Herramientas
Cambiar el país:
eldiario.es - Sociedad
eldiario.es - Sociedad
La incidencia cae en España hasta los 219 casos tras sumar 9.212 nuevos contagios y 389 fallecidos
El ministerio de Sanidad ha notificado este miércoles 9.212 nuevos casos de coronavirus, una cifra similar a la de los últimos días después de que la jornada anterior se marcara el mínimo diario -7.461- desde mediados de octubre. El indicador que continúa en descenso: la incidencia está ya en los 218,7 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Esta tasa es menor que la del martes, cuando se rebajó el umbral de los 250 casos que los expertos consideran de riesgo extremo. Pese a la mejora, la situación epidemiológica en España continúa siendo de riesgo alto. En el caso de los fallecidos, cuya cifra diaria lleva a la baja desde el 11 de febrero, las autoridades sanitarias han informado de 389 fallecidos más registrados desde este martes. En total, desde que comenzó la pandemia han muerto 68.468 personas, 873 de ellas en la última semana, y se han contagiado 3.170.644.Por comunidades autónomas, las que más casos incorporan son Catalunya, que suma 2.858; Madrid, con 2.072; Andalucía, que suma 1.348 contagios; y la Comunitat Valenciana, que notifica 531 casos al balance total de Sanidad. Siguen presentando las peores tasas de incidencia Madrid, con 339 casos por cada 100.000 habitantes, y Euskadi, con 274, las dos únicas en situación de riesgo extremos, además de las ciudades autónomas de Ceuta (311,4) y Melilla (457,9).
eldiario.es
Diez buenas noticias sobre el coronavirus (un año después)
Hace un año escribí un artículo titulado Diez buenas noticias sobre el coronavirus. El objetivo era mostrar que la ciencia, el conocimiento y la cooperación son fundamentales para luchar contra la pandemia. No sabemos qué ocurrirá en los próximos meses y las nuevas variantes genéticas son motivo de incertidumbre, pero un año después el mensaje es el mismo: los avances de la ciencia nos animan a ser optimistas y a ver el vaso medio lleno.Hace un año nos asombrábamos de que en poco más de un mes desde que se notificaran los primeros casos ya hubiera más de 164 artículos científicos en PubMed sobre el nuevo virus y la enfermedad.Hoy esa cifra se ha multiplicado por más de 600 y ya supera los 100 000 artículos, más que los que aparecen bajo el epígrafe de “malaria”, por ejemplo. Existen registrados más de 4 800 estudios en curso sobre tratamientos y vacunas. Sabemos más sobre el SARS-CoV-2 y la covid-19 que de otras enfermedades que llevamos lustros estudiando.Hace un año se destacaba que hubiera ocho nuevos proyectos sobre vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2. Según el portal bioRENDER ahora son más 195 candidatos, al menos 71 ya en ensayos clínicos. Estos emplean todo tipo de tecnologías: virus vivos atenuados, virus inactivados, subunidades de proteínas, vectores virales recombinantes, partículas similares a virus (VLP), ADN y ARNm.Jamás se había invertido tanto dinero y había habido tanta colaboración para el desarrollo de vacunas entre entidades públicas, privadas, centros de investigación, universidades, farmacéuticas, empresas y ONG. Algunos proyectos se han abandonado, pero otros ya están autorizadas por la OMS: Pfizer/BioNTech y Moderna con tecnología ARNm, AstraZeneca/Oxford y Sputnik V con tecnología de adenovirus recombinantes y la china Sinopharma, con coronavirus inactivos.Al menos otras 20 vacunas están ya en ensayos clínicos de fase III y en los próximas semanas y meses podrán ser aprobadas, si los resultados son satisfactorios.Uno de los posibles efectos graves de las vacunas es la anafilaxis, una reacción alérgica que puede llegar a ser mortal y que ocurre normalmente al poco tiempo de administrar la vacuna.Se han analizado datos del primer mes de vacunación en EE. UU., donde se han administrado más de 17,5 millones de dosis (exactamente 9 943 247 de la vacuna de Pfizer/BioNTech y 7 581 429 de la de Moderna).El Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) ha registrado solo 66 casos de anafilaxia (47 con la vacuna de Pfizer/BioNTech y 19 con la de Moderna). Esto supone menos de 4 casos por millón de dosis o el 0,0003 % de todas las dosis analizadas. Veintiuno (el 32 %) de esos 66 casos había tenido casos previos de anafilaxia por otros motivos. No se ha detectado ningún fallecimiento.Si se compara con el número de casos de covid-19, las secuelas que deja la enfermedad y el número de fallecimientos, el beneficio que suponen las vacunas supera enormemente los posibles efectos adversos. Todo esto permite afirmar que, de momento, las vacunas de ARNm son muy seguras.Israel es el país que más población tiene ya vacunada. A principios de febrero y desde que comenzó la campaña en diciembre, más de 3,67 millones de israelíes habían recibido la primera dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech. Esto representaba cerca del 40 % de la población del país. Más del 28 % había recibido también la segunda dosis. Entre los mayores de 60, más del 80 % había sido vacunado.Los datos preliminares muestran que la vacunación está siendo efectiva. El número de infecciones está disminuyendo de forma significativa, especialmente entre las personas mayores de 60. En este grupo de edad, ha habido un 56 % menos de infecciones y un 42 % menos de hospitalizaciones y un 35 % menos de fallecimientos por covid-19 después de la segunda dosis.Los resultados con las dos dosis son excelentes: de los 523 000 israelíes vacunados con dos dosis solo hay 544 casos de covid-19, tan solo 4 casos de covid-19 grave y cero fallecimientos. Estos datos confirman los obtenidos en los ensayos clínicos previos.Pero no hay que irse hasta Israel. En Asturias el pasado día 15 de febrero se había sobrepasado la cifra de 2 000 personas fallecidas por covid-19 desde el inicio de la pandemia. Entre ellas, había una gran proporción de personas con domicilio en residencias de mayores, donde el impacto ha sido considerable. Sin embargo, en estos momentos la situación comienza a estar relativamente controlada gracias a los esfuerzos vacunales dirigidos específicamente a las personas residentes y trabajadores que los atienden.El efecto de la vacuna queda de manifiesto al comparar la mortalidad entre personas mayores con domicilio en residencias (casi todas vacunadas), en las que desciende bruscamente, y el número de fallecidos en personas con domicilio fuera de ellas (no vacunadas), entre las que aumenta considerablemente.Además, se acaban publicar los resultados de un estudio preliminar en Inglaterra en el que demuestran que la vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech es efectiva para prevenir la infección en adultos sintomáticos y asintomáticos, incluso contra la variante “británica” B1.1.7.Después de más de 160 millones de dosis de vacunas frente a la covid-19 administradas, la confianza de la población en las vacunas va en aumento. Por ejemplo, se ha realizado una encuesta a 13 500 personas de quince países de Europa, Asia y Australia entre noviembre del 2020 y enero de 2021. En el mes de noviembre, antes de que los países comenzaran a aprobar las vacunas, solo cerca del 40% de los encuestados se pondrían la vacuna contra la covid-19 y más del 50% estaban preocupados por los posibles efectos secundarios.Para el mes de enero, más de la mitad se pondría la vacuna y el número de personas preocupadas por los efectos secundarios había disminuido ligeramente.Reino Unido fue el país en el que más gente se manifestó dispuesta a vacunarse (hasta un 78% de los encuestados) y en España la proporción de gente dispuesta a vacunarse pasó de un 28% en noviembre a un 52% a mediados de enero.Los test serológicos que miden anticuerpos frente al SARS-CoV-2 no reflejan todo el potencial, la duración y la memoria de la respuesta inmune frente al virus. Conocer cuánto dura la respuesta inmune frente al virus es fundamental para determinar la protección frente a las reinfecciones, la gravedad de la enfermedad y la eficacia vacunal.Se ha comprobado que, aunque hay cierta heterogeneidad en la respuesta según cada individuo, en la mayoría de las personas en las que se ha analizado mantienen una robusta respuesta inmnune humoral (anticuerpos) y celular (linfocitos T), de como mínimo entre 6 y 8 meses después de la infección, independientemente de que sean leves o graves.Ya sabemos que la covid-19 es mucho más que una neumonía. Se conoce mucho más de la enfermedad y, aunque no dispongamos de momento, de un antiviral específico que inhiba el virus, hay combinaciones de tratamientos que mejoran mucho el pronóstico y reducen la mortalidad de los casos más graves. Antivirales, antiinflamatorios, anticoagulantes, corticoides, inhibidores de la tormenta de citoquinas y anticuerpos monoclonales son algunos ejemplos.Existen más de 400 ensayos clínicos en curso en los que se están probando distintos tratamientos y combinaciones. Por ejemplo, según el ensayo clínico internacional Recovery, la combinación de tocilizumab (un anticuerpo monoclonal dirigido contra el receptor de la interleukina-6, aprobado para el tratamiento de la artritis reumatoide) y la dexametasona (un potente glucocorticoide sintético que actúa como antiinflamatorio e inmunosupresor), puede reducir a casi la mitad las muertes en los pacientes más graves con covid-19.Por otra parte, el tratamiento preventivo con anticoagulantes en pacientes con covid-19 hospitalizados, se asocia con un 30 % menos de mortalidad a 30 días, y sin efectos adversos de sangrado.Existía una seria preocupación sobre cómo se iba a comportar el solapamiento de SARS-CoV-2 con otros patógenos respiratorios frecuentes en los meses de invierno. No se podía descartar una situación de “tormenta perfecta” en la que coincidieran SARS-CoV-2 con otros virus, como el de la gripe o el respiratorio sincitial, que causan bronquiolitis y neumonías y son responsables de frecuentes hospitalizaciones y muertes en determinados sectores de la población más vulnerable.Se había sugerido que el riesgo de muerte en personas infectadas por gripe y SARS-CoV-2 de forma simultánea era superior que en aquellas que solo estaban infectadas por el coronavirus, especialmente en mayores de 70 años. La coincidencia de varios virus respiratorios con el SARS-CoV-2 podría haber causado una carnicería en las personas mayores.La buena noticia es que esta temporada la gripe y otros virus respiratorios han desaparecido, tanto en los meses de junio a agosto en el hemisferio sur como ahora en el hemisferio norte.No podemos descartar que esto pueda suponer un problema el año que viene (las temporadas en las que la gripe causa mayor mortalidad suelen estar precedidas de temporadas más benignas), pero este año ha supuesto un verdadero alivio a los sistemas sanitarios.Varias son las causas que pueden explicar este declive de la gripe. Primero conviene recordar que el SARS-CoV-2 y el virus de la gripe son virus muy diferentes.Es muy probable que el menor periodo de incubación de la gripe, la existencia de inmunidad previa, la intensa campaña de vacunación de este año, las medidas de confinamiento, disminución de viajes, uso de mascarilla, higiene y distanciamiento social hayan tenido un mayor efecto en disminuir la transmisión de este virus. Por el contrario, en la transmisión del coronavirus además influyen mucho más el efecto de los aerosoles, el papel de los superpropagadores y los asintomáticos.El efecto que puedan tener las nuevas variantes genéticas del SARS-CoV-2 en la vacunación y en el transcurso de la pandemia es una incertidumbre. Debido a que los cambios genéticos pueden tener un potencial efecto en cómo se comporte el virus, su análisis y seguimiento es fundamental. La buena noticia es que hoy tenemos la capacidad de seguir la evolución a tiempo real del virus y la aparición de nuevas variantes genéticas.Hay ya más de 260 000 secuencias del genoma de SARS-CoV-2 disponibles en las bases de datos. Esas secuencias provienen de otros tantos aislamientos obtenidos de muestras humanas desde febrero del año pasado hasta el momento actual. Aunque los cambios de nucleótidos son la primera fuente de variación genética del SARS-CoV-2, también se han detectado inserciones, deleciones e incluso recombinaciones.Todo esto permite hacer filogenias (relaciones de “parentesco” entre las variantes virales) que pueden emplearse para hacer estimaciones temporales (cuándo surgen nuevas variantes), caracterizar cómo se extiende geográficamente el virus, reconstruir la dinámica epidemiológica dentro de una región y analizar cómo se adaptan a lo largo del tiempo. El análisis de las secuencias del SARS-CoV-2 no tiene precedentes, en la base de datos GISAID (Global Initiative on Sharing Avian Influenza Data) son más de 580 000 datos de secuencias compartidas. Es la primera vez que se está siguiente a tiempo real la evolución de un virus pandémico.No sabemos cómo se desarrollará la pandemia en los próximos meses. Dada la intensidad que ha tenido hasta ahora es probable que haya nuevas olas, pero quizá de menor intensidad. No sabemos cómo será una posible cuarta ola, ni el efecto que puedan tener las nuevas variantes genéticas que van apareciendo, pero la buena noticia es que a nivel global la pandemia en este momento decrece.Quizá sea un combinación de varios factores: el virus se comporta de forma estacional, la población va adquiriendo cierta inmunidad de grupo por infección natural o por las vacunas, quizá el virus en ese proceso natural de variación y mutación va derivando a formas menos virulentas y se va adatando a su nuevo huésped.No lo sabemos a ciencia cierta, pero de momento sigue habiendo motivo para la esperanza.Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puedes leerlo aquí.
