Herramientas
Cambiar el país:

Libros para «palpar» la vuelta al mundo

Entre 2019 y 2022 se conmemora el quinto centenario de la primera vuelta al Mundo. Un periodo en el que el editor Dionisio Redondo está realizando su particular circunnavegación editorial con la publicación de una réplica de los grandes documentos del viaje. Con ellos se puede «palpar» la gran gesta e indagar la intrahistoria de sus protagonistas. «Queremos recuperar la emoción de esos días», afirma. En la primera obra de este proyecto de Taberna Libraria se reproducen, por ejemplo, las cartas autógrafas conservadas de Magallanes y de Elcano. «Está la única misiva existente firmada del puño y la letra de Elcano, donde el marino pide merced al Rey por los favores realizados y solicita ser nombrado Caballero de la Orden de Santiago para ponerse a la misma altura que Magallanes… Carlos I lo deniega por no ser de un linaje nobiliario, aunque sí le asigna una renta anual vitalicia». Reproduce también el portulano de Jorge Reinel que custodia la Biblioteca Nacional de Francia. Lo había elaborado este cartógrafo portugués para persuadir al Rey de que las Molucas, en base al Tratado de Tordesillas, pertenecían a jurisdicción española. Este mapamundi vivió su propia peripecia, ya que el original desapareció en un bombardeo en la II Guerra Mundial, «aunque el artista alemán Otto Progel lo copió en el siglo XIX, y gracias a ello se conserva en París». La segunda obra de Taberna Libraria es «Las Viandas de la Mayor Aventura», dirigida por Antonio Sánchez de Mora, documentalista en el Archivo de Indias. Ahí está el registro de las bodegas de las naos, que muestran la difusión de los alimentos andaluces en el siglo XVI. «Se embarcaron bizcochos de pan horneados en Sevilla, se adquirieron vacas en Sanlúcar, cazones y sardinas de puertos como Cádiz o Ayamonte; boquerones en salazón elaborados en Málaga o tocino ibérico de la sierra norte, garbanzos de Trebujena, arroz del bajo valle del Guadalquivir, vino de Jerez o vinagre de Moguer, sin olvidar el aceite de oliva andaluz», recuerda el análisis de Sánchez de Mora. La expedición —inmensamente más larga de lo esperado— pasó un hambre atroz. «Cuando llegaron a las Filipinas, moribundos y exhaustos, prepararon los ingredientes de la isla utilizando la tradición de la cocina andaluza, creando así una de las primeras experiencias de fusión gastronómica entre el sudeste asiático y Andalucía». La botica de la naos El tercer proyecto de Dionisio Redondo saldrá en los próximos meses y estará centrado en la botica de las naos. «Los catedráticos de Farmacia que han estudiado los documentos han averiguado que hubo en Sevilla un boticario, Juan Bernal, que proveyó a esta expedición y a todas las naos que salían desde la ciudad... Fue un ávido y eficaz suministrador de medicinas». El listado de la botica demuestra que «los miembros de la tripulación eran unos valientes, porque se enfrentaban a multitud de penalidades con muy pocos remedios para hacerles frente». Los marinos solían perecer de escorbuto por falta de vitamina C, y «la Nao Victoria venía a su regreso cargada de clavo, muy rico en esa vitamina, con lo cual tenían la solución muy cerca aunque no lo sabían». Redondo sostiene que «la organización de la botica o de los alimentos son historias transversales del día a día de la expedición y de la realidad a la que se enfrentaba la marinería». Una de las últimas etapas del «corpus bibliográfico» sobre la primera circunnavegación será la publicación de dos importantes piezas cartográficas del primer cuarto del siglo XVI, custodiadas en prestigiosas bibliotecas italianas, que demuestran que la expedición de Magallanes cambió por completo la cartografía de la Tierra. En una de ellas se representa por vez primera el «Estrecho de Todos los Santos» (hoy de Magallanes) así como con gran veracidad la distancia entre dicho estrecho y Asia. En la otra el nuevo territorio explorado del meridiano oriental o antimeridiano, situando las islas de la Especiería en la parte española. Para Dionisio Redondo, la fidedigna reproducción de todos estos documentos celosamente custodiados en distintos archivos es una exigencia de la era digital. «En un momento en el que la información se transmite masivamente por Internet, la edición tiene que aportar un valor añadido y ofrecer experiencias diferentes». La Monarquía Hispánica y su compleja burocracia documentó su larga historia y con estas obras «se seleccionan joyas que no deben permanecer ocultas», concluye.
Leer artículo completo sobre: sevilla.abc.es
La juerga Andrea Levy
 Leer
elmundo.es
Una niña de 13 años víctima de acoso escolar intenta suicidarse tomando 16 pastillas de diazepam
Fue ingresada en un hospital donde lograron salvarle la vida. Lleva años sufriendo acoso escolar por parte de un grupo de niñas en Colmenarejo. Educación asegura que no hay ningún expediente abierto por este caso. Leer
elmundo.es
C.Tangana revive el mítico bar Palermo: de Antonio Vega al 'after' de 'El Madrileño'
 Leer
elmundo.es
Los coches que en varias generaciones han logrado convertirse en iconos del motor
Tan solo algunos modelos han logrado mantener su trayectoria de éxito con el paso de los años. Son los más veteranos, adaptados a los nuevos tiempos. En muchos casos el vehículo original poco tiene que ver con el actual, pero a lo largo del tiempo todos ellos han mantenido el nombre y algunas características que hacen que se identifiquen con facilidad.
abc.es
El coche autónomo aprende modales gracias al talento español
Paso adelante para el coche autónomo, y con acento español. Investigadores de la madrileña Universidad de Alcalá, en el marco del proyecto internacional Brave, han logrado perfeccionar las dotes de predicción de siniestros y de comunicación de los vehículos autoconducidos. Se trata de dos aspectos claves de cara a facilitar la aceptación social de este tipo de automóviles, cuya situación técnica y tecnológica, por ahora, está muy por delante de la normativa. El equipo, formado por una veintena de personas, ha perfeccionado las capacidades a la hora de detectar con antelación los comportamientos de otros usuarios de la vía, lo que contribuirá de forma significativa a la reducción de la siniestralidad vial. Además, ha desarrollado un sistema de comunicación mediante señales... Ver Más
abc.es
La ciudad sostenible tendrá menos espacio para coches y más para peatones
Las zonas de bajas emisiones y restringidas a la circulación de vehículos van ganando terreno en las grandes ciudades, al tiempo que aumenta la presencia de vehículos de movilidad personal como patinetes y bicicletas eléctricas. Las necesidades y posibilidades de movilidad están cambiando, y pese a haberse incrementado el transporte privado o en vehículo aprticular debido al Covid-19, el transporte público y compartido se postulan como alternativas reales. El Forum Internacional del Transporte (ITF en sus siglas en inglés), un 'think tank' asociado a la OCDE, ha ealizado un estudio en el que analiza cómo los gobiernos podrían apoyar a los ciudadanos para el uso de alternativas al coche privado, con el fin de reducir su dependencia. La ITF destaca la necesidad de mejorar nuestras ciudades y convertirlas en un espacio más habitable, así como reducir de forma progresiva los costes sociales y medioambientales del uso del coche privado, para así llegar a los objetivos sostenibles planteados en acuerdos como el de París. La recomendación número uno que plantea este organismo es la revisión de los espacios urbanos con el objetivo de reducir el espacio dedicado a las carreteras y los aparcamientos, que en la actualidad ocupan un porcentaje desproporcionado, frente a los modelos de transportes multimodales. En su lugar, este espacio se debería dedicar a transporte público, peatones y micromovilidad. La ITF declara que «la llegada de la micromovilidad compartida ha contribuido a una necesidad creciente de redistribuir el espacio urbano». Además, la organización subraya que «el incremento del espacio dedicado a carriles bici por el que puedan circular patinetes eléctricos, bicicletas eléctricas y otros vehículos similares contribuirá a que el desplazamiento en estos medios de transporte sea visto de una forma mucho más atractiva que otras alternativas como el coche». «Este estudio refuerza el mensaje que siempre se ha defendido en Voi: hacer de las ciudades un lugar más habitable para sus ciudadanos, destinar más espacio a alternativas respetuosas con el medio ambiente y menos al coche privado. En definitiva, fomentar un modelo multimodal que nos permita desplazarnos de forma más segura, sustentable y saludable para todos», destaca Charlotte Serres, General Manager de Voi para España y Francia. El mensaje de que las calles son más seguras con un modelo de transporte intermodal alejado de los coches se basa en un dossier sobre Micromovilidad Segura publicado por la ITF en febrero del pasado año. Asimismo, un Eurobarómetro especial dedicado a la movilidad y el transporte de este verano indicaba que la falta de carriles dedicados a patinetes eléctricos y bicicletas es un factor de peso para que los ciudadanos europeos percibieran que los trayectos en patinete fueran inseguros tanto para ellos como para otros usuarios de la carretera. Por otro lado, un estudio realizado por Voi en octubre apoya la tesis de que la falta de estos carriles es una de las preocupaciones más importantes entre sus usuarios. En este sentido, Voi respalda las recomendaciones llevadas a cabo por la ITF. La compañía está convencida de que es vital redistribuir el espacio de las ciudades y construir carriles dedicados en exclusiva a vehículos ligeros como pueden ser los patinetes eléctricos u otros vehículos de micromovilidad. En consecuencia, la comunidad local podrá disfrutar de unas calles más seguras, con espacios en los que poder desarrollarse y crecer. Por otro lado, Voi colabora con las ciudades en donde opera compartiendo los datos de movilidad recopilados. De esta manera, Voi ayuda a comprender mejor los flujos de tráfico, lo que revierte en una mejora de la accesibilidad y flexibilidad en el acceso a alternativas de transporte más sostenibles que el coche privado.
