito de desarrollo internacional», explica el director comercial de la marca. Rubia y ambiciosa, una nueva cerveza está a punto de irrumpir llena de ímpetu en el mercado. Una marca personalizada Creada por el reputado maestro artesanal Boris de Mesones, la nueva cerveza contará con la particularidad de que su nombre podrá personalizarse según la zona o el cliente. «Tenemos registradas cerca de 50 marcas, que pueden estar asociadas a temas locales como Tramontana en Gerona o «Las Ramblas en Barcelona», explica Javier Segarra (en la imagen).
abc.es
Frente contra el ultraderechista Aliot para que no sea alcalde de Perpiñán
Un “frente republicano” que va desde la derecha al ecologismo se ha formado en Perpiñán para evitar que llegue a la alcaldía Louis Aliot, del ultraderechista Reagrupamiento Nacional (RN). La segunda vuelta de las elecciones municipales se celebrará...
lavanguardia.com
Salvemos a las empresas
Las medidas adoptadas a raíz de la pandemia están contaminando y distorsionando la actividad interna y externa de las empresas. La actividad exterior de España, reflejo de la competitividad de la economía, está siendo profundamente dañada. Ya pocos apuestan por una recuperación rápida y cada vez son más los que piensan que algunos cambios serán estructurales. Debemos preservar el éxito más espectacular –y a pesar de ello más desconocido– de la economía española durante los últimos años, que no es otro que haber sido capaz de mantener durante nueve años consecutivos un valor exportado de bienes y servicios superior al valor importado. Este hecho no tiene antecedentes históricos y es de profunda relevancia económica. El excedente exterior permite la financiación de la actividad pública y privada, compensa parcialmente los déficits acumulados y es reflejo de una economía más robusta y competitiva. La recesión en la que estamos inmersos puede acabar con el superávit exterior. El entorno global de incertidumbre derivado de la pandemia se ve agravado de manera especial en España. Se observan riesgos importantes para las exportaciones entre los que se pueden señalar los siguientes: En primer lugar, caídas importantes en las exportaciones de servicios, especialmente los turísticos. Recordemos que España es el país más competitivo del mundo en turismo y viajes (WEF) y la parálisis en este sector repercute sobre toda la economía. En segundo lugar, el resurgimiento de las tendencias proteccionistas se ve consolidado y agravado en esta crisis. Es probable que se incorporen nuevas restricciones al comercio internacional disfrazadas de requisitos sanitarios. Tercer riesgo: el incremento de los costes del comercio asociados a la pandemia podría ser permanente. Costes tales como los controles aduaneros, los de transporte o los ligados a los contactos cliente-proveedor. Todo esto puede generar gastos de adaptación importantes para las empresas. En cuarto lugar, la capacidad de aprovechar las oportunidades comerciales también se ha visto suspendida. Un efecto inmediato ha sido la interrupción de la realización de ferias, de la negociación de contratos y del lanzamiento de proyectos. Y esto afecta de lleno a las perspectivas de actividad exterior. La actividad de mañana son los proyectos de hoy. En quinto lugar: los cambios en los modelos de producción, las modificaciones en las cadenas globales de valor –acortamiento en el número de pasos intermedios y mayor control sobre las empresas de la cadena– y la diversificación de riesgos están teniendo impacto sobre algunos segmentos esenciales de la cadena de producción, por ejemplo, en sectores tan importantes como el de automoción. La magnitud y la duración de las restricciones a la actividad empresarial puede ocasionar que muchas empresas no sean capaces de llevar a cabo la transformación y retomar su actividad. Un sexto riesgo es el deterioro de la imagen exterior de España por la crisis. La falta de certidumbre en el diseño de la política económica, el elevado número de afectados por el virus y la «turismofobia» erosionan la imagen y competitividad exterior de España. Estas circunstancias pueden hacer que a mediados de año volvamos a tener un desequilibrio con el exterior. Varios indicadores cuantitativos y cualitativos señalan el deterioro de las expectativas comerciales. Nuestras empresas lo han hecho muy bien en periodos de transformación –incorporación a la UE, moneda única, colapso del comercio mundial–, pero para que vuelvan a tener éxito necesitan el acompañamiento institucional y el entorno adecuado para desarrollar su actividad. Se está infravalorando la magnitud del reto al que nos enfrentamos y la necesidad de mantener la competitividad exterior de la economía española. Se está infravalorando la magnitud del reto al que nos enfrentamos Estamos a tiempo de repensar la estrategia. En este momento es imprescindible recuperar y mantener la imagen país, proporcionar apoyos institucionales que eviten el repliegue de empresas con presencia internacional y que favorezcan la adaptación de sectores clave como el turismo o la automoción. Es necesario impulsar la innovación, la digitalización, el comercio electrónico, las ferias virtuales y la red exterior española. La reactivación de la actividad internacional de las empresas debería ser, como lo ha sido en ocasiones anteriores, el detonante de la recuperación. Juan De Lucio es economista y profesor de la Universidad de Alcalá
abc.es
Trump acusa a "criminales de extrema izquierda" de estar detrás de las protestas en EEUU
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado este sábado a los "criminales de extrema izquierda" de estar detrás del aumento de las manifestaciones en todo el país, tras la muerte del afroamericano George Floyd, y ha asegurado que detendrá las protestas violentas en el país.
europapress.es
España perdió 9.000 exportadores en menos de un mes de pandemia
El coronavirus ha sacado del mercado internacional a unas 9.000 empresas españolas. Y eso solo durante el primer mes de pandemia, en marzo. Así lo indican los últimos datos oficiales de la Secretaría de Estado de Comercio Exterior: en marzo del año pasado, un total de 59.960 empresas españolas realizaron ventas al exterior, de mayor o menor calibre; en marzo de este año, 50.558, lo que además ha dejado una importante factura en merma de ingresos por exportaciones . El dato de marzo evidencia que el coronavirus ha golpeado con dureza al comercio exterior español, después de muchos años seguidos en los que, mes a mes, España no paraba de ampliar su censo de exportadores. Y todo esto, a su vez, en un ámbito económico especialmente estratégico para nuestro país: la exportación y el turismo son dos pilares fundamentales para soportar la economía en épocas de crisis, y para lanzarla en tiempos de bonanza. En marzo, la economía española ingresó por exportaciones casi 4.000 millones de euros menos que en marzo del año pasado. Y todo apunta que el balance de abril y mayo también dejarán desplomes de órdago. Como apunta el presidente del Club de Exportadores, Antonio Bonet, «el propio Ministerio de Economía prevé que la exportación española caiga un 27%». Y a nivel mundial el horizonte es espinoso, así que los exportadores españoles van a tener que emplearse a fondo para mantenerse a flote: «La Organización Mundial del Comercio prevé que el comercio mundial caiga entre un 13% y un 32% por la ‘coronacrisis’, y Naciones Unidas calcula que, entre este año y el próximo, la inversión extranjera caerá entre un 30% y un 40%, y hay que tener en cuenta que la inversión extranjera está muy relacionada con el comercio exterior», recuerda Antonio Bonet. Las cifras oficiales del primer mes de pandemia -las últimas disponibles- indican que las empresas españolas de automoción y las de bienes de equipo han sido las más castigadas en sus cifras de comercio exterior. El impacto, por sectores En marzo, la industria automovilística española perdió 355 compañías exportadoras respecto al mismo mes de 2019, y sus ventas al extranjero cayeron en 1.375 millones de euros. En el caso de los bienes de equipo, en marzo se perdieron 859 empresas exportadoras, y su cifra de negocio exterior se anotó una caída internacional de 925 millones de euros. Las exportaciones de productos energéticos y las de bienes de consumo duradero -electrodomésticos, electrónica de consumo o muebles, principalmente- también han resultado especialmente castigadas por el desplome de las exportaciones. El único sector que ha aguantado el tipo ha sido el de agroalimentario -alimentación, bebidas y tabaco-, que en marzo no solo no redujo sus ventas al extranjero sino que las aumentó: 546 millones de euros más que en marzo de 2019, un 12,9% más. Que la industria del automóvil haya sido el sector más castigado por el desplome de las exportaciones es una mala noticia por partida doble. En primer lugar, por los ingresos perdidos, casi 1.400 millones de euros en apenas un mes. En segundo lugar -y sobre todo- porque es un sector fundamental para la economía española. «En la gran revolución económica que ha vivido España en los últimos años, con crecimientos del PIBsuperiores al 3% y superávit en las cuentas exteriores, un protagonista esencial ha sido el sector del automóvil, y más en concreto las empresas auxiliares y de fabricación de componentes», advierte Javier Santacruz, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Y ese gran activo de la industria y del comercio exterior españoles es precisamente «lo que se ve más amenazado» por el desplome del comercio internacional que ha provocado el coronavirus. Riesgo de crisis prolongada Santacruz cree que hay un alto riesgo de que el hundimiento del comercio exterior español que ha provocado el Covid no sea un bache momentáneo, sino prolongado. Por varios motivos, entre otros: por el gran impacto que la crisis está teniendo en el sector de la automoción; y por las tendencias de «relocalización industrial» que están emprendiendo diversos países -Francia, por ejemplo- para que sus multinacionales concentren en sus respectivos países de origen las actividades que ahora tienen repartidas por el mundo. «Esas relocalizaciones le vienen muy mal a España, porque nos habíamos especializado internacionalmente en partes concretas de la cadena productiva de valor, de lo que el mejor ejemplo son precisamente las compañías de fabricación de componentes de automóvil». En este contexto, Santacruz subraya que es fundamental la acción de los gobiernos para impulsar medidas eficaces para sus respectivos tejidos productivos. Y ve con preocupación que, de momento, los pasos que da el Ejecutivo de Sánchez «más bien ponen obstáculos a la interlocución y a intentar preservar las cadenas de producción en España. Y no es momento de ahuyentar a los inversores», advierte. Los exportadores urgen al Gobierno En esto último incide también el presidente del Club de Exportadores. «Va a ser difícil que la exportación española nos saque de la crisis a corto plazo; sí puede hacerlo a medio y largo plazo -apunta Antonio Bonet-, pero para eso tiene que haber un entorno favorable y medidas de apoyo que mejoren la competitividad internacional de nuestras empresas, algo a lo que no contribuyen precisamente las subidas de impuestos a la actividad empresarial o la derogación de la reforma laboral, que son mazazos para nuestras exportaciones porque aumentan costes y reducen nuestra competitividad». Bonet reclama al Gobierno, entre otras medidas, que mantenga y amplíe las líneas ICO para financiar la liquidez que necesitan las empresas, tanto a corto como a medio plazo; que aumente las oficinas de representación comercial de España en el extranjero y que presten más servicios a los exportadores; que se creen instrumentos financieros de apoyo a la internacionalización, para facilitar la entrada de las empresas españolas en mercados emergentes; y que se apoye económicamente a las empresas para que abran oficinas de representación en el exterior.