3 h
eldiario.es
La COVID-19 acelera el fin de las granjas de visones en Europa pero España se resiste
La pandemia de COVID-19 está acelerando el fin de la industria peletera de visones en Europa. El año pasado se cerraron tres cuartas partes de las granjas y varios países han adelantado la prohibición de estas explotaciones tras revelarse como foco de brotes de la enfermedad. España, de momento, se distancia de esta tendencia: de las 29 granjas operativas antes de declararse la pandemia, 26 siguen activas. El Ministerio de Agricultura publicó este mes un programa de control para una actividad que, de momento, se mantiene.Los más de 400 brotes de SARS-CoV-2 detectados en granjas peleteras han demostrado que el visón americano, la especie criada para obtener pieles, es un buen reservorio para el virus. Además, el modelo intensivo de producción a base de hileras de jaulas con miles de ejemplares favorece "la transmisión de animal a animal" además de una "muy alta probabilidad de infección con variantes generadas en visones" para los trabajadores expuestos, según indica la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en un reciente informe sobre control del SARS-CoV-2 en mustélidos. Esta evidencia ha hecho que, de las 2.726 granjas activas en Europa en 2020 (y que producían unos 27 millones de pieles al año), queden operativas 755, según los datos de la patronal Asociación Europea de Peletería. Una caída del 73%. En España, sin embargo, la industria continúa más allá de las explotaciones afectadas por los tres brotes de coronavirus certificados en 2020 y 2021 (uno en Aragón, uno en Galicia y otro en Castilla y León). En la actualidad funcionan 26 granjas de las 29 operativas al iniciarse la pandemia, según informa la EFSA. 24 de ellas están en Galicia, una en Ávila y otra en Castellón, de acuerdo con los datos del Ministerio de Agricultura que ha culminado este febrero un plan "para la prevención, vigilancia y control frente a la posible introducción y circulación del SARS-CoV-2 en las granjas de visones americanos en España" con la idea de monitorizar las explotaciones que siguen activas, que son casi todas. El documento europeo dice que España "reforzó las medidas de higiene, seguridad y vigilancia tras los primeros casos de visones infectados en Dinamarca". El Gobierno danés sacrificó en noviembre de 2020 millones de ejemplares al detectar una variante del virus en sus granjas que afectó a un par de centenares de humanos. Aun así, un primer brote de SARS-CoV-2 ya se había detectado en una explotación de Teruel en junio pasado. Finalmente fueron sacrificados más de 90.000 ejemplares. Después de ese episodio, en enero de este año tuvieron que sacrificarse otros 3.100 visones en una granja gallega, y una semana después ocurrió lo mismo con un millar de visones en Ávila. "Debido a los brotes de SARS-CoV-2, varios países prohibirán las granjas peleteras los próximos años", reseña el informe de la EFSA. Tras el estallido del nuevo coronavirus y la sucesión de focos en explotaciones de visón, Holanda ha adelantado y ordenado el cierre de todas sus granjas, prevista en un principio para 2024: 127 granjas han dejado de funcionar después de contabilizar 69 brotes de coronavirus. En Dinamarca se ha prohibido la actividad al menos hasta finales de 2021. Han cerrado 1.100 explotaciones y se han detectado 290 focos de infección. Además, Francia ha prohibido este tipo de granjas (aunque ha concedido un periodo de cinco años para completar el plan). Tuvieron un brote en una de las cuatro granjas activas. Polonia está en la misma línea. Irlanda está preparando la legislación para acabar con las granjas peleteras, y tiene tres operativas. Eslovaquia, Noruega y la región de Flandes en Bélgica están en fase de clausura de sus explotaciones. En 2022 esta industria estará prohibida en Alemania. Antes de la COVID-19 ya había países de la UE (o vecinos) que habían prohibido las granjas de visones: Austria, Chequia, Luxemburgo, Bélgica (en Valonia y Bruselas), Reino Unido, Suiza, Croacia, Serbia y Macedonia.En el terreno de la regulación, en España de momento el único movimiento concreto ha sido la aprobación de una proposición no de ley en las Cortes de Aragón para instar al Ejecutivo autonómico y central al cierre de granjas, aunque solo "hasta que la situación sanitaria frente a la COVID-19 sea la idónea a nivel estatal".La iniciativa había partido de la organización WWF. Su responsable del programa de especies, Gemma Rodríguez, entiende que en Europa se ha acelerado el fin de esta industria "por el problema de seguridad que implican, que se suma a los motivos ambientales y éticos"."En España, de momento, no parece que vaya a seguirse esta línea, aunque vemos el cierre totalmente justificado. El argumento que se utiliza para mantenerlas es el del empleo y la actividad económica, pero ese empleo no es de calidad, hay mucho temporal y precario", analiza Rodríguez. Y añade: "Además, nos cuestan dinero público porque gastamos mucho tanto en prevención y gestión de brotes como en la erradicación del visón del medio natural, que proviene de escapes de granjas". El visón americano es una especie exótica invasora que está llevando al borde de la extinción al visón europeo autóctono.El peligro que suponen las explotaciones de visones para piel radica fundamentalmente en su fórmula de producción, analizan los técnicos de la EFSA. La mayoría de las granjas peleteras son instalaciones de jaulas en áreas abiertas cubiertas por algún techado. Los visones suelen ser criados en pares dentro de jaulas de alambre, muy próximas unas con otras, lo que permite el contacto estrecho entre ejemplares y por lo tanto facilita la transmisión del virus de visón a visón. Una granja cría decenas de miles de visones destinados a la obtención de piel. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria lo describe así: "Las grandes granjas de visones con una alta densidad animal crean las condiciones ideales para que el coronavirus se replique y transmita, lo que incrementa el riesgo de evolución del virus". Y concluye que "la expansión en granjas supone un peligro para que el virus introduzca nuevas mutaciones y variantes que podrían emerger e infectar a los operarios y alcanzar al resto de la población". 
