Herramientas
Cambiar el país:

"Los trajes EPI que vimos en la pandemia nos conectaron con el Prestige"

La historia de la compañía gallega Chévere es una historia muy larga y muy gallega. Verdaderos agitadores culturales, desde 1992 hasta 2011 regentaron la Sala Nasa, epicentro de la cultura teatral y musical de Santiago de Compostela. Sus conocidas noches cabareteras denominadas Ultranoites fueron cantera y ring actoral para toda una generación. Por allí pasaró Luis Tosar, Quico Cadaval o la ahora conocida directora de Voadora Marta Pazos. Noches de irreverencia y calor humano. “Hasta hicimos una ultranoite dedicada a Alfonso Sastre, que acaba de fallecer, lo invitamos a él y su mujer, un tipo encantador, le parecía todo bien”, recuerda Xesús Ron, director de la compañía, que acaba de estrenar N.E.V.E.R.M.O.R.E. en el teatro María Guerrero de Madrid.

La NASA fue un espacio que al mismo tiempo que se enraizaba en su territorio, programó a buena parte de la dramaturgia más experimental de fuera de Galicia. Pero no solo era teatro, también era centro y laboratorio de creación, espacio político y asambleario e incluso sala de conciertos por donde pasaron grupos como Negu Gorriak, Mano Negra, Los Enemigos, Siniestro Total o Los Planetas.

En el año 2014 el Ministerio de Cultura otorgó a Chévere el Premio Nacional de Teatro. Antes ya habían tenido que cerrar la Nasa debido al poco apoyo recibido por Gerardo Conde Roa (PP) desde que se hizo con la alcaldía compostelana en 2011. Un alcalde que poco después dimitió y fue sentenciado por fraude fiscal a dos años de cárcel y una multa de medio millón de euros. Chévere tuvo que emigrar a Teo, pueblo cercano a Santiago donde gobernaba Martiño Noriega (Compostela Aberta), donde se quedaron primero con un convenio y luego con un concurso público. Todo ese periplo está bien contado en el documental A viaxe dos Chévere, película dirigida por Alfonso Zarauza, representante de lo que hoy se denomina novo cinema galego.

Hace dos años abandonaron Teo, cuando una nueva reconfiguración municipal no renovó el objeto del concurso que les ataba a la localidad y a su Auditorio. Ahora la compañía tiene una pequeña sala de ensayo desde donde se gestiona el éxito que empezó a tener en el resto del Estado. Un reconocimiento que comenzó en 2010 con Citizen, obra sobre la figura del dueño de Zara, Amancio Ortega. Ahí es justo cuando Chévere comenzó a adentrarse en el teatro documental. Luego llegarían Eurozone en 2013 y Eroski Paraiso en 2016. Con estos tres montajes Chévere giró por toda España. Galicia entraba en zona de desierto cultural mientras el resto de la península les abría los brazos. Aún así, ellos continuaron haciendo estrategias de enraizamiento llevando su teatro popular y delirante por pueblos y aldeas con proyectos como As fillas bravas o Ultranoite no país dos ananos. El núcleo de Chévere son tres personas: Miguel de Lira, Patricia de Lorenzo (ambos actores) y Xesús Ron. Más de treinta años de compañía, de agitación y lucha, de un teatro popular, gamberro y políticamente irreverente que ahora ha decidido levantar una obra, en coprodución con el Centro Dramático Nacional, para hablar sobre el Prestige.

Agarrados al grito del cuervo del poema de Edgar Allan Poe, Nevermore, construyen un viaje emocional a través de un hecho que marcó a toda la sociedad gallega.

Nos costó un montón levantar este montaje. No sabíamos cómo hacer, todos conocemos ya la historia del Prestige, la hemos odio muchas veces, no hay nada nuevo que contar. Al final fuimos encontrando la manera hablando con la gente. Vimos cómo los entrevistados se emocionaban al recordar y eso nos hizo ver que había un componente emocional muy importante. Eso nos marcó el camino a recorrer.

En la obra relacionan la pandemia con el Prestige ¿qué les llevó a hacer esto?

En los primeros momentos duros de la pandemia, el hospital de Cee hizo un llamamiento desesperado a los medios para que si alguien tenía los trajes que se utilizaron durante el Prestige los llevase allá. Fue impresionante: particulares llevando trajes, ayuntamientos, empresas, cofradías. Todos guardaban los trajes como sabiendo que no había que tirarlos, que volverían a ser necesarios. Las imágenes de gente con los EPI puestos te retrotraían al Prestige, unían ambos momentos como si hubiese un agujero de gusano espacio temporal entre ellos. También nos sorprendió que la única promesa del Gobierno para la Costa da Morte por la tragedia del Prestige fue que construirían el Parador de Muxía. Y cuando lo iban por fin a inaugurar, diecisiete años después, en marzo del 2020, llegó la pandemia. La reflexión es clara: no podemos seguir aceptando que para vivir en este mundo tengamos que habitar la catástrofe, no estamos dispuestos, se puede vivir de otra manera.

¿Tenéis ganas de llevar el espectáculo a Galicia?

Muchas.

Estrenar esto en Madrid ¿es un poco de traidores?

Ya hemos asumido que somos traidores. Estrenar en Madrid creemos que expresa una realidad. Es el Centro Dramático Nacional desde Madrid quien nos invita a coproducir un espectáculo sobre el Prestige. En Galicia no hemos encontrado ni un teatro tan siquiera para ensayar. Nadie nos invita ni nos llama para hacer nada. Este espectáculo va a estar en ocho ciudades gallegas, que son las que tienen teatros donde este montaje puede hacerse, y ninguno de ellos nos ha dado más de tres días de función. Santiago, tres; Coruña y Lugo, dos. El resto, un día y en algunos vamos a taquilla con el 50% de aforo debido a la COVID. Es un despropósito, ni que vengas del CDN, ni que lo haga Chévere que allí tiene público, ni que toque un tema tan nuestro como el Prestige, la situación de los teatros es crítica en Galicia. No somos traidores, allí está imposible hacer algo. Somos escapados.

Este montaje ¿no debería haberlo hecho el Centro Dramático Galego?

Nunca lo harían, políticamente nunca lo harían y además no tienen dinero. Están poniendo su sello a montajes en los que aportan diez mil euros, su situación no es buena. En Galicia hay un techo de cristal para el teatro, la red pública gallega lo que hace es programar a muchos, así la profesión no protesta, pero no hay criterios de excelencia artística. Esta producción nunca podría darse en Galicia y eso que no es una producción tan grande.

Galicia detentaba hace quince años dos teatros referentes en España como el Teatro Galán de Matarile y la NASA, albergaba dos festivales de renombre como La Alternativa, organizados por vosotros y Matarile, y un festival de danza en la calle que la gente de Santiago abarrotaba, En pé de pedra, organizado también por Matarile. ¿La crisis se lo ha llevado todo?

Galicia no se recuperó de la crisis de 2009 y a nivel cultural no se ha vuelto a recuperar nunca. Ha perdido muchos proyectos e iniciativas. La Cidade da Cultura sigue vacía, la Xunta de Galicia hizo un festival escénico, Escenas do cambio, dirigido por Pablo Fidalgo al que acabaron echando. Este año llevaron a cabo la nueva edición pero ya no tiene nada de lo que tenía, lo venden igual pero no es lo mismo. Escénicamente en Santiago no hay nada.

Desde hace decenios el cine documental o de no ficción viene demostrando su capacidad poética y de creación. Como es lógico, aunque el teatro documental tenga sus inicios en el teatro político de Piskator en el siglo XX, esto ha tardado en decantarse en las artes escénicas. Pero desde hace un lustro hemos visto como la creación española ha comenzado a trabajar desde estos presupuestos: Teatro del Barrio con montajes como Ruz-Barcenas o El Rey, Kamikaze con Jauría Humana o la gran trilogía sobre América Latina de Azcona & Toloza, Trilogía Pacifico, son algunos ejemplos. Ahora en cartel también está Atocha, el revés de la luz en el Teatro del Barrio, obra que versa sobre los asesinatos de los abogados de Atocha de 1977. Chévere también está en estas lides, ¿Por qué? ¿Cómo es su acercamiento al teatro documental?

La película que me cambió bastante la visión que tenía sobre lo que era cine documental fue En construcción de José Luis Guerín (2001). Me llegó con mucha más fuerza que todo lo que estaba viendo de ficción. Citizen (2010) fue nuestro primer acercamiento al teatro documental. Fue una manera de poder seguir contando algo desde un escenario, nos veíamos agotados por lo que veíamos en el teatro y por lo que nosotros estábamos haciendo. La parte documental nos refrescó y nos dio pistas para poder seguir. Y seguimos con ese procedimiento pero tomándonos cada vez más libertades y dándonos cada vez más igual que se perciba como documental.

¿Podrías explicarlo?

Gran parte de lo que se dice y se escucha en la obra son testimonios reales, pero lo que hemos intentado es no utilizar el documento real, esa es la parte que nos ha dejado de interesar. Por ejemplo, nosotros tenemos las cintas con las grabaciones de la torre de control de Fisterra, tenemos videos de los helicópteros donde se registran parte de esas conversaciones, pero aun siendo un material interesante para llevar a escena nos interesaba darle la vuelta y convertir ese documento en materia más puramente teatral. Son los actores, con pequeños megáfonos y con objetos los que reproducen el sonido, quienes lo realizan. Recrear el documento real para que tenga una entidad teatral. Y, además, hacerlo es escena, que se vea cómo está hecho.

En la primera parte del espectáculo, donde se reproducen testimonios de gente del lugar recordando el Prestige, trabajan en vez de con verbatim (técnica por la cual el actor reproduce el testimonio que está escuchando a través de unos cascos) con un acercamiento del actor a la persona que testimonia…

Sí, a cada actor se le dieron una serie de audios de entrevistas de una persona que no conocía. Se les pedía, a parte de aprenderse el testimonio, que imaginaran qué tipo de persona era y que por la información sonora se imaginasen dónde estaba, para así nosotros reproducir el sonido de fondo de la entrevista en escena. Lo importante era que el actor estableciera una relación con el personaje real, y mostrar esa aproximación en escena.

Y en la segunda parte, como si fuera el documental Wisky Romeo Zulu (un clásico del cine documental latinoamericano que narra el accidente en 1999 de un avión que no llegó a despegar de la Ciudad de Buenos Aires y acabó estrellándose en una de las calles de la ciudad), se escenifica con toda la verosimilitud las comunicaciones entre el Prestige, el remolcador y la torre de control de Fisterra. ¿Puro documental?

Bueno está muy resumido, pero sí, es literal. Conseguimos las transcripciones del juicio, todas las que no teníamos en audio las teníamos por escrito. Incluso la entrevista que recreamos con Fernández de Mesa diciendo eso de "probablemente el fuel no toque la costa gallega" está transcrita, tan solo recreamos los que no se oye que le apuntan por lo bajo. E intentamos reproducir todo eso en escena, y para darle verosimilitud a las conversaciones entre los barcos y la torre de control recreamos los sonidos a través de megáfonos para las voces, con globos para el sonido de helicópteros, etc.

¿Teméis que os acusen de panfletarios por ese final con todo el espacio que ocupan las pancartas de "Nunca Mais"?

La decisión es consciente, creíamos que era necesario. Encaja dentro del procedimiento que hemos seguido en todo el montaje. Trasladamos testimonios en escena, trasladamos las comunicaciones entre el barco y las autoridades portuarias, y así también trasladamos toda unas serie de pancartas que hemos ido recogiendo a través de fotos. Durante días las estuvimos recreando a partir de las fotos. Casi todas son de la gente, espontáneas, hay alguna asociación, pero nunca ni partidos ni sindicatos. Queremos contar eso, que hubo un pueblo que se enfrentó a todo aquello, sino de manera unánime si unido. Nos identificamos con esa creación popular de la gente que llenó plazas y playas y que la noche antes estaban en su casa dibujando la pancarta. Y la canción que se canta en la obra en Madrid no tiene el mismo sentido que en Galicia. En la primera manifestación que hubo en Santiago, la conocida manifestación de los paraguas, que desbordó la ciudad, después de que Manolo Rivas leyera el comunicado, Uxia Senlle, que es una cantante de música tradicional muy conocida de allá, cogió un micrófono y cantó Alalá das Mariñas. El silencio era tremendo. Fue un momento que marcó a las más de doscientas mil personas que allí estaban. Esa es la canción que se canta. Y, claro, en Galicia cuando se oiga eso va a tener una carga emocional distinta. Ya nos ha llegado algún gallego que ha visto la función en el María Guerrero contándonos que se le venía el mundo abajo cuando escuchó y recordó.