abc.es
El coronavirus corta las alas del autoconsumo eléctrico
Cuando parecía que al fin «salía el sol» para el autoconsumo fotovoltaico en España, irrumpió la crisis del coronavirus y el futuro más inmediato del sector empezó a oscurecerse. La rampa de lanzamiento para el despegue estaba puesta gracias, por un lado, a la progresiva caída del precio de las instalaciones, que ha permitido hacer rentable la tecnología y, por otro, al desarrollo legislativo más favorable. Primero, fue la eliminación del denominado «impuesto al sol» en octubre de 2018, una decisión muy celebrada en el sector y que, en la práctica, hizo brillar a esta modalidad energética. Después, llegó la aprobación del Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, que introduce la compensación económica de los excedentes de energía limpia vertidos a la red a través de la facturación neta y abre la puerta al autoconsumo compartido, de modo que un grupo de usuarios, por ejemplo, comunidades de propietarios o empresas con ubicaciones próximas, se planteen asociarse para compartir la producción de una instalación. Un cúmulo de factores que ha dado alas a la generación distribuida y que explica que en apenas cuatro años casi se haya multiplicado por diez la potencia nueva instalada de autoconsumo fotovoltaico en nuestro país, pasando de los 49 megavatios (MW) de 2015 a los 459 MW de 2019, según datos de la Unión Española Fotovoltaica (Unef), de los cuales el 10% corresponde a instalaciones de autoconsumo aisladas de la red y el resto a proyectos conectados... Que la pandemia ha llegado en pleno auge del sector está claro y el temor ahora es que arrastre consigo al tejido industrial de pymes que estaban consolidándose al calor del incipiente ascenso del autoconsumo energético y que estaban generando nuevos puestos de trabajo. «Este problema viene justo cuando mejor estaba el autoconsumo fotovoltaico. La estrategia a nivel nacional va en el buen sentido, pero la hoja de ruta tan buena que llevábamos es posible que se tambalee. Dependerá mucho de los legisladores, de hasta qué punto abran el grifo para un sector o para otro», asegura Francisco de Asís Cabello, director del Máster en Transición Energética Renovable de la Universidad Europea. Y es que, aunque el autoconsumo afrontaba 2020 con perspectivas de crecimiento y desde una posición de fortaleza, no ha sido inmune al picotazo del «cisne negro» del Covid-19. Al parón de dos semanas impuesto por el Gobierno para contener la propagación del brote se une la fuerte caída de ingresos de las pequeñas industrias y pymes del sector comercial y terciario, principales clientes de estas instalaciones, que atraviesan una situación poco halagüeña que ha desincentivado su inversión en estas soluciones. Recorte de previsiones El efecto negativo del patógeno ya se ha dejado notar, tal y como confirman desde la Unef. «De los 459 megavatios (MW) que se instalaron el año pasado, el 75% se hizo en la pequeña y mediana industria, muy golpeada en el corto plazo por el virus. En estos momentos su prioridad no es el autoconsumo, sino que prefieren dedicar su capacidad de endeudamiento a su núcleo de negocio. Esto ha hecho que muchos contratos que estaban a punto de ser firmados se hayan pospuesto e incluso que algunos se hayan roto», advierte su director general, José Donoso, que piensa que «la recuperación estará muy correlacionada con el crecimiento general de la economía», aunque señala que, en cualquier caso, el impacto lo sufrirán, al menos, este año y el siguiente. Si antes de la crisis del coronavirus, la Unef estimaba que se pusieran 600 MW durante este ejercicio, ahora no esperan pasar de los 400 MW, y eso en el mejor de los escenarios. Opengy, compañía especializada en nuevas soluciones de suministro y gestión de energía eléctrica renovable (autoconsumo, autogeneración y contratos de compraventa de energía a largo plazo, conocidos como PPAs) constata que, desde el mes de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, «las empresas han abandonado cualquier iniciativa no vital para su negocio y, una vez han podido garantizar su supervivencia, retoman otras iniciativas como el autoconsumo o los PPAs». «Algunos proyectos se han retrasado y otros podrían llegar a no hacerse nunca en el caso de las empresas que quiebren. Por suerte, el autoconsumo y los PPAs son una solución viable y beneficiosa para cualquier sector y nosotros tenemos más de 100.000 clientes potenciales en toda España», sostiene Manuel de Castro, director general de la firma, que cree que si la crisis del coronavirus no se alarga más allá de este año, en 2021 y ejercicios posteriores podrán cumplir con sus previsiones anteriores al Covid-19. Del lado de las familias, a pesar de la difícil coyuntura, las proyecciones invitan más al optimismo, pues el interés de los particulares sigue presente, tal y como indican a este periódico varias empresas del sector. «Durante el confinamiento hemos hecho cada día récord de ventas en instalaciones de autoconsumo. El coronavirus ha generado un contexto en el que las personas están más en casa y, por lo tanto, tienen más tiempo para analizar la propuesta y le ven muchísimo sentido a producir electricidad en su tejado», asegura Carlota Pi, cofundadora y presidenta ejecutiva de Holaluz, que cerró 2019 con 1.000 instalaciones. La tecnológica de energía verde, que se dirige únicamente a clientes domésticos, dice que el prototipo de paneles que instalan en los hogares tiene un tamaño medio de 4,3 kilovatios (KW), cuesta alrededor de 5.500 euros y se recupera la inversión en unos siete años. España tiene un gran potencial de desarrollo de energía solar térmica, con una media de 2.500 horas de sol al año En Sotysolar, cuyos clientes son en un 90% particulares, reconocen que los objetivos fijados para 2020 se incumplirán aunque ya están recibiendo de nuevo solicitudes y perciben que los ciudadanos «vuelven a estar más animados». Daniel Fernández, cofundador de la empresa, habla de un impacto a corto plazo: «Ahora mismo estamos en un periodo de incertidumbre, pero creemos que en 2021 habrá una recuperación muy importante». Y va más allá: «De aquí a una década tener una instalación fotovoltaica en casa va a ser tan común como tener una televisión». En este sentido, Juan Moscoso, director de Deusto Asuntos Globales de Deusto Business School, opina que siempre que se mantenga la legislación vigente y las ayudas a las placas fotovoltaicas, la demanda de las comunidades de vecinos, por ejemplo, no tendría por qué verse afectada. Y menciona como principal incentivo las bonificaciones de hasta el 50% de la cuota íntegra del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) que se aplican, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, si la instalación se realiza en inmuebles de uso residencial. Pero uno de los aspectos que más preocupan en el sector es el riesgo de que se destruya todo el ecosistema empresarial fraguado en torno a la actividad. «Al fin y al cabo son pymes y el problema de la pandemia les ataca mucho a la propia financiación que tienen, con lo cual, ahora que ha salido el nuevo proyecto de Ley de Cambio Climático y de Transición Energética, sería necesario aprovechar para inyectar una serie de ayudas para que esas empresas tengan liquidez, puedan aguantar el temporal y, sobre todo, se cumpla con los objetivos de la agenda 2030, que están desarrollados en el Plan Nacional Integrado de Clima y Energía (PNIEC)», defiende De Asís Cabello. Para el año 2030, el PNIEC prevé una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157 gigavatios (GW), de los que 37 GW serán energía solar fotovoltaica. «Es necesario tomar una serie de medidas para evitar que esas compañías y profesionales se paralicen», apunta Donoso, de la Unef. ¿Qué piden en ese plan de reactivación? «Solicitamos la amortización acelerada de las plantas en los casos de industrias que inviertan en ello y, sobre todo, la reducción de las tramitaciones administrativas porque se produce un cuello de botella con las licencias de obras de los ayuntamientos». Ese trámite, uno de las grandes obstáculos al desarrollo del autoconsumo en España, supone retrasos de entre seis y ocho meses en la tramitación del proyecto, algo que, en palabras del director general de Unef, «es un absurdo» y que, además, no se realiza en ningún país de nuestro entorno. La alternativa que ofrece la asociación empresarial es la comunicación previa, tal y como se ya se está haciendo en Islas Baleares, Extremadura o Cataluña, con lo que se lograría una mayor agilidad. Otra de las barreras que, a juicio de Unef, quedan por derribar es la reforma de la tarifa eléctrica para reducir el peso del término fijo, que actualmente supone un 40%, y acercarlo a la media de los países europeos (22%). Por último, reclaman modificar la Ley de Propiedad Horizontal para facilitar el autoconsumo colectivo, en concreto, el artículo donde se determina el número de votos positivos necesarios en una junta de propietarios para materializar instalaciones fotovoltaicas en una comunidad de vecinos. Un punto que cobra especial importancia si se tiene en cuenta que los ciudadanos que viven en edificios plurifamiliares en España representan el 66% frente al 25-30% de países como Francia, Bélgica o Países Bajos, según datos de Eurostat… Todo un arsenal de propuestas para que el autoconsumo eléctrico continúe con su senda de crecimiento y reivindique su papel como motor de la recuperación económica. Motor de recuperación Y es que en lo que coinciden los expertos consultados es en que las energías renovables en general y el autoconsumo fotovoltaico en particular son sectores de futuro, a los que la crisis del coronavirus ha pillado en una buena posición y serán capaces de salir adelante. «Tenemos unas tecnologías de energías renovables muy competitivas en cuanto a costes, que hacen que ya no necesitemos apoyos con primas, solo un marco que nos permita trabajar», destaca Lucía Dólera, directora de proyectos de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA). Y prosigue: «Sería una pena no aprovechar esa competitividad y el marco regulatorio favorable. Sí que ha habido un cierto parón inicial, pero ahora ya se observa más movimiento. Es un sector que genera mucho empleo y será una de las palancas para ir recuperando la economía», vaticina Dólera. En 2018 el sector fotovoltaico, que incluye al autoconsumo, dio empleo a 29.306 personas en España, entre empleos directos (7.549), indirectos (13.393) e inducidos (8.365), según datos de Unef. Desglosando el empleo directo por tipo de actividad, producción y distribución es la que más trabajo directo acumula, con un 40% del total, seguido de ingenierías e instaladores, que emplean un 30%, fabricantes con un 19% y mixtas, con un 11%. «El autoconsumo tiene una gran ventaja y es que es un sector muy capital, que genera empleo en una gran empresa, pero también en un pequeño pueblo para un electricista que se prepare adecuadamente. Por eso pedimos medidas para que los profesionales formados no se pierdan y sigan en el sector», recalca Donoso. La contribución directa de la fotovoltaica al PIB español fue de 2.711 millones de euros en 2018, según datos de Unef Pero en ese ascenso del autoconsumo eléctrico todavía quedan algunos retos por alcanzar, como la disminución de costes de los sistemas de almacenamiento en baterías o el avance respecto a la no gestionabilidad de las energías renovables, en las que no existe la posibilidad de realizar un control en la producción. «Hay proyectos brutales de digitalización e inteligencia artificial en torno a esa no gestionabilidad», recuerda Dólera. Por su parte, Juan Moscoso (Deusto Business School) plantea que también puede ser interesante propiciar que las administraciones públicas puedan producir su propia electricidad para, por ejemplo, poner aire acondicionado en los centros educativos. «Esto permitiría reducir el gasto público, aumentar la eficiencia energética y liberar fondos públicos para otros usos», resume. En cualquier caso, los expertos confían en que las consecuencias de la pandemia tengan un recorrido limitado en el autoconsumo, que supone un ahorro en la factura y una menor dependencia de los cambios de precio de la tarifa eléctrica. «El autoconsumo ha llegado para quedarse. En el medio-largo plazo no tengo dudas de que cada vez va a ser más favorable su implantación o su consolidación porque, además, va de la mano de las nuevas tecnologías», subraya De Asís Cabello. Es cuestión de tiempo que el autoconsumo vuelva a ver la luz tras unos meses de oscuridad. Instalación de placas solares realizada por Sotysolar en León - ABC Lo que supone en números El autoconsumo eléctrico permite a cualquier ciudadano u organización producir y consumir su propia electricidad mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos en su domicilio, comunidad de vecinos o local. La pregunta que se hacen muchos es si es viable económicamente. Como explican desde Opengy, «en España hay zonas con muy buena radiación y otras con un recurso solar no tan bueno. Además, existen otros factores, como la tarifa pagada por el consumidor, que hacen que la casuística sea importante. Para una empresa, el periodo de amortización estaría entre los 5-10 años. El coste dependerá de la tipología y tamaño de la instalación, pero para instalaciones medianas y grandes para el sector industrial y comercial, estaría entre 600-750 euros por cada KW de potencia instalada». En particulares, según SotySolar, «en una vivienda residencial se amortiza de media en 5-7 años, en función del consumo de la vivienda y de la zona del país. El coste medio está entre 5.000 y 6.000 euros para una instalación tipo de unos 3KW para una factura de unos 100 euros».
abc.es
El precio de la electricidad ha bajado un 56% en mayo
El precio medio de la electricidad en mayo en el mercado mayorista ha registrado un fuerte descenso del 56% respecto al mismo mes del año pasado al situarse en 21,25 euros el megavatio hora (MWh). Sin embargo, este mes ha subido un 20,4% sobre el pasado abril (17,65 euros). Ambos datos son los más bajos desde febrero de 2014 (17,12 euros). Además, es el mes de mayo más barato de la serie histórica que arranca en 2008. En este mes hay que insistir en la fuerte caída de la demanda, así como en el incremento de la generación eléctrica en los parques eólicos y fotovoltaicos. Entre las 11 y las 15 horas, la generación fotovoltaica ha supuesto el 20% del mix, según subraya el grupo ASE. Por el contrario, ha bajado notablemente la producción nuclear, así como la de los ciclos combinados de gas. El precio medio de los cinco primeros meses de este año es de 28,86 euros el MWH, un 45% inferior al mismo periodo de 2019 (52,66 euros).