abc.es
Cómo evitar los riesgos de contagiarse el Covid-19 en el coche
La tercera ola de la pandemia provocada por el coronavirus parece que comienza a remitir. Pese a ello, desde las administraciones y los principales especialistas en materia sanitaria recomiendan que mantengamos las medidas de precaución, ya que de no tomar las medidas necesarias para evitar los contagios de Covid-19, correríamos el riesgo de caer en un cuarto rebrote. A la hora de conducir, muchas de las personas que utilizan tanto sus vehículos propios o de servicio público se preguntan si están en un espacio limpio e higienizado. La duda es real en la mitad de estos conductores reconocen que les cuesta conducir un vehículo que no esté correctamente desinfectado de todo tipo de amenazas víricas, bacteriológicas y de otra índole para su salud, según explican desde Alvato Luxury Detailing. El factor psicológico de la pandemia lleva a muchos propietarios a dudar por no disponer de un espacio libre de virus para conducir tranquilamente. No sólo los particulares, sino también los conductores de taxis y autobuses reconocen que están más tranquilos con un vehículo limpio, higienizado y libre de virus. Sus preocupaciones se centran no sólo en el habitáculo sino en el volante, palanca de cambios, cinturones de seguridad o cristales como focos de transmisión Un factor que sigue siendo fundamental es la utilización de la mascarilla. en los vehículos privados de hasta 9 plazas, pueden desplazarse 2 personas por cada fila de asientos, incluido el conductor, siempre que todas lleven mascarillas ¨que cubran las vías respiratorias¨ y respeten la máxima distancia posible entre los ocupantes. En los vehículos que solo dispongan de una fila de asientos (furgonetas, vehículos pesados, etc.), pueden ir 2 personas, que también deben llevar mascarillas y mantener la distancia máxima. Si no se cumplen estos requisitos, solo se permite ir al conductor. En los transportes privados particulares y privados complementarios de personas en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, podrán viajar tantas personas como plazas tenga el vehículo, siempre que todas residan en el mismo domicilio. En este supuesto, no será necesario el uso de mascarilla. Es decir, si se mueves en el coche con las personas con las que vives en el mismo domicilio, puedes ir sin mascarilla. Y también si vas solo. No obstante, la norma recoge seis excepciones para no ponerse la mascarilla al volante, y el incumplimiento será sancionado con multas de hasta 100 euros. Únicamente quedan excluidas las personas con dificultades respiratorias cuyo uso pueda provocar un empeoramiento de sus condiciones, las que tengan motivos de salud debidamente justificados o aquellas que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que lo hagan inviable. O en el único caso comentado anteriormente: si se mueves en el coche solo o con las personas con las que vives en el mismo domicilio. Los especialistas de Alvato Luxury Detailing indican que aunque la limpieza del aire del habitáculo es importante, generalmente la ventilación es un método sencillo para que el aire se purifique y pueda liberarse de los aerosoles que hubieran quedado suspendidos en el interior. Pero es una realidad, además, que las partículas de virus y bacterias se quedan adheridas a la superficie y la labor de desinfección debe ser importante en aquellas zonas de mayor contacto. Las toses y estornudos dentro del vehículo llevan las partículas a depositarse en muchas partes del coche y son las de más contacto las que más vigiladas en cuanto a desinfección deben estar. Entre las zonas más peligrosas y por lo tanto a las que mas atención deberemos dedicar destacan los tiradores de las puertas, ya que tanto para entrar como para salir el contacto es más que evidente y repetitivo. Además suelen ser de metal, una de las superficies en las que los restos de virus permanecen más tiempo. El volante es la guía de la conducción y es, por tanto, una zona de altísimo contacto. No es un contacto puntual sino continuado con una o las dos manos por lo que el riesgo de contagio es evidente aunque no esté hecho de metal. Pero la piel que lo recubre sí es un depósito de microorganismos. La palanca de cambios tanto si es un coche automático como manual no deja de ser una zona de contacto recurrente. Algunos pomos, además, están hechos de metal lo que implica aún mayor riesgo por la prevalencia del virus en esta superficie. Finalmente el cinturón de seguridad no deja de ser otro de los elementos que contactamos y que, además, queda más cerca del rostro que los otros. El peligro de estar en contacto con el virus tan cerca cuando además un 80% de los conductores no utiliza mascarilla hace vital la desinfección de esta zona. En superficies como el aluminio se estima el tiempo de permanencia de un virus oscila entre las dos y las ocho horas (a una temperatura ambiental de 21 grados). En la madera, permanece hasta cuatro días, al igual que sobre el cristal. En el papel, entre cuatro y cinco días, mientras que en superficies metálicas, hasta cinco días. No obstante, la permanencia del virus en los objetos puede variar en función de la temperatura, la humedad y el tipo de superficie, alargándose más en el interior del habitáculo. Por ello, se recomienda limpiar cada vez que se coja el coche aquellos elementos con los que tenemos más contacto, especialmente si son utilizados por otras personas, como son el volante, el pomo de la palanca de cambios o los tiradores. Dicha limpieza debe realizarse con guantes desechables puestos y una bayeta de un solo uso.
abc.es
Ayuso pide un esfuerzo para traer más vacunas a Madrid
La Comunidad ha administrado 470.000 dosis al 2,7% de la población y hay ya 177.000 personas inmunizadas Leer
elmundo.es
Consejos para que un coche de más de 15 años dure más tiempo
La situación económica causada por el Covid-19 hace que se prioricen los gastos, siendo la compra de un nuevo vehículo una de las últimas inversiones. Los vehículos de más de 15 años suelen ser una fuende de gastos, ya que las averías son más frecuentes debido al desgaste natural. Además no tienen los adelantos tecnológicos de los vehículos modernos para deducir las emisiones contaminantes, y tienen menos elementos de seguridad y ayudas a la conducción. Pese a todo, la seguridad en los desplazamientos debe ser una máxima a la que no se debe renunciar bajo ninguna circunstancia. En España hay más de 24 millones de turismos, de los que el 34% tienen más de 15 años. Se prevé que representen el 37% en 2022, según datos del GIPA. Cuantos más años tiene un vehículo, las averías se incrementan y, por lo tanto, las posibilidades de sufrir un siniestro también crecen exponencialmente. Para asegurarnos de que el coche se mantiene pesea los años en las mejores condiciones, conviene seguir una serie de pautas: -Calentar el motor antes de iniciar la marcha y dejar que todos los líquidos fluyan. Realiza una conducción especialmente suave durante los primeros minutos hasta alcanzar una temperatura óptima. Se puede consultar en el cuadro. -Revisar con frecuencia los niveles de líquidos: nivel del aceite (muy importante), la dirección asistida y el líquido de frenos para evitar graves averías o siniestros. Además, también hay que revisar periódicamente el líquido del limpiaparabrisas y el anticongelante, especialmente por el frío y las posibles lluvias. -Verificar el buen estado y funcionamiento de los cinturones de seguridad y asientos. -Revisar el estado del alumbrado y señalización: luces de posición, de largo y corto alcance, de freno, intermitentes, antinieblas, marcha atrás… -Comprobar con periodicidad el funcionamiento de puertas, ventanas o mecanismos de cierre. -Mejor no esperar a que el combustible se agote para evitar que la suciedad que se queda en el fondo del depósito entre el motor. -Verificar con periodicidad el buen estado de los sistemas de dirección, la suspensión del vehículo, del motor, el catalizador y el circuito de frenos. -Revisar especialmente el estado de los neumáticos que deben estar en buen estado: dibujo correcto, presión, profundidad, que no tengan grietas ni bultos… La profundidad del dibujo mínima es de 1,6mm pero lo recomendable es que esté en 3 ó 4mm. Con un neumático en mal estado o desinflado, se pone en riesgo el agarre, la distancia de frenado, la reacción ante condiciones climatológicas adversas… -Comprobar que no hay averías electrónicas. Basta con realizar una lectura de averías en un taller. Se controla el correcto funcionamiento de sistemas como la inyección electrónica, los airbags, el ABS o ESP. Y, por supuesto, aunque parece obvio, otros tres consejos claves: -Realizar una conducción responsable. No conviene forzar el vehículo: evitar acelerones y frenazos bruscos. -Lavar el coche con frecuencia: hay que tener en cuenta que la suciedad provoca corrosión por lo que hay que mantener el vehículo limpio, tanto por fuera como por dentro. -Acudir al taller ante la menor avería. De esta forma, evitaremos males mayores. Una avería muy común que puede desencadenar en un problema mayor y, por lo tanto, en un incremento del coste es la pérdida de anticongelante. Si no se repara, puede provocar un sobrecalentamiento en el motor, pudiendo ocasionar así una avería en la junta de la culata. De esta forma, el coste de reparación final será mayor que el que era en un principio. Norauto recuerda que cuando el vehículo tiene más de 10 años, se debe pasar la ITV cada año. Si se tiene un defecto leve, se puede seguir circulando pero se debe subsanar el problema. Si el coche tiene defectos graves, deben ser arreglados y volver a pasar la ITV en el plazo de 2 meses. Si los defectos son muy graves, no podrá seguir circulando y el coche deberá ser trasladado en grúa para posteriormente volver a pasar la ITV una vez los defectos hayan sido solucionados. Contar con la ITV pasada es sinónimo de que el automóvil reúnen una serie de requisitos mínimos para poder seguir circulando. Prolongar la vida útil del vehículo es posible con un mantenimiento periódico y en profundidad. Entre las revisiones que recomiendan desde esta red de talleres destacan el mantenimiento y revisión del alternador y motor de arranque, comprobación de los amortiguadores, revisión de la distribución o verificación de los embragues. La compañía ofrece un 15% de descuento en coches de 15 años o más en la mano de obra de estas 4 prestaciones clave para el mantenimiento de tu coche. Se aboga así por ayudar a todas aquellas familias que no pueden cambiar de automóvil y que deben prolongar la vida útil de su antiguo coche. Igualmente, y con el objetivo de mejorar el estado en el que se encuentran estos automóviles, dentro del 'Plan Resiste' se puede realizar un 'Eco Servicio' de descarbonización. Este servicio disminuye las emisiones contaminantes del vehículo hasta un 20% y el consumo de combustible hasta en un 10%. Además, el coche recupera potencia y mejora la suavidad del motor. Este servicio se recomienda realizarlo de forma preventiva cada 20.000 km o cuando sea necesario.
abc.es
La Berlinale 'online' reinventa la pandemia como género cinematográfico
 Leer
elmundo.es
Bruno Le Maire, el ministro francés que se hizo viral con una carta de amor a los libros
 Leer
elmundo.es
Agustín de Iturbide, el denostado padre de la patria mexicana ignorado por López Obrador
 Leer
elmundo.es
El 'Trainspotting' granadino de 'Juarma': "La cocaína es el decorado, el pegamento que une las historias"
El escritor andaluz publica con 'Blackie Books' su novela 'Al final siempre ganan los monstruos' Leer
elmundo.es
Franz Heukamp: "Si la incertidumbre no está bien gestionada lleva a la frustración y al colapso mental"
 Leer
elmundo.es
Fondos de inversión: claves para entenderlos e invertir en 2021
 Leer
elmundo.es
Rubén Segura-Cayuela: "Si la pandemia no ha puesto de acuerdo a los políticos españoles, ¿qué lo hará?"
 Leer
elmundo.es
Banca online: Blindaje contra los ciberdelincuentes
 Leer
elmundo.es
Aznar, 25 años
 Leer
elmundo.es
El Gobierno tratará esta semana de retomar la negociación con el PP para renovar el CGPJ
 Leer
elmundo.es
Crisis en Bildu: la abrupta marcha de una aspirante a relevar a Arnaldo Otegi deja a los 'abertzales' contra las cuerdas
 Leer
elmundo.es
Juanma Moreno choca con Pablo Casado por la renovación del PP de Sevilla
 Leer
elmundo.es
Ciudadanos exprime la "vergüenza" de las negociaciones del PP en RTVE y el CGPJ para distanciarse de la absorción
 Leer
elmundo.es
SYM se afianza en el mercado español con la Maxsym 400
A primeros de noviembre de 2020, SYM -fabricante taiwanés que en nuestro país superó el pasado año la cuota de mercado del 10% ocupando la quinta plaza de las ventas del mercado español de scooters- comunicaba la futura aparición de un nuevo modelo, el Maxsym 400, que se ha renovado totalmente respecto a su predecesor y cumple con la normativa EURO5. Ofrece un aspecto más deportivo que el anterior, que se caracterizaba por unas formas y prestaciones de GT. Para ello se ha construido un nuevo chasis, más ligero, para ofrecer unas prestaciones más equivalentes a los scooters deportivos actuales. El propulsor se ha optimizado al máximo para conseguir una buena potencia, de 34 CV, y la tecnología que aporta comienza por la iluminación encomendada a la tecnología de LED, la ausencia de llave para arrancarlo o las luces de emergencia que se activan automáticamente a la hora de realizar una fuerte frenada. Y lo más esperado: un control de tracción que permite realizar recorridos con total seguridad. Otro aspecto a resaltar es el gran hueco debajo del asiento que permite albergar dos cascos y demás objetos para realizar nuestros desplazamientos cotidianos con comodidad. Ficha técnica Motor: Monocilíndrico de cuatro tiempos y cuatro válvulas, refrigeración por líquido Potencia: 34 CV/6.750 rpm Cilindrada: 399 c.c. Par Motor: 39,5 Nm a 5.250 rpm Altura del asiento: 800 mm Depósito: 13 litros Consumo medio: 4,1 l/100 km Peso en orden de marcha: N.D. PRECIO: N.D.
