Herramientas
Cambiar el país:
La Fundación La Caixa destinará 50 millones anuales a acción social y cultural en Portugal
La fundación lleva cinco años de actividad en el país vecino, donde ha invertido más de 136 millones de euros en iniciativas sociales, científicas, educativas y culturales.
9 m
publico.es
Jabouille, primer ganador de Renault en la F1, fallece a los 80 años
El expiloto francés Jean-Pierre Jabouille, el que dio al equipo Renault su primera victoria en la Fórmula 1 en 1979, falleció este jueves a los 80 años, según informó Alpine.
europapress.es
El lado oscuro del fenómeno fan explota en el Benidorm Fest entre lágrimas: "Por la salud mental de los concursantes, que no se dé espacio a quienes destruyen"
Eventos como el Benidorm Fest desatan pasiones, positivas y negativas Leer
elmundo.es
Traitors, el 'destrozamentes' de HBO: "Somos un país de fieles gobernado por traidores"
18 famosos,sin prácticamente nada en común, un maestro de ceremonias, Sergio Perismencheta, un castillo fantasma, una semana enclaustrados, tres traidores y un crimen cada noche. Así es Traitors, el primer reality de HBO Max Leer
elmundo.es
Ancelotti: "Puedo entender la expulsión de Paulista, aunque ha sido un poco fea"
El entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, se mostró este jueves satisfecho con la victoria de su equipo ante el Valencia en el Santiago Bernabéu, al mismo tiempo que destacó el papel de jugadores como Vinicius y Ceballos y restó importancia a la expulsión de Gabriel Paulista.
europapress.es
Un nuevo bar de siempre: bueno, bonito y barato y una decepción...
El Bar H Emblemático cumple con los requerimientos del cliente local. Cañas buenas, tapas excelentes y buen precio. Lo de Arzabal fue un punto y aparte. Y ese peruano de Arganzuela... Leer
elmundo.es
El pelma nunca desfallece
 Leer
elmundo.es
Ayuso eleva su guerra con el Gobierno a los datos oficiales del INE: "Hay antecedentes bastante contundentes"
La Comunidad de Madrid duda de los últimos datos del IPC, el paro y el abandono escolar Leer
elmundo.es
¿Debe protegerse al 'quemacoranes' Paludan?
El político sueco-danés pretende profanar el libro sagrado musulmán todos los viernes ante la Embajada turca en Copenhague y enciende el debate sobre el enorme coste político y económico de su libertad de expresión Leer
elmundo.es
Niños y ancianos que juegan juntos: recetas para una Europa envejecida
En un pequeño pueblo de Italia una residencia de mayores y una guardería conviven en el mismo espacio para fomentar las relaciones entre ambas generaciones. Leer
elmundo.es
Datos y méritos del paro
 Leer
elmundo.es
Sólo un 2,4% de los 68.000 empleos públicos creados en 2022 han ido a puestos sanitarios
Un 40% de las contrataciones han reforzado la Administración General y un 33% han sido docentes Leer
elmundo.es
El Gobierno ve estéril el recurso de Ayuso al impuesto a los ricos: "Es un gesto político, no preocupa"
Hacienda y Moncloa coinciden en que la queja de la presidenta madrileña ante el TC no tiene recorrido. Leer
elmundo.es
El nuevo Ciudadanos se acerca a Ximo Puig para reflotar el partido tras su última crisis de liderazgo
Mamen Peris pide al presidente valenciano activar el pacto antitransfuguismo y se ofrece para acordar "medidas sensatas" con los socialistas Leer
elmundo.es
“En mayor o menor grado todos estamos inflamados, y es mala cosa”
Estamos todos inflamados?
lavanguardia.com
Apple registra una caída de ventas del 5% en el último trimestre, algo no visto desde el 2019
La bonanza del periodo de la pandemia tocó a su fin para muchas tecnológicas. Si parecía que el boom nunca se iba a acabar, eso ya no es así para los gigantes del sector.
lavanguardia.com
Aznar, tras no recibir Mohamed VI a Sánchez:"Me ha molestado mucho que el presidente sea desairado"
El expresidente del Gobierno José María Aznar ha manifestado este jueves, en relación con el hecho de que el Rey de Marruecos, Mohamed VI, no haya recibido al presidente, Pedro Sánchez, en el marco de la cumbre que ambos países han mantenido en el país africano, que le ha molestado "mucho" que un jefe del Ejecutivo español haya sido "desairado y más que se deje desairar".
europapress.es
El Gobierno dice que la cumbre ha sido un éxito y arremete contra el PP por "ningunear" a Marruecos
El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha celebrado este jueves que la Reunión de Alto Nivel (RAN) con Marruecos haya sido un éxito, reivindicando al mismo tiempo "el número récord" de acuerdos que se han firmado entre ambos países, y ha criticado al PP por "ningunear" al país africano. "Está incapacitado para gobernar", ha asegurado.
europapress.es
Voro: "Se le ha ido un poco la cabeza a Paulista"
El entrenador del Valencia CF, Salvador González 'Voro', reconoció la "desesperación" que encarnó Gabriel Paulista con la patada a Vinicius que le costó la expulsión a 20 minutos del final, en un duelo en el que se vieron muy superados (2-0) por el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.
europapress.es
Así ha sido la brutal patada de Paulista a Vinícius que ha dejado al Valencia con 10
Vinicius Jr es el foco de atención mediático. Atrae por su calidad futbolística y por sus reacciones. Últimamente se ve enfrascado en polémicas que dejan la imagen del fútbol por los suelos, empañando las grandes victorias. En esta ocasión, en el partido que ha tenido lugar hoy entre el Real Madrid y el Valencia (2-0) Vinicus ha recibido un brutal patada por parte de Paulista que ha desencadenado una gran trifulca.Es más. El belga Thibaut Courtois, guardameta del Real Madrid, se mostró "contento" de que el colegiado Javier Alberola Rojas hubiera expulsado a Gabriel Paulista tras la dura entrada. De él dijo "hay que protegerle".Salvador González 'Voro', que se estrenaba en este partido tras la salida de Gatusso, aseguró que a Paulista se le fue "la pinza", fruto de "la impotencia y el nerviosismo", y que es una acción que "no se puede volver a producir".Pero si a mí me dijeron que Vinicius se tiraba pic.twitter.com/D4ThE5v9v7— Danik (@DanikRM_) February 2, 2023
20minutos.es
Apple, Google y Amazon decepcionan con su cierre de 2022
Los tres gigantes tecnológicos perdían terreno en el mercado after-hours tras registrar una reducción de sus beneficios con respecto a 2021 Leer
elmundo.es
Alphabet gana 59.972 millones de dólares en 2022, un 21 % menos que en 2021
En el último trimestre del año, Alphabet tuvo un beneficio neto de 13.624 millones de dólares, un 34 % menos en la comparación interanual
elconfidencial.com
Isabel Pantoja, ¿nerviosa ante su gira por América? Se lo preguntamos
   Los últimos días, su nombre volvía a colocarse en el centro del foco mediático tras las inesperadas declaraciones de Kiko Rivera. El hijo de la cantante aprovechaba su intervención en televisión para confesar su deseo de recuperar la relación con su madre, además de con su hermana.
europapress.es
Turquía, el aliado problemático
¿Necesitamos tanto a Erdogan en Occidente como para traicionar a nuestros aliados kurdos en Siria? Lamentablemente, hay que contestar afirmativamente.
Diario online con noticias de última hora...
El Real Madrid recupera la puntería y sigue a la caza del Barcelona
El Real Madrid no titubeó y tumbó al Valencia este jueves para seguir tras la pista del líder de LaLiga, el Barça. La victoria fue la única nota positiva para los merengues, pues pagaron caros tres puntos que costaron las bajas de Eder Militao y Karim Benzema, ambos en duda para el próximo choque de Champions ante el Liverpool.Los blancos, obligados a ganar, salieron con todo ante un Valencia que confiaba todas sus opciones a lo anímico tras la llegada de Voro al banquillo, y el estado de ambas plantillas pronto se tradujo al césped.El gol rondó la portería de Mamardashvili toda la primera mitad, y si no entró fue por el desacierto de Asensio, que tuvo tres ocasiones muy claras para abrir el marcador. Primero le molestó el césped para definir un mano a mano (3’), luego estrelló el perfecto balón cedido por Benzema de tacón contra un defensa che (19’) y por último tropezó antes de conectar otro buen pase de Benzema al corazón del área (24’).La precisión del juego de los blancos era total, pero en la cabeza de Ancelotti rondaban dos preocupaciones. Por un lado, la defensa, que sumó la baja de Militao por un dolor en el abductor tras un choque con Samuel Lino y amenza con no viajar a Liverpool. Por el otro, el ataque, incapaz de perforar la meta rival como ya le sucedió ante la Real Sociedad.La insistencia de los blancos se materializó justo cuando el Valencia ganaba enteros en su enroque defensivo. Modric colgó un córner perfecto y Rudiger la embocó con un remate de cabeza ajustado al poste. Sin embargo, el gol quedó anulado por un manotazo de Benzema a Musah detectado por el VAR y sancionado con amarilla. Rigurosa decisión de Alberola Rojas, que envió a los jugadores a vestuarios entre una sonora pitada de la grada del Santiago Bernabéu.La decisión arbitral –el quinto gol que anulan al Real Madrid en la competición doméstica este curso–, unida a la posible tarjeta roja que perdonó a Samu Castillejo en los primeros minutos por un pisotón en el talón a Camavinga, motivó a los hombres de Ancelotti en la segunda mitad. Estos duplicaron el ritmo impreso en el juego en el arranque del partido y, sobre todo, afinaron de cara a la portería rival.El primero en golpear fue Asensio, con un gol para guardar en la hemeroteca con el que reivindicarse después de los tres intentos fallidos. Benzema se la dejó en el pico del área, y el balear soltó un zurdazo teledirigido a la escuadra más alejada del meta valencianista. Celebró con rabia el dorsal número 11, la que contenía toda la grada blanca tras el tanto anulado.El vendabal futbolístico del Real Madrid anuló por completo al equipo de Voro, de nuevo sin identidad cuando debe acometer una remontada, imposible cambiar eso en las dos sesiones de entrenamiento que ha dirigido tras el adiós de Gattuso.Con este desequilibrio de fuerzas no tardó en caer el segundo. Esta vez obra de Vinícius, que arrancó por la banda sin oposición, se plantó ante Mamardashvili y definió con calma por debajo. 200 partidos cumplía este jueves con la camiseta del Real Madrid, y no dudó en celebrarlo con los suyos con el que es su séptimo gol en liga esta campaña.Los dos tantos seguidos borraron de la mente de la hinchada merengue la desafortunada lesión de Militao, pero pronto Benzema dio la segunda mala noticia de la noche. El delantero de 35 años notó una molestia muscular en el cuádriceps y no dudó en abandonar el césped.El esfuerzo por salir airoso de la cuesta de enero puede haber pasado factura .La velocidad de los locales desesperó a los valencianistas, especialmente a Paulista, que se hartó de las internadas de Vinícius y buscó cortarlas de raíz con una dura patada. Vio la roja directa, pero no abandonó el césped sin antes encararse con Vinícus y Militao.Los de Ancelotti no sufrieron en superioridad y cumplieron para seguir la estela del Barça ante un Valencia que se ahoga en la parte baja de la tabla.
1 h
20minutos.es
Hacer posible la victoria ucraniana
Casi un año después de la invasión rusa de Ucrania, la guerra entra en una nueva fase. Tras el fallido ataque a Kyiv la primavera pasada y la impresionante contraofensiva de los ucranianos, que liberaron Járkiv en el norte y Jersón en el sur, el presidente ruso Vladímir Putin se ha embarcado en una campaña de castigo dirigida contra civiles e infraestructuras energéticas con drones y misiles. Fracasada su estrategia en el campo de batalla, Putin trata de aumentar al máximo el número de ucranianos obligados a pasar el invierno en el frío y la oscuridad.
1 h
lavanguardia.com
Los mejores memes de la segunda semifinal del Benidorm Fest 2023: "Viendo 'La Lola' de Famous"
Cada vez estamos más cerca de saber quién será el representante de España en Eurovisión 2023. Tras la primera semifinal del martes -en la que se clasificaron Agoney, Alice Wonder, Fusa Nocta y Megara-, este jueves se está celebrando la segunda.Esta segunda edición era muy esperada, pues, tras el éxito de la primera, hay muchas expectativas puestas en esta preselección. 18 artistas participan este año, frente a los 14 de 2022, y están divididos en dos grupos de nueve para las dos semifinales. De cada una, salen cuatro clasificados que competirán el sábado en la gran final para ser el vencedor y representar a España en Liverpool.Pero, al margen del nivel musical e interpretativo que están demostrando, no han faltado los memes en las redes sociales: desde los que aludían a los looks de los presentadores hasta las puestas en escena de algunos participantes.ME MEO QUE PARECEN LAS KARDASHIAN #BenidormFest2023 pic.twitter.com/Hv8AuTgO0S— ATM 1903 (@evabur92) February 2, 2023 Viendo 'La Lola':#BenidormFest2023 pic.twitter.com/5JUzzpC9gh— Juan Rodríguez (@juanig_97) February 2, 2023 José Otero en la plataforma:#BenidormFest2023pic.twitter.com/9x9mgs0KFp— Juan Rodríguez (@juanig_97) February 2, 2023 La taza en el microondas: #BenidormFest2023 #BenidormFest pic.twitter.com/UcvMGVZygp— Andy Vaquero
1 h
20minutos.es
El Real Madrid saca pecho ante un Valencia que no levanta cabeza
El Real Madrid venció (2-0) este jueves al Valencia en el duelo correspondiente a la jornada 17 de LaLiga Santander -aplazada por la Supercopa de España-, tras una exhibición ofensiva al comienzo de la segunda mitad que les permite seguir a la estela del FC Barcelona, ante un conjunto 'che', ya sin Gattuso, que no levanta cabeza.
