Herramientas
Cambiar el país:
Portada de EL MUNDO del domingo 29 de enero de 2023
Portada de EL MUNDO del domingo 29 de enero de 2023. Disponible en Orbyt desde las 23.30 y cada día en tu quiosco, la mejor información siempre con EL MUNDO Leer
elmundo.es
El máximo responsable militar de la OTAN defiende que sus países pasen a una "economía de guerra"
El presidente del Comité Militar de la OTAN, el almirante holandés Rob Bauer, ha defendido la necesidad de que los países miembros de la Alianza cambien a una "economía de guerra" para responder a las necesidades de Ucrania ante la invasión rusa.
europapress.es
Roberta Metsola, presidenta del Parlamento Europeo: "La Eurocámara no va a ser un santuario para los corruptos"
Llegó al cargo solo un mes antes de que Rusia invadiera Ucrania, y en diciembre tuvo que hacer frente al 'Qatargate', el mayor escándalo de corrupción de la historia de la institución. La maltesa reconoce que no había suficientes cortafuegos y promete controles mucho más exhaustivos Leer
elmundo.es
El Barça logra apagar la resistencia del Bàsquet Girona en Fontajau
El Barça culminó su sábado triunfal en Girona con la victoria del baloncesto en Fontajau, que se unió a la que había firmado el fútbol en Montilivi apenas unas horas antes. Fue la octava victoria consecutiva en la Liga Endesa de los de Jasikevicius, que toparon con un rival aguerrido, que no perdió la fe e intentó mantenerse agarrado al partido casi hasta el final.
lavanguardia.com
Díaz celebra el "potencial" del cine español y destaca un cambio de mirada "de la ciudad a lo rural" en las producciones
La vicepresidenta segunda del Gobierno de España y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha celebrado el potencial del cine español y ha destacado el cambio de mirada "de la ciudad a lo rural" en las producciones.
europapress.es
Cassandro, el gladiador mexicano que desafió a la homofobia en la lucha libre, conquista Sundance
Cuando uno ve un combate de lucha libre en la televisión siempre suele encontrar el mismo tipo de ‘gladiador’. Hombres muy masculinos, corpulentos, que desprenden testosterona en sus movimientos. Ahí estaban Los Sacamantecas, Hulk Hogan o El último guerrero. Todos respondían al mismo estereotipo de hombre. No había hueco para otro tipo de masculinidad… o al menos no nos la mostraban. Desde hace décadas, en México existe un tipo de luchadores que se les conoce con el nombre de 'exóticos' y que se visten con atuendos propios del mundo drag y luchan desafiando la heterosexualidad normativa. Realizan una performance donde exageran su feminidad, rompiendo todas las expectativas del público.Los exóticos existen desde 1940, cuando Gardenia Davis entró con un ramo de las flores que le daban nombre y se las regaló a las mujeres del público, ignorando a los hombres. Su equipo le maquillaba, le perfumaba y también ambientaba el aire para quitar el olor a testosterona del cuadrilátero. Fue el primero, pero sin embargo su estilo de luchar seguía manteniendo las normas rudas y bastas de este espectáculo.Los exóticos empezaron a proliferar, pero siempre con una condición, tenían que perder. Ningún luchador quería perder frente a un hombre vestido con ropa de mujer. Los consideraban guerreros de segunda. Iban a dar espectáculo y a dejarse ganar. Todo cambió con la llegada de Saúl Armendáriz, que pasaría a la posteridad con el nombre de Cassandro. Lo cambió todo por muchos motivos. Primero, porque conquistó a un público que siempre abucheaba a los exóticos y que cayó rendido a sus encantos. Segundo, porque fue el primero que declaró abiertamente su homosexualidad, rompiendo una barrera en la lucha libre que hasta entonces seguía puesta. Casi todos los exóticos eran hombres heterosexuales que se vestían de mujer y hacían un show. Cassandro dignificó a los exóticos y los llevó a otro nivel desde que llegó a las peleas en la década de los años 90.Su estilo, único, hizo que le etiquetaran como 'el Liberace de la lucha libre'. Se subía a las cuerdas, les daba culazos, les provocaba, flirteaba con sus oponentes, cogía sus manos y hacía que tocaran su cuerpo… era un torbellino que revolucionaba todo lo que se daba por seguro en ese mundo. Tanto, que hasta el público quería que los exóticos ganaran. Era extraño que una personalidad tan atractiva y potente no hubiera tenido una película hasta ahora. Sí que había documentales (uno de ellos disponible en Filmin), pero no una ficción que contara su historia y su éxito. La película ha llegado, y lo ha hecho de la mano de Amazon Prime Video y con Gael García Bernal como absoluto protagonista. Él se transforma en Cassandro y da todo en una interpretación que no intenta imitar al personaje real.Gael García Bernal se desplazó hasta el Festival de Sundance, pero no fue solo. Lo hizo junto al auténtico Cassandro, que produjo en el público del festival el mismo efecto que en el cuadrilátero. Al llegar a la alfombra roja y a la proyección desató su show y todos le alabaron. También tras el primer pase de la película, donde recibieron la ovación del público. Lo hizo mostrando las secuelas del infarto que le ha limitado la movilidad y que le hace solo decir frases cortas, pero con el mismo desparpajo de siempre. Este biopic, dirigido por Roger Ross Williams, recoge un momento concreto de la vida de Saúl Armendáriz. No es el típico filme de auge y caída, aquí solo vemos el auge, y lo hace con un tono amable (a veces demasiado inocente) que hace que Cassandro pueda convertirse en un éxito del boca a oreja en la plataforma.La película se centra mucho en sus orígenes como luchador —su nombre lo coge de la mítica telenovela Kassandra— y en la relación de Cassandro con su madre, en donde a veces se pierde con el melodrama. Eso sí, se eleva cuando se centra en la lucha libre y en la ruptura de los prejuicios a golpe de cadera que realizó el luchador. La primera entrada del protagonista a ritmo de I will Survive cantado en español, completamente maquillado, vestido con ropa de su madre —que le mira emocionada— y sin máscara es un momento brillante, igual que la primera performance completa que realiza, donde frota su trasero con su rival y la gente empieza a llamarle despectivamente ‘culero’, un insulto profundamente homófobo. Diez minutos después, todo el mundo coreó su nombre rendidos a su gracia, encanto y frescura. Todas las peleas, incluido el combate final donde entra a ritmo de Baccara —ojo a la banda sonora donde también suena Chimo Bayo— son grandes momentos cinematográficos (aunque la curiosidad que todos comentarán será el beso de Bernal con la estrella del momento, Bad Bunny, que realiza un pequeño papel en el filme).Una película que deja con buen sabor de boca aunque no explota todo el potencial de la historia ni del personaje. Cassandro muestra la importancia de los referentes, como deja claro en su emocionante escena final, cuando un niño cuenta en un programa de televisión que le había contado a su padre que era gay gracias a ver a Cassandro hablar abiertamente de su sexualidad en entrevistas y programas. Un ejemplo que hace pensar en la importancia para muchos chavales si, por ejemplo, un futbolista, hiciera lo mismo. 
eldiario.es
Las trabajadoras culturales en la Rusia de Putin: "Siempre nos hemos sentido en peligro"
“Las chicas son un sistema de comunicaciones y calefacción que envuelve las entrañas yertas del Estado. Si se parasen y dejasen de trabajar, Dios sabe qué sería entonces de todos nosotros. Seguramente el frío haría que nos durmiéramos en nuestros puestos de trabajo y ya nunca volveríamos a despertarnos. Tal vez fuera lo mejor: queridas chicas, parece que necesitamos una huelga a muerte”. Daria Serenko (1993) es la autora de Chicas e instituciones y también es poeta, artista, comisaria de arte, feminista y activista LGTBI. Errata Naturae publica ahora su novela en castellano, una especie de “manuscrito poético” sobre violencia institucional y mujeres en la Rusia de Putin. Pero Daria lo vive desde un lugar en el que, dice, teme volverse “invisible”: el exilio.Apenas dos semanas antes de que los tanques rusos entraran en Ucrania, Daria Serenko le firmaba a un amigo un ejemplar de su libro en una cafetería del centro de Moscú. Justo después de escribir en la primera hoja “Rusia será libre, y brindaremos por ello”, unos agentes vestidos de civil la detuvieron. Serenko fue sentenciada a quince días de cárcel por difundir un ‘post’ de Instagram con el logo de la campaña Voto inteligente del opositor Alekséi Navalny, considerado extremista por el Gobierno ruso. Al acabar su condena, Serenko no necesitó ni un día para darse cuenta de que el trauma culminaba en algo mucho mayor: acababa de convertirse en migrante. Su huida a Georgia fue la escapatoria de la represión y de años de acoso, ciberacoso, amenazas y persecuciones que llevaba sufriendo por parte de grupos de la extrema derecha rusa. Su forma de supervivencia es también un modo de resistir. En su libro escribe: “Dicen que es la persona quien honra el lugar. Nosotras somos esas personas en los lugares”.Hace tiempo que Serenko empezó a trabajar en las instituciones rusas. Primero en una biblioteca y luego en una galería de arte, las instituciones eran espacios donde ‘las chicas’ trabajaban y se enfrentaban con perplejidad a la violencia institucional, sistemática y política que implica ser mujer en la Rusia de Putin. Chicas e instituciones es, de hecho, un diario, un cuento autoficcionado, un relato fresco, punzante e irónico sobre las vivencias diarias de un grupo de trabajadoras de Moscú que, si bien son las compañeras de Daria Serenko, podrían ser también otras, porque todas ellas se reencuentran y se constituyen en una admirable forma de colectividad femenina.A la joven autora rusa le llegó la idea de escribir un libro sobre el trabajo "durante el trabajo", explica en una entrevista con elDiario.es. “Era el año 2016 y recuerdo tener un día horrible, casi tragicómico, y recuerdo el momento de estar con mis amigos tomando una cerveza y entonces decir: ‘Es absolutamente necesario que cuente esto’”. Tal y como lo pensó, dice Serenko, lo olvidó. Pero después vivió tres despidos por su activismo, todos en 2019, el mismo año en el que se alzaron las protestas en Moscú por una Rusia democrática. “De repente lo sentí como una injusticia muy grande”, dice la escritora, “y en ese momento escribí a una periodista de un medio independiente proponiéndole un texto sobre las cosas a las que se enfrentan las mujeres que trabajan en las instituciones culturales rusas. El texto nacía de mis propias experiencias y de las de unas 15 mujeres anónimas con las que hablé”. El resultado, una suerte de autoficción donde la agresividad de la vida juega su mejor labor: las cosas son tan reales que parecen imposibles.La narradora se mueve por las oficinas, las salas o los espacios culturales de un Gobierno insistente por conseguir que en las paredes de los despachos de las trabajadoras cuelgue la eminente imagen de Putin; insistente por desplegar banderas, controlar que las chicas no salgan con escote en sus fotos de Facebook ni que, por si acaso, sean demasiado autosuficientes. Todo es una “especie de fantasía basada en hechos reales” dice Serenko, donde la realidad es la partida y la imaginación, un recurso literario exactamente igual de veraz: “Si en el libro hay cosas que no pasaron, fue por pura casualidad”. “El espacio político y cultural ruso está construido en base a toda una serie de conspiraciones políticas, por decirlo de alguna manera, que afectan a las chicas cuando están trabajando y que por eso intentan describir la realidad en la que viven, para poder entenderla. Tenemos una ligera idea de este mundo, pero no acabamos de entender en qué se basa. No acabamos de entender por qué la política es así. Por eso construimos nuestras propias teorías”, explica Daria en la conversación. La novela es, de hecho, una forma de entender: entender el paternalismo, los despidos, las acusaciones y las represalias; entender la agresividad política, los encarcelamientos, la censura, la tristeza, el desamparo, el miedo, la soledad. Entre sus magníficas revelaciones —de una burla sutil explosiva—, se lee: “Si supierais cuánto amo a nuestro país y nuestro trabajo… Sí, a veces tengo miedo, a veces me parece que se me va la puta olla, a veces me meto bajo la mesa y me tapo los oídos con las manos, pero hoy solo veo destellos. Hoy voy a echar la pota en el baño de la oficina y veré destellos”.A la pregunta de cómo es ser mujer en Rusia hoy, Daria Serenko suspira. Advierte que su realidad no es la de todas; los condicionantes de clase, género y raza están allí, y la posicionan en un lugar "privilegiado" ante otras identidades. Pero aun así, asegura que todo el tiempo necesita defender su postura, "una postura política, de resistencia, de oposición, de lucha"; siente que está luchando por que se le tenga en cuenta. "He vivido varias situaciones de violencia de género, y siento en mi piel cómo esa violencia de género está íntimamente ligada a la violencia política. Me doy cuenta, tanto por mis experiencias como por las de otras compañeras, que a algunas mujeres esa violencia puede destrozarlas por completo, y a otras, convertirlas en activistas". El caso de Serenko es el segundo, aunque no por eso escapa del sufrimiento. "Las chicas siempre nos hemos sentido en peligro", dice. "Nunca me he sentido protegida". En los últimos ocho años, la escritora ha sentido miedo "como feminista, como activista y como sujeto político", en un tiempo en el que, asegura, el propio Gobierno de Putin financia grupos de Telegram en los que sus miembros nombran, focalizan y amenazan a las personas que expresan públicamente su desacuerdo con el presidente. Daria Serenko es una de ellas. "La sensación de ansiedad constante por mi seguridad y la de mis seres queridos es un trauma que me va a acompañar durante mucho tiempo. Es algo de lo que nunca he podido desprenderme". Una vez, confiesa Serenko, sus acosadores consiguieron difundir que la escritora había muerto para asustar a sus familiares. En otra ocasión, esta vez durante su encarcelamiento, estos miembros de la ultraderecha rusa le mandaron a prisión 30 litros de agua para cumplir el cupo de envíos y que nadie más pudiera enviarle una carta, un mensaje o un regalo. Ha recibido acoso físico más de una vez, se ha filtrado su dirección, ha sufrido amenazas en su propia casa y ha sido despedida por el temor de sus jefes a tener una empleada contraria al régimen de Putin. Por eso lo de Chicas e instituciones es el relato de una crueldad que se manifiesta en los sucesos más explícitos pero que, en realidad, se abre paso desde los lugares aparentemente más inofensivos: aquellos que habitaron 'las chicas' en las instituciones.
eldiario.es
El comercio textil esquiva el fantasma de un invierno fallido y tira de optimismo para 2023
"En este sector somos bastante de ponernos la venda antes de la herida. Esperábamos unas Navidades malas y no lo fueron. Y enero tampoco está mal", explica el portavoz de una compañía textil que prefiere mantener el anonimato. "Es cierto que es un año anómalo, diferente, porque llegamos a diciembre con inventarios muy altos, porque no hizo frío, y no habíamos vendido mucha ropa de abrigo", matiza.La situación del comercio, independientemente de qué venda, está marcada desde hace meses por dos factores macroeconómicos, el frenazo del consumo ante una posible recesión, que, de momento, no llega; y el impacto de la inflación. Esta última, en alimentación, ya se ha trasladado en el supermercado en un mayor consumo de la marca blanca.En el retail, la temporada clave es la de invierno, porque incluye la Navidad y la principal campaña de rebajas, porque las de verano conllevan menos gasto. Y, de momento, los datos son buenos. La Asociación Empresarial de Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) elabora un barómetro de ventas, que apunta a que el mes de diciembre se cerró con un aumento de ingresos del 8,3% en comparación al mismo mes de 2021 y un incremento del 2,2% respecto a noviembre. De aquí a mitad de marzo, todas las compañías cotizadas ligadas al gran consumo, la moda y el textil en general, va a ir detallando cómo les ha ido en los últimos meses y como prevén que sea 2023 que, de entrada, parece dejar atrás los problemas en las cadenas de suministro que se han arrastrado en los dos últimos años. La primera en dar datos y percepciones ha sido Primark. Mejor dicho, su matriz Associated British Foods, que también es dueña de otros negocios muy diferentes, como Azucarera. En este caso, asume que la recta final de año fue inesperadamente buena. "Hasta la fecha, el desempeño comercial de Primark ha sido bueno en todos nuestros mercados y superó las expectativas. Tuvimos un periodo navideño muy fuerte", reconoció esta semana.Primark no dio cifras concretas, pero sí porcentajes de mejora. "El comercio en Europa, excluyendo el Reino Unido, fue muy alentador con un aumento de las ventas del 16% con crecimiento en todos los mercados. Las ventas comparables fueron un 8% más altas", ahondó en referencia a las tiendas que llevan abiertas más de un año. También adelantó que va a resolver una de sus asignaturas pendientes, la venta online, que comenzará a estar operativa en España en los próximos meses.La compañía irlandesa de ropa a bajo precio también reconoce que las ventas son mejores que la rentabilidad porque los márgenes se han resentido por la inflación y los altos costes, debido a la fortaleza del dólar frente a la libra y el euro, así como el aumento los fletes y la energía.No es un mensaje diferente al del grupo sueco H&M, que no tuvo un buen resultado neto en el cuarto trimestre del año. En cambio, sus ventas mejoraron de forma significativa y ve con optimismo el 2023. La compañía nórdica tuvo números rojos en esos últimos meses del año, por el impacto de liquidar su negocio en Rusia. La segunda mayor compañía textil de gran consumo, por detrás de Inditex, apuntó este viernes que sus ventas entre el 1 de diciembre y el 25 de enero -es decir, en Navidad y en las primeras semanas de rebajas- crecieron un 9% en moneda local, excluyendo los mercados de Rusia y Ucrania. La dueña de Cos no lleva unos meses fáciles, porque ha tenido que asumir un programa de recorte de gastos de 2.000 millones de coronas suecas (unos 180 millones de euros), eliminar 1.500 puestos de trabajo y limitar sus precios de venta para dar salida a las prendas de almacén con las que llegó al invierno. En cambio, este 2023 lo ve de forma más positiva. "Las ventas en el nuevo año han comenzado bien. Los factores externos que han tenido un efecto negativo en los costes se están revirtiendo y esperamos una evolución positiva en la segunda mitad del ejercicio. Los costes de compra ya son más bajos, en comparación a hace un año y hemos lanzado un programa de ahorro de costes", justificaba este viernes la consejera delegada de H&M, Helena Helmersson."Va a ser un año de mejora de ventas, de rentabilidad y menores inventarios", recalcó en la información financiera a cierre de año. También adelantó que la compañía va a acelerar sus inversiones, desde los 7.000 a los 10.000 millones de coronas suecas, y prevé que su margen operativo -que refleja la diferencia entre ingresos y gastos- crezca más de un 10% en 2024.Los mejores resultados de la historia de LVMHUna de las grandes multinacionales que ya ha dicho cómo le va es Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH). Es la mayor compañía del segmento del lujo en Europa, dueña de marcas como Christian Dior, Fendi, Loewe o Marc Jacobs, entre otras. Y si para el gran consumo hay optimismo, para el lujo hay euforia. Por segundo año consecutivo, LVMH ha logrado los mejores resultados de su historia.La multinacional controlada por Bernard Arnault -que se ha aupado al primer puesto de las grandes fortunas del mundo- ingresó en 2022 casi 80.000 millones de euros y tuvo un beneficio de más de 14.000 millones. Como comparación para ver el tamaño de estas cifras, la facturación anual de Inditex se queda, de momento, por debajo de los 30.000 millones de euros y el beneficio de esta compañía francesa está muy cerca de lo que lograron, de forma conjunta, todos los bancos españoles (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell) en los nueve primeros meses del año pasado.Si se entra al detalle de cómo le fue a LVMH en 2022, de nuevo, la recta final del año fue la mejor, a pesar del temor global a una recesión, el impacto de la inflación y la subida de los tipos de interés. El cuatro trimestre de 2022 fue el mejor para su división de moda, la de joyería y relojería y la de perfumes. La primera, la de textil y complementos, ingresó entre octubre y diciembre 10.825 millones de euros, 1.000 millones más que en el trimestre anterior."El mes de enero ha empezado bien, a pesar de la incertidumbre política y económica", asumía el jueves el grupo francés. Pero no lo ve como un problema. "LVMH confía en su capacidad para continuar el crecimiento observado en 2022", adelanta.Parte de su confianza, como le ocurre a otras marcas de lujo, es que la apertura de China le puede reportar más ganancias que los tres últimos años, afectados por la pandemia y las restricciones. "Por regiones, la contribución de Asia -sin Japón- a los ingresos del grupo se redujo en 5 puntos porcentuales, hasta el 30%, como resultados de los confinamientos llevados cabo en 2022, especialmente en China". Ahora, sin restricciones, el foco volverá a ese continente. En cambio, en Estados Unidos no hay tanto brío. Allí los datos de las ventas minoristas apuntan a una caída en diciembre, de algo más del 1%, pero ese dato incluye cualquier tipo de artículo, desde coches hasta muebles. Y hay algunas empresas que ya empiezan a resentirse y tienen que recortar plantillas, sobre todo las ligadas al comercio online, que vivieron su momento en la pandemia en un proceso de recorte de empleo que no es diferente al de las grandes tecnológicas. Entre las que están despidiendo, la textil Stitch Fix, que ha recortado el 20% de su personal en nómina; y la de decoración Wayfair, que ha hecho lo mismo con el 10% de su plantilla, cerca de 1.700 personas. Unas cifras que están lejos de los 18.000 despidos de Amazon y que ponen de relieve cómo para el comercio online la vuelta a la tienda física pasa factura.
eldiario.es
Pongamos que hablo (otra vez) de Madrid
Hemos pasado varios días discutiendo sobre las esencias madrileñas, entiendo que con creciente hastío de los oriundos de otros municipios, cansados de que les demos parte continuo de cuándo en la capital llueve o truena o cuántas veces Ayuso se ha puesto delante de un micrófono o se ha hecho un selfie. No se había apagado la polémica sobre el vídeo promocional de la Comunidad Autónoma de Madrid presentado en Fitur, que tiene la rara virtud de parecer a la vez elitista y cutre, cuando Polònia, el programa de humor de la televisión catalana TV3, emitía una parodia de esta campaña. Esto entrañaba cierta dificultad porque el original ya era una parodia de Madrid pero los guionistas lo intentaron, enfrentando unos tópicos con otros, que en ambos vídeos tenían su dosis de realidad y su gran parte de meme. El Mario Vaquerizo del sketch de Polònia podía haber sido interpretado por el propio Vaquerizo sin que se notara apenas la diferencia, porque sobre lo que de por sí es un chiste, y además un chiste fetén, es complicado hacer humor.  A la candidata a la alcaldía por el PSOE, Reyes Maroto, el sketch le hizo gracia (como a buena parte de los españoles) y lo tuiteó, lo que provocó una airada reacción de la oposición, con José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís a la cabeza, que se sintieron insultados porque otros hicieran humor sobre la mala gestión de la sanidad madrileña, por ejemplo. Rita Maestre se desmarcó señalando que el vídeo de Polònia no la representa, porque hemos llegado a tal punto de confusión que parece que nos tienen que representar también los chistes que, por definición, distorsionan la realidad para, entre otras cosas, poner el dedo en la llaga del ridículo que muchas veces hacen los poderosos. El primero era un vídeo institucional del Gobierno de Madrid y el segundo, un sketch de un programa de humor. Con esto debería estar todo dicho, pero para algunos reírse del vídeo de Ayuso era reírse de Madrid y de todos los madrileños, y hasta insultarnos, odiarnos y detestarnos. La cuestión no es si el vídeo es más o menos gracioso, eso va en el sentido del humor y el gusto de cada uno, la cuestión es si realmente una parodia con escasa carga de violencia y mala fe tiene capacidad para ofender a todos los habitantes de una ciudad o si, por el contrario y como única alternativa, nos tenemos que sentir representados al verlo. Los españoles somos en general quisquillosos con lo nuestro, pero no hemos calibrado lo que ha calado en una ciudad que siempre fue vacuna contra los nacionalismos este supuesto nacionalismo madrileño que mezcla neoliberalismo y casticismo y convierte Madrid en una city con sabor a callos y calamares, plenamente satisfecha de una identidad basada en las cañas y las tapas.  Los madrileños no somos una minoría excluida o desfavorecida para sentirnos atacados por la comedia, la capital copa gran parte de la información y la conversación públicas y de vez en cuando hay que recordar que la autoironía es una expresión de inteligencia y el humor tiene un gran poder conciliador entre los diferentes. Podemos elevar a arte la capacidad de ofender y ser ofendidos en cuestiones geográficas y administrativas o compartir y ayudar a sobrellevar los problemas y alegrías comunes. Podemos reírnos de todo, y todos juntos. 
eldiario.es
Los cazagazapos y los folladores de comas
Aún falta por incluir un tipo de hipersensibilidad en los tratados de patologías. Es un mal que entra por los ojos y por los oídos. Ataca a la vista cuando el paciente ve una be y debía ser uve. Agrede al oído cuando debería oír un que y, en su lugar, oye un de que. Altera los nervios al detectar un lapsus lingüístico, un despiste del que habla o una errata del que escribe.Los síntomas son incomodidad, malestar, irritación. A veces incluso sudores fríos. Y se sospecha que es una enfermedad autoinmune porque cuando los disparates ortográficos y despropósitos gramaticales son graves, el paciente directamente se quiere morir. En esta hipersensibilidad se han observado todo tipo de reacciones. Algunas personas expresan muecas de reprobación y desaprobación. Otras reaccionan como si de pronto se convirtieran en profesores ("No se dice subrealista. Se dice surrealista"). Otras responden de forma agresiva con una corrección lingüística expulsada de forma compulsiva. ¡Incluso coercitiva! ("¡Grrr! ¡No es te le dije! ¡Es te lo dije! ¡Mira que dejo de hablarte, so bestia!"). A estos atentos correctores, incapaces de dejar pasar una, ni en las conversaciones de calle ni en los "bla, bla" de un chat, los han insultado durante siglos. Los llaman quisquillosos, tiquismiquis, pedantes…¡Pero menos mal que vivimos en una época en la que hacemos de todo una patología y todos nos dedicamos a diagnosticar hasta al vecino de enfrente! Ahora, por fin, estamos en condiciones de darnos cuenta de que estos individuos no son unos tocapelotas. Lo que ocurre es que tienen una hipersensibilidad lingüística y esta afección debe entenderse igual que la piel hiperreactiva, la alergia al polen o la intolerancia al gluten.Ha llegado el momento de entender que son así y no hay que insultarlos por ello. Ha llegado la hora de condenar esas terribles ofensas y de arrojar a la lista de palabras intolerables ¡e incorrectas! uno de los despectivos más frecuentes que tienen que aguantar: cazagazapos. ¡Ay, qué vejación! ¡Ay, qué incomprensión!Y aunque en su sentido estricto el cazagazapos tendría que estar más a la caza del descuido y el despiste, por extensión y por falta de un insulto mejor también se llama así al que está al quite de que todo el mundo cumpla las normas ortográficas y gramaticales. Así se empleó esta palabra en el discurso inaugural del año académico 1952-1953 de la Universidad de Salamanca. ¡En toda la amplitud del significado! El filólogo Manuel García Blanco contó que hasta el cultísimo filósofo y escritor Miguel de Unamuno no podía soportar a los correctores compulsivos que velaban por las tildes en su sitio y una gramática al dedillo. Unamuno lo decía en muchos de sus artículos y, en uno de ellos, lo enunció desde el palco del titular y hasta le dio forma de eslogan: Contra el purismo. En aquella universidad, aquel día de 1952, García Blanco dijo: "Unamuno rompe una lanza contra la ramplonería de las disputas gramaticales y el insustancial ojeo de gazapos del lenguaje, al que no pocos presuntos tratadistas de entonces se dedicaban". Y siguió contando que el filósofo estaba feliz de que el lenguaje empezara a estudiarse en la universidad desde la mirada de la ciencia más que desde la norma, porque eso podría ser el "principio del fin del gramaticismo empírico de dómines y cazagazapos". ¡Ahí la tenemos!
eldiario.es
A falta de terrorismo, ¿lo inventamos?
