Herramientas
Cambiar el país:
eldiario.es - Catalunya
eldiario.es - Catalunya
Qué comer y qué no para controlar la ansiedad
La relación entre los alimentos y el desarrollo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes es bien conocida. Pero no lo es tanto la conexión entre alimentos y ansiedad, aunque no es nueva la idea de que la comida alimenta tanto el cuerpo como la mente. De hecho, se calcula que nuestro cerebro representa alrededor del 20% de nuestras necesidades energéticas diarias totales.Cuando elegimos alimentos nutritivos, lo que estamos haciendo es darle a nuestro cuerpo y cerebro los componentes básicos para estar mejor. Algo fundamental sobre todo este último año, durante el cual se ha observado un aumento de los problemas de ansiedad, según el estudio Malestar psicológico derivado de la Covid-19 en la segunda ola.Vitaminas y minerales, grasas y fibra, todos juegan un papel fundamental en la salud y en solucionar el desequilibrio de neurotransmisores, mensajeros químicos que se cree que juegan un papel en la regulación del estado de ánimo. La buena noticia de todo ello es que calmar la ansiedad puede ser tan simple como conocer los factores desencadenantes de los alimentos y favorecer o reducir su ingesta.La alimentación no puede curar la ansiedad, pero sí hay alimentos que ayudan a tenerla bajo control, tienen un efecto calmante. Algunos de los que encabezarían esta lista son:Alimentos ricos en triptófano: lácteos, carnes, huevos, frutos secos y fruta como el plátano son ricos en este componente aminoácido, que ayuda a que nuestro cuerpo produzca serotonina, la hormona que nos ayuda a reducir la ansiedad, la sensación de hambre y también los sentimientos de ansiedad.Alimentos ricos en proteína: carnes magras, pescado, huevos, queso, soja, nueces y semillas contienen este nutriente, rico en aminoácidos, que forman las sustancias químicas que el cerebro necesita para regular nuestros pensamientos. Alimentos ricos en magnesio: almendras, espinacas, acelgas, legumbres, semillas y aguacate son importantes fuentes de este nutriente, considerado durante mucho tiempo un mineral ansiolítico. Los estudios en animales destacan cómo la deficiencia de magnesio puede manifestarse como ansiedad, es decir, no ingerir la cantidad suficiente puede reducir los niveles del neurotransmisor serotonina. Alimentos ricos en vitamina B: cereales integrales, guisantes, lentejas, frutas y verduras no solo proporcionan un suministro de glucosa lento y constante. También son ricos en vitamina B (incluido el ácido fólico) y zinc. Según la Asociación británica de Dietistas (BDA), la evidencia reciente sugiere que estos nutrientes son importantes para controlar la depresión y aconseja comer al menos cinco frutas y verduras distintas al día.Alimentos ricos en omega 3: pescados grasos como el salmón, el atún, el arenque, la caballa, las anchoas y las sardinas podrían elevar y mejorar nuestro estado de ánimo. Un estudio ha demostrado que las personas que han tomado ácidos grasos omega 3 junto con antidepresivos recetados mejoran mucho más que los que solo toman la medicación, sin el apoyo de la alimentación. Los alimentos ricos en omega 3 contienen dos ácidos grasos esenciales: ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), y ambos mejoran la función cognitiva y la salud mental, regulan los neurotransmisores como la serotonina y la dopamina. Es aconsejable consumir al menos dos porciones de pescado azul a la semana.Alimentos ricos en fibra: frutas y verduras y cereales integrales nos ayudan a mantener una buena salud intestinal porque la fibra es el alimento favorito de las bacterias beneficiosas de nuestro intestino y desempeñan una variedad de funciones en la salud en general. Agua: mantenerse hidratado es fundamental. Un estudio de la Universidad de Connecticut muestra que, incluso una deshidratación leve, puede causar problemas de humor. Según los responsables del estudio, "nuestra sensación de sed no aparece hasta que estamos uno o dos por ciento deshidratados", por tanto, sus posibles efectos ya han podido empezar a afectar a nuestra mente y cuerpo. Es aconsejable tomar alrededor de seis a ocho vasos de agua, de un litro y medio a dos, cada día.Además de priorizar este tipo de alimentos, también nos ayudará a sentirnos mejor comer poco pero con frecuencia, lo que permitirá mantener un mejor estado de ánimo. A diferencia de estos productos, hay otros que favorecen la aparición de ansiedad:Estimulantes: café, té, ginseng y bebidas alcohólicas. El café inhibe los niveles de serotonina en el cerebro, cuando estos se reducen, podemos sentirnos irritables y ansiosos. El alcohol parece aliviar el estrés y la ansiedad, pero lo hace solo de forma temporal. A la larga, el alcohol es un depresor. Azúcares refinados: bollería, edulcorantes, etc. Estos alimentos tienen un alto contenido de azúcar. Cuando lo ingerimos, se generan picos de energía que desaparecen muy rápido, por lo que nuestro estado de ánimo también decae.Grasas trans, vísceras y charcutería: paté y embutidos. El consumo de carne procesada y alimentos fritos puede aumentar el riesgo de sufrir cambios de humor, posiblemente debido al vínculo con las enfermedades cardíacas y la inflamación, también asociadas con problemas de salud mental. Las grasas trans pueden afectar a la estructura y función del cerebro.Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines
eldiario.es
¡Libertad para Pablo Hasel!