abc.es
El día en que estuvo a punto la excomunión de Franco
El 3 de marzo de 1974, a las ocho de la mañana, un avión esperaba en Sondica para llevarse a Roma a monseñor Antonio Añoveros, obispo de Bilbao. La homilía que se había leído en las iglesias de Vizcaya el domingo anterior, titulada «El Cristianismo, mensaje de salvación para los pueblos», provocó una crisis que estuvo a punto de romper las relaciones entre el Estado español y la Iglesia y de que el entonces jefe del Estado, Francisco Franco, y todos los responsables de la decisión de expulsar de España a un obispo fueran excomulgados. El cardenal Vicente Enrique y Tarancón desveló por primera vez cómo transcurrieron esas horas tremendas en una larga entrevista que concedió a José Luis Martín... Ver Más
abc.es
Canibalismo en las cruzadas: la tragedia que obligó a los cristianos a comer musulmanes
Hay algo que los largometrajes no han logrado transmitir. Al menos todavía. El hedor de los cadáveres que, ya serenos y huecos de vida, yacen inertes sobre el campo de batalla. En el siglo XI, durante la Primera Cruzada, la guerra no olía a gasoil y a pólvora. Apestaba a sudor y exudaba el calor del desierto. Eran otros tiempos. Los de luchar por una Tierra Santa alejada del cobijo del viejo continente y los de asumir penurias inimaginables en defensa del cristianismo. Y si creen que exagero, basta con recordar el hambre y la desesperación que debieron pasar los defensores de la ciudad de Maárat para verse obligados a comer carne humana. El episodio, tan real como tristemente olvidado, es uno de los muchos que recoge el profesor de Historia medieval Thomas Asbridge en su flamante «La Primera Cruzada. Una nueva historia» (Ático de los libros, 2021). Una obra que, a lo largo de sus más de cuatrocientas páginas, se zambulle de lleno en la campaña que inauguró unas contiendas (las cruzadas) que se extendieron durante dos siglos a través de los ojos de cientos y cientos de cronistas. Fue una de las pocas que, sobre el papel, resultaron exitosas y finalizaron con la toma de Jerusalén. Aunque, en la práctica, provocó una infinidad de conflictos internos y muertes. Primera Cruzada La Primera Cruzada se gestó en un momento de tirantez extrema en la Iglesia. Según explica a ABC Carlos Núñez del Pino –licenciado en Historia y autor de artículos de divulgación en revistas como Descubrir la Historia, Historia Hoy o Muy Historia– su arquitecto fue Urbano II. «Accedió al trono papal en 1088, una época de enorme tensión y crisis en la institución, muy debilitada por su enfrentamiento con el Sacro Imperio Germánico. Tal era la situación, que el nuevo papa tardó seis años en poder controlar su palacio, ocupado por el Antipapa Guiberto. Urbano, francés de origen, era un auténtico animal político y tenía muy claro su objetivo: recuperar la influencia política», desvela. La oportunidad de recuperar el poder se le presentó en el 1095, cuando el emperador bizantino Alejo Comneno solicitó ayuda para detener a un ejército selyúcida que llamaba a sus puertas ávido de tierras y riquezas. Urbano II, un verdadero mago de la política, instó entonces a los cristianos a viajar miles de kilómetros hasta Tierra Santa. «Supo instrumentalizar esta solicitud para sus intereses. En un contexto de legitimización de la corona papal utilizó la idea de Cruzada para erigirse como principal defensor de la fe. No solo podría vender la idea de la ayuda hacia los cristinos orientales en peligro, sino que dirigiría la belicosidad de los príncipes europeos hacia tierras lejanas», añade Del Pino. Cual estrella del rock, Urbano II protagonizó decenas de bolos por tierras galas primero, y Europa entera después, en los que llamó a pobres y ricos a dejar la calidez de sus hogares, bordarse la cruz –símbolo de aquel movimiento militar– y defender el cristianismo. Y vaya que le salió bien. «Durante el verano de ese año, Urbano realizó una gira por Francia para visitar Cluny, donde había sido prior, y a los grandes nobles. El objetivo era conseguir el apoyo de la élite del reino antes de lanzar su idea en Clermont. Estaba todo calculado para evitar cualquier error». Su máxima, convertida a la postre en una suerte de lema de la Primera Cruzada, resonó en palacios y en las casas más humildes: «Deus vult» («Dios lo quiere»). Lo que el altísimo no anhelaba, con total seguridad, eran las diferencias internas que brotaron en el seno de los ejércitos arribados a Tierra Santa. La enfermedad fue la llegada de demasiados líderes militares, y no había un remedio claro para ella. Lo único que ayudó a paliarla fueron las victorias contra los musulmanes, el sueño por hacerse con la ciudad prometida –Jerusalén– y la conquista de enclaves determinantes como Antioquía (tomada en el verano del 1098). Y, a veces, ni eso. Así lo confirma Asbridge en su obra, donde especifica que fue precisamente en esta urbe donde tres personajes de calado dieron un paso al frente para alzarse, de una vez, como líderes de la Primera Cruzada: Bohemundo de Tarento, Godofredo de Bouillón y Raimundo de Tolosa. Triste preludio Bohemundo, príncipe de Tarento, era la opción más lógica. Veterano, había demostrado en un millar de ocasiones su valía en combate. No en vano recibió en junio el cargo temporal de comandante de la Cruzada. Sin embargo, era de mentalidad cautelosa y no abogaba por avanzar hacia Jerusalén hasta que las posesiones ya conquistadas estuvieran bien defendidas. Su némesis fue Raimundo de Tolosa, convencido de que la conquista de la Ciudad Santa era clave para la moral de las tropas y portador de una reliquia capaz de unir a toda la cristiandad: la lanza con la que –de forma presunta– habían atravesado a Cristo en la Cruz. Ambos protagonizaron una serie de tiranteces para hacerse, poco a poco, con más poder que su contrario. Desde luego no fue sencilla la conciliación. Tras la conquista de Antioquía, cada uno de los contendientes se obcecó en hacerse con más territorio que su par para postularse como líder de la cruzada. En medio de aquel clima enrarecido, y allá por finales de noviembre del 1098, Raimundo puso sus ojos en Maárat an Numán, uno de los asentamientos más destacados del oeste de Siria tanto a nivel estratégico como económico. Sus huestes arribaron a las puertas de la pequeña fortaleza el 28 y, apenas unas jornadas después, hicieron lo propio las de Raimundo, obsesionado por participar en la conquista y que no le adelantaran un movimiento en su particular partida de ajedrez. La urbe, definida por los cronistas como «rica y muy poblada», se enfrentó así a los cristianos. Raimundo de TolosaEl largo asedio, cuyos pormenores darían para un artículo igual de extenso, puso de manifiesto lo precarias que eran las líneas de abastecimiento de los cristianos. El camino directo con Antioquía no tardó en verse bloqueado de forma intermitente y las tropas de Bohemundo y Raimundo sufrieron en su piel la escasez de vituallas y agua. Así lo corrobora Asbridge al señalar, en su nueva obra, que «los mismos cruzados se quedaron rápido sin provisiones» y que se vieron obligados a acortar los tiempos que barajaban en principio para evitar un descalabro aún mayor. «Con el invierno cerca de alcanzar su punto álgido, las líneas de abastecimiento pronto empezaron a mostrar señales de tensión. Al cabo de una semana, el suministro se redujo». Raimundo de Aguilers, testigo de los hechos, hizo referencia a la preocupante escasez de alimentos: «Me apena informar que en la hambruna resultante era posible ver a más de diez mil hombres dispersos por el campo como ganado, rascando y rebuscando con el propósito de encontrar algún grano de trigo o de cebada, una judía o cualquier hortaliza». La escasez de alimentos trajo consigo una disminución radical de la disciplina y, con el paso de las jornadas, hasta el monje Pedro Bartolomé –mano derecha de Raimundo– cargó contra el ejército cruzado por perpetrar faltas como «el asesinato, el saqueo, el robo y el adulterio». Todos ellos, pecados que obligó a purgar con la ofrenda de oraciones, el pago de limosnas y muchos «preparativos espirituales» más. Por suerte para los líderes, la fortaleza de Maárat an Numán cayó a mediados de diciembre tras lanzar contra ella desde una gigantesca torre de asedio hasta, en palabras de los cronistas de la época, «piedras, proyectiles de fuego, colmenas de abejas, cal y fuego». Canibalismo Aquella hambruna fue un triste preludio de lo que todavía estaba por llegar. Tras unas navidades en total inactividad, Asbridge afirma que la escasez volvió a tomar la ciudad de Maárat. «La mayoría de ellos, desde los caballeros hasta los campesinos más pobres, estaban cada vez más descontentos. Una vez agotado el exiguo botín obtenido durante el saqueo de la ciudad, el hambre volvió a amenazarlos». Pronto se extendió a toda velocidad entre la hueste la idea de que la única forma de sobrevivir era marchar hacia la ansiada Jerusalén. La rebelión se palpaba en el ambiente y ninguno de los dos líderes estaba exento de ella. Pero a uno y al otro, al otro y al uno, les resultó imposible aparcar sus diferencias en favor de un objetivo común. Sus problemas internos terminaron por condenar Maárat. Para empezar, ambos abandonaron la ciudad a su suerte tras reiniciar sus disputas por el control de Antioquía, mucho más determinante. Si las líneas de aprovisionamiento eran ya débiles, aquello les dio la puntilla. La ciudad quedó desprovista de vituallas y, en breve, se inició una hambruna. La mayor de todas las vividas hasta entonces. «Las líneas de abastecimiento que sostenían a los soldados eran tenues, pero, con la llegada del nuevo año, colapsaron. Los pobres, que ya habían padecido hambre en Navidad, se descubrieron de repente privados por completo de sustento. Todo indicaba que se revivirían los horrores de la inanición, que ya había causado estragos entre los francos un año atrás, durante el asedio de Antioquía», añade el experto en su obra. Recreación de un caballero durante la Primera CruzadaNarran las crónicas que la desesperación de los soldados cristianos afincados en Maárat fue absoluta. El hambre provocó que los cruzados más desamparados «despedazaran los cadáveres de los musulmanes, pues en las entrañas de estos se solían encontrar monedas de oro». Y eso solo fue el principio. Poco tiempo después, otros recurrieron a medidas más desesperadas. De esta forma lo explicó el cronista Raimundo de Aguilers: «Aquí nuestros hombres sufrieron una hambruna excesiva. Me estremezco al contar que muchos de ellos, atormentados hasta el extremo por la locura que les causaba la falta de alimentos, decidieron cortar trozos de carne de las nalgas de los sarracenos que yacían por allí, trozos que luego cocinaban y comían, y devoraban como salvajes sin esperar siquiera que la carne se acabara de asar». Asbridge recoge otros tantos testimonios que se refieren a que «la escasez de comida se tornó tan grave que algunos cristianos se comieron con gusto los cadáveres podridos de los sarracenos que tres semanas antes habían arrojado a los pantanos». El autor define lo acontecido en Maárat como «una de las atrocidades más infames cometidas por los ejércitos de la Primera Cruzada». Ya en la Edad Media, el canibalismo era una práctica vista con verdadera repulsión por los cristianos, algo que no sucedía, por ejemplo, con los saqueos orquestados contra el enemigo. Por ello, los cronistas dieron buena cuenta de ella en sus escritos. Asbridge también afirma que aquellas historias «tuvieron algún efecto a corto plazo». El principal fue que las noticias llegaron hasta las urbes cercanas y los musulmanes se forjaron la imagen de los caballeros cristianos como demonios con cuernos y rabo. Seres sedientos de sangre ante los que era imposible ofrecer resistencia. Al parecer, esa leyenda negra les hizo firmar treguas con sus enemigos antes incluso de que atacaran.