Es sorprendente la facilidad con que se asume que un crimen cometido gritando en nombre de Alá es terrorismo. Incluso suponiendo que el asesinato del sacristán Antonio Rodríguez en Algeciras tuviera una razón religiosa, no basta con ello para colegir que esta motivación fuera terrorista. Ni siquiera voy a entrar inicialmente en los antecedentes psiquiátricos del detenido, injusta e ilegalmente expuesto a la opinión pública en una fotografía tomada en dependencias policiales. Quiero que se graben a fuego que Yasine Kanjaa tiene la misma presunción de inocencia que Alves. Que a veces la sociedad anda muy confundida con el significado de los conceptos.La esencia del delito de terrorismo no está definida por la motivación religiosa del atacante sino por los motivos incluidos en el Código Penal: intentar subvertir el orden constitucional o desestabilizar las instituciones, atentar gravemente contra la paz pública, desestabilizar el funcionamiento de una organización internacional o provocar un estado de terror en la población o parte de ella. ¿Ha dejado el practicante católico de ir hoy a misa por miedo?, ¿la Iglesia, aun si la consideramos organización internacional, ha sido afectada?, ¿qué desórdenes públicos se han cometido, qué instituciones se ha desestabilizado?Gritar Alá no provoca nada de eso y un asesinato es un asesinato, otra cosa es que sea "terrorismo yihadista de raigambre salafista". Matar por motivos religiosos no es en sí un acto terrorista. Si un católico o un hindú hubiera macheteado a una persona por burlarse de su fe, ofendido en su sentido religioso, no estaríamos hablando de terrorismo. ¿Hemos llegado al punto en que todo crimen religioso si procede de la cultura musulmana es terrorismo? Eso suponiendo que sea un crimen por motivos religiosos. Dejo por el momento aparte los antecedentes psiquiátricos del asaltante y las apariencias de brote psicótico que muchos psiquiatras ven en un comportamiento que se conjunta con el consumo de cocaína, marihuana y alcohol. Ni siquiera voy a entrar, de momento, en su posible inimputabilidad. Matar por motivos religiosos no implica necesariamente matar para instaurar el califato en la tierra. Lo del "autoadoctrinamiento exprés" lo dejo para su propia consideración, porque es que a mí me espeluzna sostener que alguien solo se ha vuelto un fanático defensor de la instauración de la sharía en la tierra en unos pocos días sin mediar otra cosa más que unos vídeos en internet. Hay que tener un concepto muy pobre de los seres humanos por el hecho de proceder de una cultura distinta para creer a pies juntillas en esa posibilidad. En España, un país castigado cruelmente en la realidad por el terrorismo, hemos vivido recientemente dos reformas penales que, amparándose en cerrar espacios de impunidad al terrorismo yihadista, que nos golpeó con crueldad —pese a las malas artes del Gobierno Aznar que lo negaba—, nos han llevado a una situación inédita en la Unión Europea. En nuestro país actualmente el tipo básico de terrorismo está integrado por un individuo solitario, que será terrorista si cumple esas intencionalidades que les mencioné, y su pertenencia a una organización criminal supone un añadido de gravedad. Eso ya ha volteado la consideración criminológica anterior y la comparada con nuestro entorno.Así que, desde la reforma del PP de 2015, hemos institucionalizado al terrorista solitario, que se adoctrina él solito y comete sus crímenes buscando una intencionalidad política que ha decidido solo consigo mismo en solitario. Eso dejó abiertas tantas puertas que ahora es fácil para cualquier ultraderechista o islamófobo defender que cualquier crimen, con una mínima apariencia religiosa, cometido por un musulmán es terrorismo y de corrido pretender que hay que controlar la entrada de musulmanes, esos sospechosos individuos. Eso, unido a una Audiencia Nacional ayuna de trabajo y cada vez más servida por magistrados sin ninguna experiencia con el terrorismo real, nos pone en una situación delicada. En los sangrientos y penosos sucesos de Algeciras hay, desde luego, un crimen. Lo que planteamos es si se trata de un crimen terrorista y no un crimen religioso o, incluso, si como apuntan los indicios, se trata de un crimen cometido por alguien que no estaba en su total dominio mental. Desde luego, el modus operandi no parece muy compatible con el de un lobo solitario. No existen casos reseñados de yihadistas que antes de atacar hayan entrado a discutir con fieles en una iglesia sobre la verdadera fe y luego se hayan ido a buscar un machete para rematar el tema o que hayan acudido previamente a mezquitas a exigir "cosas ilógicas" ya que según el imán: "Es una persona que mentalmente no está en su sano juicio y que ha tenido problemas en alguna mezquita". La verdad es que, a pesar de lo seguro que parezca el juez de refuerzo, la cuestión terrorista plantea muchas dudas. Hay antecedentes. En la Audiencia Nacional, el juez Alejandro Abascal, otro recién llegado a esta especialidad penal, mantiene secreto desde hace más de un año el suceso de Torre Pacheco en el que un magrebí lanzó un coche contra una terraza mientras se apuñalaba a sí mismo, con el resultado de una persona muerta. A la Guardia Civil le pareció decisivo que este dejara unas cartas en las que hablaba de cometer un atentado terrorista "por causa de las injusticias sufridas en estos 14 años" y para "que se haga justicia con el Islam y con las violaciones y asesinatos cometidos telepáticamente". Ni los hermanos del supuesto terrorista suicida le habían visto acudir a la mezquita; eso sí, sabían de su consumo de drogas, de sus desequilibrios mentales y de su profunda rabia por lo que consideraba una explotación laboral continuada. La cuestión es que, una vez más, estos hechos van a ser elevados a categoría política. Ahí tienen a la ultraderecha intentando personarse en el procedimiento. Será porque lo sufrí cuando había motivos, por lo que me exacerba tanto ver cómo de forma espuria se abre un melón inexistente por mor de los deseos electorales de algunos. Ya es bastante motivo de reflexión criminológica que de las últimas mil operaciones policiales preventivas contra el yihadismo, apenas 300 hayan acabado en algún tipo de condena. Ya es para pensárselo que muchas premisas del Estado de derecho adquieran valor de baratija por mor de nuestra seguridad. Eso ahí lo dejo. Ahora bien, que se intente utilizar de nuevo por parte de la derecha esta cuestión, cuando ni siquiera hay ninguna certeza sino mera apariencia, es inaceptable. Lo malo es que, a causa de esto, la Policía va a tener que acabar dando cuentas hasta de haber cumplido la ley en materia de extranjería. ¡Por Dios, por Alá y por Tutatis! ¡Que un medio llegó a escribir con todas sus gónadas que una persona estaba en España bajo control policial porque había dirigido miradas insidiosas a los policías! Que es de traca que tanto colega no entienda qué cosas son imposibles en un Estado democrático.El terrorismo es una cuestión muy sensible en un país tan castigado y con tantas víctimas y, por tanto, una cuestión fácilmente instrumentalizable por algunos, sin que ustedes necesiten que yo se los señale.Sólo deseo que en este caso todo el mundo esté a la altura de la razón. Desde los jefes políticos a los jueces. Lo contrario es tan tentador…  
eldiario.es
La religión de Feijóo
La derecha tiene un problema con la Historia. Aunque quizá sea la Historia la que en verdad tiene un problema con la existencia misma de la derecha. Desde la ignorancia enciclopédica de Isabel Díaz Ayuso, que consideraba a los musulmanes que invadieron la península ibérica, a principios del siglo VIII, como usurpadores de nuestro suelo patrio, es decir, España, como si los anteriores invasores de Iberia, romanos o visigodos, hubiesen nacido en Chamberí... hasta la estulticia del nuevo líder de la derecha española, Alberto Núñez Feijóo, que llegó a afirmar que "no verá usted a un católico matar en nombre de su religión. Otros pueblos tienen algunos ciudadanos que sí lo hacen".La chispa que hizo saltar esta necedad fue el yihadista marroquí, con sus facultades mentales averiadas, que acababa de asesinar, machete en mano, al sacristán de una parroquia de Algeciras. Y Feijóo, con sus facultades mentales en un estado cada vez más sospechoso, en perfecta alineación con esa ultraderecha de Vox que le habita, avivaba la llama del odio racial y religioso con un discurso trufado de ignorancia e insensatez a partes iguales. Espero que, desde las cátedras de Historia, gente más autorizada que yo le refresque la historia criminal del cristianismo, y en especial de la Iglesia católica, un pasado que precisamente la Yihad islámica utiliza como justificación de su guerra de venganza universal. Para empezar, Feijóo es de esos católicos genuinamente más papistas que el papa. No hace mucho tiempo que Francisco, menos papista que Feijóo, pidió públicamente perdón, durante el II Encuentro Mundial de Movimientos Populares en Santa Cruz, Bolivia, por los innumerables crímenes cometidos por la Iglesia católica contra los pueblos indígenas de América Latina. "Pido humildemente perdón no solo por las ofensas de la propia Iglesia, sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América" (...) "Les digo esto con pesar: se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios en nombre de Dios". Ignorante Feijóo: en nombre de Dios, los muy piadosos conquistadores se aplicaron con saña al genocidio de millones de indígenas cuyo crimen no era otro que adorar tontamente a falsos dioses y poseer grandes sumas de oro y plata que con posterioridad habrían de tapizar los templos cristianos. Ignorante Feijóo: por la módica cantidad de 19 euros puede usted comprar la Historia criminal del cristianismo, de Karlheinz Deschner, una obra monumental que repasa los crímenes cometidos por los cristianos desde el primer vagido de la Iglesia de Cristo hasta nuestros días. Un estudio minucioso de la saña aplicada por sus fieles contra ateos, disidentes y creyentes de otros credos.Ignorante Feijóo: ya desde el Edicto de Milán, decretado por Constantino a principios del siglo IV, la Iglesia utilizó su poder e influencia para reprimir la cultura y la libertad, y condenar a muerte a los considerados rebeldes, como coartada divina del brazo represor de los sátrapas. La Iglesia católica, ya desde entonces, al servicio de la unidad (¿dónde habré oído yo esa palabra?) de la patria, del imperio.La sed de sangre atascó las gargantas de los cristianos desde sus primeros avemarías. El año 415, el obispo de Alejandría, Cirilo I, ordenó la muerte de Hipatia. Y monjes a sus órdenes cumplieron la condena. La mujer más brillante de su tiempo, filósofa y matemática, fue asesinada con especial crueldad, violada y torturada por el pecado de no ser cristiana y predicar la ciencia y la razón como las únicas diosas que deberían guiar nuestros destinos. Y, además, mujer, ese subproducto creado por el Dios de los cristianos para solaz del varón ("no es bueno que el hombre esté solo", vamos a crear a alguien que le haga la comida, las camas y le planche).El ignorante Feijóo parece desconocer que al principio del siglo XI, en el concilio de Clermont, el papa Urbano II estrenó un grito de guerra que habría de tener consecuencias nefastas para media humanidad. "Dios lo quiere", decía para justificar la puesta en pie de la invasión de los llamados Santos Lugares con un ejército mezcla de señoritos de la nobleza, bajo clero, asesinos, violadores y gente del hampa a la que se le prometía redención si se enrolaban en sus filas. Fue el comienzo de varias oleadas de cruzadas, de combatientes con la cruz cosida en el pecho, que asolaron, saquearon, violaron a todos los pueblos que encontraron a su paso camino de la tierra prometida.En el asedio a la ciudad de Béziers, en 1209, el enviado del papa Inocencio III, en su lucha contra los albigenses, que abrazaban el catarismo, un movimiento hereje para la Iglesia católica, ordenó, por inspiración divina, pasar por las armas a todos los hombres, mujeres y niños, sin discriminación. "Matadlos a todos, que Dios sabrá reconocer a los suyos" (caedite eos, novit enim Dominus qui sunt eius).Desconoce el ignorante Feijóo la página negra de nuestra Inquisición, el arma más temible de la Iglesia contra la herejía, contra la disidencia. Este tribunal condenó a la hoguera, decapitación, y tortura a miles de inocentes y presuntas brujas, después de juicios donde el reo apenas contaba con un abogado farsante. El gusto por la muerte, por parte de los cristianos, tanto católicos como protestantes, alcanzó la categoría de arte en la imaginación y construcción de aparatos de tortura para aplicar a los reos. La garrucha, para descoyuntar los huesos. El potro, para estirar los huesos del reo hasta desmembrarlo. La pera, instrumento que se introducía en la boca, vagina o ano y que destrozaba las cavidades. La sierra, especialmente dedicado a las acusadas de brujería: se las abría desde el ano hasta el vientre con una sierra con el fin de matar el presunto feto engendrado por la bruja con el diablo. Los carbones al rojo vivo sobre la piel. El aplasta pulgares. El agua introducida por la boca con un embudo hasta reventar el estómago de la víctima. La cuna de Judas con la que se desgarraba el ano o la vagina del reo. La flagelación. La doncella de hierro, un sarcófago con pinchos metálicos que se clavaban en el cuerpo hasta morir desangrado... Al otro lado de los Pirineos, en 1572, sin que Feijóo ni siquiera lo sospechase, el papa Pío V ordenaba uno de los crímenes colectivos más famosas de la historia criminal de los cristianos. Es la conocida como la matanza de San Bartolomé en la noche del 24 de agosto, cuando cerca de 3.000 protestantes hugonotes fueron degollados o muertos a tiros a manos de una multitud de piadosos católicos. Pero ahí no quedó todo. El festival de sangre continuó en las semanas siguientes hasta un total de 20.000 protestantes asesinados. Y en siglos posteriores: en el XVII, hordas de católicos saqueaban la ciudad de Magdeburgo (Alemania), con un saldo de 30.000 protestantes muertos. El 17 de febrero de 1601, en la plaza romana de Campo dei Fiori, el filósofo, poeta, matemático y astrónomo Giordano Bruno, desnudo y atado a un palo, con la lengua sujeta por una prensa de madera para que no pudiese hablar, fue quemado vivo. Había sostenido, contra la barbarie cristiana, que el sol era tan solo una estrella, y que en el universo probablemente existirían innumerables civilizaciones inteligentes, según sus cálculos matemáticos. Todo ello apeaba al dios de los cristianos a un puesto irrelevante en la inmensidad del Cosmos. Años más tarde, en 1633, Galileo Galilei, físico, astrónomo y matemático, fue condenado como hereje por la santa Inquisición, y torturado. Fue obligado a vestir traje de penitencia y a permanecer confinado en su casa de Florencia desde diciembre de 1633 hasta su muerte en 1638. Su delito había sido demostrar que era el Sol y no la Tierra el centro del sistema solar, y que era nuestro planeta, la obra cumbre de su dios, el que giraba como un vasallo alrededor del Sol. El tribunal cristiano, para perdonarle la vida, le obligó a abjurar de su teoría. Eppur si muove ("y, sin embargo, se mueve") es la frase que, según la tradición, habría pronunciado después en voz baja para justificarse ante la Historia... y ante Feijóo.Entre los Padres de la Iglesia, Tomás de Aquino, unos de los más venerados, justificaba sin paliativos la represión y muerte, si era preciso, de los que vivían en pecado. Era tal la podredumbre de su alma que en su obra magna, la Summa Theologica, llegó a escribir: "Para que los Santos puedan disfrutar más abundantemente de su beatitud y de la gracia de Dios, se les permite ver el castigo de los malditos en el infierno". Tal era la bondad infinita del dios de los cristianos. Tal era el odio de Tomás a los infieles. El amor de los católicos por las dictaduras asesinas no tiene disimulo. Juan Pablo II, en una peregrinación por América Latina, fue dando la comunión en olor de multitud al genocida de indios Ríos Montt, y a los asesinos Jorge Videla y Augusto Pinochet. En nuestro suelo, Franco era caudillo de España "por la Gracia de Dios", para no ser menos que sus referentes Mussolini y Hitler, cuya convivencia con Pío XII, "el papa de los nazis", sirvió de apoyo a aquellos regímenes criminales.En Argentina, un sacerdote católico que atiende por el sarcástico nombre de Christian Von Wernich, fue condenado a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar (1976-1983). Había puesto al servicio de los represores los secretos arrancados en confesión a los detenidos, convertidos así, a su pesar, en delatores. Los jueces le acusaron de haber participado en siete homicidios, 31 casos de tortura y 42 privaciones de libertad ilegales. Y todas en nombre de su dios. Como el conocido como "El verdugo de Ocaña", un cura que en nuestra Guerra Civil gozaba de un placer especial rematando con su pistola star a los fusilados en la cárcel de Ocaña, o a veces, según contó después uno de los supervivientes del suplicio, quebrándoles el cráneo a martillazos. Y hoy, a Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP, ni se le pasa por la cabeza que un civilizado católico pueda matar en nombre de su religión. Desconoce que esa religión suya lleva en su ADN el placer por el suplicio. Desconoce que la base sobre la que está montada su religión es el terror, y no el amor como predica el gabinete de imagen de los cristianos. El terror a una muerte con tortura eterna, por el pecado más irrelevante, es la piedra sobre la que se edifica esa religión. Un terror inoculado en la infancia, cuando las mentes infantiles han sido violadas sin miramientos, en la edad temprana en que no distinguen el bien del mal, la verdad de la mentira, la inteligencia de la necedad. Una Iglesia católica que, como dice el diccionario de la Real Academia Española, en su primera acepción, practica el terrorismo, o sea la “dominación por el terror”. Feijóo no sabe inglés, y tiene un gallego deplorable, pero su cabeza sí le alcanza para un discurso en castellano lo suficientemente peligroso como para mantener viva la llama del odio que los buenos católicos conservan intacta, porque jamás la dejaron apagar. Que él y su banda no desesperen. Que, como decía Voltaire: "Quienes pueden hacer que creas cosas absurdas pueden hacer que cometas atrocidades". Eso sí, siempre en nombre de Dios.
eldiario.es
Judíos que rechazan al hermanamiento de Barcelona y Tel-Aviv: “Es una burla a los derechos humanos”
Ofer Neiman es nieto de judíos asesinados en campos de concentración por el régimen nazi. Su madre sobrevivió al Holocausto y como tantos otros correligionarios, se mudó a Israel. Creció influenciado por la fe judía y por la necesidad inculcada por sus ascendientes de “pertenecer a algo y de contar un lugar donde sentirse seguro”. Ese lugar se llamó Israel.A medida que iba creciendo, Neiman abandonó la importancia simbólica que tuvo Israel en su infancia, hasta convertirse en activista de Boycott from Within, una asociación de judíos y árabes israelíes que dan apoyo al movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel). Hoy Neiman pide el fin de los hermanamientos que decenas de ciudades del mundo tienen con urbes israelíes. Una de ellas es Barcelona, que desde 1998 tiene un vínculo a tres bandas con Tel-Aviv y Gaza. “Es una burla a los derechos humanos”, sentencia Neiman. “Han pasado suficientes años y ya deberíamos ser capaces de separar el daño que nos hicieron a los judíos del que hace hoy Israel”, asevera Neiman. De niño creció bajo la influencia de una fe diezmada por el nazismo, que, a su juicio, hizo que muchos de sus compatriotas "fueran incapaces de ver y entender que su país, ese que les había acogido, hace cosas malas”.El hermanamiento de Barcelona fue firmado por el entonces alcalde Joan Clos (PSC) y se dio en el marco de los acuerdos de paz de Oslo. “Era un momento muy distinto al actual, entonces realmente se creía que se podría lograr la paz, pero poco después Israel se rebeló como una maquinaria brutal de ocupación y apartheid”, se lamenta Neiman, quien pide a la ciudadanía de Barcelona que “sigan apoyando al pueblo palestino y que no sean cómplices de ningún hermanamiento”.Tras la llamada de asociaciones antisionistas, en Barcelona se recopilaron más de 4.100 firmas para llevar al pleno del Ayuntamiento la propuesta para acabar con el hermanamiento. La votación debía celebrarse este viernes, coincidiendo con el día internacional de la conmemoración de las víctimas del Holocausto, pero se ha acabado aplazando al 24 de febrero para evitar polémicas.La cuestión israelí es un asunto complejo. Algunos partidos políticos y lobbies como el Israel-Spain Forum Alliance (ISFA) se han apresurado a calificar la propuesta como “antisemita”. Desde la plataforma Prou Complicitat aseguran que su campaña no es antisemita (odio a los judíos), sino antisionista (oposición al nacionalismo judío que defiende el asentamiento de un estado en tierras palestinas). “Quien nos ataca tiene clarísima la diferencia entre antisemitismo y antisionismo, pero lo tergiversan para crear confusión. Apelar al antisemitismo y relacionarlo con el nazismo es una estrategia de Israel para desarticular cualquier crítica”, explica Alys Samson, miembro de Prou Complicitat.“Antisemitismo es apoyar teorías conspiranoicas como que los judíos controlamos las finanzas mundiales, eso es una burrada racista. Pero el antisionismo es una crítica necesaria al colonialismo y la violación de derechos humanos”, resume Neiman, quien recuerda que “instrumentalizar” el antisemitismo es una “herramienta muy común de la extrema derecha”. Por eso, hay más de 40 entidades judías de todo el mundo que han firmado un comunicado en contra de equiparar antisionismo y antisemitismo.El debate en el Ayuntamiento de Barcelona sobre si acabar con el hermanamiento se prevé caldeado y de resultado incierto. Por un lado, Barcelona en Comú y la CUP (sin representación en el consistorio), ya se han adherido al manifiesto de Prou Complicitat para romper los lazos con Tel-Aviv. En el otro lado se encuentran Ciudadanos, Junts, PP y Valents, que han anunciado su disposición de votar en contra.Con los posicionamientos confirmados a día de hoy, el 'sí' a la ruptura contaría con los 10 votos de los comuns y el 'no' tendría 12. La resolución quedará en manos de la decisión que tomen los 10 ediles de ERC y los 8 del PSC, partidos con los que la plataforma 'Prou Complicitat' está en conversaciones.“Somos optimistas”, asegura Samson, quien apunta que su manifiesto cuenta con el apoyo de todos los sindicatos y de más de 100 asociaciones. “La Catalunya progresista está con nosotros”, asevera, recordando otras victorias recientes de la plataforma como la declaración del pasado junio del Parlament de Catalunya. Con ella, se convirtió en el primer legislativo europeo en reconocer públicamente que el sistema que aplica Israel en los territorios ocupados es contrario al derecho internacional y equivale al crimen de apartheid. Esa votación fue promovida por Catalunya en Comú, ERC y la CUP y contó además con los votos favorables del PSC. Vox y el PP se abstuvieron y solo Junts votó en contra. “Con este precedente, sería muy raro que el fin del hermanamiento no saliera adelante, pero es un tema muy espinoso”, resume Samson. La votación del Parlament provocó una airada reacción de la embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, que la vinculó con una "obsesión antiisraelí".Toda esta discusión se está dando en el marco de la conmemoración de las víctimas del Holocausto, un día que toca de cerca a judíos como Neiman. La jornada le lleva a recordar a los suyos, pero también "la importancia de garantizar derechos humanos y libertad universal”. Su manera de honrar a sus muertos fue convertirse en activista “contra la ocupación y el apartheid que Israel perpetra contra los territorios palestinos”.El movimiento de boicot a Israel tiene apoyos alrededor del mundo, pero dentro del país las voces discordantes son pocas. A pesar de que cada vez hay más personas como Neiman, que se deciden a levantarse contra las “políticas opresoras”, siguen siendo pocos. “Muchos israelíes tienen problemas con sus familias, sufren aislamiento social y hasta pueden ser despedidos de sus trabajos si se conoce que son activistas”, explica este judío, quien sufrió en sus carnes una campaña de acoso a través de redes sociales.Aún así, quita hierro al asunto y asegura que las consecuencias que puede sufrir él “no son nada" comparadas con lo que le puede pasar a un palestino. "A mí el gobierno no me arrestará ni me matará”, explica. “Yo, por muy contrario que sea a Israel, no dejo de ser un ciudadano del territorio opresor. Un privilegiado”, asegura.Neiman insiste en que la oposición a las políticas israelíes se debe hacer desde fuera y pone el acento en romper lazos institucionales como el hermanamiento de Barcelona. En especial, porque se trata de un vínculo a tres bandas entre Tel-Aviv, Gaza y la capital catalana. “Es un insulto poner al mismo nivel a la víctima y al victimario”, asegura Neimar, que hace un llamamiento a la ciudadanía barcelonesa a hacer la misma oposición a Israel que se hizo "con el apartheid de Sudáfrica".