El rap es una expresión musical de origen callejero cuyas síncopas determinan la rima a golpes de denuncia social. Más que cantar, los raperos recitan en su jerga; argot envuelto en nubes de smog y desencanto. Señalan, apuntan y disparan. Hacen daño, claro que sí. Sus golpes rabiosos son coreados por la juventud que vive en los márgenes, ahí donde la política establece que las unidades de producción marginal no merecen privilegios. Pablo Hasel es uno de tantos que se sirve de la cultura rapera para declarar verdades que los bien pensantes ocultan. Hace unos días le entraron en el trullo por rimar Borbón con ladrón. Con asunto tan injusto, las calles se han vuelto a llenar de barricadas. La gente ha salido a protestar exigiendo la excarcelación del rapero y las fuerzas de represión directa han reprimido con ganas, poniéndole empeño a su función que no es otra que la de servir como membrana protectora a las células enfermas que forman y conforman el capitalismo. Ya sabemos que cuando el capitalismo se pone nervioso, saca al fascismo de paseo; en este caso al fascismo oficial.  Las calles llevaban años tranquilas, mansas, aceptando su derrota desde que la mal llamada izquierda fue subsumida por el partido que se dice socialista, hoy en el gobierno. El juego sucio del capitalismo financiero se puso en marcha tras el 15M. Una década después, los postulados se han oscurecido. Carmenas y Errejones, magdalenas, empanadillas y estrofas babosonas en los cabreados madrileños pusieron en marcha una operación cosmética que allanó la piel del capitalismo. Con esta maniobra, la derechona de siempre volvió a ocupar las instituciones. Mirándolo con la perspectiva del tiempo, el primer mojón de la derecha disfrazada de izquierdismo fue el ingreso en prisión de unos titiriteros. El último mojón ha sido el ingreso en prisión de Pablo Hasel. Entre medias, la confusión y el engaño. Pero lo de perseguir la expresión artística es algo que se lleva practicando en este vergonzoso país desde tiempos antiguos. Lorca y Miguel Hernández son el ejemplo. No estoy comparando la expresión de Hasel con la de ellos, tan solo estoy comparando el efecto que ha causado dicha expresión. Llevar preso a un chaval que denuncia la desvergüenza de los hijos de la aberración cromosómica es revelador. Manifiesta que en nuestro país no hemos avanzado un ápice en lo que se refiere a libertad de expresión. Tan sólo hemos avanzado en lo que se refiere a libertad de represión. España siempre fue un país en vías de desarrollo. En momentos así, se echan en falta las voces de los intelectuales. Los de siempre han callado como lo que son. Estómagos agradecidos, siempre acomodados bajo la farola que más calienta. Es más, alguna intelectual ha aprovechado la entrada en prisión de Hasel para naturalizar a la extrema derecha desde las redes sociales. ¡Esos dedos que no saben estarse quietecitos! Porque la falta de cultura de raíz política, sumada a la falta de ética, hacen de los intelectuales -e intelectualas- del régimen del 78 una caterva de pesebreros que el politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca disecciona en su ensayo "La desfachatez intelectual", publicado hace unos años en Los libros de la Catarata; un trabajo imprescindible para acercarse al vacío de referentes culturales que sufrimos desde que un 23 de febrero de hace ya 40 años, Juan Carlos de Borbón se instaurase como salvador de la democracia. Una fecha que la España testicular conmemora con nostalgia. ¡Se sienten, coño!Para ir terminando, sólo me queda decir que no soy intelectual y ni falta que hace, no pertenezco ni quiero formar parte de Los Selectos Cielos del Arte. Tan sólo vine aquí para unirme a la voz de la calle y gritar bien alto: ¡Libertad para Pablo Hasel!
eldiario.es
'El Grito' teatral que cuenta cómo la justicia sigue sospechando de las intenciones de las mujeres
El Grito es una obra teatral –basada en hechos reales– que se desarrolla durante ochos años en el marco de la crisis económica española de 2008. Aina Lóguez Amat, protagonista principal –interpretada por Nuria García–, transita situaciones críticas en diversos planos vitales. Desde la vulnerabilidad y la superación a las batallas jurídicas, que emprende la protagonista contra su anterior pareja, que desapareció, sin mediar palabra, tras tener dos mellizos con ella. "Esta obra quiere rendir homenaje a esas mujeres tenaces que han sabido enfrentar grandes dificultades en el proceso de su maternidad y quiere compartir algunas preguntas esenciales con el público: ¿Por qué la sociedad es incrédula ante los testimonios de las mujeres? ¿Por qué duda de sus intenciones y sospecha de sus conductas?", cuestionan las dramaturgas Amaranta Osorio e Itziar Pascual –Premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud 2019–.El Grito es la cuarta obra coescrita por Amaranta Osorio e Itziar Pascual. Pilar de Yzaguirre –piedra angular de la compañía Ysarca Producciones e importante figura del teatro nacional– las encargó escribir el texto y ofreció la dirección de El Grito a la argentina Adriana Roffi. "La obra cuenta con un gran elenco, todo imaginado, creado y dirigido por mujeres", destaca De Yzaguirre, directora y productora ejecutiva de Ysarca. El Grito se representará en las tablas de la Sala Guirau del Teatro Fernán Gómez de Madrid del 26 de febrero al 4 de abril. "Un grito sereno, de una verdad interior que arrasa", opina la actriz Lucía Barrado."No es una obra a la manera del teatro documento en la que hay una exactitud. Sí hay un proceso exhaustivo de documentación, de conocimiento del procedimiento judicial, y del corpus de sentencias que se fueron dando en el proceso de los ocho años que duró esta historia. Sin embargo, hay un componente ficcional que refiere, por supuesto, al nombre de todos los personajes de la obra, al entorno y al contexto cultural y geográfico en el que tiene lugar la acción”, comparte la coautora del texto Itziar Pascual. La obra nace desde el amor que surge entre Aina Lóguez Amat y su jefe. Ambos deciden formar una familia. La fecundación será in vitro pues él tenía hecha la vasectomía debido a una (supuesta) mala relación anterior. Aina Lóguez, ante la petición del que entonces era su pareja y jefe, deja su puesto de trabajo. Entonces, queda embarazada de mellizos y su pareja comienza a cambiar radicalmente su