Herramientas
Cambiar el país:
Salud
Salud
Si, las células madre envejecidas en el cerebro pueden reactivarse
«Podemos reactivar las células madre envejecidas en el cerebro». Esta es la conclusión que se extraer de una investigación que se publica en «Cell Stem Cell» y que, según sus autores, podría ayudar a aumentar los niveles de neurogénesis (formación de neuronas), por ejemplo, en personas mayores o que padecen enfermedades degenerativas como el alzhéimer. Se sabe que las células madre de nuestro cerebro generan nuevas neuronas a lo largo de la vida, por ejemplo, en el hipocampo. Esta región del cerebro juega un papel clave para una variedad de procesos de memoria. A medida que se envejece, y en los pacientes que padecen la enfermedad de Alzheimer, la capacidad del hipocampo para crear nuevas neuronas disminuye constantemente y, con ella, sus funciones de memoria. El trabajo de Sebastian Jessberger, del Instituto de Investigación del Cerebro de la Universidad de Zúrich (Suiza), muestra ahora cómo la formación de nuevas neuronas se ve afectada con la edad. En su artículo, los investigadores describen que las estructuras proteicas en los núcleos de las células madre neurales se encargan que las proteínas dañinas que se acumulan con el tiempo se distribuyan de manera desigual en las dos células hijas durante la división celular. Esto, escriben, «parece ser una parte importante de la capacidad de las células para proliferar durante un tiempo prolongado para mantener el suministro de neuronas». Sin embargo, con el paso de los años, las cantidades de proteínas nucleicas cambian, lo que produce una distribución defectuosa de proteínas dañinas entre las dos células hijas. Esto da como resultado una disminución en el número de neuronas recién generadas en el cerebro de ratones más viejos. El elemento central en este proceso es una proteína nuclear llamada lamina B1, cuyos niveles disminuyen a medida que las personas envejecen. En su estudio, cuando los investigadores aumentaron los niveles de lamin B1 en experimentos con ratones envejecidos, la división de las células madre mejoró y creció el número de nuevas neuronas. «A medida que envejecemos, las células madre de todo el cuerpo pierden gradualmente su capacidad de proliferar. Usando ingeniería genética y tecnología microscópica de vanguardia, pudimos identificar un mecanismo que está asociado con este proceso», explican los investigadores. A medida que envejecemos, las células madre de todo el cuerpo pierden gradualmente su capacidad de proliferar La investigación es parte de otros proyectos que tienen como objetivo reactivar las células madre envejecidas. La capacidad de regenerar el tejido dañado generalmente disminuye con la edad, lo que afecta a casi todos los tipos de células madre del cuerpo. «Si bien nuestro estudio se limitó a las células madre del cerebro, es probable que mecanismos similares desempeñen un papel clave cuando se trata del proceso de envejecimiento de otras células madre», asegura Sebastian Jessberger. Y concluye: «estos hallazgos son un paso importante hacia la exploración de cambios dependientes de la edad en el comportamiento de las células madre y podría servir para aumentar la formación de neuronas), por ejemplo, en personas mayores en alzhéimer».
