Herramientas
Cambiar el país:
Libros
Libros
Borja Sémper: «Estoy inmunizado frente al nacionalismo de cualquier color y de cualquier bandera»
Él los llama 'textos', porque le da pudor considerarlo poesía. Pero lo que Borja Sémper (Irún, 1976) escribe, desde hace años, además, son versos. Poemas nocturnos, inspirados en el profundo amor a la vida, capaces de conmover al que los recibe libre de prejuicios y de apelar al lector desde la firme convicción de que certezas hay pocas, y conviene tenerlas claras, o no, quién sabe. En su métrica se percibe la influencia de Karmelo Iribarren, de Luis Alberto de Cuenca y hasta de Joaquín Sabina, pero, sobre todo, la libre armonía del que escribe por puro placer, por gusto, para disfrutarlo, y se lo pasa bien haciéndolo. Ahora, quizás, incluso un poco mejor, más liberado, al menos, ya que... Ver Más
abc.es
Las confesiones más impúdicas de Pedro Juan Gutiérrez, el Bukowski cubano
Por su estilo crudo y descarnado, por esa íntima relación entre su escritura y lo sórdido, un mundo de sexo y degradación, al cubano Pedro Juan Gutiérrez lo suelen comparar con autores como Bukowski y Henry Miller. «No tengo nada que ver con ellos», dice él. «Yo, cuando escribía mis libros, no los había leído. Así de simple. Al editor español se le ocurrió eso porque siempre hay que usar algo así para presentar a un autor desconocido, de tal modo que los lectores tengan alguna referencia, sepan más o menos lo que se pueden encontrar. Pero es solo un reclamo publicitario». Lo que sí admite el autor de 'Trilogía sucia de La Habana', figura indiscutible de la narrativa latinoamericana, es... Ver Más
abc.es
José Francisco Serrano Oceja: «La retórica debiera ser una asignatura básica de la formación de cualquier universitario que quiera salir al mercado laboral con una preparación adecuada»
El profesor José Francisco Serrano Oceja (Santander, 1968) es Doctor en Ciencias de la Información y Profesor titular de Periodismo en la Universidad CEU San Pablo, donde ha sido decano de la Facultad de Humanidades y CC. de la Comunicación durante nueve cursos. Es también profesor visitante de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, y director de la revista 'Cuadernos de Periodistas', de la Asociación de la Prensa de Madrid, donde también es miembro de su Junta directiva. Esta variada y extensa experiencia profesional y docente le ha permitido una mirada privilegiada para poder detectar necesidades y urgencias en la enseñanza universitaria. Fruto de esa intuición es 'Consejos para hablar en público. Retórica para universitarios' (CEU Ediciones). P. ¿Por qué si la retórica y la oratoria han sido tradicionalmente fundamentales en la enseñanza universitaria hoy en día no aparecen expresamente en la mayoría de los programas de los grados universitarios? R. Lo primero que tengo que aclarar es que este libro nació, y forma parte, de una de mis asignaturas, la que antes se llamaba periodismo de opinión y ahora se debiera llamar periodismo argumentativo. En este sentido, para cualquier futuro periodista, saber argumentar es clave para la pedagogía social que es el periodismo. Por cierto, que todo periodismo es una actualización de la retórica. Pero el libro no va solo dirigido a los estudiantes de comunicación sino a todos los estudiantes universitarios. La retórica, y su vertiente oratoria, debiera ser una asignatura básica de la formación de cualquier universitario que quiera salir al mercado laboral con una preparación adecuada. Cuando hablamos de retórica nos estamos refiriendo a la capacidad de argumentar de forma lógica, de saber exponer nuestras ideas de modo razonado, con eficacia persuasiva, de dialogar, de convencer. La retórica es básica para quien tenga algo que decir a la sociedad, para quien se relacione con los demás de forma constructiva. P. En su experiencia docente universitaria, ¿ha detectado una carencia en los estudiantes respecto de la habilidad de hablar en público? R. Mis alumnos, y no solo los de Periodismo, también los de Humanidades e Historia, en términos generales, vienen con el pánico escénico incorporado del bachillerato. Percibo que se han entregado a los lugares comunes, a los tópicos, a las ideas prefijadas y prejuiciadas que circulan por los medios y las redes sociales. Por lo tanto, con la retórica lo que pretendo es que dejen de ser deudores de los demás, esclavos de los sesgos y que piensen por sí mismos y que se lancen a expresar sus argumentos con eficacia. P. ¿Lo que enseñaron los clásicos respecto de la retórica nos puede servir hoy también? R. Estamos haciendo una permanente actualización de las ideas de los clásicos. Pero te puedo confesar que cuando acompaño a los estudiantes a leer la Retórica de Aristóteles o El orador, de Cicerón, les cambia la vida, la forma de entender la universidad y la comunicación. P. ¿Cómo conseguir que hablar en público se convierta en un lugar de encuentro con la audiencia? R. Porque el orador, el periodista, cuando busca las ideas, cuando construye su texto, cuando lo prepara, sabe que para ser persuasivo debe pensar siempre en su auditorio. Toda buena pieza retórica es una invitación a bailar juntos, es un proceso de seducción, como el baile de Al Pacino en Esencia de mujer. P. ¿Cuál es la mejor forma de empezar un discurso? R. Sorprendiendo, dejando descolocado al auditorio, haciéndole perder pie en sus seguridades. P. ¿Y de terminarlo? R. Con un acaricia. La retórica es la gramática del amor y de la inteligencia. El público debe irse con la sensación agradable del beso. Ficha del libro Título: Consejos para hablar en público. Retórica para estudiantes universitarios Autor: José Francisco Serrano Oceja Editorial: CEU Ediciones Año de edición: 2021 Disponible en CEU Ediciones Disponible en Unebook
2 d
abc.es