comportamiento, se muestra frío e indiferente. Él, sin ni siquiera compartir su sentir, se distancia de Aina Lóguez hasta el punto de abandonar la relación.La protagonista de la obra sigue adelante junto a sus dos hijos y con el acompañamiento de su madre –interpretada por Ana Fernández–, que sufre la enfermedad de Alzheimer. La crisis económica, el desempleo y su situación familiar la conducen a una situación de vulnerabilidad extrema. A esto se añade que su expareja se niega a prestarle cualquier tipo de ayuda económica por la crianza de los hijos. Así, la protagonista, al frente de su núcleo familiar monomarental, emprende acciones legales frente a su expareja. El resultado del juicio fue negativo para la madre y llega a ser juzgada como estafadora y adúltera. Entonces, cobra más presencia la figura de su abogada de oficio –representada por Lucía Barrado–, que propone un "único camino posible", según Pilar de Yzaguirre.Pilar de Yzaguirre cuenta: "Para mí, este personaje ha sido un regalo. Vengo de un periodo de maternidad en el que mi profesión se ha quedado un poco velada y este personaje me ha dado mucha fuerza interior para mi vida". Para ella "Aina es un personaje que lucha contra viento y marea por demostrar su verdad a pesar de todas las trabas que le ponen, ella, con su abogada, que es su gran aliada, y con su madre, por supuesto, consigue al final que la gente sepa que lo que ella decía era verdad", asegura la protagonista Nuria García.El elenco de El Grito transmite el honor que les supone trabajar en una obra gestada por una veterana activista como Pilar de Yzaguirre. De Yzaguirre nació en época de guerra, vivió el Franquismo, en 1984 dirigió el primer Festival de Otoño –puesto en el cual trabajó hasta 1989–; y ahora, en medio de una pandemia global, con 85 años, dirige una obra de teatro feminista en España, actualmente, único país de Europa con los teatros abiertos. "El Grito compendia, seguramente, muchas de las preguntas esenciales que nos hacemos como dramaturgas y como mujeres. Preguntas que tienen que ver con la incredulidad de la sociedad ante las circunstancias de las mujeres, la cultura de los cuidados, la maternidad, la relación madres-hijas, la lucha por la justicia, por la equidad, el derecho al respeto y a una vida en la que la presunción de inocencia sea una realidad. Esto es esencialmente lo que hemos querido, o intentado, compartir en El Grito", desvela Itziar Pascual. "Creo que es una historia que está en deuda con muchas mujeres (...) Virginia Wolf decía: otras mujeres han allanado mi camino y han permitido mis pasos aquí, eso es esencialmente El Grito para nosotras", añade."¿Cuáles son los orígenes culturales, sociales y educativos de ese juicio a las mujeres? Las compañeras del grupo Las Tesis, ese colectivo escénico chileno, que ha transformado el mundo con su performance Un violador en tu camino, dicen ‘El patriarcado es un juez’. Y yo creo que, tal vez, ahí está la clave", plantea Itziar Pascual.
eldiario.es
Mandela, el apartheid o la pobreza: tras la lente de Jürgen Schadeberg, referente de la fotografía en Sudáfrica
Jürgen Schadeberg (1931 – 2020) hizo su primera fotografía con solo 11 años. Se encontraba en un refugio antibombas en Berlín en 1942, un lugar habitual para los residentes en Alemania durante la mayor contienda bélica de la historia. Aquel fue el escenario que despertó su curiosidad tras la lente y, probablemente, una sensibilidad por lo social que le persiguió durante toda su vida. Schadeberg falleció en agosto de 2020 en La Drova, una pedanía de Valencia donde vivía desde 2013. Tras de sí deja un legado fotográfico de valor incalculable, entre el que se encuentran instantáneas tan icónicas como la de Nelson Mandela revisitando la celda en la que estuvo 18 de los 27 años que permaneció preso. Ahora, parte de ese legado artístico se puede ver en El ojo compasivo, una exposición compuesta por 28 fotos que estará disponible hasta el próximo 8 de abril en la Leica Gallery de Madrid. Su comisaria y encargada de esta selección es Claudia Schadeberg, que estuvo casada y trabajó con el maestro alemán en su archivo durante más de 40 años. "Esta variada selección personal de imágenes de Jürgen abarca seis décadas, de 1948 a 2007, en Europa (también España) y Sudáfrica, reflejan la mirada empática, humanista, compasiva y humorística de Jürgen hacia quienes fotografiaba. Parecen captar la esencia y la humanidad de los personajes y crear momentos mágicos de lo mundano", dice sobre la muestra. El fotógrafo decidió partir de Berlín a Sudáfrica en 1950, con 19 años. Su objetivo era huir del nazismo que había azotado su país natal, pero la situación que encontraría en su nuevo hogar tampoco estaría libre de injusticias. "Pensaba que escapaba de un situación muy mala en Berlín para ir a una mejor, pero fue un shock porque encontró este racismo institucionalizado en Sudáfrica", dice la comisaria en una videoentrevista publicada por Leica.Una vez allí trabajó para la revista Drum, una de las primeras publicaciones centrada en las comunidades negras y encargada de narrar la escena underground más allá del apartheid. Documentó historias que debido a la segregación racial no tenían espacio en otros periódicos, como la eclosión del jazz o la vida de los trabajadores agrícolas, pero también ejerció de editor jefe y entrenó a futuras generaciones de fotógrafos.Schadeberg acabó inmerso en la escena política y conociendo a Nelson Mandela en 1951, durante una conferencia cuando el activista era todavía un joven líder, pero este solo sería el primero de varios retratos. De ellos destaca el de la ya mencionada visita a la celda de Robben Island, una imagen histórica que según contó a elDiario.es Juan Pedro Font de Mora, responsable de la Librería Railowsky en Valencia a la que el fotógrafo fue cercano, fue seleccionada por el propio líder africano: "El mismo Mandela le dijo: 'Es esta foto, expresa tranquilidad'".Su compromiso por retratar las injusticias sociales le acompañó allí donde viajaba, como cuando se instaló en Inglaterra en 1964. Allí captó la vida en Gorbals, una de las regiones más pobres de Glasgow en su mayor parte poblada por inmigrantes obreros que buscaban cómo subsistir. Eran historias que no salían en las primeras páginas de los periódicos pero que ahora, gracias a Schadeberg, tienen un lugar en la Historia. 