Leer artículo completo sobre: eldiario.es
Vídeo, en directo | Siga la sesión de control al Gobierno en el Congreso
Siga a partir de las 09:00 horas la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados a la que no acudirá el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que se encuentra en Nueva York donde se reúne este miércoles con el secretario general de la ONU, Jens Stoltenberg.
1m
elconfidencial.com
Itziar Castro celebra los 20 años de 'OT' en son de paz: "Nunca me arrepiento de nada"
A pesar de ser despedida cuando era profesora de interpretación, la actriz ha querido dar la enhorabuena al equipo del 'talent show' musical por sus dos décadas en antena
1m
elconfidencial.com
José Manuel Franco felicita a Lobato tras alzarse como líder de los socialistas madrileños
El presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, ha felicitado al nuevo secretario general del PSOE-M, Juan Lobato, tras haber ganado hoy las primarias del partido
8 m
europapress.es
Suso Díaz, padre de Yolanda Díaz: "Los liderazgos femeninos son más proclives al acuerdo"
Hubo un tiempo en que a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social se la conocía en los corrillos políticos de Galicia como "la hija de Suso", el histórico sindicalista de Astano que lideró durante lustros Comisiones Obreras en la comunidad. Pero desde hace años sucede exactamente al revés, y en el municipio coruñés de Oleiros, donde reside, es a Jesús Díaz a quien muchos convecinos apellidan "el padre de Yolanda".
publico.es
¿Qué es un Frente Amplio más allá del proyecto de Yolanda Díaz?
El proyecto de la vicepresidenta presenta semejanzas a otras candidaturas "transversales" llevadas a cabo en Europa y América Latina.
publico.es
Pedro Sánchez felicita a Juan Lobato tras su victoria en las primarias del PSOE-M
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha felicitado al portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Juan Lobato, tras haber conseguido este sábado alzarse con el liderazgo de la Secretaría General del PSOE en Madrid y le ha animado a trabajar "desde ya", por el proyecto socialista del PSOE Madrid.
europapress.es
Arnaldo Otegi, el líder 'abertzale' que pasó cinco veces por la cárcel y siempre siguió las directrices marcadas por ETA
Ex miembro de ETA, lleva tres décadas liderando la izquierda 'abertzale' y su protagonismo cuestiona por sí mismo el proceso de blanqueamiento de su partido Leer
elmundo.es
Submarinos: la amenaza silenciosa del océano y la mayor arma de disuasión mundial
La crisis diplomática desencadenada por la alianza Aukus pone de manifiesto la importancia de estas armas y su potencial destructor, en especial el de los submarinos nucleares. Leer
elmundo.es
El primer día de una nueva era: ¿cómo eran nuestras vidas el año en que Messi debutó en los clásicos?
Este domingo se juega un clásico sin el icono argentino por primera vez desde 2005. Leer
elmundo.es
La izquierda abertzale inicia una etapa de apertura política tras el gesto histórico a las víctimas de ETA
La declaración leída el pasado lunes por Arnaldo Otegi y Arkaitz Rodríguez fue adoptada de forma unilateral por el movimiento independentista vasco, que busca ahora derribar "trincheras" y levantar puentes con sectores sociales y políticos con los que existen puntos en común. EH Bildu refuerza su papel e influencia en el ámbito de la política estatal.
publico.es
Un acertante gana 1,3 millones en la Primitiva y el bote sube a 11,5 millones
El sorteo de la Primitiva de este sábado 23 de octubre de 2021 no ha arrojado acertantes de categoría especial (seis aciertos más reintegro), por lo que para el próximo sorteo, que se celebrará el próximo jueves 28, se pone en juego un bote de 11,5 millones de euros.Sí que hubo un acertante de primera categoría (seis aciertos), que se lleva un premio de 1.349.046,36 euros. El boleto fue validado en la administración de loterías 374 de Madrid, situada en el número 3 de la calle Viriato.De segunda categoría (5 aciertos + Complementario) existen dos boletos acertantes, que fueron validados en la administración de loterías nº 2 de Callosa del Segura (Alicante) y en la nº 18 de Vigo (Pontevedra). La combinación ganadora fue la formada por los números 1, 3, 12, 15, 29 y 47. Complementario el 37, reintegro el 0. Loterías y Apuestas del Estado celebra el sorteo de la Primitiva dos veces a la semana, los jueves y sábados, siendo el sorteo de mayor aceptación en España.
20minutos.es
Cuáles son y de qué tratan los 30 libros LGTBI retirados de las escuelas en Castellón
El Ayuntamiento de Castelló de la Plana había preparado un reparto a centros educativos de ejemplares de una lista de 31 libros que promueven la inclusión y el respeto por la diversidad sexoafectiva. Pero la organización ultraconservadora Abogados cristianos lanzó una recogida de firmas contra ello e interpuso una demanda en un juzgado. La jueza la admitió e impuso la medida cautelarísima de retirar esta serie de libros de temática LGTBI. En Les Corts valencianas, el portavoz de Compromís, Fran Ferri, mostró un ejemplar de su propiedad de uno de los libros de la lista, Gay sex, el cual recibió un mensaje de burla por parte de un deiputado del PP cuando Ferri recalcó que eran libros que cuidaban "la autoestima". "Es un derecho de los menores tener la formación adecuada", han dicho algunos de los editores y autores de los libros secuestrados.Esta es la treintena de lecturas recomendadas para luchar contra la homofobia y fomentar el respeto por los derechos del colectivo LGTBI.1. Corcel de fuego, de Lucía Sánchez Saornil (Torremozas) Saornil es una autora libertaria y lesbiana, poeta del movimiento literario ultraísta y comprometida con la causa feminista y anarquista, como demuestra su afiliación a la CNT desde el 1931. Falleció de cáncer a la edad de 74 años, pero durante toda su vida participó activamente en la lucha antifascista. De hecho, creó la organización Mujeres Libres que llegó a alcanzar 20.000 afiliadas. Corcel de fuego es, precisamente, una obra que sirve para ahondar en sus pensamientos a través de su evolución como poeta.2. Leia, Rihanna & Trump, de Proyecto Una (Descontrol)El feminismo ha llegado a la cultura pop y su rastro puede encontrarse incluso en obras pensadas para el consumo masivo, como es el caso de Star Wars. Sin embargo, cada vez que existe una muestra de estos, las redes sociales reaccionan contra el terror. ¿Quiénes son? La batalla de la alt-right y el conservadurismo, que ven cuestionados los principios culturales de los que hasta ahora se habían servido.3. No vine a ser carne, de Gata Cattana (Aguilar)Es un compendio de poemas y textos inéditos publicados tres años después del fallecimiento de Gata Cattana, que murió de un choque anafiláctico en marzo de 2017, a punto de cumplir los 26 años. "Me ha costado, es algo que atesoras y no puedo saber si a ella le interesaría sacarlo", explicaba a elDiario.es Ana Llorente, madre de la artista.4. Lesbianas, así somos, de Marta Fernández Herraíz y Kika Fumero (Lo que no existe)Intenta descubrir una realidad que, incluso hoy día, sigue silenciada. De ahí que las dos autoras, referentes del colectivo feminista y lésbico, hayan decidido hacer una radiografía de cómo es el mundo de las lesbianas a partir del resultado de una encuesta en la que participaron más de 5.000 mujeres de España y Latinoamérica. Cuándo descubren que aman a otras mujeres, cómo son las relaciones de pareja, cómo forman familias… son solo algunas de las cuestiones abordadas para, precisamente, dejar de lado la ‘otredad’ en pos de la normalidad.5. Después de lo trans, de Elisabeth Duval (La caja books)"He aquí un ensayo sobre necesidades, contingencias, errores en la delimitación, gilipolleces ajenas y propias... y un sentimiento generalizado de estar hasta el coño", es como Elizabeth Duval, escritora y filósofo, definió su propio libro al ser preguntada por este periódico. Se trata de una panorámica sobre lo trans con vocación académica que, además, pone en cuestión algunos postilados de la teoría queer.6. ¿Y si fuéramos nosotros?, de Becky Albertalli y Adam Silvera (Puck)Es la historia de Arthur y Ben, dos jóvenes que después de conocerse y tener un encuentro fugaz acaban perdiendo el contacto. No es una novela densa, sino más bien un relato sencillo cuya única pretensión es la de contar cómo puede ser el comienzo de una relación, en este caso homosexual7. Transfeminismo o barbarie, de Aingeru Mayor e Alii (Kaótica libros)Una obra compuesta por 15 voces diversas que pretenden acercarse a las luchas transfeministas realizadas desde diferentes voces. También pretende poner el acento en los ataques tránsfobos que están surgiendo desde diferentes sectores, incluidos algunos realizados desde grupos autodeterminados feministas.8. Libérate, de Valeria Vegas (Dos Bigotes)Es como una enciclopedia de la liberación del colectivo LGTBIQ en España. Vegas recopila más de 100 artículos, dispuestos a modo de diccionario, que arranca a principio de los 60 y llega hasta principios del siglo XXI apuntando las adversidades que tuvieron que pasar sus protagonistas en función de la época que les ha tocado vivir. También es un recordatorio de que, aunque se han dado pasos, todavía queda camino por recorrer.9. We too, de Octavio Salazar (Planeta)Salazar pretende extender la filosofía del movimiento #MeToo a los niños para, de esta manera, transformar a los hombres desde un punto de vista feminista. Para ello propone alcanzar la igualdad sin mordazas, desde la educación temprana y abriendo espacios de reflexión que ayuden a abandonar la lógica de una sociedad patriarcal.10. A la conquista del cuerpo equivocado, de Miquel Missé (Eagles)Missé, sociólogo y activista, aborda en un relato diferentes cuestiones derivadas de la transexualidad. El libro es un realidad un debate que pone sobre la mesa cuestiones tan complejas como la sensación de malestar de algunas personas trans con su cuerpo y dónde está el origen de esto.11. Orgullo, de Josema Busto (Bruguera)Para la celebración de los 50 años de lucha LGTBI, desde el origen de las primeras marcha en Stonewall, Busto creó este libro ilustrado con 50 "héroes" de la visibilidad del colectivo, publicado en junio de 2019. Entre ellos está Carlos Berlanga, Ellen DeGeneres o Divine, con dibujos de cada uno de ellos así como un breve perfil biográfico.12. Orgullo, de Matthew Todd (Anaya)Para conocer mejor qué es lo que celebra 50 años el libro anterior, este ensayo explica cómo se origina en la redada en el bar neoyorquino Stonewall Inn, donde se reunía la disidencia sexual en 1969. Aquella noche nación el movimiento conocido como "Orgullo" y este libro transporta a ese momento y lugar, así como a las protestas que se produjeron los días posteriores.13. Con amor, Simón, de Becky Albertalli (Puck)Una novela juvenil sobre amor, diversidad e identidad que plantea los conflictos amorosos entre un grupo de amigos, así como el mal comportamiento de los intransigentes, escrita por una conida autora de ficción para jóvenes adultos. El libro tiene una adaptación al cine en 2018.14. ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?, de Jeanette Winterson (Lumen)Con este extraordinario título que por sí mismo es una novela, arranca la trama cuando la madre de una chica de 16 años le hace esta pregunta, después de que ella le anuncia que está enamorada de otra chica. Una madre controladora y religiosa y una hija que se rebela contra ella.15. El amor del revés, de Luisgé Martín (Anagrama)Una de las voces más interesantes de la narrativa actual escribe esta novela valiente como autobigrafía sentimental de un adolescente homosexual durante la Transición. "La vida de un raro, de un monstruo", dijo el propio autor. Un gran libro sobre el amor y la soledad del que se siente diferente.16. La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella, de Ramón Martínez (Egales)Una reflexión sobre la violencia, la intolerancia y la LGTFBIfobia que sigue existiendo a pesar de los avances políticos de las últimas décadas. Escrito por un filólogo y profesor de Secundaria, esta llamada de atención para no bajar la guardia está prologada por el expresidente del Gobieno José Luis Rodríguez Zapatero.17. Cuando muera Chueca, de Ignacio Elpidio Domínguez Ruiz (Egales)Con el barrio madrileño de Chueca como partida, este ensayo explora como ese espacio de libertad, que ha acabado gentrificado, se expande hacia otros espacios. Por tanto es una reflexión sobre la lucha LGTBI desde el urbanismo y sus procesos económicos.18. Un año sin nombre, de Cyrus Dunham (Egales)Una novela autobiográfica de una persona que se siente "visitante en su propio cuerpo", a caballo entre dos identidades, por lo que inicia una transición de género a la vez que da el paso a la edad adulta.19. Familias modernas, de Susan Golombok (Siglo XXI)Un ensayo desde la psicología para abordar la crianza en familias diversas después de dos décadas de investigación en todo tipo de estructuras y orígenes familiares. El libro refuta los mitos sobre las teorías basadas en el desarrollo infantil en familias tradicionales.20. Chicas que entienden in-visibilidad lesbiana, de María Ángeles Goicoechea, María José Clavo Sebastián, Olaya Fernández Guerrero y Remedios Álvarez Terán (Egales)Testimonios reales en primera persona de mujeres de todas las edades que se sienten sexualmente atraídas por otras mujeres. Un estudio realizado por cuatro investigadoras de la Universidad de La Rioja donde se ahonda en la lesbofobia.21. Gay Sex, Manual sobre sexualidad y autoestima erótica para hombres homosexuales, de Gabriel J. MartínConsejos prácticos, información al grano, desmontaje de prejuicios. Un libro realmente útil sobre las relaciones sexuales entre hombres tanto la parte física como la emocional.22. De nombre y hueso (Egales)Muerte, monstruos, identidad y amor tóxico se reúnen en esta antología de relatos creada e ilustrada completamente por personas trans. "¿Qué sucede si a aquellas personas que se les dicen son ‘lo extraño, el otro’ les dices que escriban terror? Que salen relatos muy diversos, que versan desde historias de ángeles y seminarios, a duelos de varios tipos, comienzos en nuevas ciudades y manos manchadas de sangre para poder sobrevivir", escribe David Orión Peña, impulsor del compendio editado por Egales.23. No estamos tan bien, de Rubén Serrano (Temas de Hoy)Mientras todavía duele la muerte de Samuel, el joven de 27 años asesinado de una paliza al grito de "maricón", Ruben Serrano recupera otras historias por las que No estamos tan bien. La editorial lo califica de gran reportaje porque en el fondo se trata de una investigación sobre cómo es crecer y vivir en España siendo queer. Los protagonistas no comparten barrio, ni ciudad, ni orígenes ni empleos. Solo el dolor de saber que hay violencias que llegan a todos los rincones.24. Jo sòc així i aixó no és un problema, de Fani Grande (Editorial Vincle)El libro de Grande nos transporta con sensibilidad mediante una protagonista principal por varias historias de transexualidad, intersexualidad o sexualidad sentida. El libro, según su autora, está pensado para leerse con adolescentes en centros de secundaria y bachillerato, justo donde los ha censurado Castellón. En él se abordan lacras tan actuales u cruciales de de nuestra sociedad como la transfobia, el bullying, la depresión y hasta el suicidio entre la gente joven.25. El fin del armario, de Bruno Bimbi (Editorial Anaconda)Bimbi abandonó Brasil en 2019 por culpa del ambiente y las políticas homófobas de Jair Bolsonaro. Entonces reeditó su libro sobre los avances y luchas que han llevado a cabo los colectivos LGTBI en el mundo y las que aún quedan pendientes. Como novedad incluyó el capítulo República de Gilead, donde alerta sobre los discursos peligrosos de los políticos actuales y del auge de la extrema derecha en España y en Estados Unidos.26. Transexualidades, de Miquel Missé (Egales)Históricamente, la transexualidad ha despertado un gran interés en el campo de las ciencias de la salud y de las ciencias sociales. "Todavía hoy surgen teorías que, de manera casi obsesiva, quieren explicar por qué las personas trans existimos. Podríamos cambiar el enfoque por una vez y plantear que el conflicto y el debate que genera en nuestra cultura es la transfobia", expresa Missé, sociólogo y activista trans, en el prólogo de su ensayo.27. Cómo superar un bollodrama, de Paula Alcaide (Egales)La psicóloga desglosa la vida afectiva de las mujeres que mantienen relaciones con otras mujeres. Explora la falta de deseo sexual, las relaciones tóxicas, las rupturas, la situación de enamorarse de una heterosexual, los celos, los malentendidos y las crisis de pareja. Es decir, los altibajos de todas las relaciones sexoafectivas pero atravesados por la perspectiva lésbica y LGTBI. "Cuando más perdemos es cuando aprendemos a ganarnos a nosotras mismas".28. Ahora que ya lo sabes, de Oriol Pamies (Libros Cúpula)Pamies es fundador de una empresa especializada en turismo LGTBI y después de recibir toneladas de mensajes sobre el descubrimiento de su sexualidad, decidió narrar lo que a él le hubiera gustado leer. A través de su experiencia y sus vivencias personales, el autor toca temas como la orientación, la identidad o expresión de género, los prejuicios y la homofobia, la aceptación y el proceso de salir del armario.29. Queer, una historia gráfica, de Meg-John Barker y Julia Scheele (Melusina)Esta historia ilustrada tiene cinco objetivos: abrir el apetito para que te apetezca descubrir más cosas; explicar cómo la teoría queer se hizo necesaria como manera de cuestionar ciertas suposiciones populares sobre sexo, género e identidad; presentar algunas de las ideas clave de la teoría queer y sus pensadores, así como algunas de las tensiones internas, además de las diferentes direcciones que ha tomado estos últimos años; extraer de la teoría queer aquello que sea más útil para nuestras vidas diarias, nuestras relaciones y nuestras comunidades; e invitar a conocer la teoría queer y animar a pensar de forma queer.30. LGTB para principiantes, de Daniel Valero (Mueve tu lengua)Este libro pretende ser una guía básica para desmontar estereotipos y prejuicios hacia el colectivo. "No me gusta la palabra manual porque somos mariquitas, no lavadoras", expresa el autor. No obstante, Daniel ha mantenido el punto de humor negro para crear una lectura amena y didáctica. El libro se dirige a dos públicos diferenciados. Por un lado, a personas LGTB que quieren formarse sobre activismo o en la historia del colectivo y, por el otro, a las que no forman parte del colectivo pero quieren informarse porque "vivimos en comunidad".31. Transeducar: arte, docencia y derechos LGTB, de Ricard Huerta (Egales)Huerta plantea el transeducar desde dos vías: las aulas y el arte. "La importancia de revisar los estereotipos existentes sobre sexualidad, género y orientación sexual se evidencia de tal modo en la refexión sobre los usos cotidianos que debería estar presente, de manera transversal, en todas las asignaturas del currículo. Si bien conviene organizar periódicamente jornadas y conferencias específcas al respecto, no debemos reducir el ámbito de nuestras acciones para trabajar la diversidad a gestos puntuales, sino que debemos impregnar nuestras tareas diarias de actitudes que sirvan también para luchar contra la homofobia y la transfobia", resume en el décimo capítulo.
eldiario.es
Wes Anderson pretendía amar el periodismo pero se enamoró de sí mismo
A lo largo de su obra previa, Wes Anderson no se ha interesado demasiado por el periodismo. Cuando lo ha hecho, no obstante, ha sido suficiente para percibir que era algo importante para él, o que al menos le merecía una fuerte reacción, capaz de dialogar con sus inquietudes recurrentes. El mejor ejemplo lo encontramos en la que con toda probabilidad es su mejor película, Fantástico Sr. Fox, producción animada que adapta a Roald Dahl tomándose múltiples licencias. Por ejemplo, cuando el zorro protagonista deja atrás sus actividades depredadoras para formar una familia y abrazar, sí, el periodismo, ser convierte en columnista. El guion de Anderson y Noah Baumbach no duda en hacer mofa del intento del señor Zorro por ser alguien que no era.El periodismo, entonces, no constituía tanto una impostura como, vinculándolo al tema principal de la película, una garantía de civilización. Fantástico Sr. Fox narra la trágica historia de un animal que deja atrás su naturaleza primigenia para abrazar una humanidad que echa a perder sus instintos y hace peligrar su rol como defensor y proveedor familiar. Escribir cada semana un articulillo de opinión se antojaba ridículo e inoperante cuando los suyos corrían peligro, y este malestar existencial entronca fácilmente con el catálogo restante de personajes de Anderson: seres que no se encuentran cómodos en su propia piel, que se engañan a sí mismos, que intentan proyectar una imagen tan cuidadosamente falsa y manufacturada como el estilo visual de este director texano. El periodismo apuntaba a ser, por tanto, una puerta de entrada a esa socialización finalmente ingrata, algo así como un pacto colectivo que domestica subjetividades.Teniendo esto en cuenta, era inevitable acercarse a la décima película de Wes Anderson con suspicacia. El firmante de La crónica francesa es consciente de cómo el periodismo, sobre todas las cosas, nos sitúa en la sociedad y nos perfila como grupo, pero teniendo en cuenta que esta sociedad siempre ha sido mostrada en su cine como algo conflictivo y asfixiante, no cabía esperar una reflexión optimista sobre él. O, al menos, una reflexión con interés por lo material. Fue quedando claro cuando La crónica francesa apenas tenía terminado el guion, y Anderson se refirió a la temática que trataba con una desgana elocuente: "No es una película sobre la libertad de prensa", aclaró, "pero cuando se habla de los periodistas supongo que también se habla de lo que ocurre en el mundo real".Más o menos desde Academia Rushmore, su segundo largometraje, el desinterés de Wes Anderson por la realidad aprehensible ha ido trascendiendo el guion para contagiar su puesta en escena al completo. Los delirios de los protagonistas de su debut Bottle Rocket se chocaban contra las carencias de nuestro mundo, pero este no dejó de mutar en las películas posteriores para adecuarse a los delirios susodichos y reflejar la insatisfacción de un modo distinto, que acabó consagrando a Anderson como uno de los autores más reconocibles de su generación. Planos cuidadosamente simétricos, de colores exquisitos, con una tipografía concreta y afloración de temazos de la invasión británica: Anderson había diseñado un mundo a su medida en el cine, definido por un control absoluto de lo que en él sucedía que, paulatinamente, iba marcando distancia frente a los espectadores.Quizá podamos distinguir dos puntos de inflexión en esta huida de la realidad. En primer lugar, cuando Fantástico Sr. Fox le reveló que la animación era el medio idóneo para exacerbar este control y le motivó a repetir jugada en Isla de perros. Y en segundo, muy emparentado con La crónica francesa, cuando El Gran Hotel Budapest refrendó este ensimismamiento utilizando una narrativa al estilo "muñeca rusa": una historia dentro de una historia dentro de una historia, con varios interlocutores contando lo que otros interlocutores les habían contado previamente.La superposición de puntos de vista estrechaba los márgenes de la ficción central, transformándola en algo pequeño y constreñido —la maqueta convirtiendo "el gran hotel" en una cápsula— donde Anderson, más que nunca, podía disponer de sus personajes a placer. El mundo de Wes era, pues, una maqueta diminuta, cuya pequeñez intensificaba la claustrofobia de sus habitantes sin que pudieran hacer nada para escapar. Y quien dice personajes, dice la posibilidad de una narración mínimamente interesada por lo que ocurría fuera de la maqueta. Así llegamos a La crónica francesa, ambientada en un escenario aún más pequeño como es el último número de una revista. La Crónica Francesa de Liberty, Kansas Evening Sun, una publicación estadounidense que se ocupa de la actualidad francesa gracias a la localización de su oficina en la ficticia ciudad de Ennui-sur-Blasé. La nueva película de Wes Anderson nos propone una lectura en clave audiovisual de este número de despedida, con sus textos cobrando vida y destacando tres reportajes a modo de historias independientes que ocupan la mayor parte del metraje de La crónica francesa. En este sentido, y frente a la sensación de gratuidad que exhibía la enrevesada diégesis de El gran hotel Budapest, el emplazamiento de La crónica francesa es más sofisticado y posee un encanto indudable, invitándonos a contemplar las portadas del kiosco como puertas de entrada a mundos enigmáticos, polifacéticos y llenos de interés. Claro está, no cualquier publicación valdría para un empeño así —o para una película de Wes Anderson que los fans reconocieran como suya—, y la elección del modelo también resulta enormemente reveladora.La Crónica Francesa viene a ser el álter ego del famosísimo New Yorker, de casi un siglo de antigüedad. Fundada por Harold Ross (clara inspiración del personaje que encarna Bill Murray) y Jane Grant, esta publicación se ha erigido durante décadas como un referente del periodismo inquisitivo, también pudiendo ser entendido este como un ejercicio rabiosamente literario y estético. Las firmas de las que ha presumido durante su trayectoria —de Salinger a Hemingway pasando por Capote o Arendt— lo confirman tanto como el cuidadoso envoltorio que ha acompañado sus escritos. El New Yorker tiene un look propio, desde esas caricaturas que han ido más allá de las páginas hasta una tipografía concreta, y la totalidad de su armazón conceptual otorga distinción a quien lo adquiere. Si pensamos en el New Yorker pensamos, con total seguridad, en imágenes atractivas. Por supuesto que Wes Anderson es un orgulloso suscriptor, y por supuesto que La crónica francesa lo homenajea de arriba abajo. Olvidando, oportunamente, el periodismo en sí.Es decir, La crónica francesa no olvida el periodismo, pero sí su energía sociopolítica. El viaje que nos propone a las páginas de un suplemento está tan marcado por el regodeo en su belleza plástica como por la asunción de que esta está llamada a desaparecer, víctima de la digitalización —de la que también ha sido objeto el New Yorker, por otra parte— y de la consecuente desaparición de los kioscos. Por supuesto, Anderson no apela directamente a este asunto —eso significaría molestarse en poner los pies en la tierra por una vez—, pero se antoja obvio desde el aire melancólico y el abundante blanco y negro que baña la película, presentándonos situaciones únicamente posibles en una era analógica e inocente. Tampoco es de recibo calificar la mirada de Anderson como reaccionaria, sin embargo, ya que su ímpetu es exclusivamente estético y está marcado por la misma pulsión que se ha adueñado de toda su filmografía según se consolidaba su desdén por el mundo y el pacto social: el fetiche.El espíritu fetichista de la filmografía de Wes Anderson también tiene un punto de inflexión, correspondiente a cuando utilizó la India al completo como paño de lágrimas para sus protagonistas blancos en la espantosa Viaje a Darjeeling, y constatado alegremente a través de esa ejemplar dosis de orientalismo destilado que es Isla de perros. La crónica francesa, quizá por lo acotado de sus márgenes, es algo menos irritante que los títulos mencionados, e incluso se las apaña para acicalarse con un poco de honestidad extra. No solo por el legítimo esfuerzo de que alguien quiera homenajear la revista que baja a comprar cada semana, sino también por cómo su otro gran referente forma parte inseparable de la educación cultural y sentimental de Anderson: la admiración por 'lo francés' que se reconoce plebeya, expresada por un texano que contempla maravillado Europa. Ya ocurría en El gran hotel Budapest con respecto a la obra de Stefan Zweig, pero La crónica francesa amplía más el tiro, y enfatiza mucho mejor los elementos que siempre han formado parte de la filmografía de Anderson, hasta el punto de que no sea descabellado considerar este último film como una "obra compendio": una síntesis absoluta de lo que ha sido su cine, refrendada por la ausencia de un guionista que no sea él mismo. El cine de Wes Anderson siempre ha estado muy influido por la Nouvelle Vague y por François Truffaut, hallando en el gran héroe de la obra de este último, Antoine Doinel, un espejo perfecto para sus personajes desubicados e inmaduros. Doinel, interpretado por Jean-Pierre Léaud desde Los cuatrocientos golpes, es cada joven que busca su lugar en el mundo con una mueca entre la superioridad y el analfabetismo emocional, y posiblemente nunca ha encontrado un epígono tan apropiado en nuestro tiempo como el rostro de Timothée Chalamet. Este actor protagoniza el segmento más interesante de La crónica francesa, por cómo articula al completo la propuesta política (o antipolítica) de Anderson. Revisiones de un manifiesto nos lleva a las revueltas estudiantiles del mayo del 68 francés, donde se desplaza una periodista encarnada por Frances McDormand (inspirándose, a su vez, en la Mavis Gallant que cubrió estos acontecimientos para el New Yorker). Gracias a la implicación de la periodista y a la inmadurez del líder que interpreta Chalamet, el discurso revolucionario del movimiento es totalmente desacreditado, y no precisamente atendiendo a las críticas de índole feminista que han releído mayo del 68 en años posteriores: el esfuerzo de estos chavales es ridículo simplemente porque quieren cambiar su mundo desde una hipocresía que el egoísmo y los dramas románticos desmantelarán.Mayo del 68 antecedió por muy poco el estreno de Besos robados, tercera aventura cinematográfica de Antoine Doinel. Y si bien Doinel ya bastante tenía en esta película con sobrevivir y encontrar el amor, el cobarde escepticismo de Anderson ante un verdadero cambio social —ante la noción de lo social como algo positivo o en camino de estarlo— contrasta con el propio rol desempeñado en aquella época por Truffaut, apoyando a los manifestantes e incluso movilizándose para que el Festival de Cannes no se celebrara. Prueba última de que Anderson, abismado en la superficialidad y el descreimiento, ha terminado siendo incapaz de corresponder a la actitud de sus ídolos, y de ofrecer una visión del periodismo que vaya más allá de lo cuqui.