eldiario.es
El director de los ensayos de la vacuna monodosis de Janssen en España: "Duplicaremos la capacidad de inmunización"
Una esperanza recorre Europa: es la vacuna de Janssen/Johnson&Johnson frente a la COVID-19, el cuarto suero que podría estar autorizado por la Agencia Europea del Medicamento. La previsión es que se le dé luz verde la primera quincena de marzo, y esté disponible por contrato en abril. Su evaluación forma parte del plan que tiene la Comisión Europea para acelerar la compra de vacunas, después de los baches con AstraZeneca y las limitaciones de suministro de Pfizer y Moderna que han dejado al continente atrás en la carrera por la inmunización si se le compara con Reino Unido, EEUU e Israel. Hay firmadas con Janssen 400 millones de dosis, a lo largo de 2021. Y es una esperanza porque aumenta las vacunas disponibles y también porque es la única de las desarrolladas por los laboratorios hasta ahora que solo requiere de una dosis para inmunizar frente al virus. Los ensayos en fase II y fase III se han hecho, entre otros países, en España. Una parte de la III se han desarrollado en la Clínica de la Universidad de Navarra, dirigidos por el doctor José Luis del Pozo, su jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y del de Microbiología. Con unos 200 voluntarios, la primera inyección se puso el 21 de diciembre. La participación ha sido tan masiva y se han puesto tantos esfuerzos que "lo que sí sabemos es que hasta la fecha, después de ya varias semanas, los efectos adversos son leves y autolimitados, aparecen entre 24 y 48 horas después de la administración de la vacuna o del placebo". Es decir, "ya hay datos que nos permiten saber que es una vacuna segura", falta completar sobre los de eficacia y continúa en estudio qué sucede si se pone una segunda dosis. Hablamos con el doctor Del Pozo sobre qué puede suponer la aprobación de esta vacuna en suelo europeo y sobre los procesos de ensayo y vacunación.Hay muchas esperanzas puestas en Janssen. ¿Cuáles son sus principales ventajas?Fundamentalmente, hay dos. Las dos son organizativas y estructurales. La primera es que es de una única dosis, evita el tener que organizar todo el sistema para administrar una segunda. Con las actuales (Moderna, Pfizer, AstraZeneca) no está claro que se adquiera la inmunidad adecuada con una. La segunda es que no precisa de condiciones extremas para su conservación, no es como la de Pfizer que requiere mantener los viales a -70 grados, o la de Moderna, a -20. Esta se puede conservar refrigerada a 4 grados, una nevera normal y corriente, todo el tiempo. Esas dos ventajas la hacen muy atractiva para administrarla de manera mucho más rápida.Y luego está la eficacia: una sola dosis protege hasta en un 85 % de tener la enfermedad grave, lo cual es una inmunidad bastante potente. ¿Se podrán enviar las mismas cantidades? ¿O de cada vial que se pueda enviar saldrán menos dosis que con las actuales?Eso no es una limitación. De hecho, la Comisión Europea ya ha hecho una precompra de dosis. Una vez que se preparen los viales para ser comercializados será cuestión de ver cuántas caben en cada vial. En el momento en el que estamos lo que nos compensa es tener el mayor número de vacunas disponibles, de Pfizer, de Moderna, de AstraZeneca o de Janssen.¿Entonces, notaremos de verdad que aumenta el ritmo de vacunación cuando tengamos Janssen?Una estrategia que están haciendo algunos países [como Reino Unido], o que se han propuesto, es poner una única dosis en vez de dos para alcanzar antes a mayor población [espaciando más tiempo de lo indicado la pauta]. Y esto, con la de Janssen, ya está conseguido. Es decir, va a suponer no tener que estar como hasta ahora, esperando a la segunda dosis para tener a ese paciente inmunizado. Si uno recibe 1.000 dosis de Pfizer, son para 500 pacientes; 1.000 dosis de Janssen, son para 1.000. Duplicas la capacidad de inmunización con los mismos viales, así que el ritmo será más rápido.Será importante para nosotros, en Europa, ¿también si llega a países pobres?Yo he participado en programas de vacunación en varios países de África en los que a lo mejor en un día se vacuna de polio a 50.000 niños. Esto lo puedes hacer, pero por la idiosincrasia de estos países, muchas veces lo difícil es conseguir que el paciente que has vacunado un día pueda volver 3 meses después para la segunda dosis. Va a venir muy bien ahí por eso y por el tema de la conservación. Aquí nos hemos tenido que adaptar y tenemos la infraestructura adecuada, pero en muchos países en vías de desarrollo no puedes contar con congeladores de -70 grados para almacenar las dosis. Esta vacuna es un ejemplo de que la vacunación es un problema global, no individual.¿La podremos administrar a personas mayores?Janssen no tiene la limitación de la edad, en los ensayos clínicos se han incluido todos los rangos desde los 18 años, se podrá administrar a mayores de 55 sin duda. Además, los ensayos hechos hasta ahora mismo son con una única dosis, es eso lo que se va a intentar aprobar en marzo evaluado por las agencias. Ahora mismo, está en curso un ensayo clínico internacional multicéntrico con dos dosis espaciadas con 56 días. Los resultados los conoceremos en los próximos meses y veremos si la eficacia es superior que con una sola, también puede ser que no tenga un beneficio claro en la inmunización y eso reforzaría el papel de una dosis sola.Entonces, ¿puede ser que ahora se aprueba Janssen con una sola dosis, pero en el futuro también sea de doble dosis?Puede pasar. Pero teniendo un ensayo clínico con una sola dosis, estratégicamente podríamos decidir que nos interesa tener a mucha población vacunada con una dosis o, por el contrario, si tenemos muchas vacunas y ya mucha cantidad de población vacunada, que nos interesa utilizar las dos dosis. La diferencia con las otras vacunas ya aprobadas (Pfizer, Moderna, AstraZeneca) es que de esta ya tenemos evidencia de que una sola dosis funciona, de ellas no está claro aún. Pero en un futuro, si todo sale bien, lo más probable es que dos dosis de Janssen sí sean mejores que una. Esos ensayos con doble dosis no están acabados, de la que se ha solicitado autorización a la Agencia Europea ahora es de la de una dosis.¿Qué le parece esa estrategia de administrar una sola dosis, o espaciar más el tiempo entre las dos de lo que recomienda el fabricante? Lo está haciendo Reino Unido y cada vez hay más debate porque sí hay indicios de que puede funcionar.Más que el fabricante, lo que me ayuda a mí a decidir es lo que nos dicen los ensayos clínicos. Tenemos que ser consecuentes con ellos. Si dos dosis separadas por 3 ó 4 semanas garantizan protección y se recomiendan las dos, y nos lo creemos por el ensayo clínico, no podemos inventarnos una pauta vacunal que no está documentada. Creo que se deberían respetar los plazos de vacunación de los ensayos y ceñirnos a ellos. Porque puede que si no, tengamos el escenario de que hayamos vacunado a mucha gente pero hayan perdido su inmunidad antes de recibir la segunda y tengamos que tirarlas a la basura. Como no lo sabemos, bajo el punto de vista científico, me cuesta optar por esta opción aunque a priori sea muy llamativa porque consigues vacunar al doble de gente en el mismo tiempo. ¿Qué ha hecho Janssen en especial para conseguir tener directamente la eficacia con una dosis? Normalmente las vacunas necesitan un recuerdo.Cuando las vacunas requieren de una única dosis habitualmente es porque son muy eficaces. Hay muy pocas del calendario pediátrico que solo requieran una, la mayoría dos y algunas, como la de la difteria y el tétanos, de varias para completar. Pero esa es una pregunta para Janssen, técnicamente es información restringida suya, yo no trabajo para ellos. Es un adenovirus recombinante, probablemente radique en que han conseguido que sea muy muy inmunógeno y consiga buena respuesta de anticuerpos. Es posible que en un futuro las de ARN mensajero solo necesiten también de una dosis, lo que pasa es que no tenemos los datos de ningún estudio que lo analice. El ARN mensajero es una tecnología diferente, pero consigue algo no muy distinto que el adenovirus, anticuerpos para la proteína S, que es la llave del virus para entrar en el organismo. Varía la plataforma y que las de ARN se fabrican más rápido y se pueden cambiar más, son menos complejas de fabricar. Pero Janssen también llevaba mucho tiempo estudiando este adenovirus para el ébola, no se partía de cero.¿Y es previsible que Janssen también nos dé problemas de suministro? Que haya reajustes, retrasos… como con Pfizer y Moderna.Mi opinión es que lo raro hubiese sido que no hubiese habido ningún problema ni de suministro ni de fabricación. Esta una cosa que en general el público no sabe, porque no salta a los medios, pero de manera constante hay roturas de stock de fármacos que utilizamos en el día a día. Los dos últimos años hemos tenido varias roturas con los fármacos que se utilizan para tratar la tuberculosis, hemos estado durante semanas haciendo el pino puente para tratar a los pacientes. Hay un antibiótico que se produce únicamente en dos fábricas en China. Hace tres años hubo un terremoto que afectó a las dos fábricas y esto cortó el suministro mundial. Y es uno de los que se utilizan más a nivel hospitalario. Es una situación a la que estamos acostumbrados en el ámbito sanitario, también con analgésicos o diuréticos.Así que estos problemas que hemos tenido con Pfizer, con Moderna, con AstraZeneca, y que seguramente tendremos con Janssen, entran dentro de lo habitual. Pero en el momento en el que estamos sale todo rápidamente en la prensa y parece más extraordinario. Sí es cierto que conforme pase el tiempo, la probabilidad de una rotura de stock o de fallos en el proceso de fabricación será menor. Máxime si aumentan las vacunas. Si tenemos dos y hay un problema con una, nos quedamos con poco. Pero si hay cinco, seis o siete, probablemente con el tiempo se note menos.Estamos un poco en manos de las farmacéuticas, que hacen negocio, y la vacunación a nivel mundial ya es un desastre en términos de desigualdad, el 75% de las dosis se concentran en solo diez naciones ricas. ¿Cómo contrarrestamos esto?Un poco no, del todo. La industria farmacéutica es un negocio, un negocio no altruista, y busca una serie de beneficios. Y ahí depende de los acuerdos a nivel internacional a los que se llegue con la vacuna. Hay una cosa importante: esto es un problema de salud global. De nada me sirve que todos los españoles están protegidos frente a la COVID-19 si en los países de alrededor no lo están o la cobertura vacunal es muy pequeña. Porque surgirá una variante en alguno de esos países que haga que tengamos que cambiar la vacuna y eso tirará por tierra el esfuerzo del país que haya vacunado al 100 %. Debemos preocupamos de que todo el mundo tenga la vacuna,  desde las agencias y desde la OMS deberían tomar cartas en el asunto, independientemente de que la farmacéutica haga su negocio. Las diferencias de tasas que se ven actualmente no pueden ser. Y esa desigualdad creo que si seguimos así se va a ir acentuando, algunos países no tienen acceso aún a ninguna vacuna.¿Fue fácil reclutar a voluntarios para el ensayo?, ¿cuáles han sido las complicaciones?El reclutamiento ha sido rapidísimo. Va por franjas de edad, hay algunas en las que  se completó hace ya semanas y eso nos permite tener ya muchos datos de seguridad y antes los de eficacia. No hemos tenido que convencer a nadie, ha habido muchos voluntarios por varios motivos. Por un lado, aquellos pacientes jóvenes, por ejemplo de 40 años, que piensan que les tocará muy tarde vacunarse según el plan, así que vieron una oportunidad muy buena para poder recibirla antes de tiempo. Ese grupo lo completamos muy rápido. Los pacientes más añosos, o con otras enfermedades, han costado un poco más porque pensaban que es posible que la reciban en algún momento antes del verano. Pero con la velocidad tan pequeña que llevamos, esas personas también se han enrolado. Contar con todos los voluntarios ha sido muy fácil, de hecho hay quien se ha quedado fuera.Lo más difícil en un ensayo clínico es la cantidad de trabajo que acarrea. Hay que tenerlo todo muy bien registrado, hacer un montón de papeles. Está auditado, hay monitores que vienen por sorpresa a comprobar que los datos están bien, que nadie participa obligado, que se les sigue bien… a todas las personas enroladas que han tenido algún cuadro clínico complicado o compatible con COVID-19, se les ha tenido que ver. Pero compensa muchísimo, porque el trabajo con las vacunas es lo que puede conseguir de verdad un cambio en la pandemia. Ahora estamos a la espera de los resultados de eficacia.La vacuna de Oxford ha demostrado algo más de un 65% de eficacia, la de Pfizer y Moderna, 95 %, la de Janssen dice un 85 %. Son todas muy por encima de las expectativas, más de un 50 % ya se iba a considerar aceptable, pero hay gente que dice que preferiría elegir cuál se pone. ¿Tiene sentido elegir una u otra por eficacia?Si tuviera que elegir entre vacunarme yo o todo mi entorno, elegiría que lo estuviera todo mi entorno. Es más seguro para mí que recibir una vacuna del 60, 80 o 90 %. Primero, porque ninguna vacuna te protege al 100 %, Pfizer y Moderna lo hacen al 95 %, hay un 5 % de posibilidades de un fallo vacunal y de que adquieras COVID-19. Lo que tenemos que intentar es que deje de circular en la comunidad, es la única forma de protegernos todos, y se consigue teniendo a un 80% de la población vacunada. El riesgo ahí de infectarte es muy pequeño. Da un poquito igual si has recibido una vacuna que tiene un 95 %, un 60 % o un 75 %, lo importante es que tu entorno esté vacunado. Y lo que está claro es que no podemos decidir qué vacuna nos toca, sino vacunarnos con que esté a disposición. Por la situación de pandemia global, no estamos en situación de elegir, sino de ponernos una vacuna, sea cual sea.La pregunta que le hacemos a todos los científicos y expertos en vacunación: ¿ve posible alcanzar los objetivos? 80 % de la población mayor de 80 vacunada en abril, 70 % de la población general en septiembre.En España llevamos un 3 % de la población vacunada, así que haciendo matemáticas, claramente no. Pero hacemos matemáticas con lo que tenemos hasta ahora. El problema clave no es la administración, no hace falta que vacunen los veterinarios ni los estudiantes, hay personal suficiente. El problema es el número de vacunas que lleguen. Si va aumentando proporcionalmente, sí se podrá, ojalá tener esa cantidad de inmunización en otoño. En Israel no ha habido problemas en administrar una gran cantidad de vacunas a una gran cantidad de población, la diferencia es que Israel tenía muchos viales, y Europa en general, pocos. Tiene que cambiar esa llegada a España y a cada comunidad autónoma.Aquí en el hospital, para la vacunación del personal sanitario, se pudieron poner 500 dosis en 3 horas con personal mínimo. No hacen falta grandes estructuras ni un número tan elevado de profesionales. Si en vez de 500 hubiésemos tenido 2000, se pueden poner 2000.
