Herramientas
Cambiar el país:
Cultura
Cultura
Morante de la Puebla, por ‘Soleares’ en Valladolid
Disparado como una bala salió ‘Jara’, que a punto estuvo de saltar al callejón en los terrenos del 6. Caras de pánico en los burladeros:hasta la Policía Nacional pegó un respingo. El susto dio paso a la alegría cuando Morante recogió al toro de Victoriano del Río a la verónica, con media docena de lances de ritmo y compás. Uno, dos, tres, cuatro, ¡cómo fue el quinto!, seis... Y una media para soñar. Como el remate del quite, enroscándose el capote en la cadera. Los ayudados por alto imantaron los ojos a la apertura, pero en el molinete el guapo animal se desplomó, quebrantado tal vez por ese salto sin pértiga de salida. Rebosaba nobleza, pero la casta no le... Ver Más
1 d
abc.es
La memoria de Gabriela Ybarra, en la cámara de Ángeles González-Sinde
El periodismo está ahí para narrar los hechos y la ficción, tal vez, para intentar entenderlos. Son las dos caras de una misma moneda, la realidad, que cuando sale cruz, porque interviene el dolor, es tan difícil de afrontar que ni la una ni la otra sirven de nada al que lo sufre. Pero la vida sigue, sí, aunque, como escribió Chris Marker, «el tiempo lo cura todo, excepto las heridas». Los hechos de esta historia ocurrieron hace 44 años. El 20 de mayo de 1977, un comando de ETA secuestró al empresario Javier de Ybarra, alcalde de Bilbao y presidente del diario ‘El Correo’ y de la Diputación de Vizcaya, en su domicilio bilbaíno. Los terroristas pidieron un rescate... Ver Más
1 d
abc.es
Gay Talese: «Hoy no podría escribir ni una palabra en la prensa»
«Que sea con Hendriks, ¿eh?», advierte Gay Talese cuando instruye al camarero cómo quiere su martini antes de la cena. «Sin hielo, sin hielo», le corta antes de que llegue la pregunta, desde un pequeño reservado del restaurante Isle of Capri, en el Upper East Side de Manhattan. Talese es un habitual del local y una leyenda viva fuera de él. Fue artífice sin buscarlo del llamado ‘Nuevo Periodismo’, con Tom Wolfe, Joan Didion o Truman Capote, porque se fijaba en lo que otros despreciaban y escribía con la precisión de un orfebre. Algunos de sus artículos y libros son joyas a medio camino entre el periodismo y la literatura que se estudian en las universidades. Acomodado en su mesa favorita,... Ver Más
2 d
abc.es
Diego Martín: «La mayoría de las canciones tratan del amor porque es lo que realmente mueve el mundo»
Han pasado más de quince años desde que 'Déjame verte' sonara a todas horas en las radios españolas. La canción que Diego Martín interpretó junto a Raquel del Rosario, del Sueño de Morfeo, se convirtió en apenas unos días en número uno de Los 40 Principales, y eso que la incluyó en su primer disco en el último momento. La compuso en un hotel, horas antes de viajar hasta Madrid para presentar el proyecto a su discográfica. Entonces era un veinteañero que buscaba una alternativa a su truncada carrera como futbolista. El tiempo ha pasado. La chica a la que le dedicó esos sobrecogedores versos es la misma con la que hoy comparte su día a día y la madre de su hijo. Es decir, sus preocupaciones son otras. Diego Martín regresa a las salas para compartir con el público el que es ya su sexto disco, '14.09.18', que coge su título de la fecha de nacimiento de su hijo. «Tenía ya ganas de sacar algo nuevo y poder compartirlo con el público», comenta al otro lado del teléfono. Este, además, incluye un nuevo dueto con Leire Martínez, vocalista de La Oreja de Van Gogh. «Esta canción, 'Tuvo su tiempo', tiene un mensaje importante y creo que casa con el momento que muchas personas están viviendo», añade. «Era muy fácil escuchar eso de 'íbamos muy locos', pero nadie se paraba a hacer nada. Las circunstancias nos han obligado a detenernos a pensar. Para mí lo que verdaderamente importa es irte a la cama con la conciencia tranquila». El murciano aprovecha esta retrospectiva y vuelve a hablar a sus seguidores desde el corazón. «Creo que es el proyecto más honesto que he hecho. (...) La mayoría de las canciones –no solo las mías, eh– tratan del amor porque el amor mueve el mundo». Esta noche, el Teatro Muñoz Seca volverá a vibrar entre acordes y letras cantadas a coro por el público. «Se echan de menos los conciertos, lo que sucede en ellos. Es algo que nos hace falta a todos», confiesa el cantante, quien ha estado alejado de los escenarios más tiempo del que le hubiese gustado. «Por suerte, he podido ir haciendo cositas: componer, escribir para otros artistas...». También ha estado, como muchos otros, más activo en las redes sociales. «Era la única manera que teníamos de mantener el contacto con el público. La cultura ha sido muy necesaria durante este tiempo», apunta. Éxitos propios y ajenos El motivo que nos reúne esta vez con Diego Martín es su propia música, aunque el murciano, el mismo que –dicen– robó su primera guitarra vieja de la jefatura de estudios cuando iba a por el balón en el recreo, continúa trabajando para otros artistas. «Cuando me pongo a componer para una chica intento escuchar lo que ha hecho anteriormente en su carrera, trato de meterme en su cabeza, en lo que siente, en cómo está. Una vez que he hecho eso, me pongo a trabajar. Unas veces doy en la diana, otras no tanto», relata. «Me pone más nervioso lo mío. Cuando suena la canción de otro, lo disfruto mucho. Por ejemplo, cuando escucho a Malú interpretar una de mis canciones, me encanta», confiesa. Hay que seguir afinando el oído para descubrir si el último hit radiofónico es de Martín.
2 d
abc.es