eldiario.es
El barrio de Cartagena de Indias que se convirtió en "laboratorio" de la especulación inmobiliaria
Cuando García Márquez inauguró su mansión terracota de la calle del Curato, en 1996, la suerte estaba ya echada. La mayoría de las viejas salas de cine habían cerrado y buena parte de los colegios habían abandonado el centro histórico de Cartagena de Indias. Los vecinos, entre incrédulos y expectantes, observaban los bandazos del boom inmobiliario que la declaración de patrimonio de la humanidad había espoleado en 1984. Y con ello, la transformación del recinto amurallado en una marca turística muy alejada de aquel entorno popular, en parte derruido, donde aún era posible ver gente asomada a los balcones. "Mira, llegó el momento de irnos del centro", le soltó rotundo el arquitecto Germán Bustamante a su hermana en 2018. A sus 73 años, cuenta que había tolerado suficiente la "degradación del ambiente", el ruido de los bares, el estruendo diario de los fuegos de artificio de cualquier fiesta y, sobre todo, el ninguneo de las autoridades para preservar la "calidad de vida de los habitantes". En 15 años la población residente se redujo en un 80%, según cifras oficiales. Para 2018 quedaban algo más de 2300 vecinos, de los casi 10.500 que fueron censados en 2005.Así fue como Bustamante tuvo que dejar el que fuera su hogar desde 1966, cuando problemas económicos obligaron a la familia a trasladarse a un lugar "menos prestigioso". El desarrollo de la gentrificación, un anglicismo que define el proceso de sustitución y expulsión urbana de poblaciones locales por vecinos con mayor capacidad adquisitiva, ha sido implacable en Cartagena. Getsemaní, barriada de raíz obrera y población negra, es el último laboratorio de la especulación inmobiliaria del centro. Sus casas discretas de una planta, que albergaron no hace mucho un distrito rojo, son ocupadas por huéspedes de plataformas turísticas y bares de copas de martini. El valor del metro cuadrado, el más alto del país, oscila entre los 2.000 y 4.000 euros, valores equiparables a los de distritos como Latina o Retiro en Madrid. El líder vecinal Florencio Ferrer cuenta que el encarecimiento de los arriendos ha expulsado al grueso de la comunidad getsemanicense. Afirma que en la calle de la Sierpe, por ejemplo, "solo quedan dos habitantes". Su esfuerzo se ha centrado en un plan de salvaguardia de la vida de barrio, con el que ha logrado exenciones en impuestos prediales y tarifas moderadas en los servicios públicos para unas 200 familias raízales. La revista de negocios Forbes incluyó a Getsemaní entre los doce barrios más cool del mundo en 2018, junto al barcelonés Sants o Amsterdam Noord, entre otros. El arquitecto de la universidad Jorge Tadeo Lozano Rodrigo Arteaga recuerda que, navegando en Internet, se topó con un hotel boutique que promocionaba una experiencia en el "barrio de moda en Cartagena, donde podrá caminar por las calles y ver a través de las rejas de las casas la vida cotidiana de los cartageneros". Arteaga exclama indignado: "¡Oye, no somos un zoológico!".El turismo masivo es hoy uno de los problemas que más inquietan, en teoría, a los responsables del Instituto de Patrimonio Urbano. Desde diversos frentes recalcan su preocupación por preservar "la identidad, la cohesión social y los cambios en la comunidad local". En la práctica, sin embargo, los resultados son modestos. A finales de 2017, saltó a los medios que la construcción de una torre, cuya edificación ya iba por la décima planta de 30 proyectadas, se hallaba en una zona de patrimonio histórico. Al día de hoy, el esqueleto grisáceo del bautizado edificio Aquarela se mantiene en pie. Desnudo, alterando una de las panorámicas del fuerte de San Felipe de Barajas, desde donde el marino vasco Blas de Lezo repelió un feroz ataque de la flota británica en 1714.Las autoridades ordenaron hace tres años suspender la obra. Aún no hay claridad sobre los responsables del incidente. Una de las razones es la enrevesada maraña de circuitos burocráticos que velan por el patrimonio cartagenero. Si las murallas que bordean parte del centro y la fortaleza son responsabilidad del Ministerio de Cultura, el mobiliario urbano del centro y su zona de influencia son función de la ciudad. La desarticulación entre Cartagena y Bogotá es evidente. Y la ligereza de curadores y otros burócratas se presta para las fisuras.¿Por qué sonaron las alarmas cuando van diez pisos construidos? ¿Acaso nadie del ministerio vio los gigantescos huecos que se abrieron para los cimientos? ¿Cómo se construyó un monstruo de esa categoría en las narices de todo el mundo?, son algunas de las preguntas que se plantea el restaurador y consultor cartagenero Salim Osta Lefranc. La Unesco ha urgido al Gobierno acelerar la demolición del Aquarela, aplazando la fecha límite al primero de diciembre de 2022. De lo contrario, es posible que la ciudad caribeña pierda el rótulo de patrimonio de la humanidad como sucedió este año con el puerto británico de Liverpool.Pero el arquitecto Rodrigo Arteaga es escéptico. El caos político que ha provocado el recambio de once alcaldes en la última década, en una de las dos ciudades más pobres del país, complica el panorama. "Muchos cartageneros ni siquiera conocen su centro histórico”. Y subraya la paradoja que esto supone en un balneario que recibe el rótulo de “patrimonio de toda la humanidad", dice el historiador Orlando Deavila.El último incidente ocurrió hace unas semanas en el exclusivo Club de Pesca. La sofisticada bahía del centro náutico está situada en el fuerte colonial de San Sebastián de Pastelillo (1744), un fragmento de muralla que administran desde 1944 sus exclusivos socios. La cuestión es que los responsables decidieron darle una mano de pintura mostaza sin la autorización del Ministerio de Cultura.El problema ha sido subsanado y se espera una multa para el club. Pero la debilidad institucional quedó manifiesta y dio paso a viejos interrogantes sobre quiénes son los verdaderos beneficiarios de una de las joyas arquitectónicas coloniales del Caribe. De acuerdo con investigaciones del economista cartagenero Aarón Espinosa se trata de una amalgama de firmas hoteleras transnacionales, junto con una red de familias tradicionales, cartageneras y bogotanas, que se han beneficiado de políticas tributarias nacionales y locales."Las exenciones tributarias que adelantó el Gobierno de Álvaro Uribe favorecieron la última fase de la explosión hotelera", explica Espinosa. "Esas tarifas, menores incluso que las correspondientes a la industria y el comercio, han resultado sin duda inequitativas frente a los sectores productivos locales". Así mismo lamenta que estos asuntos no se dan a conocer lo suficiente entre la sociedad civil cartagenera. "Probablemente porque solo han beneficiado solo a unos pocos y el control ciudadano ha sido insuficiente".Isabela Restrepo es vocera de la Fundación Centro Histórico, una asociación de 200 vecinos entre los que se cuentan banqueros, presidentes de compañías energéticas, galeristas de Manhattan y altos ejecutivos. Explica que la misión de la organización es ser guardianes de un patrimonio que se llama uso residencial.También recuerda que hace nueve años dejó Bogotá para buscar en Cartagena un entorno tranquilo y seguro pero que el deterioro reciente en la seguridad así como la proliferación de prostíbulos y bares ruidosos, la han llevado a restringir sus paseos nocturnos. "Es muy triste, pero el fenómeno de las viviendas de alquiler turístico han permitido que la prostitución y el micro tráfico crezcan".Así mismo desgrana de memoria las recomendaciones que la Unesco ha emitido desde 2008 para evitar la destrucción del tejido social, la privatización de los espacios público o  el cambio del uso residencial de los inmuebles. El académico y vecino del centro Rodrigo Arteaga, sin embargo, encuentra inconsistencias en el discurso de la fundación.Cuenta que los selectos miembros, más de uno ausente durante largas temporadas, son parte integral del problema. El mayor interés de la fundación se centra de forma reteñida en acabar con el ruido y mejorar la seguridad. Pero en el fondo no existe una preocupación real por la suerte de la herencia cultural de las comunidades, ni por la importancia de los bienes públicos de la ciudad, el primer motor para la especulación en el mercado del suelo es la "patrimonialización" estimulada desde 1984.Quizás la faceta más desconocida de la gentrificación se halla al interior de muchas de las grandes casonas del exclusivo barrio de San Diego, pero también de otros más discretos en Getsemaní. El restaurador Salim Osta Lefranc se refiere a la "quinta fachada". Estos son espacios donde reinaba cierto espíritu de mesura pero que hoy, según señala Rodrigo Arteaga, son lugares donde se multiplican los jacuzzis, piscinas, terrazas y aires acondicionados permitidos por ley.Para muchos ciudadanos el resultado es una decorado urbano que bascula entre una serie de recintos de corte aristocrático y algunas pinceladas de parque temático. Basta con acercarse a cualquiera de las plazas donde se hallan las tradicionales palenqueras, que son pregoneras negras que venden frutas atiborradas sobre una palangana metálica. Estas mujeres hoy se encuentran vestidas con trajes coloreados de la bandera colombiana y su mercancía terminando siendo ajíes o los cogollos de las frutas, solo para que se vean. "Porque ya lo que importa no es vender la fruta sino vender la foto con ellas", dice Arteaga.El turismo se ha convertido en un arma de doble filo. Por eso el historiador Orlando Deavila argumenta que se requiere de un organismo público que regule y gestione la práctica del turismo "porque lo que hay hoy es una figura público-privada sin capacidad de Gobierno". Una entidad capaz de gestionar el gran pilar de la economía de Cartagena y que sea capaz de recuperar el alma extraviada del viejo barrio de zaguanes abiertos.
eldiario.es
Sutil y adecuada solución
Justo cuando el PSOE muestra su imagen más compacta, tras un congreso en el que se asistió al abrazo en público entre el expresidente Felipe González y el presidente Pedro Sánchez, llega el primer choque de fondo en la coalición PSOE/Podemos.Puede ser una coincidencia, pero en estos tiempos de política acelerada, frenética y cainita, se sospecha de determinadas coincidencias.Las elecciones generales se celebraron en noviembre de 2019. De ellas salió un gobierno de coalición de izquierdas, insólito en un país acostumbrado al derechismo rampante y al golpismo militar. Iniciada su vida, se inició también la mayor tragedia en siglos, una pandemia que hizo debilitar y envejecer a la mayoría de los gobiernos. Así, el gobierno de coalición que lleva dos años en el poder, parece que lleva cuatro, y eso produce un desgaste supremo. Las próximas elecciones generales deberán celebrarse en noviembre de 2023, salvo adelanto. Hasta entonces queda un largo camino, seguramente con la sensación de ser más corto que el ya recorrido, porque el peso de la pandemia será menor y, además, los fondos europeos ayudarán a paliar los efectos de la crisis.Pero hete aquí que justo en la mitad de la legislatura se producen la crisis de gobierno, el viraje político de Sánchez, que vuelve a acordarse del partido, y la reconciliación con el viejo PSOE. Para completar el viraje, el presidente llega a un acuerdo exprés con el Partido Popular en materias harto complejas como la renovación del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos.Lo que antes resultaba imposible, se soluciona ahora en un plis plas. Esto nos enseña que no es que la política se mueva en una modernidad líquida como señalan algunos expertos, es que se soluciona, como dicen en Bilbao, con un marianito. Félix Bolaños y Teodoro García Egea quedan a tomar un marianito, y entre que les ponen el hielo y la aceituna, han acordado los nombres de los nuevos componentes de todos esos órganos, lo que hace cuatro días era misión imposible.En ese contexto, cuando el presidente Sánchez parece querer olvidar su papel de outsider de la política, que le llevó a ganar las elecciones, se arropa con barones y duques y pacta con el PP, llega el aldabonazo de Unidas Podemos con la reforma laboral. Yolanda Díaz, responsable de Trabajo, lo que parece tener cierta relación con la reforma laboral, se queja de que la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, envió el jueves por la tarde un correo electrónico a los departamentos ministeriales implicados, en los que ella se situaba como coordinadora del proceso. A renglón seguido, la coordinadora de UP, Ione Belarra, publica un tuit contundente: "El espacio confederal de Unidas Podemos solicita una reunión urgente de la mesa de seguimiento del acuerdo de coalición entre el PSOE y UP. Necesitamos abordar la gestión y ejecución de los compromisos de coalición".Por la mañana, en un marco muy apropiado, el XXII Congreso Confederal de CCOO, Calviño ya había explicado que la verdadera negociación de la reforma laboral estaba sin empezar y que lo que hasta ahora se ha hecho, y lo ha hecho la otra vicepresidenta, la segunda, Yolanda Díaz, eran "contactos preliminares".Desde Bruselas, donde le pilla el rifirrafe de la coalición, el presidente allana el camino de Calviño y, sin citarla, la pone al mando de tan fundamental tarea: "Es una ley del Gobierno. Todos los ministerios implicados tienen que colaborar. Es la orden que he dado". Sánchez había anunciado durante el congreso del PSOE unos días antes: "Avanzaremos poniendo punto y final a leyes como la ley mordaza y la reforma laboral del PP, impuestas y sin acuerdos, que precarizaron los contratos y devaluaron los salarios". Ha habido más momentos de tensión entre Yolanda Díaz y Nadia Calviño, pero no se había llegado a un punto tal de fricción como para convocar la mesa de seguimiento. En esta ocasión en Unidas Podemos consideran que la situación es grave porque afecta a contenidos críticos para la formación morada y consideran una injerencia, precisamente, en la materia de la vicepresidenta de UP, trabajo.Este mismo viernes se produce el segundo acto. La protagonista es la máxima representante del poder legislativo y presidenta del Congreso de los Diputados, la socialista Meritxell Batet. Unidas Podemos anuncia primero que presentará una querella contra ella por prevaricación por su decisión de suspender como parlamentario al miembro de la coalición Alberto Rodríguez, pero finalmente matizan que será a título personal del afectado. "La decisión que ha tomado cediendo ante la vergonzosa presión del Supremo y la extrema derecha hace un daño enorme a la democracia y a nuestro país", dicen desde UP.Si esto no es una crisis, que no lo es, nos dicen, resulta de lo más parecido. Dos años de gobierno dan para mucho. Dos años de gobierno sometido a la dura prueba de la pandemia, dan para más. En el pasado mes de julio, hace cuatro días como quien dice, Yolanda Díaz aseguraba que la coalición de Gobierno "no solamente funciona bien, sino que está dando lo mejor de sí misma".Pero la misma vicepresidenta, la política mejor valorada por los ciudadanos según el CIS, también precisaba que "el Gobierno progresista no puede funcionar con las reglas de juego marcadas por el neoliberalismo", y que "el Gobierno no puede parecer más cerca de la élite que de la gente".En la clausura ayer del congreso de CCOO, marco circunstancial del encontronazo entre dos posturas difícilmente conciliables, Yolanda Díaz confirma que "vamos a derogar la reforma laboral a pesar de todas las resistencias, que las hay y son muchas".En un contexto de bajos y precarios salarios, y fuertes alzas de valores básicos como la energía que disparan el IPC, la convocatoria de la mesa de seguimiento del acuerdo PSOE/Unidas Podemos que se celebrará en la semana entrante, resulta un acontecimiento decisivo para el discurrir del segundo bienio de la legislatura. En esa mesa participan ministros de ambos grupos políticos, pero en caso de discrepancias profundas, deberán ser el propio Pedro Sánchez y Yolanda Díaz los que las diriman siguiendo las enseñanzas de Baltasar Gracián: "Pondérase la discordancia, y luego pasa el ingenio a dar una sutil y adecuada solución".
eldiario.es
Las palabras son seres vivos
Hace años descubrí que las palabras son seres vivos. Aunque no respiren, ni tengan sangre, ni hagan la fotosíntesis. Pero nacen: las palabras bebés se llaman neologismos. Duermen: ocurre, por ejemplo, con palabras como pandemia. La pronunciamos sin parar mientras nos afecta y dejamos de decirla cuando se controla la epidemia. Tienen descendencia: una mesa tiene mesitas, mesillas, mesas plegables... Expresan pensamientos: eso es algo que un pulpo o un cactus, por ejemplo, no pueden hacer. Y mueren: en paz descanse la voz camasquince (entrometido, metomentodo), que ya hasta la han echado del diccionario.Por Benito Pérez Galdós sabemos que las palabras tienen una profesión e incluso un rango. En La conjuración de las palabras (1868) habló de un edificio inmenso llamado Diccionario de la lengua castellana, donde vivían unos ochocientos o novecientos mil seres y "estos seres se llamaban palabras".Un día salieron de aquel edificio y formaron un ejército. Al frente se pusieron los Artículos, pelaos, sin un arma. Ellos iban en primera línea porque eran los encargados de llevar los escudos de sus señores, los Sustantivos: más vistosos y más gallardos. Los Sustantivos iban acompañados de los Pronombres. Ellos también estaban al servicio de estos señores: los llevaban del brazo y los guiaban como lo haría un lazarillo. Detrás, los Adjetivos, llenos de adornos "brillantes y caprichosos", para impregnar a los Sustantivos de sus cualidades y colores.Más atrás avanzaban los Verbos: siempre de aquí pallá, siempre haciendo cosas y siempre moviéndose. Y eran bastante jefes, porque tenían a los Sustantivos a sus órdenes y a los Adverbios a su merced. Los adverbios guiaban a los verbos por los caminos ("vamos por aquí" o "vamos por allá"), imprimían el ritmo ("¡vamos, rápido!" o "tranquilo, señor"), sopesaban la cantidad (muchísimo o na de na).A la orden de los verbos también estaban las Preposiciones. "Eran enanas, y más que personas, parecían cosas", pero eran fundamentales para ponerlo todo en su sitio: ante, bajo, contra, sobre o tras. Las Conjunciones "andaban por todos lados metiendo bulla" y pasaban todo el día uniendo a unos y a otros porque sí o aunque no hubiera un motivo.Las Interjecciones parecían de otra especie. Decía Galdós que no tenían cuerpo. Que eran solo una cabeza, ¡pero bien que se hacían valer!, porque tenían una boca inmensa, siempre abierta, que preguntaba y exclamaba sin pamplinas. Por el personaje literario Humpty Dumpty sabemos que las palabras tienen carácter. En Alicia a través del espejo (1871), este huevo le dijo a la niña: "Algunas palabras tienen su genio. Sobre todo, los verbos. Son los más creídos. Con los adjetivos puedes hacer lo que quieras, pero no con los verbos. Sin embargo, ¡yo los voy a meter en cintura!". Humpty Dumpty le dijo incluso que las palabras tienen sueldo. Él les pagaba por lo que hacían: "Si exijo a una palabra un redoblado esfuerzo, le pago siempre extra. ¡Cómo me gustaría que las vieras acudir a mí, el sábado por la noche! En busca de su paga, naturalmente".Por Gerald Durrell sabemos que las palabras, como las personas, necesitan vidilla para no languidecer. El naturalista británico contó en El paquete parlante (1974) que uno de los trabajos de Loro era sacar a las palabras del diccionario para que les dieran el aire. —¿Sacar a las palabras a tomar el aire? —preguntó Simón—. ¿Cómo es eso?Loro las sacaba de paseo porque era el Guardián de las palabras. Era un encargo que le había hecho un libro parlante, llamado Diccionario, y así se lo explicó a los demás:—¿Tu sabes cuántas palabras hay en nuestro idioma?—No —respondió Penélope.—Cientos —dijo Pedro.—Más bien miles —dijo Simón.—Por ahí va la cosa —dijo Loro—. Doscientas mil, para ser exactos. Pues bien, la persona media usa las mismas palabras día tras día, hoy, mañana y pasado. ¿Y qué creéis que les pasa a todas las palabras que no se usan?—¿Qué les pasa? —preguntó Penélope, con los ojos como platos.—Pues que si no las cuidamos y les permitimos hacer ejercicio, se desvanecen y acaban por desaparecer, las pobrecitas —dijo Loro—. En eso consiste mi trabajo. Una vez al año tengo que ponerme a recitar el Diccionario, para garantizar que todas las palabras hagan el ejercicio imprescindible. Pero en el transcurso del año procuro utilizar todas las que pueda, porque en realidad las pobrecillas no tienen suficiente con una sola salida anual. ¡Se aburren tanto, ahí sentaditas entre las páginas!Tenemos decenas de documentos literarios para probar que las palabras están vivas, pero si eso no basta, también hay informaciones periodísticas que lo acreditan. Una de ellas data de 1924. Ese año la RAE actualizó el diccionario y uno de los mejores reporteros de este país, Manuel Chaves Nogales, escribió un artículo infalible sobre las "intimidades y aspectos pintorescos de la Academia y los académicos". Y ahí dedicó un buen par de párrafos a "La palabra viva". Chaves Nogales llamaba a los nuevos vocablos "células vivas del idioma". Decía que los neologismos nacían un poco dubitativos, pero a medida que la gente los decía y los escribía, se iban soltando de piernas y brazos, hasta convertirse en términos con plena vigencia y vitalidad. Chaves Nogales también hablaba de lo espinoso que es para los académicos cincelar una definición. Porque, cuanto más viva está una palabra, cuanto más juega en la boca de la gente, más se aleja su significado de las líneas del diccionario. ¡Ahí el poderío de la calle frente a la Academia! "Es la palabra vulgar de numerosas acepciones la que toma en cada labio un matiz, la que se resiste siempre a la exacta definición de su significado. Es la palabra viva". Viva, escribió Chaves Nogales, con viveza. "Y con ella no puede ni podrá la perseverancia académica".
eldiario.es
La Sotana, la irreverencia hecha tertulia que triunfa pese a la crisis del Barça