eldiario.es
El confinamiento sirvió para leer: los españoles dedicaron más tiempo a la lectura en 2020 y les ayudó a "llevar mejor la situación"
El confinamiento tuvo un efecto positivo sobre los índices de lectura en nuestro país. Así lo concluye el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2020 presentado este viernes por el presidente en funciones de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Patrici Tixis, junto al Ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes.En términos generales, el porcentaje total de españoles que leyó al menos un libro en 2020 no creció significativamente, tan solo 0,3 puntos con respecto a 2019. Sin embargo, la subida más significativa se encuentra en el porcentaje de lectores que leen de forma frecuente (diariamente o al menos una vez a la semana), que pasa del 50% al 52,7%. Es más, durante los meses del confinamiento, la cifra llegó a su máximo histórico del 57%.Con todo, el repunte no se ha desvanecido a lo largo de los meses: una parte significativa del incremento en lectura generado por el confinamiento se ha  mantenido una vez que finalizaron las restricciones de movilidad. El Barómetro señala, además, que fue entre la población menor de 35 años donde se produjo el mayor crecimiento de lectores frecuentes, especialmente  entre la horquilla de población entre 25 y 34 años. El mismo estudio, elaborado para la FGEE con el patrocinio de CEDRO y en colaboración con el Ministerio  de Cultura y Deporte, refleja un incremento en el porcentaje de lectores en tiempo libre, que pasa del 62,2 en 2019 al 64%, y acumula con este dato una subida de 7 puntos porcentuales en los últimos diez años. Los españoles cada vez leen más en su tiempo libre. Es más, según el informe la lectura ha significado una ayuda importante a la hora de sobrellevar mejor el confinamiento. El 81% de los encuestados afirman que "leer libros me ha ayudado a llevar mejor la situación durante el confinamiento". El 91% afirma haberle aportado "entretenimiento", el 97% "desconexión" y el 90% "tranquilidad". Sin embargo, las restricciones de movilidad también han hecho descender algunas cifras: debido principalmente al confinamiento y los cierres temporales desciende al 23,2% el porcentaje de población que fue a la biblioteca en 2020.La lectura de libros en formato digital sigue creciendo, el 30,3% de los españoles mayores de catorce años leen en este formato, al menos una vez al trimestre. Además 51,7% de los españoles compraron libros (no de texto) en 2020, un 1,3% más que en 2019 y la librería tradicional se mantiene como principal canal para la compra: Un 71,1% de los compradores eligieron estos establecimientos para la adquisición de algún ejemplar. Si analizamos lo ocurrido desde 2010, el porcentaje de compradores de libros se ha  incrementado en 11 puntos porcentuales. A pesar de eso, las librerías también han recibido un duro golpe en su actividad económica en 2020. Las librerías sitúan en un 22,5% las pérdidas por la incidencia del coronavirus, según CEGAL. Han facturado 67 millones de euros menos que en el mismo período del año anterior, y el descenso se ha acentuado en los meses de julio, agosto y septiembre. La lectura en menores registra, eso sí, una caída de casi 10% en los hogares donde se les lee a los menores de 6 años. Y como viene aconteciendo en ediciones anteriores del Barómetro, a partir de los quince años se registra una caída de la proporción de lectores frecuentes. Si el 79,8% de los niños y niñas de 10 a 14 años es lectora en  tiempo libre (con una media de 10,6 libros leídos en 2020), a partir de los 15 años, este porcentaje  desciende hasta el 50,3%. "A pesar de la mejora, hay algunos datos que invitan a pensar que aún queda mucho camino por recorrer para conseguir que el índice de lectura en España se sitúe en niveles europeos", ha señalado el presidente en funciones de la FGEE durante la presentación. "Aún existe un alto porcentaje de población que no lee nunca o casi nunca, el 36%, lo que nos invita a seguir trabajando para reconducir esta situación". Según el Barómetro, el incremento en el número de lectores ha sido generalizado en todas las comunidades autónomas. El crecimiento fue mayor en Cataluña y Andalucía, donde subió 2,3 puntos respecto a 2019. Baleares y Castilla y León han sido las que han registrado un menor incremento; 0,7 y 0,8, respectivamente.Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña son las comunidades que más leen. Extremadura, Canarias, Andalucía y Castilla-La Mancha, las que menos.Eso no significa que hayan desaparecido las diferencias socioculturales que establecen desequilibrios importantes según tramos de edad y nivel de estudios.En lo referente a la edad, el tramo con mayor población lectora es la comprendida entre los 14 y los 24 años (73,8% de población lectora en tiempo libre). A partir de los 25 años se produce una caída en los índices de lectura (64,2%). Se recupera entorno a los 35 años y vuelve a caer de forma significativa entre la población con edad superior a los 65 años (49,2% de la población)En lo que se refiere al nivel de estudios, el 85,7% de la población con estudios universitarios lee en su tiempo libre. El porcentaje baja hasta el 61,4% entre quienes tienen estudios secundarios. El 39,6% de la población que solo ha cursado estudios primarios es lectora en tiempo libre.