1 h
abc.es
Este es el mecanismo por el cual el ejercicio fortalece los huesos y la inmunidad
Que el ejercicio físico es bueno para nuestra salud nadie lo pone en duda a estas alturas; mejora el sistema cardiovascular, fortalece los huesos y potencia nuestra inmunidad. Ahora, científicos del Instituto de Investigación del Centro Médico Infantil de UT Southwestern (EE.UU.) han identificado el entorno especializado, conocido como nicho, en la médula ósea donde se generan nuevos huesos y células inmunitarias. El estudio, publicado en «Nature», también muestra que la estimulación inducida por el ejercicio es necesaria para el mantenimiento de este nicho, así como el hueso y las células formadoras de inmunidad que contiene. Juntos, estos hallazgos identifican una nueva forma por la que el ejercicio fortalece los huesos y la función inmunológica. Los investigadores descubrieron que la fuerza... Ver Más
1 h
abc.es
Los betabloqueantes pueden reparar malformaciones en los vasos sanguíneos del cerebro
El propranolol, un fármaco eficaz contra los hemangiomas infantiles (‘nevos de fresa’, que se asemejan a las marcas de nacimiento), también se puede utilizar para tratar las malformaciones cavernosas cerebrales, una afección caracterizada por vasos sanguíneos deformes en el cerebro y en otras partes. Lo acaba de demostrar un equipo de la Universidad de Uppsala (Suecia) y lo publican en la revista científica «Stroke». «Hasta ahora, no ha habido ningún tratamiento farmacológico para estos pacientes, por lo que nuestros resultados pueden ser muy importantes», asegura Peetra Magnusson, quien dirigió el estudio. Las malformaciones cavernosas cerebrales (CCM, también llamadas angiomas cavernosos o cavernomas) son lesiones vasculares en los vasos sanguíneos del cerebro y en otras partes, causadas por cambios genéticos que pueden ser hereditarios o surgir espontáneamente. Hoy en día, el único tratamiento posible es la cirugía que extirpa estas lesiones. Sin embargo, las intervenciones quirúrgicas en el cerebro conllevan un gran riesgo. Debido que las malformaciones vasculares, además, reaparecen en la forma hereditaria, se requiere urgentemente un tratamiento farmacológico. El propranolol, un betabloqueante, se utiliza para el tratamiento de enfermedades y afecciones cardiovasculares, como la hipertensión arterial. Pero también se puede emplear para tratar un hemangioma, una malformación de los vasos sanguíneos común en los niños. «Examinamos ratones con malformaciones vasculares en el cerebro (cavernomas o CCM) que correspondían a la forma hereditaria de la patología en humanos. A los ratones se les administró propranolol en el agua que bebían y pudimos ver que los cavernomas eran cada vez menos y más pequeños. Los vasos sanguíneos también funcionaban mejor, con menos fugas y mejores contactos entre sus células», dice Magnusson. Debido que las malformaciones vasculares, además, reaparecen en la forma hereditaria, se requiere urgentemente un tratamiento farmacológico La dosis de propranolol administrada a los animales fue equivalente a la utilizada para tratar enfermedades en humanos. Usando un microscopio electrónico, los investigadores pudieron estudiar cómo el fármaco afectaba los cavernomas. Los resultados mostraron que el propranolol se puede usar para encoger y estabilizar las lesiones vasculares y puede ser un medicamento potencial para tratar estas lesiones. «Lo que hace que el estudio sea especialmente interesante es que en Italia ya se está llevando a cabo un estudio clínico en el que los pacientes con malformaciones cavernosas cerebrales van a recibir un tratamiento de dos años con propranolol. Durante este período, serán monitorizados mediante resonancia magnética de los vasos sanguíneos, para ver cómo se desarrollan las malformaciones», explica la profesora Elisabetta Dejana, del Instituto IFOM (Italia).
1 d
abc.es
Estos son los controles médicos para detectar el cáncer de forma precoz que te puedes hacer en la sanidad pública
La periodista Julia Otero anunciaba este lunes en su programa de radio que tiene cáncer. Aunque no daba detalles sobre el tipo de tumor que le han diagnosticado, sí que avanzaba que se lo habían detectado «en un control rutinario, de esos que todos tenemos que hacer cuando toca». En el cáncer, el tiempo es oro. Detectar un tumor de forma precoz mejora el pronóstico y aumenta las posibilidades de éxito del tratamiento. No siempre es fácil ni posible, pero para algunos tipos de cáncer existen cribados que permiten descubrir la enfermedad antes de que se manifieste clínicamente y así poder iniciar la terapia cuanto antes. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) señala que la efectividad del cribado del cáncer se ha demostrado de forma clara en el c áncer de mama, de cérvix y colorrectal. Estos tres programas de cribado están disponibles en la sanidad pública española. Para la detección temprana del cáncer de mama, que ya se ha convertido en el tumor más diagosticado en el mundo y el más frecuente en mujeres en España, se recomienda la realización de una mamografía, cada dos años, a partir de los 50 años. Aunque hayan aumentado los diagnósticos, la buena noticia es que tiene un alto índice de supervivencia (85%). En el caso de cáncer de cuello de útero o cérvix, en España la prueba recomendada es una citología vaginal cada 3 años, en mujeres de entre 25 y 34 años; y determinación del virus del papiloma humano de alto riesgo (VPH-AR) en mujeres entre los 35 y los 65 años. La citología, también llamada test de Papanicolau, consiste en la toma de una muestra de las células de la vagina y del cuello uterino. Existe además una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) que puede evitar la mayoría de los casos de cáncer de este subtipo. Algunos estudios apuntan a que este tumor podría erradicarse en un siglo. Para el diagnóstico precoz del cáncer colorrectal se utiliza el test de sangre oculta en heces. Es una prueba no invasiva que determina la presencia de sangre no visible en las heces para detectar a tiempo pólipos o lesiones en el colon que podrían derivar en un tumor maligno. Se recomienda su realización cada dos años a partir de los 50 años. Es el tumor maligno más frecuente en España, considerando ambos sexos, del que se diagnostican 44.000 nuevos casos cada año. Es el segundo tipo de cáncer que más se da entre las mujeres, después del de mama; y el segundo entre los hombres, tras el de próstata. Pero, si se detecta precozmente, se puede curar en el 90% de los casos.