eldiario.es
La caída de los casos deja a la mitad de las grandes ciudades fuera del riesgo extremo de contagio
* Información actualizada con los últimos datos disponibles a 23 de febreroLa curva de la tercera ola en España se desploma y la incidencia de contagios iguala los mejores registros de los últimos cinco meses en España. Ahora mismo, menos del 5% de la población vive en municipios por encima de los niveles récord de 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. Además, la mitad de las grandes ciudades y más de 4.000 municipios ya han salido de la alerta roja por niveles de transmisión al registrar incidencias por debajo de los 250 casos. Unas cifras alcanzadas tras un veloz descenso de los contagios que todavía se repite en prácticamente todo el territorio: 9 de cada 10 españoles viven en localidades donde los casos están bajando. La prueba de la reducción de la curva de contagios en todas las comunidades está en la bajada del número de municipios en los niveles de riesgo más extremos. Por encima del umbral de los 500 casos (se contagia el 0,5% de la población cada dos semanas) ya solo quedan 509 localidades, la mayoría ubicadas en Madrid y Euskadi. Entre ellas, las ciudades de Santurtzi, Collado Villalba, Talavera de la Reina, Torrejón de Ardoz y Getxo que ahora mismo lideran el ranking de ciudades con más contagios por cada 100.000 habitantes en dos semanas.El descenso de la curva destaca especialmente en Logroño (-92% de incidencia en las últimas dos semanas), Alcoi (-87%), Cáceres (-86%), Torrevieja (-86%) y Zamora (-84%). Una bajada de los casos a la que se unen la mayoría de ciudades, según el análisis realizado por elDiario.es a partir de los datos de las consejerías de Sanidad de 17 comunidades autónomas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Más detalles de los datos en la metodología.La tendencia positiva de la curva del coronavirus continúa en la mayoría del territorio. Los casos confirmados de COVID-19 están ya en descenso
eldiario.es
España sale del nivel de riesgo extremo de COVID dos meses después y suma 7.461 nuevos contagios y 443 fallecidos
El ministerio de Sanidad ha registrado este martes una incidencia de 235,8 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, una tasa que se sitúa por debajo de los 250 a partir de la que los expertos consideran la situación epidemiológica de riesgo extremo por primera vez desde el 28 de diciembre de 2020. Este indicador permanece en continuo descenso desde el pico del 28 de enero, cuando se alcanzaron los 994 casos. La situación actual según este parámetro es, en ese momento, de riesgo alto. La autoridades sanitarias han notificado esta jornada 7.461 nuevos casos de coronavirus, una cifra menor que los 11.435 del viernes, y que continúa la línea descendente de la última semana. En total, desde que comenzó la crisis sanitaria hace casi un año se han contagiado 3.161.432 personas.En la casilla de muertes, Sanidad ha incorporado 443 personas fallecidas más. Son ya 68.079 desde marzo, de las que 871 han muerto en la última semana. Este indicador es el que más tarda en descender una vez que han empezado a hacerlo la incidencia y los contagios, pero el martes pasado el número de personas que habían fallecido con coronavirus en los últimos siete días era de 1.290.
1 d
eldiario.es
Todo el Congreso, excepto PP y Cs, se planta contra el negacionismo de Vox leyendo los nombres de las 1.083 asesinadas por violencia machista
Este martes en el pleno del Congreso se han escuchado los nombres de las 1.081 mujeres asesinadas por violencia de género desde 2003, cuando comenzaron a recopilarse los datos oficialmente. Así es como el pleno ha querido responder a una propuesta negacionista con la violencia machista impulsada por Vox: con la lectura de todos los nombres de las víctimas mortales. Todos los partidos, excepto el Partido Popular y Ciudadanos, han rehusado responder con los argumentos que ya se han reiterado en otras ocasiones en la cámara y han preferido utilizar su tiempo para mostrar una reacción unánime y homenajear a las mujeres asesinadas. Cada diputado o diputada ha usado el turno de fijación de posiciones durante el debate de esta misma forma y ha comenzado su intervención con una frase consensuada entre los grupos: "En recuerdo de las 1081 mujeres asesinadas desde el 2003 en el Estado y frente a quienes intentan negar la realidad, desde nuestro grupo queremos decir alto y claro que la violencia machista sí tiene género". A la introducción le han seguido los nombres de las mujeres, que los partidos se habían dividido previamente. Nada más comenzar a leer, el resto de grupos ha empezado a aplaudir cada intervención. El debate ha finalizado con un largo aplauso de toda la cámara y todos los parlamentarios en pie, excepto los de la formación de extrema derecha. La iniciativa registrada por Vox, que se quedará solo en la votación, propone el impulso de una Ley Integral de Violencia Intrafamiliar que tiene por objetivo, entre otras cosas, derogar la Ley contra la Violencia de Género, aprobada en 2004, o acabar con los juzgados específicos que llevan este tipo de casos. La diputada Carla Toscano de Balbín ha cargado contra la norma en su defensa y ha usado el mito de las denuncias falsas para repetir el mantra que el partido de extrema derecha recalca una y otra vez de "la violencia no tiene género" o la idea de que la ley "vulnera la igualdad" entre hombres y mujeres, algo que el Tribunal Constitucional ya ha zanjado.El Partido Popular y Ciudadanos sí han aplaudido las intervenciones del resto de grupos nombrando a las víctimas, pero han rechazado sumarse a la iniciativa organizada y han preferido utilizar su turno para argumentar su posición, que en ambos casos ha sido contraria a la proposición de ley. Los populares han defendido la necesidad de abordar todos los tipos de violencia, pero han criticado la iniciativa de Vox porque trata de "legislar contra las mujeres" y "es una coartada para alimentar su discurso negacionista", ha dicho la diputada Alicia García Rodríguez, que nada más subirse a la tribuna se ha justificado: "El PP aplaude a las víctimas de violencia de género como también aplaudimos a las víctimas de terrorismo".Por su parte, Sara Giménez, de Ciudadanos, ha defendido su oposición a la proposición de ley, aunque sin sumarse a la respuesta colectiva: "Estamos totalmente conformes con abordar todo tipo de violencia, también a los mayores o a la infancia, pero no todas las formas de violencia tienen la misma causa. La violencia no tiene género, pero las víctimas sí, si tienen género", ha añadido.