1 h
europapress.es
Victoria Aime toma el testigo del teatro de vanguardia en España
La compañía de Victoria Aime se llama El Temblor. Nació en 2018 con la obra El título es amor, que pudo verse en la sala madrileña Espacio DT. Luego estrenaría una primera versión de la pieza HET LAM GODS en el Festival Surge de hace dos años. Una instalación en la Rosaleda del Parque del Oeste. Aime formó la compañía con Borja López, que en esta obra oficia de legionario. Tiene apenas treinta años, aunque el bagaje ya va siendo largo. E intenso.Nació en Granada pero creció en la ciudad teatral de Francia por antonomasia, Aviñón, localidad que acoge el festival de teatro más importante del país galo. Pero el teatro no llegó a interesarle y decidió estudiar filología en la Sorbona de París. Ni siquiera cuando en el gran espacio del festival, la Corte de los Papas, Aime rodó desnuda junto a más de 50 intérpretes en una de las grandes obras del teatro europeo del siglo XXI —Infierno de Romeo Castellucci (2008)—, sintió que lo suyo fuera el teatro.No fue hasta más tarde, cuando se encontró con la obra de Angélica Liddell, que cambiaron las tornas. Pidió a su profesora de la Sorbona, Christilla Vasserot, traductora al francés de Liddell y Rodrigo García, poder acercarse al trabajo de esta creadora. Aime participó en Todo el cielo sobre la tierra (2013) con tan solo veinte años, y se quedó en la compañía, encargándose de la traducción de los subtítulos. Luego actuaría en las piezas La epístola de San Pablo a los Corintios (2015) y en ¿Qué haré yo con esta espada? (2016), una de las grandes de Angélica Liddell. Además, estrenó una obra, un monólogo dirigido y escrito por la propia Liddell en 2016, El orgullo de la nada. “Ver que una misma persona era capaz de dirigir, escribir y actuar, me dio fuerza. Eso me hizo pensar que yo lo podía hacer. Y al mismo tiempo, la fuerza de expresión, tanto escénica como con la palabra, de Angélica me pareció un ejemplo, una posibilidad. Fue muy importante para decidir dedicarme a esto. Y, por supuesto, a nivel estético, claro que había una afinidad muy grande”, reconoce Aime en conversación con elDiario.es. El teatro de Victoria Aime tiene mucha influencia de Liddell, en temática, estética y concepción teatral. Pero, cuidado: el arte si bien comienza con la mímesis también conlleva el asesinato. Bien lo dicen los textos de Liddell. Aime está en ese punto: naciendo y asesinando.Se ilumina un pequeño rincón del proscenio izquierdo del teatro Pradillo de Madrid. Allí llega un legionario. Sobre el suelo dispone un metrónomo y una linterna. Y con cadencia y lentitud, con otro tiempo, va haciendo sonar dos diapasones que posa sobre la linterna primero, sobre el suelo después. El público puede oír como suenan, como vibran. Este es el comienzo de HET LAM GODS. Primera parte: La Pastora. “Idilio”, una pieza enigmática y de un sincretismo apabullante donde se mezclan, con gran libertad y capacidad de apropiación, el teatro Noh japonés, el simbolismo cristiano del primer renacimiento, el idealismo platónico, el auto sacramental, la Semana Santa granadina y una estética futurista tan delicada como imponente.Se escucha un mensaje de bienvenida en 52 idiomas, un audio extraído del Disco de Oro que se envió en 1977 al espacio con las sondas Voyager I y II como posibilidad de contacto con otras civilizaciones no terrestres. Por la izquierda entra una pastora, con un sombrero anchísimo que no deja ver su cara, no vemos nada de su cuerpo, totalmente vendado desde el rostro a los pies, tan solo el cayado que porta y un pequeño vestido floral le da ese aire pastoril. El resto es puro espectro. Un espectro de aire oriental. Se desplaza lento, sus movimientos y su estética recuerda al teatro Noh japonés, un teatro musical del siglo XIV que ha llegado a nuestros días casi intacto. Comienza un diálogo entre el legionario y la pastora. El diálogo se da a través de un altavoz pequeño que sostiene el legionario en la mano. Ahí nos enteramos de que el legionario es el Guardián del Retablo, la pastora dice: “Soy La Pastora. Soy la emanación de un pensamiento, soy un resultado en forma de vapor. Nací del muslo de Victoria. Soy la Idea que atraviesa el desierto de su cerebro”. Un ser que dice provenir de aquel lugar donde conviven la verdad, la belleza y el bien, que dice haber aterrizado por reminiscencia, que su nave se llama la dialéctica descendente, y que ha venido para enamorarse del cordero del retablo que el legionario guarda. Le pide que se lo abra.El comienzo desubica tanto como abre la pieza. El espectador es incapaz de saber dónde está, incapaz de saber hacia dónde puede ir la obra ni qué hace ese legionario ahí parado, de qué quiere decir ese diálogo críptico, esos movimientos orientales. Y, al mismo tiempo, ya está hipnotizado, rendido a otro tempo y otra lógica que ve nacer en escena. Tras este espectacular comienzo, Victoria Aime trabajará desmenuzando una fascinación, la que le produjo la pintura de los hermano Van Eyck, el Políptico de Gante también llamado el Retablo de la adoración del Cordero Místico. Uno de los cuadros más importantes para entender el paso del medievo al renacimiento nórdico que trata uno de los símbolos, el Agnus Dei, más complejos del cristianismo. En ese símbolo se unen los conceptos de inocencia, belleza, sacrificio y pureza. “Me fascinó tanto que tenía que trabajar sobre él. Y solo podía hacerlo desde un punto de partida absolutamente pasional. No entiendo del todo por qué hago teatro, pero creo que hay que obedecer esas pulsiones. La obra es una forma de ficcionalizar esa fascinación”, explica.Así, la pastora conocerá al cordero, se enamorará y yacerá con él para luego perderlo. Penará, se vengará, matará al cordero y hará penitencia; y, por último, en una escena final de alto nivel estético y dramático, el público asistirá a la transfiguración de la pastora en virgen y luego, como en una especie de transubstanciación acristiana, en cordero. La apuesta de Aime es osada. La iconografía con la que juega, el simbolismo que va revirtiendo y del que va adueñándose, es uno de los más sagrados de nuestra civilización. Pero la profundidad de capas y el tratamiento con que lo realiza dota al trabajo de gran profundidad y capacidad sugestiva. Por ejemplo, Aime trabaja la penitencia de la Pastora a través de las figuras alegóricas sobre los vicios y virtudes que dibujara Giotto di Bondonne en el friso inferior de una de sus grandes obras, la Capilla Scrovegni. La Pastora irá entendiendo la ira, la estupidez o la desesperación humana a través de esa iconografía. Una iconografía que es una de las cotas del arte del renacimiento. Giotto consiguió incorporar la importancia del cuerpo y el gesto para manifestar el estado anímico. El arte se humaniza con Giotto y lo hace a través de la ruptura. No es baladí la elección. Aime hila fino. Lo hará durante toda la obra.Algunas propuestas de Idilio están naciendo, todavía no están dominadas. Otras se sustentan por completo. Pero en todas ellas se trasluce una forma de amalgamar, de ir llenando de significados que hace que la obra esté llena de aristas. “Me interesa trabajar las capas, que la obra se vaya construyendo de lecturas, de distintos materiales y que cuando vayas trabajando la obra y tengas que ir encontrando soluciones, todo vaya dialogando. El público no es necesario que sepa todo eso. Y al mismo tiempo, me interesa mucho el tipo de teatro que se instala en una duración, que está entre el teatro y la instalación, aunque ahora haya decidido que por la coyuntura económica y la capacidad de producción el formato sea corto, de poco más de una hora, intento alargar, trabajar el tiempo. Intento que la experiencia sensorial, rítmica y emotiva, sea lo suficientemente completa para que el público pueda entrar”, explica Aime.La pieza, que puede verse ya en el Teatro Pradillo, significa al mismo tiempo el reencuentro de la capital con un teatro experimental que hizo crecer y avanzar la escena de Madrid a finales del siglo XX y principios del XXI , y que parecía ausente. Teatralmente, Madrid ha cambiado mucho. Cosas a mejor, cosas a peor. Hace 20 años ese teatro, no basado en el texto, con una dramaturgia donde la luz, la imagen, la palabra y el tiempo en escena eran igual de determinantes, estaba vetado en los teatros públicos. Hoy parece que no. Pero al mismo tiempo aquellos espacios independientes, que alojaban y cuidaban este tipo de proyectos, han dejado de hacerlo. Madrid se ha institucionalizado y perdido músculo y alma al mismo tiempo.El estreno de Aime en el Teatro Pradillo es más que significativo y tiene mucho de simbólico. Pradillo fue referente en los noventa del teatro de vanguardia madrileño, volvió a serlo hace diez años en una segunda época donde muchas de las compañías que hoy vemos en grandes teatros pudieron afianzar y desarrollar sus trabajos. Hoy, Pradillo es un simple receptáculo, acoge espectáculos, los difunde de aquella manera y no es aglutinador de creadores ni público. Y justamente en ese teatro, en el mismo espacio que Angélica Liddell estrenara en 2001 El matrimonio Palavrakis, ha surgido este pequeño faro. Una diminuta luz que es una bocanada de aire y que, para más inri, ha tenido que venir de fuera, de una creadora que, si bien tiene raíces y hoy vínculos fuertes con nuestro país, fue formada en Francia. Los contextos a veces son simbólicos, aleccionadores.Victoria Aime seguirá haciendo teatro. Sus vínculos con otros creadores como Carlos Pulpón ya están dando sus frutos, el 31 de marzo estrenan la obra PPP en Algeciras en Box Levante, Centro Escénico del Estrecho, una pieza donde se mezcla la disciplina deportiva, la danza y la creación sonora en torno al mundo del pimpón. Pero quien tenga la oportunidad no debe perderse esta hermosa pieza que además contiene uno de los momentos más sobrecogedores de la creación escénica, ver formarse un lenguaje e ir, como público, acompañando decisiones, riesgos y hallazgos.
1 h
eldiario.es
Los mayores de 64 años rechazan el euro digital que prepara la UE
La Unión Europea prepara el terreno desde 2021 para un nuevo medio de pago electrónico diseñado especialmente para las transacciones digitales: el euro digital. El proyecto aún está en fase de estudio por parte del Banco Central Europeo (BCE), que cerrará el análisis en octubre de este año. En caso de recibir un dictamen positivo, el nuevo artefacto aún debería pasar por varios años de definición técnica y reglamentaria a la que, en última instancia, deberían dar su visto bueno el Parlamento Europeo y los congresos nacionales. Sin embargo, el proyecto ya cuenta con una rotunda oposición por parte de los más mayores, según una reciente encuesta del Banco de España.Ocho de cada diez personas con 64 años o más advierte que no utilizará el euro digital, ya que se siente "más cómoda con los medios/métodos de pago actuales". Solo un 8% dice que lo utilizaría como complemento al resto de formas de pago, el porcentaje más bajo entre todos los rangos de edad. En comparación, el 35% de los españoles menores de 24 años lo incluiría entre sus opciones e incluso un 17% afirma que sustituiría con euros digitales sus billetes y monedas físicas. En España hay 9,5 millones de personas mayores El BCE lanzó el proyecto de estudio del euro digital bajo la premisa de que este "nunca reemplazará al dinero en efectivo". Su motivación es que "los pagos son un bien público demasiado importante para dejarlo en manos de los mercados financieros internacionales" como el de las criptomonedas, ha explicado la institución. Sin embargo, el proyecto ha sido el objetivo de numerosas teorías de la conspiración y desinformación a través de las redes sociales, muchas de ellas lanzadas desde la extrema derecha.Una parte del rechazo también puede provenir del desconocimiento sobre el proyecto. Según el informe del Banco de España, basado en una encuesta representativa, solo el 20% afirmó ser consciente de que el BCE está valorando la emisión de un euro digital. Una vez explicadas las características por los encuestadores, se produce la citada brecha generacional en las respuestas, aunque la media de rechazo es del 58%.Las pruebas del euro digital ya le han traído a España. Recientemente, el regulador bancario ha dado su visto bueno para que una empresa especializada en pagos a través del móvil empiece a testarlo como una opción más. El método que utiliza la plataforma MONEI es similar a las conocidas como "criptomonedas estables", y cada uno de sus euros digitales tiene el mismo valor que un euro tradicional y está respaldado en proporción 1-1 en cuentas de bancos tradicionales.La encuesta del Banco de España pregunta sobre los métodos de pago más utilizados. Además del rechazo al euro digital, una de las principales conclusiones es el auge de Bizum, que ya supera a las transferencias bancarias. Un 44% de los españoles afirma que dispone de este método de pago establecido en consorcio por los principales bancos, un punto más que el resultado que obtienen las transferencias y muy por encima ya de otras opciones como Paypal (18%) o los pagos con teléfonos o relojes inteligentes (23%).El uso de Bizum se está extendiendo también a los comercios, entre los que cuatro de cada diez dice que lo acepta como método de pago de sus productos. Las empresas explican que este medio de pago "supone una ventaja para las grandes superficies en términos de rapidez en el pago, que se realiza de manera inmediata", lo que es una "ventaja sobre las transferencias". Además, actualmente no tiene comisiones y "es un sistema útil para zonas rurales donde no se aceptan las tarjetas", recoge el informe. Por contra, solo el 1% de los españoles lo utiliza diariamente, aunque el porcentaje se multiplica por 5 entre los menores de 24 años. Aunque España es uno de los países de Europa donde más se ha recortado el uso de dinero en efectivo con la pandemia, sigue siendo el método de pago más usado por la población. Un 64% lo sigue usando a diario.No obstante, si la opinión sobre el euro digital existe una variable de edad, en el uso de efectivo aparece al tener en cuenta el nivel de estudios. Entre aquellos con un "nivel de estudios básico", el uso diario de efectivo es del 72%, mientras que los que cuentan con "estudios superiores" se queda en el 55%. La correlación se aprecia también en el pago con tarjeta a través de dispositivos como el móvil o el reloj: un 4% lo hace a diario entre los que declaran un nivel formativo más bajo, subiendo hasta el 11% entre aquellos con formación superior.
1 h
eldiario.es
Jazz catalán para salvar a un preso estadounidense del corredor de la muerte
“Escribo y recito estas palabras el 2 de enero de 2022, a menos de dos años de la fecha propuesta para mi ejecución, prevista para el 16 de noviembre de 2023. En otras palabras, estoy al bode de mi existencia, mirando directamente a esa aterradora oscuridad que nos espera a todos”. Estas frases, que se van sucediendo entre los ecos entrecortados de una línea telefónica, son pronunciadas desde la soledad del corredor de la muerte de una cárcel de Ohio (Estados Unidos), únicamente acompañadas por un piano suave que mece la voz de Keith LaMar.Hace tres décadas que este hombre está condenado a muerte por un crimen que asegura que no cometió. Durante años de aislamiento, su única certeza era la de un reloj con una cuenta atrás. Eso, y el Jazz. LaMar se subió al tren azul de John Coltrane desde la celda que le recluye 23 horas al día. “Es un dilema difícil, no os voy a mentir, pero la única manera de afrontarlo es hacer que signifique algo”, continúa este preso.Esta parte de su testimonio se puede escuchar en la canción 'Calling all Souls', que opera como introducción del disco 'Freedom First', el primero grabado en un corredor de la muerte. LaMar explica su vida con poesías grabadas a través del teléfono de la cárcel, mientras la composición musical que le acompaña va a cargo de Albert Marquès, un pianista catalán de Jazz que se ha volcado con el caso de este afroamericano. Juntos han dado vida a 15 canciones que protestan contra la pena de muerte.El disco se empezó a fraguar en 2020, durante las protestas de Black Lives Matters en Nueva York, ciudad en la que hace años que reside el catalán. Marquès tocaba en la calle cada día para los manifestantes hasta que un día, hablando con su vecino, se preguntó: “¿Por qué no protestamos antes de que los maten?”. Dio la casualidad que su vecino, también amante del Jazz, conocía a Keith LaMar, un preso que iba a perder la vida injustamente. Con él, el pianista vio claro que su lucha iba a ser contra la pena de muerte y que iba a tener forma de música.“Ninguno de los dos había hecho algo así antes y me costó convencerlo. La música es una gran herramienta para cambiar las cosas, pero quería que él fuera más que una cara, que participara. No es como esos conciertos que daba Bono en Londres contra el Sida en África, en los que no había ningún enfermo en el escenario”, reflexiona Marquès.Tras meses de conversaciones y planificaciones, la música del catalán y la poesía del norteamericano se unieron para conformar 'Freedom First', un disco que lleva algunos meses sonando en escenarios, pero que justo ahora llega a su culmen. Gracias a la implicación de diversos colectivos como el Taller de Músics o el Say it Loud, se ha conseguido que no solo se oiga a LaMar, sino que también se le vea. “La performance es mucho mejor”, dice Marquès en una entrevista en Barcelona, donde se encuentra para presentar el disco en el Iridia Fest, un festival de cultura y derechos humanos, y en el Black Music Festival de Girona.El trabajo de Marquès ha supuesto “muchos cambios, pero no suficientes”, cuenta el catalán. A pesar de que la cuenta atrás de LaMar sigue en marcha, sí han conseguido abrir el debate sobre las cárceles y la pena de muerte. Y no solo en Estados Unidos. “Cuando hago este disco no quiero que la gente piense: 'Mira qué malos estos yanquis y qué bien lo hacemos aquí'”, explica el músico, que ha trabajado dando talleres en prisiones tanto americanas como catalanas. “Siempre ves el mismo sin sentido, una perpetuación de los círculos de la pobreza”, reflexiona.El caso de LaMar ejemplifica bien lo que quiere decir Marquès. Natal de Cleveland, entró a la cárcel por primera vez con 15 años por tráfico de drogas. Su madre le dijo al juez que lo internara, que ella no lo podía mantener. Una vez fuera, se unió a una banda y, cuando tenía 19 años, un grupo rival empezó a tirotearlos. Él, durante la reyerta, acabó matando a uno de ellos, un compañero de la escuela. Su abogado de oficio le dijo que se declarara culpable y sus abogados de ahora le cuentan que, de haber tenido un letrado mejor, podría haber alegado legítima defensa.“Fue la pobreza la que le hizo entrar en la cárcel de nuevo y fue el racismo el que le llevó al corredor de la muerte”, resume Marquès. Años después, en la prisión, hubo un motín que acabó con cinco muertos. “Se declaró culpable a LaMar, a pesar de que no hubo un juicio justo”, resalta el catalán. 'Freedom First' está pensado para todos esos presos que ven cómo su tiempo de vida llega al final por una condena, injusta o no. Para todos aquellos que no han tenido la capacidad económica de defenderse y para aquellos que han sido condenados por su color de piel.“En Estados Unidos todos los negros conocen a alguien que está en la cárcel”, dice Marquès. De hecho, un tercio de sus hombres estarán alguna vez en su vida en prisión. Pero el disco no es sólo para los negros. “Quiero que sirva para humanizar a cualquier persona que esté en privación de libertad”, apunta.'Freedom First' es un canto a la libertad, pero también a la esperanza. Aunque quien lo canta sepa que, casi con total seguridad, su destino está sentenciado. Es por eso que no es baladí que sea el Jazz la música que acompaña sus palabras. El quinteto capitaneado por Marqués hace honor a esas melodías creadas por esclavos negros. Fueron condenados a muerte en vida quienes pusieron orden a la improvisación y dieron lugar a grandes nombres como Duke Ellington, Miles Davis, John Coltrane o Billie Holiday.Ellos consiguieron que LaMar mantuviera la cabeza en su sitio a pesar de pasar 23 horas al día en aislamiento. Y es el Jazz el que vuelve a salir al rescate de aquellos a quienes se les niegan derechos. Igual que en los campos de algodón, donde esta música servía para que los esclavos pudieran robar algo de la alegría y la narrativa que se les negaba, hoy también ha servido para “colar un gol al sistema”, asegura Marquès.Y es que las cárceles norteamericanas están privatizadas y en ellas todo es un negocio. “Mientras pagues, puedes hacer lo que quieras”, explica el catalán. Así que, después de leer del derecho y del revés las normas de las conversaciones telefónicas, descubrieron que nada les impedía grabarlas y usarlas como material artístico. Después de abonar las tarifas que establecen 50 céntimos el minuto de llamada, 1 dólar la página de mail y 15 dólares el cuarto de hora de videollamada, la voz de LaMar era libre.Es posible que la penitenciaría de Ohio reciba una llamada que le absuelva, pero también puede ser que eso no ocurra y que sea ejecutado. Esa cuenta atrás ha marcado mucho los años en los que el disco se ha estado fraguando. “Hacer este trabajo requiere un equilibrio entre querer ayudar y creerte un súper héroe capaz de cambiar el mundo solo”, asegura Marquès, quien destaca la fortaleza mental de LaMar, pero también de la gente que ha trabajado con él.“Colaborar con personas que tienen un reloj que marca su tiempo es muy difícil y te da hostias que te dejan aturdido”, cuenta el músico, que asegura que el hecho de que, aparte de músico, sea profesor de una escuela pública de Nueva York es lo que le ha preparado para este proyecto. “Trabajo con niños muy pobres, con muchos problemas y no puedo solventar con unas pocas horas unas circunstancias sistémicas. A veces consigo resultados y otros no. Solo el año pasado se suicidaron dos alumnos míos”, recuerda.Sin los aprendizajes y las “hostias” de las aulas en Nueva York, Marquès confiesa que no habría sido capaz de enfrentarse al caso de LaMar. “Las derrotas no pueden hacer que nos rindamos, es el haberlo intentado lo que nos permite dormir por las noches”, asegura el músico. Todavía es pronto para saber qué pasará el 16 de noviembre, la fecha en que LaMar tiene fijada su ejecución. Lo único seguro es que 'Freedom First' es un altavoz que ha hecho que su versión de los hechos sea escuchada por el mundo.O, como dice LaMar: “La música que están a punto de escuchar sale del reino de lo imposible [...]. Tanto si tengo éxito como si no a la hora de impedir que esta gente me mate, estáis escuchando mi última voluntad y testamento, la encarnación de todo lo que he soportado, aprendido y conquistado”.