abc.es
Caza y campo en la mesa y en el entorno
Cualquier cazador que haya frecuentado cotos zamoranos conocerá seguramente El Empalme, en la Nacional 525, en Rionegro del Puente. Este singular restaurante especializado en setas y caza y enclavado en una casa centenaria cuyo origen como posada y fonda se remonta a 1711, es regentado desde hace más de treinta años por Gloria Lucía y Elías Martín. Gloria, alma del mismo, es una experta cocinera de caza -lleva destazando caza desde que viviera en Austria- y cocina platos a base, sobre todo, de piezas de mayor -ciervo con rosas y menta se presenta en carta- junto a distintas variedades de setas y boletales ya que la variedad micológica es uno de los santos y seña de este restaurante y del campo que lo rodea. Gloria aprovecha del despiece de un ciervo o corzo todo, como nos demostró en Madrid Fusión 2020, dejando la carne limpia, natural y con su textura firme antes de tratarla, liberando los lomos, solomillos, morrillo, aguja o cuartos traseros para sus platos a la plancha o brasa; las paletillas, la espaldilla o el morcillo para guisos; el pescuezo para hamburguesas; o las costillas para embutidos con su magro o para churrasco. Comprometida y solidaria con el gremio, desde su restaurante, con el trato familiar que los caracteriza, nos recomienda rutas cinegéticas, artísticas y de naturaleza por la comarca zamorana, arrancando en Villardeciervos (donde se encuentra Aherca) para hacer un recorrido lobero y corcero que pasa por el Centro del Lobo Ibérico Félix Rodríguez de la Fuente de Robledo hasta Carballeda y Puebla de Sanabria. En este último municipio, Mónica F. Cifuentes, al frente de los restaurantes de la Posada Real de las Misas y de la Cartería, nos ofrece en su carta embutidos, deliciosos jarretes u ossobuco de ciervo guisado y un meloso arroz con corzo. Y para degustar caza menor, su apuesta es el restaurante Lera en Castroverde. Este recorrido visual, artístico, cinegético, de naturaleza y buena gastronomía no defraudará. Ciervo (o corzo) en crema de arroz con leche o crema de orujo Ingredientes: 800 gramos de lomo, cadera o tapa de ciervo (las traseras son las partes más tiernas); 200 ml de nata para cocinar con 35% de grasa; media pastilla de caldo concentrado de carne; sal, pimienta y mostaza al gusto; 150 ml de crema de arroz con leche o crema de orujo (El abuelo o Panizo son dos buenas opciones); una cucharadita de aceite muy caliente. Preparación: Se trocea la carne en tacos o trozos grandes de forma que sea una pieza por comensal y se impregna con sal, pimienta y mostaza, para dejarla reposar, mínimo, una hora (se puede dejar de un día para otro). Se pone en una sartén a calentar el aceite y en él los tacos de la carne troceada. Se marca durante cuatro minutos aproximadamente, se da la vuelta y dos minutos más, y se aparta. En otra sartén previamente calentada se vierte la crema de orujo o de arroz con leche y se deja a fuego alto y se le agrega la pastilla de caldo. Se revuelve durante unos tres minutos, vigilando la llama que se forma para quemar el alcohol (dos minutos hasta que se quema todo). Se añade la nata y se va moviendo con una cuchara mientras se va incorporando los trozos de carne. Otros dos minutos más y este delicioso plato estará preparado para ser guarnecido y presentado con verduras crujientes y marzuelas (Hygrophorus marzuolus), seta típica de este mes de marzo que arranca.
abc.es
Valle de carranza, una joya natural en plena Vizcaya
El Valle de Carranza, situado en la zona más occidental de la comarca de Las Encartaciones es, con una extensión de 13.787 hectáreas, el municipio más extenso de Vizcaya. Se reparte en 49 barrios que se agrupan territorialmente en dieciséis concejos o parroquias. En Concha, barrio situado en la parte central, se ubica el centro administrativo del municipio. Este municipio se halla envuelto por un círculo de cadenas montañosas de cumbres ásperas y elevadas que le confieren un carácter netamente montañoso. Desde sus principales cumbres, son varios los cordales que descienden hacia el valle carranzano. La entidad del principal de ellos es suficiente como para recibir nombre propio: Sierra Mesada. En este amplio espacio geográfico discurren numerosas corrientes de agua que, descendiendo vertiginosamente entre estrechos barrancos, jalonados de multitud de pequeños saltos de agua, dan origen a los ríos Mayor y Calera, los dos cursos fluviales de mayor entidad. El Valle de Carranza conserva los valores naturales - Félix Sánchez Montes El Valle de Carranza es uno de los lugares de Vizcaya que mejor ha conservado sus valores naturales. En su paisaje brillan los prados, fruto de su tradición ganadera, destacando sus bosques autóctonos, robledales y hayedos salpicados con especies como acebos y tejos. Dichos bosques son el refugio de una amplia representación de mamíferos. Depredadores como lobos, ginetas, garduñas, martas, herbívoros como ciervos y corzos u omnívoros como el jabalí. Además de otros vertebrados, anfibios como los tritones (palmeado, jaspeado o alpino), rana patilarga o rana bermeja, reptiles y aves entre las que los buitres son habituales campeando sobre los cielos del valle en busca de carroña. Las características físicas de su suelo, con la caliza propia del Parque Natural de Armañón (Peña de Ranero y Sopeña) y de las peñas del Mazo y del Moro, y los suelos higroturbosos del otro lado del valle, en el ZEC de los montes de Ordunte (Salduero y Zalama), hacen que destaque una flora especial vinculada a estos hábitats y que tiene en el Valle de Carranza, en algunas ocasiones, su única o una de las pocas localizaciones dentro de la comunidad autónoma vasca. Su riqueza cinegética se basa principalmente en el corzo, aunque es abundante el jabalí, sin faltar algunas poblaciones de ciervos. Dentro de la caza menor la becada es la protagonista, sin olvidarnos del conejo y la liebre. Encontramos también codornices, palomas, zorzales, avefrías, estorninos y liebres; también se caza la perdiz roja. Mario Sáenz de Buruaga ya informó en 2016 de una población reproductora compuesta de cinco lobos que habitaban en el valle y en 2020 se constató la presencia de lobos procedentes de territorios cercanos. En diciembre de 1980 una expedición con Luis Arribas y Juan M. Fernández Ahedo por Las Encartaciones descubrió perros de presa autóctonos, que ya habían sido definidos en 1960 como perros de presa del país por los veterinarios locales; fue uno de los orígenes de la recuperación del alano español, uno de los mejores perros de agarre del mundo para caza y ganado, emblema de los perros de rehala y que casi había desaparecido a mediados del siglo XX. Otra de las rutas que no podemos dejar de visitar por su riqueza cinegética y por ser un verdadero paraíso para la fauna y flora. El Valle de Carranza tiene una extensión de 13.787 hectáreas - Félix Sánchez Montes
abc.es
Los animales olvidados
Por lo general, un buen cazador conoce bien a los animales que persigue, sus debilidades, sus virtudes, su aspecto, pues ello le será de gran utilidad para capturarlos, pero, también por lo general, olvida, o en el peor de los casos desprecia o persigue a aquellos otros animales que conviven con aquellos y que intervienen muchas veces en su propia existencia y bienestar. Para hacernos una idea de la biodiversidad animal en el territorio español referida a todos los ecosistemas –marino, dulceacuícola y terrestre–, datos incluidos en bibliografía especializada de 2011 dan un total de 56.346 especies de invertebrados, de los que 42.197 son insectos; y de 1.185 especies de vertebrados, de los que 426 pertenecen a los peces, 30 a los anfibios, 66 a los reptiles, 543 a las aves y 120 a los mamíferos. Cifras más que respetables. Naturalmente, conocer cada una de esas especies sería descabellado para cualquier mortal, por muy inteligente que este fuere. Sin embargo, ese mortal sí podría alcanzar conocimientos teóricos y prácticos globales de los grupos en los que están incluidas; y concretos de las que incidan, de una u otra manera, en el planteamiento y gestión de la actividad cinegética Así, entre los invertebrados, saber el papel que algunos de ellos representan directa o indirectamente sobre las especies de caza en ocasiones podría ayudar al mantenimiento de los ecosistemas e incluso al desarrollo de la ciencia aplicada. La ciencia Mantenimiento de los ecosistemas interviniendo con medidas de protección de aquellos que son fuente de alimento para nuestros animales cinegéticos; por ejemplo un buen número de insectos y miriápodos consumidos en las primeras etapas de la perdiz roja, moluscos gasterópodos (caracoles) muy apetecidos por los zorzales o insectos acuáticos consumidos con frecuencia por las anátidas y limícolas. Desarrollo de la ciencia aplicada colaborando con los científicos en el estudio de aquellos otros que provocan enfermedades a través del aporte de datos de campo, por ejemplo en el seguimiento de la presencia y perjuicios ocasionados por determinados agentes tales como lo pueden ser, entre otros muchos, los ácaros (garrapatas) que infestan a los conejos; los nematodos que atacan los pulmones de la cabra montés; los insectos dípteros conocidos como el «barro», el «gusano de la garganta» y el «gusano de cabeza», los dos primeros presentes en el corzo, venado y gamo, y el tercero en el muflón; o los insectos malófagos que viven entre las plumas de las aves. Y entre los vertebrados, anfibios, reptiles, aves y mamíferos, estar al corriente del papel beneficioso que representan en el ciclo biológico de las especies de caza, no de aquel otro basado en la creencia en ocasiones injustificada de que se comportan como enemigos implacables de estas destruyendo sus puestas o sus camadas o mermando sus poblaciones. Porque no es así, porque en la naturaleza tienen su cabal cabida, porque si desaparecen aparecerán otros seres que los sustituirán, a lo mejor para peor. La regla de oro consiste en lograr el equilibrio entre todos los componentes del ecosistema, asunto desde luego de sobra complicado, pues nosotros mismos lo quebramos a menudo con actuaciones que van más allá de lo permitido por la naturaleza. Dañamos los hábitats, circundamos el campo, provocamos la superpoblación de animales para nuestro propio beneficio, impedimos mediante la legislación el control de animales potencialmente perjudiciales a los intereses de los ciudadanos, planteamos la supervivencia de especies en peligro de extinción con métodos que rozan las leyes naturales… Seamos sensatos. Dejemos en la cuneta discusiones, leyendas, intereses... y embarquémonos todos para surcar las aguas de la confianza, de la estrategia para conseguir resolver, o al menos paliar, el problema. Y, entre tanto, no olvidemos, no despreciemos ni odiemos, tratemos como se merecen a los seres que nos acompañan en el planeta, ya que todos formamos parte del patrimonio natural. MARZO Lolo de Juan Los suspiros de mi caballo alargan los días de luz y se templan los hielos y los miedos. Marzo trae sosiego al campo, desmochan venados y los alocados corzos comienzan a marcar el territorio. Se desparasitan caballos y se cuajan las siembras donde el nitrato y urea les hace dar el estirón. Marzo trae alientos de calma y tardes de sol. Comienza el monte a tallar su mosaico de flores. El mundo entero se prepara para la gran fiesta que está por llegar, esa cuyos ojos son dulces, sus trazos elegantes y su color vivo. Se arranca una liebre a los pies Talibán que aprieta el paso camino del cortijo. Las chimeneas aún bullen, más que por necesidad, por estética y compaña. Camino entre la reforestación de alcornoques sembrados por mis padres, con la ilusión de saber que hay que dejar huella en nuestro paso por la vida, aunque en ésta no vean sus ojos el descorche de estos macheros que ya van luciendo bornizos. El hombre que planta un árbol sabiendo que no va a disfrutar del frescor de su sombra, ha encontrado el verdadero sentido de la vida.
abc.es
¿Protección?