abc.es
El malabarista de Moncloa y sus guiños a Cs, empresarios y al del teléfono rojo
Todos hablan con todos. Como en el sector bancario en época de fusiones, pero en clave política. Aunque no se puedan ni mirar a la cara. Y quién piense que es por el bien del país, se engaña. Todo es mentira. La gran mentira. Y mientras, el país confinado, sin apenas actividad económica, con el empleo en caída libre, y tirando de unas ayudas que no llegan. Y la hucha de las pensiones casi en quiebra. De hecho, la seguridad social se anota ya el mayor déficit de la historia. No, presidente y cía., ¡NO!, las ayudas no llegan. Yno hablo de oídas. En ABC tenemos esa «extraña y tonta» manía de contrastar todas las informaciones, y fundamentarlas con datos, cifras y fuentes. Solventes y bien informadas. Además, la experiencia es un grado más. Que todos tenemos padres, hermanos, hijos, tíos, sobrinos, amigos, vecinos... Y no. No llegan. «Este Gobierno no va a dejar a nadie atrás». ¡Anda ya! Y quien diga que los pobres de ahora son los mismos que los de antes del dichoso Covid-19, pues también miente. Y miente a sabiendas. Lo más flagrante es que todos no solo hablan con todos –bueno, menos con el PP–, es que hablan «de» todos. En «off» claro. Que a la cara es mejor llevarse bien. Aunque sea hablarse lo mínimo. Aquí, entre vicepresidentes anda el juego. Pero se dirigen la palabra. Por lo que pueda pasar. No solo dentro del seno del Gobierno. Fuera también. Nunca se sabe con quién tienes que firmar una ampliación de alarma, un pase de fase, una derogación de normas, una aprobación de medida populista que han desdeñado en otros países como Alemania o Suecia porque no funcionan... Todo por la patria. Ya. Y el malabarista jefe de La Moncloa con sus guiños. A diestro y siniestro. Intentando evitar la sensación de división en la coalición social-comunista. «Trabajan todos a una con distintas sensibilidades», dijo la semana pasada el presidente y doctor Pedro Sánchez, después del choque frontal entre sus vicepresidentes, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, por el acuerdo para derogar la reforma laboral. La vicepresidenta lanzó el guante a quién quisiera cogerlo, sin llamadas de por medio, que no es mujer de gritos ni peleas banales, con el objetivo de que el jefe y el partido emitieran un comunicado rectificando, que Europa está ojo avizor y ya les han dicho que eso de que manden más los de Podemos aleja las ayudas y el buen rollo, si bien Iglesias defendía después que una nota no invalida las firmas de un documento. Y es que no se puede trastear con el diablo, codearse con él de pillo a pillo, y luego enfadarse por no recibir la parcela de cielo prometida. Mucho menos amenazarlo con quitarle la cobertura, con dejarlo expuesto y a la intemperie. No hay sacerdocio en el infierno. Ya se sabe, hasta Dios parece rendirse a veces. Enganchado a las llamadas del teléfono rojo. Pero nada más lejos de la verdad verdadera, aunque parezca redundante. En el término medio está la virtud. Solo hay que saber visualizarlo. En «on», que es tanto como decir que de cara al público, hay buenrollismo. Sin fracturas en la coalición a simple vista. Pero entre bambalinas se vislumbra una brecha transversal que hace mella en las sensibilidades de unos y otros. Y es que en el «off» siempre aflora la verdad. De eso los periodistas sabemos mucho. Dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos. Yde ahí, quieran o no los interlocutores o los que callan en «on», nacen las informaciones. No hay más que tirar del hilo. Y en el seno del Gobierno, en su parte socialista, independientes o no, hablan sin tapujos de los intrusos. Eso sí, las grabadoras apagadas o fuera de cobertura. Se saben (se creen) más expertos en política. En esto la diferencia cultural, dicen, es extraordinaria. Pero dicen más: para los miembros «morados» del Ejecutivo Sánchez, la política termina en la filtración, en los tuits, en las notas de prensa... lo que dificulta enormemente el proceso interno de creación de criterio, y genera mucha inseguridad. Son equipos los podemitas –aseguran– con falta de rigor normativo, y formativo ya para qué contarlo. Donde deben estar profesionales del nivel de un abogado del Estado o de interventor o economista, lo más que tienen son informáticos –con todo el respeto del mundo–, pero con conocimientos cero para crear seguridad jurídica o diseño económico. Ahora que lo grave, y lo que más les separa, es la fuerte carga ideológica contra las empresas. No en vano, en un claro gesto hacia la CEOE, el jefe del Ejecutivo tuvo que bajarse de sus alturas y dijo del presidente de la patronal, Antonio Garamendi: «Tengo buena relación con él, creo que es un patriota, una persona con un enorme sentido del Estado». Sánchez sabe que necesita a las empresas. No sale de esta sin ellas. Y los primeros espadas de este país le quieren ayudar, bajo la batuta líder de la presidenta del Santander, Ana Botín, pero bajo la condicionalidad de ahondar en una idea de antaño para desterrar a Iglesias y los suyos: PSOE al frente, con el apoyo de Ciudadanos, y apelando a la responsabilidad de Estado del PP. Aunque también sería bueno que a Garamendi alguien le dijera que no se puede declarar la guerra cada cinco minutos y firmar un armisticio cada seis. Por cierto, igual tiene algo que decir Fátima Bañez –¡más vale buen callar que mal hablar!–, sobre el pacto del malabarista con Bildu para derogar su reforma laboral. Eso sí que sería un gran número en la pista central del enorme circo en que Sánchez & Iglesias y asociados han convertido España.
abc.es
El ahorro se dispara a su nivel récord por la crisis y el consumo se hunde
La primera reacción ante la incertidumbre es llevarse la mano al bolsillo. Algo parecido, de forma agregada, es lo que construye uno de los principales síntomas de debilidad económica: el aumento de la tasa de ahorro de los hogares, cuyos repuntes repentinos se han producido tradicionalmente en momentos de crisis. Así parece que está ocurriendo en estos momentos, cuando el consumo se ha desplomado y la hucha de las familias va a alcanzar su nivel récord por la incertidumbre y el propio confinamiento. El Gobierno estima que el consumo privado se desplomará un 6% este año, su mayor hundimiento registrado y que ya anticipaba la contabilidad del primer trimestre –con solo quince días de confinamiento–, con una caída del consumo... Ver Más
abc.es
«Pretendemos conseguir que la gente se jubile más tarde», dice el ministro de Seguridad Social
–La sostenibilidad del sistema de pensiones sigue siendo un reto pendiente. ¿Para cuándo la reforma? –Ahora han cambiado las prioridades, pero la retomaremos partiendo del acuerdo que estuvo a punto de tomar el Pacto de Toledo. –Y que no se firmó porque se levantó de la mesa Podemos, el partido que ahora es su socio de su Gobierno. –¿De qué Gobierno? – Del suyo. – Yo soy un independiente que está en un Gobierno. Pero ahí no hubo solo un culpable. Hubo una confluencia de intereses por razones electorales. Yo planteé el deseo de tener un texto aprobado antes del verano, pero es imposible. –¿Ligarán las pensiones al IPC? –Hay un consenso bastante elevado entre los partidos políticos en que las pensiones deben mantener... Ver Más
abc.es
«No creo que haya aumentado mucho la pobreza con el Covid», afirma el ministro Escrivá
José Luis Escrivá fue elegido en 2014 por Mariano Rajoy para ser el guardián de la ortodoxia fiscal como presidente de la Airef tras haber pasado previamente por el BCE y el BBVA, y en enero de este año dijó sí a la invitación de Pedro Sánchez para que entrara en el Gobierno de coalición del PSOE y Podemos y responsabilizarse de la Seguridad Social en un gesto que muchos interpretaron como una forma de frenar al ala más radical y ansiosa de gasto del Gobierno y de tranquilizar a los mercados. Dice encontrarse cómodo con el plan fiscal del Ejecutivo, a pesar de que el Covid se ha llevado por delante todas las previsiones. Esta semana ha compartido protagonismo... Ver Más
abc.es
El liderazgo en la Iglesia en España
La crisis del COVID-19 representa un desafío extraordinario para las personas y para las instituciones. De forma especial interpela a quienes deben decidir sobre el presente y el futuro. La publicación del libro del Papa “La vida después de la pandemia” (Editrice Vaticana) es un acertado testimonio de la forma con la que Francisco está afrontando estos tiempos. También de sus propuestas. En España la Iglesia se ha retratado durante este período. Los sacerdotes han sido los héroes indiscutibles, a mucha distancia de otros actores públicos. Hay obispos que han escrito sobre el hoy y el mañana de forma conjunta. Primero fueron de los Navarra y el País Vasco. Hace poco los de Toledo. Pero si lo específico del cristiano, como método, es ofrecer una respuesta adecuada a la pregunta por el sentido de lo que nos pasa, desde la convicción de que Dios habla en la historia, todavía hay mucho camino que recorrer. La situación actual plantea algunas cuestiones claves en la forma como la Iglesia se presenta en la sociedad. ¿Está la Iglesia defendiendo la libertad, también la suya, de manera adecuada? Más temas, el liderazgo y la comunicación. Un principio básico de la gestión del liderazgo afirma que no se puede comunicar bien si no se dirige bien. El liderazgo implica serenidad, planificación, cercanía, carisma. ¿Quién lidera la Iglesia en España? Que no haya liderazgos fuertes, ¿es intencionalmente buscado?¿Se consigue la unidad de decisión y de acción con liderazgos débiles? Otro aspecto es la relación entre trasparencia, claridad y capacidad de escucha. Los esfuerzos de la Iglesia en España por la trasparencia no son menores. Ahí tenemos el ejemplo de lo referido a la economía. Pero esta actitud debiera impregnar todo el tejido eclesial. Mientras que la trasparencia consiste en contar lo que se sabe, la claridad radica en lograr que se entienda lo que se predica. No hay comunicación si no existe escucha. La comunicación institucional es la permanente asignatura pendiente de la Iglesia en nuestra sociedad. Un tarea ciertamente compleja… sin liderazgo. A no ser que el Papa Francisco sea también el líder de la Iglesia en España.
abc.es
Obispo de Ávila y víctima de Covid-19: «Me duele ver a la clase política enzarzada cuando tenemos un enemigo común»
Después de pasar más de un mes en el hospital, el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, puede decir que ha superado el Covid-19, pero no alza las campanas al vuelo. «Los médicos me dicen que tenga paciencia porque esto va a costar, pero yo me noto cada día mejor, sobre todo cuando miro atrás y veo en la situación que he estado», asegura a ABC. Durante este tiempo, el prelado ha perdido más de 10 kilos, aún se fatiga bastante y no ha recibido el alta médica. «Esta enfermedad te marca físicamente y te deja secuelas. Los médicos buscan tratamiento ante un virus cuyo comportamiento no tienen plenamente estudiado. Todo esto hace que tenga puesta la etiqueta de frágil», asegura este sacerdote, que no pierde el buen ánimo pese a que el Covid-19 le ha tenido en el último mes como en una «especie de montaña rusa». Pocos días después de decretarse el estado de alarma el pasado 14 de marzo, el obispo comenzó a notar que respiraba peor y que tenía algunas décimas de fiebre. Al principio pensó que era una simple gripe, pero decidió acudir al hospital. «Cuando me dijeron que era Covid-19 no había tomado suficiente conciencia de lo que eso significaba». Su mayor preocupación durante su larga estancia en el hospital ha sido su madre. «Pensaba mucho en qué situación iba a quedar mi madre si me pasaba algo. Es una mujer anciana de 90 años con un hijo que murió hace poco más de un año». Pese a la difícil situación familiar y los momentos en que llegó a pensar que podía morir, José María nunca perdió «la paz ni la confianza». Por eso está convencido de que esta crisis sanitaria que está causando «tanto sufrimiento y tantos muertos» debe servir para que la sociedad y la clase política comprendan que «es tiempo de vivir esa globalización de la solidaridad que propone el Papa Francisco porque de lo contrario nuestro mundo entrará en una situación muy difícil, en la que los pobres y los países más desfavorecidos van a sufrir más». «Me da miedo» Para el obispo de Ávila, las heridas que ha abierto esta pandemia obliga a todos los ciudadanos, pero sobre todo a los partidos políticos, a tener altura de miras. «Después de haber salido de esta situación me duele ver a la clase política enzarzada cuando tenemos un enemigo común. Vemos que tenemos ante nosotros un horizonte de crisis social y económica y estamos entretenidos en imposiciones ideológicas, en réditos electorales o partidistas», se lamenta. El prelado también cree que la Iglesia tiene muchos retos por delante. «No podemos conformarnos con una Iglesia virtual. Por eso celebro la vuelta a la misa con las medidas necesarias», asegura el obispo Ávila, quien, sin embargo, no oculta su preocupación por la salud de los sacerdotes que en su mayoría son personas mayores, los más vulnerables frente al Covid-19. «Me da miedo, quizás por haber experimentado las consecuencias del coronavirus. Sé que se están cuidando pero yo sigo con miedo», afirma. Por eso recuerda a los sacerdotes y a todas las personas mayores que la dispensa del precepto de la misa dominical sigue en vigor, ya que es «una manera de decirles que el Señor quiere que se cuiden».