La presidencia de Josep Maria Bartomeu, la marcha de Leo Messi, la insistencia de Ronald Koeman en los tres centrales... No tiene el socio–seguidor del F.C. Barcelona muchos motivos para sonreír últimamente, pero cinco amigos logran cada semana desternillar a miles de personas con su irreverente análisis sobre el solar en que se ha convertido el club. Ellos son La Sotana. Ni 'cuñaos' ni 'panenkitas'. Simplemente 'sotaneros'. Su carta de presentación no deja lugar a dudas: "Un programa de deportes, es decir de futbol, es decir del Barça, es decir de Messi, 100% libre de periodistas donde la actualidad se analiza tendenciosamente y en caliente sin ningún tipo de rigor". Pero detrás de esa aparente barra de bar hay una escaleta, un guion y unas secciones que convierten a La Sotana en uno de los 'podcasts' en catalán del momento.El espacio ha logrado ganar influencia en ese ecosistema tan particular que es el 'entorno' del Barça, otrora dominado en exclusiva por los medios tradicionales, hasta el punto de que el pasado mes de septiembre pasó por La Sotana Gerard Piqué. Los titulares que dejó el jugador en la entrevista se recogían de inmediato en las webs de la prensa deportiva y en los programas nocturnos de radios y televisiones. ¿Qué tecla han tocado para llegar a tener a uno de los capitanes del Barça en el estudio? "Es como un 'Força Barça' [para los que eran niños en los 90: programa de Alfonso Arús que satirizaba todo el ecosistema culer, empezando por el entonces presidente Josep Lluís Núñez] pero desde la oposición, en un contexto en el que los medios se habían acomodado mucho con la Junta de Sandro Rosell y Bartomeu, y con la astracanada como base, sin el humor blanco poco cañero que se ha institucionalizado", responde Modgi, uno de los cinco integrantes de La Sotana y cuyo "¡Hola, Shakira!" durante la entrevista a Piqué ya forma parte de la historia del audiovisual culer. "Lo que a la gente le gusta del 'podcast' es que es como estar con sus amigos, es un efecto diferente", añade Manel Vidal, otra de las voces de La Sotana junto al presentador, Andreu Ginola, y a Joel Díaz. El quinteto lo completa Enric Gusó, el técnico de sonido "que es quien nos enseña a hacer un 'podcast'", señala Vidal. Su objetivo es seguir haciendo un programa de nicho, para educar a los jóvenes 'culers' en los valores "antifascistas y antinuñistas", pero "sin renunciar a hacer preguntas y a tener invitados que podría tener un programa convencional", explica Vidal. "No queremos apelar al lector de 'Mundo Deportivo'. Había mucha gente huérfana que se aburría y ahora da la casualidad que se divierte con nosotros", tercia Modgi.¿Cómo se ve desde el otro lado? Tanto los dos 'sotaneros' como dos profesionales curtidos en las batallas del periodismo deportivo tradicional como son Rut Vilar –miles de partidos del Barça a pie de campo micrófono de Catalunya Ràdio en mano– y Ernest Folch, exdirector del diario Sport, coinciden en que la coexistencia entre los nuevos formatos de 'podcast' y la prensa, radio y tele de toda la vida es perfectamente posible. "Son formatos complementarios y funcionarán de modo paralelo. Cuando se habla tanto del supuesto 'cambio de paradigma' pienso en la canción del vídeo que iba a matar a la estrella de la radio. Pues la radio ahí sigue y por muchos años", asevera Vilar, que tiene claro que los nuevos formatos como 'La Sotana' no provocan la crisis del periodismo tradicional. Ahora bien, Vilar señala que hay cosas que nunca cambian: "No puede ser que en esta explosión de nuevos formatos de entretenimiento y comunicación deportiva solo haya hombres, porque la sociedad no es así"."Ni es un drama ni la sentencia de los medios tradicionales, al contrario, formatos como 'La Sotana' enriquecen el panorama, obligan a los medios a repensar muchas cosas", reflexiona Folch. En un contexto en el que los futbolistas se han convertido en ocasiones en el propio mensaje y cada vez son más herméticos, Folch cree que cada deportista tiene su estrategia. "Los medios de referencia de Messi en el Barça eran los tradicionales", recuerda Folch. De hecho, en su etapa al frente del Sport, el astro argentino le concedió la entrevista exclusiva en la que expresó por primera vez su malestar con la Junta de Bartomeu."Al final son dos modelos necesarios y que conviven, uno es el periodismo, para seguir las renovaciones de futbolistas o las noticias que genera la junta directiva, y el otro es el espectáculo", tercia Folch. En este sentido, Vilar recuerda que aunque después varios candidatos de la oposición pasaran por La Sotana, el catalizador de la salida de Bartomeu del club fue el escándalo del 'Barçagate' desvelado por SER Catalunya. Modgi les da la razón: "No somos ni competencia ni contrapoder de los medios tradicionales. El modelo del 'podcast' es totalmente distinto".De Skype a los 'patreons'La filosofía de 'La Sotana' es la misma que cuando empezaron a hacer el programa por Skype en 2014. Hablan del Barça delante del micrófono igual que lo harían fuera. Si hay autocensura, lo disimulan perfectamente. Y todo ello en catalán, otra de las señas de identidad de 'La Sotana'. Mientras los políticos debaten sobre cómo expandir el catalán en el audiovisual para los jóvenes sin saber muy bien cómo, Vidal se reconoce "dentro de la trinchera" en favor de la defensa del idioma. Pero como el resto del éxito de 'La Sotana' ha sido sin buscarlo, "sin posicionamiento político previo", agrega. "Sin querernos flipar, pero al final es guai que Piqué venga al programa y lo haga en catalán".A lo largo de los años han conseguido algo que al principio ni se planteaban: monetizar el éxito, con casi 3.000 seguidores que abonan en conjunto unos 10.000 euros al mes a través de la plataforma Patreon. El año pasado retransmitieron por primera vez en catalán un Barça–Madrid en Twitch, como parte de las recompensas que ofrecen a sus seguidores. Al 'podcast' semanal se le sumaron las retransmisiones de los partidos. Acumulan más de 100.000 escuchas semanales. "La Sotana empieza ahora a ser rentable y permitiría que todo el mundo pudiera tener un sueldo", expone Vidal, que como el resto del equipo tiene un trabajo al margen del 'podcast'. "Pero eso es una trampa, no le des esperanza a los chavales porque para llegar hasta aquí hemos tenido que comer mucha mierda", matiza Modgi a su compañero. Por el camino han pasado por diversas etapas: autoedición amateur, emisión en una radio de Sants –"pagábamos por emitir el programa", recuerda Vidal–, salto a los medios tradicionales –Betevé y una sección en SER Catalunya– hasta llegar al 'podcast' profesional. Su oposición frontal a la Junta de Bartomeu les llevó a recibir un burofax del presidente del Barça que exigía a Betevé una rectificación por un villancico satírico del programa. "Lo que pasó define bastante a 'La Sotana': nos olvidamos que teníamos el acto de conciliación con Bartomeu y no fuimos, pero por suerte alguien le debería decir que no podía usar el Barça para proteger su honor y al final el caso quedo en nada, o lo mejor pensó que mejor que no pareciera que perseguía a cinco pringados usando al club", recuerda Vidal.Más allá de ese encontronazo judicial no consumado, Modgi considera que si Bartomeu pudo arruinar el Barça "fue porque desde los medios no se hizo el trabajo de fiscalización que tocaba". Vidal revela que llegó un punto en el que notaron "un abrazo del oso" de distintos sectores opositores a Bartomeu, tras el que decidieron "seguir siendo críticos con la Junta pero sin que se nos instrumentalizara". Quieren seguir siendo independientes haciendo lo que les gusta. "Lo bueno que tiene el Patreon es que no te debes a ningún grupo mediático, a ningún editor ni a ningún interés comercial. Si haces alguna campaña por alguien la estás haciendo gratis, por lo tanto eres idiota", constata Modgi. Vidal remata: "'La Sotana' en TV3 no se podría hacer: nos daría dinero, pero pasado un año ya no existiría".
eldiario.es
La muerte del Derecho (de villanos y de cobardes)
Si todo les parece tan embrollado que resulta ininteligible, acójanse al consejo que me dio una vez un magistrado de los que prestigiaban las puñetas: cuando un argumento aparentemente sesudo y complejo en Derecho lleve a soluciones absurdas, lo mejor que hace un buen jurista es repasar la línea argumental porque seguro que es errónea. El Derecho no es un arte para engendrar disparates sino para solucionar conflictos y, en último término, para hacer Justicia, así que es sospechoso que de su uso recto no se derive ni una cosa ni la otra. El Derecho tampoco es, como les quieren inculcar de forma poco casual, tan interpretable que devenga caprichoso, finalista, imprevisible, ajeno a la lectura lógica de las normas o directamente arbitrario. Eso no es Derecho, esa es la pérdida de significado del Derecho, su muerte, y con ella la de nuestra forma política y la de la sociedad democrática tal y como la concebimos. Si el castigo por dar una patada a un policía, de tal gravedad que se resuelve con una indemnización a la víctima de 50€ y con un castigo de prisión tan bajo que no existe en el Código Penal, por lo que hay que conmutarlo por 540€ de multa, conlleva de rebote la pérdida de un acta de diputado, que representa lo más sagrado de una democracia, y que afecta al derecho fundamental de representación del diputado y de sus votantes, es decir, si el castigo acaba siendo lo más grave que le puede suceder a un diputado, que es dejar de serlo, hay algo que no cuadra. Ya lo dije en 'Nosotros, el pueblo'. Aquí no hay proporcionalidad ni justicia material ni respeto a los principios mínimos rectores del Derecho. Algo falla y no hace falta ser Papiniano para darse cuenta. Baste con resumir que ni la sentencia de la Sala II dice que el diputado deba dejar de serlo, ni los letrados de las Cortes dictaminan que ese sea el resultado de la ejecución de la misma, ni Marchena en su extraño oficio de respuesta se atreve a escribir que eso es lo que hay que hacer, ni el Reglamento del Congreso contempla la pérdida de la condición de diputado sino por cuatro causas y ninguna se da en esa sentencia. ¿Qué ha pasado entonces? La actuación de la Justicia en este caso es aberrante. Tarda siete años en juzgar un hecho objetivamente de escasa relevancia, por más entusiasta que uno sea del orden, y pretende que acarree consecuencias que nunca se hubieran podido producir de haberse pronunciado a tiempo. Abandona en la sentencia el principio del “in dubio pro reo”, como recuerdan dos de los miembros del tribunal y después, fuera de plano, parece exigir una forma de ejecución que él mismo no puede aplicar siendo que le compete no solo juzgar, sino ejecutar lo juzgado. No es la única aunque sí la más afrentosa. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha decidido, bajo su única responsabilidad, emprender una acción de tanta gravedad como retirar el acta a un diputado electo: sin reunir a la Mesa del Congreso y someterlo a votación, sin hacer caso del informe de los letrados en Cortes que son los expertos por oposición en derecho parlamentario y sin que nadie le haya exigido ni pudiera exigirle, al menos que sepamos, que así lo hiciera. Presidir una cámara legislativa no es cosa de laxos ni de cobardes. Batet ha nadado muchas veces en la equidistancia -como cuando tras un comportamiento inaceptable de Vox prefirió reprender a todos los diputados por igual- y ahora cae de bruces en la ignominia parlamentaria. No debe estar preocupada porque cuenta con el inaudito respaldo de su partido, de lo que hablaré luego, y con la aprobación socarrona del que debe creerse, tal vez con motivo, el hombre más poderoso de España. Ponerle una querella a la presidenta del Congreso por esto es una estupidez y una mala estrategia, también si lo hace Podemos. No va a ser admitida a trámite porque no tiene el más mínimo sentido jurídico. No parece muy inteligente darle al que consideras tu fustigador un elemento gratuito para que te fustigue y eso es lo que hace Podemos o una parte de Podemos o, al final, el propio diputado, ahora que nadie quiere hacerse cargo de  la autoría de tan tonta decisión.Ser ministra del Gobierno de España y acusar directamente al Tribunal Supremo de un delito en una red social es no saber qué significa ser ministro, no saber dónde están las líneas y querer dar bazas absurdas y tensionar un Gobierno que, a fin de cuentas, es lo que defiendes que quieren hacer los que malean el Derecho contra ti: acabar con el Gobierno del que formas parte. Un ministro no es un activista. Lo que yo puedo decir, conociendo qué líneas no puedo pisar, no lo puede decir Ione Belarra. Mira que lo he dicho veces y no aprenden. Son como Jano, quieren ser ministros y líderes de opinión y hacer oposición a la par. Entrar y salir. Veremos que esto no acabe con otra anulación por sobrevuelo de calumnia. Una institución no puede ser utilizada espuriamente para defender un grupo de poder o a los amigos. Lo de Lesmes y su corte con el CGPJ no tiene nombre. Reunir a la Comisión Permanente -¿y qué atribución tiene para esto la Permanente?- para “tomar conocimiento” ¡de un tuit!, aunque sea de una ministra, y salir en defensa de la independencia de unos jueces que no le han pedido ningún amparo ¿qué significa? Que la declaración no es jurídica sino política. El amparo lo concede el pleno a un juez que previamente lo ha solicitado. Afirman indignados en su comunicado que son ya varias las veces, en su inacabable y extenuante mandato, en que han tenido que salir en defensa de la independencia judicial, pero olvidan decir que siempre lo hacen para defender a los mismos, es decir, a Marchena y los suyos mientras que los demás se tienen que lamer las penas solos. Olvidan decir que Belarra les espanta pero Concepción les pone. Tan descarado es que los vocales Cuesta, Mozo y Sepúlveda votaron directamente en contra.Un diputado es un siervo de la gleba en nuestra pobre democracia. Al final es un número, una llave de voto. Con la falta de respeto que les demuestra el propio Congreso casi nos valdría con que el líder de cada grupo tuviera el número de votos que acumula. La solución de la suspensión del diputado Rodríguez por un periodo de mes y medio -dejando a un lado toda la polémica jurídica, que yo creo que no tendría que haber acarreado ni siquiera esto- hubiera sido menos gravosa para un derecho tan básico y fundamental como el de representación y también para la autonomía parlamentaria y el respeto a sus propias normas como primer poder del Estado, pero me temo que hubiera dejado al grupo de Gobierno con un número menos durante ese periodo. Ahí es donde encuadro la laxitud del PSOE con este claro atropello, a no querer problemas y a no tener que buscar un voto más durante ese tiempo. Se equivocan. Renunciar a la irrenunciable supremacía del Primer Poder y asumir que este pueda ser manejado y alterado de esta forma se acabará volviendo contra ellos. Recuerden lo que se le hizo sin razón a Atutxa -y así lo dijo Europa- y lo que se les hizo a los catalanes y recuerden lo que admiten que se haga ahora. No lloren luego. Piensen a partir de ahora en lo que supone conceder un suplicatorio y piensen en arbitrar legalmente las sustituciones temporales de diputados, como recogen otros ordenamientos o vayan dándole las llaves de la Carrera de San Jerónimo a los ponedores de querellas y a los señores del Supremo a los que ningún pueblo ha elegido. Así nos vamos ahorrando las elecciones también que, a fin de cuentas, se trata de votar bien o sino de que otros arreglen lo que el pueblo estropea. La desesperanza agota. Estamos en manos de villanos y de cobardes. Lo de los villanos, que tienen sus intereses y trabajan para su gloria y la de los suyos, no me sorprende. Es lo de los cobardes lo que me indigna. Todo esto que les escribo hoy y que les escribo otros fines de semana lo saben decenas, centenares, yo diría que miles de personas que callan. Callan aunque saben que se están vulnerando principios básicos. Callan y saben que los presupuestos jurídicos que se han aplicado son erróneos. Callan aún en la seguridad de que si todo lo que dicen las leyes puede ser interpretado en un sentido y en el contrario, si no cabe esperar una solución correcta, si no puede predecirse un resultado, entonces el Derecho no significa ya nada, el Derecho ha muerto y están dedicando su vida a un cadáver del que sólo puede emanar corrupción y descomposición. Yo lo dejo a su arbitrio. Quién villano y quién cobarde. No nos sorprendamos si coincidimos. La verdad aún existe, incluso en el Derecho.
eldiario.es
Tumbar a Yolanda Díaz
La reversión de la reforma laboral es algo personal para Yolanda Díaz y también su mayor legado político. El patrimonio moral de la líder de Unidas Podemos es su defensa de la clase obrera, por eso no resistiría políticamente el hecho de que no fuera derogada o revertida de manera ambiciosa. Díaz es consciente de eso, pero también cree profundamente en que su trabajo solo tiene sentido si consigue mejorar la vida de los currelas, como se le escapa de forma cariñosa en cada conversación. Es la primera vez en la historia de la democracia que el Ministerio de Trabajo lo ocupa una persona que tiene como principal objetivo ser el canal que lleve la voz de la clase obrera a los textos legales. No se va a conseguir la socialización de los medios de producción, pero venimos de una ministra que ahora ocupa una silla en la CEOE. El coste de no sacar adelante la reforma laboral para Yolanda Díaz de cara al idilio que vive con la opinión pública progresista sería demoledor si los postulados de la CEOE priman sobre los de la clase trabajadora. Eso lo saben quienes ven en Yolanda Díaz una amenaza para su propio electorado, y cuando eso ocurre se afilan los cuchillos. La estrategia de desgaste que se ha producido contra cualquier elemento que pretendía sacar la cabeza a la izquierda del PSOE ya la vimos con Pablo Iglesias. No hay piedad para quien pueda perturbar al partido que proporciona estabilidad a la monarquía como clave de bóveda que sustenta todo el aparataje constitucional surgido en 1978. La estrategia de golpe blando que la judicatura ha llevado a cabo contra la coalición de gobierno solo lo ha sido porque incluía en sus postulados para gobernar las tesis de Unidas Podemos y el acercamiento hacia los partidos independentistas que conllevaban acuerdos como los indultos que han sido anatema para los jueces con espíritu de cacique. El PSOE quiere volver al redil y el Estado le quiere con el PP. El Congreso en Valencia en el que Pedro Sánchez se reconcilió con Felipe González es un mensaje que Meritxell Batet se ha encargado de rubricar cediendo al capricho de Marchena justo después de los acuerdos con los conservadores que llevaron al Constitucional a jueces como Concepción Espejel. El PSOE será siempre bien recibido de vuelta a la institucionalidad de los que manejan el poder al margen de la soberanía popular. Por eso, para eso, la próxima pieza de caza es Yolanda Díaz. La ministra de Trabajo no es Rosa Luxemburgo, sino una abogada laboralista que tiene en su cultura política la lucha sindical y el acuerdo en el seno del diálogo social para lograr mejoras concretas de condiciones para la clase trabajadora. Es una reformista, que nadie espere en ella a una revolucionaria guiando a las masas proletarias a cruzar las aguas congeladas del Neva hacia la Catedral de Kazan. Su objetivo es ser útil para la clase obrera atendiendo a las condiciones subjetivas con las que nos ha tocado lidiar. Ni es un peligro para la democracia liberal ni tiene fuerza para lograr algo más que la recuperación de los derechos perdidos desde la crisis de 2007. Para muchas personas no será suficiente, es comprensible, pero es la mano de cartas con las que toca jugar la próxima década. Pero eso no les importa a sus enemigos. Tumbar a Yolanda Díaz es un objetivo necesario para el éxito electoral del PSOE porque, si bien es cierto que necesitan a una izquierda aliada para gobernar, los sondeos son tan demoledores a favor de la líder de UP que empiezan a poner nerviosa a la masa gris de Ferraz. La coyuntura a la que nos enfrentamos en los próximos meses es dilemática, la derogación de la reforma laboral más lesiva para los derechos de los trabajadores solo será revertida con Yolanda Díaz en el cargo y empujando para que sea lo más ambiciosa posible. Con ella en Trabajo no sabemos hasta qué punto será una reforma laboral propicia para mejorar derechos, pero lo que es seguro es que sin ella solo ganarán las tesis de Nadia Calviño, que son las de la CEOE.
eldiario.es
Guillermo Díaz, el diputado de Ciudadanos que ensalzó los cómics en el Congreso ante las mofas de Casado
Guillermo Díaz (Melilla, 1978), diputado por Málaga de Ciudadanos, nunca imaginó que su intervención del martes pasado en la Comisión de Cultura del Congreso en una proposición no de ley presentada por el PSOE sobre el "reconocimiento y dignificación del sector del cómic en España", iba a tener la repercusión que ha tenido. Al menos, en las redes. Sus apasionados comentarios sobre su aprendizaje personal a través los cómics, además de sorprender a sus compañeros, merecieron parabienes en Twitter. Entre otros, del periodista y tertuliano Antonio Maestre, que le tildó de "rara avis en los partidos de la derecha". Díaz presume de escribir "personalmente y a mano" todos sus discursos. Explica que fue una intervención que se preparó con especial "cariño" durante la madrugada del día anterior y en el viaje en AVE camino a Madrid, como respuesta a los comentarios despectivos que en la última sesión de control había hecho hacia el cómic el líder del PP, Pablo Casado, al acusar a Pedro Sánchez de repartir el bono cultural de 400 euros "para que los jóvenes se lo gastaran videojuegos y tebeos". Unas críticas que repitió luego en Bruselas. Las mofas de Casado indignaron al diputado que es un gran coleccionista y furibundo amante del género, y durante cerca de tres minutos rindió su particular homenaje a aquellos autores y personajes de antes y ahora de lo que dijo haber "aprendido". "Son artistas y genios creadores que han hecho tanto y tan bueno. No dignificamos al cómic apoyando esto aquí hoy, nos dignificamos a nosotros dignificando al cómic", se despachó como colofón final. El diputado desvela que las estanterías de su casa, además de estar inundadas por montones de cómics que reserva para su hijo de tres años, albergan miles de películas y libros de historia, sus otras dos grandes pasiones. De hecho, ha trabajado en el mundo audiovisual. Llevaba la gestión de las salas de exhibición del Festival de Cine de Málaga y colabora con algunos medios de comunicación en programas de divulgación científica e histórica. Además, tiene en su haber tres libros: Hipatía de Alejandría (2009); Las mentiras del cine bélico (2013) y Grandes batallas en la pantalla (2021). Otro de sus secretos es que le encanta el heavy metal, la magia y el mentalismo, que practica en cenas y eventos del partido sorprendiendo a sus compañeros. Díaz lleva tres legislaturas en el Congreso, pero ha sido en esta última cuando ha empezando a destacar dentro del mermado grupo de Inés Arrimadas, que tras la fuga del sevillano Pablo Cambronero al grupo mixto se ha quedado con tan solo nueve miembros en sus filas. Al ser un grupo tan pequeño, se tienen que repartir el trabajo y el malagueño se ha acostumbrado a multiplicarse y a ir de comisión en comisión después de los plenos, a veces maratonianos, que celebra la Cámara. Nada más aterrizar en el Congreso, tras las elecciones generales de 2016 —las primeras para el partido dirigido entonces por Albert Rivera—, fue designado portavoz de la Comisión Mixta de RTVE. Se convirtió entonces en uno de los azotes del presidente de la corporación, José Antonio Sánchez, como después lo ha sido de su sucesora, Rosa María Mateo. De ese época tienen buenos recuerdos, especialmente por la estupenda relación que fraguó con la diputada de Podemos, Noelia Vera —recientemente retirada de la vida política—, con la que ideológicamente reconoce estar "en las antípodas". Los dos defendían a capa y espada la necesidad de un concurso público para el elegir a la cúpula de RTVE, un proceso que al final no se ha llevado a cabo pese a las promesas del Gobierno de Sánchez, algo que indignó a Díaz. "Fue una estafa", concluye.Guillermo Diáz es coordinador de Ciudadanos en Málaga, ha sido secretario de Comunicadion de la Ejecutiva nacional en tiempos de Rivera y ahora forma parte del la Comisión Permanente, el núcleo duro de la dirección de Inés Arrimadas que lo considera un dirigente de su absoluta confianza a pesar de su antigua amistad con Fran Hervías —el exsecretario de Organización huido al PP y artífice de la opa hostil contra Ciudadanos— al que acusaron de haberle colocado 'a dedo' como número dos de la lista por Málaga en aquellas primeras elecciones. Es algo que el diputado desmiente y recuerda que para ocupar los segundos puestos de las listas por entonces ya no era necesario someterse a primarias. Posteriormente, en las siguiente generales de abril de 2019, ganó este proceso interno para encabezar la candidatura nuevamente por esta provincia, donde vive desde niño desde de que su padre, militar, fuera finalmente destinado allí. En Málaga estudió Derecho, carrera que no ejerce. Y en Málaga comenzó su acercamiento a la política. Siendo aún adolescente se inscribió en las Nuevas Generaciones del PP —"no reniego de ello, como otros", puntualiza—, donde militó unos años hasta que se animó a afiliarse en 2013 a Ciudadanos después de "escuchar y admirar" a los fundadores del partido y tras conocer en una cena a Albert Rivera, con el que sigue manteniendo "una gran amistad". De ahí que no quiera criticarlo ni especular sobre el supuesto papel que le atribuyen de estar en la operación de acoso y derribo contra Ciudadanos. "Albert no está en eso, estoy seguro", insiste a todo aquel que se lo preguntaTras las elecciones de noviembre de 2019, Arrimadas, además de mantenerlo en la comision de RTVE y en la de Cultura, le encomendó la de Sanidad, que estrenó "sin saber" la que le iba a "caer encima" ya que desde que estalló la pandemia su labor parlamentaria se ha intensificado. Pero el cargo también le ha servido para tener mayor visibilidad mediática. Con Vox se ha enfretado por su negacionismo y rechazo a las vacunas. Sin embargo, las intervenciones más vehementes y duras se las reserva para los "nacionalistas y populistas" y para el Gobierno de Pedro Sánchez. Sus ataques más furibundos son para la bancada de ERC, pese a que reconoce que se lleva muy bien con Gabriel Rufián "al margen de la política". Díaz manda un recado a los que le ven dando el salto al PP o a otro partido si las cosas pintan feas. "De Ciudadanos, a casa", afirma porque cree que la política es un lugar "de paso".
eldiario.es
Correos convierte sus oficinas en un bazar de grandes compañías para suplir la caída de ingresos postales