Siempre me ha costado entender la política. Si el hombre es un animal político, yo he debido quedarme en lo de animal. El debate sobre la inclusión de todas las poblaciones de lobo en el Listado de Especies en Régimen de Especial Protección ha sido un buen ejemplo de lo incomprensible que resulta a veces la política, al menos para mí. Sobre el papel, bastaba echar un vistazo a su mapa de distribución para saber qué modelo de gestión ha funcionado mejor en la península ibérica en el último medio siglo de cara a su conservación. Hoy, aunque pueda parecer paradójico, el 95% de la población lobuna, la más saludable de toda Europa Occidental, vive entre Cantabria, Galicia. Asturias y Castilla y León, al norte del Duero, precisamente donde se le caza. ¿No debería ser este un buen argumento para continuar con la actual estrategia? Otro ejercicio ilustrativo para valorar la viabilidad de las distintas gestiones sería atender al estado de las poblaciones loberas donde se encuentra «protegido». Por ejemplo Portugal, donde su presencia año a año se desvanece; o Sierra Morena, donde en este tiempo ha estado prohibida su caza y los lobos que había desaparecieron hace una década. Las pequeñas poblaciones que existen al sur del Duero o en Portugal lo hacen gracias a «inmigrantes», lobos en dispersión de esta zona madre. A pesar de todo, nos sigue costando hacer ver que la caza es una buena herramienta para la conservación. Pese a quien pese, al lobo se le ha protegido cazándolo. En esto están de acuerdo los más acreditados científicos, aunque es algo tan palmario que cualquiera puede verlo. Pero ni con todos los datos objetivos a favor se ha conseguido implantar el modelo de gestión de la especie al norte del Duero, ni siquiera mantenerlo; y parece ser que, al contrario, se va implantar la estrategia que no funciona en la zona en la que el lobo mejor prospera. La decisión de votar a favor de la «protección del lobo» a nivel nacional en dicho debate por parte de los representantes de las comisiones de Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Baleares y Canarias, comunidades en las que no se sufre la realidad de convivir con esta especie, no parece tener ni pies ni cabeza, yo al menos no lo entiendo; a no ser que su motivación en realidad no sea la conservación del predador y responda a un generoso impulso de solidaridad con el mundo rural y los ganaderos norteños, con el encomiable afán de que en el futuro sufran el mismo número de ataques al ganado que en las comunidades que representan. Por favor, que alguien me lo explique.
abc.es
Covid-19 y sus secuelas
Un año después de las marchas políticas que iniciaron la expansión del Covid 19 seguimos inmersos en la psicosis de la pandemia y todavía no se ha publicado ningún «Decamerón», fruto del confinamiento ¿De verdad hemos progresado desde el siglo XIV? La temporada cinegética pasada ha transcurrido en blanco: sierras y valles, humedales, incluso las estepas de Castilla y Aragón no han oído las detonaciones de las armas de fuego; las grandes ferias americanas se han suspendido o celebrado con asistentes virtuales; en España, alabado sea Dios, sigue en pie Cinegética para junio. ¡Inch Alá! Es decir, los humanos cazadores han borrado el año 2020 de su calendario, otros venadores como el lobo se frotan las uñas y afilan los colmillos porque sus diputados en el Congreso quieren favorecer los menús a costa de los ganaderos; todo sea por los expertos de los espacios silvestres ciudadanos. Los gobernantes más conspicuos habían anunciado que el «calentamiento global» –ahora nada ocurre en las oscuras aldeas– iba a aportar tórridas temperaturas que asolarían la agricultura, la sequedad ambiental desertizaría los bosques y media Europa se hermanaría con el Sáhara mientras la otra mitad se sumiría anegada por el crecimiento de los océanos. Pero la Madre Naturaleza, una rebelde inconsecuente, organizó lluvias constantes, una nevada de no te menees y unas heladas de para qué las prisas, trastocando los planes tan bien elaborados por quienes se sientan en los Parlamentos. Con la suma de todas esas circunstancias el resto de la vida silvestre está organizando un baile con muñeiras, jotas, bulerías, sardanas y hasta minuetos porque el gran predador que es el humano ha tenido un año de asueto. Que no lo festejen tanto porque la temporada 2021/2022 nos va a ofrecer unos campos rebosantes de caza y los cazadores volveremos al tajo con la ilusión de que las cuernas de venados y machos monteses han ganado grosor, que los jabalíes son tan abundantes que se bañan en la Cibeles como los madridistas y las perdices… no, las perdices, ¡ay!, son las mismas de años anteriores, de granja.
abc.es
Conservacionistas cazadores
Acabo de encargar, puesto que aún no está en las librerías, el libro 'Diario del río Misisipi', del célebre pionero de la ornitología J. J. Audubon, que se acaba de traducir por vez primera al castellano. He leído una interesante reseña en el diario El País, en la que el autor parece sorprenderse de que uno de los padres de la ornitología y el conservacionismo mundial se pase el día cazando pájaros con su escopeta: «Sí, matando. (...) para una sensibilidad actual resulta no chocante sino perturbador que uno de los introductores de la conciencia de lo precioso de la naturaleza, y que no hay duda de que amaba a los pájaros, se dedique a cazarlos con su rifle». En una de las ilustraciones realizada por sus hijos aparece Audubon con su escopeta, su caballo y su perra de caza. No creo que el autor de la reseña, Jacinto Antón, con cuyo espíritu viajero y aventurero me identifico, se escandalice de la faceta venatoria del gran naturalista, sino que simplemente la justifica en unos tiempos en los que a muchos lectores les costará entenderlo. El alto porcentaje de ciudadanos que piensa que los cazadores somos unos desequilibrados que disfrutamos matando y haciendo sufrir a los animales deberían meditar por qué la mayor parte de los grandes zoólogos, naturalistas y conservacionistas de la historia han sido en sus orígenes apasionados cazadores. Charles Darwin, el zoólogo alemán Alfred Brehm, los británicos Chapman y Buck, que viajaban a España para cazar grandes rapaces, son algunos entre los muchos pioneros. Pero más actuales podemos citar al propio Félix Rodríguez de la Fuente, apasionado cetrero y recolector de nidos en su niñez; o a Tono Valverde, creador de Doñana y cazador de vocación, aunque su salud apenas se lo permitía. También a Mauricio González Gordón, propietario de Doñana y fundador de la Sociedad Española de Ornitología; o el propio catedrático de ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, Francisco González Bernáldez. A Miguel Delibes se le considera un precursor del movimiento ecologista y vivía fascinado por la perdiz roja. Desde tiempos inmemoriales cazar ha sido la manera más provechosa de aproximarte a la naturaleza, conocerla y amarla. ¿Será tan difícil comprenderlo?
abc.es
'Caer' de patos
El sol ha descendido tras las copas de los pinos dunares y la marisma, siempre desolada, se torna ahora silente por un lapso de tiempo que abarca lo que el crepúsculo. Tan solo el alarmista chibebe se atreve a romper el silencio con su profundo silbido. Al cabo, los patos avisan de su llegada con el siseo que produce el movimiento de sus alas. Siseo por el que los cazadores expertos llegan a identificar la especie aun en la oscuridad. Los picolaos, con determinación y alas inmóviles, se deslizan sin preámbulos a la superficie del lucio. Los silbones darán un par de vueltas antes de amerizar y puede que dejen escapar algún parloteo en el quiebro. Los rabudos se cernirán como cernícalos en el aire a poca altura sobre el agua. El ronco «knook» de los flamencos se deja oír en la distancia y al subir su potencia percibimos que se están acercando, hasta que el paso de la bandada sobre nuestra postura produce ese sonido de aire rasgado por un ciento de alas. Es la caza a la espera de las aves anátidas en la incierta luz crepuscular, lo que en la vega más baja del Guadalquivir se conoce como cazar al caer. Los patos pasan generalmente el día dedicados al descanso en algún amplio espacio inundado y, tan pronto se pone el sol, vuelan desde allí a sus comederos donde pasarán la noche en frenética actividad. Para vislumbrarlos al llegar a su querencia, conviene ponerse de cara a poniente y así distinguirlos cuando sus siluetas en vuelo se recortan sobre el fondo de resplandores del ocaso, negro sobre naranja. Se trata de una caza breve y con discretos resultados, que exige a la vez conocimientos sobre el medio y sobre las aves. Añoro ahora esos episodios en que, con ocasión de las lunas claras de diciembre y enero, nos instalábamos en la marisma para aprovechar la iluminación del satélite a la hora del caer de los patos. Una vez extinguido el crepúsculo podíamos tirar a las aves contra el fondo del disco luminoso o sobre la superficie del agua que reflejaba su luz. Caza auténtica y salvaje. Luego, sobre las ascuas de una candela hecha con almajos secos, asábamos las tripas de los patos cobrados, que a esa hora están vacías y por tanto limpias. Una auténtica delicia gastronómica, hoy sin duda relegada a la memoria. He cazado muchos patos al caer, lo que allí se llama duck flighting, en Gran Bretaña, generalmente en aguas interiores y los resultados eran más generosos. Lo he disfrutado mucho y estoy muy agradecido a los buenos amigos que lo hicieron posible. Sin embargo allí esta caza me parece menos desafiante y como más programada. La marisma, no sé por qué, me produce sensaciones diferentes y más profundas.
abc.es
Los cazadores, un colectivo solidario
Acabó la temporada general de caza. Cuando algo se acaba es común echar una mirada atrás para hacer balance y ver qué sucedió. Sin embargo, no quisiera aquí hacer un repaso de lo que ha sido la temporada en lo estrictamente cinegético. Quisiera centrarme en otro aspecto menos conocido de la caza: la solidaridad de los cazadores cuando se necesita. Todos somos conscientes de lo que ha representado en general este año aciago de pandemia. Para todos, sufrimiento. Dolor e incertidumbre. Para la caza, imposibilidad del ejercicio normal de la actividad cinegética. En este contexto de inseguridad generalizada y de necesidades, muchos cazadores han sacado lo mejor de sí y se han puesto a ayudar a los demás. Los cazadores somos un colectivo solidario. Las iniciativas para ayudar a los demás y a las necesidades concretas del momento han sido múltiples. Colaboración en la extinción de incendios, limpieza de basuras en el campo, aportaciones económicas para problemas concretos, donaciones de carne de caza, transporte de enfermos y accidentados, ayuda y donaciones en la lucha contra el Covid… es solo una parte de lo que los cazadores han hecho durante este último año. Sin embargo, en este contexto, sin duda alguna, la palma se la ha llevado la ayuda para luchar contra el Covid y en paliar, en la medida de sus posibilidades, las adversas consecuencias económicas que está trayendo la pandemia para familias y colectivos necesitados. Así, las donaciones de dinero, material sanitario y de desinfección, de alimentos en general y carne de caza en particular han sido una constante a lo largo de todo el país durante este último año. ¿Podemos sentirnos orgullosos como colectivo por ello? Claro que sí. Pero moderadamente, sin jactancia de ningún tipo. ¿Podemos hacer más? Evidentemente que sí. Me atrevería a afirmar, con total rotundidad, que debemos hacer más. Debemos convertir estas actuaciones aisladas, aunque importantes, en actuaciones recurrentes y constantes en el tiempo. Las aportaciones de la caza La buena caza tiene mucho que aportar a la sociedad. Fundamentalmente en la conservación del medio natural. Conservación de la biodiversidad, como ahora se dice. La caza es el aprovechamiento de un recurso natural renovable, las especies cinegéticas, para la satisfacción de legítimas necesidades humanas. Y en el uso sostenible de este recurso basado en la conservación es donde se encuentra el mayor potencial, el núcleo duro de su contribución a la sociedad. La conservación debe ser la base de la aportación de la caza a la sociedad. Pero también podemos hacer muchas cosas más. Iniciativas solidarias como las que hasta ahora se han hecho y nuevas iniciativas y proyectos aún por crear. Los grupos sociales son denigrados o valorados en función de múltiples condiciones sujetas a cambios en el tiempo. Está claro que nuestro colectivo no pasa por su mejor momento. Son muchas las cosas que tiene que modificar. Y también son muchas las cosas que tiene que instaurar para poder llegar a alcanzar todas sus capacidades. Y entre estas se encuentra, sin duda alguna, el convertirse en un colectivo constantemente solidario con los demás. Debemos estructurar estas aportaciones, hechas hasta ahora de manera eficaz pero esporádica, en programas y proyectos suficientemente organizados que canalicen las iniciativas solidarias de manera más eficaz y recurrente para llegar a alcanzar en el tiempo toda su posible potencialidad. En este sentido, desde la Fundación Caza Sostenible, junto con el resto de organizaciones que conformamos el proyecto «Carne de Caza Solidaria», Fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y Espacios Naturales Privados, Asiccaza y la fundación Artemisan, vamos a seguir trabajando para incorporar cada vez a más grupos en esta iniciativa solidaria que va a perdurar en el tiempo. Este solo es un ejemplo, ni el único ni probablemente el más importante, pero sí pretendemos ser un acicate en el sentido de que vamos a ser un proyecto mantenido en el tiempo de manera indefinida para llegar a conseguir objetivos más ambiciosos en la ayuda a los más necesitados y de conocimiento y repercusión social de la actividad de los cazadores. Si igualmente, de la manera que sea adecuada en cada caso, llegamos a canalizar todas las formas posibles de solidaridad en las que los cazadores como colectivo podemos ayudar, con seguridad que el resultado final será altamente satisfactorio para todos: cazadores y sociedad.