abc.es
Fábricas españolas a pleno pulmón: jabones y geles hidroalcohólicos, tan imprescindibles como el comer
Nadie sale a la calle estos días sin un bote de gel hidroalcohólico que echarse al bolso o el coche. Y, en la cesta de la compra, el jabón se ha convertido en un objeto igual de preciado y necesario que el arroz, la leche o el azúcar. Dos empresas españolas no han detenido ni un solo día su producción desde que estalló esta crisis del coronavirus, surtiendo al mercado español y parte del europeo. En Fuenlabrada (Madrid) y en Caparroso (Navarra), Jabones Pardo y Extractelur abren sus puertas a ABC y muestran que están plenamente comprometidas con la higiene y también con la solidaridad: La «barrera de la abuela» contra el Covid-19: Tan antiguo como el baile, el jabón se ha convertido en el arma higiénica imbatible para frenar el virus. Una empresa familiar domina el arte jabonero Aceites naturales y sosa en su proceso de saponificación resultan en jabón. Una empresa familiar, Jabones Pardo, domina cada paso de esta transformación con maestría y mimo artesanal. Cuatro generaciones de los Pardo trabajan en las entrañas de la planta que tienen ubicada en el municipio madrileño de Fuenlabrada donde laboran estos días sin descanso unos 50 operarios. Nadie discute sobre la importancia del jabón y la higiene en la crisis actual. Tal y como explica a ABC uno de los miembros más jóvenes de la familia, el responsable de Exportación, Rubén Pardo, es un hecho notorio que en estos momentos «la gente está consumiendo más jabón», porque es un arma básica que dispara al corazón del maldito patógeno. «Pero también resulta el medio más económico, ecológico y eficaz para luchar contra ello. Parece mentira que el remedio de la abuela resulte ser tan útil» contra el avance del coronavirus, afirma Rubén. «Altruismo en el ADN» El volumen de producción de esta empresa es gigantesco. En el año 2019, fabricaron casi cinco millones de kilos de jabón y geles corporales. Según los ranking europeos, esta compañía se encuentra en el «top ten» de las instalaciones de su rama en el Viejo Continente. Pero la facturación demuestra no estar reñida con el altruismo que ha demandado esta crisis. Desde este lugar ha partido tres veces un camión lleno rumbo al hospital de campaña de Ifema, que ya apagó sus luces. Jabones Pardo donó 45.000 pastillas de jabón y 8.000 lociones o geles para que los pacientes ingresados en este centro sanitario improvisado en los pabellones del recinto ferial pudieran «oler a Pardo». De hecho, la solidaridad es un acompañamiento estándar en las maneras de esta familia, que tiene entre su «cartera» de habituales a organizaciones de ayuda humanitaria como Cruz Roja, la Asociación Española contra el Cáncer y las ONG Menudos Corazones y Red Madre. Rubén se resiste a alardear de ello. Sí comenta: «¿Cómo no íbamos a estar ahí cuando en esta crisis lo que producimos es esencial? Es en estos momentos cuando hay que demostrar que se puede echar una mano». Durante este tiempo la fábrica no se ha detenido ni en el parón propio de la Semana Santa; todos los turnos han tenido que adaptarse a las necesidades especiales de higiene que exigía la emergencia de salud pública. La protección se ha rearmado, cobijando al maestro jabonero como si fuera «oro en paño», casi «enjaulado», porque, según señala el responsable de Exportación, «es la llave maestra para la fabricación de jabones». Los trabajadores han tenido que pertrecharse de los equipos de protección individual pertinentes, rotar en turnos y coordinarse en un esfuerzo mayor al habitual. Rubén Pardo no oculta que se ha tenido que mitigar la producción para proteger a los trabajadores de una inusual carga de trabajo y, al hacer números, tiene claro que algunas líneas de venta se han resentido, como es natural, porque han cerrado muchos establecimientos y los centros comerciales. «La exportación ha caído, como fuente de ingresos, en un 50% y se ha priorizado el mercado nacional con responsabilidad –asume–. Pese a las pérdidas, no somos de los sectores que más hemos notado la caída, la crisis y el desabastecimiento». «El jabón es y seguirá siendo crucial», remata este miembro de la cuarta generación de los Pardo. El único desinfectante 100% vegetal del sur de Europa: Una empresa radicada en un pueblo de Navarra abastece a España y sus vecinos de glicerina, la materia esencial para el gel hidroalcohólico Oscar Gutiérrez es el director de la empresa Extractelur desde septiembre de 2019. Seis meses después de aceptar el puesto, estalló la crisis del coronavirus. «Estábamos preparándolo todo para hacer una parada técnica, pero...», se interrumpe. Instalaciones y plantilla asumieron la «avalancha de pedidos» que se registró en marzo y la que estaba por venir. Gutiérrez se dirige desde Vitoria-Gasteiz un par de veces cada semana a Caparroso, un pequeño pueblo de la comarca de la Ribera Arga-Aragón a 56 kilómetros al sureste de Pamplona, para revisar el estado de la maquinaria y también los ánimos de los 23 trabajadores de la planta. No es un área especialmente industrial, pero Extractelur ha dado vida y negocio, corrobora el alcalde, Carlos Alcuaz. La mayoría del pueblo de 2.700 habitantes están volcados en la agricultura y la ganadería, un «verdadero ejemplo de heroicidad» estos días en la zona, reseña Gutiérrez: «Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando llueve, pero ahora es cuando nos damos cuenta de la trascendencia de la agricultura. Se nos hacían necesarios, pero son imprescindibles. Justo antes de la crisis estaban en la calle pidiendo ayudas. Y míralos ahora», se detiene. Dentro de la planta (depende de la firma Oleofat radicada en Tudela), las llamadas que provienen de Francia, Portugal, Italia y España les tienen absolutamente «desbordados». Extractelur producía biocarburantes, se readaptó al mercado y a la lucha contra el cambio climático. El Covid-19 le ha exigido reacondicionar sus dos líneas productivas para convertirse en la única empresa del sur de Europa que produce glicerina 100% vegetal, con una pureza por la que puja tanto el sector alimentario como el farmacéutico y cosmético. «Nos la quitan de las manos. ¿Y para qué sirve, se preguntarán los lectores?». Gutiérrez se somete a su propio interrogante para desarrollar el porqué de la altísima cotización de un producto que ha pasado a ser clave en la era que ha impuesto el coronavirus. La glicerina vegetal es un componente orgánico presente en grasas vegetales. Ha devenido en una materia prima básica para las soluciones y geles hidroalcohólicos que se han convertido en el EPI de la higiene en los hogares, hospitales y compañías. «Tenemos lista de espera. Hay una elevadísima demanda en todos los países, no damos abasto porque la mayoría de fábricas europeas han cerrado estos meses», cuenta el director. El producto que sale de la empresa que montó Acciona hace dos décadas (cerró entre 2009 y 2018) se transforma en cremas y geles hidratantes, cuyo consumo también se ha disparado estas últimas semanas. Gutiérrez apunta dos parámetros que dejan claro el provechoso porvenir a medio plazo que tendrá la glicerina española: «Aunque produjéramos el doble, no se abastecería la demanda. Y está todo vendido». La capacidad máxima de fabricación en Caparroso es de 360-400 toneladas al mes. Otro asunto es el precio, del que se habla con cierto pudor en plena pandemia. Según los indicadores europeos, una tonelada de glicerina en febrero costaba entre 600 y 700 euros. Las previsiones apuntan a que podría llegar a 6.000 euros. «A mediados de abril la glicerina vegetal cuesta justo el doble que en marzo. No dudo de que se va a triplicar su valor. Los pedidos de glicerina van a seguir creciendo de modo exponencial y aun así, la glicerina de Caparroso está un 40% por debajo del precio que hay en el mercado hoy por hoy», afirma el director de Extractelur. «Está claro que la crisis nos ha venido bien, por desgracia y en medio de tanta desgracia», dice Gutiérrez.
abc.es
Pediatras confirman la relación entre la enfermedad de Kawasaki y el Covid-19
Los pediatras lo dan por hecho. El síndrome de Kawasaki, una afección que causa inflamación (hinchazón y enrojecimiento) en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo y que afecta principalmente a menores de cinco años, guarda algún tipo de relación con la Covid-19. Especialistas de varios centros españoles, de Reino Unido, Francia e Italia han visto cómo durante estos meses de pandemia la incidencia de esta enfermedad aumentaba, en algunos casos de forma exponencial, por lo que ahora investigan su posible vinculación con el SARS-CoV-2. La casuística ha sido especialmente importante en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, centro pediátrico de referencia en España y donde se ven anualmente unos doce casos de este síndrome. En solo un mes, coincidiendo con la pandemia, se han registrado 14 casos. De éstos, la mitad dieron positivo a la Covid-19, según explica en declaraciones a ABC el doctor Jordi Anton, responsable de Reumatología Pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu. Anton lleva años estudiando la prevalencia del síndrome Kawasaki en niños. Precisamente desde la experiencia, admite su «sorpresa» ante la elevada incidencia de esta dolencia pediátrica durante la fase pandémica. «Es algo que nos ha sorprendido. No solo ha pasado en España. Al percibir el incremento de casos me puse en contacto con especialistas de Reino Unido, Francia e Italia, y habían percibido lo mismo», señala el experto en declaraciones a ABC. Inusual dolor abdominal De los 14 casos detectados en su hospital, de edades comprendidas entre los 34 meses y los 14 años, prácticamente la mayoría (un total de 11 eran «cuadros de Kawasaki» (9 completos y dos incompletos) y los tres restantes -los tres requirieron ingreso en UCI- eran casos compatibles con lo que se denomina «un shock pediátrico», que se caracteriza por un cuadro inusual de dolor abdominal, acompañado de síntomas gastrointestinales como diarrea y vómitos, que puede evolucionar hacia un cuadro severo de taquicardia e hipotensión, según definió la Asociación Española de Pediatría (AEP) cuando alertó hace unas semanas en un comunicado interno del incremento casos pediátricos con este cuadro en el Reino Unido. En la nota la AEP alertaba de algunos síntomas de este «shock», que ahora la OMS ha calificado como «síndrome inflamatorio multisistémico en niños», como la elevada fiebre, el enrojecimiento de la piel (eritrodermia) y la inyección conjuntival (irritación de los ojos), eran comunes al síndrome de Kawasaki. Anton ve, desde la experiencia, fácil distinguir entre un cuadro de Kawasaki y uno de shock pediátrico. «Los cuadros de Kawasaki no presentan hipotensión y son menos graves que los casos de shock, que suelen ir a la UCI», explica el responsable de reumatología pediátrica del Sant Joan de Déu, quien lanza un mensaje de tranquilidad a la sociedad y recuerda que los casos de Kawasaki suelen resolverse en planta y en su inmensa mayoría no revisten gravedad. Ahora, los expertos intentan averiguar si la relación entre el síndrome de Kawasaki y la Covid-19 es directa o indirecta. «Es decir, si aparece de forma inmediata, fruto del contagio o bien si aparece más tarde y forma parte de la respuesta inmune contra el agente externo», explica Jordi Anton en declaraciones a este medio. Ante la evidencia clínica de estos meses de Covid-19, el especialista afirma que «hemos visto un incremento de casos de Kawasaki coincidiendo con la fase de pandemia. No tengo ninguna duda de que ha habido más incidencia, no solo en España sino también en Inglaterra, Francia e Italia. Por ello es razonable pensar que la Covid-19 juega un papel en el síndrome de Kawasaki», concluye Anton. Aumento de casos de «shock» pediátrico en UCI Por su parte, y desde la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP), su presidente, Javier Benito, constata en declaraciones a ABC la mayor incidencia de «cuadros compatibles con shock pediátrico», más graves que el síndrome de Kawasaki. «No se le podría denominar síndrome de Kawasaki, aunque comparten algunos de sus síntomas», aclara Benito. Basándose en la casuística de estos últimos meses, Benito asegura que en las UCI se ha percibido un ligero aumento de casos pediátricos con estos cuadros y que en algunos casos estaban asociados a la Covid-19. «No podemos establecer una relación clara entre Covid y estos cuadros, aunque sí podemos decir que algunos de ellos han podido ser desencadenados por la Covid», precisa el presidente de la SEUP.