eldiario.es
Historia de una palabra nueva que existe desde hace siglos: sororidad
La comunión y comunicación entre mujeres ha sido un elemento perturbador desde hace siglos. La sororidad turba a los hombres mucho antes de la creación de la palabra. Lo demuestra el licenciado Julio Carrasquilla, que acusó en el año 1730 a un grupo de mujeres de la población de Castro del Río porque decía que había “cuadrillas de estas hechiceras y que se juntaban en una bodeguilla”. “Andaban brujeando y que el declarante las había visto comunicarse unas con otras y que andaban juntas”, y esto lo corroboraron otros dos. Estaban unidas y se ayudaban. El grupo estaba formado por Antonia Luna, Ana Zamora, Luisa de Gama, Antonia Merino, Catalina Ajira, Teresa Herencia y Teresa Rosado. Había que detenerlas. A los nueve años de la acusación Catalina Gutiérrez compareció ante el Santo Oficio y contó que había comenzado a tener amistad con Marina Morales cuanto tenía 21 años. Después de nombrar a todas las comadres de su cuadrilla, dijo que se comunicaba con ellas porque frecuentaban la casa de Marina Morales, su punto de reunión, y que allí compartían sortilegios. Testificó contra ellas incluso una enferma que buscaba cura a su enfermedad. Declaró que acudían a su casa varias hechiceras a procurarle sanación. Sin resultado alguno. “Aprendieron y se enseñaron mutuamente, se protegieron, se ayudaron, se respaldaron y actuaron en la villa de Castro del Río como si la ley divina no cayera sobre sus hombres”, explica la historiadora Rocío Alamillos.Las mujeres que se juntaban y se reunían de forma libre y autónoma fueron carne de sospecha. “En la arquitectura patriarcal, el aislamiento es el estado preferido para las mujeres”, reflexiona Ángela Atienza López en el ensayo Historia de la sororidad, historias de sororidad. Manifestaciones y formas de solidaridad femenina en la Edad Moderna (Marcial Pons). En este mismo libro, Alamillos descubre grupos de congregación de mujeres y círculos mágicos basados en la connivencia entre ellas, en la colaboración y en un apoyo mutuo. Son mujeres que se enseñaban unas a otras, que compartían sus saberes mágicos y se iban transmitiendo sus conocimientos. Latía en ellas la conciencia de perseguidas por transgresoras, amenazadas por la mirada de los inquisidores.“Sororidad es un concepto capaz de definir y dar nombre a vínculos, a manifestaciones y experiencias contenidas en las relaciones entre mujeres desde siempre, con variadas formas de expresión histórica”, señala Ángela Atienza López. Aclara que es una realidad cambiante, una realidad sometida y cruzada con otras tensiones y problemáticas, propias de un tiempo histórico. “La historia de la sororidad es bien larga, pero la historia de la palabra es bien corta”, resume. La historiadora asegura que el término lo usó por primera vez en letra impresa Miguel de Unamuno, en los primeros meses de 1921. Ese año, en marzo, publicó un artículo en el semanario de Buenos Aires Caras y Caretas, titulado Sororidad. Ángeles y abejas. Reflexionaba sobre Antígona, la tragedia de Sófocles: “Y Antígona queda como el eterno modelo de la piedad fraternal y del anarquismo femenino. ¿Fraternal? No; habría que inventar otra palabra que no hay en castellano. Fraternal y fraternidad vienen de frater, hermano, y Antígona es soror, hermana. Y convendría acaso haber de sororidad y de sororal, de hermandad femenina”.Hasta los años setenta del siglo XX no volvió el término. Fue entonces cuando el grupo de mujeres neoyorquinas “Mujeres radicales de Nueva York” usaron el término “sisterhood”. Más tarde, el feminismo francés tradujo la palabra por “sororité”. A Atienza López le sorprende que, a pesar de su fuerza internacional desde hacía años, no fue hasta finales del año 2018 cuando entró a formar parte del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española.Es habitual la cancelación contra la creación de términos contemporáneos sobre actitudes históricas, calificándolos de “trampas del lenguaje correcto”. ¿Basta con que no se haya visto, con que no se haya contemplado, que no se haya considerado la existencia histórica de la sororidad porque no ha sido nombrada, para negar la palabra y la comunión entre mujeres? “¿Por qué hemos silenciado la sororidad?”, se pregunta Atienza López. Responde con claridad, porque toda mirada sobre el pasado es una construcción cultural. Solidaridad, empatía, respaldo mutuo, cooperación, hermandad y vínculo son campos semánticos que suceden desde hace siglos. Al menos, desde la Edad Moderna, tiempo histórico que rastrean la hermandad entre mujeres las historiadoras que forman parte de las investigaciones publicadas en Historia de la sororidad, historias de sororidad.Reconocer, nombrar y considerar la sororidad abre la puerta a los cambios en nuestra forma de leer y significar el pasado. “Permite incluir una nueva perspectiva con la que recorrer terrenos transitados”, sostiene Atienza López. Es un nuevo enfoque para ampliar y profundizar el conocimiento de una realidad histórica escrita (por hombres). Y así contemplar el pasado desde otro lugar. “La sororidad tiene una historia” y “ha formado parte del pasado anterior al siglo XX”. De ahí la necesidad de revisar un imaginario arraigado acerca de las mujeres, al que la historiadora denomina el “imaginario insolidario de la feminidad”. Esta mirada denigrante pone el acento en una rivalidad perenne entre ellas, que se presupone natural y que hace, por tanto, inviable la solidaridad entre mujeres.María José de la Pascua ha rastreado el padrón de Cádiz en el siglo XVIII y ha encontrado todo tipo de uniones de las “mujeres solas” en los barrios. “Es evidente que la solidaridad con vistas a la supervivencia puede ser una conclusión lógica”, dice. Asegura que las redes trenzadas entre mujeres para hacer frente a la experiencia de vivir no ha sido muy investigado para la sociedad del Antiguo Régimen. Doña Ana Pimpollo, soltera, legó una de sus joyas a su madrina, doña Josefa de Cote, “por los muchos favores que le debo, teniéndomela en su casa y asistiéndome en las enfermedades que he padecido”. María José de la Pascua, además, ha encontrado en su investigación numerosas fundaciones gaditanas protagonizadas por mujeres y destinadas a favorecer a doncellas jóvenes y pobres. Por ejemplo, la Fundación de Ignacia Maltés, en 1757, fue una casa de recogimiento, con capacidad para 12 mujeres.La prueba de que la consideración de la sororidad abre nuevas perspectivas al pasado es la investigación sobre la vida de Teresa de Jesús y Ana Enríquez en la España del siglo XVI. El estudio de Alison Weber y Doris Moreno parte de la correspondencia entre Ana y Teresa para plantearse dos cuestiones: ¿Era posible una amistad tan profunda entre una mujer de la clase media urbana y una mujer aristocrática? ¿Puede haber sororidad donde hay lucha de clases? La solución está en lo que han dado en llamar “sororidad teresiana”. Aclaran que Teresa de Jesús cultivó muchas amistades con mujeres nobles a lo largo de su vida como reformadora. Fueron alianzas que ella juzgó necesarias por razones económicas y políticas, pero “no carecían de afecto humano e interés espiritual”. En las cartas con Ana Enríquez busca y estimula estas alianzas femeninas de afecto mutuo y objetivos compartidos. “Un igualitarismo espiritual que, no obstante, tenía muy en cuenta la importancia de canalizar el poder e influencia de las clases dominantes”, dicen.La meta común de reforma laico-religiosa unió a estas mujeres, pero no borró las diferencias de rango y cultura. Y añaden que su impresión es que la amistad entre Teresa y Ana -cuya primera carta data de 1574- “tenía un fuerte vínculo de afecto y confianza que superaba la relación común con las benefactoras”. No corrió la misma suerte la relación con Ana de Mendoza, princesa de Éboli. Y todo ello mientras el propio proyecto de reforma de Teresa era cuestionado por la Inquisición. De hecho, Ana Enríquez padeció un auto de fe. No fue la única amistad que Teresa cultivó con personas procesadas por el Santo Oficio o allegados. “Para nosotras Teresa no tenía miedo a la Inquisición, aunque sí respeto, porque contaba con una extensa red de amigos y colaboradores bien conectados con los círculos del poder”, aseguran las historiadoras.Entonces, ¿se pueden describir las relaciones de Teresa con sus benefactoras nobles en términos de sororidad? “La fama de Teresa como una mujer santa, su apoyo por teólogos eminentes y su reconocido encanto personal, le concedieron una autoridad que servía de contrapeso a su origen converso-hidalgo”, proponen Weber y Moreno. Y determinan que tal vez sería más apropiado hablar de “sororidad potencial”, como parte de un proyecto en el que la intención de Teresa era reclutar a estas mujeres en su misión de conversión colectiva. La carmelita se esforzó por forjar amistades entre mujeres pero también entre hombres, que compartían su visión reformista: “No se trataba de una reforma de las estructuras, sino de los corazones”, concluyen Alison Weber y Doris Moreno.
eldiario.es
Emma Dabiri: "Hay historias de resistencia en el pelo de las personas negras"
El pelo de las personas negras nunca es “solo pelo”. Para Emma Dabiri, que creció como una niña mestiza con rizos apretados en un país blanco, homogéneo y conservador como Irlanda, su cabello era una fuente constante de vergüenza, estigma y discriminación. Pasó de disimularlo a quererlo, de tolerarlo a disfrutarlo, un viaje que la académica y locutora irlandesa plasma en su libro No me toques el pelo, un análisis sociopolítico, cultural e histórico recientemente publicado en España de la mano de Capitán Swing. A lo largo de sus páginas, Dabiri muestra el racismo que hay detrás de la percepción social del cabello de las personas negras y los estándares de belleza basados en la melena lisa, reluciente y suelta que excluyen el pelo de textura afro, llamado peyorativamente 'áspero', 'seco' o 'salvaje'. Pero también, insiste durante una entrevista con elDiario.es, el cabello es una forma de expresión, reivindicación y liberación de las personas negras.¿Cómo ha evolucionado su relación con su cabello? Ha evolucionado muchísimo y paralelamente a mi relación conmigo misma y con el mundo en general. Pasé de no pensar en ello para nada a tener una relación totalmente negativa. Me sentía profundamente avergonzada de mi pelo y era como una desgracia, algo que estaba mal de mí. Luego, durante años, hice todo lo que estaba a mi alcance para transformarlo, esconderlo o disimularlo, en un intento de resolver esa relación. Pasé de tolerarlo a amarlo. Hasta ahora, cuando ni siquiera pienso en él.¿Cuánto hay de esa evolución en No me toques el pelo?Ver el poder y el impacto que tenía mi pelo, cómo me percibía el mundo y me trataban en función de si tenía o no un aspecto determinado me hizo comprender la enorme importancia que puede tener la textura del cabello en la vida y las experiencias de las personas negras, y también cómo influye en cómo te perciben y te sientes contigo misma. Fue el origen de mi interés, pero, para mí, la experiencia vivida por sí sola nunca es suficiente: es el punto de entrada a una investigación mucho más profunda. Fue el catalizador, pero también necesito investigación, historia y análisis crítico.Explica que su decisión de dejar de alisarse el pelo fue “política”. ¿Hubo un clic, un momento concreto para esa toma de conciencia?Fue un proceso que duró mucho tiempo. Me licencié en Estudios Africanos en los años 90 y supongo que se daba por sentado que quienes estudiaban esta titulación no usaban químicos para alisarse el pelo porque eran más afrocentrados. Durante mucho tiempo, preferí alisármelo porque la presión social era más poderosa que el hecho de que mis intereses académicos y mi apariencia coincidieran, sucumbí para ser aceptada o encajar. Sentía que había una desconexión entre lo que pensaba y mi apariencia, pero seguía sin sentirme segura y también pensaba que los costes serían demasiado altos por llevar mi pelo natural. Con los años, me sentí cada vez más incómoda con esa brecha. ¿Y qué pasó?Cuando estaba embarazada de mi primer hijo, llevaba el pelo largo y alisado. Una vez que te alisas el pelo químicamente, no puedes quitártelo: tienes que cortártelo. Así que no solo iba a tener textura afro, también iba a llevar el afro corto, lo mismo que llevaba de pequeña. Era un enemigo vencido, la idea de volver a eso era realmente aterradora. No sabía si iba a tener un niño o una niña, pero pensé que fuera lo que fuera era importante que me viera con mi pelo natural solo para normalizarlo y que le resultara familiar, para no mandarle el mensaje tácito de que lo veía como algo malo y tenía que disimularlo. Cuando te alisas el pelo, tienes que seguir aplicando los productos para que el cabello siga estando uniforme y tampoco quería utilizar esos químicos cuando estaba embarazada. Así que me corté todo el pelo. Pero no me gustaba, sentía que era un sacrificio que estaba haciendo por mi conciencia política.¿Cuáles son las raíces históricas del estigma?El estigma es relativamente reciente en la historia de la humanidad. Tiene sus orígenes en el comercio transatlántico de esclavos y en las narrativas y estereotipos sobre las personas racializadas como negras de ascendencia africana que empezaron a crearse en ese periodo. Se comenzaron a introducir, institucionalizar y legislar todas estas connotaciones muy negativas para justificar la esclavitud. Había una noción de que estas personas no eran plenamente humanas y en realidad, al llevárselas de África y esclavizarlas, les estaban haciendo un favor porque los estaban sacando de la barbarie y llevando a la civilización. Una de las ideas que más equiparan a los afrodescendientes con el ganado es la de que, mientras los europeos tienen pelo, los africanos tienen una textura capilar que se describe como lana. Las economías europeas eran cada vez más dependientes de la gran riqueza generada por el sistema de colonias, así que necesitaban justificar su barbarie. La noción de inferioridad de los negros y el estigma en torno a los rasgos de la negritud, en concreto el pelo, tienen su origen en este periodo. Hay una función ideológica detrás del origen de este estigma.Una situación muy familiar para las personas negras es la que da nombre al libro: que les toquen el pelo sin su consentimiento. ¿Qué hay detrás de este gesto?Está esa fascinación que la gente suele sentir por la negritud, pero, al mismo tiempo, la idea de no respetar la autonomía de esa persona y sentirse con el derecho a acceder a su espacio físico íntimo o a su cuerpo. Tocar el cuerpo de un extraño no es algo que suela ocurrir en los espacios públicos. Que te toquen el cuerpo sin que lo hayas pedido no es algo específico de mi experiencia, es algo generalizado para muchas personas negras, especialmente en espacios mayoritariamente blancos. A veces la gente pregunta, pero muchas veces no me han preguntado, literalmente se han acercado y han empezado a tocarme el cabello, o han preguntado, pero ya me lo están tocando antes de que haya contestado y yo digo que no y siguen. A veces he dicho que no y me lo han tocado, y cuando se dan cuenta reaccionan muy agresivamente, diciendo que soy una maleducada. También pasa con los hombres. Muchas veces pienso que si fuera al revés y hubiera hombres negros acercándose a mujeres blancas y les toquetearan el pelo de la nada, ¿cuál sería el resultado? Sería muy diferente, así que hay una disparidad de poder real.En el libro lanza la idea del pelo como rasgo principal para marcar la negritud. “La diferencia en el pelo es lo que soporta la carga simbólica”, dice el sociólogo de Harvard Orlando Patterson, al que cita. La apariencia física de las personas racializadas como negras es variada. En numerosas partes del mundo, como India, hay personas de piel más oscura que algunas personas racializadas como negras que no son descritas como personas negras. Así que lo que identifica a alguien como racialmente negro no es solo su tez, sino también sus rasgos y la textura de su pelo. En un registro histórico de dueños de esclavos que leí, se preguntan si un hombre al que han secuestrado de África ‘es negro’ porque la textura de su cabello es diferente. Están tratando de resolver su clasificación racial, para ver si debe ser esclavizado o no. En el libro también hablo del ‘clasificador de pelo’ del científico nazi Eugen Fischer para identificar la raza de los hijos de soldados alemanes y mujeres africanas en Namibia. En América hubo mucha mezcla, muchas texturas de pelo diferentes. Hubo un gran esfuerzo para asegurar que incluso quienes tenían ascendencia europea fueran clasificados como negros con el fin de mantener al mayor número de personas esclavizadas posible y posteriormente para imponer la segregación. Había personas que podían pasar por blancas e intentar presentarse como tal para ser libres en tiempos de esclavitud o posteriormente acceder a los derechos civiles. Pero aunque tuvieran la piel muy clara y sus rasgos faciales o físicos pudieran pasar por europeos, a menudo les delataba su cabello. La gente transformaba escrupulosamente su cabello, a menudo se afeitaba el pelo o simplemente hacía lo que podía para ocultarlo y por tanto ocultar la negritud. Hay toneladas de historias.¿Es diferente la experiencia de un hombre negro con su pelo a la de una mujer negra?En Occidente se tiende a suponer que el cabello tiene mucho que ver con el género: si hablamos de pelo, por defecto estamos hablando solo de mujeres. Y yo soy mujer, así que hablo desde mi perspectiva y mi experiencia. Pero, para mí, era muy importante incluir también la forma en que estos procesos afectan a los hombres, porque también tienen pelo. Y no trato solo experiencias de discriminación, también la creatividad y la innovación en las culturas negras del peinado. Entrevisté a bastantes hombres. Quizá había subestimado el grado en que ellos también habían interiorizado a veces el estigma sobre su pelo. No digo que muchos hombres negros lleven el pelo corto porque se avergüencen de él, pero me sorprendió la cantidad de hombres que me dijeron que una de las razones por las que llevaban el pelo corto era para que no se viera la textura de su pelo o quizás ni siquiera sabían cómo llevarlo más largo porque no habían aprendido. Una de las cosas más interesantes del movimiento de pelo natural reciente ha sido que no solo las mujeres negras rechazaron alisarse el pelo químicamente, sino que también una gran cantidad de hombres negros comenzaron a dejarse el pelo más largo. Vemos a un montón de chicos con diferentes trenzados, con afros más grandes y peinados que en realidad muestran más la textura de su cabello en lugar de llevarlo corto por defecto.¿Por qué es importante hablar del pelo también como una forma de expresión y de reivindicación para las personas negras?Hay que entender la discriminación, comprender de dónde viene, por qué existe y qué efectos tiene, pero no es la totalidad de nuestro ser. Yo soy mucho más que las experiencias que he tenido con el racismo o la forma en que estoy situada dentro de una jerarquía racial.A través del pelo podemos ver historias de asimilación, pero también de resistencia, de cómo las personas afrodescendientes han resistido sistemáticamente y en todo el mundo a las fuerzas que han tratado de explotarlas y a menudo destruirlas. Se puede acceder a muchos de esos relatos a través de diferentes peinados o técnicas en momentos históricos concretos o lugares determinados. Hay muchos ejemplos de cómo se expresaba la resistencia a través del peinado.Uno de ellos es el caso que cuenta de los ‘mapas’ en el pelo en un municipio de la Sudamérica colonial. Sí, San Basilio de Palenque, en Colombia, el primer pueblo libre fundado por esclavos huidos. Tenían toda una red de inteligencia, salían de sus plantaciones para llegar a este pueblo que estaba muy lejos, un lugar lejano y rural. Una de las formas en que los esclavos se comunicaban entre sí era a través de mensajes codificados en los patrones de su cabello. No eran mapas literales, pero había un peinado que todavía existe en esta parte de Colombia en el que la cantidad de trenzas en un lado de la cabeza y la forma de las separaciones comunicaban cuántas personas escaparían y dónde se reunirían. Tenían toda esta inteligencia y mensajes codificados en el pelo, y los colonos españoles o los dueños de las plantaciones no tenían idea de que esta comunicación se estaba produciendo a través del cabello porque no podían leer o interpretar ese lenguaje.  La pericia y la innovación que existen en la creación de estas formas escultóricas tan impresionantes me resultan realmente fascinantes. También investigué mucho sobre el tipo de cálculo que se emplea para crear los patrones y cómo hay expresiones de geometría y álgebra, con cálculos complejos sobre la marcha. Esto nunca se reconoce. Si fuera una forma de arte o expresión creativa de la gente blanca europea, se apreciaría mucho.Sin embargo, no deja de lado la discriminación basada en el pelo y menciona los episodios que siguen produciéndose en varios países, entre ellos Reino Unido.En los colegios de Reino Unido lleva ocurriendo desde hace años y parece que está empeorando en lugar de mejorar. Recientemente se ha dictaminado que la discriminación que sufren los niños afrodescendientes en las escuelas británicas es ilegal. Pero hay lagunas. Constantemente oímos historias, hay casos de niños excluidos, algunos de tan solo cinco años, a los que mandan a casa, son aislados, tienen que sentarse en las aulas solos o comer solos porque se considera que su pelo se contraviene la política de uniforme escolar. Estas políticas tienden a reflejar las características del cabello de textura europea, así que todos los estilos necesarios para peinarnos se consideran que no encajan. He oído de todo, desde alguien que lleva un afro demasiado grande hasta alguien que lleva trenzas. Si llevo un afro todo el tiempo, debido a la naturaleza de nuestro cabello, se enreda y se hacen nudos. Para mantenerlo sano y cuidado, hay que hacerse estos peinados protectores, que mantienen la hidratación. Pero las suposiciones de lo que constituye la limpieza y el aseo reflejan las características del cabello europeo. Nuestro pelo crece de forma diferente en nuestras cabezas y requiere un peinado y unas prácticas diferentes. Hay que explicar a los colegios que sus políticas suelen ser discriminatorias hacia las personas con pelo con textura afro.Además de ser un método de protección, habla del trenzado como un momento social. ¿A qué se refiere?Las trenzas son una forma de proteger la salud de nuestro cabello, pero no es solo eso. Tienen mucho de expresión creativa, a menudo hay patrones intrincados y complejos en el pelo. Estos peinados suelen requerir tiempo, en el que estás en una proximidad muy íntima con otra persona y estás con ella durante mucho tiempo. Cuando era pequeña y volvía a Nigeria a visitar a mis abuelos, la forma tradicional de trenzado era sentarse en el suelo con la cabeza en el regazo de la persona que las hace. También se suele producir un intercambio social en los espacios donde se hacen trenzas y peinados. Hay conversaciones y también relaciones profundas que se construyen a través de ese tipo de intimidad física y de tener a alguien que te peina durante años, posiblemente.Mujer blanca, sin cabello con textura afro y con peinado típico negro, como las trenzas. ¿Es apropiación cultural?Las culturas toman prestado, se mezclan y adaptan, y así es como evolucionan. Para mí, la apropiación cultural tiene que ver con el poder. A las personas negras se nos penaliza y discrimina por llevar el pelo tal y como nos crece de la cabeza o los estilos que necesitamos. Hay lugares de trabajo donde se dice que es inapropiado o que no es profesional. En los colegios, los profesores hablan de los peinados tradicionales africanos como peinados de pandillas, se asocian con la violencia o la delincuencia, cosas negativas. Pero luego una persona blanca famosa lleva uno de estos estilos y de repente no está estigmatizado: es moda de vanguardia, chic, atrevido, innovador. Y, sin embargo, quienes han desarrollado esos peinados y los necesitan son penalizados y discriminados. Esto revela las diferentes formas en que las personas racializadas como blancas y como negras son tratadas en la sociedad. La apropiación cultural no se trata solo de un peinado, no es unidimensional. Si nos fijamos en el éxito global del poder cultural de EEUU en todo el mundo, gran parte es cultura negra estadounidense, pero empaquetada como solo estadounidense o como cultura blanca estadounidense. Por eso Elvis es el rey del rock o Madonna, la reina del pop, y los mejores bailarines fueron Ginger Rogers y Fred Astaire. Todos ellos han cogido formas expresivas creativas negras, mientras que quienes las crearon en circunstancias increíblemente difíciles no son reconocidos. De hecho, su cultura es estigmatizada y presentada como inferior mientras se le extrae constantemente. La apropiación cultural no va de tomar prestado y mezclar culturas. Va de la extracción de recursos a un grupo marginado.Existe actualmente un movimiento por el pelo natural. ¿En qué momento está y qué cambios ha logrado?A menudo pienso que es como un péndulo: llega muy lejos en una dirección y luego se mueve radicalmente hacia la otra. A partir de 2010, el llamado movimiento del pelo natural comenzó en los Estados Unidos y se extendió. Fue un rechazo masivo de las mujeres negras a ponernos, por defecto, productos y alisarnos el pelo, y empezamos a llevar una textura natural, trenzas y peinados africanos y negros. Tuvo un gran impacto. Las ventas de los productos químicos que se utilizan para alisar químicamente el cabello se desplomaron. En los 90, era raro ver a alguien con el pelo natural, mientras que ahora es raro ver a alguien con el pelo alisado químicamente.Tal vez el momento álgido ha pasado y estamos volviendo a una estética tal vez más eurocéntrica de nuevo. Las extensiones y las pelucas son también una parte de la cultura del peinado negro, y en general. Yo me pondría una peluca solo por diversión y porque puedes tener un aspecto radicalmente diferente. Sería muy inusual, la mayoría de las veces llevo mi pelo natural o trenzas, así que cuando transformo mi pelo de forma drástica no es porque me avergüence, solo aprovecho todas las opciones. Pero quizás la dinámica es diferente para otras personas que llevan peluca de estilo europeo.A veces siento que el estándar de belleza no ha cambiado tanto como podríamos pensar y todavía existe el deseo de un cabello que se ajuste más a los estándares de belleza eurocéntricos. Pienso en el movimiento Black Power de los años 60, que empezó siendo una expresión política y la gente llevaba afros, y luego se convirtió en la tendencia principal de la moda y la estética. Pero en los 80, se volvió a las permanentes químicas y en los 90, el alisado volvió a ser la norma. Creo que podríamos volver atrás. No sé hasta qué punto es constante el cambio. Va y viene.¿Qué le diría a una mujer negra que ve necesario alisarse el pelo aquí en España?Lo entiendo perfectamente. Nunca le diría a nadie lo que debería hacer. Comprendo perfectamente de dónde viene esa presión. Algunas mujeres negras han dicho que el libro les dio la fortaleza y la confianza necesarias para reconsiderar ciertas cosas, y les ayudó a dejar de alisárselo o a llevarlo de otra manera. Pero no le diría a nadie que debe hacerlo. Solo espero que el libro sea una herramienta útil en ese viaje.
eldiario.es
España estrena a hurtadillas las aduanas de Ceuta y Melilla exportando a Marruecos “productos de higiene personal” y “aluminio”
La puesta en funcionamiento de una aduana comercial en la frontera de Ceuta, que nunca la había tenido, y la reapertura de la de Melilla, cerrada unilateralmente por Marruecos en 2018, fue uno de los grandes logros que Pedro Sánchez extrajo en abril del año pasado de la reunión con el rey Mohamed VI en la que pactó la reconciliación de los dos países. Su materialización, anhelada durante meses, se ha convertido este viernes en una "prueba piloto" organizada y desarrollada a espaldas de los medios, que no fueron convocados para cubrir la que se esperaba como una de las noticias del año en las dos ciudades autónomas, pero también del conjunto de los empresarios y del resto de la ciudadanía.Las delegaciones del Gobierno en las dos localidades españolas norteafricanas no confirmaron hasta cuando ya había caído el sol que todo había sido un "éxito": a las 13.00 horas un transportista melillense hizo llegar al país vecino por Beni Enzar "una carga de aluminio" y alrededor de las 12.30 una furgoneta de 'Almacenes Bentolila' hizo lo propio por la frontera del Tarajal con "productos de higiene personal".El Ministerio de Asuntos Exteriores enfatizó especialmente la importancia de la expedición comercial de la empresa del presidente de la Comunidad Israelita de Ceuta, ya que Rabat jamás había aceptado el trasiego ordinario de mercancías por el Tarajal como si cualquier otra frontera entre dos países se tratase, otra forma de cuestionar la soberanía de la ciudad de la que habría abdicado tras conseguir el viraje de Madrid sobre el Sahara Occidental."En el caso de Ceuta", resaltó el departamento que dirige José Manuel Albares en una nota a los medios, "esta apertura representa algo inédito hasta la fecha que supone un hito en la relación entre los dos países". "Con la prueba de intercambio comercial a través de ambas aduanas se cumple un hito importante de la hoja de ruta que España y Marruecos sellaron el 7 de abril", valoró. Tanto la Delegación del Gobierno en Ceuta como Aduanas han evitado durante las últimas semanas, conforme se iba agotando el plazo que se había dado Albares para abrir las relaciones comerciales con Rabat por las ciudades autónomas ("en enero", repitió infinidad de veces), dar ningún detalle sobre qué, cuándo y cómo se podría comerciar por el Tarajal."Lo de hoy ha sido atrezo, otra forma de ocultar la realidad", advierte un empresario caballa muy vinculado al país vecino, donde el silencio sobre las aduanas de Beni Enzar en Ceuta es todavía más sepulcral, según lamentan los periodistas de Marruecos.Fuentes gubernamentales han deslizado desde hace meses de que la aduana comercial del Tarajal tendrá un formato "regional" y que ni pretenderá ni conseguirá alcanzar un tamaño que la haga competir ni de lejos con los intercambios entre Algeciras y Tánger-Med, por ejemplo, sino un canal formal para traer a Ceuta sobre todo productos frescos como pescado, fruta y verdura (mucho más baratos) en camiones con hasta 3.500 kilos de capacidad de carga y mandar a Marruecos algunas mercancías todavía no concretadas (en ningún caso comida, por ejemplo).El portavoz del Gobierno de Ceuta, Alberto Gaitán (PP), ha insistido este viernes en que para el ejecutivo de Juan Vivas dos son las prioridades en la frontera: que se siga exigiendo visado a todos los marroquíes, como desde mayo del año pasado (hasta el cierre pandémico del paso en marzo de 2020 a la ciudad podían acceder todos los vecinos de la provincia de Tetuán, más de un millón, solo con su pasaporte); y que se ponga en funcionamiento una aduana comercial "ordinaria" que dé nuevas posibilidades de desarrollo al escuálido sector productivo local.Asuntos Exteriores ha pedido tiempo: "Esta ha sido una primera expedición comercial que, a modo experimental, nos permitirá comprobar sobre el terreno la capacidad de respuesta de los dos países y que permitirá adaptar, de manera paulatina y gradual, una nueva normalidad que España y Marruecos desean alcanzar cuanto antes"."La Reunión de Alto Nivel (RAN) que se celebrará en Rabat los días 1 y 2 de febrero será el momento para llevar los resultados de esta prueba piloto, a partir de la que se diseñará un calendario que permita el comercio entre los dos países con todas las garantías", ha añadido. Aduanas tampoco se ha dado demasiada prisa en materia de infraestructuras. En la frontera del Tarajal solamente ha colocado un contenedor poco más grande que un utilitario pintado de azul a modo de oficina de control. Antes de 2026 se invertirán 390.000 euros para habilitar unas dependencias de 300 metros cuadrados, según el Plan Integral de Desarrollo Socioeconómico de Ceuta presentado por la ministra de Política Territorial en octubre. En la ciudad hermana se proyecta una actuación exactamente igual.La patronal melillense calcula que el cierre de la aduana de Beni Enzar en 2018 ha hecho perder más de medio millar de autónomos y 14 millones de recaudación a la Ciudad Autónoma a través del IPSI (el impuesto indirecto local que sustituye al IVA con tipos reducidos). La ceutí ha asistido desde el más absoluto "desconocimiento" a la primera expedición comercial, que desde el excepticismo se confía en que de forma "gradual y progresiva" termine en la configuración de un sistema "exactamente igual al de cualquier otra frontera internacional".Marruecos y España sí han conseguido erradicar el comercio transfronterizo que proyectaba al mundo una imagen tercermundista de las dos ciudades autónomas y sus fronteras, atestadas de miles de mujeres aplastadas por los bultos que cargaban sobre sus espaldas hacia el Reino alauita. Era el eufemísticamente denominado "comercio transfronterizo" que el país vecino consintió durante décadas a costa de perder millones de ingresos en gravámenes aduaneros como el precio a pagar por la paz social y una suerte de salida de supervivencia para miles de familias sin formación residentes alrededor de Ceuta y Melilla.Su apuesta por el desarrollo endógeno de las regiones de Tetuán y Nador, interpretada durante la crisis bilateral como otra forma de "asfixiar económicamente" a las ciudades autónomas, convirtió ese "contrabando" en inaceptable y la pandemia terminó por exterminarlo. Las aduanas comerciales se han presentado como una forma de sustituir y legalizar el trasiego de determinados productos y en ambos lados de la frontera se requisan a diario multitud de productos (sobre todo ropa y comida) que los agentes entienden que no pasan la interpretación más estricta del "régimen de viajeros".