eldiario.es
Once vinos españoles a base de garnacha blanca, la uva que te romperá los esquemas
La garnacha blanca es una uva originaria del noreste de España, como la garnacha tinta que ya te explicamos en este reportaje, pero con una mutación con respecto al color que se dio primariamente en Cataluña. Por eso encontramos grandes garnachas o su equivalente, el lladoner blanc, en varias Denominaciones de Origen catalanas, sobre todo, en Terra Alta.Las hay deliciosas también en Aragón, en Navarra y en Rioja, pero como es una uva variedad bastante agradecida y adaptable, la hemos descubierto también hasta en Castilla-La Mancha. En cuanto a sus características organolépticas habituales, partimos de jóvenes blancos de color amarillo ligero con algún tono verdoso, que, evidentemente, tendrán un tono mucho más potente cuando lleven envejecimiento en barrica. Ahí se vuelven mucho más portentosas y exuberantes, porque, de por sí, esta variedad, al gusto, ya parece llevar cierta crianza por su sedosidad y untuosidad, y suele dejar un retrogusto afrutado muy agradable, tirando a frutas blancas. Pese a esa densidad, conservan la frescura y suelen ser blancos muy redondos y bien estructurados, con bastante grado alcohólico. Sugerimos maridarla con arroces, pastas y pescados, porque dan el contrapunto perfecto.1. Herencia Altés Benufet 2019: es un blanco orgánico muy elegante que proviene de una selección de parcelas de viñas viejas de Benufet de la bodega Herencia Altés, complejo en matices como las frutas blancas que acarician el paladar de forma muy sutil, nada apabullante. Tiene cuatro meses en tanques de cemento, de donde sale muy gustoso, carnoso y envolvente, pero con un punto salino y vivaracho. No nos extraña nada que no pare de ganar premios. 13,5% Vol. y 15 euros.2. Merian: una garnacha blanca para beber como si estuvieras leyendo una novela decimonónica, estudiando para detectar todos sus matices a hinojo, pera, lima, pomelo… Un blanco perfecto con cuatro meses de crianza sobre lías y solera para los que aman el equilibrio entre el seco y el dulce, contundente y chispeante en la lengua (sin aguja, ojo).13,5% Vol. y 6,50 euros.3. Cent X Cent 2018: incontables los reconocimientos que tiene este cuidadísimo blanco de las fincas Clos Novena i La Bassa con cultivo ecológico y orientación biodinámica de Vins del Tros. Fermenta en ánforas con levaduras autóctonas y en las mismas reposa con sus lías durante cinco meses. Es un blanco serio, acariciante, original y único, envolvente, con sabores a frutos secos y especias, a membrillo y pera. 13,5% Vol. 11,50 euros.4. Panical: alucinante para ser un blanco joven con una crianza con sus propias lías durante solo tres meses. El Celler Arrufí se ha marcado un vino ecológico y vegano intenso, con aromas a frutas tropicales y a jabón de la Provenza. En boca es denso, muy poderoso, seco pese a toda su gama de frutas blancas como níspero, albaricoque o pera. 14% Vol. 7,26 euros.5. Indigena blanco 2019: de la Bodega Parés Baltá, es un monovarietal ecológico y orgánico muy representativo del frescor y la altitud de los viñedos de Pontons, en la DO Penedés, perfeccionado por el contacto con las lías durante meses, de ahí su equilibrada balanza entre la gran frescura y la sensualidad. Trago muy amplio y cítrico, con muy rica acidez. 12,5% Vol. 10,50 euros.6. Loxarel Garnatxa Blanca Brut Nature: dudábamos si recomendar un cava teniendo la Garnatxa blanca de Loxarel, que es un blanco sensacional, pero es que al probar esta maravilla no hay disquisición: conquista por su finura, sus burbujas persistentes, y el contraste de la suavidad con esa chispa tan juguetona de la acidez en la lengua. 12,5% Vol. 11,25 euros.7. Terrae Finca La Dehesa Garnacha Blanca: nos encanta este blanco ecológico de la Bodega Tempore, de Lécera, IGP Bajo Aragón, con cuatro meses en barricas nuevas de roble francés. Destaca por sus notas frutales y florales en nariz y cítricas y herbáceas en boca, donde resulta generoso, de trago grande, fresco y untuoso. 14% Vol. Unos 10 euros.8. La Miranda de Secastilla: es una garnacha blanca joven de viñedos de altura de Viñas del Vero, en la Denominación de Origen Somontano, un vino muy fácil de beber que seguro que le gusta a todo el mundo porque es muy limpio, seco, sin estridencias, floral, amable y con un postgusto pronunciado. 13,5% Vol. 9,40 euros.9. Lúculo Garnacha Blanca 2018: una garnacha con crianza de tres meses de la Ribera Baja de Navarra, de la bodega Lúculo, con notas florales en nariz y frutas blancas en boca, donde también tiene toques herbáceos y a la bollería propia del paso por barrica. Es untuoso a la par que ácido, pero bien equilibrado y con un largo retrogusto. 11,6% Vol. y 10,95 euros.10. Aroa Laia: es una garnacha blanca de Aroa Bodegas que refleja el carácter del terruño de estos viñedos ecológicos de la DO Navarra. Lo más interesante es que parece que tiene barrica por la densidad y la untuosidad, resulta redondo, glicérico y afrutado, a la par que refrescante y un puntito salino. En nariz, es como un zumo de frutas tropicales y cítricos con hierbabuena. 13,5% Vol. 8,90 euros.11. Dehesa de la luna Garnacha blanca: merecedor del sello Ecovino de Plata 2020, esta es la única garnacha blanca por debajo de Madrid, en concreto en Albacete, en el paraje de la biodiversidad de la bodega Dehesa de la Luna. El trabajo de lías durante tres meses da como resultado un blanco muy bien elaborado, muy elegante, con matices a lichi y manzana, redondeado y de cuerpo medio. 14% Vol. y 10 euros.Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines
2 d
eldiario.es
'Millennium actress': ver en pantalla grande un 'Ciudadano Kane' del anime