abc.es
Los bandazos de Sanidad con los datos comprometen las investigaciones académicas
Aunque parezca mentira, todavía hay valientes que no se rinden. Con el paso de las semanas han sido muchos los investigadores que han dado un paso a un lado al comprobar cómo las continuas modificaciones metodológicas que el Ministerio de Sanidad ha introducido en los informes del coronavirus daban al traste con su trabajo. Pero todavía quedan algunos que no tiran la toalla, pese a las zancadillas, e invierten su tiempo, esfuerzo y capacidad en intentar establecer modelos predictivos que ayuden, ya sea los gobernantes o a la sociedad, a entender mejor la peor pandemia de nuestra era. Amanda Fernández y Stefano Cabras son dos de estos supervivientes que siguen en un combate que a ojos de terceros podría parecer estéril. Las predicciones estadísticas son más efectivas cuanto más estables sean los datos con las que se realizan. Por ello ambos admiten que les resulta muy difícil interpretar la información que facilita el Ministerio sobre contagiados, hospitalizados, curados o fallecidos por Covid-19 cuando, de un día para otro, algunas de estas variables desaparecen como por arte de magia. «Es horrible. Entiendo que pueda haber cambios. Bueno, más bien lo entendía al principio. Ahora que casi llevamos tres meses de pandemia no sé qué pensar…», suspira Fernández, investigadora postdoctoral en la Universidad Humboldt de Berlín, que forma parte de un grupo de investigación que intenta predecir el comportamiento de la pandemia. «En el grupo de investigación no hay semana en el que no haya alguien que se pregunte por qué narices estamos haciendo esto», reconoce. «Los continuos cambios generan una incertidumbre social increíble, ya no te fías de nada», admite, por su parte, Stefano Cabras, profesor del departamento de Estadística de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), quien recientemente ha finalizado una investigación que actualmente ha puesto en revisión y que se basaba en tres variables de las ofrecidas por el Ministerio: contagiados, fallecidos y recuperados. «Lo he dejado como está» «Pero no puedo actualizarlo a partir de ahora porque decidieron eliminar la serie de recuperados. Lo he tenido que dejar como está», lamenta Cabras, quien siente que otros colegas hayan tenido que desistir al comprobar la escasa fiabilidad de los datos de Sanidad. «Había gente muy competente en Valencia, por ejemplo, que lo ha dejado al ver que no se podía hacer nada con los datos, que no eran buenos», suscribe Cabras. Quizá se refiere al grupo de investigación MUNQU (Modelling Uncertainty Quantification) de la Universidad Politécnica de Valencia que, a principios de abril y cuando comenzaron los problemas graves en los informes, emitieron un comunicado anunciando que iban a paralizar sus predicciones -bastante afinadas- para revisar su modelo: «Lo sentimos mucho y esperamos pronto publicar nuevos informes corregidos, si bien será difícil que sean aplicables a toda España por la falta de homogeneidad de los datos en las diversas comunidades autónomas». «Es que si tienes un protocolo de medición y de repente lo cambias, todo lo que tenías anteriormente no sirve para después», expone Cabras, quien reconoce que, en cuanto comenzó a ver problemas en algunas series estadísticas del Ministerio, directamente decidió no incluirlas en su informe. Mejor en otros países «Cuando empezamos con las predicciones, los datos venían de una manera, pero luego te cambian la estructura del a base de datos y tienes que volver para atrás rehacerlo todo», rememora Fernández, quien también echa en falta que el Ministerio sea más transparente al ofrecer los datos: «No entiendo que no haya una web completa con todos los datos y luego tú descargues los que te interese. Transparencia total, que cada uno con sus conocimientos aproveche lo que pueda pero que tenga todo a su disposición». Fernández explica, en este sentido, que hace semanas solicitó a un contacto en Alemania para un pequeño estudio sobre la evolución del coronavirus allí. «Los alemanes son gente muy organizada y muy ordenada», arranca la investigadora, quien destaca que recibió información muy detallada, al contrario que en España. «Eran datos mucho más desagregados con información por genero, grupo de edad, los casos… vamos, la información era como yo querría que dieran aquí», resuelve Fernández. «Hay cosas en España que no entiendo», subraya el profesor Cabras, que pone como ejemplo el modo en el que se están ofreciendo datos estadísticos en Italia, a su juicio, más certero y efectivo que el español. «Lo han hecho todo muy sencillo. Protección Civil centraliza los datos y tiene los datos individualizados». Al margen de la recogida de información, ambos coinciden en que las variables sobre las que informa Sanidad tampoco están demasiado definidas. «Echo en falta una definición clara de los parámetros», manifiesta Fernández, quien continúa: «Al principio teníamos muchos problemas para saber qué era un caso. Como no había test, la definición de caso era totalmente diferente. En Cataluña era solo aquellas personas con PCR positiva pero a nivel general, si no lo entendí mal, era positivo por test o sintomatología», rememora la investigadora, quien confiesa que tiene la impresión de que «cada Comunidad hace lo que quiere». Este hecho, como el resto de cambios metodológicos, «induce variabilidad que no está ligada a la pandemia», como censura el profesor Cabras y, a buen seguro, continuará dando problemas a investigadores que, él y Fernández, intenten poner su experiencia a disposición de la sociedad para elaborar trabajos de investigación sobre la pandemia. No obstante, avisan. No se van a rendir tan pronto, como advierte Fernández: «Intentamos hacer lo que sabemos con lo que tenemos. Es mejor intentar hacer algo que quedarte de brazos cruzados. Seguramente cuando vuelva a haber problemas, nos enfadaremos. Pero seguiremos». Frenazo a un modelo predictivo El Comité Español de Matemáticas (CEMat) inició, cuando estalló la pandemia, un proyecto para intentar ayudar. Puso en marcha un proyecto colaborativo para generar una herramienta que fuera capaz de predecir el comportamiento del coronavirus. Cuando la institución realizó el llamamiento, más de 60 grupos de investigación se ofrecieron a participar. «El objetivo era intentar ayudar», explica José Antonio Vivar, coordinador del dicho proyecto de predicción cooperativa y catedrático en el departamento de Matemáticas de la Universidad de La Coruña. No obstante, como reconoce, ahora que la herramienta estaba prácticamente lista después de superar numerosos obstáculos, han tenido que parar a la espera de que el Ministerio de Sanidad ofrezca unos datos fiables. «Entonces nos encontramos con el problema de los datos», lamenta Vivar, que ahonda en el último contratiempo que han tenido provocado por la información de la pandemia que ofrece Sanidad. «Si no tengo los datos bien registrados, y me refiero a que no son homogéneos o consistentes, estás engañando a tu herramienta», comenta el matemático, quien también reconoce que, a lo largo de los últimos meses y pese a la ilusión que ha despertado este proyecto, ha habido otros momentos difíciles. «Trabajamos con series acumuladas y a veces se nos generaba un descenso en alguna variable. Eso no puede ser y esas anomalías hacen mucho daño al trabajo metodológico», critica Vivar, quien refleja que este proyecto, por analizar numerosas variables, es más sensible si una de ellas -como ha ocurrido varias veces durante la pandemia- es modificada por Sanidad: «Hacemos predicciones para cada combinación de variables de interés -fallecidos, hospitalizados…-, pero en cada caso hay una serie temporal en cada comunidad autónoma y queremos hacer la predicción para siete horizontes o escenarios distintos». Por ello, como es fácil de entender, si un dato se ofrece de distinta forma de repente o, directamente, el Ministerio deja de ofrecerlo -como ha ocurrido en varias ocasiones-, todo salta por los aires y la herramienta necesita una revisión. «Cuando pasan cosas así hay momentos de desmotivación, ya que si los datos no funcionan, el programa se cae. Y entonces le metes un parche, luego otro…», enumera el matemático, quien también confirma que cada una de estas modificaciones al calor de los cambios en los informes suponen muchas horas de trabajo. «Trabajo sí, le hemos dedicado mucho, pero ha habido veces que hasta nosotros teníamos reparo con las predicciones dados los problemas que había con los datos», reconoce Vivar. No obstante, confirma que todavía les quedan ganas para volver a poner en marcha la maquinaria una vez que el Instituto Carlos III vuelva a ofrecer las series estadísticas tras el proceso de revisión que comenzó la semana pasada. «Si después de todo esto conseguimos que seamos conscientes de la importancia que tienen los datos, ya será algo. Detrás de los datos están las decisiones de corte político y pragmático, como qué vamos a hacer con las UCI, por ejemplo», reivindica Vivar, que concluye: «No dar importancia a los datos es falsear decisiones y no darles respaldo».
abc.es
Francia envidia el éxito alemán en la gestión de la pandemia
La imagen del Airbus A-400 de la Luftwaffe aterrizando en Estrasburgo, a finales de marzo, para llevarse a hospitales alemanes a pacientes de la Covid-19 fue ilustrativa de la cooperación europea. Francia, que vio desbordadas sus UCI, ha agradecido...
lavanguardia.com
¿Puedo usar la misma crema solar para el cuerpo y para la cara?