1 h
eldiario.es
Shyamalan: “Ni por todo el dinero del mundo haría una película para una plataforma”
La llegada de M. Night Shyamalan al cine fue como la de un elefante en una cacharrería. Nadie le conocía y de repente, llega con una de esas películas que marcan el cine. Una historia de fantasmas con un giro final que tuvo al público comentando meses. Eran tiempos sin Twitter, si no, la sorpresa final de El sexto sentido hubiera corrido como la pólvora. Shyamalan se revelaba como un cineasta capaz de ofrecer nuevos enfoques a historias que ya conocemos. La historia de un niño que ve espíritus nunca había emocionado como entonces, y su éxito en taquilla (con nominaciones al Oscar incluidas) le colocaron como uno de esos directores con los que Hollywood cree haber encontrado una gallina de los huevos de oro.La encontró durante otras dos películas que fueron éxitos absolutos, El protegido y Señales, revisiones del cine de superhéroes y de extraterrestres siempre atravesados por su seña personal y por tener en su centro historias humanas sobre la familia. Cuando Shyamalan empezó a despegarse de sus giros finales, la crítica y el público comenzaron a darle la espalda, un encontronazo que se materializó en su peor película, After Earth.Pero Shyamalan seguía teniendo mucho que contar, y apostó por un modelo de películas de presupuestos muy moderados, producidas por él y en las que tenía total control creativo. Lo demostró con La visita, con la sorprendente Múltiple —que abrió de forma original un universo cinematográfico de El protegido— y hasta con la irregular Old. Ahora regresa con Llaman a la puerta, un relato que se basa en una premisa tan sencilla como hipnótica. Cuatro extraños aparecen en la puerta asegurando que llega el apocalipsis, y que solo se detendrá si un miembro de la familia que vive en esa cabaña es asesinado por el resto de miembros. Una vuelta de tuerca a las home invasion, películas sobre psicópatas que amenazan a la gente en una casa, que puede, incluso, desbancar a Avatar del número uno de la taquilla tras siete semanas de reinado.Esta película se basa en una novela, igual que su anterior obra, algo que hasta ahora no era muy común en su filmografía, ¿cómo nace este proyecto?Estos años han sido un poco raros, sí, porque Old se basó en una novela gráfica francesa que me regaló mi hija; y luego me llegó este guion para producírselo a unos cineastas que estaban haciendo una versión de esta novela, pero esa película nunca se llegó a hacer y el libro volvió a mí, y pensamos: ‘Amamos a la gente que posee los derechos y nos encanta su versión’. Así que me lo pensé y dije que lo dirigiría. Es una cosa muy inusual, pero eso ha tenido consecuencias, porque ahora sé cuáles van a ser mis próximas tres películas, las tengo en mi cabeza y son ideas propias. Esto es bueno, porque en el caso de que se me dejen de ocurrir películas, sé que al menos me quedan cinco o seis años haciendo cine.Usted produce sus propias películas, ¿cómo de importante es para usted tener el control total sobre las decisiones creativas de cada obra?No puedo hacerlo de otra manera. Simplemente, no puedo hacerlo. No es por soberbia, es para cuidar la salud. Yo soy mi propio objetivo. Le decía esto a mi hija, que ahora es cineasta y va a hacer su primer largometraje, todo va sobre ‘fallar de forma segura’. Creo que el proceso debería consistir en eso, en poder ‘fracasar con seguridad’. Ver si algo no funciona, pensarlo de nuevo, escribirlo de nuevo, intentarlo de nuevo, cambiemos la fotografía, montémoslo de nuevo… eso da seguridad. Prueba y escucha. No tienes que entrar en pánico, pon a personas en el proceso que te ayuden a llegar a la meta. Creo profundamente que el público responde positivamente a esto, a cómo haces la película y a por qué la haces. Si Llaman a la puerta tiene éxito es porque pueden ver la singularidad de su voz; y cuando no lo hacen pueden oler que algo fue prefabricado en una fábrica. Ahora tengo esta relación con la industria en la que hago películas esencialmente independientes que se ponen en el sistema porque el propio sistema cree que puede venderlas porque llevan mi nombre, o por la razón que sea. Fantástico. Además, las distribuyen y llegan a todo el mundo. Digamos que es como si la gente estuviera recibiendo comida casera en un supermercado. Usted ha producido una serie para una plataforma, pero de momento no ha dirigido ninguna película para ellos, todas han ido a cine. No sé si tiene clara esa separación.Sí. Se puede hacer una película para una plataforma, pero es una forma menor. Imagina ver Llaman a la puerta en una plataforma, con tu perro lamiéndote, tu madre llamándote, la sopa calentándose en el microondas. Podrías hacerla y venir a verla a casa de mis padres, con una pantalla plana que está preestablecida para tener el color más horrible que te puedas imaginar… Si quieres que sea así tu película, adelanta, toma el dinero, pero ¿de verdad crees que alguien va a poder conectar con esa historia? Es una forma menor de ver arte. ¿Quieres pagarme para hacer eso? Ni por todo el dinero del mundo. Esa es la respuesta, pero no finjas que ambas formas son equivalentes. Se lo dije una vez a una persona de un estudio que me preguntó si haría una. Le dije "claro, la haré, pero me prometes que vas a ver el resto de mis películas, y especialmente esta que voy a hacer, en casa de mis padres, en su televisor, con esos ajustes de mierda, mientras mi madre te da de comer y te habla de su vida en la India, porque así es como tú quieres que el resto del mundo consuma la película. Si no te has perdido cuando acabe de decir esto, firmo". La persona se quedó en silencio y le dije "te perdiste, así que deja de preguntarme".En sus películas siempre hay un sello muy Shyamalan más allá del género. Un corazón muy humano. ¿Cómo consigue impregnar de ese sello cada historia?Es inherente. No hay otro filtro. Soy yo quien toma todas las decisiones. Por ejemplo, escuché la música de Herdís Stefánsdóttir, una joven compositora islandesa en un programa de televisión y le dije que si quería componer su primera película, y ha hecho esta increíble partitura para Llaman a la puerta que suena como si fuera la versión femenina y de 2023 de Bernard Herrmann. No puedo evitar sentir que esa partitura también ofrece una versión de mí, de cosas que son importantes para mí. Todo es algo muy íntimo, porque en todas esas decisiones lo que estás viendo es una versión muy clara de quién soy yo. Cuando un fan se me acerca, siento que realmente me conoce. La relación con una celebridad normalmente es unidireccional, crees que conoces a alguien pero no es así, ellos solo interpretan a un personaje, pero en mi caso creo que ustedes sí que me conocen.Esta película plantea el dilema sobre si hay que confiar en el ser humano o no.Sí. Las grandes películas que admiro hablan sobre un gran tema y cada escena trata sobre ese tema. Como una especie de disertación, como si fueran las diferentes caras de un diamante, todo gira sobre la misma conversación, y eso las hace tan hermosas. Siempre trato de pensar de qué trata cada una de mis película. Puede que a veces no lo sepas, pero si lo sabes, la suma de las partes será mayor. Y efectivamente, esta película va sobre si creemos los unos en los otros. Cada escena versa sobre eso. La niña ve algo en Leonard al principio que le hace pensar que está diciendo la verdad, pero lo que está mirando es a un gigante que tiene miedo de algo. Y ella dice "él tiene miedo, eso es lo que me asusta, pero él no me asusta". Ella tiene esta intuición, pero luego la pareja tiene que decidir, ¿creen en esos cuatro jinetes?, ¿creen los cuatro jinetes los unos en los otros?, ¿creen los esposos el uno en el otro?, ¿creen en las cosas que suceden en la pantalla de televisión? Y finalmente, ¿creemos en la humanidad o no? Así que todas las disertaciones tratan sobre el mismo tema.Se cumple un año de un momento que fue histórico para el cine español, el Oso de Oro para Alcarràs. Usted fue el presidente del jurado que decidió el premio para Carla Simón, ¿cómo recuerda aquello?Estaba pensando en ello el otro día. Fue realmente especial. Sabes, me sentí muy a gusto en esa situación, hablando sobre cine y sobre proteger el cine, dando cualquier consejo que pudiera dar a los otros cineastas sobre el cine. Estábamos admirando el cine. Y esa película fue tan hermosa, y había profundidad en sus interpretaciones. Sentí que todo era real, todos esos recuerdos familiares. Es increíble. Me he olvidado cuánto tiempo me dijo que estuvo haciendo el cásting, creo que como un año o algo así, para encontrar a todas esas personas reales. Menudo baremo, buscar tanto para buscar la calidad. La excepcionalidad de lo que logró es increíble.Me acuerdo que aquí decíamos, quizás Shyamalan no es el director que mejor vaya a conectar con Alcarràs. Lo mismo que se dijo con Spielberg cuando en Cannes estaba de presidente del jurado, que había dudas sobre si se atrevería a premiar La vida de Adèle, y sí que lo hicieron ambos. ¿Cree que hay prejuicios de los espectadores hacia los directores?Qué interesante… Sí, quizás puedo ver por qué pensabais que esa forma de narrar, cómo de escritura a mano, sin una estructura de narrativa, no encajaba con mis películas… Pero al final habla de la familia. Eso es lo que está en el centro. Y eso es algo muy mío. Y tenía alegría, y humor. Y ese cásting extraordinario. Esos niños increíbles. Bueno, todos los actores de todas las edades… Es una película profunda que habla sobre cómo no siempre podemos proteger a nuestra familia y eso realmente conectó conmigo. Pero creo que todos os sorprenderíais si vierais lo que hay en mi estantería de películas. A mí me encanta el cine que está completamente fuera del lenguaje que yo uso como narrador. De hecho, lo admiro porque yo no lo hago así, yo no sé pensar así.Dígame algo que le haya gustado que no sea muy Shyamalan.Todo a la vez en todas partes me parece una película encantadora. Estuve con la boca abierta casi todo el tiempo. Esa sensación de que estás viendo algo único, algo que era como exagerado, pero donde esa exageración funcionaba porque se convierte en su propio idioma. Me parece una película impactante.
1 h
eldiario.es
Manuel Vilas critica con su Premio Nadal que "el placer esté muy mal visto pese a que rige nuestras vidas"
"La muerte no está en el discurso social porque al capitalismo no le interesa". Este es uno de los motivos por los que Manuel Vilas la convirtió en una de las protagonistas de su novela Nosotros, ganadora del Premio Nadal 2023. Un libro en el que ahonda en la soledad y las relaciones a través de Irene, una mujer viuda de 50 años que decide iniciar un viaje por la costa mediterránea como forma de invocar y evocar al gran amor de su vida, Marcelo."El placer está muy mal visto pese a que nos rige", asegura a este periódico el galardonado, que ya fue finalista del Premio Planeta 2019 por Alegría. "La vida es un don maravilloso pero hay que gastarlo", apunta sobre una idea que vertebra su volumen de principio a fin. Es lo que intenta su personaje principal, que recuerda sin dejar de pisar el acelerador en ningún momento, que sufre, reflexiona y teme lúcidamente; con genuinas y espontáneas cavilaciones.El autor de títulos como Amor, España, Lou Reed era español y Ordesa reivindica la literatura como herramienta "para encarar las pérdidas" y el "sitio natural en el que está todo lo que nos incomoda". Y poder, con ello, ponerlo en palabras.¿Han pasado de moda las historias de amor?Sí. Desde hace años está habiendo muchas novedades importantes dentro de la sociología sentimental. Una historia de amor clásica como la que hay en el libro puede resultar llamativa. Pero va a seguir habiendo historias de amor, sea con quien sea, porque es un sentimiento fundamental.La novela se titula Nosotros porque cualquier ser humano aparece en este mundo como un 'yo' cuya finalidad va a ser construir a lo largo de su vida un 'nosotros'. Con quien sea, porque no se puede estar solo. Esa es la gran aventura. Ya sea en pareja, construyendo una pequeña empresa familiar, un trabajo o un grupo de amigos. Inevitablemente, hay que construirlo. Pasar de una primera persona del singular a una primera persona del plural es la esencia del vivir.El libro dice que "todos nos acabamos inventando nuestro pasado". ¿Por qué?Como escritor, en las novelas me planteo: "¿Qué demonios somos?". Todos estamos entretenidos con la vida. Tenemos nuestros trabajos, familias, amigos, viajes, vacaciones. Y ese entretenimiento es maravilloso porque la vida es un hacer. Pero a veces, hay momentos en los que uno se pregunta: "¿Qué estoy haciendo en este mundo?". Ese es un poco el momento de las novelas y la literatura. Eso es lo que hace Irene, se pregunta qué es vivir. Vivir tiene que ser un acto placentero. Ella busca el placer, que está muy mal visto y sin embargo, rige nuestras vidas. Hemos cambiado la palabra placer por "me gusta" o "me encanta". Cuando decimos: "Me encanta mi trabajo", ¿qué quiere decir eso? Que te da placer. ¿Por qué no puedes decirlo? ¿Por qué el presidente del Gobierno está encantado de serlo? Porque le da placer. El placer está asociado a la corporalidad, al erotismo, y todavía tenemos problemas con esto. En parte, porque todavía hay generaciones en España que vivieron la represión del franquismo y tardofranquismo; aunque en otros ámbitos ideológicos tampoco está aceptado. No podemos verbalizarlo socialmente, pese a que rige la vida. Por eso en la novela se recuerda a Freud. Se dice: "Dios mandó a Jesucristo al mundo, vio que había metido la pata y después mandó a Freud para arreglar lo que Jesucristo había mal metido".El libro afirma que "el placer está condenado por la religión y perseguido por las civilizaciones". ¿Se han apropiado de él indebidamente?Las ideologías y las religiones se apropian de lo humano. Por eso, la literatura tiene el papel de volver a recobrar todo eso que se nos roba. No permitiría la hipocresía en una novela. La intimidad, las fantasías, las verdades más auténticas, aunque nos resulten malvadas y perversas, tenemos que verlas en algún sitio. La novela es el sitio natural donde está todo lo que en la vida social nos incomoda.¿Tiene esto tiene que ver con otra afirmación presente en el libro de que "la vida de todas las personas son un cuento de hadas"? En la vida hay un problema fundamental: la relación que establecemos con nuestro pasado. Es la misma relación que tienes con la ficción. Se dice que hasta que no llegas a la vejez, no te das cuenta de lo maravilloso que fue ser un joven. Un joven no sabe entender que está en el momento más glorioso de su vida. Tiene que convertirse en un ser maduro para verlo.¿Tuvo claro desde el inicio que quería que la protagonista fuera mujer?Estaba harto de escribir hombres, tenía que ser una mujer. Algo que es un poco atrevido hoy en día. Pero hay una larga tradición, desde Flaubert con Madame Bovary, de escritores que se han metido en la piel de una mujer. Cuando tomé la decisión, me pareció un gran desafío. Hablé con muchas, pero no es tu zona de confort. Pero bueno, lo hemos hecho.Cuando alguien queda viudo o viuda, se genera esta contradicción sobre si se volverá a amar, a tener relaciones sexuales. ¿Por qué parece que cuesta tanto? Tampoco se habla demasiado sobre cómo hay personas que sí que vuelven a enamorarse, mientras que otras no.Son vidas incompletas. Hay muchas gente, sobre todo a partir de los 50, que tras desamores o rupturas deciden vivir solos porque han sufrido desengaños; y optan por una renuncia. Esa renuncia puede significar una estabilidad, pero también hay un vacío. ¿Para qué quieres vivir muchos años si no es para enamorarte de alguien? Ahí hay una paradoja. La gente elije. Creo que la vida son pasiones y placer. Si no, no tiene significado. No puede ser una supervivencia sin sabor. Los deseos, las pasiones y los placeres forman el instinto humano esencial. Las novelas lo recuerdan.¿El amor lo trasciende todo? ¿Tiene ese poder?Totalmente. La vida es poder y es salvaje. Es un don maravilloso pero hay que gastarlo. Se te entrega una energía maravillosa para que la gastes viviendo. Esta idea de que vivir es placer y pasiones es un poco disolvente. La vida es generar un orden, ser una persona solidaria, respetable, noble. Todo eso está bien, pero con eso no llenas una vida. Si no hay una pasión, es imposible. Esto es igual que hace 2.500 años. Sigue siendo la asignatura pendiente de cualquier ser humano.Los muebles tienen mucho protagonismo en la novela. ¿Por qué?Tiene que ver con los materiales nobles. Se dice que los muebles de IKEA son la derrota del amor. Construimos nuestra vida con materiales innobles, plásticos. Un mueble de madera de verdad, artesanal, es una herencia. Tener un mueble de tus abuelos te permite tocarla. Puedes construir tu genealogía y ahí hay belleza, una forma de enraizar y eso es importante.De ahí a que Marcelo esté obsesionado con que los clientes de su tienda se lleven buenos muebles para que se sientan protegidos en sus casas de la fealdad, rodeados de belleza. Es una idea muy poética. Si una pareja se va a vivir junta y llenan su apartamento de muebles de IKEA a lo mejor no reciben unas vibraciones que profundicen en su amor. Si hay algún mueble bonito, puede ayudarles a vivirlo.Hay algo triste por cómo todo parece cada vez más estandarizado, de tal forma que al ir a vivir en pareja, igual ni se plantea como opción.No te lo planteas porque no te lo puedes pagar. Las necesidades materiales son las más urgentes, comer todos los días es necesario, tener un trabajo, etc. Pero la belleza también. En medio de la fealdad, un ser humano se deprime. Necesita que las casas, las ciudades, tengan algo de belleza. Que un piso o una casa en la que vayas a vivir tenga algún mueble hermoso, que dé gusto vivir ahí.En este contexto de inmediatez y rapidez, ¿se está quedando lo bello sin espacio?Lo bello está muchas veces asociado a lo burgués. O a lo frívolo. No forma parte de las prioridades sociopolíticas. Sin embargo, la gente sí lo necesita. De hecho, los museos siguen estando petados. ¿Y qué hay en un museo? Belleza.La protagonista critica que no ha habido "redención" en el cuerpo de las mujeres. Lamenta que no haya habido "ninguna transformación política" y que todo haya quedado "en arrugas y decadencia".Es que todavía sigue vigente. A día de hoy, el envejecimiento de la mujer no es como el del hombre. Ojalá me equivoque. Las actrices de Hollywood se quejan de que a partir de los cincuenta, los productores ya no les llaman. Algo hay ahí. El envejecimiento de los hombres no está penado socialmente.La muerte y la gestión de la pérdida están muy presentes en el libro, siendo algo de lo que después no se habla tanto en el día a día.La literatura también sirve para encarar las pérdidas, ya que todos nos vamos a enfrentar a ellas. Azorín decía que "vivir es ver morir". Irene tiene que encarar la muerte de su marido. También está presente la decadencia física, que está oculta en la sociedad actual. La literatura y el cine son los únicos sitios en los que una persona puede ver tratado este tema. Socialmente está apartado del discurso social porque al capitalismo no le interesa esa realidad del ser humano, de la muerte y el envejecimiento. Hay otra cuestión importante: la muerte no tiene argumento literario. Es lo que los vivos dicen de las personas que se han ido. Los vivos siguen manteniendo vivos a sus muertos. En esa conversación hay belleza, pero socialmente el tema de la muerte está apartado. En una novela sí lo puedes tratar. Se puede resumir con un eufemismo que lo dice todo: la palabra fallecer. En los medios y la conversación social se dice "ha fallecido". Se elige fallecer y no morir, porque morir está muy connotado. En la novela se dice que "la mayor humillación que puede recibir un ser humano es una sentencia de muerte".