Satoshi Kon murió a los 46 años víctima de un cáncer de páncreas, pero su breve filmografía como director de anime no evita que sea considerado uno de los grandes del género. Artista de manga, colaboró en sus primeros años con el autor de Akira, Katsuhiro Otomo, en varios cómics, obras de animación y de imagen real (la poco conocida y difícilmente clasificable World apartment horror). Kon tuvo un debut sonado como realizador de largometrajes con Perfect blue, la historia de una artista multimedia que es víctima de acoso. El cineasta japonés solo pudo firmar tres películas más: Millennium actress, Tokyo godfathers y Paprika, detective de los sueños (a quien más de uno ha señalado como una posible influencia de Origen, de Christopher Nolan). Entre estos proyectos, también dirigiría la serie de animación Paranoia agent y el cortometraje Good morning.Quizá esta escasez de obra como autor facilita una cierta veneración de la figura de Kon. Es complicado señalar pasos en falso desde su poderoso primer largo como realizador. Y su segunda película, ahora reestrenada en salas con el vigésimo aniversario de su estreno en el horizonte, difícilmente puede considerarse un retroceso. Kon y el guionista Sadayuki Murai perseveraron en algunos de los hallazgos de Perfect blue, como un cierto juego de confusión entre planos narrativos, y los convirtieron en columnas vertebrales de una propuesta estéticamente arrebatadora… cuyo contenido nace de un cierto idealismo pero termina lanzando hilos incómodos a la audiencia.La premisa de Millennium actress es la realización de una entrevista: un documentalista y su operador de cámara se disponen a entrevistar a Chiyoko Fujiwara, una recluida estrella del cine que lleva años retirada. Ofreciendo a Fujiwara un objeto de simbología evidente, una llave, el realizador hace una invitación a la actriz para que explique su vida. Y descubre que su existencia ha estado marcada por un encuentro de juventud con un hombre desconocido, disidente político del Japón fascista. En su juventud, Chiyoko protegió a un pintor que huía de la policía. Desde entonces, ella dedicó todos sus esfuerzos a reencontrarse con él y a conservar la llave que este portaba.Lo que es un enamoramiento juvenil, tan idealista como potencialmente naïf, deviene una obsesión y también una justificación de vivir una vida casi de espaldas del presente, de lo que entendemos como la realidad. Como en otras obras de Kon, aparece la posibilidad de la soledad extrema, de un autoaislamiento que resulta difícil determinar si responde a una elección vital libre, a un trastorno psiquiátrico… o a la posibilidad de que la sociedad haya enloquecido y la reclusión sea una respuesta razonable.Kon y su equipo exploraron el limitado núcleo dramático de Millennium actress a través de un planteamiento extremadamente dinámico. El relato está en movimiento (casi) perpetuo y se convierte en una historia de persecución de la sombra de una persona desconocida, de un deseo. La confesión autobiográfica de la protagonista se entrelaza completamente con las películas que protagonizó, en un uso muy particular (y cinéfilo) del recurso del narrador no fiable.En la película se representan diversas situaciones recurrentes relacionadas con esta separación romántica, ubicándolas a lo largo de la historia de un país y de su audiovisual. Chiyoko evoca su vida como una carrera interminable a la búsqueda de un reencuentro imposible. La carrera tiene lugar entre los decorados, las convenciones y las situaciones características del cine japonés de todos los tiempos. Vemos a los tres personajes inmersos en escenas extraídas de películas propagandísticas de un imperio inmerso en una interminable campaña militar, de filmes de época sobre la represión ejercida por los señores feudales (con el Trono de sangre de Akira Kurosawa en el recuerdo), de ficciones sobre monstruos gigantes reminiscentes de Godzilla, e incluso de narraciones sobre la colonización del espacio.Millennium actress tiene algo de experimento, pero no deja de ser un experimento con vocación comercial, inclusivo y lúdico. En todo caso, este talante lúdico no se materializa en un tono cómodamente dulzón, sino en algo más agridulce y conflictivo. La reconstrucción de un pasado a través de las entrevistas, además, puede recordarnos a la totémica película Ciudadano Kane, más aun cuando tenemos en cuenta la importancia adquirida por un signo (sea una palabra, "rosebud", o un objeto, la llave de Chiyoko) cuyo significado se desconoce y se intenta reconstruir.El hecho de que un enamoramiento juvenil surgido de manera azarosa y puntual puede empujar a asociar el filme con una cierta ñoñería. ¿Resulta inverosímil que la protagonista pase su vida aferrada al recuerdo de un posible amor a quien nunca conoció? El planteamiento de la película, basado en las situaciones recurrentes, subraya este aspecto de obsesión basada en deseos proyectados sobre un recuerdo, sobre un fantasma. Pero Kon y compañía no quieren cultivar y forzar la lectura lacrimógena, y ofrecen una obra con aristas y que puede sugerir reflexiones interesantes.El realizador japonés no cultiva esa imágenes de malestar respecto a la sociedad contemporánea, de crítica más o menos feroz de costumbres, que aparece en Paranoia agent. En cambio, hermana los excesos del amor romántico con las heridas y los horrores de la historia colectiva de Japón. Su película también puede servir, de manera más bien involuntaria, de símbolo del rol históricamente secundario de las mujeres: la protagonista decide centrar su vida en los sentimientos que le despierta la idea de un hombre (artista, activista) a quien no conoce.A la vez, Millennium actress nos habla del empeño (estimulante y, a la vez, destructivo) de alcanzar lo inalcanzable. Y resuelve la crítica posible de los espejismos del romanticismo con un regate a la tentación de criticar sin matices incómodos, de demoler sin contradicciones, ese modelo de amor. Porque, después de todo, a Chiyoko le gusta lo que ha vivido, aunque le haya supuesto muchas renuncias. "Después de todo, lo que más amo es perseguirle", dice. Y Kon visualiza este viaje respetando esta complicada madeja de perseverancia, anhelo y un cierto sacrificio, de la posibilidad de que recibamos extrañas gratificaciones psicológicas cuando transitamos caminos más bien tortuosos.