Correos ha protagonizado durante los últimos meses un goteo constante de acuerdos con grandes empresas privadas para convertir sus oficinas en puntos de venta para sus productos. Así, cada vez en más sucursales de la empresa pública se puede contratar un seguro, sacar o ingresar dinero en su cuenta o gestionar una cuenta de luz y gas. Todo ello, sin que la compañía postal tenga actividad en ninguno de esos sectores, más allá de estas alianzas con las que busca una nueva vía de ingresos con las que complementar un negocio tradicional que lleva años reduciéndose.Aunque es un proceso que viene incluso de antes de la pandemia, se ha acelerado en el último año. La alianza más sonada fue la del Banco Santander. Correos ofrece desde comienzos de 2021 en sus oficinas la posibilidad de retirar e ingresar dinero a los clientes de Santander, un servicio especialmente enfocado en las localidades más pequeñas y las regiones menos pobladas, supliendo la desaparición de sucursales bancarias de estas zonas desde la pasada crisis financiera. El propio banco informó que gracias a Correos iba a estar presente en 1.500 localidades donde su red no está disponible. Le siguió posteriormente un acuerdo similar con Mapfre. La alianza comenzó en unas 500 oficinas del operador postal público, donde se podía acceder al catálogo de servicios de seguros para automóviles, hogar, salud y empresas. En este caso, aunque la contratación comenzaba en Correos, se terminaba de formalizar con la aseguradora, funcionando la compañía estatal como un intermediario. Cabe contextualizar que este acuerdo se conocía cuando Mapfre ya había asumido que perdía una importante vía para la comercialización de sus productos que era Bankia. La absorción de CaixaBank obligaba a romper la alianza que tenían la aseguradora y la entidad rescatada.En este mismo sector ha firmado en los últimos días un nuevo acuerdo. En este caso con Caser. Al igual que en el caso de Mapfre, con 500 oficinas iniciales, Correos podrá ofrecer el catálogo de seguros de la compañía, si bien será la aseguradora la que formalice esos contratos. "Este nuevo acuerdo supone avanzar en nuestra estrategia de diversificación", señalaba Manuel Zapatero, director de productos y servicios de Correos cuando se anunció esta alianzaDesde el año 2019, Correos informó de su intención de convertir sus oficinas en puntos de venta de servicios financieros como son la banca y los seguros y ya contaba con acuerdos con otras entidades menores como EVO, ahora en manos de Bankinter, o Mediolanum. El siguiente paso que dará la empresa pública en el sector financiero será la instalación de cajeros en sus oficinas. La compañía anunció hace un mes que pretende instalar 1.500 cajeros a partir del año que viene en sus sucursales, 300 de ellos en localidades sin oficina bancaria. A cambio, la compañía pública recibiría una "renta fija" por el alquiler de estos espacios para cajeros en sus locales, a lo que se sumaba un porcentaje de cada operación que se realice en ellos. Según la compañía, el objetivo es "luchar contra la exclusión financiera en zonas rurales". Sin embargo, los sindicatos CCOO y UGT pusieron en duda este planteamiento al asegurar que desde que llegó la actual dirección a Correos, se han cerrado 240 puntos de atención rurales. Señalaron que es "autobombo y marketing publicitario".Correos ha optado por ser intermediario de productos financieros de terceros como una forma de ampliar servicios en sus oficinas. En otros países, la empresa pública postal se ha convertido en un operador bancario. Es el caso francés, por ejemplo, donde La Banque Postale es una de las entidades más grandes del país, algo mayor que el Sabadell en España, por realizar una comparación. Recientemente el Gobierno fusionó este grupo con la aseguradora CNP para crear "un gran polo financiero público". En Francia, una quinta parte de los ingresos de La Poste, la compañía homóloga a Correos, procede de la actividad bancaria, así como el 65% del resultado de explotación (el beneficio antes de impuestos, amortizaciones y otros ajustes contables).Algo similar ocurre en Japón, donde una de las cuatro mayores entidades del país es el Japan Post Bank, cuyo propietario es Japan Post Holdings, la empresa postal del país que, aunque cotiza en Bolsa, sigue siendo de control público. El banco ofrece todos sus servicios a través de las oficinas de correos de Japón y tiene unos activos de 1,6 billones de euros, una cifra similar a Banco Santander, la entidad española más grande.Pero no solo de los servicios financieros vive esta diversificación de su actividad que señala Correos que busca con esta estrategia. Otros movimientos se están haciendo en el sector energético. Uno de los últimos acuerdos anunciados por la compañía pública ha sido con la petrolera Repsol. En más de un millar de oficinas del operador postal los clientes podrán solicitar los servicios de luz y gas de la energética, si bien será esta la que formalice y gestione los contratos. Por el momento se está implantando en Barcelona, Madrid y Valencia, y posteriormente se irá ampliando a otras provincias. La empresa había firmado anteriormente acuerdos con otras grandes eléctricas del país, como Endesa o Naturgy, alianzas que ya llevan un tiempo rodando.El tercer sector en el que la empresa ha ofrecido sus oficinas para terceras empresas es el de telefonía. Un cliente puede contratar en las oficinas de Correos los servicios de fibra y móvil de O2, la filial de bajo coste de Telefónica. En el pasado también tuvo un acuerdo con Pepephone, marca del grupo MásMóvil. Además, en este caso sí, la compañía pública cuenta con un proyecto operado por ella misma, Correos Telecom. Esta compañía, que cuenta con oferta de servicios homologable a las que se consideran de bajo coste en España, se encuentra por el momento disponible únicamente para los trabajadores del grupo. Consultada por el futuro de esta iniciativa, Correos evita confirmar si el plan es ofrecerla más allá de la plantilla del operador postal.El grupo público no concreta cuánto le supone de ingresos la venta de estos productos en sus oficinas ni su objetivo respecto al total de la facturación. Únicamente deslizan que estos acuerdos, con sus diferencias entre ellos, suelen incluir cláusulas por las que Correos cobra una serie de comisiones o porcentajes de las operaciones que se originan en sus oficinas. El único dato que avanza públicamente Correos es que se han derivado 200.000 clientes hacia las empresas de energía y unos 100.000 hacia la aseguradora. Además, la empresa señala que se pueden realizar también ciertas gestiones con la administración como la conocida como Oficina de Registro Virtual de Entidades (ORVE), que ha tramitado 600.000 actuaciones, o con la Dirección General de Tráfico (DGT).Más allá de los escasos detalles sobre el impacto en el negocio de estos acuerdos o el retorno esperado, la compañía ha explicado en repetidas ocasiones que con esta estrategia busca "diversificar y enriquecer la oferta disponible en su red de oficinas, la mayor de España en cuanto a capilaridad y cobertura territorial". Se trata, señalan, de "incorporar nuevos productos y servicios cuya demanda sigue creciendo". Reconocen que, ante la caída del negocio postal tradicional, se buscan otras vías de ingresos y actividad para la compañía.La compañía ya apuntaba en sus cuentas anuales de 2020 que el objetivo era acometer "un proceso de diversificación que le permita entrar en mercados crecientes y con mayores márgenes". Correos tuvo unas pérdidas en 2020 de 264 millones de euros frente a los 13 millones de beneficio del año anterior, debido fundamentalmente a la pandemia. En el primer semestre del año, la compañía ya se anotaba de nuevo un beneficio de 1,8 millones. En los Presupuestos Generales de 2021 se fijaba unas pérdidas esperadas para la compañía de 77 millones y, para el próximo año, el proyecto de cuentas acordado por el Gobierno de coalición prevé números rojos de 29 millones de euros.
eldiario.es
Oza-Cesuras: la fusión de municipios que iba a abrir la senda en España y a la que solo siguió una más
Las localidades extremeñas de Don Benito y Villanueva de la Serena van a consultar a sus vecinos si quieren que los dos municipios se fusionen. Si los planes salen adelante, tendrán pocos espejos en los que mirarse en España. En la última década solo se han inscrito dos uniones en esta lista, ambas en Galicia y entre municipios pequeños. Cuando se formalizó la primera de ellas, la de Oza-Cesuras, en 2013, había que remontarse hasta 1981 para encontrar la anterior, que integró a dos pueblos de Burgos.Fue el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el que anunció a bombo y platillo en 2012 que Oza dos Ríos y Cesuras, dos pequeños municipios de la comarca de Betanzos, en la provincia de A Coruña, se iban a convertir en uno solo. El resultante iba a tener apenas 5.400 habitantes. Feijóo aprovechó el debate sobre el estado de la Autonomía para avanzar el proyecto y poco más de un año después, atravesando el malestar vecinal, más marcado en Cesuras, y la negativa de los grupos de la oposición en ambos ayuntamientos -PSOE y BNG llegaron a recurrir en los tribunales-, la fusión quedó oficialmente aprobada.El entonces alcalde de Oza, que hoy sigue al frente del Gobierno local del municipio fusionado, Pablo González (PP), sitúa el germen de la fusión en una idea suya de crear un polígono de servicios intramunicipales entre su ayuntamiento y el vecino de Cesuras. Las poblaciones son cercanas. A los núcleos principales de uno y otro los separa un trayecto de poco más de cinco minutos en coche. La propuesta fue presentada al Gobierno gallego, pero de las conversaciones con la Xunta salió transformada en un plan de fusión municipal. En un momento en el que resonaban los discursos en favor de un adelgazamiento de la administración amparados en la crisis, el equipo autonómico, con Feijóo a la cabeza, acogió con entusiasmo esta vía. El presidente gallego empujó la integración y llegó a afirmar que abriría el camino para lo que preveía que fuesen múltiples fusiones en toda España. "Demuestran -Oza y Cesuras- que hay vida inteligente en los ayuntamientos pequeños", dijo en 2013.Ocho años después de la unión, solo otra se ha completado. Ha sido también en Galicia, patrocinada igualmente por la Xunta y entre dos municipios de pequeño tamaño, Cerdedo y Cotobade, en la provincia de Pontevedra. Ahora, dan pasos en la misma dirección Don Benito y Villanueva de la Serena y ahí se cierra la lista.Pablo González recuerda que cuando empezó a hablar de la posibilidad de una integración con Cesuras muchos tacharon la iniciativa de "idea de bombero", pero cree que es un camino que "hay que tomar sí o sí": "La locura es mantener ayuntamientos de 300 habitantes. Es un lujo y la pregunta es si nos lo podemos permitir". En su discurso, los municipios son similares a las entidades bancarias y las empresas: "Vemos que se fusionan y todo tiende a reducirse y no podemos pensar que la administración local es un ente que no tiene por qué dar ejemplo". Economista de formación, defiende que los beneficios de las uniones son la "optimización de recursos" y sumar población. Superar los 5.000 habitantes permite acceder a más recursos en el reparto de fondos del Estado y eso repercute en los servicios. A Oza-Cesuras le supone ingresar unos 80.000 euros más al año, indica. La explicación que da a que no haya habido más integraciones en estos años es la resistencia de algunos alcaldes a dejar su puesto y, sobre todo, "el miedo de las poblaciones a una pérdida de identidad".En medio de los trámites para iniciar la fusión, el que era alcalde de Cesuras, Julián Lucas, presentó la dimisión. En su momento alegó motivos personales y el actual regidor asegura que tuvo "mucha presión". Poco después de su marcha trascendió también que había sido condenado a un año de prisión por estafa por actividades empresariales relacionadas con el sector inmobiliario. La gestora nombrada para conducir el nuevo municipio hasta las siguientes elecciones locales, que fueron en 2015, la presidió Pablo González. Tras los comicios, se alzó con el bastón de mando y lo ha mantenido hasta la actualidad. El anuncio de la fusión dividió en un principio a los vecinos. Lo dice uno de ellos, originario de Oza y que lleva todos estos años trabajando en uno de los bares del pueblo, por el que paran residentes de uno y otro lado. "Notabas que los de Cesuras eran más reacios", indica. No quiere que sus paisanos lo identifiquen porque considera que en una población pequeña las opiniones políticas son "sensibles", así que pide no citar su nombre. "A los de Oza nos daba igual", prosigue. En cualquier caso, transcurridos ocho años cree que "no ha cambiado nada", que no se han visto más inversiones que antes y que el rechazo ha quedado olvidado: "Seguirá habiendo quien no esté a favor, pero ya no se comenta". En otro establecimiento, una mujer que también vivió la integración y tampoco quiere dar su nombre coincide en que la decisión no ha tenido impactos evidentes en el día a día: "Mucho no se notó". De hecho, protesta por la falta de avances en el proyecto para ampliar el paso para peatones bajo la vía del tren en Oza. Concuerda en que la propuesta de fusión "les gustó menos a los de Cesuras" y dice entenderlo por la amenaza a los servicios. Afirma que allí conservan el centro de salud y el colegio, pero la única oficina bancaria que había cerró sus puertas y ahora deben trasladarse a Oza, en donde quedan dos sucursales. Al decir que funcionan con normalidad recuerda que una de ellas está cerrada en este momento, pero por otro motivo: "Hubo un atraco".David Sánchez regenta el bar O Daviz en el núcleo de Cesuras. "Todo el mundo dice que salió ganando Oza y que a Cesuras la dejan morir", protesta. Se queja de que no hay barrendero, de que hace años se solicitó, sin resultados, que se hiciese un parque infantil y de que hace poco empezaron unas obras que impiden aparcar en el entorno de su establecimiento, pero están paradas y nadie les ha informado de cuándo terminarán. Lo atribuye a que el pueblo no es un lugar de paso y los tienen "abandonados". Explica que el que era el edificio del ayuntamiento -la capitalidad fue para Oza- sí está abierto a diario y dos funcionarias resuelven los trámites.El alcalde, por su parte, defiende que las ventajas son "absolutas". Superado el "mal trago" de prescindir de "cinco o seis" trabajadores municipales, asegura que las ordenanzas se han igualado y que servicios como el de vaciado de fosas sépticas y el saneamiento llegan ya a todos los vecinos. Está pendiente elaborar un plan de ordenación municipal que dé uniformidad a las normas urbanísticas. En esto, los municipios partían de situaciones distintas: Oza tenía un PGOM y Cesuras se regía por normas subsidiarias. Pablo González enfatiza que el municipio ha ganado 500 habitantes en los últimos dos años. Lo relaciona con la pandemia y el empujón que supuso para que muchos volviesen a pensar en vivir en el campo. Pero defiende, que si hay caras nuevas en el pueblo, es porque se ha dotado de servicios que lo hacen atractivo. El dato no es baladí, porque el declive poblacional estaba rebajando el padrón hacia la barrera de los 5.000 habitantes, que volvería a dejar al municipio con menos fondos en el reparto estatal. Los datos a 1 de enero de 2020, los últimos disponibles en el Instituto Galego de Estatística, dan la cifra de 5.096, pero el regidor dice que con las nuevas altas rondan los 5.300. Añade que en el colegio de Cesuras hay ahora más niños que antes de la fusión. Algunos de ellos son de la parte de Oza, en donde hay una parada de bus para llevarlos a la escuela del otro pueblo. El regidor confía en esos niños, nacidos ya en Oza-Cesuras, para dejar atrás la identificación de los vecinos con uno u otro pueblo.La Xunta insiste en la vía de las fusiones de municipios. Ha creado un fondo específico dotado con 10,5 millones de euros que se han destinado casi por completo a Oza-Cesuras y Cerdedo-Cotobade. En el presupuesto para 2022 reserva 1,5 millones. Para estos últimos meses del año ha anunciado un estudio de la planta municipal gallega, con la intención de extraer conclusiones y hacer propuestas para promover más integraciones o la prestación compartida de servicios.
eldiario.es
Carmen Ladrón de Guevara: "Hay margen para que los presos de ETA colaboren sin nuevas condenas"
La abogada Carmen Ladrón de Guevara (Curitiba, Brasil, 1982) lleva una década inmersa en un océano de atestados policiales, autos y otros legajos que albergan cientos de dramas personales, los de las víctimas de ETA a las que el sistema hurtó un juicio a sus victimarios. En esta entrevista con la abogada de la AVT aparecen términos como “revictimización”, “cerrar el duelo”, “derecho a la verdad”… Ladrón de Guevara ha logrado reabrir un centenar de casos, que se celebren veinte juicios y que los tribunales dicten quince condenas. Pero la abogada asegura que no es el único fin de su trabajo, que las víctimas necesitan saber la verdad de los crímenes sin esclarecer. En pleno debate sobre la sinceridad de gesto de la izquierda abertzale hacia las víctimas en el décimo aniversario del fin de ETA, la abogada asegura que existe "margen" para que los presos de ETA colaboren sin que eso derive en nuevas condenas contra ellos o terceros. Hasta ahora ninguno lo ha hecho. Cualquiera que eche vistazo a las cifras, 40 años de terrorismo, 3.000 atentados, más de 300 casos sin juzgar, podría concluir que se enfrenta usted a una batalla jurídica casi imposible.No. Me enfrento a una obligación profesional y a una deuda que tenemos con las víctimas, con independencia de que puedan llegar a resolverse sus casos o que podamos conseguir la condena de sus responsables. Las víctimas tienen derecho a saber quiénes fueron los que asesinaron a sus seres queridos. En eso estamos.Lo primero que viene a la cabeza al conocer su trabajo son aquellos atentados de los 'años de plomo', en el Euskadi de los ochenta, con guardias civiles y policías anónimos que recibían un apresurado funeral y sus ataúdes salían camino del cementerio de su pueblo.Es verdad que la mayoría son casos de los años ochenta, pero porque es cuando había más atentados. También está el último cometido por ETA, del año 2009 [el asesinato con coche bomba de dos guardias civiles en Mallorca]. Hay policías, guardias civiles... hay políticos, como Giménez Abad [del PP, asesinado en 2001 a tiros cuando se dirigía al estadio del Zaragoza en compañía de su hijo], que es uno de los casos que tenemos pendiente de llevar a juicio, pero también está el del concejal Zamarreño [calderero en paro al que ETA mató a tiros en Rentería en 1998].Algunas voces en Euskadi ven exagerada la cifra de más de 300 crímenes sin resolverEn Euskadi lo dirán algunos, pero yo tengo un proyecto con el Gobierno vasco sobre el derecho a la verdad, en el que colabora la AVT con el Ejecutivo vasco. Se están realizando unos cuadernillos porque el Gobierno vasco se comprometió con esas víctimas que no tenían justicia y las quiere reparar de alguna manera. Se está haciendo un trabajo de memoria que en los próximos meses se entregará a las víctimas. Lo pensarán algunos en Euskadi, pero el Gobierno vasco no. ¿Han ignorado ustedes en su trabajo la amnistía de los poli-milis de 1982? ¿A eso se pueden deber las discrepancias?En el caso de los poli-milis, en esta última revisión, que espero sea la última y definitiva, especificó los atentados que fueron cometidos por ETA político-militar. Se da la circunstancia de que todos están sin resolver. En esta última revisión estoy intentado determinar las causas de por qué hay tantos casos de ETA sin resolver: una de ellas es lo que yo llamo indultos encubiertos. Hay casos sin resolver que no se van a resolver nunca porque son de estos supuestos. Pueden ser una docena, no más. ¿Quiere decir que su trabajo no está únicamente orientado a sentar en el banquillo a los terroristas sin juzgar?En un primer momento, lo que estaba buscando era abrir causas judiciales y empezamos por los que corrían riesgo de prescribir. Estábamos en 2011, así que empezamos por los años 1991, 92, 93… aunque esto no es matemática exacta porque a veces hay actos que interrumpen la prescripción. Hemos comprobado que hay casos que no se van a poder resolver. Pero estamos trabajando también por ese derecho a la verdad de las víctimas. Hay casos prescritos, pero queremos por lo menos se investigue y se pueda identificar a los responsables. Es algo que llevábamos reclamando tiempo y es un criterio compartido por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.  ¿Cuántos casos ha logrado reabrir con su investigación?En torno a cien. Cuando hicimos pública la cifra de más de 347 no era tan importante la cifra en sí como el contexto en el que se hizo pública, dos meses después de que ETA decretara lo que ellos llamaron “el cese definitivo de la violencia”. Había gente que lo estaba dando por amortizado, pero las víctimas nos decían: "Está bien que ETA deje de matar, pero hay mucho por hacer todavía". Se ha trabajado mucho desde entonces. Por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado hay un empeño específico, han presentado alrededor de 150 informes. La Fiscalía de la Audiencia Nacional también se puso las pilas. Hace años nombraron un fiscal específico, pero antes he estado en despachos de fiscales que estaban con legajos por el suelo de sumarios que estaban revisando. También ha habido algún juez de instrucción que me ha parado en el pasillo y me ha dicho: "Letrada, de mi juzgado, ¿cuáles están sin resolver?".  En algunos casos simplemente simplemente se ha reabierto para incorporar un documento, como nos ha ocurrido recientemente con el último comando Madrid, pero en otros casos hemos reabierto y hemos conseguido imputar, y eso interrumpe la prescripción. De ese centenar de casos reabiertos, hemos llegado a juicio en 20 ocasiones, con 15 condenas y cinco absoluciones. Se han resuelto según el criterio que estoy utilizando, con el criterio de autor material condenado. No es lo mismo que un caso se resuelva policialmente que judicialmente. Hay veces que las fuerzas de seguridad tienen identificados a los responsables pero no hay pruebas suficientes para enervar la presunción de inocencia de alguien. Eso es quizás lo más complicado de explicarle una víctima: ‘sé quiénes son pero con esto no puedo ir a juicio’. ¿Cómo es la reacción de las víctimas? ¿Qué supone el esclarecimiento de un caso para ellas?Para las víctimas supone cerrar el duelo. Llevo asistiendo a juicios desde el año 2005 y lo he experimentado desde el principio: la importancia que para una víctima tiene sentar en el banquillo al responsable de la muerte de su hijo, de su marido… Igual que he experimentado el mazazo que supone para una víctima el decirle que le han absuelto. Me lo han enseñado mis compañeras del departamento psicología de la AVT, con las que trabajo y aprendo todos los días: cuando llamamos para informar a una víctima de la reapertura de un caso es muy importante que no les generemos falsas expectativas, decirles: "esto se reabre porque igual llegamos a juicio, o solo para incorporar un documento…"  Las falsas expectativas generan un revictimización que puede provocar mucho dolor en las víctimas. Hay veces que leo en medios de comunicación o veo portadas de periódico: "Abierta una nueva vía para los casos sin resolver’. Me vienen las víctimas al despacho con esa portada: "Carmen, tenemos la solución, y hay que explicarles que no es así. Es muy importante ser muy sinceros, con mucha empatía, por supuesto, pero para que sepan hasta dónde podemos llegar". ¿Cómo comenzó este trabajo?Cuando hago el primer informe, en 2011, yo parto del libro ‘Vidas Rotas’ (Espasa, 2010). Se acababa de presentar por primera vez una publicación sistemática donde se contaba no solo el atentado sino quienes habían sido los responsables y si habían sido juzgados. Los colectivos andaban preocupados por noticias como las de la Vía Nanclares… la justicia es uno de los elementos comunes a todos los colectivos de víctimas. Maite Pagaza [entonces presidenta de la Fundación de Víctimas] convocó una reunión con todos los colectivos y de ahí surgió una comisión de justicia para tratar estos temas de la que yo formé parte. Lo primero fue reunirnos con el presidente de la Audiencia Nacional, Angel Juanes. Maite le llevó el Vidas Rotas, del que yo había empezado a leer y tomar notas. De ahí salió que entorno al 20 % de los casos no habrían sido juzgado. Juanes nos dijo: "No puede ser, serán unos cien y estarán prescritos". De ahí salió un compromiso de comprobarlo y yo, en mi caso, me piqué. Al final eran fuentes abiertas la mayoría pero hasta que no me repasara los 608 sumarios no podía dar una cifra cerrada, que es lo que he hecho en estos últimos diez años. Y de ahí salió la cifra de 347 crímenes sin resolverLa última cifra actualizada son 315 casos, pero el primer excel tenía 347, sí. Se lo entregamos a la Fiscalía, a las Fuerzas de Seguridad y a la Audiencia Nacional. En unos cincuenta casos no había ni carpetilla, la Fiscalía no tenía expediente judicial, los casos no habían llegado a la Audiencia Nacional, se habían quedado en los juzgados de Bilbao, San Sebastián… y de hecho, en el año 2018, el fiscal para los casos sin resolver, fue interponer una querella en todos esos casos para traerse esos sumarios a la Audiencia Nacional. Lo digo siempre: las víctimas por desgracia han ido por delante y esto fue una iniciativa de las víctimas y de dos personas que nos movíamos en el ámbito de las víctimas, comprometidas con ellas. En mi caso llevaba muchos años yendo a juicios. En el caso de Fernando Delgado [periodista fallecido en 2015, entonces responsable de comunicación de la Fundación de Víctimas] porque lo vio muy claro en cuanto leyó el informe: había más de trescientos casos sin resolver, ahí había que poner el foco.¿Cómo es posible que tantos casos no avanzaran? Me he encontrado de todo: sumarios donde ha habido una labor investigadora muy importante y no se ha podido resolver; otros en los que yo igual hubiera hecho un poco más. Pero hay que tener en cuenta una cosa: la víctima tiene derecho a una investigación efectiva, no a una condena. Se lo explico a mis alumnos; a las víctimas me cuesta más. Y si la investigación fue efectiva no se puede analizar con ojos de 2021. Para analizarlo tienes que ponerte en el contexto, con los medios y procedimientos vigentes en el momento de la comisión del atentado. No se puede considerar un error del sistema.En los ochenta, ETA asesinaba cada tres días, la Guardia Civil se tenía que proteger de que no volvieran a atentar contra ellos, investigar el atentado, a los tres días volvía a haber otro… En esos casos está el mayor porcentaje de los casos sin revolver. En algunos casos no había de donde tirar: no había huellas, no había efectos que analizar, ni una pista…¿Cuál es el caso resultó que le ha producido mayor satisfacción?Los que han acabado en condena. De esos quince casos resueltos, había varios que estaban abiertos, que no se han reabierto por este informe, las instrucciones estaban abiertas…. Isaías Carrasco, Eduardo Puelles, Inaxio Uría, el teniente coronel Blanco. Este era un caso complicado, se había detenido a uno de los responsables en Canadá… cuanto más complicado, la satisfacción es mayor. Hay casos que directamente han sido reabiertos. Por ejemplo el de Luciano Cortizo [comandante del Ejército asesinado con bomba-lapa en 1995], que ha sido la primera condena de 'Anboto' [Soledad Iparragirre]. Cada condena para mí es satisfactorio, igual que es una impotencia los casos que han llegado a juicio y ha habido absoluciones, por ejemplo el caso del juez Lidón. No tengo dudas de que fue Txeroki, pero no tengo pruebas. En otros casos de absoluciones hay dudas, pero en este no. ¿Han colaborado los presos de ETA en la resolución de algún caso?No. Ni en juicio dónde ellos eran juzgados, ni a los que han ido como testigos, ni en sus expedientes de vigilancia penitenciaria. No cuento con ningún testimonio que me haya permitido resolver ningún caso. Y se lo reclamo, en juicios. A la propia Soledad Iparragirre cuando Francia la entregó y ella dijo que había contribuido a la paz, que había leído el comunicado de disolución. Si tan comprometida está con la paz, sentémonos y vamos a empezar a resolver casos. Se lo dije el otro día a Josu Ternera en la indagatoria que tuvimos desde Francia. Yo estoy dispuesta a sentarme si me quieren contar cosas. Empezemos. Hay muchos casos de los que me pueden hablar y que no va a suponer un ingreso en prisión: pueden estar prescritos, otros presos están ya en libertad y no van a entrar en prisión ya… hay un margen amplio.¿Es la prescripción su peor enemigo?La prescripción es la espada de Damocles y cada mes que pasa el máximo peligro al que me enfrento y el mayor escollo. También lo que no se hizo en su momento, si no se recogieron huellas eso ya no tiene remedio. Y también está la evolución de la jurisprudencia. Hay un caso concreto de un hijo de una víctima que había tenido acceso al sumerio, había visto unas declaraciones de los miembros del comando que incriminaban al jefe y estaban a cinco días de prescribir. Habló con otro huérfano de otro atentado que me conocía, vinieron al despacho y yo sabía quién era ese jefe de ETA porque conocía su alias por otro procedimiento judicial. Con un fax de urgencia pidiendo que se le citara a declarar interrumpimos la prescripción.No me ha contado cuál es el caso más satisfactorio en estos diez añosTodos lo son. Es la verdad. Para mi lo más satisfactorio es llamar a una víctima y decirle: lo hemos conseguido. Sé lo que supone para ellas. Me emociono y me seguiré emocionando, como me produce un dolor infinito tener que decirles que no lo hemos conseguido. 