Puede que la crema solar que utilices sea una «que tenías por casa»; tal vez elijas siempre la del factor de protección más alto «por si acaso» o elijas una de factor más bajo porque así «te pones moreno». Pero la elección de un protector solar no debería ser algo que tomarnos a la ligera. Es esencial elegir uno que se adapte a nuestras características, y, para ello, lo primero que debemos hacer es aprender a «descifrar» sus etiquetas. ¿Qué significa FPS? Como punto de partida, debemos entender las siglas que podemos encontrar en los envases de estos productos. En primer lugar encontramos el indicador FPS (o SPF), referente al factor de protección solar de cada crema. Este, explica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia y experta en dermocosmética, no indica el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol antes de volver a aplicarse una crema. «El FPS es una medida que indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural del cuerpo frente al enrojecimiento previo a la quemadura. Es decir, un FPS 30 nos indica que nuestro nivel de protección frente a un riesgo de quemadura es 30 veces superior que si no estuviéramos utilizando un fotoprotector», indica la experta. ¿Qué tipos de filtros existen? Ana Molina, dermatóloga del hospital Fundación Jiménez Díaz y profesora de dermatología en la Universidad Autónoma de Madrid, explica qué son los filtros UVA y UVB, siglas que podemos leer con normalidad en las etiquetas de los protectores solares. «La radiación solar está compuesta por radiación ultravioleta (UV), infrarroja (IR) y luz visible (LV). La radiación UV a su vez se divide en UVA, UVB y UVC. La radiación que nos llega es principalmente es la de tipo UVA. Ambas se relacionan con el envejecimiento de la piel, aunque los UVA son capaces de penetrar más profundamente en la piel que los UVB. Estos últimos son los responsables de la síntesis de Vitamina D», explica la dermatóloga. Pero, aun con toda esta información, nos puede costar elegir qué crema de protección es la que mejor se adapta a nosotros. El doctor Rubén del Río, dermatólogo de la Fundación Piel Sana de la AEDV, comenta que, para elegir un factor de protección es fundamental conocer qué fototipo cutáneo tenemos. Existe, explica, una clasificación sencilla del I al VI, utilizada en dermatología en función del tono de piel y la facilidad de aparición de eritema (rojez) cutaneo tras exposición solar. «Aun así, los dermatólogos en general solemos recomendar fotoprotectores con factor 50+», indica el experto. ¿Qué factor de protección debemos elegir? Rocío Escalante nos simplifica la elección: «Las pieles más claras tienen que optar por una protección alta, de 50. Una piel más oscura, morena, puede elegir un 30». Asimismo, comenta que es importante tener en cuenta dónde vamos a estar. «No es lo mismo ir a la playa que estar dentro de una oficina», apunta. Por ello, nos comenta que para estar expuestos directamente al sol debemos usar protección alta y de amplio espectro. Si, por el contrario, trabajamos en una oficina y no nos exponemos a la luz solar, podemos usar una protección media o incluso baja. Otra duda que puede surgir es si merece la pena comprar una crema solar específica para la cara y otra para el resto del cuerpo. Los tres expertos coinciden en que es mejor adquirir ambas. «Hablamos de productos con texturas diferentes y, en el caso de las cremas para el rostro, incluyen activos que aportan un plus», apunta Rocío Escalante. Por su parte, explica el doctor Rubén del Río que los fotoprotectores faciales «tienen muchas variantes» para piel seca, grasa, envejecida, intolerante, con lesiones pigmentadas o rosácea. «En cada caso la composición varía y hay que pedir consejo a un dermatólogo. En el caso corporal no hay tanta variabilidad y se busca más un alto factor se protección y una buena cosmeticidad y fácil aplicación», concluye el doctor del Río. Tres claves para elegir el mejor protector solar La dermatóloga Ana Molina nos trae tres claves en las que debemos fijarnos para elegir el protector solar definitivo: - Tipo de radiación frente a la que protege: lo ideal es buscar un fotoprotector que incorpore protección frente a radiación ultravioleta B que es lo más común: esto es lo que miden las famosas siglas SPF. Además debe proteger frente a radiación ultravioleta A, que suele venir especificado en el envase con UVA, muchas veces rodeado por un círculo. - Tipo de filtros que incorpora: lo ideal es que combine varios tipos de filtros físicos, químicos y biológicos. Los filtros físicos o minerales son ideales para pieles sensibles ya que se absorben menos, además empiezan a actuar nada más aplicarlos. Los filtros químicos absorben la radiación solar y son más aceptables cosméticamente. Los «biológicos» no protegen exactamente de la radiación solar en sentido más literal, pero ayudan a reparar el daño celular provocado por la radiación. - Tipo de textura: es importante elegir muy bien la textura del fotoprotector en función de la vida diaria o las actividades que vayamos a realizar, y diferenciar los fotoprotectores basales (en textura crema generalmente) de aquellos que usaremos a lo largo del día para retocar o renovar la fotoprotección (polvos, brumas).
abc.es
Diez recetas de gazpachos con algo más que tomate: cereza, sandía, remolacha o pepino
Por tomar, los gazpachos pueden tomarse durante todo el año, pero es en primavera y verano cuando este plato se convierte en un 'must¡ en todos los hogares y menús de restaurantes. ¿Por qué? Porque un vaso o bowl de gazpacho aporta todo lo que siempre buscamos cuando comemos: vitaminas, minerales, fibra... Elisa Escorihuela, nutricionista y dietista de Nutt Valencia y colaboradora en ABC Bienestar del blog Aula de nutrición, destaca de los gazpachos que son una buena fuente de hidratación y ahora que estamos en época de calor y tenemos que tomar líquidos, se trata de una bebida refrescante y llena de nutrientes: «Es un buen momento para hacer una receta fácil y rica, que a parte de hidratar por su contenido en agua, tiene una absorción lenta». Pero no nos podemos olvidar de que el gazpacho es una de las principales fuentes de fibra. Para personas que siguen una dieta de pérdida de peso es un componente fundamental porque nos va a reducir esa sensación de hambre; nos va a ayudar a prevenir diabetes o enfermedades cardiovasculares y reduce la posibilidad de padecer cáncer de colon», cuenta Elisa Escorihuela. Pero no todos los gazpachos tienen que tener o ser de tomate... Las posibilidades son infintas: cereza, pepino, manzana, melón, sandía, o incluso remolacha son algunos de los gazpachos más originales para refrescarnos los días de calor. «Es un plato muy completo, pero para que lo sea aún más hace falta una proteína, que aparecerá en los 'toppins', explica la nutricionista. Esto sería añadir jamón, huevo duro, mozzarella, sardinas o cualquier tipo de queso cremoso». Estas son algunas de las opciones más ricas y diferentes de hacer gazpacho:
abc.es
Cómo acelerar el metabolismo y hacer que el cuerpo despierte del legargo
En barbecho. Es la expresión que podría venirse a la mente cuando se piensa en cómo están viviendo algunas personas el confinamiento. Sin embargo, si hilamos más fino comprobamos que la RAE define el «barbecho» como la «tierra que no se siembra durante un tiempo para que descanse» y que esa acción tiene una connotación positiva, pues la idea es que esa tierra se enriquezca de nutrientes durante el descanso para aumentar su calidad y ser así más fértil. Y aquí es donde en realidad falla la ecuación aplicada al confinamiento pues el «barbecho» practicado en estos meses no ha sido precisamente enriquecedor para el cuerpo. La falta de actividad física ha hecho que perdamos masa muscular, el aumento en el consumo de carbohidratos (alimentos con harinas refinadas y azúcares, sobre todo) y con grasas saturadas ha aumentado los niveles de grasa corporal y el descontrol de horarios de sueño y vigilia ha provocado un cansancio permanente. ¿El resultado? Hemos ralentizado el metabolismo y nos hemos quedado, pues eso, en barbecho, pero del malo, del que deja la «tierra» peor de lo que estaba. Para despertar del letargo al que hemos sometido al cuerpo la clave está en activar el metabolismo. Pero para ello es importante entender primero, según explica la Dra. María Amaro, creadora del Método Amaro de adelgazamiento, entender varios conceptos básicos, como el «metabolismo basal». El metabolismo basal es, según explica, la energía que necesita una persona estando en reposo, sin realizar ninguna actividad física, es decir, las calorías mínimas necesarias para que esa persona realice una actividad básica diaria y los procesos vitales del organismo (dormir, respirar, pensar, que la sangre circule, realizar la digestión, mantenerse caliente cuando hace frío…….). En general, el metabolismo basal disminuye a partir de los 40 años, pero según revela la Dra. Amaro existen, además de la edad, otros factores que influyen en él, como la genética, el tamaño del cuerpo (cuanto mayor es, mayor gasto de energía se produce), el sexo (los hombres tienen más masa muscular y por tanto queman más calorías), la composición corporal (si se tiene más masa muscular más calorías se quemarán incluso en reposo) y, por último, los hábitos alimenticios y deportivos. Y es en estos dos últimos puntos (la composición corporal y los hábitos alimenticios y deportivos) donde tenemos algún margen de maniobra a la hora de intentar acelerar el metabolismo, según precisa la experta. Más proteínas, menos carbohidratos Las personas que han sometido muchas veces a su organismos a una dieta pobre en calorías suelen tener, según explica la Dra. Amaro un metabolismo ralentizado, pues, de alguna manera, han puesto al cuerpo en estado de «alerta» contribuyendo así a que el cuerpo se centre en crear depósitos de energía (casi siempre de grasa) para compensar el hecho de que no esté recibeindo los nutrientes necesarios ni las calorías mínimas para realizar las funciones orgánicas básicas. Pero a la hora de planificar cuáles serían los cambios en la alimentación necesarios para activar el metabolismo, la experta opina que deben tenerse en cuenta las variables específicas de cada persona. Mientras que a algunas personas les viene bien hacer 5-6 comidas diarias a otros les vendrá mejor lo contrario, es decir, menos comidas al día. Si a lo largo del día se consumen pequeños aperitivos saludables entre comidas (un puñado de frutos secos como almendras o nueces, una pieza de fruta, un yogur) se evita pasar hambre, se consumen menos calorías en la siguiente comida y se mantiene activo el metabolismo, si bien la Dra. Amaro aclara que esto no tiene por qué funcionar a todo el mundo. Lo que sí podría señalarse como una norma común es que a la hora de elaborar la dieta se deben priorizar las proteínas frente a los carbohidratos. «El cuerpo tarda más tiempo y necesita más energía para descomponer y digerir las proteínas que para procesar otros nutrientes. En concreto, el organismo gasta en torno al 20 o el 30% de las calorías que aportan las proteínas en digerir éstas, en comparación al 5 o 15% que necesita para procesar la grasa o los carbohidratos», argumenta Amaro. El aumento de proteínas contribuye a la formación del músculo y esa mayor masa muscular hace a su vez que se acelere el metabolismo. Por eso la experta explica que, en una dieta cuyo objetivo sea activar el metabolismo, se debe incluir carne magra, pescado, legumbres, huevos, queso y frutos secos. «Pero este aumento debe ser seguido bajo estricto control médico porque un exceso en la ingesta de proteínas puede tener un efecto perjudicial para el organismo atacando a la función renal y hepática», aclara. El café y el picante, sí, pero con cautela Además del incremento de proteínas, existen determinados nutrientes que pueden contribuir a acelerar el metabolismo, si bien la experta aclara que su consumo debe ser guiado por un profesional y que los consejos deben tomarse con cautela. Es el caso del café, pues la cafeína no es sólo un poderoso estimulante, sino que además tiene un efecto vasodilatador y se ha estudiado su capacidad para prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes. En lo que respecta al metabolismo, el café es una de las pocas sustancias naturales que lo aceleran, además de ser un gran aliado si se practica ejercicio. «Muchos atletas toman varias tazas de café antes de competir, ya que la cafeína aumenta los niveles de adrenalina. Esta hormona que prepara al cuerpo para realizar esfuerzo físico haciendo que las células grasas descompongan la grasa corporal en ácidos grasos libres que se usa como combustible cuando se hace ejercicio», explica. Sin embargo, la experta insiste en que el consumo de cafeína debe realizarse con un riguroso control médico, pues las personas con diversas patologías cardiovasculares no pueden abusar de esta sustancia.. Otra sustancia que puede acelerar el metabolismo es la capsaicina , presente es las comidas picantes. El componente activo que da el picante a estos alimentos es el encargado de disminuir los lípidos corporales mediante un mecanismo que motiva la muerte de las células grasas inmaduras, por lo que, según comenta la Dra. Amaro, su consumo podría ayudar a adelgazar. Eso sí, en este caso también es adecuado hacer un seguimiento médico pues las personas con problemas digestivos pueden sufrir las consecuencias cn estos alimentos. Los ejercicios que activan el cuerpo La clave está en que se necesitan más calorías para mantener el músculo que la grasa, por lo que si se tiene un buen tono muscular el metabolismo será más rápido. Es más, aun cuando no se utilizan para mover el cuerpo, los músculos siguen quemando energía para convertirla en calor y mantener la correcta temperatura corporal (36-37º) durante el día y la noche, tanto en verano como en invierno. El entrenamiento de fuerza, destinado a aumentar la masa muscular, es igual de importante para adelgazar (o más) que el entrenamiento aeróbico que se hace cuando se corre, se monta en bicicleta o se nada, según explica Amaro. Y esto es algo que es aún más importante a partir de cierta edad, pues el metabolismo basal disminuye en general a partir de los 40 años pero además a partir de esa edad también se pierde de manera progresiva la masa muscular, por lo que es importante, según explica la experta, hacer ejercicios de fuerza un mínimo de dos veces por semana con al menos un día de descanso entre ellos para dejar que los músculos descansen y así prevenir lesiones. Esto explica por qué suelen engordar los deportistas que dejan su actividad. «Aunque su dieta siga siendo la misma, su metabolismo se ralentiza ante la pérdida de masa muscular y el acumulo de grasa», señala. Y a esto hay que sumar que en el caso concreto de las mujeres los cambios hormonales relacionados con la menopausia, que suelen aparecer en torno a los 50 años, llevan a una mayor acumulación de grasa en la zona abdominal, más difícil de eliminar y también más peligrosa en cuestiones de salud. En estos casos, la Dra. Amaro explica que la dieta es importante pero que es fundamental que se acompañe de ejercicio. Dormir menos no adelgaza Otro de los aspectos importantes es el descanso pues, en contra de la creencia popular, reducir las horas de sueño no adelgaza, sino todo lo contrario. De hecho, tal como explica la Dra. Alaro, cuando se duerme menos de siete horas se produce un aumento de dos hormonas, la ghrelina y la leptina, que hacen que aumente el apetito y que busquemos fuentes de energía rápida, además de activar sensaciones de cansancio y menor temperatura corporal. Todo esto conlleva una menor actividad, un metabolismo ralentizado y una falta de control a la hora de ingerir alimentos lo que conduce, con toda probabilidad al aumento de peso.