2 d
eldiario.es
Radiografía de la 'nueva masculinidad' según C. Tangana: de vampirizar a Rosalía a las mujeres como 'atrezzo' de bar
Este viernes se publica El Madrileño, tercer disco de estudio de C. Tangana. En el panorama actual Antón Álvarez se ha convertido, por méritos propios, en uno de los artistas más importantes de la música en español. Su repercusión es indudable. Por eso resulta esperanzador que alguien que bate récords en Spotify y en Youtube sostenga en entrevistas y apariciones un discurso crítico con la masculinidad tóxica. Ya en 2018, en un programa emitido en prime time, sus declaraciones frente a Risto Mejide levantaron polvareda. El publicista y presentador le preguntó cómo le sentaba que le llamasen "heterazo", a lo que el artista contestó: "Es que es verdad. Todo lo que me ha enseñado el feminismo es que soy un heterazo y que estoy dominado por todos los patrones de macho, ¿tú no?". Y añadió: "Soy un machirulo aunque no quiera". Es un discurso que el artista ha subrayado en distintos ámbitos. Sin ir más lejos, el pasado 25 de febrero el periódico La Razón publicaba una entrevista con el artista en la que afirmaba que "esa masculinidad que te enseñaban de pequeño de repente nos damos cuenta de que es como un cáncer". Pero lo cierto es que si uno se para a analizar las repercusiones discursivas de sus últimos videoclips, la visión que ofrece del asunto es un tanto distinta. ¿Qué hay de 'nuevas masculinidades' en las canciones de C. Tangana? Demasiadas mujeres se publicó en octubre de 2020 y acumula 19 millones de reproducciones en Youtube. Es la canción que abre el álbum que ahora publica. En ella, entre parafernalia castiza y samples de Joselito, vemos a C. Tangana confesándose ante un sacerdote que escucha pacientemente una enumeración de mujeres con las que el artista mantuvo relaciones sexuales. Encuentros que resultan siempre de obedecer un impulso animal ligado a una virilidad incontrolable. Como ocurrirá más tarde con Comerte entera, el deseo sexual masculino no entiende de racionalización en este universo creativo. Atiende, eso sí, al impulso animal: una idea que se encuentra entre lo más profundo de los cimientos de la cultura de la violación. Y la retahíla de mujeres con las que se ha acostado el cantante son, además, la medida de su ego. "El sexo es una mercancía, la acumulación de esta mercancía mejora el estatus del hombre y todo hombre tiene derecho a esta acumulación", escribía Rebecca Solnit en el brillante artículo A broken idea of sex is flourishing. Blame capitalism, publicado en The Guardian. "Sin embargo, las mujeres son, extrañamente, un obstáculo para ello, de manera que son al mismo tiempo el enemigo y la mercancía". Como ahora veremos, tanto Tú me dejaste de querer como Demasiadas mujeres abundan en una idea de alteridad de la mujer que existe para definir el estatus del hombre o bien para hacerle sufrir por, precisamente, alterar dicho estatus. "Las mujeres-en-cuanto-cuerpo son sexo en espera (para los hombres) y las mujeres-en-cuanto-personas son incómodas guardianas que se interponen entre los cuerpos masculinos y femeninos", seguía Solnit y de la que hemos utilizado una traducción realizada por el escritor Antonio J. Rodríguez que figura en el también brillante ensayo La nueva masculinidad de siempre (Anagrama). En este videoclip, el sexo no es algo cariñoso ni colaborativo entre dos personas: es algo que se obtiene, que se concibe como un medio para dominar. La frustración, la herida al ego llega por esa falta de dominio. No va a ser este el lugar en el que se glose la relación que tuvieron Rosalía y C. Tangana ni lo que significó para el mainstream musical español. Para ello ya hay videoensayos tan interesantes como el de la humorista y productora Penny Jay titulado Crónica de una relacción. Nuestro La La Land Español. Baste decir que ambos mantuvieron una relación, hicieron temas juntos y luego lo dejaron. Y que la ruptura se produjo poco antes de la publicación de El Mal Querer, que le granjeó el éxito internacional a la de Sant Esteve Sesrovires. Un álbum en el que Antón aparece acreditado hasta en 8 de los 11 temas que ayudó a producir. Las referencias a esta relación sentimental se pueden rastrear en otros videoclips y letras, asumiendo que se pisa el terreno de la especulación. Solo que el videoclip de Tú me dejaste de querer narra, precisamente, el sufrimiento de un proceso de ruptura sentimental tras una relación en la que ella vive el éxito y él la amargura. En alguien que se ha convertido a sí mismo en una performance como Antón Álvarez, esto establece pocas distinciones con la mediática relación. Es más, una suerte de flashback del videoclip llega a mostrar a Pucho —otro de los alias del artista— rapeando móvil en mano en un banco de un parque sin nombre. Una estampa que completa con las palmas y la mirada de admiración de… Rosalía. Una doble de ella, claro. Todo mientras Tangana observa apesadumbrado la escena desde una limusina. Cabe añadir que Tú me dejaste de querer no se limita a jugar con la figura de la artista catalana, también establece un claro diálogo con el videoclip de Con altura en términos de puesta en escena: Pucho recurre a situar la acción en un avión en el que, en lugar de celebración y perreo, solo vemos al artista rodeado de personajes solitarios. Los tonos claros y cálidos del tema de Rosalía se contestan aquí con azules y oscuros, que