1 h
eldiario.es
Semiótica policial
En California un policía acaba de matar a balazos a un hombre sin piernas y en silla de ruedas. Vale que tenía un cuchillito. Pero no sé, igual lo de proporción y desproporción son conceptos que se les escapa a los agentes del orden dependiendo de a quién tienen delante. Hace un par de semanas otro hombre recibió una paliza mortal de la policía de Memphis. Gritó "mamá, mamá", antes de quedarse callado para siempre. Los policías no entenderán de muchas cosas, pero de algo sí entienden: de colores. Porque los dos hombres asesinados brutalmente en el mes que inaugura el año eran negros. Sí, en el mismo país en que mataron a George Floyd y en el que surgió Black Lives Matter, las vidas negras siguen importando bastante poco al sistema que la Policía defiende. ¿Por qué los policías entienden de colores y no de otras cosas, tipo, no sé, de humanidad? Que nos lo explique la propia policía del Perú. Vean atentamente este video porque es muy pedagógico. Y nos ilustra perfectamente sobre la naturaleza del pensamiento policial. Pero antes de mostrarles el video –además de para crear intriga porque esta columna hoy es un thriller–, tengo que explicarles otra cosa que también tiene que ver con colores: Nuestros policías en Latinoamérica no son blancos, altos y con cortes de pelo nazi recién hechos como en USA o en España. Eso daría razonablemente muchísimo más miedo. Son más bien cholos marrones y bajitos como yo. Eso hace que el cien por ciento de las veces, los blancos infractores del Perú –no hablo de los blancos a quienes de verdad debería perseguir la policía, es decir a los dueños de las minas, los bancos o los periódicos corruptos, sino de pijos borrachines que pasan superando velocidades en camionetas contaminantes– les falten el respeto y les suelten al poli la consabida frase: “¿Quién chucha te crees cholo de mierda para hablarme así? ¿no sabes quién soy yo? Mi tío es el general Benavides”. Bueno, veinte luquitas pa que el tombo de turno siga su camino, gracias, señor y que viva la juerga. Casi no hay policías blancos en Perú, a lo sumo hay marinos blancos. Los policías en el Perú son como los soldados gringos en Irak o Siria, o sea no son gringos, y ganan poquísima plata. Muchos son coimeros para completar el sueldo. Pero cuando esos policías son enviados a reprimir a otros cholos marrones como ellos, ahí sí cómo se esfuerzan, lo dan todo. Parecen los maderos cojoneros de Lavapiés, los policías montajistas que detienen al antifascista y dejan escapar al fascista por estas calles. O mucho peores, son la pasma terruqueadora en Puno, Ayacucho y otras zonas de los Andes peruanos. Cómo acatan, cómo golpean, cómo se infiltran entre, cómo torturan, cómo humillan, cómo disparan, cómo matan a otros marrones, de preferencia indígenas.Los de este último mes, los que han asesinado a más de 60 personas por órdenes del gobierno de Dina Boluarte y su pandilla congresal, elogiados por ella y sus ministros en cada rueda de prensa, llamados héroes por los periodistas de pacotilla de mi país, también saben mucho de colores, no solo del color marrón. Y lo explican como nadie. Para conocer a fondo cómo funciona el sistema neuronal de un policía de norte a sur y de este a oeste, de Memphis a Puno, de Puno a Madrid, mejor pasemos al siguiente vídeo que resulta concluyente:  Se puede apreciar que es la propia Policía del Perú la que comparte la información desde su twitter con la mayor solemnidad y orgullo posibles: “El general  PNP, Jorge Luis Ángulo Tejada, brinda información sobre la intervención a un vehículo donde se trasladaban escudos artesanales y objetos contundentes que serían para dotar a los manifestantes, se intervino a dos personas”. El mando de la policía empieza así su explicación “respecto a la semiótica”, dice, analizando un cartel en el que se puede leer la palabra BOIKA, que según él significa “muerte”. Cada letra sería de un color diferente e incitante: "El color rojo es signo de violencia, acá el negro es signo de muerte, y el amarillo de alegría, esto no es una casualidad, son estructuras organizadas y están orientadas a llevar la violencia y causar la zozobra, el caos y el miedo en nuestra sociedad”, dijo ante los medios. Motivo por el cual, los dueños del cartel han sido detenidos. Lógico. La Asociación de Semióticos del Perú tuvo que emitir un comunicado deslindando de la Policía. Pero con permiso de los especialistas, podemos inferir por nuestra parte de este colorismo uniformado que la policía va detrás de los rojos izquierdistas, los negros, los marrones y las personas alegres. No fue una gran revelación. Eso ya lo sabíamos. Ojalá les diera más por la semiótica policial y menos por el racismo y la muerte.  
1 h
eldiario.es
La izquierda se entiende en Cataluña
El silencio de los medios de derechas sobre el asunto es un buen indicador de que el acuerdo presupuestario entre el PSC y Esquerra Republicana está en línea con los intereses de Pedro Sánchez. De hecho, es un éxito político de primer orden para el líder del PSOE. No solo porque refuerza las perspectivas políticas de su partido en una comunidad que es clave en las elecciones generales. Sino también porque confirma que su política de diálogo con el independentismo y de superación de la crisis de 2017 avanza en un terreno firme.Salvador Illa ha demostrado, y ya desde hace tiempo, que es un político eficaz y con las ideas claras. Lleva persiguiendo el pacto con ERC desde hace más de un año, desde las elecciones de 2021, en las que el PSC recuperó la mayor parte de los votos que habían ido a Ciudadanos en los anteriores comicios. No pocas veces le han llamado iluso por defender ese propósito. Porque en el interior de ERC había muchos, entre ellos alguien tan relevante como Oriol Junqueras, que rechazaban la idea de cualquier pacto. Porque el sector fundamentalista del independentismo, el que encabeza Carles Puigdemont, amenazaba con el infierno a Pere Aragonès si se atrevía a dar ese paso.Illa ha tenido paciencia y perseverancia para hacer hecho frente a esos obstáculos, algunos enormes, y a los muchos escollos que el contenido del pacto mismo presentaba, y poco a poco ha ido sumando partidarios a su idea. Entre ellos a muchos destacados exponentes del mundo empresarial que han ido viendo a los socialistas como un elemento de equilibrio y de cordura frente al incontrolado magma independentista con el que no pocos de ellos simpatizaron en los momentos más intensos del procés.Además de un Pere Aragonès mucho más protagonista de lo que hasta ahora se suponía, el líder del PSC es, por tanto gran autor del pacto de este martes. Que rompe, por primera vez en 10 años la dinámica de bloques -el independentista y el de los demás- en la política catalana. Pero su tarea no habría tenido el fruto apetecido sin la decisiva contribución de Pedro Sánchez a modificar las relaciones entre el gobierno de Madrid y el de Barcelona en un proceso que ha durado casi cuatro años y en el que al líder socialista le han llamado de todo por intentarlo: desde la derecha, pero no solo.Un pacto presupuestario -que ha de ratificarse cuando la oposición al mismo desde las filas de ERC no ha desaparecido- no cambia todo en el siempre tenso e inquietante panorama político catalán. Pero es un dato relevante. Para empezar, aleja la perspectiva de unas elecciones autonómicas anticipadas debido a la debilidad parlamentaria de Pere Aragonès. Y si eso es bueno para ERC, siempre asediada por la JxCAT de Puigdemont y sus socios, también lo es para la estabilidad política española, lo cual es un requisito necesario para que el PSOE aborde las generales con perspectivas de éxito.El pacto también aumenta las posibilidades de que Pedro Sánchez consiga que se aprueben algunas leyes importantes en el parlamento español. En la hipótesis de que la tensión creciente entre el PSOE y Unidas Podemos no rompa el Gobierno de coalición, un supuesto que algunos días parece casi ilusorio, el presidente del Gobierno ha reforzado su solidez parlamentaria gracias al acuerdo catalán.Y en el horizonte no se atisba ningún elemento que pueda romper drásticamente con esa dinámica. La eventual extradición de Puigdemont y de otros líderes independentistas expatriados podía ser uno de ellos, tal vez el más potente. Pero según todos los expertos, la reciente decisión del Tribunal de Justicia Europeo no garantiza esa posibilidad a corto y seguramente tampoco a medio plazo, por mucho que algunos, en el Gobierno y en la oposición, hayan lanzado las campanas al vuelo nada más conocerla.La única prueba de fuego para el nuevo clima de entendimiento entre las dos principales fuerzas catalanas de izquierda serán las elecciones municipales del próximo mes de mayo. Y, concretamente, las que decidirán quién será el futuro alcalde de Barcelona. Un contencioso que, hoy por hoy, enfrenta a ERC con el PSC, con los comunes de Ada Colau como interlocutores decisivos y con el candidato de JxCat, Javier Trias, como favorito inicial.
1 h
eldiario.es
La reforma necesaria
La Ley del 'solo sí es sí', la LO 10/2022, tiene graves errores técnicos. O lo que es lo mismo, una política criminal correcta -se centra el castigo en la falta de consentimiento de la víctima, no en los medios comisivos, y se huye del populismo punitivo-, pero con una implementación mejorable. El diseño legislativo no es satisfactorio, algo imputable a sus redactores y aprobadores parlamentarios, pero también a los órganos consultivos que han intervenido y que no supieron ver. Tan alejados de la realidad como los segundos estaban los primeros a la hora de abarcar la compleja problemática de los delitos contra la libertad sexual. En todo caso, cuando se ha metido la pata lo correcto es plegar velas y rectificar. Si no, alguien tan poco sospechoso como Manuela Carmena va a tener razón cuando dijo que no corregir la ‘ley del sí es sí' es "soberbia infantil". Un primer error, garrafal -no hay disculpa posible-, fue el de no contemplar un disposición transitoria en materia penal -una de las muchas de la referida ley-, error del que ya se advirtió en su día. En efecto, esta ausencia legislativa ha contribuido a que se adopten resoluciones judiciales de acomodación de las penas ya firmes a la nueva normativa, en algunos casos escandalosamente frívolas y en otras excesivamente mecanicistas. Es cierto que en no pocos casos no se ha recurrido a tales insuficiencias interpretativas para adecuar las penas de las sentencias firmes al nuevo Derecho. En efecto, existen resoluciones correctas de las que, curiosamente, no se habla. Una vez más, las buenas noticias no son comerciales. Sin tocar en absoluto el núcleo de la ley del solo sí es sí, en mi opinión son necesarias tres reformas urgentes, reforma con su correspondiente disposición transitoria, no se vaya a repetir el fiasco actual. Todo ello en el bien entendido de que la ley no podrá tener efecto retroactivo alguno. Cuando más tarde se modifique la normativa, mayor será la ventana temporal en la que no pocas extravagancias podrán tener lugar. Por ello, la reforma, además de necesaria es urgente.En primer lugar, habría de reformarse la penalidad del apartado 3. del art. 178 CP. Así, incluir la pena de multa como respuesta a los supuestos de atentados contra la libertad sexual es algo más que chocante e insólito en la historia legislativa española. Una vez más -abundan los ejemplos en el CP- el legislador fija una pena, pero sin seguridad de haber dado con la pena justa. Por ello, introduce atenuaciones punitivas facultativas que, de la mano del pietismo judicial, suelen constituir, de hecho, la pena ordinaria, no la excepcional. De esta suerte, la agresión sexual sin penetración y sin agravantes puede pasar de tener una pena de uno a cuatro años a otra de multa de 18 a 24 meses. Teniendo en cuenta que la pena de multa estándar ronda los 10 euros días se obtendría una pena -abonable a plazos- de entre 5.400 y 7.200 euros. No parece que una agresión sexual pueda recibir tal sanción. Además, hay que tener en cuenta que las penas de hasta dos años de prisión para delincuentes primarios se suelen suspender prácticamente siempre, exactamente como se puede suspender la responsabilidad personal subsidiaria -el anterior arresto sustitutorio- por impago de multa. Una cosa es no ser punitivista y otra es casi adaptar redacciones normativas que rozan lo criminógeno. La pena es inferior a la anteriormente prevista, que era pena de prisión de uno a cinco años.En segundo lugar, sentada siempre la ausencia de consentimiento libre de la víctima tal como establece el ya mencionado art. 178 CP, la regulación de la violación, es decir de la agresión sexual con penetración en las modalidades que establece la ley (art. 179 CP), ve también disminuida la pena anterior, que era de seis a doce años. Ahora es de cuatro a doce años. Ello tiene como consecuencia que penetraciones sin consentimiento, aun mediando violencia o intimidación -las figuras seculares de la violación en el sistema penal español-, puedan castigarse con la mitad inferior de la pena, de cuatro a ocho años, incluso en su listón más bajo. En todo caso, las violaciones no consumadas, siguiendo las reglas generales de determinación de las penas, deben castigarse con la pena inferior en grado, es decir con pena de dos a cuatro años. Esta pena se manifiesta aun más insatisfactoria por corresponder, pese a la gravedad del hecho, a una pena imponible en la8 agresión sin penetración.Por ello, manteniendo el tope máximo para la violación sin agravantes en doce años, su tope mínimo en una hipotética reforma debería ser de seis años. De esta suerte, tanto las violaciones no consumadas como aquellas violaciones consumadas, pero en las que por la concurrencia de atenuantes legales en el sujeto activo se debiera rebajar la pena un grado, resultaría una pena pareja a la de la mera (!) agresión sexual.La tercera reforma que, según veo, debería acometerse es la de imponer la pena de la violación en su mitad superior, es decir, de nueve a doce años en los casos en que el consentimiento forzado o anulado de la víctima lo fuera mediante violencia o intimidación. De este modo, los ataques más graves al libre consentimiento se ven reforzados con mayor pena, cosa que ahora cierta logomaquia parece no percibir. De todos modos, reescribiendo la circunstancia 2ª del art. 180. 1 CP, se podría sustituir la agravante de la "violencia de extrema gravedad", transmutándola en violencia o intimidación. Ello, en mi opinión, sería coherente con la circunstancia 7ª del mismo precepto, esto es, la sumisión química. Este modus operandi comporta una anulación de la capacidad del consentimiento de la víctima similar a la de violencia o la intimidación que requiere la violación. De nuevo, el consentimiento anulado seguiría siendo el núcleo remachado del delito.No hay que pasar por alto que, para establecer la ausencia de consentimiento o la  existencia de uno forzado, determinar los instrumentos más graves para que el victimario se salga con la suya será un elemento primordial en los juicios en las causas de delitos contra la libertad sexual. E igualmente serán determinantes estos hechos a la hora tanto de fijar la pena, a la luz de los parámetros de medición de la pena, como la debida indemnización.Con los cambios que propongo, no solo se respeta, sino que se potencia, la protección del consentimiento de la persona ofendida, es decir, su libérrima decisión sobre su comportamiento sexual. Además, las penas no se ven alteradas en sus topes máximos, menores que los anteriores. Todos estos problemas de índole práctico y de correcta política criminal fueron obviados  al dar protagonismo a un planteamiento acertado, pero excesivamente ideológico y alejado de la fenomenología de los delitos contra la libertad sexual y de la praxis forense.Ahora que ya se han visto algunos de los clamorosos errores en los que se ha incurrido, es hora de escribir recto sin renglones torcidos.