eldiario.es
El sector más ultra de la Curia vaticana pone trabas a la reformas progresistas impulsadas por la Iglesia alemana
Vientos de cisma en la Iglesia alemana. El sector más reaccionario de la Curia vaticana y los obispos más ultraconservadores de Alemania se han aliado para poner en jaque la evolución aperturista de de la Iglesia germana, una de las más avanzadas del mundo que pone en cuestión doctrinas supuestamente inamovibles como la bendición de parejas homosexuales, la comunión a los divorciados o una progresiva democratización en la Iglesia. Esta evolución –su 'Camino sinodal'– ha generado un pulso que enfrenta a tres poderosos cardenales vaticanos (que, además, aseguran tener detrás, sin pruebas, el respaldo del Papa) con la práctica totalidad de los obispos y laicos alemanes, que desde 2019, han emprendido un proceso de diálogo y consulta para contribuir, en la línea del Sínodo convocado por Francisco, a una Iglesia más participativa, abierta y con respuestas a los desafíos de hoy.Un sector reaccionario del episcopado de Alemania ha logrado que Roma vuelva a negar legitimidad al órgano de debate de la Iglesia de Alemania. Esto ha llegado tras una polémica visita del noviembre pasado de los obispos alemanes a Roma donde se reunieron con el Papa Francisco. Pero, tras hablar con Bergoglio luego sufrieron una suerte de encerrona por parte del secretario de Estado, Pietro Parolin, el prefecto de Doctrina de la Fe, Luis Ladaria y el prefecto de la Congregación de Obispos, Marc Ouellet. Un trío conservador.La visita acabó así sin acuerdo ya que los curiales, es decir, los conservadores, pidieron "suspender" el Camino Sinodal alemán, mientras que los obispos contestaron que el proceso seguía abierto, y no tenía por qué frenarse, . La reciente nueva negativa vaticana hacia el camino alemán ha producido el bloqueo de toda posibilidad de acuerdo, a la espera de que Francisco consiga calmar la tempestad, o se pronuncie definitivamente.¿Están obligados los obispos alemanes a participar en el Camino Sinodal? Esta fue la pregunta formal que presentaron, en diciembre, los obispos Rainer Maria Woelki, de Colonia; Bertram Meier, de Augsburgo; Stefan Oster, de Passau; Rudolf Voderholzer, de Ratisbona, y Gregor Maria Hanke, de Eichstätt, ante la Santa Sede. La respuesta, conjunta, de los cardenales Parolin, Ladaria y Ouellet fechada el 16 de enero no deja lugar a dudas: "Ni el Camino Sinodal, ni un organismo establecido por él, ni una conferencia episcopal tienen competencia para establecer el 'Consejo Sinodal' a nivel nacional, diocesano o parroquial". Bloqueo a la apertura germana. Uno de los instigadores, el cardenal Woelki, que está siendo investigado por falta de precisión a la hora de gestionar casos de abusos y económicos en su diócesis, y que en 2022 estuvo medio año alejado de ella, acogió con satisfacción la carta de la Curia. El purpurado, en declaraciones a la prensa alemana, admitió haber pedido a Roma aclaración sobre si los obispos contrarios a la medida estarían obligados a participar en dicho proceso. Aunque admitió que las reformas planteadas por la Iglesia alemana "son sensatas y necesarias" aunque "sólo en determinadas condiciones".En el otro lado, el grueso del episcopado alemán, cuyo presidente Georg Bätzing, reaccionaba publicando la nota de Parolin, Ladaria y Ouellet, y asegurando que "el Consejo Sinodal se moverá de acuerdo al mandato contenido, dentro del derecho canónico vigente". En el seno de la Iglesia alemana hay malestar por la iniciativa emprendida por los cinco prelados, pero también por la respuesta de los tres miembros de los dicasterios vaticanos con quienes la Plenaria del episcopado germano ya tuvo una tensa reunión el pasado mes de noviembre en Roma.Y es que tanto Parolin como, especialmente, Ladaria y Ouellet, están en contra de los pasos aperturistas dados por el 'Camino Sinodal Alemán'. Y la respuesta a unas "preguntas legítimas y necesarias" de estos cinco obispos, con el "conocimiento expreso y aprobación" del Papa Francisco, no hace sino ahondar la brecha existente entre quienes buscan una mayor libertad de opinión, y los que creen que eso significa romper con la comunión. Según la carta vaticana, los obispos habían preguntado si estaban obligados o autorizados a participar en el Comité Sinodal, porque la Santa Sede había dejado claro en junio pasado que ese foro no tenía poder "para comprometer a los obispos y a los fieles en la adopción de nuevas formas de gobierno y de nuevas orientaciones doctrinales y morales".La misiva de Ladaria, Ouellet y Parolin añade que el Consejo Sinodal parece situarse "por encima de la autoridad de cada obispo en su diócesis", y se muestran "abiertos para la continuación de un diálogo más profundo" al que ya se inició durante la visita ad limina.En respuesta, Bätzing tildó la preocupación vaticana de "infundada". "La Santa Sede ve el peligro de un debilitamiento del oficio episcopal, aunque yo experimento la consulta sinodal como un fortalecimiento de este oficio", señaló el presidente de los obispos alemanes, quien añadió que el debate con Roma se retomará "a su debido tiempo". Bätzing también reveló su asombro por el hecho de que el Vaticano hablara de "Concilio sinodal", aunque los obispos alemanes "todavía no han podido hablar con Roma sobre el contenido y los objetivos de la consulta sinodal a todos los niveles en la Iglesia de nuestro país"."No se trata principalmente de cuestiones dogmáticas, sino de cuestiones de cultura sinodal vivida en la deliberación y la toma de decisiones conjuntas. Nadie cuestiona la autoridad del episcopado"."Recogeremos la invitación de la carta para hablar oportunamente con Roma", finaliza la carta de Bätzing, que añade que "el proceso actual refuerza mi conciencia de que la cooperación iniciada en el Camino Sinodal debe continuar para adquirir experiencia de responsabilidad compartida. No podemos delegar estas experiencias. Por ello, agradezco que gran parte del Consejo Permanente haya reafirmado la voluntad de aplicar la decisión de la Asamblea Sinodal sobre el Comité Sinodal y de iniciar las consultas".La mayoría de los obispos alemanes dispuestos a la reforma justificaron su participación en la "vía sinodal" y la consiguiente pérdida de poder diciendo que era una expresión de su autoridad episcopal renunciar voluntariamente al poder, argumento que no se recoge en los argumentos del Vaticano. Por el momento, la crisis parece lejos de cerrarse.Toda la información en www.religiondigital.org
eldiario.es
Ricardo Gil Lavedra: "En la película parece que el juicio fue algo natural, pero hubo que remar mucho para conseguirlo"
Ricardo Gil Lavedra (Buenos Aires, 1949) tenía 35 años cuando se sentó en el estrado del Tribunal que debía juzgar los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura argentina. Enfrente, en el banquillo de los acusados, estaba la cúpula militar que había gobernado el país, y en el de los testigos, cientos de víctimas que relataban un horror "que ni nosotros mismos, los jueces, imaginábamos hasta dónde podía llegar", reconoce. Ya no lleva el bigote oscuro y ochentero que muestran las fotos de entonces sino una cuidada barba blanca, pero habla de aquel momento crucial con el entusiasmo intacto. La exitosa película ‘Argentina, 1985’, que va camino de los Oscar, ha vuelto la atención del público sobre el llamado Juicio a las Juntas, un hito fundacional de la democracia de ese país y un ejemplo internacional de la persecución de delitos de lesa humanidad. Gil Lavedra llevaba tiempo trabajando en el libro La hermandad de los astronautas (Ed. Debate) que acaba de publicarse en España, en el que recorre el proceso histórico desde bambalinas, explicando entre anécdotas y razonamientos jurídicos cómo se consiguió condenar a los máximos responsables de miles de asesinatos, violaciones y torturas. "Un periodo sangriento que acaba con verdad y justicia", resume, aunque reconoce, casi cuatro décadas después, que quedó marcado por los relatos de los supervivientes. Usted ha sido muy crítico con la película ‘Argentina, 1985’ por centrarse en la figura de la Fiscalía y obviar otros elementos y personas que hicieron posible el juicio.Yo sinceramente celebro que haya aparecido la película, porque ha permitido que mucha gente vuelva su mirada hacia hechos históricos tan fundamentales para nuestra democracia. Y por supuesto deseo que tenga todo el éxito del mundo. Cinematográficamente es un buen producto, es una película bien hecha que ha buscado una historia atractiva para contar el caso de la acusación de la Fiscalía. Lo que creo es que cuando uno recrea un hecho de esta envergadura debe tratar de que tenga mayor apego o rigor histórico sobre lo ocurrido.¿Qué omisión le ha dolido más en el guion: el presidente Raúl Alfonsín, la Conadep, la de ustedes los jueces?La de la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) es increíble porque la acusación se hizo sobre la base de sus legajos. Sin ellos hubiera costado muchísimo probar la acusación. Alfonsín aparece como un personaje lejano, pero sin Alfonsín no hay juicio. En la película da la sensación de que el juicio fuera una circunstancia natural y que el fiscal, a través de una actitud épica, consigue la condena. Y el juicio no fue una circunstancia natural. Hizo falta remar mucho para que se pudiera realizar. El papel del Congreso, por supuesto el del presidente, el de la Conadep, etcétera.La decisión del presidente Raúl Alfonsín de juzgar a la cúpula militar se toma con la democracia recién recuperada en Argentina y en un ambiente poco propicio. ¿Fue visionaria o temeraria?Alfonsín tuvo una intuición extraordinaria. Se salió del molde y rompió lo preestablecido. El partido peronista y su candidato, Italo Luder, seguían la corriente habitual, que es no mirar para atrás. Él dijo no, la democracia no puede reconstituirse de esa manera, no se puede edificar sobre una claudicación ética de esta magnitud, estos crímenes tienen que tener responsables.Pero había un escollo legal importante: la Ley de Amnistía que había sancionado el gobierno militar antes de dejar el poder.Claro, porque el Código Penal dice que si cambia una ley durante el transcurso del proceso siempre se va a aplicar la más favorable al reo. Mucha gente dijo ‘ya no hay nada más que hacer’, porque la amnistía se dictó antes de una eventual sentencia, con lo cual hay que aplicarla. El Gobierno mandó un proyecto de ley al Congreso para decir que la ley del gobierno militar no podía ser igual a una sancionada por el parlamento, sino que tenía una validez precaria, y que si el Congreso no la ratificaba, carecía de efectos jurídicos. Y así se anuló la amnistía.Otro obstáculo era el hecho de que debía juzgarles un tribunal militar. Eso también fue mérito del Congreso, porque mantuvo la jurisdicción de los tribunales militares, pero les puso un plazo para el juicio, y determinó que si no se cumplía, la Justicia Civil podía hacerse cargo de la causa.Es en ese momento en el que entran en escena los jueces de la Cámara, que deciden iniciar el juicio. ¿Por qué? Pudimos también darle más tiempo al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, pero teníamos el convencimiento de que no iba a pasar nada, de que no tenían la menor vocación de juzgar y que tampoco sabían cómo hacerlo. Nosotros teníamos miedo al fracaso, claro, pero también creíamos que si no lo intentábamos, nadie lo iba a hacer.  ¿Por qué decidieron que el juicio fuera oral y público?Un juicio escrito, que era lo que correspondía en principio, hubiera sido un desastre. La sociedad no se hubiera enterado de nada y los militares hubieran seguido diciendo públicamente que nada de esto había ocurrido. Y hubiera durado demasiado. Hay que pensar que los militares no querían el juicio y expresaban un malestar cada vez más creciente. Por eso la decisión que tomamos de aplicar las reglas del Código de Justicia Militar, que contemplaban un juicio oral y público, fue clave.El momento era de una gran inestabilidad, los militares todavía tenían mucho poder y flotaba la amenaza de otro golpe de Estado. Alfonsín era consciente de que los márgenes de la transición suelen ser muy estrechos, porque la primera obligación de un gobierno de transición es poder terminar el mandato. Por eso parte de esa primitiva estrategia de Alfonsín fue no llevar a juicio a los oficiales inferiores. El primer proyecto de ley que él mandó al Congreso incluía esa presunción de que quienes habían obedecido las órdenes no eran punibles. La decisión de los jueces, precisamente, impidió que esto fuera así. Había un enorme malestar, sobre todo entre los oficiales jóvenes, y el Gobierno hubiera deseado un mensaje de tranquilidad, de ‘hasta aquí hemos llegado’. Pero cuando durante el curso de un proceso vos ves la comisión de otro crimen, lo que corresponde es que mandes esos testimonios a otro juez para que lo juzgue. Y bueno, fue lo que hicimos en el punto 30 de la sentencia. Decir: acá está la responsabilidad de los comandantes; ahora toca analizar la de los que están por abajo, los que recibieron las órdenes.En ese clima de amenaza constante, el Gobierno decide ponerles a los jueces y fiscales una escolta, y también ¡darles un revólver calibre 45 a cada uno!(Ríe) Sí, era una irresponsabilidad enorme. No solo nos ponían una custodia que uno no sabía qué papel había jugado en el Gobierno militar, sino que nos daban un arma. Yo nunca la saqué de la caja, la metí en el fondo de un armario y mi mayor miedo en realidad era que la encontrara uno de mis hijos. Pero eran tiempos muy revueltos. A un compañero le pusieron una bomba en la puerta de su casa.  En lo personal, usted cuenta que no se sintió apoyado por su entorno, salvo su familia más cercana. ¿Perdió relaciones por haber participado en ese juicio? Muchísimos sectores de la sociedad creían en el discurso de los militares de que ellos habían eliminado el terrorismo y que eso había permitido que volviera la democracia. Y que, por tanto, lo que merecían era un premio, no un castigo. ¿Tanto desconocimiento podía haber de lo que había sucedido esos años?Una de las características de las órdenes criminales que dieron los comandantes es que los procedimientos fueran secretos. Es decir, que se secuestraba a las personas de sus domicilios, se las llevaba a los lugares de detención, se las torturaba para obtener información, se las mantenía en condiciones inhumanas. Luego, lisa y llanamente, o se las ‘legalizaba’ o se las asesinaba. Pero todo en el secreto más absoluto. Cuando los jueces preguntaban, porque entonces se presentaban muchos habeas corpus, la respuesta estatal era negativa. ¿Cómo alguien podía pensar que quienes estaban encargados de la seguridad y la tutela de los derechos de los habitantes mintieran tanto, y hasta el máximo nivel?Otra cosa perversa era que engañaban a los familiares que reclamaban por sus hijos, que nadie sabía dónde estaban. Así que se montó todo un sistema por el cual tenían que ir al Ministerio del Interior para recabar información. Les atendían y tomaban nota cuando ellos mismos sabían que eso era falso. Una cosa siniestra, perversa. ¿Cómo podían engañar de esa manera a la gente, a los deudos, a los amigos, a los familiares?E incluso a otros militares, porque había personas del cuerpo y familiares detenidos-desaparecidos también. Una de las características es que las órdenes dentro de cada Fuerza eran casi impenetrables. Incluso los propios militares no podían averiguar por la suerte de nadie. Era un sistema impermeable, pétreo.Cuenta que el día que empezaba el juicio le pidieron a las Madres de Plaza de Mayo que estaban en la sala que se quitaran los pañuelos, y que Hebe de Bonafini se negó a hacerlo ¿Llegaron a pensar en sacarla por la fuerza?Me parece increíble que lo hayamos pensado, sí. Una locura. Pero era la primera audiencia, sentíamos la presión de que teníamos que empezar. Nos obsesionaba tener las riendas, porque cuando un tribunal pierde el control puede pasar cualquier cosa. Este debía ser un juicio intachable, y por eso lo hicimos muy solemne, cargado de formalidades. Solemne al punto de que los sillones en los que se sentaban eran tan altos que les colgaban las piernas. (Se ríe) La sala es enorme, eso se ve bien en la película porque está filmada ahí. Y el estrado es imponente, está incluso por encima del testigo que declara. Y los sillones son altos, altísimos, como para una persona que midiera más de dos metros. Así que a todos nos quedaban las patitas colgando y teníamos un banquito donde apoyar los pies, pero eso no se veía (más risas). Llama la atención en el libro la cantidad de anécdotas sobre bromas que se gastaban, difíciles de imaginar en un contexto así.Al contrario, yo creo que las explica el momento. Porque eran la escapatoria, el recurso para poder tener un motivo de distensión. Como el día que estábamos saliendo uno por uno al estrado y cerramos la puerta con llave después de que saliera el primero, que se quedó solo ahí frente al público (se ríe). Necesitábamos mitigar la presión y el horror de lo que estábamos oyendo, porque fue muy duro. En el libro destaca la frase de uno de los testigos, que dijo: “No hay peor tortura para un ser humano que escuchar las torturas de otro”. ¿Cómo fue escuchar semejantes atrocidades una tras otra, durante horas, días, meses?Uno trataba de tomar distancia y no dejarse llevar, pero a veces era imposible. La verdad, llega un momento en que sentís ¡Basta! ¡No quiero oír más! Una especie de reflejo humano de autodefensa. Recuerdo que en cierto momento empezamos a distribuir en diferentes días a los testigos que habían estado en centros de detención. Eran quienes relataban abusos y torturas y sus testimonios necesitaban más tiempo. Lo hicimos por eso aunque creo que también fue una forma de preservarnos.¿Recuerda todavía algunos de esos testimonios?Dicen que la memoria es como un archipiélago en un mar de olvido, en el que te quedan islas de cosas que te comprometieron un sentimiento, una emoción. Yo me acuerdo con detalle de decenas de testimonios porque me he quedado impregnado con eso. Todo se me quedó dentro.¿Tuvieron dudas a la hora de dictar sentencia? No tuvimos dudas sobre los acusados de los que teníamos evidencias de los delitos más graves, que llevan a prisión perpetua. El tema eran los otros. No nos poníamos de acuerdo. El Negro Ledesma y yo propiciamos penas más altas. Pero bueno, eso no cambiaba la importancia de la realización del juicio.¿Es cierto que las decidieron en una pizzería? No fuimos a discutir la sentencia a una pizzería. Fue el final de una jornada agotadora de discusión y fue el lugar donde pudimos llegar a acuerdos. Pudo haber sido también un despacho o un pasillo. El destino quiso que fuera en una pizzería y eso le da un contenido raro, singular, ¿no?En el libro cuenta cómo los editoriales de los periódicos pedían antes de la sentencia “justicia y reconciliación” ¿Puede haber reconciliación después de unos hechos tan atroces? Yo creo que la reconciliación, como el perdón, no es colectiva. Son actos individuales, no de una sociedad. Pero para poder reparar heridas como dejan crímenes tan atroces se necesita verdad. La verdad tiene un efecto reparador extraordinario. Porque le permite a las víctimas y a sus familiares saber qué pasó, dónde están enterrados los suyos, qué ocurrió con ellos. La justicia sacraliza una verdad. Y cuando una sentencia condena no es solamente una decisión individual sino que expresa el repudio de una sociedad frente a una determinada manera de actuar. Por lo tanto, yo creo que la manera más completa de buscar la reparación es la justicia.¿Alguna vez pensó qué hubiera pasado en Argentina si no hubiera habido ese juicio?¡Qué contrafáctico! No sé, creo que hubiera sido un golpe muy duro para la democracia si el juicio fracasaba. Cuando a veces me preguntan si tuve miedo, la verdad es que el miedo que teníamos era precisamente ese: fracasar, no poder hacerlo. En una democracia que recién estaba naciendo, que era una democracia incipiente, el juicio materializaba una regla básica: la igualdad ante la ley. Era muy grave lo que había ocurrido y no podía quedar impune. Había que hacer justicia. ¿Por qué la ‘Hermandad de los Astronautas’?La metáfora le pertenece a uno de mis compañeros, que decía que estábamos como en una nave espacial:  afuera había mucho estruendo, un bullicio que nos llegaba amortiguado porque estábamos concentrados en el objetivo, que era sentencia. Como los astronautas, dependíamos el uno del otro, de la confianza recíproca que nos mantenía en ese viaje y que creó también una relación muy especial, una suerte de hermandad que dura hasta hoy. Por eso cuento los festejos y la catarsis que hicimos al acabar el juicio. Era como si los astronautas hubieran conseguido alunizar.
eldiario.es
Mi vocación científica solo me ha hecho sufrir: dejo la investigación porque hay opciones más valiosas
Tras cuatro años de grado, dos másters, sucesivas becas de colaboración y de investigación, matrículas de honor, publicaciones en revistas indexadas, prácticas externas, cursos y ponencias, me han denegado por segunda vez la financiación que necesito para realizar la tesis doctoral. No voy a volver a intentarlo. No merece la pena una vida de producción científica agotadora, realizando la tesis sin remuneración, llamando a una puerta que no se abre. Cada vez que me deniegan un contrato predoctoral, los profesores me brindan una dosis de paciencia, señalando que tendré más opciones de obtenerla al curso siguiente, tras haber acumulado más méritos y experiencia. Pero mi tiempo, mi dinero y mis fuerzas se han agotado.Mis amistades y la mayoría de compañeros de profesión me han animado a continuar, sabiendo lo que significaba la universidad para mí, mientras ellos poco a poco se bajaban de la carrera investigadora. Les veía disfrutar, mientras yo me martirizaba a diario para conseguir los mejores resultados. He considerado que podría aprovechar mucho mejor ya no el año escolar, sino mi carrera profesional, sin depositar de nuevo la esperanza en la siguiente convocatoria. He comenzado a buscar empleo.Las becas de investigación que he tenido la suerte de obtener resultaban incompatibles con un contrato laboral en alta en la Seguridad Social, lo que me comprometía a depender económicamente de mi madre, a la vez que intentaba dar clases particulares para salir del apuro. La decisión de no ser una sierva de la universidad me ha llevado a poner algunas cosas bajo una nueva perspectiva: pocos meses antes de fallecer, mi abuelo materno me preguntó si ya había encontrado trabajo.Mi primo, sólo un año mayor que yo, había conseguido hipotecarse en el pueblo, y en cambio él había dejado los estudios a los 16 años. La mayoría de jóvenes y adolescentes de la Mancha con los que me he criado han trabajado como agricultores o en el negocio familiar (desde temprana edad, de manera ilegal, sin cotización) para ganarse la paga. Mi primo podría haber estudiado como yo, pues no le faltaba inteligencia, pero tuvo otra forma menos pasiva que la mía de adaptarse a la realidad económica.A mi abuelo le respondí que todavía me pagaban 400 euros al mes por continuar en la universidad, y al año siguiente, tal vez, me concederían el contrato predoctoral que tanto deseaba. Cuando le esclarecí las condiciones, me dijo que eso no iba a servirme para vivir en la ciudad. En aquel momento no le dí la razón debido a aquel capricho mío de seguir estudiando. Ahora, en cambio, sí.“Vocación” fue la palabra que dirimió mi ámbito de estudios tempranamente. Pero, al no poder continuar la investigación, siento que mis estudios realizados hasta ahora en Filosofía no habrán servido de mucho, no servirán al menos desde un punto de vista científico y académico, que era el único que a mí me interesaba. No obstante, no me arrepiento de haberlos cursado, pero debido a las circunstancias debo reconocer que la narrativa de perseguir la vocación sólo me ha hecho sufrir, exigiéndome una única opción de realización personal. Fríamente, debería haber optado por un camino más seguro, pero ya no hay vuelta atrás. Atendí a mi deseo y a la ambición de no quedarme en la superficialidad y ahora no sé qué futuro me depara. Llegué a la ciudad llena de ilusiones. Haber encontrado tantos cortapisas en mi formación me ha arrebatado toda confianza en la academia. Es hora de apartarse, renunciar y dejar hueco a gente tan capaz como yo que aún mantenga el entusiasmo.Después de tantos años de trabajo, y del empeño de mis queridos profesores por auparme, he decidido invertir mi juventud en otras opciones. Ahora que aún estoy a tiempo, puedo reconducir mi futuro laboral. Yo misma pensaba que nada merecía la pena si no podía culminar mis estudios; los prioricé frente a todo. Pese a que han sido los mejores años de mi vida, hay opciones valiosas más allá de la universidad.Me dicen que no pierdo nada por solicitar las becas otra vez. Pero sí pierdo mi tiempo, mis ganas y mi entusiasmo. Lo siento tanto por mí como por mis profesores que tanto han confiado hasta el final en mi potencial. No quería decepcionarlos, pero continuar luchando por ser doctoranda ha perdido el sentido para mí. Hay asuntos más apremiantes y urgentes que esto. Bastante suerte he tenido llegando hasta aquí a pesar de la adversidad.Echando la vista atrás, preferiría haber tomado esta decisión mucho antes, para no haber sufrido la presión por sacar siempre la mejor calificación. Sé que la mochila cultural con la que entré en la carrera estaba más vacía de contenido que la de muchos de mis compañeros, y eso pesó más durante los primeros años que mis ganas de aprender. Intenté que no penetrase en mi conciencia el clima constante de competición entre compañeros ansiosos por destacar sobre el resto, aun sabiendo que yo estaba siendo partícipe de ese diabólico juego.Pero lo que más me hace sufrir es pensar que haya caído en saco roto todo el esfuerzo por mi parte en adquirir una completa comprensión sobre la disciplina que más he amado. Miro a mis compañeras y compañeros que se han visto obligados igualmente a dejar la investigación por no conseguir financiación. Nuestro talento ha quedado fuera por no poder afrontar los costes. Ojalá pronto aquellos que hemos devorado libros en la biblioteca hasta altas horas de la madrugada alcancemos los recursos que necesitamos para que nuestras ideas cobren vida, expresión y realidad.Cuando miraba a mi madre dejándose la piel en el trabajo para que yo pudiera vivir en Madrid, sentía que el estudio no era un derecho, sino un capricho mío, pero tenía la esperanza de que algún día fuese recompensado. Esperé recibir de la universidad esa alternativa de ascenso social, pero resulta que las y los jóvenes investigadores más estudiosos que no consiguen plaza se ven impelidos a adecuarse a un mundo laboral extraño y ajeno cuando ya han pasado de la treintena.He soñado mucho tiempo con hacer una bella tesis. Ahora soy consciente de que romantizar en exceso la dedicación al estudio presenta también sus riesgos. Ha dejado de sonar sugerente para mí ser profesora en la universidad. Los doctores que consiguen quedarse, cuando no cuentan con un respaldo endogámico en el interior, se enfrentan a contratos de Asociado o de Ayudante cuyo salario es insuficiente para afrontar los gastos y, en definitiva, son sueldos que no se distinguen mucho de aquellos trabajos que requieren mucho menos tiempo de dedicación al estudio.Estos eran mis miedos, y he decidido que las ventajas de la universidad son a todas luces insuficientes. Los contratos de investigación ahora me parecen funcionar como una criba la cual impide el acceso a la ciencia a quienes han tenido pocos recursos para estudiar. Pero yo no tengo la necesidad de maniatarme, sino que puedo encontrar un puesto con mejor remuneración, menos riesgo y que, además, suponga un menor sacrificio individual. El mundo fuera de la academia me parece menos rígido y reglado. He mirado a otras generaciones y he aprendido de sus errores. Mi compromiso es no repetirlos.