1 d
abc.es
Una mujer muere tras recibir un trasplante de pulmones contagiados de Covid-19
Una mujer de Michigan contrajo Covid-19 y murió el otoño pasado, dos meses después de recibir un trasplante doble de pulmón de un donante que resultó albergar el virus que causa la enfermedad, a pesar de que no mostraba signos de la enfermedad y que inicialmente dio negativo. Funcionarios de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan creen que podría ser el primer caso probado de Covid-19 en los EE. UU. en el que el virus se transmitió a través de un trasplante de órganos. Un cirujano que manejó los pulmones del donante también se infectó y enfermó, pero logró recuperarse. El incidente parece ser aislado, ya que es el único caso confirmado entre casi 40.000 trasplantes realizados en 2020. Pero ha llevado a que soliciten pruebas más exhaustivas de los donantes de trasplantes de pulmón, con muestras tomadas más en profundiad de los pulmones del donante, así como de la nariz y la garganta, según explica el doctor Daniel Kaul, director del servicio de trasplantes de enfermedades infecciosas de Michigan Medicine. «De ninguna manera habríamos usado los pulmones si hubiéramos tenido una prueba de Covid positiva», dijo Kaul, coautor de un informe sobre el caso en el American Journal of Transplantation. El virus se transmitió cuando los pulmones de una mujer, que murió después de sufrir una lesión cerebral grave en un accidente automovilístico, fueron trasplantados a una mujer con enfermedad pulmonar obstructiva crónica en el Hospital Universitario de Ann Arbor. Las muestras de nariz y garganta recolectadas de forma rutinaria tanto de donantes como de receptores de órganos resultaron negativas para el SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19. «Todos los exámenes que normalmente hacemos y podemos hacer, los hicimos», dijo Kaul. Sin embargo, tres días después de la operación, la receptora tuvo fiebre; su presión arterial bajó y su respiración se volvió dificultosa. Las pruebas mostraron signos de infección pulmonar. A medida que su condición empeoraba, la paciente desarrolló un shock séptico y problemas de función cardíaca. Los médicos decidieron realizar la prueba del SARS-CoV-2, dijo Kaul. Las muestras de sus nuevos pulmones dieron positivo. Sospechando del origen de la infección, los médicos regresaron a las muestras de la donante del trasplante. Una prueba molecular de un hisopo de la nariz y la garganta de la donante resultó negativa para el SARS-Cov-2. La familia de la donante les dijo a los médicos que no tenía antecedentes de viajes recientes o síntomas de Covid-19 y que no tenía exposición conocida a nadie con la enfermedad. Pero los médicos habían conservado una muestra de líquido de lo más profundo de los pulmones de la donante. Cuando analizaron ese líquido, resultó positivo para el virus. Cuatro días después del trasplante, el cirujano que manipuló los pulmones del donante y realizó la cirugía también dio positivo. El examen genético reveló que la donante había infectado a la receptora del trasplante y al cirujano. Otros diez miembros del equipo de trasplantes dieron negativo al virus. La receptora del trasplante se deterioró rápidamente y desarrolló un fallo orgánico multisistémico. Los médicos probaron tratamientos conocidos para Covid-19, incluido el remdesivir, un fármaco recientemente aprobado, y plasma sanguíneo de personas previamente infectadas con la enfermedad. Finalmente, fue colocada como último recurso oxigenación por membrana extracorpórea, sin éxito. Se le retiró el soporte vital y falleció 61 días después del trasplante.
1 d
abc.es