1 d
eldiario.es
Uno de cada tres abusos sexuales a menores de edad son perpetrados por el padre de la víctima
Es una realidad mucho más habitual de lo que solemos pensar. El abuso sexual hacia la infancia es un asunto que suele generar una enorme alarma social, pero al mismo tiempo es una de las realidades más desconocidas y silenciadas. Así lo expone una investigación presentada este martes por la Fundación Anar, el teléfono de ayuda a niños y niñas, que ha analizado 6.183 casos de las casi 90.000 peticiones relacionadas con el abuso sexual infantil que ha recibido en la última década. El informe, el primero de estas características, intenta arrojar luz desde una perspectiva multidimensional.El perfil del agresor tipo es el de un hombre, que ejerce los abusos en un 95,8% de las ocasiones, según la investigación. Siete de cada diez son mayores de edad, mientras que los menores se concentran sobre todo en la adolescencia de las víctimas, entre los 13 y los 15 años. En total, la mayor parte de los abusos han sido perpetrados por el padre de la víctima, algo que ocurre en uno de cada tres casos (el 32%), seguido de otro familiar (18,7%), entre los que se incluyen hermanos o abuelos, y compañeros, amigos o conocidos del menor (21%). Si se suman todos los familiares, se concluye que más de la mitad de los abusos, el 58,8%, son cometidos por algún miembro de este entorno más cercano. "Los abusos vienen de las personas que supuestamente les deberían proteger, algo que es gravísimo", explica Diana Díaz directora del teléfono Anar. La inmensa mayoría de las víctimas son mujeres (un 78,3%). Ellas están más representadas en la adolescencia, en la franja de edad de los 13 a los 16 años, mientras que ellos lo están en mayor proporción en las más tempranas (hasta los 12 años). Con todo, la media de edad de las víctimas es de 11,6 años. Los tipos de abuso más frecuentes fueron tocamientos (35,5% de los casos) y penetración (un 17%), junto a otros como tocamientos al abusador o la obligación de masturbarse. La violencia o la intimidación fue usada en un 53,% de los casos, más habitual en mujeres a medida que cumplen años. Por otro lado, las agresiones en grupo han crecido del 2,1% de 2008 al 10% diez años más tarde.El trabajo, realizado por el centro de estudios de la fundación, apunta a una tasa de crecimiento de los casos de abuso sexual a niños, niñas y adolescentes del 300,4%. Esto significa que los casos confirmados por Anar pasaron de los 273 en 2008 a los 1.093 en 2020 –en este punto, el estudio abarca hasta el año pasado–. La tasa anual de crecimiento ha sido del 14%, pero se ha acelerado en los últimos cinco años, sobre todo, en lo que tiene que ver con la tecnología, apunta el informe. Este tipo de delitos son una minoría del total (583), pero son los que más han crecido. El grooming –ganarse la confianza del menor para, por ejemplo, conseguir material íntimo– ha aumentado un 36,7% y el sexting un 25%.¿Cuánto hay de aumento en sí del delito y cuánto de una ruptura del silencio cada vez mayor? Es difícil de saber. En opinión de Sonsoles Bartolomé, directora del departamento jurídico de ANAR, pude darse una mezcla de factores: "En los últimos años hemos avanzado y es algo que nos ha podido llevar a una mayor notificación, pero por otro lado, las nuevas tecnologías han abierto una nueva vía a formas delictivas que antes no existían", ha explicado. Por eso, desde la fundación piden, entre otras cosas, campañas de sensibilización y un mayor control parental en el uso de las tecnologías.¿Y qué ocurre en el entorno cuando el menor verbaliza lo que ha sufrido? Según revela el trabajo, la intención de denunciar se dio solo en el 43,3% de los casos, pero además, finalmente solo la formalizaron uno de cada diez. De ellos, casi un 20% se archivó por falta de pruebas. Es decir, una inmensa mayoría de los casos nunca llegan a ser enjuiciados. Pero más allá de los obstáculos en lo judicial, Anar ha detectado que en ocasiones se produce un entorpecimiento desde el propio entorno de la víctima, lo que dificulta "la puesta en marcha de acciones que permitan que el menor de edad reciba la ayuda y protección necesaria". Entre los "fallos" identificados se encuentra la negación de los hechos, algo que ocurre en el 37,8% de las ocasiones, la justificación o encubrimiento del agresor (31,1%), la negligencia o falta de reacción (23,9%) o la culpabilización del menor (7,2%). "En muchos casos las familias lo niegan porque no pueden creérselo ni entenderlo y se defiende", añade Díaz, que insiste en que "urge" concienciar a la sociedad de que el abuso sexual infantil existe "y no es un fenómeno aislado". En este sentido, la fundación reclama campañas de sensibilización y prevención.Además, los abusos no suelen ser puntuales. Solo un 31% de las víctimas informaron de que les había sucedido una vez, pero lo habitual es que se repitan en el tiempo. Hasta un año en el 22% de las ocasiones y en el 38%, los ataques se han alargado durante más de un año.
1 d
eldiario.es
Un informe afirma que la huella ecológica anual de la industria militar europea equivale a las emisiones de 14 millones de coches
La industria militar en Europa tiene una huella de carbono anual equivalente a las emisiones de, al menos, 14 millones de automóviles. Así lo afirma el estudio Bajo el radar. La huella de carbono de los sectores militares europeos, realizado por Stuart Parkinson, director ejecutivo del grupo Científicos para la Responsabilidad Globar (SGR) y Linsey Cottrell, responsable de política medioambiental de CEOBS, y publicado este martes por el grupo de La Izquierda en el Parlamento Europeo (GUE(NGL). Según los autores, la cifra a la que han llegado es una estimación "muy conservadora, equivalente a las emisiones totales de vehículos de Portugal, Grecia y Noruega combinados".Francia aporta un tercio de la huella de carbono total de los ejércitos de la UE, según el informe. España es uno de los seis principales países de la UE en gasto militar y asumió algunos compromisos sobre la notificación de emisiones en el marco del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático). Por ejemplo, Francia califica el consumo de combustible de las actividades militares como "confidencial". El Ministerio de Defensa español dijo en 2012 que está registrando la huella de carbono de sus actividades, pero los autores afirman que no han podido "encontrarlas publicadas ni registradas". En el estudio, también se analizan "las emisiones de empresas de armas españolas como Navantia e Indra". El total de emisiones de gases de efecto invernadero de todo el sector militar de España se calcula en 2.794 kilotoneladas de CO2. "El Pacto Verde Europeo ninguneó completa y deliberadamente todo lo que tuviera que ver con el impacto climático de la militarización", afirma el informe. "Esto no es un descuido. Es parte de la narrativa de la UE afianzar el excepcionalismo en torno a la industria militar y de armas, para dibujarlos como inherentemente necesarios e intocables, cuando de hecho contribuyen significativamente a la crisis climática y deben ser abordados. La desmilitarización debe formar parte de cualquier Acuerdo Verde creíble".La investigación también destaca que Europa alberga ocho de las 30 corporaciones más grandes del mundo por ventas militares; identifica que las fuerzas armadas de Francia contribuyen a un tercio de la huella de carbono total de los ejércitos de la UE; y estima que la industria de tecnología militar de Polonia tiene las mayores emisiones de gases de efecto invernadero.El apartado dedicado a España en el informe incluye datos de emisiones de efecto invernadero registrados y la estimación de los investigadores. El gasto militar para España se resume en las cifras comunicadas a la OTAN: aumentó un 29% entre 2014 y 2020, del 0,93% del PIB al 1,16%. Al igual que con otros países del estudio, su gasto militar ha aumentado notablemente en los últimos años en respuesta a los objetivos de la OTAN –el compromiso en la OTAN es un 2% del PIB–. España tiene tropas fuera de sus fronteras, en Oriente Próximo, África y otras partes de Europa.El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima de España no hace referencia específica a las fuerzas armadas, pero sí dice, sin embargo, que aunque la directiva de Eficiencia Energética excluye ciertos edificios propiedad de las fuerzas armadas, el Ministerio de Defensa ha desarrollado un sistema de gestión energética y de activos (SINFRADEF) que contiene información sobre el consumo y la eficiencia energética de todos sus edificios.Aunque el plan de acción nacional anterior para 2017-2020 establecía que la información no está incluida en el inventario por razones de seguridad , los datos se recopilan y pueden utilizarse. El plan de acción también señaló que los criterios de rendimiento energético de la directiva europea no se aplican a los contratos de suministro de equipo militar.El Ministerio de Defensa también ha desarrollado la Estrategia de Innovación y Tecnología de Defensa (ETID), que establece objetivos específicos para apoyar la colaboración entre proveedores de tecnología nacionales e internacionales, incluidos los sistemas de gestión de la energía y el desempeño. En 2011, la Secretaría de Estado de Defensa estableció un compromiso con la implementación de sostenibilidad medioambiental y eficiencia energética, incluida la publicación de un informe de rendición de cuentas sobre su su estrategia y política social, económica y ambiental, así como el establecimiento de un protocolo para el cálculo de su huella de carbono. La web del Ministerio de Defensa señala que en 2012 comenzó a calcular su huella de carbono, incluidas las emisiones directas por el consumo de combustibles fósiles, las emisiones indirectas por el uso de electricidad y las emisiones indirectas producidas por sus proveedores de bienes y servicios. La web también cita la importancia de incluir cláusulas ambientales en las licitaciones de los contratos del ministerio. "Pero no hemos podido localizar una copia de los datos de huella de carbono o un informe de responsabilidad en el sitio web del Ministerio de Defensa", dice el informe.Muchas de las principales corporaciones extranjeras que fabrican tecnologías militares en España publican datos detallados sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero. Con los datos de Airbus, Navantia, Indra, Thales e ITP Aero, la proporción de sus ventas militares y la proporción de empleados con sede en España, el informe ha calculado tanto las emisiones totales de gases de efecto invernadero de sus operaciones con sede en España como las cifras de emisiones por empleado. Y estos datos muestran a Airbus con las mayores emisiones relacionadas con el ámbito militar en España. Las cifras indican que la industria de tecnología militar española tiene el nivel más bajo de emisiones por empleado de los seis países del estudio. Es probable que esto se deba al uso de fuentes de energía renovables. Por ejemplo, en las instalaciones españolas propiedad de ITP Aero, el 100% de su electricidad proviene ahora de fuentes renovables, mientras que en Indra la cifra es del 75% . En todo caso, "las cifras parecen sorprendentemente bajas en comparación con otros países", afirman los autores: "Hay que tener en cuenta que algunas de las principales empresas de tecnología militar que operan en España no publican datos sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero, como Aernnova y EXPAL".Así, se ha utilizado el promedio ponderado de emisiones por empleado como base de una estimación para el sector de tecnología militar en España en su conjunto. Al multiplicar esto por el número de empleados en el sector, se calcula que las emisiones totales son de aproximadamente 83.000  toneladas de CO2 equivalente (tCO2e). Ésta es la cifra más baja entre los seis estudiados, ya que la industria es relativamente pequeña y la intensidad de gases de efecto invernadero es comparativamente baja.La eurodiputada de Podemos Idoia Villanueva, responsable de Internacional del partido, ha pedido a la Comisión Europea que reconsidere su política de defensa: "Este estudio demuestra que la lucha contra el cambio climático y las inversiones de la Europa militar son incompatibles. Mientras esta Comisión Europea ensalza la bandera del Green Deal, se ocultan muchas actividades que perjudican al medio ambiente y que obstaculizan nuestra acción climática. Además, es importante poner el foco en la falta de transparencia. La seguridad nacional no puede seguir siendo una excusa para ocultar los datos de los efectos que tiene la industria militar sobre el medio ambiente. Más allá de teñir de verde la política militar, es necesario que rediseñemos la política de defensa de la Unión Europea, apostando por el control de armas y por el desarme, poniendo la seguridad humana en el centro".En el estudio también se da una estimación de la huella de carbono del sector. Esta estimación utiliza datos de Thales, que ha calculado la huella de carbono de toda su corporación. Aunque esta empresa tiene su sede en Francia, algunas de sus operaciones están ubicadas en España, y los autores del informe consideran que sus cifras son indicativas de la industria de tecnología militar española en su conjunto. Con esta premisa, se calcula que la huella de carbono por empleado es de 31,6 tCO2e, que es más de ocho veces el nivel de las emisiones directas, lo que demuestra la naturaleza intensiva en carbono de la cadena de suministro de la industria. Así, se calcula que la huella de carbono de toda la industria es de aproximadamente 694.000 tCO2e.Para calcular las emisiones territoriales (basadas en la producción) de los sectores militares españoles, teniendo en cuenta las principales lagunas de datos, los autores asumen que las bases militares españolas se encuentran en algún lugar entre las situaciones en Francia y Alemania. Al sumar las emisiones de alcance de la industria de tecnología militar, junto con una estimación de otras emisiones dentro de la cadena de suministro del país, se obtiene una estimación de 1,1 millones de tCO2e. "Se debe suponer que esta estimación es conservadora, ya que se basa en las cifras de las fuerzas armadas presentadas a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tienden a ser subestimadas", dice el informe.Para la huella de carbono (emisiones basadas en el consumo), el estudio utilizado un factor de escala basado en una evaluación del ciclo de vida del ejército del Reino Unido para dar una estimación de las emisiones indirectas y, por lo tanto, un total general. Por lo tanto, se estima que la huella de carbono de los militares españoles es de aproximadamente 2,8 millones de tCO2e.