eldiario.es
La conciencia de clase o cómo un koala encuentra su eucalipto
¿La conciencia de clase es un concepto superado? Lo lógico sería pensar que quienes la necesitan para dignificar sus condiciones de vida deberían ser los más interesados en defenderla. Eso no presupone que no la reivindiquen también aquellos que por origen o trayectoria puedan prescindir de ella porque les irá igual de bien. De hecho es indispensable que al menos una parte también la haga suya. La cuestión, para la que cuesta encontrar respuestas claras, es por qué hay trabajadores que consideran que la conciencia social no tiene sentido y que puestos a elegir prefieren ubicarse entre los desclasados.  Karl Marx acuñó la tesis de la conciencia de clase como la fórmula para que el proletariado se organizase y, a partir de ahí, combatir la explotación y evitar la alienación. La premisa era que si se tenía claro que se pertenecía a este grupo era más fácil poder defender los intereses propios y comunes. Desde entonces la sociología ha examinado, desarrollado y en algunos casos también destripado un concepto en permanente evolución. ¿Ha variado hasta el punto de que no tenga sentido o más bien es todo lo contrario y la globalización lo convierte en más irreemplazable que nunca?“La conciencia de clase hay que trabajarla y educarla, y necesita una organización que le dé continuidad, que asimile sus experiencias, que aprenda de los aciertos y errores: un sindicato como expresión básica de lucha contra la explotación, una organización política para cambiar la sociedad u otras organizaciones sectoriales, de mujeres, de jóvenes, etc.”, defiende el sindicalista Miguel Salas en un artículo en el que recuerda a Gramsci cuando escribió que las ideas no viven sin organización. Pero los sindicatos, otrora imprescindibles en la defensa de la clase trabajadora, también han evolucionado. Según datos de la Organización por la Cooperación y el Desarrollo, desde el 2009, cuando la tasa de afiliación era del 18,3%, el porcentaje ha ido bajando en España hasta situarse en el 12,5% del 2019. El director de la Escuela de Trabajo de CCOO y columnista de este diario, Joan Coscubiela, recuerda que la clase obrera y sus luchas han sido un factor clave de las grandes conquistas de civilización del siglo XX. Lo que comenzaron siendo reivindicaciones de un sector de la sociedad se convirtieron de la mano del sindicalismo en grandes avances de civilización, como son la educación, la sanidad pública universal o las pensiones. De la misma manera que lo es el feminismo al convertir reivindicaciones de género en conquistas de ciudadanía. Ahora bien, Coscubiela advierte de que, como en tantas otras cosas, tendemos a analizar la clase obrera con ciertas dosis de nostalgia o incluso melancolía. Una nostalgia, añade, de lo que nunca fue.Para Coscubiela existen dos maneras de acercarse a esta crisis: “Los análisis judeo-cristianos que buscan culpas y culpables. Estos están muy presentes en cierta izquierda. Y después existen los análisis más basados en el prisma marxista, los que buscan explicaciones en los cambios de las condiciones materiales de producción que acaban incidiendo en las estructuras sociales”.La clase obrera de la industrialización es hija del “taylorismo industrial” que consiguió aumentos de productividad, captura de la plusvalía del trabajo y su control social a partir de la concentración en lugares físicos de los trabajadores. Las grandes fábricas agrupaban a obreros que tenían las mismas condiciones de trabajo, horarios iguales e incluso vivían en los mismos barrios o colonias industriales. Este entorno propició la cohesión material de intereses y a partir de ahí la cohesión ideológica. “El taylorismo industrial de las grandes fábricas es a la clase obrera lo que los bosques de eucaliptus a los koalas, el entorno imprescindible para su vida y supervivencia”, señala Coscubiela con la ilustrativa metáfora que hemos tomado prestada para titular este artículo.  Del taylorismo industrial se ha pasado a uno digital, con una mayor dispersión del ámbito laboral cuyo máximo exponente es el teletrabajo (que también tiene sus ventajas, claro). En la escuela de formación de CCOO es una cuestión que han analizado y teorizado: “El taylorismo digital fragmenta los trabajos y la vida de las personas lo que dificulta la agrupación de intereses, reivindicaciones y organización y propicia la desvertebración social”.Siguiendo con la metáfora del koala, el sindicalismo del siglo XXI está en proceso de búsqueda y construcción de sus particulares bosques de eucalipto, los que le permitan la organización del trabajo y sus conflictos en el marco de una sociedad cada vez más digital. A los sindicatos les toca o tocaría estructurar lo que otros se empeñan en desvertebrar. Si a estas dificultades se le suma el interés por desprestigiar las reclamaciones de los trabajadores aparece el concepto de ‘chavs’, la palabra que Owen Jones puso de moda en el libro en que diagnosticaba cómo se estaba demonizándoles en Gran Bretaña. “Cuanto más desigual es la sociedad, más necesitas denostar a la clase obrera para justificarlo. El caso del Reino Unido es clave porque es mucho más acuciante especialmente a partir del thatcherismo, donde se produce este cambio en el que la pobreza y la desigualdad ya no se presentan como problemas sociales sino como fracasos individuales”, describía Jones en esta entrevista publicada en elDiario.es en el 2014. La cosa desde entonces, Brexit mediante, ha empeorado. El escritor y uno de los pensadores de referencia de la izquierda británica considera que es un fenómeno que va más allá de sus fronteras porque responde a unas desigualdades cada vez más galopantes. Owen defiende que cuando la izquierda reclama más impuestos a los ricos, muchos medios de comunicación (en España son mayoría) rebaten la idea fomentando la envidia. Y añade que lo mismo ocurre con la inmigración porque se visibilizan más los casos de migrantes que consiguen ayudas sociales y eso solo contribuye a fomentar un discurso racista. Pocas semillas germinan tan bien para la extrema derecha.La sociología francesa, desde Pierre Bourdieu (1930-2022) y sus famosos ‘habitus’, los principios que, según este intelectual, nos predisponen a actuar e identificarnos con un determinado grupo social, a Didier Eribon, lleva décadas analizando cómo es nuestro comportamiento en relación a las estrategias de clase. En ‘Regreso a Reims’ (Libros del Zorzal), un ensayo que Eribon publicó en el 2009 y que el año pasado fue adaptado para un documental, el autor explica cómo decidió convertirse en un “tránsfuga de clase”, establecer una distancia con su clase de origen, una familia trabajadora, y escapar del entorno social de su infancia y adolescencia. Se instaló en París y probó las mieles de la burguesía, con preocupaciones que nada tenían que ver con convocar huelgas y temer un despido. Es “la distancia de clase” que tan bien ha retratado la premio Nobel Annie Ernaux en libros como ‘El lugar’ (Tusquets, 2020).   ‘Regreso a Reims’ no solo explica cómo alguien puede renegar de sus orígenes sociales (y en su caso desandar después el camino para reconciliarse con ellos) sino que se adentra en un fenómeno que debería inquietar a cualquier persona que se considere progresista: ¿Cómo una familia que durante décadas se había definido como comunista, en el sentido en que la referencia al Partido Comunista constituía el horizonte incontestable de la relación con la política, se transformó en una familia a la que le pareció posible, e incluso casi natural, otorgar su voto a la extrema derecha? El sociólogo francés se plantea la pregunta lógica que se deriva de la anterior: “¿Qué abrumadora responsabilidad tiene la izquierda oficial en este proceso?” No es la única explicación, ojalá con una ya estuviese resuelto, pero entre las respuestas que se apuntan en el mismo libro está que aquellos que desde arriba decían en su juventud que ayudarían a los de abajo acabaron en los lugares a los que estaban predestinados y se acomodaron al orden social ventajoso que les beneficiaba. Así que tal vez sea verdad la anécdota que se atribuye al escritor Marcel Jouhandeau. Se cuenta que cuando vio pasar una comitiva de estudiantes durante el Mayo Francés les gritó: “¡Váyanse a sus casas! En veinte años, todos ustedes serán notarios”. Quien dice notarios dice abogados, profesores universitarios, políticos o periodistas que han acabado pensando más en los gobernantes que en los gobernados. Los conflictos sociales no han desaparecido. Probablemente de lo que se trata es de aprender a afrontarlos en el hábitat de nuestro siglo y entender que en el nuevo bosque de eucalipto el individualismo y las reivindicaciones fragmentadas debilitan a los más débiles, aquellos que no pueden permitirse no tener conciencia de clase.
eldiario.es
Bulos, escudos con cobayas y bolardos en llamas: la batalla por limitar los coches en Oxford
En algún momento de 2024 seis calles de entrada al centro de Oxford limitarán el tráfico de coches privados en las horas centrales del día durante unos meses de prueba para incentivar el uso del transporte público, la bicicleta y los paseos. Esto ha dado lugar a amenazas de muerte a concejales, incendios de bolardos y reuniones en el Ayuntamiento a gritos mientras circulan bulos sobre “el confinamiento climático” difundidos por grupos antivacunas, un psicólogo canadiense antifeminista, ídolos del pop británico de los 90 y un ex asesor de Trump y cabecilla del movimiento para negar el cambio climático. El debate sobre los llamados “filtros de tráfico” empezó como una disputa pública ordinaria entre comerciantes, concejales y expertos en transporte sobre cómo aliviar la congestión y limitar las emisiones de una ciudad universitaria de 150.000 personas, casi ningún paso peatonal y calles estrechas construidas cuando no existían los automóviles. Pero en los últimos meses el tono y el alcance de la polémica han convertido a Oxford en un inesperado y oscuro frente de batalla que muestra cómo viaja la desinformación sobre el cambio climático.“Hola conejillo de indias”, dice un folleto repartido hace unos días por los buzones de Oxford con un escudo como el de la ciudad pero con una cobaya en el centro en lugar de un buey. Un texto de tres páginas asegura que por un plan “de Naciones Unidas” en Oxford será muy difícil “visitar a tu madre en la residencia” o “llevar a tus hijos a un bonito parque en el otro lado de la ciudad en un día de sol”. “Dile adiós a las comidas sobre la marcha en el pub al lado del río o a las visitas sorpresa espontáneas a un amigo enfermo para pasearle el perro”, dice el escrito que también niega la existencia del cambio climático y que está firmado por un grupo llamado Not Our Future. Los panfletos los han repartido los músicos noventeros y protagonistas de reality shows Fred y Richard Fairbrass, entre otros. El grupo está compuesto por activistas que empezaron a protestar contra las medidas sanitarias por la pandemia, se pasaron a los mensajes antivacunas y ahora están centrados en lo que llaman “confinamiento climático”. Algunos también suelen repetir los argumentos del Kremlin “contra el dominio occidental” para justificar la invasión rusa de Ucrania. La distribución de los panfletos del escudo con la cobaya la filmó Rebel News, un canal de streaming canadiense que nació en 2015 para hacer campaña contra el Islam y la inmigración.Los “filtros de tráfico” de Oxford supondrán que en las horas centrales del día en calles concretas -claves para la entrada y la salida al centro- sólo unos pocos coches privados puedan circular. El plan consiste en instalar unas cámaras capaces de leer las matrículas y detectar si coches sin excepciones se están saltando las reglas para mandarles a casa una multa de 70 libras (unos 80 euros).El objetivo es aliviar la congestión y facilitar el paso a autobuses y otras formas de transporte. En Londres, estas limitaciones se han probado en 46 zonas y más de 400 calles, han reducido el tráfico y no han aumentado la congestión de las calles adyacentes, según un estudio, pero algunas restricciones se han eliminado por quejas de vecinos y negociantes. En Oxford, algunos comerciantes se quejan de que llegarán menos clientes de las afueras u otras localidades y de que no ha habido suficiente consulta pública o refuerzo de servicios.En realidad, todavía no está claro cuándo se pondrá en marcha el plan: estaba previsto para enero de 2024, pero unas obras en un puente cerca de la estación de tren hacen probable que se retrase. En cualquier caso, es una prueba durante unos seis meses antes de tomar una decisión más definitiva. Este es el plan que Jordan Peterson, psicólogo canadiense, profesor y héroe de la extrema derecha por sus cruzadas contra el feminismo y las vacunas, ha llamado “locura fascista” que hará que Reino Unido deje de ser “un país libre”. Hace unas semanas, Peterson tuiteó en su cuenta de más de 3,7 millones de seguidores que el proyecto de Oxford era “un plan bien documentado” por el que “burócratas tiranos idiotas pueden decidir por decreto donde se te permite conducir”. Lo definía como un complot de Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial.Unas semanas antes, Steve Milloy, un abogado y activista estadounidense, difundió el bulo de que en Oxford “los vecinos quedarán encerrados en sus barrios sin que pueda entrar o salir el tráfico” con un enlace a un artículo del diario local Oxford Mail. Utilizó la expresión “confinamiento climático”, que ha ayudado a difundir él mismo con connotaciones negativas desde 2021. Milloy fue parte del equipo de transición de Donald Trump en 2016, ha colaborado como comentarista contra “la ciencia basura” en Fox News y es miembro del consejo directivo del Heartland Institute, un think-tank libertario con sede en Chicago que trabajó para la tabaquera Philip Morris para desacreditar los estudios científicos sobre el daño del tabaco y ahora cuestiona el cambio climático. Milloy es influyente de manera discreta, según explica a elDiario.es Jennie King, académica especializada en desinformación sobre el clima y las vacunas del Institute for Strategic Dialogue, una organización de estudios y activismo contra la polarización con sede en Londres y Berlín. “Su propia huella digital tiene un impacto bastante bajo… Unos ‘me gusta’ y poco más. Pero Milloy desempeña un papel muy importante como foco de contenido, que luego es recogido por actores que tienen una audiencia mucho mayor y la capacidad de atraer a un público más amplio. Milloy y el Heartland Institute originan parte del lenguaje que luego es utilizado por medios de comunicación y por otros actores con cuentas verificadas que pueden convertir algo en una tendencia viral”. King está sorprendida de que hayan llegado hasta el caso de Oxford. Aun así, dice que estos grupos son disciplinados en la búsqueda de temas de actualidad: “Aprovechan la oportunidad… Siempre están buscando puntos de entrada en el ciclo de noticias para transmitir esta visión del mundo y su posición a la audiencia más amplia posible”. En Reino Unido, lo más parecido al Heartland Institute se llama Global Warming Policy Foundation, un grupo fundado por Nigel Lawson, un lord tory y ministro de Economía de Thatcher, y que hace presión contra la política climática del Gobierno de su propio partido. “Ambas organizaciones juegan un papel central en la creación de una apariencia de credibilidad para el negacionismo climático”, explica King. “Tienen una red de medios muy bien desarrollada dentro del Reino Unido en particular para presentar estas opiniones a una audiencia mayoritaria”, con medios como el Telegraph, el Daily Mail y el canal de streaming GB News. “No es necesario tener una masa crítica de parlamentarios dentro de la Cámara de los Comunes que se oponen a la agenda de cero emisiones. Todo lo que necesitas es una pequeña cohorte de actores que sean muy locuaces y habilidosos para conseguir cobertura de prensa. Así dominarán el ciclo de noticias y crearán la impresión entre el público general de que existe un mayor apoyo a su posición”.Tim Schwanen, profesor y director de Estudios del Transporte en la facultad de Geografía y Medioambiente de la Universidad de Oxford, lleva una década estudiando las políticas en el transporte urbano así que el hecho de que haya polémica en la ciudad no le sorprende porque “el aparcamiento” es “una de las patatas calientes que se vuelven rápidamente explosivas a nivel local”. “Lo que me ha sorprendido es la tracción más amplia que ha tenido el caso de Oxford más allá del contexto local con grupos de extrema derecha”, dice Schwanen a elDiario.es. “Se han involucrado en una gran cantidad de movimientos de derecha en Estados Unidos, donde la gente habla y comparte información errónea sobre lo que está sucediendo en Oxford”. El profesor ha asistido como experto independiente a un par de sesiones informativas organizadas por el condado y también ha sido testigo de gritos entre el público, aunque dice que él no ha recibido amenazas como los funcionarios y concejales, que han reportado a la policía de los ataques “más extremos”.En realidad, todo empezó con una idea del Gobierno de Boris Johnson, que aprobó ayudas para la transición verde al principio de la pandemia. Oxford se decidió a probar limitaciones al tráfico en algunas calles animada por la disponibilidad de dinero público. El profesor Schwanen cuenta que ayuntamientos por todo el país se apresuraron para aprovechar los fondos disponibles en 2020 y 2021 después de una década de recortes del Gobierno tory, y también que esa financiación fue una excepción que no ha resuelto la escasez. “Apenas hay dinero para hacer algo más que lo mínimo en términos de mantenimiento de carreteras y algunas intervenciones básicas en el transporte”, dice.La congestión es el foco más inmediato de Oxford. “El aforo de las calles simplemente no puede con el tráfico actual”, explica el profesor, que subraya el problema físico más allá de las emisiones contaminantes mientras el coche familiar típico es 40 centímetros más ancho que en 1980 para calles que son las mismas. “Incluso si todos los autos se convirtieran en eléctricos de la noche a la mañana y los problemas de C02 causados ​​por el tráfico desaparecieran en gran medida, todos los demás problemas permanecerían. La ciudad estaría tan congestionada como ahora. La seguridad vial, especialmente para peatones y ciclistas, no mejoraría”, dice el profesor.Pero Schwanen también comenta que los comerciantes tienen razón en que el ayuntamiento y el condado no han hecho suficiente esfuerzo por escuchar sus quejas o explicar los incentivos. “Si solo se reduce el uso del automóvil sin brindar a las personas alternativas adecuadas para viajar, se les hace la vida más difícil a los empresarios”, dice. También señala que por la experiencia de otras ciudades los comercios suelen sobreestimar los impactos negativos de estas medidas y después “nueve de cada diez” están contentos con cambios que traen más clientes cuando las calles son más agradables. Las quejas más razonadas de los comerciantes se han mezclado con los bulos sobre el “confinamiento climático”, que no vienen sólo de lejanos activistas, sino también de negacionistas locales como Piers Corbyn, meteorólogo de 75 años, hermano del ex líder laborista Jeremy Corbyn y organizador de protestas contra las restricciones por la pandemia y contra las vacunas. El caso de Corbyn no es una excepción, ya que muchos antivacunas se han pasado ahora a la lucha contra las políticas climáticas. King, la experta en bulos, achaca el crecimiento de estos grupos a la pandemia: “Tuvo el efecto de impulsar un ecosistema de desinformación ya bien desarrollado. La desinformación prospera en momentos de crisis pública. Y la pandemia ha tenido profundos efectos colaterales, no solo la recesión económica, sino también cambios en la fuerza laboral, la salud, las relaciones de las personas... Actuó como un crisol que provocó una serie de daños online, como la desinformación y la radicalización de personas que creen en teorías de conspiración”. Piers Corbyn fue uno de los oradores en el pleno del Ayuntamiento que aprobó el pasado noviembre el plan tras agitadas sesiones a menudo interrumpidas por gritos de los asistentes y peleas por la palabra. Zuhura Plummer, una diseñadora gráfica que vive en Oxford y es ahora directora de campañas de Oxfordshire Liveable Streets, una organización que defiende espacios públicos con menos coches, recuerda una de esas reuniones que la dejó sorprendida en una ciudad donde verdes y laboristas ganan elecciones de manera holgada y no hay ni un solo concejal conservador. “Pensé que llegaría y me encontraría con personas pidiendo que hubiera más límites de tráfico y más espacios para ciclistas. Y en cambio estaba lleno de personas en contra”, cuenta a elDiario.es. “Fue la reunión pública más loca en la que he estado. La gente gritaba y gritaba, se quitaba el micrófono y chillaba a los concejales, que tuvieron que salir escoltados por la parte de atrás”. Algunos de los asistentes repetían mensajes sobre la distopía, el totalitarismo y el globalismo que se encuentran en redes.“Toda esta teoría de la conspiración para mí demuestra claramente que los ayuntamientos tienen que cambiar la forma en que se comunican. Cuando hay un vacío de información o las personas escuchan fragmentos de cosas y no escuchan todo o no lo entienden, eso da mucho espacio para que crezcan las mentiras y la conspiración. Y una vez que se circulan esas mentiras y conspiraciones, es muy difícil revertirlas”, dice Plummer. Después de las amenazas de muerte contra los concejales, la campaña de bulos que ha llegado hasta Australia y el incendio de bolardos como protesta, el condado de Oxfordshire ha publicado una guía a modo de pregunta y respuesta y un vídeo explicativo centrados en desmentir las falsedades sobre el “confinamiento” de Oxford en “seis distritos”, que fue una descripción que salió publicada en el Sunday Times y se hizo popular porque recordaba a Los juegos del hambre. Pero muchos consideran que ha sido demasiado poco y demasiado tarde.Entre los pequeños comerciantes que han expresado su oposición, está Fraser Lloyd Jones, propietario de Barefoot, una pastelería de asientos de madera, jarrones con tulipanes y mensajes animando a beber agua escritos a mano en las paredes.“Los filtros crearán caos en la circunvalación y áreas periféricas por lo que el centro de la ciudad se convertirá en una zona ‘prohibida’. Muchos de nuestros clientes viven en Oxford, pero utilizan el coche para recoger tartas”, explica Jones a elDiario.es. Una de sus dos pastelerías está en una calle peatonalizada desde 2021, pero dice que en este caso no ha tenido ningún efecto disuasorio en los visitantes porque no es una arteria esencial y hay sitios cerca para aparcar y recoger las tartas. Jones subraya que está a favor de medidas que promuevan el uso de la bicicleta y el transporte público y sugiere abaratar aparcamientos para que los conductores dejen el coche antes de entrar al centro.“Las rutas de bici, autobús y peatones tienen que estar funcionando antes de poner en marcha cualquier restricción. Simplemente cerrar calles no funciona”, dice Jones. También asegura que recela de “vías militantes” como los panfletos de la cobaya y prefiere “argumentos inteligentes”.En el plan de Oxford, no hay barreras físicas, pero, ya que uno de los bulos dice que los habrá, una de las maneras de protesta se ha centrado en quemar bolardos o en robarlos de las calles donde sí los hay.El incendio de bolardos ha ocurrido en Cowley Road, un barrio muy poblado de pisos de estudiantes, destino de inmigrantes en el siglo pasado y donde está la mezquita más grande de Oxford, que se ha quejado de no haber sido consultada lo suficiente sobre los planes que pueden afectar a sus visitantes. Los incidentes en callecitas con restricciones de tráfico se repiten. Hace unos días un grupo de madres denunció el robo de un bolardo de plástico por parte de un hombre en una furgoneta mientras los escolares salían del colegio. Justo al comienzo de Cowley, se encuentra una pancarta gigante en el edificio del restaurante CoCo que tiene una terraza en una calle peatonal y cuyo dueño protesta contra las futuras restricciones, que define como “el último clavo en el ataúd” del barrio. Clinton Pugh, que tiene tres restaurantes en la calle, dice que su negocio está en crisis y que ha tenido que pedirle dinero a su hija, la actriz Florence Pugh (estrella de Mujercitas). Según él, si hay límites a los coches llegarán menos clientes.Dos de los principales empleadores de la ciudad, la Universidad de Oxford y la empresa de autobuses Oxford Bus Company, han apoyado el plan. Pero algunos empresarios prominentes están haciendo campaña en contra. Jeremy Mogford, dueño de dos hoteles de cinco estrellas y tres restaurantes, está recaudando dinero para ir a los tribunales. La cuenta en uno de sus restaurantes llega con una cartulina que invita a donar para la causa contra las limitaciones de tráfico, que Mogford ha comparado con el muro de Berlín. En un comunicado de noviembre aseguró que apoya medidas de reducción de emisiones y el transporte público, pero pide más tiempo y ayudas. Se queja por ejemplo de que los turistas que se alojen en su hotel en el centro de Oxford y lleguen en coche desde el aeropuerto de Heathrow (que está a hora y media por carretera y conectado a la ciudad por tren y bus) tendrán que tomar una ruta alternativa que, según él, añadirá tráfico a otra calle ya congestionada. Mogford no contestó a las preguntas de elDiario.es. Zuhura Plummer, la activista de Oxfordshire Livable Streets, dice que Mogford está más callado desde el reparto de panfletos y la campaña transnacional de grupos de extrema derecha y antivacunas. “Creo que no quiere estar asociado con este tipo de personas. También puede haber un elemento de clase… Es un problema para un negocio bien establecido”, dice. Uno de los efectos de la campaña más agresiva es que vecinos que no tenían una opinión sobre el asunto o políticos laboristas que defendían el uso del coche se han decidido a apoyar las restricciones porque no quieren estar asociados con los más extremistas. “Se ha convertido en una cosa de identidad. En plan, ‘si todas estas personas horribles están en contra de los filtros de tráfico, entonces yo estoy a favor’”, dice Plummer.Entretanto, cuenta que su organización ha recibido más dinero también de grandes donantes: “Se han dado cuenta de lo que hay en todo esto de negación del cambio climático, y han visto a Oxford como un lugar en la primera línea de batalla”. 