eldiario.es
Jóvenes inmigrantes extutelados, tras el nuevo reglamento de Extranjería: "Ojalá podamos tener papeles y trabajar"
Lo primero que hizo Abdetawab cuando se enteró de la reforma del reglamento de Extranjería fue llamar a su madre. Le contó que un cambio en la normativa española podría ayudarle a conseguir los papeles, después de malvivir en las calles madrileñas y encadenar trabajos sin contrato desde su llegada a España a los 17 años. Su compañero Adil se ha sentido aliviado al comprender que la medida aprobada por el Gobierno este martes le permitirá obtener la autorización de trabajo que necesita para ser independiente. "Sin papeles me siento como un pajarito sin alas. Estoy en la calle, no puedo alquilar, no puedo hacer nada... He sufrido mucho, muchísimo... porque sin papeles no existo", dice Abdetawab, joven marroquí extutelado de 23 años. Se encuentra en el límite de edad para conseguir la regularización extraordinaria incluida en la reforma del reglamento para jóvenes de entre 18 y 23 años. Solo pasó unos días en un centro de menores porque el "miedo" a ser expulsado le hizo escaparse: "Ojalá, a través de esa nueva 'ley', pueda tener papeles, trabajar y cumplir mi sueño". Ese sueño no es más que "vivir tranquilo", cuenta Abdetawab: "Trabajar, estar bien, vivir como la gente". Con un delantal negro y camiseta blanca, el joven sigue las instrucciones de su profesor en el restaurante El Ovillo, que apoya su formación como camarero y cocinero en un nuevo proyecto de Fundación Raíces y su programa Conciencia Cocina. Se ha levantado a las siete de la mañana en la casa okupa donde empezó a vivir hace un tiempo para no dormir al raso. No se permite a sí mismo ser impuntual: "Siempre estoy aquí a las 8:30. Siempre. En mi vida lo he pasado muy, muy mal. Sé que aquí mi vida puede cambiar". Las trabas impuestas a los menores extranjeros no acompañados para conseguir un permiso de residencia y trabajo cuando cumplen la mayoría de edad marcaron el sufrimiento que Abdetawab describe. Ese que ahora le empuja a aferrarse a la que ve como su primera gran oportunidad. Con 23, el joven marroquí extutelado podrá acogerse de manera retroactiva a la medida del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que facilita los papeles a los menores extranjeros no acompañados y elimina trámites casi imposibles de cumplir en la práctica para la mayoría de jóvenes extutelados. Según los datos de Inclusión, de los 6.716 menores extranjeros no acompañados con 17 años que estaban registrados en España en 2019, solo un 10% había trabajado de forma regular dos años después. La normativa anterior, reconocen desde Migraciones, empujaba a estos chicos a "una situación de limbo legal, irregularidad sobrevenida y potencial exclusión".Desde su llegada a España, Abdetawab ha vivido en situación de exclusión, pero nunca se ha dejado caer del todo. Mantenerse en esa línea no ha sido fácil. El joven marroquí ha sobrevivido durante seis años en los márgenes. Ha vivido en parques, en una casa abandonada, en los lugares habilitados en las ferias con las que ha recorrido toda España y hasta en una tetería donde trabajaba sin contrato por 300 euros a cambio de un techo y comida. "Cuando no tienes casi ni para comer, es muy difícil no caer en robar, pero yo nunca lo he hecho. Voy a restaurantes y me dan algo de comer. Me dan un bocadillo, para no tener que robar", dice el veinteañero. Los jóvenes extutelados que llegasen a la mayoría de edad sin papeles y hayan generado antecedentes penales después de cumplir los 18 años, no podrán beneficiarse de la regularización, según explicaron fuentes de Migraciones a elDiario.es. Solo menciona un día en el que las fuerzas flaquearon. El joven cuenta que intentó acabar con su vida a través de la ingesta de medicamentos para la ansiedad. "Tenía muchas cosas en la cabeza, estaba muy mal, lo he pasado muy mal...", repite Abdetawab. "Yo hoy salgo de aquí -de las prácticas- y no puedo estar tranquilo", ejemplifica el marroquí. "No sé si voy a llegar a casa o no. Porque puede aparecer un policía y llevarme a Extranjería, y allí paso tres días. Ya me ha pasado tres o cuatro veces. Me paran, y me llevan". Adil, de 18 años, pasó casi dos años en distintos centros de menores en Ceuta. En el primero, La Esperanza, estuvo tres meses junto a cerca de 460 personas, en un espacio pensado para alrededor de 270. Dormía sobre un colchón tirado en el suelo y no cursó ningún tipo de formación. Durante la pandemia fue enviado a otro espacio (Piniers) donde empezó a acudir a clases de español. Cuando alcanzó la mayoría de edad, viajó a Madrid por miedo a que le devolviesen a su país, Marruecos. En la capital española vivió durante tres meses en la calle. Tenía un permiso de residencia -aunque sin finalizar toda su tramitación- sin autorización para trabajar.Este joven menudo de pelo rizado se vio solo, con 18 años recién cumplidos, en las calles de Madrid. "Me sentía muy raro. Estar solo aquí, sin ningún familiar, sin nadie que pueda ayudarme... Estaba solo con mi ropa", dice Adil. Salir de la calle no era fácil para un joven marroquí, sin apenas nivel de español, redes en el país ni un permiso de empleo. Para lograrlo, necesitaba conseguir un precontrato de trabajo de un año de duración a jornada completa, algo muy complicado para un adolescente, ya sea español o extranjero. En base al anterior reglamento, los menores extranjeros no acompañados mayores de 16 años obtenían un permiso de residencia que no les permitía trabajar. Esta situación era discriminatoria con respecto a los adolescentes españoles y los inmigrantes que están acompañados de sus familiares, quienes sí tienen acceso al mercado laboral. Tras la reforma del reglamento de extranjería, los menores de más de 16 años y los jóvenes extutelados obtendrán un permiso de residencia que también les habilita para la actividad lucrativa sin necesidad de presentar un precontrato de empleo. También reduce los plazos ligados al inicio de los trámites de documentación de los chavales y aumenta la validez de los permisos. "Cuando he hecho cursos de formación, a veces pensaba que quizá no sirve para nada, por no tener un permiso para trabajar. Ahora estoy más tranquilo", dice el muchacho. El adolescente dejó su ciudad natal, Tetuán, con 16 años. Allí ya trabajaba en un mercado, en la venta de aceitunas, para ayudar a su madre a salir adelante tras la muerte de su padre. Si ha migrado a España, dice, es por ella y su hermana pequeña. "Cuando llegué a España, quería trabajar pero no podía. La vida es difícil, no te dejan hacer nada". Cuando conoció los detalles del nuevo reglamento de Extranjería, Abdetawab le explicó a su madre que este cambio normativo le permitiría conseguir pronto los papeles. También le decía que, con la documentación en regla, podría viajar a verla después de seis años de distancia. Pero, como en cada llamada desde que vive en España, el marroquí no describió a su madre las enormes dificultades a las que se enfrenta desde que dejó su país. Durante todo este tiempo, nunca le ha contado con detalle lo complicado que ha sido para él salir adelante: "No he podido. Ella sufriría aún más que yo, y no quiero hacerle eso".
eldiario.es
Cinco países que viven al margen de la pandemia y siguen declarándose ajenos a la COVID-19
En los más de 18 meses transcurridos desde que se declarara oficialmente la pandemia de COVID-19 por parte de la Organización Mundial de la Salud, el SARS-CoV-2 ha tenido tiempo para dar varias veces la vuelta al mundo. A su paso, el virus ha infectado a más de 240 millones de personas y ha causado la muerte de al menos 4,9 millones, según los casos confirmados, que aportan una visión parcial del verdadero drama humano generado por este agente patógeno.La omnipresencia global del SARS-CoV-2 contrasta, sin embargo, con la información de aquellos territorios en los que, según los registros internacionales, este virus jamás ha hecho acto de presencia. De los 194 países soberanos reconocidos por la ONU en el mundo, solo en 5 nunca se ha documentado un solo caso de COVID-19 dentro de sus fronteras... oficialmente. Las razones detrás de estas llamativas excepciones varían según cada país, pero destacan dos: los contundentes bloqueos informativos de dos gobiernos que impiden conocer qué está ocurriendo en realidad en sus territorios y el aislamiento drástico de recónditas islas del planeta.Corea del Norte: el hermetismo más extremo durante la pandemia de COVID-19Ninguna nación se tomó tan en serio el SARS-CoV-2 desde sus orígenes como Corea del Norte: el 21 de enero de 2020 dicho país cerró sus ya selectivas fronteras ante las primeras noticias que aparecían sobre el entonces misterioso coronavirus detectado en China. Estas fronteras siguen, a día de hoy, cerradas. Niki Alsford, profesor de Estudios de Asia-Pacífico de la Universidad de Central Lancashire, explica en The Conversation cómo Corea del Norte se ha visto en una situación aún más precaria debido a un mayor hermetismo sociopolítico a causa de la expansión del coronavirus por el mundo.La nación coreana también ha impuesto confinamientos y cuarentenas estrictas y extremas desde los orígenes de la pandemia. Cuando se detectó la epidemia en China, Corea del Norte rastreó a todos los visitantes procedentes de China en la ciudad de Raseon y los trasladó a una isla para pasar una cuarentena de un mes. Por ahora, todos los informes semanales que elabora la OMS del sudeste asiático descartan casos positivos de COVID-19 en dicho país. Oficialmente, el coronavirus nunca ha infectado a ningún habitante en Corea del Norte. Sin embargo, la verdadera presencia del SARS-CoV-2 en su territorio es simplemente un misterio para el mundo exterior y muchos expertos desconfían de las cifras oficiales. La opacidad informativa de Corea del Norte es la mayor en décadas, tanto por el cierre de las fronteras como por la salida de la casi totalidad de grupos humanitarios y diplomáticos extranjeros.El bloqueo de las fronteras en dicho país asiático no solo ha supuesto la práctica desaparición del turismo extranjero, sino que también ha debilitado aún más el comercio y el contrabando con los países vecinos, entre los que destacan China y Rusia. Esto ha afectado a la economía del país y ha causado una importante escasez de alimentos, tanto que la propaganda informativa habitual ha dejado paso a una inesperada declaración de debilidad al mundo exterior: el propio líder de Corea del Norte reconoció formalmente en junio de 2021 que se estaban enfrentando a una "tensa" escasez de comida. Expertos de la ONU han aconsejado aliviar las sanciones a dicho país por la amenaza de desnutrición que se cierne sobre sus ciudadanos más vulnerables.A pesar de su delicada situación, Corea del Norte volvió a sacar pecho ante el mundo recientemente: el pasado septiembre el gobierno rechazó 3 millones de dosis de las vacunas Sinovac (procedentes de China) que les correspondían por el programa COVAX, expresando sus dudas sobre su eficacia contra la COVID-19. En su lugar, ofreció estas vacunas a países con escasez de dosis, que estaban siendo más golpeados por la pandemia.Turkmenistán: un agujero negro informativo en donde el coronavirus no existeEl país, localizado en Asia central, es aparentemente un oasis libre del azote SARS-CoV-2, a diferencia de los países de alrededor que sí registran casos de COVID-19 en sus territorios. El excéntrico presidente de Turkmenistán, Gurbanguly Berdimuhamedow, dirige la nación de casi 6 millones de habitantes con mano de hierro y mantiene un duro bloqueo informativo comparable a Corea del Norte. La opacidad informativa impuesta en el país dificulta conocer su situación real y Berdimuhamedow trata de mantener la apariencia de ser un país al margen del coronavirus. Desde julio de 2020, el gobierno ha ordenado a sus habitantes la utilización de mascarillas por "las altas concentraciones de polvo" en el aire. También solicitó mantener una distancia de seguridad entre las personas de al menos un metro, sin dar más explicaciones. Fue también en julio de 2020 cuando una misión de la OMS visitó el antiguo país soviético para analizar su respuesta al coronavirus. No pudieron confirmar ningún rastro de COVID-19, pero alertaron del "aumento del número de casos de infecciones agudas respiratorias y neumonías".A pesar de que términos como "coronavirus" o "COVID-19" brillen por su ausencia en documentos oficiales, certificados médicos y en los medios de comunicación del país para referirse a su propia situación epidemiológica, las filtraciones informativas que logran salir al exterior muestran un país con escasos recursos sanitarios en el que la COVID-19 está muy presente y ha causado olas de infecciones. El presidente de Turkmenistán considera que las noticias de casos de COVID-19 en su país son "fake news" y comunicó a las Naciones Unidas el pasado septiembre que la respuesta a la pandemia no debería estar "politizada".Tonga, Tuvalu y Nauru: recónditas islas salvadas por su aislamientoCuando una pandemia mundial azota el mundo, los países localizados en pequeñas islas en medio de la nada oceánica, con apenas movimiento de turistas y una gran independencia del resto de naciones, tienen una ventaja decisiva para evitar que el coronavirus llegue a sus puertas. Este ha sido el caso de tres diminutas naciones que se encuentran en islas de Oceanía: Tonga, Tuvalu y Nauru. Su privilegiada situación, junto con el cierre total o parcial de sus fronteras y cuarentenas estrictas, ha permitido que estos 3 países sean, probablemente, los únicos que verdaderamente han podido vivir sin un solo caso de COVID-19 entre sus habitantes, por ahora.
eldiario.es
¿Tiene impacto sobre la salud mental? ¿La regulación aumenta el consumo? El debate sobre el cannabis, al detalle
Las tres iniciativas legislativas que han presentado varios partidos en el Congreso para legalizar el cannabis no van a cumplir su objetivo primigenio porque no cuentan con el apoyo del PSOE, y la aritmética parlamentaria actual exige de la participación socialista para aprobar estas leyes dando por hecho el rechazo de PP y Vox. Pero sí han servido para bajar el debate público a la sociedad.Durante el trámite parlamentario que acabó tumbando la iniciativa de Más País de la semana pasada, se escucharon en el Congreso, y por extensión en las calles y las redes sociales, varios de los argumentos de quienes cuestionan los beneficios de legalizar lo que –esto lo admiten todas las partes– no deja de ser una droga. "Es una incongruencia promover la legalización mientras se alerta de los problemas mentales de la población", se le reprochó a Íñigo Errejón, portavoz de Más País y responsable de la primera de las iniciativas debatidas, durante la sesión del Congreso desde los grupos que están en contra.Las dudas vertidas son muchas. ¿Tiene más ventajas o inconvenientes una hipotética legalización integral? ¿Sube el consumo cuando se legaliza? ¿Tiene afección realmente sobre la salud mental, como se dice? ¿Cuáles son los beneficios de legalizar (que no regular, porque la prohibición actual ya es un tipo de regulación)?Antes de entrar en estas cuestiones, una realidad demoscópica más allá del Parlamento: el 84% de los españoles se muestra a favor de legalizar el consumo de cannabis con fines terapéuticos, según una encuesta del INE de finales de 2018, y también son más los que regularían su uso lucrativo (47%) que los que lo mantendrían prohibido (41%).El cannabis, en forma de marihuana o hachís, es la droga ilegal más consumida en España de largo, solo por detrás del tabaco y el alcohol si se abre el arco a las legales. Entre la población española de 15 a 64 años, el 8% ha consumido cannabis en el último mes (unos 2,5 millones de personas) y el 2,9% lo hace a diario (unas 900.000 personas). A modo de referencia: una de cada cuatro personas fuma tabaco (24,5%) y un 8,8% toma alcohol diariamente (2,7 millones de personas), según el informe de 2021 del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones (OEDA).Por edades, la franja que más consume es la población de 15 a 24 años: casi el 16% tomó la sustancia el último mes. Por último, el consumo de cannabis está bastante estabilizado en los últimos años: estaba en un 10,1% en 2007 (algo superior al dato arriba indicado porque el dato comparable en el tiempo incluye a toda la población y amplía el rango de tiempo en el que se consumió) y en un 10,5% en 2019.Las tres propuestas registradas en el Congreso por Más País, ERC y Unidas Podemos plantean una legalización del consumo recreativo del cannabis con pequeñas variaciones entre sí. Podemos propone limitar el consumo al ámbito privado o en espacios específicos habilitados, como por ejemplo los clubes de consumidores. Su texto busca regular el autocultivo, como hacen los otros dos, y un sistema de licencias con control por parte del Estado.La propuesta de Más Madrid es más permisiva. Declara "libres" todos los usos del cannabis, permite su transporte y consumo en la vía pública, uno de los principales problemas que afrontan ahora los consumidores, porque el consumo en los hogares está permitido, pero no su adquisición ni llevarlo por la calle.Por último, ERC limita la adquisición de cannabis al autocultivo –hasta seis plantas en casa– y las farmacias bajo receta médica. Las tiendas especializadas, llamadas grow shops, quedarían limitadas a la venta de productos relacionados con el cannabis y a las semillas.Las posturas están bastante definidas y la clave de una regulación está en el PSOE. Los partidos pequeños del Congreso, como ERC, Compromís, Más País o Cuidadanos apoyan una regulación integral. Vox y el PP están en contra tanto de la legalización absoluta como de la medicinal que se debate en una subcomisión del Congreso (y que sí tiene visos de prosperar). Tal y como está la aritmética parlamentaria, una hipotética regulación queda en manos de los socialistas, un partido que está a medio camino: parece dispuesto ahora a regular el uso médico, pero no el recreativo."No hay drogas buenas ni drogas malas, ni son de izquierdas ni de derechas, las drogas son drogas y a las que más han atacado han sido a las clases trabajadoras", afirmó durante el debate de esta semana en el Pleno el diputado socialista Daniel Vicente Viondi.Uno de los argumentos que cuestionan la legalización del cannabis, y por el que se está acusando a Más Madrid de ser contradictorio en su propuesta, es por la supuesta afección que tiene su uso en la salud mental, en concreto en lo que respecta a episodios psicóticos y la esquizofrenia."En la literatura científica existen numerosos estudios que han valorado esta asociación –porque no se puede hablar de causalidad, habría que hacer ensayos controlados– que dan una mayor asociación entre cannabis y problemas mentales", empieza Koldo Callado, profesor de farmacología de la Universidad del País Vasco e investigador sobre los efectos del cannabis en la salud mental. "Pero sobre todo cuando se habla de consumos a grandes cantidades, a diario, y especialmente cuando el comienzo del consumo se realiza a edades muy tempranas", matiza.Callado insiste en este punto. "La edad de inicio del consumo es el principal factor evitable" para sortear los problemas mentales, explica Callado. "Nosotros damos muchas charlas en institutos y siempre recomendamos retrasar la edad de inicio si se ha decidido consumir. El cannabis se asocia a la falta de memoria, dificultades cognitivas, al fracaso escolar... El riesgo para el desarrollo cognitivo y escolar va a ser menor cuanto más tarde se empiece", argumenta. Un cuadro típico –no que sea habitual en su prevalencia, sino que cuando se da es con estos plazos– es el del consumidor que empieza con 14-15 años y desarrolla un brote con 21, cuenta Callado.En este sentido, Callado matiza que la afectación del cannabis depende de las variantes que se consuma. La planta tiene miles de compuestos, entre los que destacan el THC (el principal compuesto psicoactivo), el que provoca el colocón, y el CBD (no es psicoactivo), que se utiliza más con fines relajantes y médicos. "Gran parte del riesgo está asociado al THC; el CBD parece que no tiene relación directa y estamos investigando si incluso puede ser beneficioso para los riesgos que genera el THC".La investigadora de la Universidad Complutense Cristina Sánchez resumía los principales efectos demostrados del cannabis en la salud en una entrevista con este periódico: "Funcionan como antieméticos, como antiepilépticos, en patologías gastrointestinales como potentes antiinflamatorios. Estas son las patologías que están contrastadas clínicamente. Aparte de eso, en fase preclínica (hasta modelos animales) sabemos que puede tener otras aplicaciones muy interesantes, como la oncología. El potencial es muy grande. Pero además de la potencialidad hay aplicaciones clínicas ya demostradas, sobre todo con cuestiones relacionadas con la calidad de vida, que es una cuestión que normalmente se deja al margen cuando habla con los médicos, que van más a tratar el síntoma primario. Puede afectar a la capacidad de dormir o a la ansiedad, otra sintomatología asociada a patologías crónicas. Tenemos clarísimo que los cannabinoides ayudan a la calidad de vida del paciente atacando el dolor, la ansiedad, mejorando el sueño y en algunos casos como la epilepsia disminuyendo convulsiones... Funciona en muchos casos, en otros no, pero lo único que vas a perder es el poco dinero que te cuesta el tratamiento". El coste de la marihuana en el mercado negro ronda los siete euros el gramo, según la variedad.Otra de las críticas a una posible regulación se basa en que regular el cannabis conlleva un aumento del consumo. ¿Es esto cierto? La experiencia en países como Uruguay, ciertos estados de EE UU y Canadá, los principales laboratorios de la legalización recreativa, dicen que a priori sí, pero también que "el verdadero impacto de estas normativas no se conocerá hasta que haya pasado más tiempo y el incipiente mercado se haya estabilizado", según la conclusión de un informe sobre la regulación en Canadá.Con carácter general, una revisión sistemática de todos los estudios publicados hasta la fecha que incluyen información sobre los efectos de la legalización en varios estados de EEUU refleja que solo dos de estas investigaciones detectaron lo que llaman "efectos beneficiosos" en la legalización, referido a que haya disminuido, mientras 13 registraron "efectos negativos" y 24 "ningún efecto".Otra revisión destaca que se ha detectado un aumento en la prevalencia de consumidores tanto del último mes como a diario entre adultos a partir de 26 años, pero no entre los jóvenes, y aclara que los resultados "son inconcluyentes, con investigaciones que recogen aumentos, caídas y resultados sin cambios en la prevalencia de uso". En Uruguay, que tiene un sistema de libre acceso pero que exige a los consumidores registrarse en una de las tres vías (autocultivo, dispensación en farmacias o clubes de consumidores), han pasado de 34.108 en 2018 a 54.490 en 2020, un aumento del 59,7% en dos años, según refleja la última edición del informe periódico que realiza el Observatorio Uruguayo de Drogas, que también recoge una ralentización del crecimiento en los últimos meses, "vinculada, probablemente, a la situación de emergencia sanitaria del país".El informe de Monitoreo y Evaluación del país recoge, sin embargo, que el consumo problemático de la sustancia ha bajado: estaba en un 16,7% respecto al total de consumidores en 2014, al año de aprobarse la legalización, y bajó al 15,8% en 2018.En Canadá, donde el modelo está más controlado por la industria que en Uruguay, el consumo también ha subido ligeramente tras la legalización, con interesantes matices por grupos de edad. La estadística oficial del país recoge que el consumo general (en los últimos tres meses) ha pasado de un 14,9% antes de la legalización a un 16,8% después, mientras el consumo diario se ha mantenido estable. Pero si se observa el desglose, el uso de la droga se ha reducido a prácticamente la mitad entre el grupo de edad más vulnerable (de 15 a 17 años, ha pasado de un 19,8% a un 10,4%) desde que se regularizó, mientras ha subido a partir de ahí: del 30,9% al 33,3% entre 18 y 24 años y del 13,1% al 15,5% entre los mayores de 25.Cuando Uruguay despenalizó el consumo de cannabis lo hizo "contra el narcotráfico, para robarle mercado", según explicó el entonces presidente, José Mujica. Un primer balance calculaba que el 55% de los usuarios acuden ahora al mercado legal y que la regulación le ha quitado a las mafias 22 millones de dólares en los primeros años de legalización.En España los defensores de la regulación también utilizan este argumento. Errejón lo hizo durante el debate parlamentario de esta semana pasada, cuando afeó al PSOE que su negativa a regular dejaba el mercado en manos de las mafias y suponía una importante pérdida económica para el país. El estudio más serio sobre la cuestión lo realizó la Universidad de Barcelona hace unos años, y fijó que la regulación dejaría un negocio total de 8.514 millones de euros anuales, lo que supondría para el Estado una recaudación de 3.312 millones de euros: 1.021 millones en IVA, 486,6 millones de impuestos especiales (similares al tabaco pero con una carga impositiva baja para ser competitivos con el mercado negro), 371 millones de impuestos de sociedades, 1.407 millones de IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social (trabajadores de empresas, cooperativas y clubes sociales de cannabis) y 26 millones en impuestos derivados de la exportación. Este mismo estudio calcula que el mercado negro no desaparecería, pero sí quedaría reducido al 15%.
eldiario.es
El caos en el transporte marítimo que provoca problemas en el comercio mundial