1 h
eldiario.es
El infiltrado, las activistas y la responsabilidad del Estado
¿Por qué un policía ha estado casi tres años infiltrado en movimientos sociales que no tienen ninguna conexión con el terrorismo o el crimen organizado? ¿Había autorización judicial y conocimiento del Ministerio del Interior? ¿Hay una investigación judicial o una operación policial en marcha relacionada con la actividad de este agente encubierto? ¿Sabían los superiores del policía y el juzgado que lo autorizó de sus relaciones sexuales con activistas investigadas y las consintieron?Y una pregunta más, no relacionada con el meollo de este caso pero para mí relevante: ¿Cómo es posible que una buena parte de la reacción en redes sociales haya sido reírse o atacar a estas mujeres activistas y tratar al agente como un James Bond patrio?Cuestiones pertinentes ante la supuesta infiltración de un policía nacional en movimientos sociales y sindicales de Barcelona y el también supuesto uso que este hizo de sus relaciones sexuales y afectivas para obtener información y consolidar su posición en estos círculos. Si todo es como lo ha desvelado el medio catalán independiente La Directa, se trata de una actuación de las fuerzas de seguridad que no tiene cabida ni en nuestra legislación ni en una sociedad democrática.No tiene cabida pero no solo sucede, lo toleramos y hasta hacemos memes aunque vaya en ello nuestra libertad de asociación o expresión y el hecho de que el Estado pueda meterse en nuestra cama. La Ley de Seguridad Ciudadana, la llamada 'ley mordaza', aprobada en 2015 y hoy pendiente de reforma, respondía a estos criterios profundamente represivos y a la tentación que tienen determinados poderes de conformar un Estado policial. En el espíritu de aquella norma estaba lo que ahora estamos debatiendo: considerar al manifestante y al activista como supuestos delincuentes y la peligrosa idea de que los gobiernos deben impedir que circulen ideas y se organicen grupos de ciudadanos, si el gobierno de turno considera que esas ideas y grupos son peligrosos, aunque no haya ningún indicio de criminalidad.La actuación de este policía infiltrado, a falta de la información que Interior debería proporcionar cuanto antes, es contraria a la norma que regula estas actuaciones, diseñada para luchar contra el terrorismo, el tráfico de drogas y otros delitos graves cometidos por organizaciones criminales, y necesita de autorización y control judicial. Usar a un agente encubierto para simplemente obtener información no está previsto en la ley. Pero, además, hacerlo obedece a las mismas ideas antidemocráticas que dieron luz a la ley mordaza: la necesidad de controlar el espacio público y utilizar procedimientos opacos frente a los adversarios políticos o los movimientos antisistema, en este caso el movimiento libertario barcelonés que, conviene también aclararlo, no es lo mismo que el independentismo catalán ni está vinculado al procés.Las posiciones de los grupos donde actuaba el policía pueden ser radicales, pero también son legítimas, y la mayoría canalizan el descontento social ante la precariedad, los desahucios, el recorte de derechos o la falta de actuación ante emergencias como la climática. El Estado no puede olvidar que es precisamente en su actuación en estos espacios supuestamente radicales donde una sociedad democrática pone a prueba la libertad de ideas y expresión de sus ciudadanos y los límites que debe tener toda actuación policial.Este caso se agrava con la supuesta vía utilizada por el policía para obtener información: las relaciones sexuales y sentimentales con mujeres activistas. Cinco de ellas se han querellado contra él, sus superiores y el Ministerio de Interior por delitos de abusos sexuales continuados, contra la integridad moral, descubrimiento y revelación de secretos e impedimento de ejercicio de derechos cívicos. La querella fue al momento objeto de burlas en redes sociales, algunas de ellas con un componente machista de muy bajos vuelos. Otros usuarios de la red comparaban lo que les ha sucedido a las activistas con cualquier mentira que alguien le cuenta a su pareja durante una relación, sin entender que aquí el engaño atañe a la identidad entera de una persona y se produce en el contexto de una investigación policial que no tiene causa aparente.Que un agente infiltrado tenga relaciones sexuales y sentimentales con mujeres que ignoraban su condición de policía y el hecho de ser utilizadas como fuentes de información ya ha provocado condenas judiciales en otros países. El más conocido es el caso Spy Cops Scandal de Reino Unido, destapado por The Guardian, en el que se investigó a decenas de policías encubiertos en movimientos sociales. Un tribunal británico falló que el agente encubierto Mark Kennedy había degradado y humillado gravemente a una de estas mujeres, la activista medioambiental Kate Wilson, y se habían violado sus derechos a no sufrir tratos inhumanos, al respeto a la vida privada, a no sufrir discriminación por razón de género, a su libertad de expresión y su libertad de asociación. Por todo esto se la indemnizó con 220.000 euros.El recorrido que puedan tener las querellas de las activistas en España ya se verá, pero parece al menos deseable que Interior y la cúpula de la policía ofrezcan una pronta explicación a la ciudadanía en general y disculpas y resarcimiento a las activistas implicadas. Es grave que el Estado autorice o tolere que un policía nacional acceda a través del sexo a informaciones íntimas, personales y políticas con el objetivo de entrar en espacios legítimos de la sociedad civil. El perjuicio a estas mujeres y a su libertad ideológica e identidad política está claro pero también nos concierne a los demás. Porque el derecho a asociarse para expresar colectivamente una opinión y realizar acciones dentro de la ley es fundamental para la existencia de una sociedad democrática.
1 h
eldiario.es
No pienses en un banco
Supongo que han visto el cambio de cara que han dado los bancos a sus oficinas en los últimos años, que no hay quien las reconozca. A las pocas que quedan abiertas les han pegado un rediseño a fondo: eliminar la clásica ventanilla, cambiar el mobiliario, añadir sofás, mesas altas con taburetes, librerías en algunos, lamparitas de pie. Ves algunas sucursales desde fuera y piensas que es una cafetería cuqui, una clínica dental pija, un coworking o una tienda de muebles. Han cambiado también los logos, hasta de nombre algunas entidades, incluso eliminando la palabra “banco” del cartel. Si le añades una campaña publicitaria bonita, emocional, con dibujitos, nubes y sonrisas, con juegos de palabras simpáticos (“porque tú, porque te…”) y que parece ofrecer experiencias antes que sucio dinero, el lavado de cara es total: no parece un banco.Yo pensaba que era una acción de marketing, una imagen más cálida, más humana, pero qué va: es una estrategia de camuflaje. Que no se noten mucho. Que las pocas sucursales que quedan no sean muy visibles. Que pases al lado distraído y no veas un banco, no pienses en un banco. Que pases de largo. No sea que de pronto veas un banco y te dé por pensar. Te dé por acordarte. Te dé por echar cuentas. Te dé por cagarte en todo. Te dé por entrar y pegar dos gritos, o cosas peores.El camuflaje de las oficinas se completa con el camuflaje financiero: en este caso la estrategia es la confusión, la complejidad: que no nos enteremos. Solo al alcance de entendidos. Tecnicismos, palabros, mucho inglés, eufemismos económicos, siglas, porcentajes. Hace falta un master financiero para entender por ejemplo qué ha pasado con el rescate bancario. Que no lo devolvió la banca ya lo sabemos, pero cuesta entender que además la factura siga creciendo año tras año (14.770 millones solo en los últimos dos años) e impactando en la deuda y el déficit públicos, en la economía, en nuestros bolsillos. Y lo mismo pasa con la Sareb, el “banco malo”. Sabemos que es malo, pero no sabemos cuánto malo. Es decir, cuánto nos cuesta, tras la gestión desastrosa del mismo, comprando morralla inmobiliaria al precio que le convenía a las entidades y malvendiendo a pérdidas, entre otras decisiones ruinosas.Lo mismo podríamos decir de la reestructuración bancaria, la liquidación de las cajas de ahorro, la fusión y compraventa de unas entidades por otras, el proceso de concentración que ha resultado en un puñado de gigantes bancarios, saneados e hinchados de beneficios. O las preferentes, el lío aquel, ¿te acuerdas? No, yo tampoco, me lo intentaron explicar en su día y se me olvidó. Inescrutable todo. Tan inescrutable como la factura de la luz (mira tú por dónde). Y ahora lo último, de esta misma semana: la relación directa, directísima y sin embargo opaca, entre el aumento de los tipos de interés, la economía de las familias, los beneficios récord de la banca y los sueldos millonarios de los directivos. Y que además van a seguir creciendo, con cada medio puntito que suban los tipos. “Los miles de millones pueden confundir un poco”, dijo el presidente del BBVA al presentar el mayor beneficio de su historia. Muy confuso, sí, uy, qué lío de números.Mejor que pases de largo, que no veas el banco en tu calle, que no sepas los datos reales del rescate, de la Sareb, de la reestructuración bancaria, de la subida de las hipotecas. Porque como te enteres, como vayas más allá de la tópica indignación (“la banca siempre gana”), como eches cuentas al detalle, al céntimo (igual que hacen ellos), te darás cuenta de lo increíblemente escandaloso que es el sistema bancario español, en connivencia con el Estado, toda una anomalía en Europa. La excepción española, esta sí. Lo increíblemente descarada que es la transferencia de dinero de nuestros bolsillos directos (hipotecas, comisiones) o indirectos (dinero público, deuda, ayudas, legislación favorable) a la banca. Como te llegases a enterar, entonces ya no te ibas a conformar con un impuestito como el que el Gobierno aprobó y que los bancos han llevado a los tribunales. Ni siquiera te ibas a conformar con que un día devolviesen (jajaja) el rescate. Nada, no te hagas sangre, no te cojas el berrinche. Mira el escaparate tan mono, la foto entrañable de la publicidad en la fachada, las cuentas indescifrables, y pasa de largo. No pienses en un banco.
1 h
eldiario.es
La protesta de un anarquista en la cárcel, en huelga de hambre desde hace 106 días, pone en aprietos al Gobierno de Meloni
Cuando Giorgia Meloni acaba de cumplir los 100 días al frente del primer Gobierno liderado en Italia por la ultraderecha, el Ejecutivo se ve envuelto en una tormenta política desatada por dos de los representantes más destacado de su partido, Hermanos de Italia: Giovanni Donzelli, vicepresidente del Comité parlamentario de control de los servicios secretos (Copasir), y Andrea Dalmastro, viceministro de la Justicia. Ambos están en el ojo del huracán después de unas declaraciones de Donzelli, el pasado martes en Parlamento, sobre el caso de Alfredo Cospito, el anarquista en huelga de hambre desde hace 106 días para protestar contra el 41bis, el régimen carcelario duro pensado para los mafiosos y que a él se le aplicó en mayo. La protesta de Cospito llevaba ya días ocupando el debate político italiano por el empeoramiento de sus condiciones de salud después de más de tres meses sin tomar nada más que agua y suplementos alimenticios y haber perdido 40 kilos de peso. Hasta el punto que, a principio de la semana, ha sido trasladado desde la cárcel de Cerdeña en la que se encontraba al centro penitenciario de Opera, en Milán, otra de las 12 prisiones donde se aplica el 41bis pero más equipada para tratar a los presos en graves condiciones de salud. Este régimen de cárcel duro, instituido en 1986, se aprobó en la forma actual en 1992, para extremar la lucha contra la mafia después de los atentados a los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino que sacudieron a Italia. El objetivo era cortar al máximo las comunicaciones de los presos con el exterior: viven en una celda con seguridad reforzada durante 22 horas al día, solo pueden salir a un patio interior durante dos horas, que coinciden con el único momento de contacto con otros presos; las visitas familiares se reducen a una al mes, están grabadas y se realizan en locales donde la interlocución de desarrolla a través de una pared de vidrio. En su momento, el régimen especial se pensó como una medida de emergencia, pero treinta años después son muchas las voces que apelan a una reformulación, aunque también es mucha la presión para que se mantenga como una herramienta de presión y contraste en la lucha a la mafia. La gran mayoría de los 728 presos sometidos actualmente al 41bis lo está por delitos mafiosos, como es el caso del capo de Cosa Nostra, Matteo Messina Denaro, detenido el 16 de enero tras 30 años huido de la justicia. Los casos de terrorismo interno o internacional son cuatro, y entre ellos está el de Cospito quien, después de recibir una sentencia a 10 años por haber herido a balazos a un empresario en 2012, fue condenado a otros 20 años por el atentado a una academia de los Carabinieri, en 2006, en el que no hubo muertos ni heridos. Una condena en vía de revisión y que podría ser convertida en cadena perpetua, tras un cambio en la definición del tipo penal del ataque que pasaría a ser "atentado contra la seguridad del Estado", un delito que no se ha aplicado ni a las matanzas cometidas por la mafia en el terrible verano de 1992. Mientras se espera la revisión de la condena, se decidió aplicar a Cospito el régimen del 41bis, porque para los jueces el anarquista podría dar órdenes a otros miembros de su grupo anarquista, algo que él niega. Cospito pertenece a la Fai-Fri, Federación anarquista informal-Frente revolucionario internacional, caracterizada por ser una estructura horizontal con grupos presentes en varios países que actúan de forma autónoma. No hay que confundirla con la Fai, la Federación anarquista italiana, que, a diferencia de la Fai-Fri, condena el recurso a la violencia. En las últimas semanas, además de las pintadas aparecidas en varias localidades de Italia y Europa con el mensaje "Alfredo libre" o "No al 41bis", se han registrado actos de vandalismo, como un ataque incendiario a dos vehículos de la policía local en Milán. Actos similares han ocurrido en Berlín, donde fue incendiado el coche del primer consejero de la Embajada italiana, como ya había ocurrido en diciembre en Atenas. Y en Barcelona, unos desconocidos irrumpieron en el edificio que aloja la sede del Consulado Italiano, rompieron una cristalera y dejaron pintadas en la entrada. "El Estado no debe dejarse intimidar por quienes piensan en amenazar a sus funcionarios", dijo Meloni el lunes. Pero la presión sobre el Ejecutivo ha ido en aumento, después de que el "caso Cospito" se convirtiera en el Parlamento en el "caso Donzelli", por las declaraciones del vicepresidente del Copasir y jefe de organización de Hermanos de Italia el martes en la Cámara de los diputados, que han abierto más de un frente, no solo entre el Ejecutivo y la oposición sino también en la mayoría de Gobierno. En un intento de atacar a la oposición, Donzelli reveló conversaciones que Cospito había mantenido en la cárcel con miembros de la mafia sobre 41bis y las relacionó con una visita realizada el mismo día por unos diputados del Partido Democrático, la principal fuerza de la oposición, a Cospito en la cárcel para cerciorarse de las condiciones de salud del anarquista. "Cospito es un terrorista y orgullosamente lo reivindicó desde la cárcel. Según los documentos en posesión del Ministerio de Justicia, Francesco Di Maio, del clan [de la Camorra] Casalesi, dijo, al encontrarse con Cospito: 'Poco a poco llegaremos al resultado', que sería la abolición del 41bis. Cospito respondió: 'Debe ser una lucha contra el 41bis'. Pero, el mismo día, 12 de enero de 2023, mientras hablaba con los mafiosos, Cospito también se reunió con los parlamentarios Serracchiani, Verini, Lai y Orlando [diputados del PD]. Me gustaría saber si la izquierda está del lado del Estado o de los terroristas", dijo Donzelli en la Cámara. Unas declaraciones que no solo desataban la indignación de toda la oposición, sino que estaban revelando informaciones desconocidas hasta aquel momento. Donzelli dijo que las había recibido de Dalmastro, el viceministro de Justicia, responsable también del Departamento de Administración Penitenciaria, con el que comparte piso en Roma. Una situación que, según las reconstrucciones publicadas por la prensa italiana, ha causado la ira del ministro de la Justicia, Carlo Nordio, quien el miércoles en una comparecencia en el Parlamento defendió la necesidad de mantener el 41bis como régimen carcelario y en cuanto a Cospito dijo que no se podía expresar de momento sobre una revoca. Pero el ministro tuvo también que intervenir sobre el "caso Donzelli", diciendo que todo lo que concierne los detenidos en el 41bis son datos "sensibles". Tras una reconstrucción de los hechos, el ministro informó este jueves, en un comunicado, que el documento mencionado por Donzelli no estaba cubierto por secreto. La Fiscalía de Roma ha abierto una investigación por revelación y uso de secreto oficial. El diputado del PD Andrea Orlando, uno de los mencionados por Donzelli por su visita a Cospito, aseguró en una entrevista al Corriere della Sera que se trata de palabras "inquietantes" por el uso de informaciones reservadas "para intimidar a la oposición". El PD pidió las dimisiones de Donzelli y Dalmastro. El día terminó el miércoles con la llamada de la primera ministra, Giorgia Meloni, a un programa de televisión, una intervención que recordó las llamadas que solía hacer Silvio Berlusconi para replicar en directo. Meloni intervino en el debate diciendo: "El Gobierno no ha creado el problema y aquí hay gente que decide abiertamente desafiar al Estado". Pero el caso Cospito, después de las declaraciones de Donzelli, corre el riesgo de ser un bumerán para el Gobierno en un momento en el que la primera ministra repetía a socios y aliados que hacía falta sobriedad. Y, mientras tanto, con la salud de Cospito empeorando, parece lejana la fecha del 24 de febrero fijada por la Corte de Casación para examinar el recurso de su abogado defensor contra la aplicación del 41bis. 
1 h
eldiario.es
Catalunya destina 24 millones extra a la concertada para que asuma alumnado vulnerable
Catalunya sigue avanzando en sus planes contra la segregación escolar y este jueves, el mismo día en que el Govern ha aprobado los Presupuestos para 2023, ha activado una de sus medidas más controvertidas: el pago adicional que recibirán los colegios concertados por cada alumno considerado vulnerable que escolaricen de forma totalmente gratuita. Se trata de 700 o 988 euros anuales por plaza, en función del curso. A esta subvención pueden acogerse todos los centros concertados con un volumen superior al 10% de alumnado con necesidades educativas específicas (esto es, en riesgo de pobreza, que sean de origen extranjero o que tengan alguna discapacidad). Para ello se destinarán un máximo de 24 millones de euros, una cantidad desbloqueada gracias al acuerdo para aprobar las cuentas entre ERC, PSC y Comuns. El papel de la concertada para reducir la segregación escolar es fundamental, no solo por su peso dentro de la red de centros en este caso de Catalunya –escolariza a un 30% del alumnado total–, sino porque las cuotas mensuales que cobran a las familias son uno de los factores decisivos de esta desigualdad. Al menos hasta 2017, según desveló elDiario.es, la concertada asumía menos de la mitad de los alumnos pobres que le tocarían si el reparto fuese realmente equilibrado.Para deshacer estas diferencias, a menudo también entre colegios públicos, la Sindicatura de Greuges (Defensor del Pueblo catalán) auspició en 2019 un Pacto contra la Segregación del que han salido numerosas medidas: reservas de plazas para alumnado vulnerable en todos los colegios, cambios en el sistema de admisiones, mejoras en la detección temprana de problemas de aprendizaje… Según un reciente balance de esta institución, en solo dos años se han reducido un 15% los niveles de segregación. Sin embargo, la misma Sindicatura constataba que se han aplicado solamente una cuarta parte de las medidas planteadas. Y entre ellas destacan algunas de las que atañen a la concertada y a su compleja financiación. La subvención para la escolarización de alumnado con necesidades educativas específicas –que también existe para la pública, y es de 384 euros– respondía a una vieja demanda de las patronales del sector, que alegaban que su financiación por alumno o clase, inferior a la de la pública, les impedía asumir matrículas de forma completamente gratuita. Es decir, sin cobrarles las controvertidas cuotas, que deberían ser voluntarias y para actividades complementarias pero que a menudo sirven para cubrir gastos de funcionamiento del centro. Para juzgar la certeza de este argumento, la misma Sindicatura de Greuges elaboró un informe sobre el coste de la plaza tanto en la pública y en la concertada. De forma muy resumida, constató que sí existe la citada infrafinanciación, y que se compensa con cuotas –muy diversas– que luego hacen que el gasto de que dispone la concertada por alumno sea mayor que el de la pública. Es decir, que una concertada que cobre 100 euros al mes puede estar cubriendo esa brecha de financiación, pero una que cobre 500, no. Adrià Zancajo, coautor del estudio La concertada a debate, de la Fundació Bofill, lamenta que se esté sacando adelante esta subvención para la concertada sin que se haya descongelado la otra pata que se considera clave para combatir la segregación y que atañe a la concertada: la revisión de su modelo de financiación. “La mejora de la financiación no puede ser voluntaria en términos de corresponsabilidad. A día de hoy, una escuela puede tener un concierto y continuar siendo no corresponsable”, aduce. El anterior conseller, Josep Bargalló, puso en marcha en 2019 el decreto de conciertos, que debía servir para avanzar hacia una financiación “asimétrica” de la concertada (vincular las partidas a su función social y a la gratuidad real de las enseñanzas), pero esa norma sigue desde entonces en consultas públicas y sin calendario claro. El decreto bebía también del Pacto contra la Segregación, que entre otras medidas exigía poner orden a las cuotas de la concertada: que fuesen públicas y realmente voluntarias. “Se puede hacer un decreto de conciertos en el que se mejore su financiación y a la vez se obligue a que haya gratuidad”, sostiene Zancajo. En su informe recomendaba también regular los conceptos por los que se pueden pagar cuotas y los que no, e incluso habilitar una plataforma única de pago que gestione la Generalitat. Para este académico, los avances en esta materia “serán graduales, no serán de hoy para mañana”, y deberían empezar por tener un debate sobre qué servicios incluye la gratuidad. El conseller de Educación, Josep González Cambray, ha asegurado en más de una ocasión que solo los centros concertados con vocación pública y no elitista pueden tener encaje en el modelo de conciertos. Pero esto está todavía por concretar y se podría dar el caso de que un colegio que cobra elevadas cuotas a sus familias solicite también las ayudas para escolarización de alumnado vulnerable. Más allá de esta medida, en materia presupuestaria las cuentas de 2023 destinan 6.825 millones de euros a educación, un aumento de un 11% respecto al curso pasado. Contemplan la entrada de 6.800 docentes nuevos al sistema –aproximadamente la mitad ya lo hicieron en enero–, 63 millones para la escuela inclusiva y 289 millones para aumentar el personal de administración y servicios (PAS) de los centros. 