abc.es
Poniendo en valor la hembra de cabra montés
Durante el confinamiento domiciliario del año 2020…, ¡no hay mal que por bien no venga!…, se han podido hacer muchas cosas. Por primera vez en la vida nos sobraba el tiempo, que se ha aprovechado para hacer limpieza general de casas y garajes, se han podido probar todas las recetas de cocina posibles e impensables, algunos optaron por el bricolaje, otros por pintar o escribir, los cantantes se inspiraron para escribir nuevas canciones, y un estudiante de máster…. preparó su TFM. El autor, Arturo González Cardalliaguet, abulense de 37 años, licenciado en Administración y Dirección de Empresas y Marketing, declarado ‘pro’ del mundo rural, decidió realizar su trabajo de fin de máster sobre gestión cinegética por la Universidad de Huelva con el título de "Estudio de fórmulas de medición y baremos del trofeo de cabra montés hembra para su homologación oficial". Dicho así puede parecer complejo, técnicamente es medir un trofeo de caza y establecer su puntación para una especie, la Capra pyrenaica, que hoy en día no tiene el mismo valor cinegético que el macho montés. Caza selectiva Su caza, en el mejor de los casos, se comercializa de la forma denominada «caza selectiva», por lo tanto no tiene el aliciente que pueden tener otras especies que sí están en los rankings mundiales. Y en el peor de los casos, el control poblacional tiene que ser llevado a cabo por funcionarios de la Administración. Esta situación se modificaría radicalmente si el proyecto de homologación de Arturo González llega a buen puerto. Entre otras cosas, porque: –Finalmente se dará el valor real que tiene el trofeo de cabra montés hembra, hoy en día muy devaluado, logrando aumentar la demanda cinegética por esta especie que es bastante desconocida sobre todo entre cazadores internacionales. –Al querer abatir los trofeos más grandes (por regla general, las más viejas) se eliminan las menos reproductivas manteniendo una población joven y sana. –Al aumentar la demanda aumentará el precio de la especie, lo que repercutirá positivamente en el animal, potenciando la especie y su hábitat y contribuyendo a la conservación del entorno. –Se incrementarán los ingresos de la zona y la actividad económica de los municipios, creando empleo y contribuyendo a frenar el despoblamiento rural y consiguiendo atraer inversión. –Al poder homologarse, se tendrá una base de datos de la evolución de la especie completando y mejorando los estudios de la misma. La homologación de un trofeo no es un capricho, trata de la investigación y la sostenibilidad ambiental ya que es una herramienta más de gestión del medio natural y contribuye a fortalecer los pilares sobre los que ha de sustentarse el desarrollo de ese mundo rural que todos pretendemos conservar. El aprovechamiento cinegético es parte inherente de la actividad económica del sector forestal y tiene importantes repercusiones en las políticas tanto de desarrollo rural como de conservación de la naturaleza. Tiene relativa importancia económica en el medio rural, siendo uno de los principales ingresos de muchos pequeños ayuntamientos de nuestra España despoblada y de propietarios forestales que orientan sus montes a la producción cinegética, y dentro de esta a la caza mayor, cuyos trofeos son susceptibles de medición mediante normas internacionales procediendo a su homologación y archivo por la Junta Nacional. Exclusiva de la península La homologación de una especie como la Capra pyrenaica, exclusiva de nuestra península, beneficia a nuestros pueblos, favorece el arraigo en zonas con riesgo de despoblación y fomenta el desarrollo de una actividad cinegética bajo estrictos criterios de sostenibilidad evitando un riesgo de superpoblación en una especie con pocos depredadores. Asimismo, contribuimos a la ampliación de la oferta turística cinegética a nivel mundial, dando un impulso económico y social a la zona, favoreciendo inversión local y extranjera y generando puestos de trabajo. Cuanto más valor se le dé a una especie más empezaremos a respetarla y apreciarla. La homologación supondría para esta especie pasar a disponer de una base de datos científica que incrementaría su valor objetivo acreditado y nos permitiría saber cómo va evolucionando año tras año, detectando posibles cambios evolutivos que son norma común en todas las especies. En definitiva, «lo que ahora vale uno, pasará a valer cuatro» y la suma de estos pequeños gestos hará posible que nuestro mundo rural recupere el valor que nunca debió perder.
abc.es
Amaneciendo con las acuáticas
Son las seis de la mañana y acabamos de aparcar el coche pegado a la cerca ganadera que limita la finca. Típica noche de enero, oscura y ventosa, hace un frío de quitar el hipo. Nos enfundamos en nuestros vadeadores de neopreno que nos amortiguan la friolera, sarna con gusto no pica. Después de sortear los puestos cruzamos la cerca y con las mochilas al hombro, las escopetas y una pequeña linterna a modo de visera nos ponemos a andar por un raso que conocemos como la palma de la mano, son diez minutos a oscuras hasta llegar a la orilla de la laguna. Según nos vamos acercando al agua, las grullas, enfadadas por el despertar inesperado, parece que protestan por el madrugón al que las estamos sometiendo cantando a modo de trompeta desafinada y rompiendo el silencio nocturno. Me ha tocado de collera a mi primo Íñigo, nos vamos a colocar en los puestos más cercanos, Luis y Eddy siguen andando entre el ruido estremecedor de las grullas hacia los bocoys del fondo de la laguna. Vamos a echar de menos a Manolo y Eduardo, pero creo que se habían comprometido con las jaras y los zahones, tampoco es mal plan. Nos metemos en el agua con precaución y el neopreno se contrae a nuestras piernas como si también tuviera frío. Ahora hay que colocar los dichosos pero necesarios cimbeles, que son unos cuantos. Iñigo, que está mal de la espalda últimamente, me deja esta tarea mientras él pone un poco de orden dentro de los bocoys. Se lo agradezco porque ahora sí que no me cambio por nadie, estoy solo en la mitad de la laguna, noche cerrada, con las pantorillas metidas en el agua gélida y colocando los cimbeles que flotan aún desordenados hasta que el viento los ponga a todos en formación, es la ilusión de una buena cacería de patos. Apago la linterna y me acerco a los puestos guiado por la brasa del pitillo de Íñigo. Ahora toca esperar a que amanezca. Pasan los minutos y comienza a clarear la noche, el sol anuncia su salida por el este. Es curioso ver como las primeras luces son azules y pronto se alternan los tonos rojizos y amarillentos, no sé por qué será pero todo cambia muy rápido. Oímos los primeros aleteos, son las cercetas, que les encanta madrugar, pasan muy cerca de nosotros pero aún no se ve lo suficiente para tirar, tenemos algunos amagos de encare y nada más, se posan descaradamente cerca de los bocoys, pero por el momento solo podemos cazar con el oído y disfrutar del rápido amanecer. Los del fondo sur están igual que nosotros. Emocionante Por fin se ve, el viento nos pega en el cogote y tenemos los cimbeles de frente, como debe ser en la caza de acuáticas. Las cercetas siguen pasando con su vuelo veloz pero sin hacer mucho caso a los cimbeles, siempre van a su aire, o corres la mano lo suficiente o no te comes un colín. La mañana no puede ser mejor, esto tiene muy buena pinta. Entra el primer bando de cucharas, dan dos vueltas a los puestos y se tiran ciegas a los cimbeles descolgando las patas como si fuera el tren de aterrizaje, el momento es irrepetible. Aún es pronto y ya están entrando parejas de frisos y alguna que otra cerceta en solitario. La mañana va pasando y es difícil describir la emoción. La caza acuática colma las espectativas de cualquier cazador naturalista - Íñigo de Oriol Entre entrada y entrada, los patos nos dan algún que otro descanso para poder disfrutar de las otras aves de la laguna, vuelan cerca de la orilla los archibebes, andarríos y otras pequeñas limícolas. Vemos un bando de chorlitos dorados, alguna gaviota reidora y las avefrías no paran de hacer quiebros tentando a los cimbeles de patos, no saben que son de plástico y como alguna se despista más de la cuenta pues a la cazuela, a mí me parecen sabrosísimas. Ya empieza a ser tarde para estos menesteres, el sol ya ha cogido altura y a estas horas a los patos no les gusta volar, prefieren sestear en el agua tranquilamente durante el resto del día. Íñigo me avisa de un bando al fondo de la laguna, vienen altos y me dice que son frisos, no sé cómo lo hace pero siempre los identifica el primero. Nos pasan de largo pero pronto acuden al reclamo, dan varias vueltas amagando con el vuelvo su intención de entrar, siempre tan desconfiados, por fin entran en su sitio. ¡Qué espectáculo! La cacería de patos ya ha llegado a su fin, solo vuelan las otras aves de la laguna. Recogemos los cimbeles y es hora de cobrar la caza que el viento ha llevado a la orilla. Nos miramos para decirnos que ya tocaba una mañana como es debido. Los pateros sabemos que son muchos los madrugones que hay que padecer para tener un día como este. Vemos a Luis y Eddy con una buena percha andando por la orilla de vuelta a los coches, sus caras lo dicen todo.