abc.es
Mythos y logo: la ciencia que esconden los textos homéricos
Si pretendemos unir creatividad y ciencia, mitología y arte, literatura y ficción, no podemos por menos que desempolvar los relatos homéricos. Demostrar la historicidad de la Guerra de Troya le costó al arqueólogo aficionado Heinrich Schliemann sangre, sudor, lágrimas… y gran parte de su fortuna. En el siglo XX investigadores de diferentes disciplinas han vuelto a posar sus ojos en pasajes homéricos con la misma pasión con la que lo hizo el prusiano. La «Odisea» es un relato de veinticuatro cantos escrito en hexámetros –seis pies a base de dáctilos y espondeos- en los cuales se narra el retorno del rey de Ítaca a su hogar. Un nostoi que se prolongó durante diez largos años, a través de los cuales tuvieron lugar las más fantásticas aventuras. En uno de los fragmentos se puede leer: «el Sol ha sido borrado del cielo y una oscuridad maligna ha invadido el mundo». De esta guisa Homero simboliza el destino del centenar de pretendientes que aspiraba a casarse con Penélope, la esposa de Ulises. Aparentemente estamos ante una metáfora, pero y si fuera algo más… ¿Y si se tratara de un eclipse solar total? Un eclipse total de sol Un grupo de investigadores estadounidenses analizaron cuatro eventos astronómicos que ocurrieron de forma independiente unos de otros y que aparecen descritos en el relato de Homero. Allí se cuenta que seis días antes del asesinato de los pretendientes, Ulises regresó con la Estrella de la Mañana –el planeta Venus-, que es visible al amanecer. Además, preparó veintinueve días y medio antes el viaje hacia la isla, cuando las constelaciones de Bootes y las Pléyades podían ser divisadas en el cielo del crepúsculo. También describe que el día antes del asesinato de los pretendientes hubo luna nueva, un prerrequisito para que se produzca un eclipse total, y treinta y tres días antes el dios Hermes –Mercurio- subió hacia el crepúsculo, estando cerca del final de su trayectoria. Con todo ello, y armados de infinita paciencia, los científicos han podido calcular, después de muchas conjeturas, la existencia de un eclipse total de sol sobre las islas Jónicas hacia el 16 de abril de 1178 a. de C, diez años después del fin de la Guerra de Troya. Putrefacción humana El eclipse no es la única referencia científica que encontramos en los textos homéricos, allí también tenemos los primeros testimonios escritos del saber anatómico griego, con algunos términos que se han mantenido hasta nuestros días. Así, por ejemplo, el rapsoda usa el vocablo kranion para referirse a la calavera en su conjunto, llama iskhion al hueso de la cadera, y denomina a los cordones duros y tensos de la mano, indistintamente, como ténon y neuron. En cinco versos emite la hipótesis de la putrefacción de cadáveres: los gusanos surgen de las moscas que se posan en los cuerpos. Esto era realmente novedoso en aquellos momentos, es más, durante siglos se aceptará la teoría aristotélica de la generación espontánea, según la cual en los cadáveres aparecían gusanos como si surgieran del propio cuerpo. El texto de Homero hizo reflexionar a Francesco Redi, (1626-1697) médico y farmacéutico florentino que vivió en el siglo XVII. En 1688 introdujo materiales en estado de putrefacción dentro de varios frascos; algunos quedaron abiertos y otros cubiertos con una fina tela de algodón o con corcho. Al cabo de un tiempo, Redi observó que en los que estaban tapados no aparecían larvas, pero sí en los descubiertos. De esta forma, el toscano demostró que los gusanos de la carne no eran producto de la putrefacción, sino de las crías de las moscas que depositaban sus huevos en ella. En definitiva, el bardo tenía razón. Omne vivum ex vivo, toda vida proviene de la vida. Quizás sea un buen momento para releer -con otros ojos- los textos homéricos. Pedro Gargantilla es médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación
abc.es
La increíble distancia a la que se oye a una langosta que frota su antena
Las langostas marinas emiten un extraño sonido, único en la naturaleza, que podría considerarse el equivalente biológico de un violín. El chirrido se produce cuando el crustáceo frota una extensión de su antena contra un tejido que se despliega bajo sus ojos. El comportamiento se realiza para comunicarse o disuadir a posibles depredadores. Además de raro, es bastante escandaloso. Un nuevo estudio publicado en «Scientific Reports» afirma que el ruido puede detectarse hasta a 3 km de distancia bajo el agua. Youenn Jézéquel y sus colegas registraron 1.560 de estos sonidos producidos por 24 langostas espinosas en la bahía de Saint Anne du Portzic, Francia. Los sonidos se grabaron utilizando ocho micrófonos submarinos ubicados entre 0,5 y 100 m de distancia de las langostas. Los autores encontraron que solo los individuos grandes podían registrarse a una distancia de 100 m, mientras que los individuos intermedios, pequeños y muy pequeños no podían registrarse a distancias superiores a 50, 20 y 10 m, respectivamente. Cuidar la especie Sobre la base de estas mediciones, la pérdida esperada de la intensidad del sonido a lo largo de la distancia y los niveles de ruido de fondo presentes durante el experimento, los autores estimaron que los roces producidos por grandes langostas pueden ser detectables hasta a 400 m de distancia. E incluso más lejos. Los investigadores creen que en condiciones de bajo ruido de fondo, los sonidos producidos por los ejemplares más grandes (13,5 cm de largo) podrían detectarse hasta a 3 km de distancia. Los resultados demuestran que estos sonidos podrían usarse para detectar y examinar poblaciones de langostas espinosas a kilómetros de distancia. Según los autores, como la especie es escasa en aguas europeas debido a décadas de sobrepesca, se necesitan herramientas no invasivas, como el monitoreo acústico, para manejar mejor esta especie vulnerable.
abc.es
Misteriosos estallidos ayudan a encontrar la materia perdida del universo
Un equipo de astrónomos cree haber resuelto uno de los grandes misterios del universo: dónde se encuentra hasta la mitad de toda la materia que hay en el cosmos, cuya existencia fue predicha hace casi treinta años pero que no ha podido ser detectada hasta ahora. El misterio, un verdadero quebradero de cabeza para los científicos, se refiere a la materia ordinaria, la bariónica, compuesta por átomos, protones y electrones, y que da forma desde a las estrellas y planetas a todo lo que nos rodea, incluidos nosotros mismos. Es diferente de la materia oscura, que sigue siendo esquiva y representa aproximadamente el 85% de la materia total en el cosmos. Detectar ese materia que se echaba en falta en el vasto espacio entre galaxias y estrellas utilizando técnicas y telescopios tradicionales ha resultado muy difícil. Por eso, una nueva investigación ha recurrido a las ráfagas de radio rápidas (FRB), unos misteriosos pulsos de ondas de radio extraordinariamente energéticos que duran milisegundos y provienen de galaxias distantes, para pesar la materia intergaláctica. Y los resultados, publicados en la revista «Nature», coinciden con las predicciones. «Sabemos por las mediciones del Big Bang cuánta materia (ordinaria) había en el comienzo del universo. Pero cuando observamos el universo actual, no pudimos encontrar la mitad de lo que debería estar allí. Fue un poco embarazoso», reconoce Jean-Pierre Macquart, del nodo de la Universidad de Curtin del Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía (ICRAR) y coautor del estudio. «El espacio intergaláctico es muy escaso -señala-, la materia faltante era equivalente a solo uno o dos átomos en una habitación del tamaño de una oficina promedio». Estación de pesaje cósmica El equipo utilizó las ráfagas de radio rápidas como «estaciones de pesaje cósmicas». Tras el estallido, las diferentes longitudes de onda viajan a la misma velocidad en el vacío del espacio. Pero cuando se encuentran con la materia, la cosa cambia. Cada una tiene su propia velocidad. Eso desvela la presencia de la materia perdida. «La radiación de las ráfagas rápidas de radio se dispersa por la materia faltante de la misma manera que se ven los colores de la luz solar separados en un prisma», señala Macquart. Para capturar las explosiones y ubicar sus orígenes en sus galaxias anfitrionas con gran precisión, los investigadores emplearon el radiotelescopio australiano ASKAP de CSIRO, que tiene un amplio campo de visión, aproximadamente 60 veces el tamaño de la Luna llena, y puede obtener imágenes en alta resolución. Las antenas de ASKAP registran el retraso «en una fracción de segundo», dice Keith Bannister, de CSIRO. «Esto permite determinar la ubicación de la ráfaga de radio rápida al ancho de un cabello humano a 200 metros de distancia», asegura. Seis estallidos La distancia a la que se han emitido las ráfagas, comprobada con telescopios ópticos en luz visible, y el retraso de las diferentes longitudes de onda muestran la densidad de la materia perdida en el cosmos. Para ello, los investigadores siguieron el recorrido de seis estallidos a través del espacio. El equipo también precisó los lejos que se encuentra una ráfaga de radio rápida y cómo se propaga la explosión a medida que viaja a través del Universo. «Hemos descubierto el equivalente de la Ley de Hubble-Lemaitre para las galaxias, solo para ráfagas de radio rápidas», señalan. La Ley Hubble-Lemaitre dice que cuanto más distante está una galaxia de nosotros, más rápido se aleja, lo que sustenta todas las mediciones de galaxias a distancias cosmológicas.<iframe title="vimeo-player" src="https://player.vimeo.com/video/422293492" width="100%" height="349" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
abc.es
El núcleo terrestre puede esconder más de cinco océanos en su interior
Existen muchos estudios que prueban que bajo de nuestros pies, más hondo que el fondo de nuestros mares y océanos, hay grandes reservas de agua. Incluso más que en la superficie. Muchas son las evidencias de que el líquido elemento se encuentra «incrustado» en los minerales del manto, sobre todo en la zona de transición, entre los 400 y los 700 kilómetros de profundidad. Pero, a partir de aquí, la Tierra se vuelve relativamente «seca». Sin embargo, un nuevo estudio asegura que aún habría más agua oculta en el interior de nuestro planeta. Concretamente en el núcleo, que podría albergar la equivalencia de cinco océanos en su interior. La investigación, liderada por Yunguo Li, investigador asociado de la facultad de Matemáticas y Física del University College London, se acaba de publicar en la revista «Nature Geoscience» y podría ser toda una revolución no solo de cara a conocer cuánto agua alberga el planeta, sino cuáles fueron sus orígenes. «Todavía hay grandes incertidumbres, pero es seguro que hay más agua debajo de la superficie. Nuestro estudio señala que el núcleo es la mayor reserva de agua en la Tierra», afirma Li a ABC, que explica que este líquido estaría presente en los átomos de soluto, «diluido» en el hierro fundido del núcleo. Sin embargo, el mayor inconveniente de esta teoría reside en que, al contrario de lo que sucede con el manto, es imposible obtener una muestra del centro terrestre. Al menos, de momento. Recreando el principio «En el laboratorio, los científicos han intentado simular el entorno de la formación del núcleo, pero hasta ahora, la presión es mucho más baja que esa condición y las conclusiones parecen contradictorias», argumenta el investigador. Recrear el origen de la formación del núcleo en esta etapa primaria podría tener la clave de la presencia de agua no solo aquí, sino en el resto del planeta. La cantidad de agua que hay en el núcleo depende básicamente de dos factores: uno es el coeficiente de partición del agua entre el material del núcleo y el material del manto. Es decir, a dónde ‘prefiere’ ir el agua: si a minerales como la ringwoodita, que son bastante solubles y que pueblan el manto; o al hierro líquido del núcleo. Por otro lado, también depende de la cantidad de agua presente durante el proceso de separación entre el núcleo y el manto, fase que se dio al principio de la creación de nuestro planeta. En la actualidad, existen dos teorías: una que afirma que llegó a bordo de cometas y asteroides durante el «Gran Bombardeo» ocurrido hace más de 3.000 millones de años; y otra, completamente opuesta, que argumenta que nuestro planeta la tuvo desde el mismo momento de su formación o que fue capaz de fabricarla por medio de procesos geológicos. Así, para la primera cuestión, el equipo británico calculó el reparto del agua entre el hierro y el silicato fundido a altas presiones y temperaturas, utilizando técnicas de dinámica molecular y de integración termodinámica. Es decir, la «preferencia» del agua por unos u otros materiales. «El agua prefiere la fusión del silicato sobre los minerales sólidos. Es decir, el agua también prefiere ir al núcleo sobre los minerales del manto, como la ringwoodita», escriben en su artículo. Además, determinaron que la mayor parte del agua habría ido al núcleo durante la división del interior de la Tierra. «Aparte, las placas de subducción arrastran agua, que también ingresa en el núcleo», explica Li. Es así como el estudio demuestra que el núcleo debe tener «una cantidad apreciable de agua». La cantidad exacta de océanos Li y su equipo dicen que su investigación señala que «cuando el núcleo comenzó a separarse del manto en forma de hierro líquido, la mayor parte del agua presente durante ese proceso fue atraída hacia las bolsas de hierro líquido y se hundió para formar el núcleo». Sin embargo, la cuestión de cuánta agua hay ahí abajo sigue siendo una pregunta sin respuesta. «Nuestro estudio no puede dar una respuesta definitiva. Depende del modelo de acumulación de la Tierra: cuánta agua había llegado a la Tierra antes de la separación entre el núcleo y el manto», admite el investigador. «Pero según los estudios de isótopos más recientes y el modelo de acreción de la Tierra, puede haber más de cinco océanos en el núcleo». La misma cantidad de agua que rodea los continentes puede estar oculta en el fondo terrestre.