1 h
eldiario.es
Francisco J. Leira: “Con Millán Astray, un sector del Ejército se radicalizó con un nacionalismo vinculado a la catolicidad”
El historiador y profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, Francisco J. Leira Castiñeira, ha escrito Los Nadies de la Guerra en España (ed. Akal). En este ensayo apuesta por revisar con memoria histórica un conflicto militar. Aborda la homofobia y la importancia de los comportamientos vinculados a la masculinidad tóxica en la propaganda de la Guerra Civil. "Hay que entender que la historia tiene un contexto sociocultural. Los años 30 del siglo XX no son los años 20 del siglo XXI. En aquel momento, el sistema patriarcal, en el que la virilidad era algo positivo, se convirtió en algo fundamental. Por eso, en ambos bandos se desprende en la prensa homofobia para criticar al contrario", detalla en una entrevista con elDiario.es. Asimismo, con este libro busca poner nombres y contexto a algunos de sus participantes anónimos o más desconocidos. En lugar de centrarse en los 'prohombres', como les define en su trabajo; aboga por retratar a 'Los Nadies de la Historia'.  ¿Quiénes son 'los Nadies' de la guerra? Los Nadies de la Guerra en España son los que están representados en el poema de [Eduardo] Galeano Los Nadies. Son aquellos que no están en los libros de historia. Somos la gente corriente de ahora, de hace 80 años, de hace 20 y de hace mil años. Somos los que apenas salimos en los libros de historia. En este libro investiga sobre varios perfiles y eventos castrenses: militares de los dos bandos, las alianzas internacionales que se tejieron en la Guerra Civil o el papel de algunas mujeres. Arranca con la historia de un militar del bando sublevado Francisco Pérez Ponte que falleció en el naufragio del buque Castillo de Olite en 1938. Este personaje es un familiar lejano de usted. ¿Qué han aprendido sus allegados gracias a este proceso de investigación? Hubo cosas que aprendieron y que fueron capaces de conocer a través de la investigación. En el fondo, lo que busco con ese capítulo es saber dónde está enterrado. No se sabe si está en Cartagena o en el Valle de los Caídos.En el capítulo que versa sobre Juan Rodríguez Lozano, un capitán de Infantería que define como “fiel a la legalidad republicana” y que “murió por no sumarse al golpe de Estado”, usted se pregunta si se puede ser militar y pacifista. ¿A qué conclusión ha llegado? Creo que sí, pero con matices. Hay que tener en cuenta que los militares son los que van a hacer la guerra y no todos quieren hacerla. Realmente, la mayor parte de ellos son los menos interesados en hacerla. En este contexto hubo una serie de militares que dieron un golpe de Estado acompañados de parte de la sociedad civil, esos sí que querían realizar un proceso represivo y llegar al poder. Pero hay otros que no, que entienden que las Fuerzas Armadas forman parte del sistema liberal democrático en el que se vive, como es el caso del protagonista al que hago referencia en este capítulo. Él cree que se puede ser pacifista, ser demócrata y, a su vez, militar. Es algo controvertido y que puede parecer contradictorio. Sin embargo, en el fondo, cuando analizamos las historias de todas las personas, todos somos demasiado contradictorios. Además de los personajes escogidos, en su investigación reflexiona sobre la influencia de José Millán Astray, fundador de La Legión. ¿Qué papel jugó en la imposición de una ideologías en las Fuerzas Armadas? Millán Astray representa una cultura castrense que se venía gestando desde que comenzaron las campañas militares en África, en el siglo XIX con la Guerra de Margallo. Hay diferentes generaciones de militares africanistas, desde la primera generación ya [se] defendía un nacionalismo exacerbado propio de principios del siglo. Luego se va radicalizando un poco más y se puede observar con la generación de Miguel Primo de Rivera, que llega al poder y se convierte en un dictador. Esa sería la segunda generación, en la que se encuadra el general Sanjurjo, Cavalcanti y otros que dan el golpe de Estado en 1932. Y ya es con Millán Astray y con toda esa cultura, iconografía y mentalidad ultranacionalista, de culto a la muerte, de culto a la violencia, donde un sector del Ejército se radicaliza con un nacionalismo exacerbado que está muy vinculado a la catolicidad. Para ellos ser español implicaba ser católico con una masculinidad tóxica –como diríamos ahora– y que, en cierta medida, según algunos estudiosos, podría ser entendido como parte del fascismo español. Sin esa mentalidad, sin el decálogo que creó [Credo Legionario] basado en el bushido japonés y en todos los movimientos nacionalistas de carácter fascista que estaban surgiendo en aquel contexto, es imposible entender lo que fue La Legión ni lo que fue el golpe de estado.Otro de los puntos que aborda es la presencia de la homofobia y de una masculinidad tóxica en los dos bandos de la Guerra Civil, ¿a qué conclusiones llega? Hay que entender que la historia tiene un contexto sociocultural. Los años 30 no son los años 20 del siglo XXI. En aquel momento, el sistema patriarcal, en el que la virilidad era algo positivo, se convirtió en algo fundamental. Por eso, en ambos bandos se desprende en la prensa homofobia para criticar al contrario. Lo que tenemos que hacer es tener mucho cuidado a la hora de reivindicar pasados y tener en cuenta que cada periodo tiene unas características distintas. Es un capítulo en el que trato de reivindicar los derechos del colectivo LGTBI y a aquellos hombres que no nos sentimos identificados con un tipo de masculinidad tóxica basada en el culto a la muerte, a la violencia, que continuó durante toda la dictadura y que parece que existe en algunos sectores y que yo no defiendo. Usted realiza un perfil de la miliciana Antonia Portero. Una madrileña que trabajaba como costurera y que se inició en política en 1934. ¿Qué papel tuvieron las mujeres en los dos bandos? Solo hubo milicianas, es decir, mujeres que portaron armas, durante los primeros instantes del golpe de estado en los lugares en los que no triunfó —por ejemplo, en Madrid, en el área de Catalunya y en algunas zonas de Asturias— y se debió, en gran medida, a la participación de las mujeres. Su implicación no fue tanta como quiso exponer la propaganda republicana. En aquel momento le interesaba mostrar a las mujeres como algo decidido para movilizar a cuantas más personas posibles. Hay que decir que esto terminó pronto y que casi todas las mujeres que estaban en los frentes fueron ocupando otros puestos en la retaguardia más vinculados a hospitales, etc. También tiene una cara b. Las mujeres que portaron armas tuvieron que disparar y matar a otros compatriotas, es cierto que era para defender el sistema democrático. Entre los sublevados no hubo mujeres combatientes o, por lo menos, yo no tengo constancia de eso. Incide en los valores republicanos y demócratas. ¿Se ha penado internamente en las Fuerzas Armadas la defensa de estos conceptos? Hay que tener en cuenta que las Fuerzas Armadas tuvieron excesivo poder político durante muchos años, algo que no se vio en otros países de nuestro entorno. Si analizamos lo que sucedió en otros contextos en los que hubo dictaduras fascistas, el Ejército no tuvo la presencia que hubo aquí donde el dictador fue militar. Los golpes y los levantamientos militares eran comunes. Hay que tener en cuenta que el Ejército tuvo mucho poder durante toda la contemporaneidad española y luego gobernó España hasta la muerte de Franco. La transición que tuvo que realizar este colectivo fue muy compleja y muy lenta. Es cierto que en la actualidad hay sectores que cada vez están más profesionalizados, que tienen un concepto democrático de su participación en la sociedad y cuyo trabajo es muy valorado en el exterior, pero fue un proceso lento. La Unión Militar Democrática (UMD) es un ejemplo de las consecuencias que tuvo para algunos militares la defensa de los valores democráticos. Se tardó mucho tiempo en reconocer el papel que cumplió la UMD. A la mayor parte de sus miembros les expulsaron [de la carrera castrense], como sucedió con Xosé Fortes, Juli Busquets y otros militares que tenían una ideología y una cultura que no tenían muchos de sus compañeros de armas. No fue hasta el Gobierno de [José Luis Rodríguez] Zapatero cuando se reconoció el papel de esta organización en las Fuerzas Armadas e influyó mucho en otros compañeros de generaciones siguientes para seguir tomando el mismo camino. Usted asegura en el libro que se debe “construir desde el conocimiento de las ciencias humanas y en contacto con la sociedad civil nuestro Núremberg simbólico”. ¿A qué se refiere?  El concepto sirve para llamar la atención. Hay que tener en cuenta que en Núremberg se juzgaron a los principales cabecillas del nazismo, pero no se juzgó a todo el mundo. Sí que sirvió como un símbolo de la lucha contra el fascismo y de la derrota de todo el pensamiento antidemocrático de carácter internacionalista. Ese antifascismo que tuvo su momento simbólico en los juicios de Núremberg, no lo tuvimos en España. En Francia se puede hablar de la llegada y de la toma de París por parte de la resistencia. En otros lados se puede hablar de la resistencia italiana y de la muerte de Mussolini, nosotros no tenemos eso porque Franco murió en la cama y llorado por miles de personas en la Plaza de Oriente. En su análisis explica que a lo largo del siglo XX la modalidad que tuvo el ejército para influir en política fue a través del alzamiento. ¿Qué supuso el 23-F? Se vio que el proceso democrático seguía su curso y no iba a ser cortado. Supuso también un cambio en la mentalidad del Ejército. Vieron que tenían que aceptar el nuevo contexto político. No puedo criticar a aquella generación porque realmente vivieron un contexto que hay que analizar en profundidad, sí que me entristece que posteriormente no hubiese habido ninguna valentía por parte de los políticos para ir realizando los cambios que necesitaba la democracia. La democracia no es algo que se consiga y que se dé. La democracia es algo que está en curso. Los derechos sociales y los derechos humanos los tenemos que ir consiguiendo y defendiendo día a día. ¿Qué valoración realiza de la ley de memoria democrática en lo referente a las Fuerzas Armadas? Lo que sí que me gustaría, y por eso lo reivindico en mi libro, es que junto con quitar estatuas o exhumar a ciertas personas, [la norma] tiene que ir acompañada de una labor pedagógica muy fuerte. Ese quizá sea el punto débil de la Ley de Memoria Democrática. Y para eso se tiene que crear un espacio de debate democrático plural. Tenemos que explicar, y la gente que ha hecho la ley tiene que explicar, a la sociedad por qué hay que exhumar a esas personas, por qué hay que cambiar ciertas calles, por qué hay que modificar el nombre de ciertas batallones para que eso no provoque un debate político, sino que sea visto como algo normal. Eso no es borrar la historia, sino simplemente quitarle los reconocimientos a personas que no se las merecen. En las conclusiones del libro se queja de las dificultades de acceso a los archivos españoles. ¿Es complicado investigar en nuestro país? Conocer el pasado no abre heridas, todo lo contrario, las cierra. Debemos tener en cuenta que nadie se tiene que sentir heredero de aquel pasado. No somos herederos de lo que hicieron nuestros antepasados. Solo son responsables para bien y para mal los protagonistas, no sus descendientes. Lo que tenemos que hacer es que se abran los archivos, que deje de haber fundaciones que tengan documentación oficial y que estén abiertas al público. Y ya no hablo solo de la Fundación Francisco Franco, sino de toda la documentación que tienen los expresidentes del Gobierno de la democracia actual.
1 h
eldiario.es
Un juez apremia a Marbella para que acredite que está buscando los contratos con la supuesta tapadera de la trama
El Ayuntamiento de Marbella sigue sin entregar los expedientes de los contratos con Codecosol, una empresa "tapadera" para el blanqueo del dinero del narcotráfico, según cree Manuel García Castellón, juez de la Audiencia Nacional. Han transcurrido más de tres meses desde que el Consistorio recibió la petición del grupo municipal socialista, y de momento no hay nada. La inusual demora en el trámite ha generado el enésimo rifirrafe entre el PSOE y el PP relacionado con el procesamiento del marido y el hijastro de la alcaldesa Ángeles Muñoz. Los socialistas acusan al PP de ocultar información y han pedido amparo a los tribunales, mientras el PP sigue diciendo que encontrar esos expedientes es muy difícil. Los expedientes deberían incluir toda la documentación administrativa que acompaña a los contratos de obra que el Ayuntamiento de Marbella adjudicó a Codecosol. Cinco de esos contratos son conocidos y fueron desvelados por este medio: son adjudicaciones municipales realizadas entre 2011 y 2015 por un total de 642.415,22 euros. Tres se tramitaron mediante un procedimiento negociado con publicidad, un procedimiento no ordinario de adjudicación. Los otros dos contratos tampoco se adjudicaron por concurso, al tratarse de contratos por menos de 50.000 euros. La adjudicación de estos contratos, alguno de los cuales dio pie a una investigación por la Fiscalía en 2017 (archivada), cobró nueva relevancia cuando se conoció el procesamiento de, entre otros, el marido y el hijastro de la alcaldesa. El juez Manuel García Castellón concluía allí que Codecosol había sido usada "como tapadera para diferentes negocios inmobiliarios" por Nils Fischer, a su vez procesado por pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales del narcotráfico.Fischer es, según el juez, el "hombre de confianza" y "testaferro" de Joakim Broberg, hijastro de la alcaldesa y presunto líder de la organización. La Sección 4ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acaba de confirmar el procesamiento de Joakim. También cree que Lars Broberg, su padre y marido de la alcaldesa, participó presuntamente en al menos tres operaciones de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, pero el procedimiento ya no se dirige contra él por su estado de salud. La demora en entregar los expedientes escama al PSOE, que el 7 de noviembre registró un escrito pidiendo acceder a todos los expedientes adjudicados a Codecosol desde 2007, año en que Muñoz se convirtió en alcaldesa. 15 días después, la jefa del servicio de contratación contestó por escrito al PSOE: desde 2007 se ha tramitado un "número ingente" de expedientes, la mayoría sin informatizar. Además, los documentos están en "diferentes archivos municipales" (en negrita en la respuesta), "por lo que su búsqueda está siendo más compleja de lo esperado". Desde entonces, nada nuevo."Es tan sencillo como ir al archivo correspondiente, y localizar la habitación, el armario y la balda que corresponde, y sacar el expediente", replica José Bernal, portavoz del grupo municipal socialista. "Hemos pedido hace poco una documentación de 2004. Es cierto que ha tardado un poco más que habitualmente: una semana".Ante la falta de respuesta, los socialistas acudieron a un juzgado para denunciar la vulneración de los derechos fundamentales de sus concejales, que tienen derecho a acceder a documentación municipal. Esta es una vía rápida, de modo que el juzgado ya ha pedido al Consistorio que en cinco días entregue el expediente de solicitud de información. No así los al menos cinco expedientes de contratación, que lógicamente no están en el expediente de solicitud de información. "Ningún juzgado nos ha pedido la entrega de documentación referente a contratos", resaltó este miércoles Félix Romero, portavoz del PP local, que avanzó la respuesta al tribunal: el gobierno marbellí le dirá que la solicitud de acceso a la información ha sido "aceptada y aprobada" y que, "tan pronto como tengamos los medios suficientes para poder desentrañar la cantidad de documentos que tenemos en el archivo, se la haremos llegar [al PSOE]". Romero también introdujo una nueva variable: el Ayuntamiento va a encargar un servicio de digitalización para los contratos anteriores a 2017. No aclaró si eso afectará a los plazos de entrega de la documentación que se le está pidiendo. "Lo sospechoso es por qué el Ayuntamiento de Marbella se niega a entregar unos expedientes ordinarios", comenta Bernal. Una posible explicación, dice el portavoz socialista, es que dos de los contratos fueron suscritos en 2013, por lo que las potenciales responsabilidades prescribirían pronto. "A estas alturas lo que está claro es que el Partido Popular no quiere aportar la documentación. Nos tememos que vamos a tener que ir a juicio, pero tarde o temprano vamos a tener esa documentación en nuestras manos". ________________La alcaldesa de Marbella no nos va a callarelDiario.es se financia con las cuotas de 60.000 socios y socias que nos apoyan. Gracias a ellos hemos podido desvelar el procesamiento del marido y el hijastro de la alcaldesa de Marbella y hemos investigado el abultado patrimonio de esta política del PP, que nos pide 50.000 euros por “atentar contra su honor” en nuestras informaciones. Gracias a nuestras socias y socios resistimos las presiones del poder. Y con su apoyo no nos vamos a callar, seguiremos investigando y publicando. Si te informas por elDiario.es y crees que nuestro periodismo es importante, que merece la pena que exista y llegue al mayor número de gente posible, apóyanos. Porque nuestro trabajo es necesario, y porque elDiario.es lo necesita especialmente en momentos como este. Hazte socio, hazte socia, de elDiario.es.