eldiario.es
La economía global cambia la recesión por la estanflación
Algo extraño se mueve en el núcleo más profundo de la coyuntura mundial. Hasta el punto de alterar el pulso entre las potencias industrializadas y de romper la conciliación del análisis de los mercados y de los organismos oficiales. El ejercicio 2023 parece haber emprendido su vuelo con una especie de decoupling interpretativo que suscita todavía más incógnitas sobre el devenir de la economía del planeta.La fragmentación no es espectacular, pero deja la percepción de que 2023 estará sometido a fuerzas telúricas de primer orden que se unirán a los temblores sísmicos que surgirán desde la esfera geopolítica. Como suele ocurrir en la historia económica reciente, EEUU marca el paso. Cualquier estornudo del primer mercado global provoca resfriados en otras latitudes y el invierno reporta síntomas de debilidad en la actividad estadounidense. A pesar de que, en el cuarto trimestre, el PIB repuntó por encima de las predicciones, hasta un 2,9%, tres décimas menos que entre julio y septiembre.Así lo atisba el barómetro de Indicadores Económicos de The Conference Board que advierte en su versión predictiva de enero, con datos de diciembre, la inminente entrada en recesión del PIB americano debido a un “deterioro expansivo y creciente” del clima empresarial. El índice cayó un 1%, hasta los 110,5 puntos, tres décimas por encima de las expectativas inversoras. Este think tank, al que acude habitualmente el Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal para examinar escenarios económico-financieros, pone sobre aviso de que cada vez más compañías estadounidenses atraviesan por dificultades.La radiografía del LEI -acrónimo con el que se conoce a este termómetro-, situó ya en febrero de 2022 el inicio del receso productivo del PIB de EEUU, un augurio que se corroboró de manera oficial con posterioridad, con dos trimestres consecutivos de números rojos. A pesar de lo cual, y bajo el razonamiento de la especial efervescencia que mostraron las contrataciones laborales y los resultados empresariales hasta el inicio del invierno, la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, según sus siglas en inglés) se ha resistido a proclamar oficialmente la recesión.Sin embargo, ahora, con el cambio de año, el panorama se ha transformado -explicaba Ataman Ozyildirim, director de Conference Board- con “evoluciones contractivas” en siete de los diez índices que conforman el barómetro y que revelan que “la anemia se propagará a lo largo de los próximos meses por los mercados laboral, manufacturero, constructor o bursátil”. Su pronóstico apunta a una recesión “en los primeros trimestres” de 2023, antes de que el PIB despegue de nuevo en el tramo final del ejercicio.La NBER también vigila los datos del LEI como árbitro oficial de los ciclos de negocios estadounidenses y tiene como misión determinar la fecha exacta de todo comienzo y final de las fases de prosperidad y contracción. En su seno, varios de sus economistas se decantan por transmitir que la etapa post-Covid, engendrada con estímulos fiscales y monetarios, ya tiene su epitafio.Esta tesis ha sido refrendada por encuestas como la de la National Association for Business Economics, en el que el 52% de los economistas que participan en su muestra de opinión cree que EEUU no podrá eludir la recesión. “Por primera vez desde 2020, hay más visionarios de los números rojos por las expectativas de pérdidas de empleo”, avisa Julie Coronado, su presidenta, que también alerta de “aumentos en los gastos de capital”. No es que sea mucho más favorable, porque unas décimas por encima o debajo de los recesos de actividad no resultan un aliciente, pero la panorámica que domina en el mercado desvela una combinación de bajo crecimiento y persistente espiral de precios. El gradual encarecimiento de las materias primas está detrás de esta reaparición del fantasma de la estanflación. La idea de su análisis incide en que el balón de oxígeno de sus cotizaciones en la primera mitad del año alentará un tibio crecimiento que se traducirá tras el ecuador del ejercicio en nuevas presiones inflacionistas.Es el mensaje que emergió de Davos. Por ejemplo, en boca de Nicolai Tangen, el CEO del fondo soberano noruego, el de mayor tamaño global con más de 1,3 billones de dólares de activos, para quien esta conjunción de fenómenos “deja borrascas a los inversores porque perdemos las pistas sobre las ganancias”. A su juicio, el interrogante más trascendental es el de conocer “qué ocurrirá con la inflación en Occidente una vez la economía china eleve su intensidad” y recoja el testigo de la “anémica actividad” estadounidense.Porque un “fuerte impulso del PIB chino” después del final de la política Covid cero y de que el régimen de Pekín haya restablecido el objetivo de “dinamismo” diluido con el plan quinquenal 2021-2015 “podría catapultar el valor del petróleo y del resto de materias primas energéticas y sumarse al rally alcista de las metálicas”, augura Fatih Birol, jefe de la Agencia Internacional de la Energía. “Si China bate las expectativas de crecimiento, desaparecerá con celeridad el freno a los precios energéticos” y espoleará la inflación, añade. El gigante asiático se prepara para ejercer otra vez de motor del PIB global y, en primer término, sortear la recesión. La estanflación no evitará el retroceso del gasto de las familias ni de las decisiones de inversión de empresas y carteras de capital; muy en especial, en EEUU, alerta Moody’s. Todo ello, en medio de demandas de incrementos salariales que se justifican por las lustrosas ganancias que todavía manifiestan las corporaciones frente a la pérdida de poder adquisitivo de sus residentes.Luca Paolini, estratega jefe de Pictet, incide en que el pesimismo sobre los riesgos inflacionistas y de recesión “ha sido erróneo” y en que, mientras la atmósfera se despeja “es el momento de invertir en mercados emergentes, bonos y oro”. En su opinión, los precios están en “un significativo descenso” mientras el ambiente bursátil “es más benévolo” de lo que dicen los datos; “incluso en Reino Unido”, el actual enfermo económico mundial. Hace unos meses, el consenso hablaba de “una corrección lenta de los precios”, pero su evolución “ha sido más rápida de lo previsto, con cotizaciones moderadas de la energía, suficientes garantías de suministros y ejercicios de resiliencias notables por parte de las economías”. Paolini insiste en que “si la reapertura de China es abrupta, 2023 deparará sorpresas positivas” sin descartar una “cierta exuberancia”, en caso de un cese el fuego en Ucrania. El boceto de JP Morgan se inclina por el vaso medio lleno, aunque con ciertos trazos gruesos. En su pintura, plasmada a partir de una encuesta entre gestores de fondos de inversión, figura una trayectoria económica distinta a la del recién finalizado 2022. Según sus resultados, los activos del S&P 500 han corregido desde el 98% de octubre al 73% de enero las probabilidades de que una recesión en EEUU reduzca el retorno de beneficios y los índices de rentabilidad para 2023.Nikolaos Panigirtzoglou, su estratega jefe, hace hincapié en que “la reanimación de la economía china, la estabilidad bursátil en enero, el freno sobre la inflación estadounidense y la ausencia de cualquier atisbo de colapso en los precios europeos del gas dejan más margen al crecimiento económico y al capital bursátil”. E insiste: sobre todo, en Europa.El EuroStoxx navega en aguas poco turbulentas y sus firmas han reducido del 33% al 18% su apuesta sobre una contracción en la eurozona, según anticipa la métrica predictiva de JP Morgan. De igual modo que el PMI, su índice compuesto, aumentó hasta el nivel 50,2 en enero y se encarama de nuevo a territorio expansivo, con mejoría tanto de los servicios como de las manufacturas. Quizás por ello, el canciller alemán, Olaf Scholz, predijo en Davos que la locomotora europea eludirá la recesión.Sin embargo, gran parte de la luz que se cuela sobre la economía del euro sólo cobrará visibilidad real con una política monetaria más propensa al dinamismo. Algo a lo que parecen resistirse los halcones del BCE. A pesar de las voces que reclaman a los bancos centrales -a la Fed, el BCE y el Banco de Inglaterra (BoE)- menos esfuerzos por fortalecer su credibilidad hasta dejar la inflación a raya. El mercado les pide que prioricen el crecimiento en lugar de su orgullo. Desde el BCE, el holandés Klaas Knot, avanza dos aumentos de medio punto, en febrero y marzo, un planteamiento similar al de su colega Olli Rehn, para quien “hay terreno para elevar de forma significativa el precio del dinero” en invierno y al comienzo de la primavera.
eldiario.es
Conseguidos los tanques, Kiev quiere aviones de combate: ¿son útiles en esta guerra?
Con los carros de combate de camino a Ucrania, Kiev quiere pasar de pantalla y ha vuelto a una petición que ya hizo al inicio de la guerra: los aviones cazabombarderos. El miércoles, inmediatamente después de que Alemania y EEUU anunciaran la entrega de los tanques, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, habló con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y pidió aviones. "Tenemos que desbloquear el suministro de misiles de largo alcance a Ucrania, es importante ampliar nuestra cooperación en artillería y tenemos que lograr el suministro de aviones. Esto es un sueño y es una tarea importante para todos nosotros", señaló en un comunicado.En la misma línea se expresó el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, tras conocerse las entregas de carros de combate: "He tenido una llamada con Zbigniew Rau [ministro de Exteriores polaco] y le he dado las gracias porque Polonia fue el primero en anunciar públicamente el envío de Leopard 2 y contribuyó a crear la coalición de los tanques. Ahora tenemos nuevas tareas por delante: aviones de combate occidentales, sanciones e implementación de la fórmula de paz"."El año pasado envié una carta a Santa Claus y también estaban los aviones de combate", ha declarado esta semana Oleksii Reznikov, ministro de Defensa ucraniano, a la cadena CNN. Yuriy Sak, asesor del ministro de Defensa cree que "el próximo gran obstáculo serán los cazas de combate", dijo a la agencia Reuters. "No querían darnos artillería pesada, y nos la dieron. No querían darnos Himars [sistema lanzamisiles], y nos los dieron. No querían darnos tanques, y ahora nos los están dando. Aparte de las armas nucleares, no hay nada que no vayamos a conseguir", afirmó. "Si los conseguimos, las ventajas en el campo de batalla serán inmensas... No se trata sólo de los F-16, sino aviones de cuarta generación, eso es lo que queremos", añadió.En Occidente, algunas piezas han empezado a moverse y el debate está abierto. En las primeras semanas del conflicto, el Pentágono señaló que "el envío de aviones de combate [a Ucrania] proporciona un aumento de las capacidades reducido a un riesgo elevado". "Probablemente no cambie significativamente la efectividad de la fuerza aérea ucraniana relativa a las capacidades de Rusia", decía John Kirby, portavoz del Departamento de Defensa. El riesgo, decía Kirby, era "aumentar las posibilidades de una escalada militar con la OTAN". Después de casi un año de guerra, la percepción del riesgo ha cambiado. "Estas decisiones las tomamos en coordinación con nuestros aliados y, por supuesto, con los ucranianos. Por eso no hemos descartado ningún sistema específico y hemos intentado adaptar la asistencia a cada fase en la que están los ucranianos. Lo discutiremos con mucho cuidado", ha señalado esta semana Jon Finer, asesor de Seguridad Nacional adjunto.Mucho más contundente fue el canciller alemán, Olaf Scholz, uno de los actores más reacios hasta el último momento a enviar carros de combate. "No habrá entrega de cazas a Ucrania. Esto se dejó claro muy pronto, incluso por el presidente de EEUU. Esta posición no ha cambiado y no cambiará", dijo ante el Parlamento tras anunciar el envío de los tanques. En Francia, Thomas Gassilloud, presidente de la Comisión de Defensa Nacional y Fuerzas Armadas del Parlamento y diputado del partido de Emmanuel Macron, también se ha pronunciado sobre el envío de aviones: "Debemos estudiar las solicitudes caso por caso y dejar todas las puertas abiertas. Veremos qué pasa en las próximas semanas porque las cosas se mueven rápido"."Tenemos la mente abierta. No hay tabús", dijo esta semana el ministro de Exteriores de Países Bajos, Wopke Hoekstra, sobre los cazas. El mes pasado, su homólogo eslovaco, Rastislav Káčer, dijo que su Gobierno estaba "preparado" para enviar aviones MiG-29 (soviéticos) a Kiev. "Hablamos con nuestros socios en la OTAN sobre cómo hacerlo", dijo en una entrevista con la agencia ucraniana Interfax. Suecia, por su parte, ha dicho que no tiene "planes inmediatos de enviar Gripen [sus aviones de combate] a Ucrania". Al inicio de la invasión, Polonia ofreció desplegar toda su flota de cazas MiG-29 en la base aérea estadounidense de Ramstein (Alemania) para ponerla a disposición del Ejército ucraniano, pero EEUU rechazó la propuesta.El diario Politico confirma a través de varias fuentes diplomáticas de distintos países que el debate interno de los aviones entre los aliados existe. "El siguiente paso natural serían los cazas", señala a ese medio un diplomático de un Estado europeo del norte. "Hay una línea roja, pero el verano pasado teníamos una línea roja con los HIMARS y se movió. Después fueron los tanques, y se está moviendo". El mes que viene se celebrará una nueva reunión en la base aérea estadounidense de Ramstein (en Alemania).La batalla en los cielos ha pasado por diferentes fases desde el inicio de la invasión. Al principio, en los primeros días, las fuerzas aéreas rusas llevaron a cabo "operaciones de ataque con aviones mucho más extensas de lo que se había documentado", sostiene el informe ‘La guerra aérea de Rusia y los requisitos para la defensa aérea ucraniana’, del think tank británico RUSI. "Mientras tanto, las capacidades de las defensas aéreas de base terrestre quedaron suspendidas por los ataques iniciales". En esta fase, los aviones de combate ucranianos infligieron algunas pérdidas a los cazas rusos, pero sufrieron también graves bajas porque estaban "totalmente superados tecnológicamente y en gran inferioridad numérica", sostiene el informe."Los cazas rusos han sido muy efectivos y letales contra los aviones ucranianos cerca del frente durante toda la guerra", señalan los autores. Sin embargo, desde marzo de 2022, los aviones rusos perdieron la capacidad de operar en el espacio aéreo controlado por Ucrania excepto a altitudes muy bajas y a un coste muy elevado, por lo que estas operaciones terminaron en abril. Del mismo modo, los sistemas antiaéreos rusos han sido muy efectivos desde marzo, lo que ha limitado notablemente las operaciones con aeronaves ucranianas.Sin la superioridad del control de los cielos que Rusia buscaba, los ataques aéreos se han basado en descargas de misiles mucho más caros y en el bombardeo continuo de infraestructuras críticas con armas más baratas, como los drones iraníes.Con este análisis de la batalla aérea, los autores señalan que la entrega de aviones tendría un efecto positivo de disuasión frente a Rusia, más que constituir un elemento fundamental para el avance ucraniano. "Desde abril, los pilotos rusos se han mostrado muy reticentes a entrar agresivamente en el espacio aéreo ucraniano debido a las pérdidas sufridas en sus primeros intentos. La amenaza de los sistemas antiaéreos ha condicionado su comportamiento y limitado considerablemente su efectividad", dicen. "Por lo tanto, incluso unos pocos cazas occidentales modernos con misiles de largo alcance iguales o superiores técnicamente tendrían probablemente un efecto disuasorio desproporcionado". "La fuerza aérea ucraniana se beneficiaría notablemente de los cazas occidentales en términos de letalidad aire-aire y (posiblemente) aire-tierra, pero cualquier avión de combate occidental seguiría en alto riesgo frente a los misiles tierra-aire de Moscú, por lo que tendría que volar a una altitud muy baja, lo que reduce dramáticamente la efectividad de los misiles y las opciones de ataque", ha señalado en Twitter Justin Bronk, experto en fuerza aérea de RUSI y uno de los autores del documento. A ello se suman los problemas logísticos. "Mientras las bases aéreas ucranianas siguen corriendo un alto riesgo frente a ataques con misiles rusos, las largas pistas de alta calidad y los grandes hangares con amplio equipo de apoyo en tierra necesarios para operar la mayoría de los cazas estadounidenses serían difíciles de construir sin ser observados y alcanzados", sostiene el informe. "Merece la pena señalar que de los cazas occidentales actualmente disponibles que podrían ser suministrados, el Saab Gripen sueco es con diferencia el candidato más adecuado en términos de requisitos operativos. Fue diseñado desde el principio para facilitar el mantenimiento y puede ser reabastecido de combustible, rearmado y recibir mantenimiento básico por equipos de sólo seis tripulantes de tierra". La fuerza aérea sueca siempre se ha centrado en tácticas de superioridad aérea a baja altura y desde bases dispersas, "de forma similar a la que opera actualmente la fuerza aérea ucraniana"."Estas consideraciones importan porque la capacidad de Occidente no es ilimitada. La logística, formación y personal trabajando en los cazas para Ucrania es una capacidad que no se usa para otras cosas como misiles tierra-aire, vehículos y munición. La cuestión es si esta debería ser ahora la prioridad o si debería esperar", concluye Bronk.
eldiario.es
Podemos e Izquierda Unida avanzan hacia una confluencia inédita para las autonómicas y municipales
El próximo mayo, en plena campaña electoral para las municipales y autonómicas, se cumplirán siete años del “preacuerdo” que sellaron entre botellines Pablo Iglesias y Alberto Garzón para confluir en las elecciones generales y tratar de conseguir el sorpasso al PSOE que Podemos en solitario no había logrado por apenas medio millón de votos en las elecciones de diciembre de 2015. Prácticamente todo ha cambiado desde entonces en la política española, pero siete años después y en plenas dudas sobre la forma en que se organizarán las fuerzas progresistas en el futuro cercano, el partido que ahora dirige Ione Belarra e Izquierda Unida han llegado a un nivel de acuerdo inédito para concurrir en diferentes autonomías y municipios.Podemos se juega mucho en estas elecciones, que muchos analistas ven como una suerte de primera vuelta de las generales, salvo que hubiera una convocatoria anticipada, no solo porque necesita mantener el prestigio de su marca de cara a una futura negociación para integrarse en Sumar, la plataforma que diseña Yolanda Díaz; estos comicios también decidirán si los de Belarra mantienen su poder en los seis gobiernos de coalición autonómicos en los que se sientan actualmente. Desde la formación ven estas alianzas electorales con Izquierda Unida un primer paso para conseguirlo pese al declive que muestran las encuestas. De momento, ambas formaciones han sellado confluencias en Madrid, Navarra, la Región de Murcia, Cantabria y La Rioja, así como en Catalunya donde únicamente habrá municipales, aunque confían también llegar a un pacto en la Comunidad Valenciana, una vez que Compromís se ha desmarcado, en Baleares, en Extremadura y quizás en Canarias, así como en la mayoría de municipios de Andalucía y Euskadi.La última comunidad en incorporarse a la lista ha sido Cantabria. La secretaria general de Podemos allí, Mercedes González, y el coordinador regional de IU, Israel Ruiz, anunciaron este viernes que ambas fuerzas habían llegado a un acuerdo para concurrir de manera conjunta en las próximas autonómicas y tratar de revertir así los pobres resultados que cosecharon por separado en 2019, cuando ni siquiera lograron entrar en el Parlamento cántabro. “Hoy es un buen día, no tanto para nuestras formaciones, sino también y sobre todo para aquellas personas que esta legislatura se han sentido huérfanas y no han tenido una representación que lleve sus demandas, sus quejas, las necesidades de los pueblos y las ciudades de Cantabria y saque adelante todas las leyes pendientes”, ha celebrado González en la rueda de prensa en la que ha anunciado esta coalición que no había tenido lugar en las anteriores elecciones y tampoco lógicamente en 2015, el año de la eclosión de Podemos a nivel nacional. La novedad en Cantabria se extenderá en mayo a otros territorios en los que hasta ahora y por diferentes razones los dos partidos habían sido incapaces de juntar sus liderazgos bajo una misma papeleta. Hace apenas dos semanas, tras intensas negociaciones que no invitaban a la esperanza, el secretario general de Podemos en la Región de Murcia, Javier Sánchez Serna, anunciaba un acuerdo de coalición también inédito: en 2019, en las elecciones al parlamento autonómico hubo un acuerdo entre Podemos y Equo, con el que obtuvieron dos escaños, mientras que cuatro años antes la flamante formación había conseguido seis diputados. Los acuerdos en la Región y en Cantabria tienen algunos matices. En el norte, los partidos han consensuado únicamente el ámbito autonómico y han dejado en manos de las coordinaciones locales el resto de acuerdos para los municipios y ciudades. Esta decisión se debe entre otras cosas a los problemas para negociar una candidatura conjunta en Santander, que han llegado a poner en peligro la confluencia autonómica. Así, en la lista pactada irá Mónica Rodero, de Podemos, como cabeza de lista, y después Carmen Martín, de Izquierda Unida. La tercera será la propia González y el cuarto, Ruiz. A partir de ahí, irán alternando candidatos de ambas formaciones con el requisito de que la lista sea paritaria. En Murcia, sin embargo, el acuerdo se ha sellado de forma global: tanto a nivel autonómico como para los principales municipios. En la Región, ambas formaciones han pactado que Podemos encabece la lista y que en caso de que el resultado les otorgue un diputado se lo repartan entre ambas formaciones: un diputado de Podemos durante dos años y otro de IU los dos siguientes. En la capital, el primer nombre será de los morados, el segundo de Izquierda Unida y así consecutivamente. En total, la coalición encabezará las listas de 13 municipios, mientras que Podemos lo hará en nueve. El acuerdo murciano tiene otro añadido de especial relevancia si se activa la mirada global. Las dos formaciones han pactado que los nombres que ocupen las posiciones ya fijadas podrán pertenecer a otros partidos con los que ultiman alianzas. Podemos podrá incluir en su parte proporcional nombres de Alianza Verde, el partido ecologista que lidera Juantxo López de Uralde, mientras que IU podrá sumar dirigentes de Equo y Más Región, de manera que, si esto se concreta, la lista de la izquierda podría ser inusitadamente amplia. En Navarra, las cosas han sido mucho más fáciles. En verano ya estaba claro que habría una candidatura única de la izquierda para contrarrestar el coladero de votos de 2019, cuando Podemos se presentó solo y consiguió dos escaños, mientras que IU y Baztarre se aliaron y obtuvieron por su cuenta otra banca. En 2015, con la misma estrategia, habían sacado siete y dos respectivamente. Un buen resultado electoral en esta comunidad se presume esencial para mantener el peso en el Gobierno foral, al que entraron hace ocho años.Según el acuerdo anunciado en junio, la lista al Parlamento de Navarra estará encabezada por un representante de Podemos, la del Ayuntamiento de Pamplona la encabezará Batzarre, mientras que la del de Tudela la liderará Izquierda Unida. La formación de Albero Garzón además, aportará los dos segundos puestos en la Cámara foral y en el Consistorio pamplonés. En este acuerdo, pactado al calor de Sumar, el proyecto de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, contempla además una ejecutiva con cuatro almas y la voluntad de pactar las decisiones por “consenso” con “voz y voto” de cada una de las partes.En La Rioja también se llegó a un pacto en verano para una candidatura conjunta de IU y Podemos, aunque en este caso la confluencia se presentaba más sencilla, puesto que ya estaba el precedente de 2019, en el que ambos partidos se presentaron bajo la marca Unidas Podemos, con la que sacaron cuatro escaños. Esta es otra de las plazas de inmenso valor simbólico para los de Belarra, donde gobiernan desde 2019 gracias a la alianza con el PSN de María Chivite.La situación en Madrid es diferente por numerosos motivos, pero por primera vez también, habrá una papeleta conjunta de Podemos e Izquierda Unida tanto en las elecciones a la comunidad como al Ayuntamiento. En 2015, Podemos concurrió solo y con su marca en las autonómicas, pero diluyó sus siglas en la candidatura ciudadana Ahora Madrid, liderada por Manuela Carmena, que logró ser alcaldesa gracias al apoyo del PSOE. La siguiente cita, cuatro años después, fue el escenario de la ruptura de Iñigo Errejón con Podemos y el nacimiento de Más Madrid. En el Ayuntamiento, Podemos no presentó una candidatura propia, por cuestión de tiempo, pero IU concurrió por su cuenta. La formación de Carmena ganó las elecciones pero no consiguió los apoyos para mantener el gobierno local. En la comunidad, Más Madrid por un lado, consiguió 20 escaños mientras que Unidas Podemos se quedó en siete. Ambas formaciones mejoraron su performance dos años después, en las elecciones que convocó Isabel Díaz Ayuso de forma anticipada: 24 escaños para los de Mónica García y diez para la candidatura que lideró un Pablo Iglesias en el último aliento de su carrera política.Con esta tesitura, Unidas Podemos han pactado este año renovar sus acuerdos tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento, después de haber intentado sin éxito una coalición con Más Madrid que la formación de García y Maestre han desdeñado. Los cabezas de lista serán de Podemos: Alejandra Jacinto para la Asamblea y Roberto Sotomayor para Cibeles. En el resto de los puestos, Izquierda Unida ocupará el número tres de la lista al Ayuntamiento y el dos para la Comunidad de Madrid. En cuanto a los recursos económicos, el partido recibirá el 38%.Mientras en Catalunya, donde solo se celebran municipales, la alianza de Podemos con los comuns está completamente solidificada de cara a las próximas elecciones, mayoritariamente bajo la marca En Comú Podem, fuentes de la formación de Belarra se muestran más preocupados con el avance de las alianzas para las principales plazas de Euskadi, donde las negociaciones iban bien y se han atascado en las últimas semanas. En Andalucía, al no haber tampoco autonómicas, es difícil trazar una panorámica clara, al igual que en Galicia, Castilla y León o Castilla-La Mancha. En este último caso, los morados vienen de un triste resultado que los dejó fuera del Parlamento. En Aragón, donde también gobierna Podemos, habrá dos papeletas separadas, como en las citas anteriores, y pasará lo mismo en Asturias, si nada cambia. En el entorno de la secretaría de Organización de Podemos, que dirige Lilith Verstrynge, son más optimistas con Extremadura y Baleares, donde confían que se llegará a un acuerdo pronto, toda vez que la formación de Garzón había puesto como límite enero para dejar liquidada esta cuestión. En las islas, donde la sopa de siglas a la izquierda es compleja, por la presencia de Més, las fuerzas progresistas se juegan también reeditar el Gobierno de coalición que preside Francina Armengol. Los otros dos Gobiernos donde tiene presencia Podemos son la Comunidad Valenciana y Canarias, pero son dos escenarios donde las negociaciones están siendo más complejas. En la región mediterránea, será imposible una unidad de las izquierdas por la presencia de Compromís, que pese a formar parte junto a los morados del pacto de Gobierno del Botànic, piensa que las identidades de las dos formaciones no son coincidentes y miran hacia electorados separados. Fuentes del equipo del vicepresidente Héctor Illueca se muestran optimistas, eso sí, sobre una alianza con Izquierda Unida, que confían se alcance en los próximos días.En Canarias, sin embargo, la complejidad no se traduce necesariamente en pesimismo. Lo que se ha puesto en marcha en el archipiélago es una mesa de partidos en la que están negociando ahora mismo todas las fuerzas de izquierda, que no son pocas: en la negociación se sientan, además de Podemos e Izquierda Unida Canarias, Sí Se Puede, Más Canarias y el Proyecto Drago, del ex número tres de los de Belarra Alberto Rodríguez y también otras organizaciones localistas de menor tamaño. Este complejo mosaico, que funciona a diferentes velocidades y con idiosincrasias particulares en función del territorio servirá para hacer un test sobre la unidad de cara a una eventual candidatura única a la izquierda del PSOE en las elecciones generales. Yolanda Díaz se puso ese objetivo hace más de un año cuando empezó a montar Sumar y según trasladan fuentes de su entorno, ahora mismo trabaja en un escenario de coalición con unos quince partidos de corte nacional, como Podemos, pero también regional, como Compromís, Más Madrid, la Chunta Aragonesista, Izquierda Unida y sus diferentes federaciones más locales o la suerte de federaciones de Más País en la Región de Murcia, Andalucía y Canarias. La vicepresidenta segunda quiere esperar a que se conformen las alianzas municipales y autonómicas antes de plantear hasta qué punto se involucrará en la campaña de mayo, mientras Podemos le pide insistentemente en que se vuelque lo máximo posible para que el resultado de la izquierda en esas elecciones de vuelta al oscuro escenario que pronostican la mayoría de encuestas. 