2 d
eldiario.es
Francisco contraataca y expulsa de la Curia al cardenal 'ultra' Robert Sarah, el 'papable' de Vox, Salvini y Trump
El Papa ha iniciado una contraofensiva tras aguantar los ataques del sector católico ultraconservador. Francisco y los cardenales de la Curia vaticana están de ejercicios espirituales. Por Cuaresma, preparando la Semana Santa. Eso sí, cada uno desde su casa, pues Bergoglio se ha negado a juntar a una treintena de ancianos en una misma sala, aunque casi todos de los ciudadanos vaticanos ya han recibido al menos una de las dos dosis de Pfizer que convertirán al la Ciudad del Vaticano en el primer Estado 'COVID-free'. Pero, por si acaso, el Papa ha optado por no arriesgar. La Curia llega a los rezos tras el último movimiento en la lucha de poder que va marcando los años de papado de Francisco: se ha deshecho del cardenal ultra Robert Sarah.Desde el domingo, y hasta el viernes, la actividad de la Santa Sede se ralentiza. Incluso, se ha cancelado la tradicional audiencia pública de los miércoles. Son días de silencio, reflexión y perdón de los pecados. El sábado, antes de retirarse –y retirar a los curiales–, Francisco hizo un nuevo movimiento en la partida de ajedrez en que se ha convertido la Iglesia romana entre partidarios y detractores del actual Papa, y defenestró a una de las piezas más relevantes del tablero ultraconservador del Vaticano: el todopoderoso prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Robert Sarah.Considerado por todos los especialistas como uno de los principales adversarios de Francisco en el interior de los muros vaticanos, el purpurado guineano ha protagonizado, a lo largo de los años, numerosos enfrentamientos solapados con el actual pontífice, utilizando su cargo como máximo representante de la liturgia en todo el mundo.Allí tuvo el primero de sus encontronazos con Francisco, cuando Sarah tardó un año en regular una petición específica del Papa para permitir que las mujeres pudieran participar en el rito del Lavatorio de los Pies en la liturgia del Jueves Santo. En tiempos de coronavirus, se negó a que los curas utilizaran fotocopias, o pudieran llevar hostias consagradas a enfermos en bolsas de plástico.Desde su atalaya ultraconservadora, Sarah, que acaba de cumplir 75 años (y, por ello, el Papa ha aprovechado para "aceptar su renuncia", un eufemismo que esconde el cese del purpurado), es el candidato preferido por los sectores más tradicionalistas de la Iglesia, los mismos que plantearon dudas sobre la legitimidad de la renuncia de Benedicto XVI (de la que este domingo se cumplen ocho años) y, por añadido, de la elección de Bergoglio.Un sector del que forman parte los cardenales Burke –uno de los instigadores, junto a Steve Bannon, del éxito de Donald Trump entre los católicos en Estados Unidos–, Müller –ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe– o Rouco Varela, antiguo arzobispo de Madrid y todopoderoso líder de la Iglesia española desde los años 90, y que también se ha opuesto, como el propio Sarah, a cualquier apertura a los homosexuales o a incrementar el papel de la mujer en la Iglesia.Precisamente, este fue uno de los últimos encontronazos entre Bergoglio y Sarah: hace ya un años, el cardenal presentó un libro, supuestamente escrito a cuatro manos junto al papa emérito Benedicto XVI, que suponía una enmienda a la totalidad de los avances planteados en el Sínodo de la Amazonía, que solicitó explícitamente a Roma que ordenara varones casados como sacerdotes en determinadas circunstancias y que estudiara la posibilidad de que las mujeres pudieran administrar determinados sacramentos. Ratzinger tuvo que negar la coautoría del libro, e instar al cardenal a retirar su nombre, en una polémica que acabó con la marcha del secretario personal del Papa alemán, Georg Gänswein, como jefe de la Casa Pontificia, la que organiza el día a día del papa Francisco.Para Sarah, la ordenación de hombres casados o la creación de ministerios para las mujeres supondrían un "insulto a Dios". Y es que el cardenal guineano es un acérrimo defensor de la moral católica tradicional, frente a lo que denomina "dictadura del pensamiento relativista" que se vive en un Occidente en riesgo por el "islamismo fanático y fundamentalista". Unas tesis idénticas a las defendidas por Vox en España o Salvini en Italia. De hecho, el purpurado se encontró con el líder de la ultraderecha española hace un año, recibiéndolo en la misma Logia vaticana que ahora ha debido abandonar.El cardenal ahora caído ha llegado a comparar la ideología de género con el Estado islámico –"tienen la misma raíz endemoniada", escribió–, y a establecer un paralelismo entre las ideas actuales sobre la eutanasia o el aborto con "lo que fueron el nazismo, el fascismo y el comunismo durante el siglo XX"Tras la decisión del Papa, el propio Sarah se despedía, a su manera, en las redes sociales. "Estoy en manos de Dios. La única roca es Cristo. Nos veremos pronto en Roma y en otros lugares". El purpurado acompañaba sus reflexiones finales con dos imágenes muy significativas. Una, rezando ante la tumba de Juan Pablo II; la otra, celebrando la Eucaristía de espaldas al pueblo. "Hoy el Papa ha aceptado la renuncia a mi cargo de prefecto de la Congregación para el Culto Divino después de mi septuagésimo quinto cumpleaños", explicaba.¿Es un adiós? Nadie lo cree. Por lo pronto, Sarah no abandonará el Vaticano, ni regresará a Guinea Conakry, ni nada por el estilo. El cardenal ultraconservador ha roto los lazos íntimos y vitales con África hace tiempo y, a todos los efectos, es un ciudadano romano. No sabría qué hacer en su tierra.Pero, además, sabe que mantiene un peso importante en los sectores más tradicionalistas de la Iglesia, que le han llegado a encumbrar como posible papable de futuro. Algo impensable si no fuera porque, en la Iglesia católica y, especialmente, en los pasillos de la Curia, todo es posible. Y, para muchos, sería el Papa ideal para una restauración que consideran cada vez más necesaria. Para evitar un cisma, dicen. ¿Volverá? Nadie lo sabe. Pero lo que está claro es que Robert Sarah no se ha marchado. Tal vez haya salido de su despacho en la Curia –Francisco aún no ha nombrado a su sucesor–, pero no de las intrigas palaciegas. Las mismas que, en secreto, ya preparan un hipotético nuevo Cónclave. Con un candidato claro, a la sombra de Bergoglio. El tiempo (y el Espíritu) dirán. Toda la información en www.religiondigital.org
2 d
eldiario.es
Tras un año de pandemia, todavía se desconoce qué cantidad de virus es necesaria inhalar para contagiarse
¿Qué pasaría si un único coronavirus entrara en nuestro cuerpo? Probablemente nada. Una infección es como una invasión, y para tener éxito necesita una cantidad mínima de soldados. ¿Cuántos? Depende. La llamada dosis infecciosa (no confundir con la "carga viral") se define como el "número estimado de organismos o virus que hacen falta para producir una infección en el 50 % de los adultos expuestos", aunque en ocasiones hace referencia a la cifra mínima necesaria. Se trata de una cuantificación que, tras un año de pandemia, sigue siendo desconocida para el SARS-CoV-2 que causa la COVID-19."Determinar la dosis infecciosa en humanos requiere de la administración nasal del patógeno mediante gotas o aerosoles" en voluntarios sanos, explica a elDiario.es la investigadora de la Universidad Sabzevar (Irán) y coautora de una prepublicación pendiente de revisión sobre este tema, Sedighe Karimzadeh. No es difícil de imaginar por qué estudiar esta cuestión con el SARS-CoV-2 no es sencillo. "Podemos evaluar la respuesta [humana] a virus que causan infecciones leves como rinovirus, pero medir la dosis infecciosa en patógenos virulentos como el SARS-CoV-1, el MERS-CoV o el ébola no sería ético", explica Karimzadeh."Por muy buenas razones estos estudios rara vez se llevan a cabo con seres humanos", asegura la investigadora de la Universidad de California (EE UU) Imke Schröder. En su lugar, añade, se hacen con modelos animales. Esto no quiere decir que los datos obtenidos no sean útiles: "Dan una estimación relativamente buena de la infectividad en humanos, que a menudo se corrobora mediante estudios epidemiológicos".Este tipo de ensayos dependen de factores humanos y del propio patógeno. Por eso, incluso cuando se realizan con personas pueden dar resultados engañosos. "Suelen implicar voluntarios sanos y jóvenes", comenta Karimzadeh, y en ocasiones son infectados con "patógenos atenuados". Se trata de un contexto diferente al de la población general del mundo real: "La respuesta puede variar enormemente entre grupos según la edad, el historial clínico y el estado de su sistema inmunitario".Schröeder dice que conocer la dosis infecciosa es importante porque permite "comparar los riesgos" que suponen ciertas enfermedades, pero que para muchos patógenos "es una estimación". Para la mayoría, "ni siquiera se conoce". ¿En qué categoría se encuentra el SARS-CoV-2?La revisión de Karimzadeh concluyó que la dosis infecciosa mínima para desarrollar COVID-19 es de más de 100 partículas víricas y "posiblemente algo menor que las 700 necesarias para la gripe H1N1". Sin embargo, los autores admitían que una estimación precisa no es de momento posible. Los investigadores consultados coinciden en que, a fecha de hoy, no disponemos de una cifra fiable.Ni sabemos la dosis infecciosa del SARS-CoV-2 ni esta es sencilla de obtener. Pero, ¿es importante? La mayoría de entrevistados piensa que conocerla ayudaría en la gestión de la pandemia. "Puede ayudar a establecer estrategias de prevención y control y a desarrollar modelos de riesgo, tratamientos y ensayos con vacunas", asegura Karimzadeh."Es un valor objetivo y un buen indicador de lo rápido que puede extenderse una enfermedad en una población", afirma Schröder. Cuanto más baja sea la dosis, menos partículas son necesarias en el ambiente para causar la infección. Por eso los investigadores consultados creen que su estudio añadiría información interesante al papel de los aerosoles en el contagio de la Covid-19: "La ruta de entrada y la transmisión es uno de los factores más importantes que contribuyen a la dosis infectiva", comenta Karimzadeh.Karimzadeh considera que esta cuestión ha sido "completamente olvidada" por la ciencia, y no solo para el SARS-CoV-2. Matiza que la dosis infectiva es "multifactorial y compleja", pero cree que es "sorprendente" que se sepa tan poco sobre ella "incluso para otros virus respiratorios y coronavirus".El investigador de la Universidad de Edimburgo (Escocia) Raj Bhopal, atribuye a la falta de modelos animales adecuados este vacío en la literatura científica, sobre todo para enfermedades graves.Otros investigadores creen que el interés de saber la dosis infecciosa es relativo. "No tenemos una idea precisa [de cuál es la del SARS-CoV-2], pero tenerla no es tan importante", asegura el investigador del Instituto de Medicina Tropical de Amberes (Bélgica) Wim Van Damme. Este experto en salud pública opina que la clave está en saber si existe una relación entre el inóculo inicial recibido y la respuesta del organismo. En otras palabras, si "infectarse con una dosis muy alta es más peligroso que hacerlo con una pequeña".Van Damme defiende que la clave está en evitar la dicotomía "simplista" entre infección y no infección. "Hay un gradiente y por eso medidas imperfectas que reducen la dosis, como las mascarillas, pueden tener un impacto notorio".Los investigadores con los que ha hablado elDiario.es no tienen claro que el ensayo de provocación que llevará a cabo Reino Unido con 90 voluntarios, a los que se infectará con SARS-CoV-2, resuelva el enigma de la dosis infecciosa. "Determinarla requiere un mayor número de voluntarios para lograr valores estadísticamente significativos", opina Karimzadeh.Bhopal cree que este es "un buen punto de partida" con gran potencial, pero recuerda que "la dosis infectiva en jóvenes sanos será muy diferente que en personas mayores o inmunocomprometidas".Van Damme también defiende la utilidad del estudio. Aun así, explica que la reacción inmunitaria de cada persona "es el factor más importante en el grado de severidad con el que se desarrolla la enfermedad". Por eso advierte: "Para las personas de alto riesgo es importante evitar la exposición incluso a dosis relativamente pequeñas". La mejor forma de no padecer la covid-19 es no ponerse al alcance del SARS-CoV-2.