subrayan el dolor. La jugada está clara: el artista siente nostalgia por los tiempos en los que la joven le admiraba y le acompañaba. Y la supuesta ruptura no solo resulta unilateral, también parece tener una única víctima: el cantante. ¿Y dónde está el machismo? En la apropiación de una iconografía ajena y su resignificación, así como en la potestad para tener la última palabra. Tú me dejaste de querer vampiriza el éxito de Con altura para extraer una conclusión que cala en el imaginario: mientras la artista catalana disfrutaba de su merecido éxito mundial, el madrileño sufría lo indecible. Resulta, como poco, reveladora la voluntad de tener el control sobre el relato de lo que fuese que pasase entre ambos artistas. La pérdida de privilegios y hegemonía, sea en una relación íntima o en un podio de Spotify, asusta al hombre blanco. Y este reacciona cantando sus penas, que por azares del destino le vuelven a colocar en el número uno. No es, precisamente, una historia que ahonde en ninguna 'nueva masculinidad'. Antes de lanzar el díptico que forman Nominao y Hong Kong junto a Jorge Drexler y Andrés Calamaro, Tangana publicó otro tema que forma parte de El Madrileño. Hablamos de Comerte entera, cuyo videoclip abunda en dos conceptos que poco tienen que ver con nuevas masculinidades: el deseo sexual sujeto al impulso brusco animal y la no-responsabilidad de control de dichos impulsos. Dos ideas arraigadas en el imaginario sexista. Comerte entera nos narra la historia de un sujeto 'deseante' que anhela a un objeto 'deseado' interpretado por Bárbara Lennie. Una mujer de la que no sabemos nada más allá que el 'deseante' la devoraría. Al margen de consideraciones sobre conceptos propios de un imaginario sexista como el de la 'femme fatal' o la cosificación que entraña la desposesión de sentimientos, el sujeto 'deseante', aquí, es evidentemente un hombre. Un varón blanco heterosexual que se precia de moverse por instintos. El deseo, de nuevo, no entiende de racionalización: solo de animales que se devoran unos a otros. Y sin embargo en este tema, el peligro no es el animal devorador: es el objeto deseado. "Essa mina é um perigo" es el leitmotiv de la canción. Mientras que el sujeto que entona orgulloso un "Quiero agarrarte, no aguanto más", no es responsable de su deseo. La responsable es la mujer, peligrosa por alentar ese deseo.A estas ideas, que poco tienen que ver con nuevas masculinidades, se suma la adhesión al imaginario canalla de sus últimos dos videoclips. Rodados ambos en un ambiente de bar oscuro y cargado, Nominao vuelve sobre la idea del rencor ante la pérdida de privilegios: el cantante maldice por haber perdido su estatus mientras la voz de Drexler le recuerda que un día él mismo estuvo en el candelero. Y Hong Kong canta las penas de dos hombres que gustan de cenar "perico en navaja" y tener "una flor en el culo y una geisha en Japón", que se precian de no pasar por su hogar —difícil, por tanto, que puedan, por ejemplo, ejercer cuidados— y sueñan con que las farras duren para siempre. El  imaginario beatnik que el mismo artista cita en entrevistas se encuentra con la resaca bukowskiana. Nada nuevo bajo el sol. Mientras, las mujeres retratadas en ambos videoclips vuelven a ser objetos. En el primero acompañan a Calamaro hasta el local en el que tocan Drexler y Tangana, y en el segundo únicamente se precian de bailar sensualmente ante la mirada de la cámara. Un uso narrativo del cuerpo de las mujeres que la guionista Kelly Sue Deconnick claramente identificaría con el tropo de 'la lámpara sexy': no hace falta que estos roles los interprete una actriz de carne y hueso, pueden perfectamente ser sustituidos por muebles. No es descartable que todo lo aquí expuesto forme parte de una estrategia comercial, que en El Madrileño se puedan leer entre líneas discursos más críticos sobre la posición del varón heterosexual en las relaciones sexoafectivas modernas o la violencia que entraña la masculinidad tóxica basada en el privilegio. De hecho, cuando el artista habla de reflexión sobre las 'nuevas masculinidades' en su nuevo álbum menciona canciones como Nunca Estoy, Los tontos y especialmente Cambia, canciones las dos últimas que servidor no ha podido escuchar mientras escribe esto.Pero antes de publicar dichos temas, ha realizado no uno, sino varias canciones y videoclips que se sustentan machaconamente en narrativas sexistas. Y en cualquier caso, resulta evidente que las 88 millones de visualizaciones de Tú me dejaste de querer ya han calado en el imaginario colectivo, al margen de la crítica al modelo de virilidad tradicional que el artista defienda en adelante. "Si un hombre entiende que la masculinidad es su columna vertebral, no le ve ningún sentido a extirpársela", escribía el poeta y escritor J. J. Bola en Un baile de máscaras (Paidós). "Los hombres (incluidos los más jóvenes) deben hacerse responsables, a sí mismos y a los otros, de las formas en que se benefician del privilegio masculino y del patriarcado y esforzarse por cambiar la situación", añadía. A la luz de los videoclips del artista madrileño, resulta difícil ver la crítica y la voluntad de cambio en el modelo de masculinidad propuesto. Por contra, destacan una serie de ideas que la han sustentado desde hace generaciones. Desde mucho antes de que esas 'nuevas masculinidades' se convirtiesen en una etiqueta al servicio de la promoción.
2 d
eldiario.es