eldiario.es
¿Recibió Iglesias dinero del narcotráfico? No, pero en Madrid es legal decirlo
Todo el mundo ha sentido alguna vez la tentación de lanzar en público toda una serie de epítetos insultantes contra un político. En general, la mayoría de la gente se controla a causa del Código Penal, que castiga este tipo de cosas con los delitos de calumnias o injurias, en especial si la acusación sin pruebas se hace por escrito. Por ahí, es fácil que te pillen. Hay nuevas noticias. Todos aquellos que quieren mentar a la madre de un político cuentan ahora con el aval de un aliado impagable: la Audiencia Provincial de Madrid.Desde 2014, varios medios de comunicación han intentado relacionar a Pablo Iglesias y a Podemos con financiación procedente de Venezuela e Irán basándose en informaciones policiales originadas en el círculo de comisarios que colaboraba con el Partido Popular para atacar a sus rivales políticos. Ninguna de esas denuncias ha llegado a juicio por carecer de pruebas, lo que no ha impedido larguísimas instrucciones judiciales que alimentaron titulares durante años. Y luego estaban los medios digitales de ultraderecha que tenían incluso menos escrúpulos.Los jueces de Madrid están dispuestos también a proteger a estos últimos, como ha demostrado una sentencia conocida esta semana, y para ello pueden manipular el lenguaje hasta extremos que avergonzarían al redactor jefe de cualquier medio. La Audiencia de Madrid ha rechazado el recurso de los abogados de Iglesias contra una sentencia que exculpaba a un exmilitar del delito de calumnias por relacionar al exvicepresidente con delitos graves. No ya si su partido recibía fondos del extranjero, sino incluso que estaba relacionado personalmente con el narcotráfico.Como siempre con las sentencias, los argumentos que se utilizan para sostener el veredicto son tan importantes como este. Es ahí donde los magistrados confirman que hay vía libre para imputar delitos a algunos políticos –seguro que no a todos– sin necesidad de tener pruebas. Por la misma razón por la que en Gran Bretaña los jueces te envían a prisión, en España te dicen que no hay ningún problema. Algunos humoristas lo han tenido más complicado en la última década. Quizá la clave incriminatoria sea pretender ser gracioso.El artículo que provocó la querella estaba firmado por Diego Camacho, un excoronel que formó parte del Cesid, el servicio de espionaje anterior al CNI. Camacho no se cortó al referirse a Iglesias y a Podemos: "Han cobrado dinero procedente de desfalcos y del narco venezolano, así como que D. Pablo Iglesias proporcionó pasaportes falsos a terroristas de Hezbolá, que también iba a proporcionárselos a Delcy Rodríguez". Hezbolá está considerado un grupo terrorista por la UE desde 2013. Delcy Rodríguez simplemente pasaba por ahí desde que se hizo famosa en España por su entrevista en Barajas con Ábalos en 2020 cuando era ministra de Exteriores.Otro ejemplo más: "Una información que a mí me llega, pero no la tengo todavía contrastada, es que parte de ese dinero del narcotráfico está a nombre de determinados políticos en paraísos fiscales. Lo que sí hay contrastado es la vinculación del Sr. Iglesias con el narcotráfico de Venezuela. Es decir, ahora mismo hay en España un vicepresidente que ha estado a sueldo de dos potencias extranjeras".¿Qué tienen que decir los jueces a estas imputaciones de delitos? "Son meras insinuaciones o atribuciones personales genéricas", dice la sentencia. Entregar pasaportes falsos a un grupo terrorista no es precisamente una atribución genérica. La Audiencia Nacional te condenaría por esa ayuda si pudiera probarla. En relación a la frase "su vinculación con el narcotráfico es una cosa superconocida con arreglo a la información que tengo", los magistrados se embarcan en una disquisición sobre la palabra 'vinculación' que dejaría atónito a cualquier policía que haya investigado el tráfico de drogas. La palabra "tiene muchas acepciones sociales sin que tenga por qué ser, de forma exclusiva, la imputación de un delito de tráfico de drogas o relacionado con dicha actividad ilícita". Podría ser una vinculación social o familiar, dicen. Parece bastante claro que la frase se refiere específicamente a Iglesias, no a sus hijos, que por lo demás son menores de edad. Hay que preguntarse qué dirían esos jueces si alguien les acusara de estar vinculados al narcotráfico y que la excusa posterior, en caso de querella, fuera que igual han tenido que juzgar casos de ese delito y no hay más que hablar.Los jueces no tienen problemas en señalar a qué medios concede credibilidad la Audiencia de Madrid. Recuerdan que la sentencia original cita informaciones aparecidas en medios tan reputados como OK Diario, Periodista Digital y otro desconocido llamado Mil21, además de un periodista adicto a las conspiraciones que ha denunciado que George Soros controla a políticos de todos los partidos y a periodistas en España. Y otro individuo más del que la sentencia destaca que tiene que ser muy importante porque "es un politólogo que ha escrito en el diario El País". Su gran aportación fue publicar un artículo de opinión sobre ayuda al Tercer Mundo. Una fuente irrebatible.Sobre si el caso podría suponer un delito de injurias al afectar al derecho al honor, el tribunal quiere dejar claro que Iglesias está obligado a tragar con lo que le echen. Que sea cierto o falso, no importa. Por un lado, los tribunales han establecido en España desde hace tiempo que los políticos deben aceptar un nivel de escrutinio público superior a los ciudadanos de a pie. Pero con esta sentencia van más lejos. Sostienen que el nivel de crispación política es tan alto que no hay que dar mayor importancia a este tipo de ataques personales. Lo justifican por "el clima convulso que existe actualmente en el debate político, en el que cualquier tipo de descalificaciones efectuadas se anulan u olvidan por las siguientes, sin que deje secuela alguna en el honor de los intervinientes en ese debate".Hay que maravillarse por el nivel de desprecio que estos jueces sienten por la política. Creen que las descalificaciones son tan frecuentes que no dejan mancha en el honor de los políticos. No les resta credibilidad en absoluto que les relacionen con Hezbolá o el narcotráfico. No cabe duda de que esos magistrados no viven en nuestro mundo.Luego se escribe mucho sobre polarización y crispación. Se cuenta que el Congreso se convierte con frecuencia en una guerra en la que los prisioneros son ajusticiados con un tiro entre ceja y ceja. Pero lo que ocurre es que cualquiera puede imputar delitos a un político y los jueces retuercen esas palabras negando la evidencia para hacerlas parecer un ejercicio legítimo de la libertad de expresión. Todos los políticos salen perdiendo, incluso aquellos que se alegran cuando la víctima es uno de los otros. Y también ese concepto tan manoseado que es el de calidad democrática.El ponente de la sentencia es Francisco Manuel Oliver, que años atrás tuvo varios cargos en los gobiernos de Madrid de Esperanza Aguirre e Ignacio González, el último de los cuales fue el de director general de Seguridad e Interior. Igual es por eso por lo que no tiene mucha confianza en los políticos. Es el juez que apostó en su voto particular por condenar al autor de una pintada en la tumba de Franco.Cuando políticos o periodistas critican sentencias o acusan a los jueces de parcialidad, estos se revuelven indignados y a veces piden amparo al CGPJ para que les proteja de esos ataques que tachan de infundados. Pero si alguien acusa sin pruebas a Pablo Iglesias de colaborar con un grupo terrorista libanés o tener algún vínculo con el tráfico de drogas, nadie debe molestarse ni creer que su honor se ha visto comprometido. La conclusión que podemos sacar es que importa mucho de quién estás hablando al lanzar esas imputaciones. Lo que importa no es el Código Penal, sino el objetivo de los ataques. Al menos, la Audiencia de Madrid lo tiene muy claro.
eldiario.es
Dinero, celos y aborto: la encarnizada batalla de los medios de ultraderecha que agita a PP y a Vox
Es una pelea con tintes navajeros de políticos y comunicadores a través de las televisiones y radios más afines a la extrema derecha. Los medios ultras protagonizan durante las últimas semanas una encarnizada batalla con insultos y graves descalificaciones que algunos de ellos se venían cruzando desde hace años, pero que ha llegado mucho más lejos y ahora salpica a sus partidos de referencia: PP y Vox. Federico Jiménez Losantos utiliza su programa de esRadio para llamar "meapilas", "escoria" o "basura" a los responsables de 7NN, una nueva televisión vinculada a la fundación Francisco Franco y a Hazte Oír. OK Diario, el periódico de Eduardo Inda, tilda a Javier Negre de "mentiroso", "manipulador" u "homófobo". Y, para cerrar el círculo de la violencia verbal y las descalificaciones, Negre trata de vincular a Losantos con la izquierda y le reprocha haber iniciado la escalada de acusaciones en busca de subvenciones del PP. Losantos, entretanto, ataca estas semanas a Vox mientras recuerda que es votante suyo y que fue su medio en solitario el que defendió el proyecto de Santiago Abascal nada más nacer. En medio de un ingente lodazal que entremezcla acusaciones políticas y hasta personales, Negre y 7NN cargan, además, contra la supuesta tibieza del PP de Feijóo con el Gobierno. Este escenario de choque total entre comunicadores y agitadores sociales que hasta hace nada se retroalimentaban se ha recrudecido justo cuando PP y Vox afrontan un ciclo electoral clave, que comienza a finales de mayo con las municipales y autonómicas y que derivará a final de año en las generales. Serán doce meses de dura pugna por electorado de la derecha más radical. Los partidos de Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal que, pese a la disputa, siguen gobernando en coalición o con acuerdos en ayuntamientos y comunidades –y se preparan también para gobernar juntos el país si la suma se lo permite tras las generales de diciembre– pelean por millones de votos que hasta 2018 lograban aglutinar los populares, pero que cuando surgió el partido de extrema derecha se marcharon a Vox. Esos votantes que se debaten entre apoyar al PP o a la ultraderecha escuchan las arengas de Jiménez Losantos en esRadio, leen OkDiario y desde hace meses tiene a su disposición nuevos canales con un tono todavía más grave: EDA TV, de Javier Negre, El Toro TV –lo que antes era Intereconomía– y la recientemente creada 7NN, vinculada a la Fundación Francisco Franco y a la ultracatólica Hazte Oír. Igual que los partidos pugnan por las urnas, todos estos medios mantienen su propia batalla para intentar atraer a los ciudadanos de derechas más radicalizados, pero también por hacerse con las generosas partidas de subvenciones y publicidad institucional de las administraciones controladas por las formaciones conservadoras. En esa tarta quien manda es Isabel Díaz Ayuso, que maneja un presupuesto anual de 20.000 millones de euros al frente la Comunidad de Madrid –este ejercicio serían 2.000 más si Vox le hubiera apoyado las cuentas en la Asamblea–, de los que manan muchas campañas y ayudas a los medios más afines. Aunque los exabruptos entre todos esos comentaristas y empresarios –y entre estos y PP y Vox– son una constante prácticamente desde hace cuatro años, el enfrentamiento se agudizó hace apenas dos semanas y coincidió con la batalla interna que vivieron PP y Vox en el gobierno de Castilla y León que gestionan en coalición. La crisis se produjo a partir del pasado día 12 por el anuncio de un protocolo antiabortista por parte del vicepresidente regional, Juan García-Gallardo, de la extrema derecha, que según él iba a obligar a los médicos de la sanidad pública a ofrecer a las mujeres que quisieran interrumpir sus embarazos a que escucharan el latido de los fetos y a realizarles ecografías en 4D con el único fin de persuadirles para que no abortaran. Pese a que García-Gallardo anunció ese protocolo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Junta y junto al portavoz del Ejecutivo, del PP, que no le contradijo, el presidente autonómico, el también popular Alfonso Fernández Mañueco, tras numerosas contradicciones, terminó asegurando que ese protocolo no existía. Y aunque su vicepresidente lo anunció en la rueda de prensa oficial de su propio gobierno, Mañueco llegó a afirmar que el protocolo se lo había "inventado" la izquierda para dañar a su equipo. El 17 de enero, cinco días después del anuncio de Vox en Castilla y León, esta fue la reflexión que dedicó Federico Jiménez Losantos a la mencionada polémica sobre el aborto y, en concreto, a García-Gallardo, que había sido entrevistado el día anterior en El Programa de AR, en Telecinco: "Ayer tuve la paciencia de ver la entrevista, mejor dicho, la agresión de este mendrugo que puso Vox en Castilla y León porque era lo que tenía (..). Parecían los primeros momentos de Vox, cuando creían que podían mandar sobre los medios y nos montaban unos pollos morrocotudos a los que antes de que naciera esta gentuza ya estábamos jugándonos el puesto de trabajo y más cosas metiéndonos con la ETA, con el PSOE, con los comunistas, etc. Y viene ahora un joven majaderín, que en su puñetera vida ha hecho nada, más que ser pasante de algún bufete de provincias y se pone chulo como dándote clases". "O piensas como nosotros sobre el aborto o eres un asesino", añadió Losantos, aludiendo a Vox. "Bueno, asesina será tu madre", remachó. "Es que no lo entienden. Vivimos en una sociedad plural. Los protocolos de los que tanto presume [anunciados por García-Gallardo supuestamente para impedir abortos] están en la Comunidad de Madrid hace años para las mujeres que quieren tener niños. La que no quiere tener niños no los va a tener porque le des ni el latido ni tal (...) ¿Este qué se ha creído, que es ministro de Franco? Si tú no sabes [añadió, dirigiéndose al vicepresidente castellano y manchego]. Ni eres mujer, ni tienes hijos, ni tienes una familia. No tienes nada, más que vanidad y presunción. Y te crees la mamá de Tarzán porque sales en la tele. Sales en la tele perjudicando a tu partido, a la derecha y favoreciendo a Sánchez. Métete esto en el escaso lugar que tengas en el cerebro. Bueno, cerebro no que eso está deshabitado". Solo unos días más tarde, Losantos añadió, sobre García-Gallardo: "Es tonto pero de ventanas a la calle. El feto tendrá latido, pero que haya vida activa en el cerebro del vicepresidente de Castilla y León admite dudas".El 18 de enero Losantos entrevistó en su programa a la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, lo que se convirtió en una durísima discusión con acusaciones cruzadas. El presentador, que una y otra vez reprochó a la dirigente de Vox que no apoyara los Presupuestos de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid y, por tanto, de votar "con los comunistas", también le preguntó qué hace la extrema derecha "presumiendo de protocolos que ya están en la Comunidad de Madrid desde hace años". Ella le contestó que Vox solo ha defendido "que se tiene que ofrecer información a la mujer". “No necesitamos la protección de los politicuchos, de El País, ni de la Ser ni de todos los tertulianos que nos tratan como a tontas”, insistió Monasterio, que ve en los medios del grupo Prisa y su influencia en el PP la causa de toda esta polémica. "Somos capaces de decir sí o no. ¿Qué problema hay en ofrecer a todas las mujeres embarazadas una ecografía 4D? ¿Por qué tenemos miedo a informar a las mujeres?", se preguntó ella. Una de las ocasiones en las que Monasterio reiteraba este mensaje, Losantos le respondía: "Pero si ya lo has oído [el latido del feto]. Te lo puedes poner de politono en el móvil, si te hace ilusión". En otro momento, Losantos se preguntó por qué en Vox creen que son "los únicos" que saben "lo que es la vida": "¿Por qué creéis algunos que sois los únicos que sabéis lo que es la vida, los únicos que la defendéis, y que los demás tenemos que acatar sumisamente, con afecto, simpatía y devoción la idea que vosotros tenéis de la vida? ¿Por qué?"."¿Dónde está el protocolo? ¿Dónde está el protocolo? ¿Dónde está el protocolo?", interrumpió Losantos a Monasterio varias veces seguidas, con impaciencia. "No puede ser que medios de izquierdas y medios de no izquierdas se sumen a las tesis de la Ser y ataquen a Vox”, le respondió ella, acusando así a la propia esRadio en la que hablaba de hacer continuismo de la izquierda y provocando un enfado monumental en Losantos. La entrevista agudizó la lucha entre el grupo empresarial del locutor, que engloba también a Libertad Digital, y otras empresas de la comunicación que apoyan a la extrema derecha, así como entre Losantos y Vox. Precisamente un trabajador de EDA TV, la televisión por internet de Javier Negre, enfrentada con Losantos, preguntó el pasado día 20 al portavoz de la extrema derecha en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, acerca de la entrevista a Monasterio y por las palabras que dedicó el locutor a García-Gallardo. "Yo creo que hay muchos medios que tienen miedo de que su financiación esté en entredicho, hay un sprint para atacar a Vox", apuntó él. A lo que Espinosa de los Monteros quiso referirse es que el grupo de Jiménez Losantos ha sido desde su nacimiento uno de los grandes beneficiados de la publicidad institucional por parte de gobiernos del PP, tal y como publicó en su día elDiario.es. La insistencia del locutor por el hecho de que Vox tumbara los Presupuestos de Ayuso ha sido interpretado por la extrema derecha denunciando que el propio Losantos tenía intereses en que salieran adelante esas cuentas por lo que su empresa recibe en subvenciones por parte de la Comunidad de Madrid. La idea fue azuzada por Espinosa de los Monteros, pero también por Javier Negre o 7NN. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ya había mimado a la empresa que engloba a esRadio y Libertad Digital: fue la segunda que más publicidad recibió de la Moncloa aunque el locutor dedicase durísimas diatribas al expresidente del PP, al que llegó a llamar "maricomplejines". Pese a esas reprimendas radiofónicas, la relación de Losantos y el PP siempre ha sido estrecha. Por ejemplo, tras el lanzamiento de una ampliación de capital en 2004 para intentar conseguir 5,34 millones de euros, el locutor se reunió con Ángel Acebes, entonces secretario general del PP, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre Ambos políticos le dieron su apoyo, pero la exlideresa popular argumentó que sería más eficaz si la petición de respaldo salía del PP en Génova, y no del Gobierno de Madrid. Acebes se ocupó de la tarea y gracias a la ayuda del partido solventaron esa operación. Entre los accionistas del grupo de Losantos está, además, la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo. Esta vinculación y el ansia por lograr nuevas campañas de la Comunidad de Madrid explican, según han aireado los portavoces de Vox, los duros reproches que lanzó Losantos contra Monasterio y que, según esta tesis, no iban tanto por su plan contra el aborto en Castilla y León sino por no apoyar unos presupuestos de Ayuso que iban a incrementar el gasto en pleno año electoral por más de 2.000 millones. Las insinuaciones al respecto lanzadas por Espinosa de los Monteros hicieron estallar al presentador de esRadio. "Aquí no hay ninguna financiación en entredicho. Nosotros nos financiamos de modo transparente y todos los años presentamos las cuentas ante nuestros socios. O hay una rectificación inmediata o Espinosa de los Monteros tendrá que sentarse en el banquillo", advirtió. Para Losantos, "la existencia" de Vox "se debe en buena parte" a esRadio, la emisora que dirige. "Hemos dado más oportunidades a Vox que a ninguna empresa mediática en España", añadió, en un editorial de hace una semana. "Financiación en entredicho la tuya, Espinosa de los Monteros, que estás condenado", le dijo, haciendo alusión a la decisión de un juzgado de embargar el sueldo de diputado del dirigente de Vox por no pagar a las empresas que se encargaron de reformar una de sus viviendas, tal y como adelantó elDiario.es. "Porque yo tengo una empresa, tú serás el primogénito de un marqués, pero yo soy hijo de zapatero y me considero muy superior a ti. Es más, lo soy, porque yo no he tenido nada para empezar y he llegado más lejos que tú. Yo me he jugado la vida cuando tú no sabías ni lo que era la vida, cuando eras un mamoncete con la cuchara de plata", le espetó.En otro de sus editoriales, Losantos vinculó a Vox con el Yunque, una secta ultracatólica con ramificaciones en España y Latinoamérica y con presencia en distintos medios de comunicación de ultraderecha. "¿Dónde está la polémica del aborto?", se preguntó el locutor en uno de sus programas. "Pregunto porque veo mucho meapilas y mucha escoria. Un sector siniestro de Vox los tiene literalmente a sueldo. Son los del Yunque, que están en la cadena esa de los siete enanitos, 7NN. El Yunque, sociedad secreta delictiva y delictuosa condenada por la Iglesia", dijo."Toda esta pandilla basura del Yunque, todos esos malhechores, son una sociedad secreta que recibe dinero de Putin y del extranjero. Siendo unos mindundis que no han pintado nunca nada en los medios, anuncian, en plena crisis, 40 emisoras de TDT en toda España. ¿De dónde sale el dinero, Luis Losada [que fue directivo de Intereconomía y que ahora está en 7NN], de dónde? Porque vosotros no facturáis nada, no sois una empresa como es debido. Tú eres del Yunque. El otro día sacaron a una nenita haciéndose la tonta: 'Ay, Federico, no digas que somos del Yunque que qué va a pensar mi madre'. Pues tu mamá va a pensar que eres tonta por trabajar para el Yunque, salvo que seas del Yunque", añadió.Losantos también cargó contra EDA Tv y su responsable, Javier Negre, al que consideró "un siervo" de Espinosa de los Monteros. "¿Pero tú crees que un partido de cuatro millones de votantes puede actuar como una secta con el Negre y el Toro? ¿Es eso una política de comunicación? Las nuestras son empresas saneadas, no como esos chiringuitos ultraevangélicos donde os refugiáis, que ni pagan ni indemnizan. Son cubiles de meapilas que empiezan por engañar a los cristianos y acaban por no pagar a los trabajadores. Esos van cerrando y cambiando de nombre para mantener la misma estafa. Pero, claro, algunos se creen que al nacer ya tienen derecho a servidumbre. Pues dale una moneda al siervo del Negre y un trozo de pan", le espetó el locutor al portavoz de Vox.Negre le respondió con la misma tesis que Espinosa de los Monteros: "Cuando Federico Jiménez Losantos atiza a un líder del PP o Vox, siempre hay cuestiones económicas detrás, como cuando se mete con empresas privadas porque no se quieren anunciar en su radio (...) Federico va contra nosotros, no se entiende, solo se explica desde el nerviosismo de ver cómo estamos creciendo".La guerra en la extrema derecha prosigue y, vista la actitud de sus protagonistas, amenaza con recrudecerse en los próximos meses coincidiendo con las elecciones, donde se van a mezclar el dinero que puedan recibir estos medios de las administraciones públicas y los celos de los responsables de estas radios, diarios y teles por el trato preferente tanto de PP y Vox. Javier Lorente, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Rey Juan Carlos, tiene claras las razones: "Es periodo preelectoral y hay un toque de corneta por parte de los financiadores hacia sus medios afines".