2 d
eldiario.es
Las diferencias entre comunidades convierten el protocolo de vacunación en un cóctel de grupos y sueros distintos
España avanza en el plan de vacunación con el objetivo común de inmunizar al 70% de la población para el verano. Para ello, las comunidades autónomas van cumplimentando las fases a un ritmo desigual y con distintas prioridades. Una vez cubiertas las residencias, los sanitarios de primera línea y los grandes dependientes, la fase 2 empezaría con los mayores de 80 años y se alargaría de marzo a junio, según la previsión del Ministerio de Sanidad. Sin embargo, el vacío empírico sobre la eficacia del suero de AstraZeneca en personas mayores de 65 años ha obligado a algunos países de Europa a repensar la estrategia: en España, esa vacuna se administrará a sanitarios, policías, militares, bomberos y docentes menores de 55.La simultaneidad de ambas líneas de vacunación y la falta de un protocolo detallado sobre el orden de las profesiones esenciales está dibujando diferentes realidades dependiendo del lugar geográfico. "Hay que evitar agravios comparativos dentro del mismo territorio", critica José Martínez Olmos, antiguo Secretario General de Sanidad y profesor en la Escuela Andaluza de Salud Pública. Donde él reside, este lunes se ha empezado a vacunar a los profesores, mientras que en otras autonomías todavía ni se ha planteado la posibilidad. "En política sanitaria hay que evitar discusiones que afecten a nuestra credibilidad", piensa el experto. En su opinión, de decidirse, tendría que haberse acordado una misma fecha de inicio para todo el país y una campaña de comunicación clara "para que las personas vulnerables, como los mayores de 80 años, no se sientan olvidados".En el otro lado, hay quien cree que es imposible diseñar algo cuadriculado a la vista de los numerosos imprevistos que están surgiendo y de los distintos ritmos de las comunidades. Federico de Montalvo, presidente del Comité de Bioética y autor de la estrategia nacional de vacunación, afirmó en una entrevista con este medio que "no se fijaron todos los grupos prioritarios para la vacunación porque la situación es cambiante". "El contexto depende de cuántas vacunas lleguen, de si entran las nuevas, de cómo evolucione la pandemia o de las publicaciones que salgan", expresó. De la misma forma, se pueden incorporar grupos vulnerables que en un primer momento no se habían tenido en cuenta o permitir a las regiones adaptar la estrategia a sus necesidades poblacionales. La solución para no provocar pugnas, según Fernando García, presidente del Comité de Ética de la Investigación del ISCIII, es "que haya transparencia y que la lista de prioridades sea clara y cristalina". "Los criterios podrán ser discutibles o no, pero no se puede actuar por miedo a críticas mediáticas", valora. Sin embargo, en lo que coinciden todos los expertos es en que esta problemática desaparecerá en tres o cuatro semanas cuando entre más arsenal de vacunas a nuestro país. España lleva un buen ritmo de administración de las dosis, pero depende en gran medida del retraso o la disminución de los lotes de las farmacéuticas, lo que se irá limando en opinión de los especialistas cuando demos la bienvenida a los nuevos fármacos, como el de Janssen o Curevac. "Vamos a ser positivos: cuando haya suficientes vacunas, espero que esto quede en un segundo lugar", confía Olmos. Andalucía es el ejemplo de la multifuncionalidad. Este lunes han comenzado a vacunar a profesores de Infantil, Primaria y Secundaria con el suero de AstraZeneca y la semana que viene empezarán también con las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado en un proceso que tiene previsto un mes de duración, según la Junta. Pasado este tiempo, inyectarán la vacuna de Oxford al tramo poblacional de entre 45 y 55 años. En cuanto al grupo de más de 80 años, el pasado 11 de febrero comenzó una campaña de vacunación masiva en grandes superficies de todas las provincias andaluzas por las que, de momento, han recibido la primera dosis de Pfizer al menos 117.791 personas (el 26,4%) y las dos dosis 23.443 personas (5,2%). Esto ocurría de forma simultánea a la inmunización de la fase 1, según la cual las más de 900 residencias y centros de día ya tienen un grado importante de protección, el 87,5% de los sanitarios del Servicio Andaluz han recibido al menos una dosis y se prevé acelerar esta semana con los grandes dependientes, así como los trabajadores a domicilio que cuidan de estas personas. En total, Andalucía ha inyectado el 89,4% de las dosis entregadas.Por su parte, la vacunación de los 85.000 mayores de 80 años en Aragón comenzó hace cinco días y han dicho que prevén aumentar el rango de 60 a 79 años a lo largo del tercer trimestre, sin especificar. En cuanto a las dosis de AstraZeneca, esta comunidad ha decidido usarlas en estudiantes de Ciencias de la Salud. Esta apuesta por "la generación del futuro", en palabras de la consejera de Sanidad, cuenta en un inicio con 3.300 primeras dosis y les inocularán las segundas en mayo, antes de que pasen 100 o 120 días. A la vez, vacunarán durante estas semanas con Pfizer y Moderna a otros sanitarios, como odontólogos, y a cuidadores o acompañantes de grandes dependientes. Aragón ha inyectado ya el 95,7% de las dosis recibidas.En Asturias, el 3,56% de la población ha recibido la pauta completa, entre ellos todos los sanitarios de primera línea y residentes en geriátricos. Los mayores de 80 años –por orden de edad– y los grandes dependientes están recibiendo simultáneamente la vacuna de Pfizer o Moderna, mientras que el suero de AstraZeneca lo está recibiendo personal sanitario y sociosanitario que no estuviese incluido en grupos anteriores, como operarios de farmacia, logopedas, fisioterapeutas o protésicos dentales, y más tarde se sumarán otras profesiones esenciales, profesores de educación infantil y de necesidades educativas especiales.En Baleares no han querido avanzar con otros grupos hasta no haber cubierto a toda la población de la fase 1, en especial las residencias. El pasado jueves empezaron a vacunar a dentistas y el viernes a farmacéuticos para acabar también con los sanitarios. Por eso, el Govern ha previsto citar a mayores de 80 años (con Pfizer y Moderna), fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bomberos y por último docentes de educación especial e Infantil, de Primaria y de Secundaria (con AstraZeneca) menores de 55 el próximo 8 de marzo. Por su parte, Canarias es la única comunidad donde hay ya más personas inmunizadas que casos de COVID-19 acumulados. Una vez terminada la inmunización del 100% de las residencias y el 99% de los sanitarios, empezaron hace cinco días a vacunar a los mayores de 80 a la par que a grandes dependientes. Por su parte, si bien AstraZeneca está prevista para las profesiones esenciales, las islas iniciarán la vacunación del profesorado a finales de marzo y comenzarán antes con los cuerpos y fuerzas de seguridad. Su ritmo de vacunación es del 87%.Cantabria, que ha puesto el 86,5% de sus dosis disponibles, ha vacunado ya a todos los sanitarios y personas mayores de residencias. Esta semana tiene previsto empezar con grandes dependientes mayores de 80 años y, en cuanto a AstraZeneca, inmunizar a policías y bomberos. En cuanto a la Comunitat Valenciana, esta semana han iniciado la fase de los mayores de 80 años junto a la de grandes dependientes que vivan en sus casas. La vacuna de AstraZeneca en esta región irá dirigida a grandes dependientes de entre 19 y 55 años. Por otro lado, Castilla y León ha comenzado este lunes a llamar a los mayores de 80 años para acudir a inmunizarse. Aunque asume que no todas las provincias irán al mismo ritmo, la intención de la consejería es asemejarlo a lo largo de este mes. En cuanto a AstraZeneca, se ha decidido que el grupo poblacional al que inmunizar con la vacuna del Oxford sea el de las cuidadoras y cuidadores de personas dependientes. También este lunes ha arrancado la vacunación de los mayores de 80 en Castilla La-Mancha y el Gobierno ha dispuesto finales de abril como fecha aproximada para que estén vacunadas todas las personas de más de 70 años. De momento, no hay un grupo previsto para inocular la de AstraZeneca.En el caso de Catalunya, se ha vacunado al 88% de residentes con la primera dosis y al 80% con la segunda. En el caso de los profesionales de las residencias, es el 70,9% y el 60,5%, respectivamente. La Generalitat decidió empezar a vacunar en paralelo a sanitarios y con un criterio distinto al de Sanidad: iba a vacunar a todo el personal hospitalario, asistencial o no, desde la primera etapa. La vacunación a sanitarios no está completada todavía –van por un 60% de segunda dosis, aproximadamente–, pero han empezado a vacunar con AstraZeneca a todo tipo de colectivos profesionales, como policías locales, guardia urbana, Mossos d'Esquadra, profesores, personal de prisiones o dentistas. Por su parte, no hay fecha para comenzar con los mayores de 80 años aún.En Extremadura, donde se han administrado ya el 90% de las dosis, siguen centrados en el grupo de grandes dependientes, aunque tienen previsto ampliar a los mayores de 80 años a mediados de esta semana. En cuanto a la vacuna británica, las