abc.es
Caza de montaña: un canto a la libertad
No se pretende que este artículo sea uno más al uso en defensa de la caza. Hay muchos argumentos y razones que explican y justifican por qué cazamos y por qué hoy día, quizás más que nunca, la caza no solo es necesaria sino incluso imprescindible como herramienta fundamental para la sostenibilidad y la conservación de nuestra fauna salvaje. Muchos autores lo han hecho y lo hacen con mayor autoridad y sabiduría y sin duda con mejor pluma que el que suscribe. Hablando de fauna salvaje, es probablemente en la montaña donde se expresa con mayor rotundidad este concepto. La montaña en sí misma, como espacio abierto y libre, se ofrece para refugio y hábitat a las especies silvestres, en condiciones a veces muy duras, ya que la altitud y la climatología definen un entorno de temperaturas extremas con escasa oferta trófica, de abundancia mineral y en una ruda orografía. Todo ello en conjunto hace que las especies que han logrado adaptarse a ese medio, más hostil que amable, hayan desarrollado unas habilidades y sentidos en formas más especializadas que la fauna de otras latitudes. Los ungulados de montaña han tenido que adaptarse no solo a esas difíciles condiciones sino, además, a la acción de predadores también muy especializados. Para el cazador son, por lo tanto, una presa difícil de conseguir en su medio natural. Entendiendo la caza como una actividad natural del ser humano, esculpida en nuestro código genético, fruto de nuestra evolución como especie, hoy día algunos nos la planteamos sujeta a unas condiciones imprescindibles. J. A. García Alonso El autor - J. A. G. A La caza es realmente caza auténtica cuando se practica sobre animales salvajes y libres, en territorios abiertos donde se contrapone al esfuerzo y habilidad por parte del cazador la posibilidad cierta de la presa de rehuir la acción de este, determinando pues un resultado incierto. La caza de montaña reúne sin duda todas esas características, añadiendo además en muchas ocasiones la escasez de presas, que viene determinada por las duras condiciones de su hábitat. El ser humano ha ido perdiendo en su evolución como especie muchas de sus cualidades como predador; ahora las tiene que sustituir con la inteligencia, la voluntad y la técnica, sin que esta última incline en demasía la balanza del lado del cazador, porque si no dejaría de ser caza. Desde siempre ha supuesto para el hombre una especial fascinación la grandiosidad de la montaña, acrecentada por la dificultad de acceder a sus cumbres. Cualquiera se siente libre contemplando el horizonte inabarcable que se le ofrece desde lo alto de una cima. ¿Dónde puede el hombre ejercer mejor su atávica condición de predador que en la montaña, donde se enfrenta a una orografía áspera y dificultosa, a unas condiciones climatológicas adversas y donde persigue a unos animales salvajes que allí habitan gracias a un extraordinario proceso de adaptación? Recurriendo a ese concepto tan de moda de estar fuera de «la zona de confort», la montaña es sin duda un buen ejemplo de ello. Cazar en la montaña animales silvestres en un ambiente a veces tan adverso para el hombre supone un gran esfuerzo físico y mental, un reto más difícil de conseguir. Ciencia y caza La simple observación y contemplación de los animales en su medio natural nos cautiva y embelesa como seres humanos y, como predadores, se convierte en una necesidad para conocer sus hábitos y comportamientos, ya que tenemos que saber encontrar y seleccionar la pieza a la que vamos a dar caza. Nuestros antecesores lo hacían solo para alimentarse y vestirse. Nosotros, ahora, además de la irrenunciable obligación de aprovechar ese recurso alimenticio de inigualable calidad, lo hacemos en aplicación de unos criterios científicos que previamente han determinado el tamaño ideal de esas poblaciones y qué individuos hay que extraer de las mismas para lograr el objetivo de sostenibilidad y preservación de esa fauna en ese medio. Es la imprescindible colaboración entre ciencia y caza la que va a determinar en el futuro que esta sea entendida, aceptada y permitida por nuestra sociedad. La caza en las cordilleras de nuestro país se desarrolla mayoritariamente en terrenos de titularidad pública, bien sean reservas de caza o cotos privados. Gracias a la acertada gestión en estos territorios, en la mayoría hay hoy más abundancia de caza que nunca. Como cazadores somos conscientes de nuestra obligación y responsabilidad de preservar y conservar; la caza es un recurso que tiene que ser sostenible para que pueda existir, los cazadores de montaña estamos comprometidos en ese objetivo. Cazar en la montaña es sentirse libre y en comunión íntima con la naturaleza, de la que somos parte indisoluble. El cazador en su soledad y en el silencio de las cumbres se enfrenta a sí mismo; decía sir Edmund Hillary: «No es la montaña lo que conquistamos, sino a nosotros mismos». La caza de montaña nos reta a nosotros mismos, a nuestros miedos y nuestras capacidades; el que allí caza tiene que desplegar todas sus habilidades aprendidas para vencer en el lance, y cuando se consigue se ha vencido el reto. El mote de nuestra cofradía, «silencio, soledad, esfuerzo», resume muy bien lo que significa esta caza, y desde ella defendemos los valores que aquí se exponen. Sociedad urbanita La montaña supone estar alejado de la civilización, de las comodidades que esta nos ha procurado y que precisamente nos han aislado cada día más de la naturaleza. En nuestra sociedad urbanita y civilizada ya no hay estaciones; vivimos en confortables edificios y no sufrimos las inclemencias del tiempo, ni el frío ni el calor; tenemos la alimentación al alcance de la mano; y hemos creado una sociedad que se asoma desde ese artificial confort a una naturaleza que no entiende y que idealiza. Naturaleza de la que el hombre ha formado y forma parte, pero que ahora se quiere preservar sin intervención humana y a la que sin embargo castigamos a base de contaminación creada precisamente por ese hábitat artificial que nos hemos creado. Cazando en las cumbres es común, por su intrínseca dificultad y la frecuente escasez de piezas, descender sin haber conseguido el ansiado trofeo. Es esa dificultad y el esfuerzo que realizamos para vencerla lo que atesora los mayores reconocimientos por los demás. Hoy día, que nuestra sociedad está inmersa en valores de poca exigencia, de la inmediatez de resultados y del poco esfuerzo, destacan aún más los logros en la caza de montaña, siendo así los que gozan del mayor prestigio y reconocimiento. En el compromiso que tenemos como cazadores, con estos valores debemos ser rigurosos y exigentes, no aceptando y sí denunciando aquellos comportamientos que buscan en el atajo y el artificio la consecución de resultados como único objetivo de la acción venatoria. Cuando, como cazadores de montaña, nos alejamos de todo ese mundo de comodidades que nos hemos dado, cuando ascendemos con esfuerzo a sus cimas y contemplamos la inmensidad de los paisajes que se abren a nuestros ojos, nos sentimos libres y más cerca de nuestra esencia como seres humanos y de la Creación. Ejercer esta actividad de forma legal y ética tiene que ser, pues, una reivindicación de nuestra libertad individual… Una libertad para podernos sentir libres.
abc.es
COMUNICADO: Casio lanza el nuevo MT-G Blue Phoenix, inspirado en la belleza
TOKIO, 1 de marzo de 2021 /PRNewswire/ -- Casio Computer Co., Ltd. anunció hoy la adición novedosa y especial dentro de su gama de relojes resistentes a los golpes G-SHOCK. El nuevo modelo MTG-B2000PH es parte de la gama de relojes MT-G que emplean una construcción que consigue lo mejor del metal y de la resina. El nuevo modelo MTG-B2000PH cuenta con un diseño inspirado en el Blue Phoenix del loro mítico, y cuenta con un baño de iones de arcoíris en el engaste y en la caja.
europapress.es
Pepe de ida y vuelta
Una noche de hace diez años un árbitro alemán, Stark, expulsó a Pepe en una eliminatoria de Champions en el Bernabéu. Se enfrentaban el Madrid de Mourinho y el Barcelona de Guardiola. Pepe jugaba de mediocentro para tapar a Messi, pero en un lance con Alves levantó el pie y el jugador culé se desmayó como Desdémona. El árbitro picó, o quiso picar, y expulsó al jugador madridista, poniendo la semifinal patas arriba. La prensa, en plena campaña de acoso y derribo a Mourinho, admitió que la tarjeta de Pepe fue «rigurosa». Una década después, otro árbitro alemán de nombre Tobías expulsaba al cuarto de hora de partido a Freuler, jugador del Atalanta, por impedir una ocasión manifiesta de gol a... Ver Más
abc.es
Manual de juego de Fernando Rivas, entrenador de Carolina Marín
En una esquina de la pista, Fernando Rivas deja que Carolina Marín establezca el guion de un partido que se ha trabajado durante horas en los entrenamientos y sobre el papel. Pero también esconde un plan B, que solo sacará si ve que la onubense no logra encontrar el esquema de juego que tanto se ha estudiado. A las horas que dedican ambos en la pista y en la sala de vídeo, Rivas añade «unas cuantas más» para que todo esté lo más controlado posible. De su manual de trabajo, de dudas y de futuro habla con ABC, midiendo cada palabra como mide el golpeo de Marín. «Soy una persona a la que le gusta tener los objetivos claros y todo... Ver Más
abc.es
Un Valencia para llorar
La derrota ante el Getafe , que venía de cinco jornadas de apagón goleador, ha disparado la sensación de equipo débil y a la deriva que lleva acompañando al Valencia en los últimos tiempos. Con un presidente dirigiendo el tablero a miles de kilómetros; una dirección deportiva sin ninguna capacidad de decisión; un técnico que parece más preocupado por salir a la carrera del banquillo que por resucitar al vestuario; y sin la bocanada extra de aliento que supondría poder contar con el ánimo de su afición, los jugadores no consiguen enderezar el mareante rumbo que sigue la nave de Mestalla, un conjunto que vuelve a acariciar peligrosamente la zona de descenso a Segunda división. Preguntado en las cámaras de Movistar por la amenaza real de la pérdida de categoría, las lágrimas de Gabriel Paulista que acompañaron la respuesta testifican la tensión que atenaza a la plantilla. Un Valencia para llorar. Queda mucha Liga, disfruta de un pequeño colchón sobre los rivales que mira por el retrovisor (Cádiz, Alvés, Eibar, Valladolid, Elche y Huesca) y aún no hay motivos para encender las luces de alarma, pero el Valencia tampoco es capaz de apagar la bombilla de la inquietud que ilumina a su afición. Intranquilidad que va en aumento en una parroquia que recuerda con horror la temporada 1986-87, la última en la que Mestalla vio fútbol de Segunda. «Somos el Valencia y hay que luchar por este escudo, que merece mucho más que esto. Tenemos que hacer más de lo que estamos haciendo por un club tan grande como el Valencia. Tenemos que sacarlo adelante. Quedan muchos partidos y vamos a mejorar para llevar al equipo donde se merece», afirmó un emocionado Gabriel Paulista cuando se le preguntó por el descenso. El llanto del capitán fue el de un vestuario al que la pizarra de Javi Gracia no consigue revitalizar. El Valencia es un valle de lágrimas. El cuarto equipo en la clasificación histórica de la Liga deambula en la zona baja con Peter Lim, su propietario, más preocupado en Singapur por sus negocios que por el devenir del club y sin que los que mandan en Mestalla sepan cómo darle la vuelta a la tortilla. Los puntos cosechados como local mantienen a un conjunto que se desangra a domicilio y en alguna cita, como la de Valdebebas, transmitiendo además una imagen de indolencia. En Getafe, al menos tuvo la excusa de tener que jugar con diez prácticamente todo el segundo tiempo por la roja Diakhaby. «Nos ha dado cierta vida ganar en casa, pero desde luego reconocer que no estamos bien y hay que trabajar mucho para afrontar lo que nos queda de temporada con el ánimo y la fuerza para competir mejor que hoy», reconoció Gracia, un técnico que apenas cuenta con los refuerzos llegados en invierno: Cutrone, Ferro y Christian Oliva. Otro síntoma de la falta de sintonía que reina en el actual Valencia.
abc.es
Gerrard rescata al Rangers de una década para olvidar
Un vaivén de emociones; no hay mejor forma de definir los últimos diez años del Rangers FC. En 2011, los Gers salieron campeones de la liga escocesa por última vez. Fue su vigésimo cuarto campeonato, doce más que su rival histórico, el Celtic, con el que mantiene una rivalidad deportiva, política y religiosa. Sin embargo, la hegemonía del Rangers recibió un varapalo tremendo un año después, cuando su inasumible deuda, cercana a los 60 millones, le obligó a declararse en bancarrota, refundarse -de ser el Glasgow Rangers al Rangers FC- y a un descenso administrativo a la cuarta división. El Ibrox Stadium, su casa desde 1899, pasó de celebrar ligas a recibir a los equipos más modestos del país. Un drama que sacudió a la mitad de la ciudad y puso de relieve la fragilidad de la felicidad en el fútbol. Tuvieron que pasar cuatro años para ver de nuevo al Rangers en la máxima categoría, en 2016. El ascenso se celebró por todo lo alto, no tanto por el hito de volver a primera, sino por la ilusión de retomar la brillante trayectoria aparcada años atrás, cuando no había década en la que la vitrina no luciese más vigorosa que la anterior. Pero el éxito no ha vuelto aún a orillas del río Clyde y los Gers han visto al Celtic ganar una y otra vez la liga… hasta este 2021. Con ocho partidos aún por jugarse, los Rangers cuentan con suficiente ventaja como para soñar con reeditar el título nacional y sortear su primera década en blanco. El principal responsable de acabar con esta sequía es su entrenador, el mito del Liverpool y de la selección inglesa, Steven Gerrard. El Rangers es líder de la liga con mayúsculas: solo ha cedido 4 empates en 30 partidos, ha marcado más goles que nadie (73) y es el que menos ha recibido (9). Con dos partidos más que el Celtic, cuenta con una ventaja de 15 puntos. Además, esta temporada, el Rangers volvió a ganar al Celtic, algo que no pasaba desde 2012. Gerrard, que llegó al club en 2018 de las categorías inferiores del Liverpool, ha construido un equipo que incluso está pulverizando récords históricos. Un cambio de rumbo, una vuelta a la senda del éxito, basada en la metodología del mítico centrocampista ‘red’. El equipo también está vivo en la Europa League, donde se enfrentará al Slavia de Praga en octavos. Sobre el campo, el Rangers suele presentarse con un clásico 4-3-3, exhibiendo un juego combinativo y de ataque muy atrativo de ver. Como ocurre con los equipos de Guardiola, los centrales son parte esencial en la creación, siendo los patadones poco menos que un sacrilegio. Como nota curiosa, la portería la ocupa el veterano Allan McGregor, de 39 años, dos menos que su entrenador. Y otra más: el máximo goleador del equipo es el capitán James Tavernier, con once tantos, que lejos de jugar en el área, ocupa la posición de carrilero derecho. Posible regreso a Anfield Foto de 2012 - Reuters El buen trabajo de Gerrard en Escocia le ha convertido en el favorito para suplir a Jürgen Klopp cuando se termine el ciclo del alemán. Para el excapitán del Liverpool sería un sueño dirigir el banquillo del equipo de su vida, aunque Klopp sea hoy un icono en Merseyside, capaz de ganar una Champions y una Premier mucho después. No obstante, la complicada situación que atraviesa el Liverpool, que incluso podría terminar fuera de zona Champions a final de temporada, podría acercar el regreso de Gerrard. En Inglaterra le sitúan como su relevo natural y se aventuran a datar su vuelta para un futuro cercano. Sea como fuere, vuelva o no pronto a Anfield, Gerrard hoy tiene entre manos lo que hace un lustro parecía una utopía. Llegó sin experiencia como entrenador en un banquillo de élite, pero con la lección bien aprendida: «Tengo un enorme respeto por este club, su historia y su tradición», dijo en su presentación. Y efectivamente, el Rangers está cerca de desterrar los peores fantasmas de su centenaria historia, revalidar la liga escocesa y volver a ser capaz de mirar de tú a tú al rival de siempre. Tras ganar nueve años seguidos la competición nacional, salvo hecatombe, el Celtic cederá el trono a quien más veces se ha sentado en él. Eso sí, la diferencia entre ambos clubes es de tan solo tres campeonatos (54 vs 51), por lo que la disputa de la hegemonía está en el candelero como nunca antes.