eldiario.es
Feijóo no encuentra su discurso al no llegar la recesión económica que anunció
España ha sorteado el fantasma de la recesión y ha cerrado 2022 con un crecimiento superior incluso al esperado, un 5,5% del PIB. La guerra de Ucrania, a punto de cumplir un año, ha puesto a prueba la resistencia de las economías europeas. El (relativamente) suave invierno ha colaborado al limitar la influencia del alto coste de la energía provocado por el corte de suministro desde Rusia, especialmente a los países del norte y del centro del continente, con Alemania como principal damnificada. El Gobierno de Pedro Sánchez respira, con una factura eléctrica a la baja y una inflación camino del control. Justo lo contrario ocurre en el PP, donde habían apostado buena parte de las fichas a la crisis. Los datos no son tan malos como se esperaba, pese a los endémicos problemas del mercado laboral y un parón del consumo en el último tramo del año. Aunque la pandemia, primero, y la guerra en Europa, justo después y cuando se vislumbraba la recuperación, han golpeado duramente a la economía, la respuesta de la Unión Europea ha desmontado no solo buena parte de los mantras neoliberales austericidas que dominaron la creación del euro y, especialmente, la respuesta a la depresión de hace una década. Donde hubo recortes, reproches y el intento de romper la UE entre norte y sur, ahora se ha impuesto una suerte de reconocimiento de la realidad que ha llevado a los gobiernos europeos más reacios a asumir, incluso, la mutualización de la deuda, a la vez que se levantaban las reglas del déficit y se regaba de miles de millones a los sistemas públicos que tanto sufrieron tras el crack financiero de 2008 y la reacción auspiciada por Angela Merkel.Ahora, otra alemana, también conservadora, ha liderado la respuesta alternativa. Ursula Von der Leyen ha empujado los fondos Next Generation o la necesidad de poner impuestos a los beneficios extraordinarios de energéticas y banca. Incluso ha defendido el "tope ibérico", el límite al precio del gas, que en el PP hace meses que ya nadie llama "timo ibérico".Un discurso que ha dejado fuera de juego al PP español, con Feijóo a la cabeza. Ya le ocurrió a su predecesor, el desaparecido Pablo Casado. Pero en el caso del actual líder de la derecha española los encontronazos de sus deseos con la realidad económica y el camino adoptado por Europa ha sido constante y parejo al infatigable descenso de su valoración entre los españoles.En la dirección del PP son conscientes de que esa vía, hoy por hoy, conduce a un callejón sin salida. Aunque insisten, en público y en privado, en que la situación económica no es precisamente halagüeña, con especial hincapié en el aumento de la deuda, los datos del paro y el coste al alza de la cesta de la compra, han bajado un poco los brazos en el intento de convertirlo en su gran baza de desgaste al Gobierno.De hecho, no son pocos los que se lamentan precisamente del cambio de época que ha asumido la UE y recuerdan las normas que se encontró en 2012 Mariano Rajoy, tan diferentes a las de ahora. En Génova afean que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pueda contar con decenas de miles de millones de euros aportados por Europa y creen que no tendrá “ningún reparo” en usarlo “como un cheque electoral”.Una acusación que han dicho en público los más destacados dirigentes y que evidencia la desazón por haber perdido la palanca que permitiría a Feijóo ofrecer una imagen de buen gestor, tecnócrata, casi apolítico, alejado de los conflictos ideológicos, pragmático y transversal.Sobre todo transversal, un significante que él mismo se ha arrogado y del que quizá pudo presumir en algún momento, según las encuestas, pero que se ha diluido a pasos agigantados en las últimas semanas. Un dato: desde noviembre solo ha subido en valoración entre los votantes de Vox.No es solo que la economía no le permita repetir el plan que le llevó al poder en Galicia en 2009, a lomos de la crisis económica con el PIB en caída libre y el paro desbocado, es que tampoco las recetas de entonces, fundamentalmente la austeridad de la que hizo bandera, están en línea con los nuevos tiempos y lo que dictan incluso los organismos internacionales menos sospechosos. Es un contexto que no esperaba ni él ni sus asesores -en Madrid le acompaña prácticamente el mismo equipo que le ayudó a ganar cuatro elecciones consecutivas a la Xunta y que estaba convencido de repetir la estrategia- Alberto Núñez Feijóo busca un plan B, otro relato alejado de la gestión y más identitario. Pero no termina de encontrarlo, porque el equilibrio que pretende es muy difícil de cuadrar: taponar la fuga de votos a Vox y ampliar su base social hacia socialistas descontentos con Sánchez.No es que Feijóo no hubiera ensayado en Galicia un discurso duro, de deslegitimación del Gobierno -se pasó varios años cuestionando al Gobierno de Touriño porque según él debía gobernar la lista más votada, que había sido el PP- la novedad ahora es que tiene un rival más a la derecha que siempre va a azuzar un discurso más radical. Como había hecho cuando relevó a Fraga en Galicia, Feijóo pone en duda también la legitimidad del Gobierno de Sánchez. Ha arremetido contra los nombramientos discrecionales que la ley otorga al Ejecutivo, como por ejemplo el presidente del INE o del CIS. La primera vez que insinuó un plan tras los nombramientos fue el pasado mes de junio de 2022. Y, desde entonces, Feijóo lo ha reiterado varias veces. Hasta este mismo mes de enero.La tesis se la compran poco más que los suyos, con Isabel Díaz Ayuso siempre vigilante. Pero cuando Feijóo ha intentado pasar de la crítica destituyente contra el Gobierno a construir una alternativa, se ha visto muy solo. Fue esta misma semana, cuando presentó con el máximo boato posible su Plan de Calidad Institucional, un contrato con España, que llevaba el escudo del país, también similar al que presentó desde la oposición en Galicia. En total, 60 medidas que fueron enterradas rápidamente por una: que los ayuntamientos los gobierne la lista más votada. Aquí Ayuso también fue vanguardia: antes de hacerse público el documento ya lo criticó. Ella misma había llegado a la presidencia de la Comunidad sin serlo, gracias al pacto que selló con Ciudadanos para desbancar a Ángel Gabilondo, el candidato más votado.Esa estrategia de Feijóo bebe de otro de sus planteamientos políticos iniciales, cuando asumió el liderazgo del PP el pasado mes de abril: la apuesta por la vuelta del bipartidismo. Aquí el gallego encuentra algún adepto más, pero choca con la realidad de que el multipartidismo surgido en 2014 por la irrupción de Podemos (después Ciudadanos y Vox) no tiene visos de desaparecer, al menos en el ciclo electoral de este 2023.Todas las encuestas prevén que el próximo será también un Gobierno en coalición, o al menos con un partido que no estará cerca de la mayoría absoluta. Y pese a que Feijóo reniega en público de Vox, no parece tener muchas más opciones que aliarse con la ultraderecha.Y a tenor de lo ocurrido con Vox en las últimas semanas, esa futura coalición no arroja las mejores perspectivas para el líder gallego. El anuncio de un protocolo médico antiabortista en Castilla y León provocó que emergieran las contradicciones del PP. El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, zanjó el asunto y paró el protocolo tras una semana de incertidumbres, pero se constató que no puede prescindir de los ultras en el Gobierno, lo que deja a Feijóo sin otro de sus argumentos: que Sánchez no puede destituir a los ministros de Unidas Podemos. De ser verdad, no es más que el reverso de lo que le ocurre a sus barones que han pactado con Vox.La crisis en Castilla y León puso el foco, además, en un asunto en el que el PP quiere pasar de puntillas: el aborto. Hasta el punto de que Feijóo asumió en una entrevista por primera vez la ley de plazos, que su propio partido llevó al Constitucional. Su fichaje estrella de 2023, Borja Sémper, se dejó en el camino parte de sus reservas de moderación.La polémica estalló en plena ofensiva del PP contra las revisiones de penas por la ley del solo sí es sí. El equipo de estrategas de Feijóo cree haber encontrado una grieta para entrar en el electorado progresista: los votantes descontentos con las políticas de Igualdad del Gobierno de coalición. La persona elegida para atacar ese target es la secretaria general, Cuca Gamarra, quien dedica buena parte de sus comparecencias a señalar los agresores sexuales beneficiados por la reforma del Código Penal. Pero la crisis del aborto en Castilla y León ha desmontado en parte el relato. Así se lo afeó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado martes en su comparecencia ante el Congreso, quien acusó al PP de “temblor de piernas” ante Vox.En el PP lo niegan, pero la realidad es que todo intento de Feijóo de distanciarse de la ultraderecha viene acompañado de un giro discursivo hacia el identitarismo ideológico. Precisamente contra lo que este mismo jueves le advertían dos personas que conocen muy bien al líder del PP: Mariano Rajoy y un exvicepresidente de la Xunta con AP, Xosé Luis Barreiro Rivas, que hoy ejerce de columnista en la prensa gallega y ferviente admirador del actual líder del PP. Ambos presentaron un libro sobre Feijóo y le pidieron abandonar “la identidad ideológica”, hacer “en cada momento lo que hay que hacer”, “gobernar para todos”, y otros lugares comunes. El presidente del PP estaba sentado en primera fila, silente. Minutos antes se había visto obligado a improvisar unas declaraciones ante la prensa para intentar matizar sus propias palabras de unas horas antes sobre el ataque en Algeciras que se investiga como atentado yihadista.“Hay personas que matan en nombre de un dios o en nombre de una religión y, sin embargo, desde hace muchos siglos no verá a un católico, a un cristiano, matar en nombre de su religión o de sus creencias”, dijo en Barcelona. Por la tarde repitió que "no hay un problema de terrorismo católico" y "sí de integrismo islámico" a la vez que pedía no "criminalizar" las religiones. Otro equilibrio complicado, más allá de que en muchos lugares del mundo hay atentados recientes cometidos precisamente por cristianos blancos contra colectivos de otras religiones o razas.Feijóo pugna por salir del marco identitario, que según repiten algunos de sus colaboradores beneficia a Abascal y en el que se metió él mismo cuando rompió con el Gobierno la renovación del CGPJ, entre duras presiones de los sectores más a la derecha del PP y la propia Ayuso, partidarios de no dar ni agua a Sánchez. Por ejemplo, ha asumido ahora la reforma del artículo 49 de la Constitución para eliminar la palabra “disminuido”. Una reforma que se negociará en el Congreso, y no solo entre su partido y el PSOE al margen del Parlamento, como pretendía. Y tampoco se hará un nuevo texto desde cero, sino que se usará la tramitación ya en marcha en la Cámara Baja. En 2021, el PP consideró “imposible” hacer esta reforma en una enmienda a la totalidad.El PP está terminando de perfilar su programa marco para las municipales y autonómicas, así como las listas electorales. Las urnas medirán las posibilidades de Feijóo de llegar a la Moncloa, y si lo hará en solitario o en coalición. Una opción que el líder gallego no quiere, pero que tampoco rechaza. Porque lo importante es llegar.
eldiario.es
Sánchez pasará de confrontar modelos económicos a testar liderazgos en su tercer asalto contra Feijóo en el Senado
La supervivencia en política no siempre va ligada a la inteligencia o la fortaleza. A veces, depende solo de la audacia o de la capacidad para adaptarse a las circunstancias. Pedro Sánchez es de esos políticos con baraka y pareciera que hasta experto en la maniobra de Shuman, un procedimiento que se utiliza para salir ileso en caso de pisar una mina antipersona. Quien dice una mina, dice golpe de estado en el PSOE, una pandemia, un volcán en erupción o una guerra. Alberto Núñez Feijóo es, por el contrario, de esas personas a las que les cuesta sobreponerse a los tropiezos, se arrugan a la primera de cambio y llevan la palabra pánico tatuada en la cara. El contraste de las dos personalidades produce, sin duda, desequilibrios. De Feijóo podría decirse que en términos parlamentarios y electorales teme a Sánchez. Y de Sánchez, que no le tiene ningún miedo a Feijóo en la tribuna, pero tampoco en las urnas. Otra cosa será lo que luego ocurra porque en política las fotografías fijas duran unos segundos y porque once meses, que son los que restan hasta las próximas elecciones generales, son una eternidad.Hasta entonces, iremos de asalto en asalto y este martes llega el tercero que ambos líderes libran en el Senado, a petición de Sánchez. En la Moncloa creen que Feijóo “sigue desubicado”, que su exigua hoja de servicios en Madrid “ha volteado su imagen de moderación” y que, pese a sus cuatro mayorías consecutivas en Galicia, “ha demostrado ser la nada más absoluta”. Lo preocupante para el líder del PP no es lo que crean los monclovitas, sino que parte de ese diagnóstico, aunque con matices, empieza a ser compartido por algunos sectores de la derecha política y empresarial. Más allá de impresiones, lo cierto es que la popularidad del jefe de los populares ha caído en picado a la misma velocidad con la que subió cuando se hizo cargo del liderato nacional del PP. Cuando irrumpió en el panorama estatal, tenía unos niveles de liderazgo razonablemente altos. Uno de cada tres españoles (el 35,5%) confiaba "mucho" o "bastante" en él, según las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La valoración media rozaba el aprobado (5,2 en una escala de uno al diez) y el 43,3% lo valoraba con puntuaciones altas, de 6 en adelante en esa misma escala. Muy pronto esta expectativa empezó a desplomarse y mes a mes estos indicadores de liderazgo han mostrado un declive claro. Ahora el 71,2% de los españoles no confía en él. Ha perdido casi 10 puntos de confianza como líder de la oposición (del 35,5% al 26,4%, 9,1puntos menos), y 15 puntos en aprobación media (empezó con un 43,3% de valoraciones altas y ahora apenas llegan al 28,3%).Y el desgaste se da entre todos los perfiles de población: hombres, mujeres, jóvenes, mayores, votantes de derechas y votantes de izquierdas. Especialmente entre estos últimos. El Feijóo aparentemente moderado, que anunciaba pactos y venía a bajar los decibelios de la política española llegó incluso a seducir a algunos votantes socialistas. “Quizá no tanto para cambiar de voto, pero al menos para celebrar su llegada. Ahora ni siquiera eso”, se felicitan en el PSOE. En abril de 2022 la confianza en el líder gallego entre los votantes socialistas llegó a ser de casi el 30% y un 40% de ellos lo valoraba con puntuaciones altas, de 6 o más. Desde entonces, su valoración se ha desgastado fuertemente y ha ido cayendo en ambos indicadores 14 y 26 puntos, respectivamente.Los socialistas creen que la estrategia puesta en marcha desde La Moncloa para desenmascarar "al verdadero Feijóo" y "su falta de solvencia" ha funcionado a la vista de los datos y la intención es seguir por esa senda durante las próximas semanas, sin dejar de explicar las decisiones del Gobierno ni de adoptar las medidas que sean necesarias para salir de la crisis."Ni es lo que la gente pensaba ni está a la altura del país", sentencia un miembro del Gobierno de Sánchez, que dice tener constancia de que durante su conferencia el pasado jueves en el Círculo Ecuestre de Barcelona "dejó espeluznados a muchos de los presentes por su falta de contenido, carisma y liderazgo".  En Génova, de hecho, empiezan a escucharse las primeras críticas internas por "la falta de experiencia en la política nacional", pero sobre todo, por los clamorosos "patinazos" de su presidente nacional. En la semana que acaba, Feijóo ha anotado otros dos resbalones en su propio marcador: el fallido plan de regeneración democrática y unas palabras con las que vinculó el terrorismo a la religión. Ambas cuestiones, sumadas a errores anteriores, han destapado la caja de los truenos en el partido. Feijóo se plantó el lunes, con toda pompa y solemnidad, en el Oratorio de San Felipe Neri en Cádiz, donde se promulgó la Constitución de 1812, para presentar un plan de calidad institucional cuya medida estrella consistía en que gobierne la lista más votada en los ayuntamientos. Por la tarde, el documento fue ninguneado por sus propios barones. Ni sumó el entusiasmo de los propios ni generó el debate que buscaba en los contrarios, que vieron en la propuesta lo que parecía ser, una treta con la que sacudirse la presión por las posibles alianzas con Vox después de las municipales. Las reacciones internas fueron casi todas para decir que carecía de recorrido y era inviable. No repuesto aún del golpe, el jueves tuvo que matizarse a sí mismo, tras el atentado en Algeciras en el que un marroquí, al grito de Alá, acabó con la vida de un sacristán y  después de decir que desde hacía siglos no había visto "a un cristiano matar en nombre de su religión como hacen otros pueblos". Hasta la Conferencia Episcopal salió a reprender la boutade y pedir que no se identificara el ataque con ninguna fe, ni se aprovechara para "demonizar" a los musulmanes. Y desde el Gobierno, indignado con la declaración, se le acusó de irresponsable y de dejarse arrastrar por Vox, cuyos dirigentes aprovecharon el atentado para subir varios peldaños en su escalada racista y xenófoba. Lamentan que tanto Feijóo como Abascal saltasen a las páginas del diario británico The Guardian por estigmatizar a musulmanes y migrantes. Pero en el ámbito socialista del Ejecutivo no creen que en el caso del líder del PP se tratara de un lapsus, "sino de una muestra más de su ignorancia y de una falta de preparación que antes ya había quedado al descubierto en materia económica".Precisamente la economía ha dejado de ser el eje sobre el que pivota la estrategia de Feijóo, quien pensó que la crisis derivada de la consecuencias de la guerra de Putin se llevaría por delante a Sánchez antes incluso de que acabara el mandato. Lejos de que esto suceda y de que el presidente tenga intención de anticipar elecciones, los datos no sólo desmienten la situación catastrófica que proclamó la derecha, sino que apuntalan el relato de la recuperación hilvanado desde la Moncloa.La economía española no solo creció un 5,5% en 2022, según los datos de Contabilidad Nacional publicados por el INE, sino que la cifra es 1,1 puntos superior a la previsión del Gobierno y por encima también de la que preveían los principales organismos nacionales e internacionales. Ni el Banco de España, ni Funcas, ni la Airef acertaron en sus pronósticos catastrofistas. "La única que clavó el dato fue Nadia Calviño", ironiza un socialista. En un contexto internacional de gran incertidumbre, lo cierto es que la economía del país ha demostrado una gran solidez y resiliencia, ya que la demanda interna ha aguantado el impacto de la inflación y de la subida de los costes, con un crecimiento privado y de la inversión superior al 4%."El sector exterior ha tenido una contribución de 2,6 puntos al crecimiento, aún en un entorno de ralentización de nuestros principales socios comerciales, gracias al dinamismo de las exportaciones, que sigue reflejando la competitividad de las empresas españolas", aseguran desde el Ministerio de Economía. Un mapa al que desde otras áreas del Gobierno suman también que el mercado laboral mantiene su buen comportamiento con 20,5 millones de afiliados a la Seguridad Social y con la creación de 386.000 empleos a tiempo completo. Especial trascendencia otorgan además a la revaloración de las pensiones un 8,5% y que supondrá de media un incremento de 150 euros al mes entre los jubilados.Sánchez se aproxima con estas trazas a su tercer asalto parlamentario en el Senado con Feijóo y se prepara para un debate en el que contrastará, no sólo los modelos económicos, sino también los liderazgos, "si el de Feijóo fuera a llamarse tal", ironizan desde el gabinete del presidente.La estrategia de la Moncloa pasa por redoblar la ofensiva con la que, desde septiembre, tratan "de desenmascarar" a un Feijóo que, en opinión de varios miembros del Gobierno, "no conoce España", al que "hasta sus propios barones, con Ayuso en cabeza, han desmontado en menos de 24 horas su principal reclamo electoral" y que "se deja arrastrar por la agenda ultra de Vox".El presidente aprovechará su comparecencia del martes en el Senado, como hizo hace una semana en el Congreso, para hacer un diagnóstico de la situación económica y una reivindicación de sus recetas frente a la crisis, y dejará la réplica para testar liderazgos. "El contraste entre un Feijóo que tiene que matizar cada una de sus intervenciones públicas y que es motivo de crítica por ellas en la prensa internacional, como lo fueron las que hizo al vincular religión y terrorismo y la de un Sánchez que abandera las políticas de la UE no resiste un cuarto asalto", concluyen. Veremos. 
eldiario.es
La 'mini OTAN' ucraniana afronta un gran desafío logístico y militar
La llegada de los distintos modelos de tanques que enviará Occidente pone en cuestión la capacidad de gestión de Kiev Leer
elmundo.es
Tres meses sin rastro del jugador de rugby desaparecido en Barcelona: cuatro teorías que se manejan
Este domingo se cumplen tres meses de la desaparición de Levi Davis, un jugador de rugby inglés de 24 años que fue visto por última vez el 29 de octubre del pasado año saliendo de un pub de Barcelona.Davis había llegado a la ciudad condal ese mismo día procedente de Ibiza, donde había pasado una semana de vacaciones tras una lesión de rodilla. Desde entonces, su rastro se ha esfumado.Por ahora, se manejan cuatro hipótesis, tal y como recoge The Sun.Problema con el narcotráficoEn los últimos días, se ha sabido que Levi pudo haber sido atraído a Barcelona por delincuentes somalíes, a quienes les debía dinero. La cantidad que debía se estimó en alrededor de 115.000 euros.Un investigador privado que está ayudando a la familia reveló que Levi pudo haber huido de su apartamento hace dos años para escapar de una banda de narcotraficantes.EnvenenadoTal era la cantidad de dinero que, según los informes, Levi Davis debía, que temía que los narcotraficantes lo envenenaran. El jugador de rugby estaba seguro de que lo perseguían. De hecho, estaba convencido de que en una ocasión habían intentado envenenarlo, según los detectives que investigan su caso.Ahogado en el marMás o menos cuando Levi Davis desapareció, se avistó a una persona en el mar entre Barcelona e Ibiza, lo que planteó la pregunta de si se perdió en ese momento la oportunidad de localizarlo. Las operaciones de búsqueda se suspendieron.ChantajeLa madre adoptiva de Levi Davis, Susanne Balfour, confirmó que había mencionado una amenaza de chantaje en un vídeo publicado en las redes sociales que desde entonces ha sido eliminado."Puede que solo esté asustado, dijo en ese video que su vida estaba en peligro, no sé si está huyendo de algo, simplemente no lo sé", agregó Balfour.
20minutos.es
Alto Comisionado de DDHH de la ONU prorroga dos años la misión en Venezuela
El Gobierno venezolano y el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, Volker Türk, han acordado prorrogar durante dos años la misión especial de la Oficina del Alto Comisionado para el país caribeño.
europapress.es
Un acertante de la Primitiva gana 1,2 millones de euros y el bote sube a 11,3 millones
El sorteo de la Primitiva celebrado este sábado ha dejado un acertante de primera categoría (6 aciertos) que ha ganado un premio de 1,2 millones de euros.En concreto, el boleto agraciado ha sido validado en la administración de Loterías nº 4 de Barcelona, informa Loterías y Apuestas del Estado a través de un comunicado.Por otro lado, en la segunda categoría (5 aciertos + complementario) el sorteo ha dejado otros cuatro acertantes, que se han llevado 49.091,44 euros cada uno.Dichos boletos han sido validados en administraciones y despachos receptores de Loterías de Barberà del Vallès (Barcelona)2, Esquivias (Toledo), Valencia y Móstoles (Madrid).En esta ocasión no ha habido acertantes de categoría especial (6 aciertos + reintegro), por lo que se incrementa el bote que se pondrá en juego en el próximo sorteo.De este modo, un único acertante de primera categoría con categoría especial podría ganar el próximo lunes un premio de 11,3 millones de euros.La recaudación del sorteo celebrado este sábado ha ascendido a un total de 11.275.597 euros.
20minutos.es
Iceta subraya la presencia femenina en las nominaciones de los Feroz 2023 y pide al público que vuelva a los cines
El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, ha subrayado la presencia femenina en las nominaciones de los Feroz 2023 y ha pedido al público que vuelva a los cines.
1 h
europapress.es
¿Cuántos nominados a los Premios ESLAND 2023 han viajado a México?
TheGrefg, el creador de los ESLAND, “ha tirado de cartera” e invitaba a los nominados a México, con todos los gastos pagados, pero ¿cuántos han aceptado la oferta?
1 h
elconfidencial.com
Tres acertantes de la Bonoloto ganan más de 51.000 euros y el bote sube a 1,4 millones
El sorteo de la Bonoloto celebrado este sábado ha dejado tres acertantes de segunda categoría (5 aciertos + complementario), que se han llevado un premio de 51.420,38 euros cada uno.Según informa Loterías y Apuestas del Estado, los tres boletos agraciados han sido validados en administraciones y despachos receptores de Loterías de Regueiro-Areas (Pontevedra), San Juan de Alicante (Alicante) y Vigo (Pontevedra).Asimismo, al no existir boletos acertantes en primera categoría (6 aciertos), se incrementa el bote que se pondrá en juego en el próximo sorteo.De este modo, un único acertante de la máxima categoría podría ganar este domingo un premio de 1,4 millones de euros.La recaudación en el sorteo celebrado este sábado ha ascendido a un total de 2.465.541,50 euros.
1 h
20minutos.es
La Fiscalía acusa al fundador de FTX de intentar influir sobre varios posibles testigos
El Gobierno de Estados Unidos ha denunciado que el fundador de la criptocompañía FTX, Sam Bankman-Fried, acusado de fraude en un tribunal federal de Nueva York ha contactado con varios posibles testigos para intentar influir sobre ellos, un extremo que su defensa ha rechazo. Leer
1 h
expansion.com
Sémper, reforzado por Feijóo, regresa al País Vasco para recordar a Ordóñez y apostar por una "España ilusionante"
Asume el protagonismo principal del PP vasco en los actos de homenaje al político asesinado por ETA en 1995 junto a Cuca Gamarra y Carlos Iturgaiz Leer
1 h
elmundo.es
GKS reúne a 3.000 jóvenes en una manifestación contra la precariedad en Bilbao
La marcha se ha realizado bajo un fuerte dispositivo de vigilancia policial
1 h
publico.es
Tu horóscopo diario: domingo 29 de enero de 2023
Esta es la predicción del horóscopo por signo del zodiaco para el domingo 29 de enero de 2023. Consulta tu signo en 20minutos.es.AriesEl amor te podría dar hoy una sorpresa desagradable, o también puedes ser tu mismo, debido a tu carácter vehemente, celoso y agresivo, quien desencadenes una situación que luego ya no podrás controlar. Debes pensártelo dos veces antes de tener una discusión o un conflicto con tu pareja, o con seguridad terminará mal.TauroTe vas a encontrar con un día de muchas tensiones y problemas inesperados, casi todos de carácter familiar, muy diferente al día del que hubieras querido disfrutar. Huye de las discusiones y conflictos o todo podría ser al final mucho peor, porque hoy te vas a encontrar un ambiente de abundante crispación y agresividadGéminisQuizás sea este el signo más comunicativo del zodiaco, sin embargo, hoy te sentirás impulsado a buscar la soledad o solo te apetecerá estar con las personas que te sientes realmente bien. Eres muy listo, diplomático y hábil, pero hoy no tendrás ganas de reírle las gracias a nadie, solo buscarás estar allí donde te sientas bien.CáncerDurante unos días te has mostrado mucho más optimista, extravertido y confiado en ti mismo, pero hoy vas a necesitar buscar otra vez la soledad, encontrarte contigo mismo y poner en orden tus emociones e ideas. Si te es imposible estar solo entonces estarás algo más distante o cortante con las personas que te acompañen.LeoHoy se acercarán nubarrones sobre tu armonía familiar o de pareja, pero también podrías ser tu mismo quien los provoque o intensifique con tu actitud radical o desconfiada. Puede mostrarte más suspicaz, severo o despótico que de costumbre, o, por el contrario, recibir reproches o ataques por alguna cosa que no has hecho.VirgoUrano se hallará dominante a lo largo del día de hoy e intensificará aún más tu tendencia a tomarte las cosas del modo más radical, así como también tu nerviosismo, de manera que si hoy quieres disfrutar de un buen día vas a tener que poner mucho de tu parte. Riesgo de conflictos en el terreno sentimental o con la familia.LibraTú eres el mejor a la hora de buscar la armonía, el entendimiento o la concordia, eres el rey de la paz y la convivencia feliz, sin embargo, hay momentos en que por muy buena que sea tu voluntad no te quedará más remedio que enfrentarte a tu oponente o mantenerte firme ante él, aunque esto pueda traer consigo un conflicto.EscorpioQuizás te lleves un desengaño con alguien de quien esperabas mucho o a quien querías mucho, quizás te duela mucho, pero al mismo tiempo el destino te va a hacer un favor porque te abrirá los ojos respecto a alguien que en un futuro podría haberte hecho mucho más daño. Es un día bueno para ti aunque parecerá malo.SagitarioEste será uno de los signos más favorecidos en el día de hoy. La influencia de Urano, que podría perjudicar a otros, a ti te va a volver mucho más intuitivo y te ayudará a encontrar nuevos caminos y respuestas para tu vida. Puede ser un día muy bueno si tuvieras que realizar alguna labor de tipo intelectual, artística o literaria.CapricornioBuen momento para el amor y los sentimientos, quizás te lleves una sorpresa descubriendo que alguien te quiere mucho más de lo que pensabas. Te espera una alegría en los asuntos del corazón o recoger el fruto de una relación que llevas trabajando y construyendo desde hace ya tiempo. Actúa con la cabeza, todo va a ir bien.AcuarioTen cuidado con los gastos y el dinero en general, hoy el día te trae una sorpresa sobre estos asuntos, pero podría no ser todo lo buena que desearías. Además, hoy debes tener un especial cuidado si te piden dinero o te proponen algún tipo de negocio, porque tienes mucho riesgo de que te roben o te estafen. Ten prudencia.PiscisDespués de una mañana de mucho estrés y nuevos problemas que irán surgiendo sobre la marcha al fin vas a poder descansar y pensar un poco en ti, ya hacia el final de la tarde. Es un día que irá mejorando según vaya avanzando, pero podría comenzar de forma bastante poco agradable. Por fin llegará el momento de relajarte.
1 h
20minutos.es
Comprobar Primitiva: resultados de este 28 de enero de 2023
La combinación ganadora de la Primitiva del sábado 28 de enero de 2023 ha sido la formada por los números 1, 3, 8, 11, 29 y 37. El número complementario ha sido el 47 y el reintegro ha correspondido al 6. Puedes consultar todos los resultados en la web de 20minutos.es.Loterías y Apuestas del Estado celebra el sorteo de la Primitiva tres veces a la semana, los lunes, jueves y sábados, siendo el sorteo de mayor aceptación en España.En la sección de Loterías de 20minutos.es se pueden comprobar los números premiados en loterías de toda la semana.
1 h
20minutos.es
Trias también busca la foto con John Hoffman y le invita a tomar café
A John Hoffman se le han acumulado las citas esta semana con candidatos a encabezar el Ayuntamiento de Barcelona. La cara visible del Mobile World Congress y director general de GSMA ha departido este sábado con el alcaldable de Junts, Xavier Trias, tras verse con el socialista Jaume Collboni este jueves. Tanto un encuentro como en otro se han envuelto de un ambiente distendido: si el candidato del PSC invitó a tapas en Nou Barris al ejecutivo del mayor congreso que se celebra en Barcelona, el exalcalde nacionalista ha charlado con Hoffman mientras compartían café este sábado por la tarde.Seguir leyendo....
2 h
elperiodico.com/es/
El hotel en el que puedes dormir en dos países al mismo tiempo
El continente europeo está lleno de hoteles peculiares, pero uno de los más sorprendentes es el que permite al viajero dormir al mismo tiempo en dos países diferentes.El hotel Arbez Franco-Suisse está, como su propio nombre indica, justo en la frontera entre Francia y Suiza, y algunas de las habitaciones atraviesan ambas naciones.También conocido como L'Arbézie, los huéspedes pueden elegir entre varias habitaciones 'binacionales', como la habitación nueve.La razón detrás de su extraña ubicación se debe al Tratado de Dappes, firmado en 1862, cuando ambos países permitieron un "pequeño intercambio territorial" dando a los franceses una carretera cercana, tal y como recoge The Sun.La peculiar ubicación del hotel ha dado pie a historias curiosas e incluso a algunos incidentes diplomáticos en la historia del hotel. Por ejemplo, un oficial de aduanas suizo multó a un grupo de hombres después de que los sorprendieran jugando cartas de fabricación francesa en el lado suizo del complejo.Durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas alemanas pudieron ingresar al lado francés después de la ocupación de Francia, pero no pudieron cruzar al lado suizo. Y también se utilizó como un terreno más neutral para las negociaciones entre Francia y Argelia en la década de 1960, lo que condujo a la independencia de este último país.Incluso en el año 2002 fue investigado tras el 11-S, porque se temía que los terroristas de Al Qaeda habían utilizado el hotel para cruzar la frontera sin ser detectados.
2 h
20minutos.es