Una tormenta perfecta, un efecto dominó, de mariposa o de látigo. El transporte marítimo, que supone el tránsito del 90% de las mercancías que se mueven en el mundo, está en el foco en esta recta final de 2021 y trata de poner nombre a su propia situación de caos. Un tablero donde las piezas, los barcos y los contenedores, no están donde se necesitan y la actividad en los puertos -principalmente en los de Estados Unidos y China- ha llegado al colapso. En el gigante asiático, además, porque ha tenido que cerrar instalaciones por brotes de Covid y por los tifones que han golpeado al país en las últimas semanas. El resumen rápido es que "el engranaje no funciona", indica Oriol Montanyà, profesor de logística de UPF Barcelona School of Management. Existe un desequilibrio entre la oferta y la demanda de buques, faltan contenedores, los barcos se saltan escalas y, al mismo tiempo, hay puertos que no dan abasto. El de Los Ángeles, por ejemplo, ya opera 24 horas los siete días de la semana."Esto es un 'efecto látigo'. Cuando hay escasez, la gente compra mucho más", define Jaume Hugas, profesor titular del departamento de Operaciones, Innovación y 'Data Sciences' de Esade. "Las empresas [de Europa o de EEUU] hicieron pedidos que van con retraso o no llegan. Como hay menos barcos y menos contenedores, estas empresas se están quedando sin stock, así que piden más. Todo el mundo quiere almacenar y esto, lo que consigue, es agravar el problema. ¿Te acuerdas de lo que pasó al principio de la pandemia con el papel higiénico? Pues es lo mismo", resume el profesor. Lo mismo, pero a escala global y con todo tipo de mercancías. "Porque ese barco que no puede entrar el puerto de Los Ángeles, tiene que recoger soja de Iowa, que luego va a Indonesia", indica Jaume Hugas. Es un suma y sigue.Una situación que, además, convive con la falta de microchips, los confinamientos y cierres de operaciones que sigue provocando la pandemia, el alza de las materias primas y la subida de los costes energéticos.El origen de esta crisis del comercio marítimo, en vísperas de las fechas de mayor consumo del año (Black Friday, Cyber monday, Día del soltero en China, Navidades…) está, en gran medida, en lo ocurrido durante la pandemia."De 2016 a 2018 había sobrecapacidad", apunta Oriol Montanyà. Los precios estaban en una espiral a la baja y se llegó a pagar 1.000 dólares o menos por traer un contenedor de Asia". Hoy, por ese mismo trayecto se pagan 15.000. "Empezaron los movimientos entre navieras, las grandes compañías japonesas se fusionaron, la danesa Maersk compró la alemana Hamburg Süd. Querían concentrar la oferta", explica el profesor de la UPF Barcelona School of Management. Pero llegó la pandemia y el consumo se hundió. Un parón que pasó por "eliminar rotaciones, quitar barcos, no renovar contenedores...", enumera Montanyà. Tras el parón, el acelerón de la demanda, sobre todo en Estados Unidos, pero sin que los mimbres de la logística marítima estuviesen preparados para una recuperación tan rápida, aunque desigual. "Muy poca gente lo ha sabido prever, ni empresas, ni gobiernos", lamenta Jaume Hugas.En este tablero, donde las piezas de la logística marítima están mezcladas, hay que diferenciar lo que ocurre entre el comercio de Estados Unidos y Asia y, entre esta última y Europa. Los grandes problemas están al otro lado del Atlántico, aunque eso no significa que aquí no se perciban. En Estados Unidos, el mayor cuello de botella ha estado en el puerto de Los Ángeles, con cerca de 70 buques esperando para entrar en puerto y descargar unos 70.000 contenedores. Un atasco que, en parte, se está solucionando después de que la Casa Blanca obligara a abrir el puerto 24 horas, siete días a la semana. Pero eso, lo que ha provocado es derivar los atascos a otro eslabón de la cadena. "Los puertos son sólo la primera parada en el camino para las importaciones. Los puntos de fricción siguen siendo la capacidad de los almacenes y la disponibilidad de camiones para mover mercancías desde los puertos, especialmente cuando las horas ampliadas en los puertos no coinciden con las horas de funcionamiento de los almacenes y centros de distribución", asegura la agencia Fitch Ratings.Jordi Espín, secretario general de Transprime, Spanish Shippers' Council, asociación profesional multisectorial formada por grandes empresas cargadoras, indica que la situación en los puertos europeos no es similar a lo que ocurre en EEUU o en China. "Aunque no hay retrasos significativos en Europa, sí hay picos en los momentos de entrega y hay falta de contenedores para poder cargar", añade. De momento, los puertos españoles no están próximos a su colapso, aunque fuentes del sector sí indican ciertas tensiones, aunque puntuales, en el Puerto de Valencia. En el mes de septiembre, esta instalación, ha elevado un 42,29% los contenedores llenos de descarga -importación- y los de carga -exportación-, un 17,22%. A nivel local, se perciben tres problemas, "El primero es la frecuencia de los barcos, Hay menos, si antes venían cada dos o tres días, vienen cada 10, pero van con más contenedores", indica Espín, quien también es responsable de relaciones estratégicas del European Shippers' Council. "Nos afecta en los precios, porque las compañías marítimas han cambiado el modelo de cómo se relacionan con los clientes. Hace un año se pagaba 2.700 dólares por un contenedor, hoy, 15.000 dólares. Y la tercera es la disponibilidad de contenedores. Este año se han fabricado 2,5 millones, pero también se necesitan más barcos, más velocidad en el transporte"."Hace cinco años, de Asia a Europa se tardaba tres semanas. Ahora, cuatro porque ahorran combustible, para emitir menos CO2", apunta Espín. "Pero, si ahora mismo quieres importar de China, hasta dentro de diez semanas no llega".Como en toda crisis, siempre hay quien sale beneficiado. En este caso, las grandes navieras internacionales, que están subidas a la ola de un consumo al alza y precios disparados. La mayor naviera del mundo, la danesa Maersk, aseguró hace unos días que la demanda de contenedores, en el conjunto de 2021, va a crecer entre un 6% y un 8%. Pero no es sólo la demanda. "Se prevé que los niveles de tarifas, que ya están en máximos históricos, aumentarán aún más en el cuarto trimestre", en la mayoría de rutas mundiales.El caso de Maersk sirve de termómetro de su sector. La compañía presenta la próxima semana sus resultados financieros durante el tercer trimestre del año. Pero en los de mitad de ejercicio ya apuntó una significativa mejora. Entre enero y junio -cuando el caos del transporte marítimo ya despuntaba- el grupo danés ingresó 26.669 millones de dólares, muy lejos de los 18.568 millones del mismo periodo de 2020. Es cierto que esos seis meses abarcan los meses más duros de la pandemia y el confinamiento en buena parte del mundo. Pero, si se compara con el primer semestre de 2019, el alza en ingresos es de casi el 40%, porque entonces facturó 19.167 millones. Reflejo de esta evolución y de las expectativas es lo que está ocurriendo con Maersk en bolsa. En lo que va de año, la danesa ha despegado más de un 22%. Actualmente, la compañía vale en el parqué cerca de 43.500 millones de euros. En cuanto a cuándo terminará esta situación disfuncional en el comercio global, no hay consenso. Como sucede con la inflación o con la evolución de las materias primas, algunos expertos consideran que es un tema puntual, que se solucionará con el tiempo; y quienes ven en esta crisis un punto de inflexión que puede, incluso, cambiar el modelo logístico. "Los márgenes podrían verse presionados si la congestión persiste hasta bien entrado el 2022", asegura Fitch. En cambio, el banco de inversión JPMorgan otea una solución al desorden de la cadena de suministro en los próximos meses. "Nos vamos a tener que acostumbrar a esta situación", augura el profesor Jaume Hugas.Puede que sea una cuestión de esperar a que escampe, pero muchas multinacionales han optado por el camino del medio y cambiar la línea logística tradicional, lanzándose a fletar sus propios barcos. Amazon, por ejemplo, ya lo hace de forma recurrente y, ahora, otras empresas como Walmart, Ikea o Home Depot, han dado el mismo paso. Coca-Cola trata de esquivar el temporal contratando barcos que hasta ahora se han dedicado al transporte de grano. Un cambio de modelo, de márgenes y de aumento de costes que tiene y tendrá derivadas. En todos los sectores. "Hemos oído de nuestros anunciantes, de diferentes industrias y geografías, que están enfrentándose a problemas en sus cadenas de suministro, por los crecientes costes; y esperamos que algunos de estos clientes opten por reducir sus inversiones en marketing y publicidad porque no quieren provocar un aumento de su demanda", reconoció este jueves Jeremi Gorman, 'chief business officer' de la matriz de la tecnológica Snapchat. Los problemas logísticos llegan a todas las industrias.
eldiario.es
Hablan los 'aliados' por la igualdad: entre el escepticismo del feminismo y la indiferencia de muchos hombres
Hombres por la igualdad. Cómplices. Hombres feministas. Aliados. Aunque el nombre pueda parecer lo menos importante, la forma en la que se llaman los hombres que se sienten interpelados por el feminismo y que tratan de aplicarlo en sus espacios y en sus vidas ya desata el debate. ¿Pueden los hombres ser feministas?, ¿se apropian así de una genealogía que no les pertenece?, si son cómplices, ¿por qué nos siguen haciendo daño?, ¿es aliado un disfraz tras el que esconder lo mismo de siempre, una apariencia que sirve para quedar bien más que para otra cosa?El encuentro 'Sevilla #21OCT21', una iniciativa colaborativa en la que participan organizaciones como Fundación Iniciativa Social, la red de Hombres por la Igualdad, MenEngage o la Fundación CEPAIM, ha reunido esta semana a varias decenas de hombres de distintos puntos de España para intentar dar respuesta a algunas de las muchas preguntas que ellos mismos tienen sobre su activismo, su posición política, su agenda y los conflictos que atraviesan su día a día. Es parte de un proceso: cientos de hombres, y también mujeres, llevan un año debatiendo online y preparando un encuentro que quería revivir el espíritu que llevó a convocar las primeras jornadas de hombres por la igualdad hace 20 años o los 15 de la primera manifestación estatal de hombres contra la violencia machista.José Ángel Lozoya es uno de los más veteranos. Con 70 años fue pionero, creó el programa de Hombres por la Igualdad en Jaén y formó parte de la asamblea que constituyó el movimiento. Fue ahí donde comenzó el debate sobre qué nombre usar públicamente. "Había otras posiciones: hombres antipatriarcales, hombres profeministas... A mí me parecía que hombres por la igualdad era un nombre en positivo y que la igualdad es una reivindicación democrática que las feministas habían puesto en la agenda pero que debería interesar a todo el mundo". Ni cómplice ni aliado le convencen; el primer término porque parece hablar de un mero "coautor necesario," el segundo, de "una especie de agregado". "Y lo de feminista, un poco de impostura, no me parece que nos tengamos que sumar a un nombre que de alguna manera parece que nos permite opinar en nombre del feminismo".Los más jóvenes tienen opiniones diversas. Jesús, de 25, también se siente cómodo con el 'hombre por la igualdad' aunque a él, explica, lo que más le ayudó a encontrar su sitio fue pensar su activismo en relación a cómo interpelar a otros hombres. "A mí sí me gusta llamarme hombre feminista, me siento más representado. Lo veo más un debate en relación a las compañeras, a lo que van a opinar, que a nosotros. A mí me sale decir, ¿vosotras qué queréis, cómo os sentirías cómodas?", piensa Fernando, de 30.Si preguntas a mujeres feministas por los 'aliados' es fácil escuchar un 'no me fío', 'no sé yo', 'miedo me dan' o hasta un 'aliado el que tengo aquí colgado'. Por algo la cuenta sobre masculinidades más seguida en Instagram la protagonizan memes entre el humor y la sátira que ironizan sobre hombres con las uñas pintadas de negro, en conflicto con sus emociones o reproduciendo los mismos comportamientos de siempre pero con una pátina de modernidad. La búsqueda de protagonismo de muchos hombres o la incapacidad de responsabilizarse de su propio activismo y, en lo personal, de sus propias acciones y emociones están detrás de muchas de estas reticencias. Ellos lo entienden. "Son siglos de opresión y de llevarse chascos. Un hombre no es lo que dice sino lo que hace", subraya David, de 30 años, que como trabajador social conoce de cerca el activismo de asociaciones feministas para las que ha trabajado. "Teniendo ellas muchas reticencias a que los hombres se inmiscuyan en temas de feminismo, viendo cómo yo quiero trabajar con niños y cuando ven lo que tú haces pues te dicen 'adelante'. Da igual como llamarse, lo importante realmente es tener claro cuál es nuestro papel. Hay muchos aspectos con los que yo también me he dado de cabeza, porque son formas de relacionarte y de ejercer el poder de los que muchas veces no te das ni cuenta. Esto es un trabajo personal diario", prosigue.Esos chascos se dan en el activismo y en la intimidad. "Igual una chica te dice 'tú qué eres feminista mira lo que has hecho, mira cómo te comportas'. Normal, nosotros partimos de otro nivel, y me parece bien que nos sigáis dando caña y que exista desconfianza", dice Fernando, que reconoce haber pensando que una chica era 'intensa' por poner encima de la mesa lo que estaba pasando. "Toca analizar lo que te están devolviendo para saber qué te corresponde y qué no", añade. José Ángel subraya que el silencio es también una estrategia de poder, "eso de que no sabemos expresarnos". Jesús admite que hay chicos que se pueden identificar como feministas pero cuyo comportamiento se aleja mucho de lo que eso debería suponer. José Ángel añade rotundo: "depredadores igualitarios hay".En este espacio creado alrededor de las jornadas, con más hombres que mujeres -cosa rara cuando hablamos de un evento que tiene como eje la igualdad o la violencia de género-, hay besos y abrazos entre amigos y conocidos. También eso resulta extraño en un mundo en el que las palmaditas en la espalda, los apretones de mano o los medio abrazos (quizá un brazo toca la espalda del otro hombre pero los cuerpos no llegan a juntarse del todo, no vaya a ser qué), son las muestras de afecto más frecuentes cuando se trata de ellos. Una todavía mayoría masculina mira con cierta indiferencia a un movimiento de hombres por la igualdad revitalizado por las nuevas generaciones, más politizadas alrededor del feminismo y de espacios mixtos que las anteriores. Hay, sin embargo, quien pasa de la distancia a la ridiculización o el ataque. Planchabragas, pagafantas, calzonazos. De fondo, una suspicacia: ¿utilizan estos hombres su activismo por la igualdad para ligar?"Se liga, al menos en mi experiencia", admite José Ángel, que habla de lo solicitados que siempre han estado los hombres igualitarios heterosexuales en un mundo donde el machismo más lacerante ha campado a sus anchas. Los más jóvenes no lo ven tan claro. "Depende del ambiente", dice Jesús. "Si te bajas de cierta posición de poder desde la que muchos hombres entran a ligar es más sano, creas una complicidad diferente", reflexiona David.A Fernando, su terapeuta le contó algo hace poco: "Me dijo que se había encontrado un patrón con los hombres igualitarios que era el contrario, que el proceso de deconstrucción del 'varón dandi 'al final tiene un efecto que es que esperamos a que las mujeres se acerquen a nosotros". Él se reconoce sin referentes para ligar que le hagan sentir cómodo, tampoco lo está con muchos amigos. "Estamos borrachos y es 'venga, vamos a hacer la ronda'. Pero también es cierto que está esta cosa entre las amigas de 'Fernando es el único chico con el que se puede hablar y que te entiende' y que quizá sí te pone como que eres guay". Entre los grupos de discusión que se organizan uno de los días del encuentro en Sevilla hay temas como los hombres y la creación de vínculos, la soledad y los afectos, los cuidados y la corresponsabilidad, la comunicación no violenta, la educación afectivo sexual y el porno, o la gestión de la incomodidad. Y en todos el reto de combinar lo personal con lo estructural, la necesidad de encontrar estrategias que vinculen lo íntimo con lo político y que sirvan para arrastrar a otros hombres y contrarrestar el rédito que la extrema derecha le está sacando a la crisis de la masculinidad.¿Qué les cuesta más a estos hombres que se repiensan a través del feminismo? "La de cosas que puedo hacer cada día para no verme a mí mismo, para no poner encima de la mesa algunas cosas", admite David, que, de momento, no consigue poner remedio o no ha puesto mucho empeño en ello. "Me pone muy incómodo pensar en lo que siento, no me atrevo a sacar afuera", comenta. "El escaqueo emocional", le contesta Erick Pescador, de 50 años, "yo soy de mirar para adentro, aunque cuesta un huevo". Para él, el caballo de batalla es la gestión de la rabia.Jesús también nombra esa autoexigencia de estar siempre haciendo algo, distraído, para no mirar hacia dentro. "Y cuando tienes parejas que ponen las tripas encima de la mesa yo no sé qué decir, cómo expresarlo, no sé cómo buscar dentro de mí", les cuenta a sus compañeros. "La vulnerabilidad", dice por su parte Fernando, "el miedo a la dependencia, esa idea de que soy autónomo y no necesito ningún tipo de vínculo".La carga mental, el cuidado emocional, menciona José Ángel: "Es más fácil ocuparte que preocuparte. Yo hago la paella pero es mi pareja la que la noche anterior me dice que si he sacado la carne del congelador. Y luego, el cuidado respecto a mi pareja y mi hijo, me empeño pero reconozco que no llego al nivel de ella".Lo que tienen claro todos es que ven necesarios espacios como estos, lugares que propicien sacar afuera lo que la masculinidad tradicional reprime, que sirvan para crear una agenda común y, por qué no, una genealogía propia que atraiga a esa mayoría aún un tanto indiferente.
eldiario.es
La nueva versión de Sánchez le acerca al pacto con el PP en asuntos de Estado pero le abre fisuras con sus socios de coalición
"El Gobierno bien, gracias. Ni se rompe, ni se resquebraja", emiten desde La Moncloa. Ni por un tuit ni porque Yolanda Díaz sienta que Nadia Calviño intente poner palos en la rueda de la reforma laboral, ni porque Unidas Podemos desafíe al presidente con una querella a Meritxell Batet por prevaricación ante el Supremo. El nuevo marco de las relaciones laborales está en marcha. Es cuestión de tiempo, de procedimiento y de coordinación. No hay declaración por un lado ni sobreactuación por otro otro que vaya a frenar un compromiso adquirido solemnemente hasta en dos ocasiones por el presidente del Gobierno –la última vez el pasado fin de semana en el Congreso Federal del PSOE– y rubricado en el acuerdo de coalición. Al menos así lo defienden desde el gabinete presidencial. Lo que sí parece que se vislumbra es la firme voluntad del lado socialista del Ejecutivo de reaccionar a la popularidad de Díaz, tomar las riendas de una reforma que será estructural e implica a varios ministerios, y cerrar filas con Calviño en el enésimo enfrentamiento con la vicepresidenta segunda. Lo demás es ruido y es cuestión de egos, justo lo que Yolanda Díaz dijo que la apartaría de su voluntad de crear un nuevo espacio para la izquierda. La política a veces es esto. En esta semana que acaba y que la democracia celebraba el décimo aniversario del fin de ETA, ha habido bulla y un acuerdo. Y es que la nueva versión de Sánchez y su decisión de circular por el carril de la centralidad –entiéndase por el credo de la socialdemocracia clásica– con un perfil más moderado y transversal tiene estas cosas: que al mismo tiempo le permite cerrar pactos con el PP en asuntos de Estado y le abre fugas de agua con su socio de Gobierno. De un lado, el acuerdo para la renovación de los órganos constitucionales. De otro, la exigencia de Unidas Podemos de convocar la comisión de seguimiento del acuerdo de coalición por lo que los morados entienden como una intromisión de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, en asuntos que exceden de su competencia como la reforma laboral. Todo, claro, aderezado con una nueva entrega del "psicodrama mediático" representado por los del partido de Ione Belarra para presionar a sus socios en medio de una negociación. Y otro episodio más, no se olviden, de la guerra abierta entre vicepresidentas. La guinda: una querella de Unidas Podemos por prevaricación contra la presidenta del Congreso por cumplir una sentencia del Supremo, contraria al criterio de los letrados de la Cámara Baja, que según insistió el alto tribunal en las comunicaciones al Congreso exigía la retirada del acta de diputado a Alberto Rodríguez, condenado por dar una patada a un policía hace siete años.Por partes. Gobierno y PP han cerrado en una tarde lo que fueron incapaces de desbloquear en dos años. Esto es la renovación del Defensor del Pueblo, el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y la Agencia de Protección de Datos. En este marco, el PSOE se ha mantenido en la misma línea desde que caducó el mandato de los órganos constitucionales, que no era otra más que la de la renovación de acuerdo a la que mandata la Carta Magna. Quien se ha movido es el PP, que ha encadenado excusas para no negociar desde que caducaron los mandatos actuales. Unos dicen que por presiones del mundo judicial y otros que porque dos años más de bloqueo hasta las siguientes elecciones era insostenible para un Casado que pretende ser alternativa de Gobierno y se presenta mañana, tarde y noche como garante máximo de la Constitución. Sea como fuera, ambos podrán exhibir ahora capacidad de entendimiento en asuntos de Estado tras una negociación que se mantiene abierta para  renovar también el Consejo General del Poder Judicial y que, pese a lecturas precipitadas, acabará en diferido con un balance claramente favorable para el sector progresista. Y es que aunque el sector conservador mantiene hoy la mayoría en el Constitucional, todo indica que la perderá el próximo junio cuando el Consejo General del Poder Judicial tenga que nombrar a otros dos magistrados (uno conservador y otro progresista) y al Gobierno le corresponda la designación de otros dos (progresistas). El PSOE ha aceptado, sí, la entrada de Concepción Espejel, con una clara afinidad política al PP por la que tuvo que inhibirse de juzgar el caso Gürtel, pero la izquierda da por hecho que tendrá que abstenerse o ser recusada en todo aquello que plantee el partido al que debe todos sus nombramientos en el ámbito judicial. El acuerdo entre Gobierno y PP no fue, además, motivo de discusión en ningún momento entre el PSOE y Unidas Podemos. De hecho, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, mantuvo informado a su socio de coalición de los avances y los nombres propuestos durante el transcurso de la negociación que mantuvo con el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Incluso trasladó a los morados la lista con todos los nombres propuestos antes de que ésta recibiera el aval definitivo de los negociadores y llegara la los medios de comunicación.Lo que no esperaba La Moncloa es que apenas unas horas después de cerrar el acuerdo, su socio le informara a través de Twitter de que exigía la convocatoria urgente de la comisión de seguimiento del pacto de gobierno a través de un tuit de la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra. Según relato de la formación morada, la tarde anterior Yolanda Díaz informó a Belarra y al resto de ministros Podemos de un mail que había recibido de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, haciéndole saber que en adelante tomaba ella las riendas de la negociación sobre la reforma laboral, un compromiso del acuerdo de Gobierno del que la vicepresidenta segunda ha hecho bandera. Y, como la también ministra de Trabajo, sospecha que en el PSOE "pretenden convertirla en una nueva versión de Iglesias y provocar en ella una airada reacción en cada disenso", la formación pactó que el tuit saliera de la cuenta de Belarra en busca de una nueva entrega de lo que en el partido se conoce como "un psicodrama mediático" y no es otra cosa que presionar a su socio a través de los medios de comunicación.Adriana Lastra y Belarra ya buscan fecha para la reunión que no será inminente, según fuentes gubernamentales. Pero el presidente salió desde Bruselas a respaldar a Calviño y dejar claro que la reforma laboral afecta a cinco ministerios, no sólo al de Díaz y que, por tanto, se negociará con todos ellos bajo la coordinación de la máxima responsable del área Económica del Gobierno. Sánchez pretende con un solo movimiento frenar el ímpetu de Díaz que trata de crear un nuevo espacio político en la izquierda para que "no se atribuya cuando llegue el momento un éxito que será de todo el Gobierno". Pero también busca enviar un mensaje por un lado a Bruselas y por otro a la CEOE de que con Calviño al frente el nuevo marco laboral no se saldrá de la ortodoxia comunitaria ni generará inseguridad jurídica."No hay motivo para la alarma ni justificación para la reacción de Podemos", dicen en La Moncloa. Primero porque cuando acabe el año, estará cumplido el 40% del programa de la coalición. Segundo, porque todos los asuntos importantes que han suscitado fricciones entre los socios acaban saliendo, como es el caso de la Ley de Vivienda, la de Educación, el SMI o los Presupuestos. Y, tercero, porque la ministra de Trabajo, añaden desde La Moncloa, "no puede pretender pasearse sola por toda España haciendo campaña con la carpeta de la reforma laboral".“Calviño es la vicepresidenta primera del Gobierno. ¡Sólo faltaría que no pudiera coordinar una materia que es nuclear para este Gobierno y para su agenda progresista”, advierte un interlocutor socialista. "Lo que han hecho los socios no es más que fuegos de artificio porque ni está en duda la reforma laboral ni hay riesgo de ruptura en el Ejecutivo", añade otro miembro del Ejecutivo que niega que en la parte socialista haya resistencia alguna para derogar el marco de relaciones laborales aprobado por el anterior Gobierno de derechas. "Vamos a derogar la reforma laboral, a pesar de todas aquellas personas que, estén donde estén, jamás han querido alterar el modelo de precariedad que impuso la derecha en nuestro país", sentenció Díaz en la clausura del congreso de CC.OO, una alusión velada a Calviño.El PSOE entiende que no debe despistarse, que está en un buen momento, tras el año y medio de pandemia y que el presidente tiene bien definido un relato socialdemócrata sobre la salida de la crisis con la puesta en marcha de una agenda progresista y claramente social. Y añade que las diferencias esgrimidas por su socios sobre la reforma laboral no son de fondo ni estructurales, sino de plazos, procedimientos y coordinación. Y, sobre todo, de quién se atribuye la paternidad de la medida. "La derogación prometida en el programa de gobierno es de envergadura. Una reforma que tendrá muchas caras y en la que tendrán mucho que decir, además del área Económica, la de Inclusión, Hacienda, Agenda 2030 o Educación porque engloba diversas disciplinas y porque diseñará el marco de relaciones laborales de las próximas décadas", aseguran desde el Gobierno para poner en valor la decisión de no dejar en manos de Díaz una negociación sobre la que el PSOE pretende recuperar el diálogo social con los empresarios. Más allá de todo ello, lo que subyace es que la luna de miel de los socialistas con Díaz, tras la salida de Pablo Iglesias del Gobierno, ha acabado. Y por si fuera poca la tensión vivida entre socios de gobierno, Unidas Podemos añadió más leña al fuego al anunciar la presentación de una querella por prevaricación contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por retirar el acta de diputado a Alberto Rodríguez, en contra del criterio de los letrados de la Cámara pero en cumplimiento a una sentencia del Supremo. La decisión , que cayó como un jarro de agua fría en La Moncloa, se tomó en los órganos de dirección del partido morado y, al parecer, sin que tuviera conocimiento de ello Yolanda Díaz y tampoco otros dirigentes del grupo confederal. Algo que a efectos de la reacción que provocó en el PSOE resultó irrelevante. "Las sentencias se recurren, pero no se incumplen", advirtió el secretario de Organización, Santos Cerdán, en apoyo a la decisión de Batet y en contra de la decisión sus socios.Quod natura non dat, Salmantica non præstat -lo que la Naturaleza no da, Salamanca no lo otorga- fue el proverbio latino con el que en el PSOE explicaban el comportamiento de sus socios, antes de tratar de enfriar lo ocurrido y reconducir la situación durante el fin de semana. En todo caso, el anuncio de la querella no provocó malestar y estupefacción sólo entre los socialistas, sino también en el grupo confederal, donde no todos estaban al tanto de la decisión que Unidas Podemos presentó como colectiva y, después, trató de atribuir, como hizo el ministro de Consumo, Alberto Garzón, a una acción legal particular del diputado cesante Alberto Rodríguez en un claro movimiento de rectificación con el que calmar las aguas revueltas de la coalición. Rodríguez acabó anunciando a su llegada a Canarias que abandona la militancia y tratará de demostrar su inocencia en los tribunales. Lo que asoma tras todo ello es de un lado que Sánchez, y no Calviño, es quien otorga y retira atribuciones en el seno del Gobierno y de ahí que vaya a ser ahora la vicepresidenta primera y no la segunda la que coordine la negociación de la reforma laboral. De otro, que el PSOE quiere rebajar el protagonismo de la impulsora de la creación de un nuevo espacio político en la izquierda. Y por último, apuntan fuentes moradas, que alguien en Unidas Podemos anda rumiando la posibilidad de provocar una ruptura de la coalición que provoque un anticipo electoral en 2022, ahora que Yolanda Díaz está primera en las encuestas como líder más valorada y el entusiasmo de Sánchez con la socialdemocracia clásica sirva de excusa a los herederos del 15-M para subrayar una nueva metamorfosis del presidente que le aleja de la hoja de ruta progresista. Atentos que vienen de nuevo curvas en el espacio de la izquierda.