abc.es
La «otra» cara de los sistemas de cifrado en Facebook: puede proteger a pederastas
Las fuerzas de seguridad de muchos Estados han criticado en los últimos años la escasa colaboración de las plataformas de medios sociales en sus investigaciones. Seguir el rastro de sospechosos en redes sociales y sus comunicaciones digitales puede ser esclarecedor. Las multinacionales, sin embargo, se han cerrado en banda al considerar que protegen a sus usuarios. La privacidad ante todo. El sistema de cifrado de extremo a extremo introducido en algunos servicios tan populares como Facebook o WhatsApp ha limitado las posibilidades de interceder en una comunicación. Solo el emisor y el receptor pueden conocer el contenido del mensaje. Pero los expertos temen que estas medidas sean contraproducentes con sus investigaciones. Mark Rowley, exasistente de la comisión de la Policía Metropolitana de Londres (Reino Unido), ha señalado en declaraciones a «The Times» que los planes de encriptación de Facebook «pueden facilitar que los delincuentes prosperen en su plataforma». «Perdí la cuenta de las veces que mis equipos no pudieron detener crímenes en el Reino Unido debido a decisiones tomadas a miles de kilómetros de distancia por los ejecutivos de Silicon Valley», lamentó Rowley, quien cree que uno tipo de delincuente que se verá más beneficiado por estas medidas de seguridad pueden ser los pederastas. En la eterna lucha entre seguridad ciudadana o vigilancia policial, este veterano investigador lamenta la situación: «Sin acceso al contenido, el algoritmo de Facebook podrá detectar solo una pequeña fracción de los crímenes que identifica actualmente». Por esta razón, considera que es necesario establecer algún mecanismo de acceso. «Consideramos que nuestras casas son privadas, pero si la policía sospecha que se está cometiendo un delito grave en una casa es completamente razonable esperar que obtengan una orden de arresto. Este es el equivalente digital», argumentó. En los últimos años, gobiernos de todos los países, entre ellos, el de Estados Unidos han instado a las empresas tecnológicas a disponer de «puertas traseras» en los servicios digitales. En 2017, la disputa entre Apple y el FBI a raíz de un iPhone de un sospechoso del atentado de San Bernardino levantó un debate sobre la vigilancia colectiva. Actualmente, Facebook está trabajando para «fusionar" las tecnologías de mensajerías de Messenger, WhatsApp e Instagram. La idea es que los usuarios puedan enviarse mensajes entre cualquier plataforma de la empresa, aunque ya ha levantado las sospechas de posibles prácticas monopolísticas en Europa. Este planteamiento puede hacer que un usuario de WhatsApp pueda chatear con otro en Instagram, extendiendo así el sistema de cifrado en todos sus servicios.
1 h
abc.es
El viraje alemán, entre la solidaridad y el propio beneficio
El tránsito por Europa de un virus terriblemente dañino para la salud y para la economía ha conducido a una notoria vuelta de tuerca en el pensamiento financiero de Alemania, hasta ahora volcado en el rigor presupuestario, la acumulación de reservas...
1 h
lavanguardia.com
Las residencias de mayores se adaptan a los nuevos tiempos: así previenen el coronavirus
Las residencias de mayores han estado en el punto de mira durante toda la crisis del coronavirus, y muchas de ellas han estado trabajando para encontrar una solución y prevenir los contagios. La Real Asociación de Hidalgos de España ha instalado de momento tres cámaras termográficas de B+Safe en el control de acceso de dos de sus residencias de mayores y su CMU de Madrid, que registran un flujo de más de 400 personas cada día. La utilización de estas cámaras permitirá controlar el acceso con verificación de temperatura de todas las personas registradas y de las visitas, evitando posibles contagios. «Consideramos -explica su Director General Gonzalo Escalonilla Delgado- que la tecnología es imprescindible como elemento de prevención ante situaciones excepcionales de emergencia sanitaria como las que estamos viviendo. Y tarde o temprano todos tendremos que apoyarnos en ella para combatir el COVID-19 o cualquier otra enfermedad contagiosa. Tenemos que aprender de esta crisis». Las cámaras se han instalado en estos centros para poder detectar de manera automática posibles infecciones y tomar medidas rápidamente, especialmente en las Residencias de Mayores, que son centros de alta vulnerabilidad y concurrencia de personas. Las instalación de las cámaras es un complemento tecnológico a otras medidas que la Real Sociedad de Hidalgos de España ha puesto en marcha. «Y la suma de todas no nos va a dar la seguridad al 100 %, que no existe, pero al menos servirá para minimizar los riesgos», indica Gonzalo Escalonilla. Además, cada centro ha establecido un protocolo que permita hacer efectivas las medidas implantadas, que incluye, medidas de higiene, control de accesos y de ingresos de nuevos usuarios, «son ahora más que nunca imprescindibles». De acuerdo con estos protocolos, si alguien presenta una temperatura superior a la recomendable, se le aislará inmediatamente y se informará a los responsables de sanidad para que verifique si esa persona tiene la enfermedad y, en su caso, se adopten las medidas convenientes, incluido el seguimiento de los últimos contactos de esa persona. Las cámaras termográficas de B+Safe se han instalado en la Residencia de Mayores de Casasolar, de Madrid, y Casaquinta, de Ciempozuelos, y en el Colegio Mayor Universitario Marqués de la Enseñada de Madrid, para poder detectar de manera automática posibles infecciones y tomar medidas rápidamente. La instalación de las cámaras ha sido acogida muy positivamente por los empleados, residentes y visitantes que se sienten más protegidos por unos equipos que, además no causan ninguna molestia.
1 h
abc.es
Una abuela, multada y obligada a eliminar las fotos de sus nietos publicadas en redes sociales
Ya os hemos comentado en otras ocasiones que subir fotos de menores a redes sociales es una cuestión muy delicada. De hecho, en caso de padres separados, se requiere la autorización de los dos progenitores para poder hacerlo. Sin embargo, esta vez ha sido una abuela quien ha difundido las fotos de sus nietos. Y esto tampoco se puede hacer. Tal y como recoge la «BBC«, un juez en Países Bajos ha ordenado a una abuela a que elimine las fotografías que subió a Facebook y Pinterest de sus nietos. Ya sabemos la pasión de los más mayores por sus descendientes más pequeños. Sin embargo, en esta ocasión, presumir de nietos le ha salido caro. Ha sido precisamente la hija de la denunciada y madre de los dos retoños quien denunció a su propia progenitora tras pedirle que no compartiera las imágenes en internet y borrase las que había subido. Sin embargo, la abuela se negó a eliminar dicho contenido. Ante este panorama, la mujer decidió recurrir a los tribunales. Y el juez ha determinado que la abuela se ha saltado por completo el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE, vigente desde 2018. Puede que la abuela, con sus actos, no persiguiera ninguna mala acción. Simplemente, a los ciudadanos les gusta compartir imágenes de sus seres queridos en la Red, ya sea en un estado de WhatsApp, Instagram, Facebook, etc. Sin embargo, esta acción tan común conlleva una violación de la privacidad. El juez señala en la sentencia que publicar fotografías en las redes sociales implica exponer a un público muy amplio a los menores. «Con Facebook, no se puede descartar que las fotos se puedan distribuir y acaben en manos de terceros», aseguró. La mujer, por tanto, debe eliminar las imágenes de sus nietos o pagar una multa de 50 euros por cada día que no cumpla con la orden, hasta una multa máxima de 1.000 euros. Además, si publica más imágenes de los niños en el futuro, recibirá una multa de 50 euros adicionales por día.
1 h
abc.es
«El sueño de Lucas»: un cuento solidario para aquellos que viven la fibrosis quística de cerca
El reconocido escritor catalán Rafel Nadal publica, junto al ilustrador Valentí Gubianas, y bajo el sello Destino Infantil, su primer libro infantil, una historia solidaria con todos los afectados por la fibrosis quística. En palabras del propio Nadal, «''El Sueño de Lucas ''nace de la idea de escribir un cuento para unos familiares que viven la fibrosis quística de cerca, una historia para ellos que ahora es para todos». El protagonista del libro es Lucas, que no ha ido nunca al colegio porque padece fibrosis quística, una grave enfermedad respiratoria, y este año asistirá a clase por primera vez. Su sueño es poder desfilar con los gigantes y los cabezudos en la fiesta mayor del pueblo, pero está seguro que nunca lo conseguirá. Sin embargo, con la ayuda de toda la clase y la complicidad de los padres y profesores, Lucas vivirá experiencias increíbles. Los beneficios obtenidos de los derechos de autor de El Sueño de Lucas y El Somni d'en Blai (la edición catalana publicada por Estrella Polar) se destinan íntegramente a la Asociación Catalana de Fibrosis Quística. La ACFQ, juntamente con la Federación Española de Fibrosis Quística, cuida de los afectados tanto en hospitales como en casa con un programa de prestaciones, y asegura que la investigación en este campo no se pare. Uno de sus mayores logros ha sido implantar el diagnostico neonatal, que permite detectar la enfermedad en recién nacidos. «La fibrosis quística es la lucha de Lucas, pero en realidad es la historia de todos los niños que le apoyan para que Lucas no pierda ninguna de las actividades del colegio», cuenta su autor. El Sueño de Lucas es, por tanto, la historia del deseo de Lucas de jugar y disfrutar de la fiesta del pueblo como todos sus compañeros de clase. Con un trasfondo basado en historias de gigantes, Lucas hace realidad su sueño de bailar en la plaza mayor gracias a un cabezudo que le protege.
1 h
abc.es