1 h
eldiario.es
En la cola para comprar letras del Tesoro y aprovechar las subidas de los tipos de interés: "Los bancos no dan nada"
"Teníamos un dinerillo ahorrado y, como los bancos no nos dan nada, hemos venido a comprar letras", explica resuelta Rosa, jubilada, quien, junto a su marido y con el bolso bien agarrado con las dos manos, lleva desde las 7 y media de la mañana esperando en la puerta del Banco de España. Su intención es suscribir una de las próximas emisiones de deuda pública a corto plazo del Tesoro. Es jueves, decenas de personas la acompañan, bien abrigadas, a cerca de 0 grados. Muchas del mismo perfil y con el mismo argumento. Aunque también se ha dejado caer en la sorprendente cola en la calle Alcalá de la capital un enfermero de unos cuarenta años que acaba de terminar su turno nocturno. Y un joven que trabaja en el sector de los seguros. Pronto llegan cámaras de televisión, fotógrafos, micrófonos de radio y otros periodistas curiosos. Numerosas publicaciones, hasta la prestigiosa agencia de información económica Bloomberg, se han sorprendido en los últimos días con las colas a primera hora en el Banco de España para invertir en letras, en bonos o en obligaciones del Estado, la denominación que tiene la deuda pública según sus vencimientos, de un mes hasta dos años en el primer caso, de 3 a 5 años en el segundo o de siete años o más en el tercero. Y cuya rentabilidad ha aumentado desde el inicio de 2022, algo más de tres puntos, desde el 0% al 3% para los plazos cortos, por las subidas de los tipos de interés oficiales del Banco Central Europeo (BCE).Unos aumentos del 'precio del dinero' que empezaron precisamente desde el 0% en julio, y que ya han llegado al 3% este mismo jueves. Y que si buscan ahogar el consumo de las familias y la inversión de las empresas con el encarecimiento de las hipotecas y del resto de préstamos para luchar así contra la inflación, también obligan a los Estados de la eurozona a elevar los intereses que pagan a los inversores que compran su deuda. Es decir, que financian el déficit (el desequilibrio entre los ingresos y los gastos). En los últimos años, de rentabilidades muy bajas que favorecieron la salida de la crisis, casi ningún particular se ha interesado en las letras o los bonos. Ha sido el propio BCE el que ha garantizado la demanda.Sin embargo, ahora, animado por las noticias en los periódicos que han mostrado el "furor" por la deuda pública, como lo describía una de ellas, y tras constatar que efectivamente las letras están ofreciendo rentabilidades de cerca del 3%, Rubén, de 30 años, fue este miércoles a su banco. Pidió información para invertir en estas letras. Nunca lo había hecho antes, aunque recuerda que su padre sí lo hacía, hace tiempo.En el banco le ofrecen suscribir la emisión que prefiera entre las que están abiertas actualmente por un 0,35% de la cantidad que quiera invertir, y 5 euros de comisión de custodia. En sus planes cabía comprar letras con vencimiento a un año por 10.000 euros (cada una es de 1.000 euros, la inversión mínima en deuda pública), por las que a un 3% de interés le generarían 300 euros de rentabilidad. "Eché cuentas, y el banco se quedaba con 40 euros, demasiado", reflexiona. "Por eso decidí venir hoy (jueves) al Banco de España a comprar la letra directamente", continúa.Rubén se lo está contando al corredor de seguros, en la sala de espera de la institución. Ha llegado a las nueve menos cuarto, quince minutos después de la apertura. Y le ha tocado casi el número 100. Su interlocutor, que estaba en la cola antes de las ocho y media, tiene el turno 40, aproximadamente. Los más madrugadores ya están siendo atendidos en las mesas de suscripciones de deuda del Banco de España, apenas cuatro o cinco, suficientes hasta hace solo unos días. Muy escasas ante este 'boom'. El enfermero, que también estaba en la cola, se une a la conversión. "Mi banco me ha ofrecido un depósito por el 0,7%... y esto (el Tesoro) es más seguro que cualquier entidad financiera y ahora ofrece más", dice. "Tendría que quebrar España para perder el dinero, y si eso pasara las cosas estarían muy muy feas", prosigue. "Así que un 3% por tener los 'ahorrillos' un año parados está bien", concluye. "¿Y lo has intentado hacer por Internet?", le pregunta Rubén. "Sí, se puede, pero se caía la página y además hay que tener el DNI digital", le contesta. Ambos miran a su alrededor y comprenden que la mayoría de jubilados que les rodean se enfrentan a esta barrera tecnológica. "Yo es que prefería que me informaran personalmente", añade Rubén. De hecho, este jueves el Tesoro tuvo que parar la oferta online de letras porque su web tuvo problemas ante la avalancha de peticiones de compra.El enfermero, también con un turno cercano al 100, decide salir a la calle a tomar un café. Rubén se queda esperando. No le atienden hasta las 13.30 horas, por fin entrega su DNI y un certificado de su cuenta bancaria, y con eso abre una cuenta en el Banco de España, que tiene un coste de 15 euros, 1,5 euros por cada letra de 1.000 euros. En 10 minutos ya ha pedido 10.000 euros para la próxima subasta a 12 meses, solo queda que transfiera el dinero a la cuenta de la institución que le han facilitado para que el 10 de febrero se ejecute la operación. "Más barato que el Banco de España no lo vas a encontrar", bromea el gestor del Banco de España, que a partir del 7 de febrero ha puesto en marcha un sistema de cita previa para evitar las colas. Este jueves tuvo que dejar de dar turnos a las 10 de la mañana.La nueva subasta de letras coincide con un momento extraordinario para los hogares. Los depósitos, la alternativa para guardar el ahorro preferida en España, alcanzaron en 2022 el máximo histórico. Según registra el Banco de España, son más de un billón de euros que, en su mayoría, no generan actualmente ninguna rentabilidad. Los depósitos a la vista, los mayoritarios, apenas generan un 0,04%, de media.Los bancos han demostrado, desde que comenzaran a subir los tipos de interés por parte del BCE, que no tienen prisa en pagar por los depósitos de sus clientes. Una razón muy importante es que la economía todavía tiene mucha liquidez acumulada y las entidades no ven necesario tirar de estos depósitos para financiar su actividad. La otra es que durante los últimos años han generado un fuerte ecosistema de productos alternativos como los fondos de inversión o planes de pensiones, que generan una entrada recurrente de ingresos por comisiones.Así, la gran banca todavía tardará meses en lanzar la ‘batalla por el pasivo’, como se habla en el sector de la captación de depósitos. Al cierre del año, la media de remuneración de los depósitos a plazo ha sido del 0,64% y, si son a menos de un año, apenas supera una rentabilidad del 0,4%. Son niveles inferiores a los que se contemplan en el conjunto de Europa, aunque han ido aumentando mes tras mes.Los grandes grupos han hecho ligeros movimientos, como cuentas online con remuneración, en el caso de Sabadell, o el 0,7% que ofrece ING en su ‘Cuenta Naranja’. Han sido las pequeñas entidades y aquellas que tienen su principal actividad en otros negocios las que han hecho los movimientos más agresivos: Yoigo, filial de MásMóvil, tiene un banco que ofrece hasta un 5% de interés TAE por el dinero que esté en sus cuentas. Orange Bank, de la teleco francesa, o Renault Bank, la financiera de la automovilística, ofrecen depósitos por encima del 1%.Dentro del sector bancario, hay que acudir a entidades como Pibank, Wizink o EBN, con un volumen de negocio en España reducido en comparación con los grandes nombres del sector, para lograr rentabilidades por el ahorro que superen el 2% para depósitos entre uno y tres años.En los últimos días, los bancos españoles han ido presentando sus resultados del ejercicio 2022. Todos ellos han ido dejando su entrada en la ‘batalla por el pasivo’ para otro momento. “En algún momento vamos a remunerarlos”, aseguraba este jueves Ana Botín, presidenta del Santander, sin poner fecha al cambio. “También quiero destacar que nosotros no cobramos a los minoristas cuando estaban los tipos en negativo”, se escudó la responsable del banco.“No tenemos sobre la mesa pagar por los depósitos en España”, aseguraba Onur Genç, consejero delegado de BBVA, esta misma semana. A ello se suma el mensaje de que “no es el producto más interesante para el cliente”, como expresó César González Bueno, su homólogo en Sabadell. “Los depósitos a plazo no son los más atractivos para los clientes, apostamos por los fondos garantizados, que tienen una rentabilidad mayor”, añadió González Bueno.La estrategia de los bancos en los últimos años ha estado centrada en los fondos de inversión para captar el ahorro de los clientes. Son un vehículo en el que, además, obtienen unos importantes ingresos por las comisiones que cobran por esta gestión. El problema ha sido que la realidad de los mercados en el último año ha castigado especialmente este ahorro. Han tenido una rentabilidad del -8,7% y el patrimonio que gestionan se ha desplomado en 11.000 millones. Pese a ello, los bancos captaron 300.000 nuevos clientes, que aportaron, descontando las retiradas, 17.000 millones, dando muestra de la intensidad comercial del sector en este negocio.
1 h
eldiario.es
24 horas en Rabat para restablecer relaciones con Marruecos sin Mohamed VI
Un pacto entre vecinos para no molestarse demasiado y poder hacer buenos negocios. Engalanado con las firmas de una veintena de acuerdos bilaterales y con la pompa de una declaración conjunta entre los gobiernos, ese es el balance principal de las 24 horas que Pedro Sánchez pasó en Rabat para asistir a la XII Reunión de Alto Nivel entre Marruecos y España. Una predisposición que ambos países concretaron en un compromiso cruzado: España no discute la hoja de ruta marroquí respecto al Sáhara y Marruecos no violenta las fronteras de Ceuta y Melilla. Durante su intervención ante el plenario de la cumbre, compuesto por 15 ministros marroquíes, 11 españoles y los dos jefes de gobierno, el presidente español lo resumió sin ambages: “Hemos asumido un compromiso de respeto mutuo por el que en nuestro discurso y en nuestra práctica política vamos a evitar todo aquello que sabemos que ofende a la otra parte, especialmente en lo que afecta a nuestras respectivas esferas de soberanía”. Es decir, que en el Sáhara manda Marruecos y que en Ceuta y Melilla se respeta la soberanía española. El pacto, a simple vista, puede resultar poco ambicioso desde la óptica de los intereses españoles si se tiene en cuenta que nunca estuvo en juego esa soberanía de las ciudades autónomas. Pero el Gobierno no olvida lo que pasó el 16 de mayo de 2021 en la frontera de Ceuta: en solo 24 horas, 8.000 personas cruzaron a suelo español ante la ausencia de controles marroquíes. Aquella fue la respuesta a la acogida por parte de España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, para recibir atención médica. Una auténtica escalada de tensión en la relación diplomática de ambos países que para el Ejecutivo de Pedro Sánchez sí llegó a suponer “violentar la soberanía territorial” de nuestro país. Ahora, y a cambio de dejar atrás el histórico compromiso de España respecto al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, el horizonte con Marruecos es bien diferente. Así se lo hizo saber a Sánchez el primer ministro marroquí, que hasta en tres ocasiones quiso dejar clara la razón de que las cosas cambiaran tanto en tan poco tiempo y de que todos pudieran estrecharse la mano en Rabat. “Saludamos la posición de España sobre nuestra primera causa nacional, que apoya la propuesta marroquí de autonomía en el Sáhara presentada por Marruecos en 2007 y que la considera la vía más seria, realista y creíble para solucionar este conflicto artificial”, dijo Aziz Ajanuch. Sánchez no dijo una palabra sobre el Sáhara pero sí sobre Ceuta y Melilla, a las que no mencionó Ajanuch. “Estoy muy satisfecho del éxito de la primera expedición comercial que tuvo lugar el pasado viernes a través de las aduanas de Ceuta y Melilla”, destacó el presidente, que hizo un llamamiento para “garantizar juntos que estas aduanas sigan abriéndose de manera ordenada y progresiva hasta llegar a la plena normalización del paso de personas y mercancías, tal y como acordamos el año pasado”. Que existan esas aduanas es, para el Gobierno español, el respeto implícito que necesitan de Marruecos hacia la soberanía de ambos territorios. Ese cruce de mensajes entre ambos reinos se plasma también en el documento oficial rubricado a modo de declaración conjunta de la XII Reunión de Alto Nivel. En su punto 8, el respaldo español a la postura marroquí respecto al Sáhara es explícito: “En cuanto a la cuestión del Sáhara Occidental, España reitera la posición expresada en la Declaración Conjunta adoptada el 7 de abril de 2022, con motivo del encuentro entre SM el Rey Mohammed VI y el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez”. No hay en la declaración un reconocimiento expreso similar por parte de Marruecos a la soberanía de Ceuta y Melilla, aunque sí se esbozan los planes de apertura gradual de las aduanas que el Ejecutivo español considera estratégicas desde un punto de vista comercial y también diplomático. “Las dos partes reiteran su compromiso con la plena normalización de la circulación de personas y mercancías de manera ordenada, incluyendo los dispositivos adecuados de control aduanero y de personas a nivel terrestre y marítimo”, reza el punto 42. Por el momento, no se ha concretado el calendario de esa apertura gradual de los pasos aduaneros. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores aseguran que se evita dar concreciones “por razones de seguridad” en puntos estratégicos como son las fronteras sur de Europa. Desde el Gobierno se reconoce, sin embargo, que aún trabajan con Marruecos en la concreción de ese calendario y explican que el objetivo es proceder a una apertura “lo más ordenada posible” para evitar colapsos que pongan en riesgo el plan. Nadie se plantea, por ahora, que Marruecos pueda mostrar impedimentos para cumplir con su parte. En su declaración institucional sin preguntas junto a su homólogo marroquí, Sánchez quiso ensalzar una cita deslucida en la víspera por la ausencia del rey de Marruecos. “El día de hoy representa un hito”, dijo, haciendo referencia a un “clima de confianza mutua y de genuina colaboración como nunca antes había existido" entre los dos países. El jefe del Gobierno de Marruecos coincidió: “Las relaciones bilaterales nunca habían alcanzado este nivel de cooperación”. Ambos hablaban en una sala del Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí presidida por un gran retrato de Mohamed VI sentado en su trono real, una imagen que puede verse en casi cualquier rincón de Rabat. La foto del monarca cuelga de las paredes de estancias en hoteles, restaurantes o edificios oficiales, dando la sensación de que el rey de Marruecos está siempre en todas partes. Esta vez, sin embargo, no estaba. El Ejecutivo español no había descartado la posibilidad de que Sánchez y el rey marroquí pudieran verse si así lo decidía la casa real alauí. Pero la confirmación de que no habría recibimiento justo cuando Sánchez ponía el miércoles un pie en Rabat desdibujó en cierta forma las expectativas generadas en torno a una cumbre anunciada como histórica. “Era una reunión entre gobiernos”, insistió el equipo del presidente español durante 24 horas para intentar desterrar la imagen de un plantón. A ese tradicional recibimiento del monarca marroquí lo sustituyó una llamada telefónica de 30 minutos en la que Mohamed VI invitó a Sánchez a volver más adelante, a su regreso de un destino no concretado y que, según a quién se pregunte, oscila entre París y Gabón. Para el Gobierno, la mera llamada es prueba del “interés personal” mostrado por el rey en la cumbre. Entre una amplia lista de acuerdos, el Gobierno pone el énfasis en los que hacen referencia a una mayor implicación por parte de Marruecos en el control migratorio y en la seguridad de las fronteras y también en la parte comercial. En el primer capítulo, la memoria de la cumbre hace mención al acuerdo para “intensificar su cooperación en el ámbito de la lucha contra la migración irregular, el control de fronteras, la lucha contra las redes y la readmisión de migrantes en situación irregular”. También refleja el documento el “compromiso con la lucha contra el terrorismo internacional, que es fundamental para la seguridad y la estabilidad de la región euromediterránea y a nivel global”, poniendo de relieve que “los dos países están decididos a fortalecer su cooperación en la lucha contra el terrorismo” así como a “continuar trabajando juntos en el marco de las Naciones Unidas para desarrollar esfuerzos internacionales en la lucha contra el terrorismo y su financiación".El Gobierno cree, además, que la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países puede suponer una oportunidad económica para miles de empresas españolas. Según cálculos de Exteriores, 17.000 compañías de nuestro país tienen un volumen de facturación de 20.000 millones de euros gracias a las exportaciones con Marruecos. Y creen que lo mejor podría estar por venir. El anuncio de un plan de 45.000 millones de euros de inversiones por parte del país vecino es considerado por parte del Ejecutivo español como una ocasión inmejorable en campos estratégicos como las energías renovables o las infraestructuras de puertos y aeropuertos. “Sin el acompañamiento de una buena relación gubernamental, España y sus empresas no podrían aprovechar al máximo esa oportunidad”, razonan en la Moncloa. Tras un almuerzo oficial con el Gobierno marroquí, Pedro Sánchez regresó a España después de 24 horas de intensa agenda diplomática en Marruecos. En la declaración conjunta, quedó escrito: “España saluda la dinámica de apertura, progreso y modernidad que vive Marruecos, bajo el liderazgo activo de Su Majestad el Rey Mohammed VI”. 