abc.es
Un respiro para Zidane
El talento de un futbolista le hace tender biológicamente al aburguesamiento, porque no hay que sacrificarse para tenerlo. Pero cuando las cosas se complican y el entrenador les pone firmes, los jugadores añaden el sudor a la magia y los resultados llegan. Es lo que ha pasado en el Real Madrid en el mes de febrero. La plaga de lesiones agravó la situación en tal manera que hubo diez bajas. Y el equipo de Zidane ha sumado cinco victorias con solo once jugadores de campo y seis chavales de la cantera. El alta de Valverde, Rodrygo, Marcelo y Odriozola, convocados para el encuentro de esta noche ante la Real Sociedad, es un alivio para el técnico, que ha dado otra... Ver Más
abc.es
El Prado no tiene patente de corso
Una noche de 1995, siendo un periodista novato, recibí una llamada de las que marcan. Llevaba pocos meses cubriendo la información del Museo del Prado, que atravesaba uno de sus (desgraciadamente) numerosos momentos difíciles. Al otro lado del teléfono se presentó el presidente del Real Patronato, al que una información firmada por mí había puesto, sin duda, en dificultades aquel día. «Jesús, soy José Antonio Fernández Ordóñez. Buenas noches. Te llamo porque quiero decirte algo importante: incluso cuando criticas lo que ocurre en esta institución con datos y razones que podríamos debatir, aprecio mucho que siempre lo haces a favor del Prado. Esa exigencia tuya es algo que comparto, que debo compartir. Por eso precisamente he decidido llamarte hoy y... Ver Más
1 h
abc.es
Primeras multas de los vigilantes del SER: Un millar de sanciones a patinetes, bicis y motos en solo doce días
La llegada masiva de empresas de vehículos de alquiler sin base fija en los últimos años ha convertido las aceras de Madrid en un laberinto cargado de obstáculos para los viandantes. Para atajar la indisciplina de los usuarios, que en muchos casos desconocen la normativa, y devolver estos espacios a los peatones, el Ayuntamiento de Madrid ha autorizado a los controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) para sancionar a bicicletas, patinetes y motos mal aparcados. Desde que empezaron a vigilarlos, el pasado 2 de enero, en solo los doce días de servicio de ese mes -Filomena interrumpió dos semanas las labores-, ya han impuesto un millar de multas de hasta 300 euros, de acuerdo con los datos recogidos por el Área de Medio Ambiente y Movilidad a los que ha tenido acceso ABC. En concreto, del 2 al 30 de enero han emitido 945 sanciones. El grueso de las infracciones, el 62,86 por ciento, han recaído sobre los conductores de los patinetes de alquiler, a los que se les ha multado en 594 ocasiones. Un 27,3 por ciento, 258 sanciones, se han interpuesto a motocicletas. El resto, un 9,84 por ciento, han castigado a 93 usuarios de bicicletas de ‘sharing’. Los barrios donde se producen más denuncias tanto por incumplir el SER o estacionar de forma antirreglamentaria los Vehículos de Movilidad Personal compartida (VMP), bicicletas y motos son El Viso y Nueva España, ambos en el distrito de Chamartín. Pero si se atiende solo a las ilegalidades cometidas por los patinetes, bicicletas y motos, donde el despliegue de las empresas de ‘sharing’ se condensa más en la almendra central, el mayor número de denuncias en enero se ha producido en los barrios de Universidad, en el distrito de Centro, con 41 sanciones; Almagro, en Chamberí, con 25; y Goya, en Salamanca, con 17. Más que en todo 2019 Hasta este 2021, los únicos que tenían potestad para controlar y penar las infracciones de los usuarios de estos vehículos eran los agentes de Movilidad. En 2019 interpusieron 10.428 multas a motocicletas mal aparcadas -1.177 por obstruir el tránsito peatonal y 8.651 por situarlo sobre la acera de forma antirreglamentaria-; firmaron 516 boletines a patinetes y 28 sanciones a bicicletas por dejarlos en lugares no permitidos por la ordenanza de Movilidad Sostenible. Estos datos indican que solo en el primer mes habilitados para vigilar estos hechos, los controladores del SER ya han sancionado a más conductores de patinetes y tres veces más a los ciclistas que en todo el año 2019. Las sanciones van desde los 30 euros, las más leves, hasta los 200 euros las más graves. Por ejemplo, estacionar una bicicleta, patinete o ‘segway’ en lugar no permitido se considera leve (30 euros). Aparcar una motocicleta o ciclomotor sobre aceras de menos de 3 metros acarrea una infracción leve de 60 euros, al igual que dejarla junto a fachadas, zonas de carga y descarga, plazas reservadas para personas con movilidad reducida o para el transporte público. Entre las más graves se considera colocar una moto sobre la acera de forma que obstaculice el tránsito de peatones. Para validar todas ellas los controladores de los parquímetros deben documentar los boletines con tres fotografías. El cambio en la ordenanza de Movilidad Sostenible, que entrará en vigor antes de verano, obligará a bicicletas y patinetes a estacionar en anclajes específicos, situados la mayoría de ellos en la calzada. Madrid cuenta ya con 1.250 de ellos con cuatro o cinco horquillas de aparcabicis. Además, hasta 2023, se incrementarán la plazas para motos en calzada de 11.000 a 25.000, ya que el Consistorio ha detectado un incremento de cerca del 18,5 por ciento del parque de motos en la última década. El sector de las motos eléctricas suma una flota de 5.000 vehículos.
1 h
abc.es
Madrid libera hoy 10 zonas al bajar la incidencia del Covid y mantiene el cierre para 391.000 ciudadanos
Diez zonas básicas de salud de la Comunidad de Madrid se liberan hoy de las restricciones a la movilidad impuestas para atajar los contagios de coronavirus. Solo el área de Marie Curie, en Leganés, se suma a la lista de los 16 barrios que mantienen la prohibición de salir del perímetro salvo para trabajar o cuidar de personas dependientes. En total, seguirán con limitaciones 391.000 madrileños, el 5,9% de la población de la región, ya que en ellas se concentra el 8 por ciento de los casos positivos en Covid-19. Todas ellas superan el umbral de los 500 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada en los últimos 14 días, tienen una tendencia al alza y/o se da transmisión comunitaria. En el caso de los vecinos que vivan en el área de Marie Curie tendrán que soportar las limitaciones hasta el próximo 14 de marzo, mientras que se prorroga una semana más, hasta el 8 de marzo, en todo el municipio de Torrejón de Ardoz, Collado Villalba, San Sebastián de los Reyes, Villanueva del Pardillo y Hoyo de Manzanares. Y en Madrid capital en las zonas básicas de Andrés Mellado, en el distrito de Chamberí; General Oraá, en Salamanca y Vinateros-Torito, en Moratalaz. Por primera en las zonas básicas de salud acotadas la Comunidad permitirá a excepción para entrar y salir si se acude a un centro deportivo bajo prescripción facultativa. Las zonas 'afortunadas' en las que se levantan las restricciones son todas las de Alcobendas, Villaconejos, Navacerrada, Becerril de la Sierra, Mejorada del Campo, Brunete, Griñón y El Álamo y las zonas básicas de Moralzarzal y Getafe Norte, en Getafe. En Madrid capital, decaen las limitaciones en Aravaca, en el distrito de Moncloa-Aravaca; Montesa, en Salamanca y Jazmín, en Ciudad Lineal. Durante las dos próximas semanas el toque de queda se matendrá a a las 23.00 horas, al igual que el cierre de los bares y restaurantes a la misma hora. No obstante, en estos establecimientos no se podrán aceptar nuevos clientes pasadas las 22.00 horas y en todo momento habrá que llevar la mascarilla puesta de forma correcta, salvo en el momento justo de consumir. También se prorroga hasta el 14 de marzo la prohibición de reunirse con no convivientes en domicilios, excepto si se acude a cuidar a mayores, dependientes, menores de edad o personas vulnerables.
1 h
abc.es
Las Policías Locales podrán verificar al momento si una vivienda está okupada
Las Policías Locales de la Comunidad de Madrid tendrán a su disposición una nueva herramienta para agilizar la resolución de las denuncias relacionadas con casos de okupación. Así se desprende del convenio de colaboración que firmarán hoy el Gobierno regional y el Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España. Este paso dará lugar a la próxima implementación de un novedoso canal telemático, que permitirá a los agentes acceder a los registros de la propiedad, en el marco de las investigaciones sobre delitos de allanamiento de morada o usurpación. De esta forma, los funcionaron podrán obtener resultados de manera casi instantánea, sin necesidad de recurrir, como hasta ahora, al conducto burocrático ordinario. Las consultas serán gestionadas desde el Centro... Ver Más
1 h
abc.es
'Un año, una noche', «la victoria del amor sobre los terroristas en la sala Bataclan»
Los atentados de la sala Bataclan pillaron a Ramón Campos en París, comenta a ABC el productor, muy conocido en el mundo de la televisión, de 'Fariña' a 'Gran Hotel'. Cuatro terroristas islámicos entraron el 13 de noviembre de 2015 en la sala de conciertos, con armas automáticas y explosivos. Dispararon de forma indiscriminada y mataron a 89 personas, en una noche trágica en la que también se produjeron otros ataques coordinados en distintos puntos de la capital francesa. En total, hubo 130 víctimas, que dejaron al productor «muy marcado». «Al día siguiente salí a hacer fotos y empecé a leer todo lo que caía en mis manos, pero no acababa de encontrar algo que me llegase. No quería hacer... Ver Más
1 h
abc.es
Outlaw, la escisión de Ultras Sur, de capa caída por la pandemia
El deporte, especialmente el fútbol, es utilizado por muchos grupos radicales , tanto de izquierdas como de derechas, para hacer proselitismo y dar rienda suelta a su furia violenta. Si bien los Ultras Sur son el epítome de esta realidad, su expulsión del Bernabéu por parte de la actual dirección del Real Madrid fue casi pareja con la creación de un nuevo grupo. En verdad, se trata de una escisión más agresiva si cabe, comandada por Antonio Menéndez Mories, el Niño, y en cuya cúspide la Policía Nacional sitúa también a su hermano Enrique y a Javier Oviedo, alias el Bombero, quien ejerce como tal en uno de los parques la capital. Sin embargo, la pandemia y la eliminación de la asistencia de público en los partidos de fútbol han llevado a que su actividad se haya desinflado desde hace un año. De ahí que ello favorezca a grupos que se mueven en otros ambientes, como Bastión Frontal. Antonio Menéndez Mories, alias el NiñoDe cualquier modo, el Niño y los suyos se vienen dedicando presuntamente a la comisión de otros delitos, incluso más graves: el vuelco de drogas (robo de alijos a otros narcos) y el robo con violencia y con fuerza, por ejemplo en trasteros. Se han hecho pasar incluso por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Recientemente, el Niño acudió a los juzgados para dar cuenta de uno de los múltiples delitos que se le imputan. Entre sus amigos más cercanos se encuentra curiosamente el Ratilla, miembro destacado de Suburbios Firm, una escisión del Frente Atlético (eterno rival del Real Madrid), con el que han protagonizado sonadas reyertas, como la perpetrada a navajazos en el bar Río Duratón y sobre cuya pista puso a Outlaw el propio Ratilla.
1 h
abc.es