primeras dosis estarán reservadas para profesionales sanitarios como logopedas, cuidadores profesionales, farmacéuticos o técnicos de ambulancia menores de 55 años. Cuando se acabe con ellos, los siguientes grupos en recibir AstraZeneca serán cuerpos y fuerzas de seguridad, bomberos y profesionales de protección civil. Después se empezará con docentes no universitarios.Euskadi tiene previsto acabar de inmunizar a los sanitarios públicos a principios de abril, mientras que la primera dosis acabará como muy pronto a principios de marzo. Los de la privada empezaron a recibir una vacuna la semana pasada y, esta, se comenzará con los mayores de 100 años. En cuanto al grupo de esenciales que se inmunizará con AstraZeneca, la semana pasada se comenzó con la Ertzaintza y esta sigue con el personal de los centros de día. Esta comunidad es la que lleva el ritmo más pausado de la lista con el 72,8% de las dosis administradas. Navarra comenzará en marzo con los mayores de 80 años, empezando por quienes superen los 90, y empezó a administrar AstraZeneca en hospitales privados donde no había suficientes dosis de Pfizer y Moderna. Por último, La Rioja, con el 87,4% de sus vacunas inoculadas, comienza este lunes la vacunación de los más de 21.000 riojanos octogenarios y nonagenarios. AstraZeneca también ha sido reservada para los sanitarios de segunda línea en esta comunidad.En cuanto a Galicia, esta semana han empezado a llamar a los mayores de 80 años para darles cita. La vacunación empieza este lunes y la previsión es que todos hayan recibido las dos dosis en la primera semana de mayo. La comunidad ha utilizado las vacunas de AstraZeneca para inmunizar a los trabajadores del servicio de ayuda en el hogar. La semana pasada la Xunta informó de que había vacunado a 1.656, pero no especificó cuáles serían las siguientes profesiones a las que les corresponde el suero británico.La vacunación a octogenarios se retrasa en Madrid hasta por lo menos la semana que viene, según se ha anunciado este lunes. De momento, el objetivo es seguir con el grupo 4 de grandes dependientes en sus propios domicilios Por otro lado, para mejorar su ritmo -del 78,3%- y capacidad, la comunidad contratará a sanitarios jubilados que ayuden a inyectarlas. También ha dado un paso atrás en su intención de vacunar a los cuerpos y fuerzas de seguridad en estadios de fútbol, cuando aún no se ha terminado de vacunar a todos los sanitarios. En ellos se está utilizando también la vacuna de AstraZeneca, sobre todo en profesiones de segunda línea como farmacéuticos, fisioterapeutas, psicólogos, ópticos o profesionales de Salud Pública.La Región de Murcia, que va a un ritmo del 86%, comenzó la vacunación a personas de 80 años la semana pasada, que se está administrando en 35 centros de salud. En cuanto a AstraZeneca, solo se está inyectado de momento en la localidad de Lorca y a personas pertenecientes a la Policía Local, Protección Civil, Guardia Civil, y también a personas dependientes no institucionalizadas, usuarios del Servicio de Atención Temprana y diversas asociaciones que trabajen con discapacidad.Información realizada con la ayuda de las delegaciones autonómicas de elDiario.es: Beatriz Muñoz (Galicia), Iker Rioja (Euskadi), Laura Cornejo (Castilla y León), Pau Rodríguez (Catalunya), Rubén Alonso (Cantabria), Santiago Cabrera (Murcia) y Santiago Manchado (Extremadura).
2 d
eldiario.es
Así fue la llegada del Perseverance a Marte
2 d
eldiario.es
Así fue el aterrizaje del 'Perseverance' en Marte
La NASA ha publicado este lunes las imágenes, grabadas por la propia nave, del aterrizaje del 'Perseverance' en Marte. Después de seis meses de viaje y millones de kilómetros, la sonda llegó al planeta rojo el pasado jueves. Lo hacía después de unas complicadas maniobras que abarcaban desde su entrada en la atmósfera de Marte hasta posarse en la superficie. Ese era el punto crítico de la misión: desacelerar la nave desde los 19.300 km/hora hasta que se posase suavemente a una velocidad de 2km/hora. Fueron los que se han conocido popularmente como "siete minutos de terror". Y los ingenieros de la NASA los grabaron con varias cámaras colocadas en los distintos módulos de la nave.La enorme distancia que separa Marte de la Tierra hacía imposible un aterrizaje controlado en directo desde la NASA. Aunque las comunicaciones viajan a la velocidad de la luz, la señal enviada desde el planeta rojo tarda 11 minutos y 21 segundos en llegar a nosotros. Por ello, los ingenieros de la agencia espacial automatizaron el proceso, ajustando una serie de parámetros horas antes de tocar tierra. La maniobra, conocida como EDL (Entry, Descent and Landing -Entrada, descenso y aterrizaje-) tenía una gran complejidad. Al entrar en la atmósfera marciana, la cápsula llegó a su velocidad máxima. Unos propulsores de guiado la equilirbaron y aseguraron su orientación para tocar tierra en el lugar esperado, en el cráter de Jezero. A 57 kilómetros de la superficie, el escudo térmico de la nave alcanza una temperatura de 1.500ºC. Es entonces cuando la atmósfera se hace gradualmente más densa y la velocidad disminuye.Tras reajustar la orientación con un mecanismo de cargas, llegados ya a unos 12 kilómetros del planeta, se desplegó el paracaídas, reduciéndose considerablemente su velocidad. A escaso minuto y medio de tocar tierra, entraron en funcionamiento los instrumentos del TRN, un nuevo sistema que, a través de inteligencia artificial, calcula cuál es el sitio idóneo para posarse. Después, como se ve en las imágenes, le tocó el turno a la grúa skycrane, en la que está acoplada el rover. Tras separarse de la cápsula, a unos 2 kilómetros de la superficie, la grúa y el rover descienden en caída libre. Es entonces cuando se activaron cuatro pares de cohetes que estabilizaron la caída y dirigieron a la nave al lugar seleccionado por el TRN. A 20 metros, el skycrane descendió al rover mediante unos cables. Y el Perserverance llegó a su destino. Unas pequeñas cargas pirotécnicas colocadas en los cables separaron la grúa del rover y el skycrane, inició un vuelo inclinado hasta estrellarse.Se trata del vehículo más grande y sofisticado que se ha enviado jamás a aterrizar en otro planeta. 'Perseverance' despegó el 30 de julio de 2020 con el objetivo de encontrar pruebas de antigua vida microbiana en el planeta vecino, especialmente en rocas conocidas por su capacidad de preservar restos biológicos durante mucho tiempo. También busca explorar un entorno novedoso y tomar muestras de él. Recogerá fragmentos del suelo con la intención de traerlos de vuelta a la Tierra en misiones futuras y analizará la geología, el clima y las condiciones de habitabilidad del planeta para preparar el camino a exploraciones futuras.
2 d
eldiario.es
La incidencia cae a 252 casos, la más baja del año, y España suma 20.849 contagios y 535 muertes desde el viernes
El Ministerio de Sanidad ha comunicado esta tarde 20.849 nuevos contagios de coronavirus desde el viernes, una cifra inferior a la del pasado fin de semana, cuando se diagnosticaron 30.251 positivos. En total, desde el inicio de la pandemia, se han infectado en España 3.153.971 personas confirmadas por test. Los datos de Sanidad reflejan también 535 nuevos fallecidos en este fin de semana, frente a los 702 de la semana pasada.La incidencia acumulada a 14 días, que el viernes se situaba en los 294,72 casos por cada 100.000 habitantes se coloca este lunes en los 252,19 casos, el dato más bajo del año, en continuo descenso desde finales de enero.Un total de 1.197.061 personas han recibido la pauta completa contra el coronavirus en España, según el último informe de vacunación proporcionado por el Ministerio de Sanidad. Desde el viernes han recibido la segunda vacuna 26.035 personas. Por comunidades, Asturias es donde más porcentaje de población ha recibido por ahora la doble dosis (3,69%), seguida por Castilla y León y Extremadura, ambas con un 3,57%. En el lado opuesto de la tabla, se encuentran las ciudades autónomas de Ceuta (1,29%) y Melilla (1,49%) como las más rezagadas, seguidas de Baleares (1,70).Desde el inicio de la campaña de vacunación, España ha recibido y distribuido entre las comunidades autónomas 3.622.165 dosis, de las cuales se han administrado 3.090.351, lo que representa un 85,3% del total.De las vacunas administradas hasta ahora, 2.837.196 corresponden a la comercializada por Pfizer-BioNtech, la primera marca que fue autorizada en España, 132.433 son de Moderna y 120.722, de AstraZeneca-Oxford.Estos datos reflejan España está dejando atrás la tercera ola de COVID-19, lo mismo está sucediendo en el resto de Europa e incluso del mundo. Los casos mundiales de coronavirus descienden de forma continuada desde hace cinco semanas, como nunca antes desde el inicio de la pandemia hace casi un año. Es el descenso más prolongado en estos 12 meses y no tiene por qué significar que el fin de los contagios esté cerca, pero quizás sí que algo hemos aprendido a la hora de gestionar el virus y cumplir con las restricciones. Según los expertos, este fenómeno no tiene tanto que ver con la vacunación, que se está llevando a cabo sobre todo en países ricos, como con las medidas tomadas y los propios ciclos del virus.
2 d
eldiario.es