1 h
eldiario.es
Mohamed VI, el rey que nunca estaba allí
En 2018, los marroquíes llevaban algún tiempo sin noticias de su rey, lo que tampoco era una novedad. De repente, en febrero descubrieron gracias a una foto que Mohamed VI se encontraba en París. En concreto, en un hospital. Había sido operado de una arritmia cardíaca. Una foto le mostraba en la cama rodeado de sus hijos, pero no de su esposa, de la que poco después se supo que se había separado sin que hubiera ninguna confirmación oficial. Aparecieron unas pocas fotos más del rey de forma algo misteriosa –no fueron publicadas originalmente por el Gobierno o los medios de comunicación–, y luego se reanudó el secretismo sobre su paradero. La gente no se engañó. Dieron por hecho que estaba en Francia, que es desde hace tiempo el país en el que más tiempo pasa. La ausencia de Mohamed VI de la cumbre hispano-marroquí no es por tanto una sorpresa. Indudablemente es un revés para la imagen del Gobierno español, que la había vendido como la culminación del periodo de acercamiento que se inició con el apoyo a la propuesta marroquí de autonomía para el Sahara, nunca concretada, y el abandono del referéndum de autodeterminación. Pedro Sánchez había asumido un alto coste político en España, en especial con su socio de Gobierno, y en las relaciones con Argelia. A cambio de esta cesión, el Gobierno ha obtenido la primera cumbre ministerial desde 2015, un descenso del 25% de las llegadas irregulares de inmigrantes, y decenas de acuerdos económicos de futuro incierto. La factura que se ha cobrado no es muy alta. El acuerdo político básico fue resumido por Sánchez: "Hemos asumido un compromiso de respeto mutuo por el que, en nuestro discurso y en nuestra práctica política, vamos a evitar todo aquello que sabemos que ofende a la otra parte". Supone poner el listón un poco bajo entre países que se dicen aliados. Significa que el Gobierno español hablará lo menos posible del Sahara y el marroquí hará lo mismo con Ceuta y Melilla. Cualquier acuerdo entre ambos gobiernos está sometido al carácter imprevisible de la política marroquí. El único centro de poder real está formado por el monarca y los políticos y empresarios que ejecutan sus deseos. Mohamed VI controla los ministerios más importantes con independencia del resultado de las elecciones. Desde las últimas, en las que el partido islamista sufrió una derrota completa, todo el Gobierno está en manos del Palacio. Las ganó Aziz Ajanuch, actual primer ministro, un empresario multimillonario al frente de un partido sin más ideología que el sometimiento a la voluntad real y una aspiración genérica a la modernización del país. Ahora más que nunca, el rey sabe que no tiene que temer sorpresas procedentes del Gobierno. Eso le permite prolongar sus estancias fuera del país dando la imagen de un rey ausente, más interesado en cuidar de su maltrecha salud a sus 59 años y de disfrutar de la vida. En esta ocasión, Mohamed VI se encontraba en una mansión en Gabón desde finales de diciembre. En otras épocas del año, prefiere residir en Francia, donde cuenta con varias propiedades. En la localidad de Betz, a 65 kilómetros de París, tiene un castillo y 70 hectáreas comprados por Hassan II en 1972. La última adquisición en París fue en 2020, una mansión que había pertenecido a la familia real saudí y que el rey compró por 80 millones de euros. Un precio asequible para el hombre más rico de Marruecos. La representación teatral de la cumbre exigía la presencia de Mohamed VI desde el punto de vista de los intereses del Gobierno de Sánchez. Se tuvo que conformar con una llamada telefónica de media hora. Son las consecuencias de tratar con alguien como Mohamed VI. Lo más realista era contar en voz baja a los medios españoles que no habría audiencia con el monarca salvo cambios de última hora. Quizá eso hubiera molestado a los marroquíes. Es posible que hubiera posibilidades de que se celebrara hasta el último momento. El Partido Popular quedó encantado. Es lo único que le interesó de la cumbre. "España ha dado imagen de debilidad", dijo Elías Bendodo. "Es difícil hacer más el ridículo". En España existe la idea de que es intolerable que los gobiernos no impongan su voluntad a esos molestos marroquíes que no tienen ni media bofetada y que deberían proteger la frontera sur de España para hacernos la vida más fácil. Y estar agradecidos por esa labor de mayordomo. Siempre se olvida que los países más pobres no están totalmente indefensos ante los más ricos cuando comparten una frontera. Como ocurre entre México y Estados Unidos, el vecino más pobre tiene muchos instrumentos para obtener un trato de favor. Nunca renuncia a exportar a muchos ciudadanos para los que no tiene posibilidades de encontrar puestos de trabajo. Si hay una gran diferencia económica entre ambos países, esa tensión siempre existirá.Casi hay algo tan preocupante como mantener malas relaciones con Marruecos, lo que ningún Gobierno español se puede permitir. Una alternativa no menos irritante es tener buenas relaciones con Rabat, porque supone tragar con mucho. Actualmente, con la realidad de que el servicio de inteligencia marroquí tiene como misión espiar a los gobiernos español y francés. O que el escándalo de corrupción del Parlamento Europeo tenga más que ver con la influencia de Marruecos que con la de Qatar (aunque su nombre, Qatargate, diga lo contrario). O que Rabat nunca renunciará a su reivindicación sobre Ceuta y Melilla, aunque ahora se haya comprometido a no hablar mucho del tema.Marruecos cuenta con una economía con niveles mediocres de crecimiento, un sistema de educativo y sanitario mal financiados, un alto nivel de corrupción al servicio de las grandes corporaciones ligadas a la monarquía, un jefe de Estado que perdió hace tiempo el interés por gobernar, y un Gobierno actual que llegó al poder fundamentalmente por la gran fortuna de sus responsables y el descrédito del Gabinete anterior.Lo único que no se le puede negar es su posición en el mapa, que no va a cambiar. Suficiente para que nunca deje de ser un vecino molesto para España y Francia.
1 h
eldiario.es
Las revisiones por pares, un negocio milmillonario alimentado con el trabajo gratuito de científicos
Publicar ciencia es un chollo. Pregúntele a cualquier investigador. Tal y como está montado, el sistema apenas tiene riesgos para las grandes editoriales: los científicos investigan, casi siempre utilizando fondos públicos, y envían el fruto de ese trabajo en forma de artículo a una revista, que a su vez remite el texto a otros investigadores para que de manera altruista lo evalúen: sirve, no sirve, necesita tales cambios. Cuando finalmente se da por bueno, la revista –la inmensa mayoría– cobra, o bien a quien publica o bien a quien lo lee. ¿Su aportación? Existir y, desde que todas se pasaron del papel al mundo digital, mantener un servidor y pagar algunos sueldos. "Todo el trabajo especializado se hace gratis", resume el catedrático Curro Pérez-Bernal.Lo anterior es una simplificación, pero básicamente describe el proceso. Y los científicos empiezan a estar un poco hartos. Hartos de ser quienes ponen el trabajo previo y el posterior de manera gratuita para luego encima tener que pagar por leer o publicar lo que ellos mismos han escrito y validado y que la revista en cuestión se lleve el beneficio. El coste por publicar oscila entre los 2.000 y los 10.000 euros por artículo, dependiendo de la revista. Con esos guarismos, las ganancias pueden ser pingües: Elsevier, el mayor grupo editorial del sector, factura unos 2.600 millones de euros anuales, con un beneficio en torno a los mil.¿Por qué se trabaja gratis? La respuesta de los revisores –se da por hecho que el sistema de revisión por pares ni se cuestiona– orbita en torno al altruismo y el quid pro quo: "Yo lo hago porque estoy convencido de que en ciencia, si queremos que las cosas se hagan bien, hay que hacer revisiones de buena calidad de los artículos. Cuando yo envío un artículo a una revista y quiero que me lo mejoren también hacen falta expertos que lo evalúen", expone José Manuel García, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Córdoba. "A mí lo que me mueve a revisar es colaborar en esa cadena. Igual que yo publico, leo lo que publican otros. Igual que yo necesito revisores, participo de lo mismo. Y aprendes cosas, adquieres habilidades a la hora de corregir o hacer crítica, de evaluar. También aprendes sobre temas en los que puedes no ser experta", cuenta Carmen Álvarez-Castro, científica en el Centro Mediterráneo sobre Cambio Climático de Bolonia, Italia, y profesora en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla."Para mí es una cuestión ética", añade Curro Pérez-Bernal, catedrático en el departamento de Ciencias Integradas en la Universidad de Huelva. "Es algo que das a la comunidad. También es un poco egoísta, porque luego quieres recibirlo. Creo que es parte del trabajo y, además, como parte de la investigación [que a veces hay que hacer para revisar un texto] también lees artículos interesantes, conoces cosas que se están haciendo o gente interesante que te puede dar ideas", cierra. María Ángeles Martín, profesora de Historia Medieval en la Universidad Complutense de Madrid, cree que revisar "es parte del trabajo" y añade que "como sistema puede ser muy enriquecedor [que alguien te proponga mejoras] y yo saco beneficio de él".Pero todos son conscientes de que están alimentando un negocio millonario del que se benefician otros. Un estudio de la revista Research Integrity and Peer Review calculó que en 2020 los investigadores de EEUU dedicaron unos 130 millones de horas a evaluar 21,8 millones de artículos científicos (a seis horas la revisión). Concluía este cálculo (que está hecho por lo bajo y de forma gruesa porque no existen estadísticas oficiales) que todo ese trabajo estaría valorado, si se remunerara, en 1.500 millones de dólares. Añadía el estudio que en China ese coste se calculaba en 600 millones de dólares y en Reino Unido, en otros 400 millones. Un total de 2.000 millones solo con el trabajo de tres países.Los autores de este estudio informan en el texto de que la única aproximación similar que encontraron a la hora de hacer su análisis databa de 2007 y, "entonces, con un número de artículos que no llegaba a la mitad del actual, se calculaba que si los revisores cobraran por su trabajo la factura ascendería a 1.900 millones de libras" (2.140 millones de euros).Quienes se benefician de esto son las editoriales, impulsadas también por un sistema de evaluación y progreso en la carrera universitaria que exige publicar con asiduidad al punto de que el sector ha creado el aforismo "publica o perece" (publish or perish en su versión original, no es una cuestión nacional solo). Hay que publicar, tanto para progresar como para simplemente ganar más dinero: para optar a un sexenio de investigación hace falta presentar cinco trabajos en revistas top en seis años. Para ser catedrático, aparte de otros méritos, es necesario tener unos 30 artículos publicados en revistas Q1 (las mejor valoradas).Los investigadores-revisores no se ponen de acuerdo respecto a si establecer pagos por esta labor solucionaría el creciente malestar. El argumento a favor es obvio: si las empresas se están lucrando gracias a su trabajo, páguese. En contra se arguye que meter dinero en el proceso podría pervertir el sistema y encarecer, más todavía, el proceso.Todas las personas que se dedican a ello de manera habitual consultadas para elaborar este artículo sí están de acuerdo en una cosa: si de ellos dependiera, el sistema sería gratis de principio a fin, no se pagaría por publicar ni por leer (al menos los investigadores e instituciones académicas y científicas) y bajo ese precepto no les supondría problema alguno donar su tiempo y su conocimiento a la causa.Este es el modelo en el que se mueven las revistas platino o paladio, que también existen aunque sean las menos: publicar un artículo no tiene coste, leerlo tampoco. Estas revistas, a veces vinculadas a sociedades científicas, se sostienen con fondos aportados por fundaciones u organismos similares sin ánimo de lucro. Un ejemplo sería la Fundación Scipost, que está lanzando revistas que operan bajo esta lógica y que financian, entre otras entidades, algunas universidades españolas y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). También las revistas institucionales, las que editan las facultades de universidades, por ejemplo, funcionan bajo este modelo. ¿El problema? El sistema es perverso y exige publicar en revistas catalogadas con el mayor factor de impacto para que cuente curricularmente, y a este tipo de publicación le cuesta más alcanzarlo.Otra traba, como recuerda Pérez-Bernal, es que la industria no se va a quedar quieta viendo cómo se les escurre el negocio millonario. El catedrático recuerda el caso del Journal of High Energy Physics, una revista que empezó bajo este modelo de gratuidad y acabó siendo absorbida por la editorial Springer a cambio de una cifra que, como es habitual en el sector, no se hizo pública. El cambio de propietario trajo consigo el cambio de modelo. De platino a dorado. De gratis total a pagar por publicar.María Ángeles Martín, que se dedica a la Historia, explica que en su campo la situación es diferente. "En Humanidades no hay tantas revistas depredadoras. No hay tanta gente pagando por publicar porque eso sucede mayoritariamente en las revistas internacionales, y las humanidades tienen un carácter más regional. Si yo escribo sobre la historia medieval de Castilla lo lógico es publicar en español y que quien le interese lea en español", ilustra. Por eso las revistas tienden a ser más pequeñas y, muchas de ellas, institucionales, editadas por universidades. "No están haciendo negocio", comenta Martín, aunque desliza que por alguna razón el sistema cada vez les empuja más hacia el modelo de las disciplinas científicas.Así, con estas reglas de juego, hay quien cree que es el momento de cobrar a las editoriales por las revisiones. "Sin pensarlo demasiado diría que sí", expone Pérez-Bernal. "Es un trabajo que estás haciendo. Yo entiendo que no hay ninguna razón para que el refereo (argot del sector, del inglés referee, árbitro) no esté pagado, sobre todo en este caso de beneficios tan brutales". Álvarez-Castro añade que serviría como motivador para encontrar revisores, una tarea no siempre sencilla.José Manuel García coincide con los argumentos: "Tendría todo el sentido que hubiese remuneraciones, sobre todo en el contexto en que estamos", explica, y cita el caso de un investigador que a modo de protesta está respondiendo a las propuestas de revisión que le llegan con una factura por sus servicios. "Él lo hace como boutade, pero tal y como está el sector y sobre todo en estas revistas que están cobrando solo por revisar, me parece sangrante que no paguen a los revisores", comenta aludiendo al último giro de tuerca en el sector: las revistas que cobran solo por evaluar un artículo, sin garantía de publicación. "Si yo le dedico 3-4 días a evaluar un artículo y tú lo rechazas y le cobras al autor, pero a mí que hago el trabajo no me pagas, es una sinvergonzonería".La historiadora Martín se sitúa en un punto intermedio. "Creo que no habría que pagar a las revistas que no cobren por open access. Pero si cobran, entonces sí deberían remunerarlo. Es como el copy-left. A mí no me importa dar mi trabajo, que ya me están pagando, pero si no se está lucrando otro".El problema de pagar, advierten muchos revisores, es que podría generar una espiral de subida de precios. Lo explicaron tres investigadores en un artículo: "La verdad es que los pagos a los revisores solo llevarían a las editoriales a subir sus precios. Subirían los precios para cubrir el dinero que pagan a los revisores. Y volverían a subirlos para cubrir el coste de esos pagos. Las editoriales se limitarían a trasladar los costes a las bibliotecas y a los autores, extrayendo dinero adicional de los presupuestos de las bibliotecas y de los fondos de publicación de los organismos de financiación, y poniendo un porcentaje considerable en los bolsillos de las grandes editoriales".Precisamente por eso hay quienes creen que es una mala idea. "Estoy totalmente en contra de que se pague por revisar", espeta Luis González, catedrático de la Universidad Complutense. "Una cosa es que las editoriales abusen, que lo hacen. Y tú puedes negarte. Pero si cobramos para revisar, inevitablemente encarece el producto. ¿Cómo puedes aspirar al modelo de acceso abierto y cobrar a la vez? Las revisiones no pueden pagarse. Como mucho algo simbólico", razona. Y remata con otro argumento: "Si empiezo a cobrar por revisar, ¿por qué no por escribir?".También, apuntan otras voces, el pago sería casi inviable para editoriales más pequeñas, con márgenes de beneficio menores.A la vez, hay grupos que no están pagando en efectivo, pero sí compensan a sus revisores. Editoriales como MDPI ofrecen descuentos para futuras publicaciones de artículos a cambio de revisiones. El caso de esta editorial es particular porque realiza unas prácticas que la comunidad define como "depredadoras" y que provocan el rechazo de muchos revisores."No reviso para MDPI", expone Pérez-Bernal. "Lo hice una vez y cuando lo envié me contestaron que ya no lo necesitaban", explica. Primera y última para él.Esto se debió a que este tipo de editoriales, en vez del procedimiento estandarizado de proponer las revisiones a uno o dos investigadores, mandan emails casi masivos, a 15 o 20, y dan márgenes muy cortos para devolver estas revisiones. Esta práctica supone agilizar el proceso respecto a las revistas tradicionales –que pueden tardar un mes solo en encontrar revisores– y conforma parte del atractivo de publicar en sus revistas: es mucho más rápido. Pero tiene la contrapartida de que a los investigadores no les gustan las prisas –sobre todo para un trabajo altruista– y les hacen dudar de la calidad de estas revisiones.Los investigadores consultados creen que algo está cambiando. En los últimos años se han ido haciendo públicas las cantidades que se pagan por publicar –hasta 10.000 euros en las revistas más prestigiosas, fondos que habitualmente se detraen de los destinados a investigar– y cómo algunas editoriales se están lucrando, y crecen las voces que piden un cambio.Ya hay por el mundo iniciativas de boicot contra las grandes editoriales, que si bien no se limitan al tema de los correctores sino a las políticas que siguen estos grupos, van extendiéndose. Famosa es la creación de Sci-Hub por una joven kazaja, que abrió la web a modo de repositorio abierto para colgar y leer artículos de manera gratuita en protesta por los costes que aplican las editoriales y le costó una denuncia de algunas editoriales y una condena de 15 millones de euros. "Estamos creando un sistema que en algún momento va a sufrir un cambio profundo porque no es sostenible", augura Pérez-Bernal, que también prevé que "va a haber grandes resistencias por parte de las grandes editoriales porque tienen enormes beneficios.También influyen en el rechazo las prácticas de algunas revistas, que, como explica Pérez-Bernal, "se inventan" los costes de publicar: no tienen relación alguna con el coste real y el precio de publicar se ha convertido en sí mismo en un indicador de prestigio. Más cara la revista, más calidad tiene, lo que induce a una inflación artificial que se retroalimenta. Por último, otra circunstancia que señalan muchos investigadores. La evaluación de proyectos, otro tipo de revisión, sí se paga. "Creo que se debe a que es más difícil encontrar revisores de proyectos. Tienes que tener más habilidades que las propiamente científicas", explica Álvarez-Castro. "Fue la primera vez que me pagaron algo". Entre 200 y 300 euros, recuerda sin precisión.
1 h
eldiario.es