eldiario.es
La Audiencia Nacional frena los impulsos de García Castellón contra Podemos
El giro en el caso Dina que impulsó el juez Manuel García Castellón al regreso del confinamiento, orillando al comisario Villarejo y dirigiendo la investigación hacia el entonces vicepresidente Pablo Iglesias, acaba de sufrir un nuevo revés procedente de una instancia superior al magistrado. De nuevo, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, como ya hiciera hace diez meses sin éxito el Tribunal Supremo, conmina al instructor a tomar declaración a Dina Bousselham, la ex colaboradora de Iglesias que lleva más de un año queriendo explicar en sede judicial que no se siente perjudicada por la actuación de su antiguo jefe. Los delitos que el juez detecta en Iglesias requieren de un perjudicado. Y sin perjudicado, no hay caso contra el antiguo líder de Podemos. El auto de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, encargada de revisar las decisiones de García Castellón en el caso Villarejo, ha asumido este viernes en su integridad las peticiones de la Fiscalía Anticorrupción, revocando al fin la instrucción que el juez decretó hace un año. Un cierre de la instrucción que no es en términos absolutos porque la investigación puede seguir viva. Y así ha sido, pero siempre en dirección a Pablo Iglesias, pese a que el Tribunal Supremo decretó en enero que no hay indicios para imputar al político, tal y como le había solicitado García Castellón.En este sentido, hace apenas un mes, el juez requirió a Samsung información que permita determinar si la tarjeta del móvil de Bousselham fue dañada en el proceso de extracción de datos, durante una reparación, o a propósito por quien la retuvo durante meses, esto es, Pablo Iglesias. Una nueva diligencia que se revelaría inútil si antes hubiera llamado a declarar a Bousselham. Está por ver si esta vez la instancia superior a García Castellón consigue que el magistrado acate sus órdenes, que devolverían a 'Dina' la naturaleza de una pieza más de la causa contra el comisario Villarejo y no el ‘caso Pablo Iglesias’ que impulsó el juez. En este sentido, los magistrados de la Sección Tercera obligan igualmente a García Castellón a que llame a declarar como testigo al que era director adjunto operativo de la Policía en el momento de los hechos, y por tanto, jefe directo de Villarejo.Los magistrados exponen que queda por aclarar la afirmación de los dos periodistas imputados según la cual la entrega de la tarjeta a Villarejo, que habría llegado previamente de forma anónima a Interviú, fue a requerimiento del comisario, quien alegó una investigación policial en marcha.Pino, que podrá declarar acompañado de su abogado al estar imputado en la pieza Kitchen, tendrá oportunidad de corroborar si había ordenado a Villarejo conseguir esa información o no. Cabe recordar que nunca existió una causa judicial a la que se incorporara el material robado a Bousselham sino que, como ocurrió con otras tantas maniobras policiales contra el soberanismo catalán o el propio Podemos, la información de Villarejo y otros miembros de la brigada política fue utilizada para su publicación en medios que ésta consideraba afines a sus intereses. Antes de que García Castellón diese un giro a su instrucción de 180 grados, el propio magistrado había detectado una posible actuación del Ministerio del Interior del PP en el robo del móvil de la colaboradora de Iglesias y en la publicación de la información que contenía sobre Podemos en Okdiario, El Confidencial y El Mundo, según trasladaron en un atestado los agentes de la Unidad de Asuntos Internos. El propio García Castellón expuso sus sospechas de la ‘guerra sucia’ contra Podemos a Pablo Iglesias cuando éste declaró ante él. A partir del giro en plena pandemia, las diligencias del juez, de espaldas a la Fiscalía, y superponiéndose a otras pendientes de piezas como Kitchen o el BBVA, iban dirigidas a obtener indicios de un delito de daños informáticos, de revelación de secretos y de acusación y denuncia falsa contra Iglesias. Anticorrupción, en su recurso de octubre de 2020, volvía a recordar al juez que copias de la tarjeta de Dina Bousselham fueron halladas en el registro de la casa de Villarejo y que lo más plausible es que, de forma directa, o a través de intermediarios, hubiera sido el comisario quien hubiera hecho llegar esa información a los medios de comunicación. García Castellón decidió ignorar la línea de investigación que conducía a Villarejo basándose en los cambios de versión de la propia Bousselham, quien llegó a reconocer que había pantallazos de los que se habían publicado que ella había reenviado a terceras personas. Ahora, la Sala de lo Penal, de acuerdo con el escrito de la Fiscalía, recuerda al juez que también se publicó información del móvil de la colaboradora de Iglesias que ella no reenvió a nadie, y por eso le pide que ahonde en esa circunstancia sin aclarar. El Tribunal Supremo llegó a acusar al juez, en el auto en el que rechazaba imputar a Iglesias, de "abandonar diversas líneas de investigación, para abogar como realidad acaecida una concreta alternativa sin mayor plausibilidad”. Llovía sobre mojado: la decisión de García Castellón de llevar a Iglesias al Supremo se producía después de que la Sala de lo Penal le obligara a devolver la condición de perjudicado a Pablo Iglesias. El auto de reconducción para García Castellón llega 24 horas después de que la Sala de lo Penal frenara otro impulso del juez contra Podemos. En este confluyen varios elementos que retrotraen a la primera legislatura de Mariano Rajoy, cuatro años de actividad frenética de un grupo de mandos policiales contra el soberanismo catalán, primero, y contra Podemos después. En la ecuación aparece Venezuela, la supuesta financiación irregular del partido, la brigada política y un dosier con el que aquel entramado policial, cuya primera línea está hoy procesada en el caso Kitchen, quiso tumbar al partido liderado entonces por Pablo Iglesias, y al que denominaron informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima).El detonante fue la detención el pasado 10 de septiembre en Madrid de Hugo ‘El Pollo’ Carvajal, antiguo jefe de la Inteligencia militar de Chávez y huido de la justicia en España desde noviembre de 2019, cuando iba a ser extraditado a Estados Unidos. Carvajal, reclamado por narcotráfico a gran escala, declaró ante García Castellón que tenía información sobre la financiación irregular de Podemos procedente de Venezuela. García Castellón buscó en su juzgado y encontró una causa de 2016, sobreseída provisionalmente, donde poder adjuntar las acusaciones del ‘Pollo’ Carvajal. Se trata de una denuncia presentada ante un juzgado de Zaragoza por una desconocida hasta entonces Unión Cívica que se limitaba a reproducir informaciones sobre el informe PISA y que acabó en la Audiencia Nacional. El juzgado de García Castellón, cuando éste aún estaba de juez de enlace de Italia, archivó de plano la denuncia con un duro informe de la Fiscalía sobre el dossier parapolicial. Argumentaba, entre otras cosas, que su contenido ya había sido despreciado por el Tribunal Supremo, después de que Manos Limpias lo incorporara a una querella contra Iglesias e Íñigo Errejón. En el marco de esa reapertura, García Castellón citó a declarar de nuevo al Pollo Carvajal el 27 de octubre, pero la Sala de lo Penal ha resuelto que el militar ha tenido dos años para colaborar con la justicia española, que en ningún momento lo ha hecho y que su denuncia contra Podemos no puede pretender otra cosa que retrasar su entrega a Estados Unidos. La entrega estaba prevista para este sábado y si se ha retrasado es por un error de forma en un auto de la propia Sala de lo Penal que ésta reconoce a instancias de la defensa del militar venezolano. 
eldiario.es
Mossos i policies locals reclamen respecte per la seva feina en una marxa a Barcelona
ccma.cat/324/
Messi y Ramos, los dueños del Clásico... y ambos en el PSG, por primera vez fuera del gran duelo
Barcelona y Real Madrid se enfrentan este domingo en uno de los Clásicos más esperados. Por la situación de ambos equipos, con el Barça intentando librarse en el terreno de juego de la crisis institucional y con el Madrid tratando de deshacerse de los altibajos, los focos estarán más que nunca encima. Pero no será esa la única razón.Amén de lo evidente de que se trata de un partido que paraliza a medio mundo, este Clásico estará marcado por unas ausencias que ninguno de ambos equipos ha sido aún capaz de olvidar: Sergio Ramos y Leo Messi.Los otrora capitanes de Real Madrid y FC Barcelona conviven ahora, lesión del sevillano mediante, en el PSG, protagonistas ambos de dos de las salidas más sonadas de los últimos años.Messi y Ramos son, además, los dos jugadores con más experiencia en el Clásico, con 45 de estos partidos especiales a sus espaldas.El 19 de noviembre de 2005 ambos disputaban su primer enfrentamiento entre eternos rivales, hace ahora 16 años, cuando aún no eran las grandes leyendas que terminaron siendo en sus casas.El fin de una era o el inicio de otra, con todas las miradas puestas en Vinícius y Ansu Fati, cabezas visibles de un cambio generacional al que los que fueran máximos estandartes estarán siguiendo desde un rincón de la misma ciudad, París, compartiendo nostalgias.
20minutos.es
Los grandes derrames de lava dejan impactantes imágenes en La Palma
El volcán de La Palma ha sufrido este sábado un nuevo derrumbe parcial en su cono principal y ha seguido generando grandes derrames de lava que alimentan las coladas en su descenso valle abajo, donde sigue preocupando la suerte que correrá el barrio de La Laguna.En las imágenes, compartidas por el Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan) se ve como un río de lava más fluida desborda y desciende por la ladera procedente de un cono secundario. Los vídeos tienen más de 60.000 reproducciones en Twitter.Vídeo que muestra un desbordamiento de lava en la boca de emisión inferior a las 14.15 (hora canaria) desde Tacande / Video that shows an overflow of lava in the lower emission vent at 2:15 p.m. (Canarian time) from Tacande #lapalma@lanzadorapic.twitter.com/t49uHpHZsb— INVOLCAN (@involcan) October 23, 2021Todo ello en el día en el que la isla ha registrado el mayor terremoto de cuantos se han producido desde que comenzó esta crisis volcánica, un sismo de magnitud 4,9 e intensidad IV (sobre un máximo de XII), que ha sido ampliamente sentido en toda La Palma.Se trata de un movimiento que de nuevo tiene epicentro en el municipio de Mazo, con foco a mucha profundidad (38 kilómetros), dentro de una dinámica que en las últimas semanas los científicos han venido asociando a un proceso de recarga del sistema volcánico prácticamente en el mismo lugar donde la isla empezó a temblar este verano, antes de que la erupción estallara más al norte, en la zona de Cumbre Vieja conocida como Cabeza de Vaca, en El Paso.De hecho, ese es uno de los múltiples indicadores que maneja el comité científico del Plan Especial de Protección Civil ante Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) para descartar que por ahora se pueda hablar de que la erupción empieza a decaer.Más imágenes del desbordamiento de lava / More footage of the lava overflow #lapalmaeruption#erupcionlapalma#lapama@lanzadorapic.twitter.com/J1S2hLJN1z— INVOLCAN (@involcan) October 23, 2021El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, se ha encargado de resumirlo con estas palabras: “El final de la erupción no está presto, nos quedan semanas por delante de emergencia”.. TAMBIÉN TE PUEDE INTERESARUn experto lanza un pésimo augurio sobre la erupción del volcán en La PalmaUn vídeo muestra el fondo marino cubierto de ceniza en La PalmaSánchez anuncia modificaciones en el fondo de contingencias para agilizar las ayudas a La Palma
huffingtonpost.es
Juan Lobato, elegido por la militancia secretario general del PSOE de Madrid
El diputado regional y exalcalde de Soto del Real ha contado con importantes apoyos como el de la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, y alcaldes de la región como los de Móstoles, Parla o Alcalá de Henares.
publico.es
La ministra Rodríguez dice que el proyecto de Presupuestos Generales son "de la gente" y "consolidan la recuperación"
La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez, ha destacado que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado presentado por el Gobierno de España son "los de todos vosotros, los de la gente" y ha afirmado que son unas cuentas que "consolidan la recuperación" gracias a los fondos europeos.
europapress.es
Dos acertantes ganan 305.000 euros en la Bonoloto
El sorteo de la Bonoloto de este sábado 23 de octubre de 2021 ha dejado dos acertantes de primera categoría (seis aciertos), que se llevan cada uno un premio de 305.723,53 euros.Los dos boletos fueron sellados en la administración de loterías 343 de Madrid, situada en la calle Duquesa de Parcent, 2 y en el despacho receptor nº 81.685 de Alfafar (Valencia), situado en la Avenida Gómez Ferrer, 51.De segunda categoría (5 aciertos + complementario) existe un boleto acertante que ha sido validado en la administración de loterías nº 5 de Elche (Alicante), situada en la calle Diagonal, 13. La combinación ganadora fue la formada por los números 2, 4, 10, 21, 24 y 31. Complementario el 37 y reintegro el 3. El sorteo de la Bonoloto se celebra de lunes a sábados y está regulado por Loterías y Apuestas del Estado. Las apuestas tienen un precio de 0,50 euros, lo que le convierte en el sorteo más económico de los organizados por LAE.Para jugar es necesario realizar como mínimo dos apuestas. En la modalidad simple, el jugador podrá escoger entre 1 y 8 apuestas por boleto, de las que deberá escoger 6 números en cada apuesta. En la modalidad múltiple se puede llegar hasta los 11 números por apuesta.
20minutos.es
Tu horóscopo diario: domingo 24 de octubre de 2021
Esta es la predicción del horóscopo por signo del zodiaco para el domingo 24 de octubre de 2021. Consulta tu signo en 20minutos.es.AriesNo te conviene para nada esa dependencia que estás estableciendo con una persona que ahora está muy cerca, pero que va más a lo suyo de lo que crees. No te conviene dejarte llevar tanto por ella ni caer en una excesiva ingenuidad con sus palabras.TauroTu talante estará de buen grado, así que no dejes que nadie lo enturbie por unas palabras que no son demasiado agradables o en las que vislumbras a alguien mucho más oscuro de lo que creías. Ese es su problema, no el tuyo.GéminisSabrás noticias, por las redes sociales o por el wasap, de una persona que no es alguien con quien tengas demasiado contacto, pero que no te importa de vez en cuando charlar con ella y además en este caso puede traerte algún contacto interesante en lo profesional.CáncerSi crees que están contemplando una situación injusta y crees que no puedes hacer nada, no es del todo cierto. Quizá debas dejar los miedos atrás y dar un paso para intentar solucionar eso. Habla con alguien de confianza que te ayudará a evaluar la circunstancia.LeoAprovecha la jornada para invertir tiempo en tus relaciones más personales y procurar que ciertas tensiones con la pareja o con el entorno van disminuyendo. La comunicación será fundamental y si te lo propones con habilidad, verás cómo funciona.VirgoSe renueva tu optimismo hoy y ves todo desde otro punto de vista, sobre todo a raíz de una información que te dará alguien muy cercano y en quien confías mucho. Esto estará especialmente bien aspectado en los temas de salud. Todo mejora en eso.LibraQuizá lo esperabas antes, pero al final, vas a tener hoy ese momento de calma y tranquilidad que buscabas con tu pareja y que tanta falta te hacía para recomenzar de nuevo. Una conversación puede ser un bálsamo que cure heridas y renueve la relación.EscorpioNo rechaces ese momento que tu organismo te pide para darte un respiro, quizá les está pidiendo demasiado últimamente y te puede dar un pequeño aviso. Algo de ejercicio no le vendrá mal, pero siempre que no suponga un exceso ya que hay riesgos en ese sentido.SagitarioSerá una jornada ajetreada en lo familiar ya que van a reclamar tu presencia o te tendrás que encargar de un tema relativo a una casa o una propiedad de algún tipo. Intenta que todo fluya con tranquilidad y no dejes que nadie te agobie.CapricornioAcudes a algún acto conjunto o una reunión de algún tipo en la que te encontrarás con alguien a quien tienes mucho afecto. Quizá surja algo más de lo que esperas, pero desde luego tendrás que mover ficha tu si quieres que avance el contacto.AcuarioHoy todo transcurre con mucha paz y no te hará falta casi nada exterior para sentirte bien. Eso te llevará a disfrutar mucho de los pequeños placeres y de la familia o de los amigos y amigas más cercanos que te darán alegrías sencillas pero reconfortantes.PiscisTe empeñas hoy en ser protagonista de un evento o de algo relacionado con la creatividad y vas a saber hacerlo y además a disfrutarlo. Nada se te va a escapar, porque tu intuición estará muy afinada y darás con la clave del éxito, que además será remunerado.
20minutos.es
Foro Libertad y Alternativa se querella contra Belarra por "calumnias" al Tribunal Supremo
Foro Libertad y Alternativa (L&A) se ha querellado contra la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, tras su mensaje en redes sociales donde cuestionaba la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo contra el diputado Alberto Rodríguez y la posterior retirada del escaño por decisión de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.
europapress.es
Cubillas termina con el San Fernando
El delantero, con un golazo, y Salva Ruiz certificaron una trabajada victoria del Castellón, que ya acumula cinco partidos consecutivos puntuando Leer
elmundo.es
Juan Lobato nuevo secretario general del PSOE Madrid
Concluidas las votaciones de las primarias del PSOE de Madrid el candidato Juan Lobato se ha impuesto a Javier Ayala. Juan Lobato ha conseguido 4.805 votos sobre un total de 7864 emitidos. Por su parte Javier Ayala ha conseguido 2961. El...
publico.es
150 días de guerra entre el Gobierno y las eléctricas: plantes, amenazas y miles de millones en juego
Sigue el pulso entre Gobierno y grandes eléctricas, en especial Iberdrola, por los recortes del Ejecutivo a su retribución, en paralelo a la histórica escalada del mercado mayorista de electricidad por la estratosférica subida del gas. Este lunes se cumplen 150 días desde que el 28 de mayo se abrieron las hostilidades al trascender la intención del Ejecutivo de recortar los denominados beneficios caídos del cielo que reciben las empresas por la subida de la cotización del CO2. Lo que empezó como un enfrentamiento más o menos soterrado ha acabado en guerra abierta, a medida que la espiral de subidas en el famoso pool crecía imparable, y con la primera eléctrica del país, Iberdrola, y su primer ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán, como cabeza visible de un desencuentro que ha ido creciendo. En estos casi cinco meses, las grandes del sector han amenazado con un cierre anticipado de las nucleares; se les ha acusado de vaciar embalses para maximizar sus beneficios; han anunciado la paralización de inversiones; se han borrado de la última subasta de renovables o han utilizado las subidas de precios a la industria como moneda de cambio para intentar neutralizar los recortes.El último episodio se vivió el jueves. "Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras" y "habrá muchas personas que considerarán extremista al señor Galán", decía del presidente de Iberdrola Teresa Ribera en una entrevista en El Periódico de España en la que afirmaba que toca "reclamar a las eléctricas el compromiso social que tanto aparece en sus memorias y en su publicidad".Horas después, la multinacional vasca contraatacaba. En un inusual comunicado, instaba al Gobierno a retirar el Real Decreto-Ley que aprobó hace un mes, ya avalado por el Congreso, para atajar la sobrerretribución que, según el Ejecutivo, reciben las empresas por el efecto de la subida del gas en el mercado mayorista. Iberdrola exige no ya matizar el decreto, como ha prometido Ribera, sino la "retirada" de esa norma que, asegura, contiene "tributos lesivos" y obliga a las compañías a devolver 1.000 millones de euros al mes. Tras los anuncios de paradas de cerca de una decena de fábricas por los altos precios de la energía, la eléctrica vasca ofrece a cambio de que se retire el decreto "no variar los precios eléctricos a la industria para no afectar a la competitividad española". "Todo el mundo se puede equivocar por falta de información y rectificar es de sabios", asegura. El supuesto error del Gobierno al que hace alusión la compañía sería ese drástico recorte de ingresos a hidroeléctrica, nuclear y algunas renovables (las más antiguas) a través de un mecanismo de minoración temporal que estará vigente hasta marzo y que Ribera ha ofrecido matizar si las eléctricas garantizan "precios razonables" a la industria a través de contratos a largo plazo que se salvarían de esa detracción de ingresos.El decreto persigue cumplir la promesa de Pedro Sánchez de cerrar 2021 con precios de la luz similares a los de 2018, que el propio presidente del Gobierno reiteraba este viernes que se va a cumplir, reduciendo un 96% la parte regulada del recibo que fija el Ejecutivo, los cargos (con mayor peso en los pequeños consumidores), con un recorte que Transición Ecológica cifró en septiembre en 2.600 millones. Pero la propia Ribera ha reconocido que la escalada de la cotización del gas ha pulverizado sus previsiones.Así, si a mediados de septiembre la referencia del mercado ibérico Mibgas rondaba los 63 euros por megavatio hora (MWh), en octubre ha llegado a superar ampliamente los 100 euros. El recorte a las generadoras de electricidad superaría así los 5.000 millones, según las empresas, que temen además que la medida vaya más allá de marzo. Pasado el invierno se espera que la cotización del internacional del gas se relaje. Pero los futuros de la electricidad apuntan a precios muy elevados hasta, como pronto, 2023.Las eléctricas clamaban hace un año contra el destrozo que, aseguraban, estaba provocando para las nucleares el desplome que sufrió el mercado mayorista en 2020 por efecto de la pandemia. Y ahora que el pool está en niveles nunca vistos, aseguran que tienen vendida a plazo el 100% de su producción de base (nuclear y renovable) de 2021 y un porcentaje superior al 75% de la de 2022 desde hace meses, a precios muy inferiores a los actuales, que hace seis meses nadie preveía. Ribera, que ha incidido en la falta de transparencia de esos contratos y en el escaso peso de los acuerdos de suministro a largo plazo en la industria, estudia vías para excluir del mecanismo de minoración a las generadoras con acuerdos bilaterales a precios que necesariamente serán muy inferiores a los más de 200 euros/MWh de lo que, de media, llevamos de octubre. La ministra se abrió a matizar el decreto tras las advertencias del PNV, socio preferente del Gobierno históricamente vinculado a Iberdrola, después de una ronda de contactos previa a su aprobación y en vista de las "manifiestamente incongruentes" propuestas de Bruselas ante la crisis energética. Los líderes de la UE han aplazado las posibles soluciones, como pronto, hasta diciembre, con España liderando la presión para reformular el sistema marginalista de formación de precios, por el que la última central que casa oferta y demanda marca lo que cobra el resto. Las eléctricas europeas han presionado por carta a varios gobiernos europeos para que los recortes aplicados en España no se extiendan a otros países.El penúltimo episodio del conflicto ha sido la decisión de Iberdrola y Endesa de no acudir a la subasta de renovables del pasado martes, tras confiar Ribera en que fuera "una buena señal" para la economía española "en complejo contexto".Tras el plante de las dos grandes y "en las circunstancias más complicadas que hemos vivido en los últimos años", según la ministra, por primera vez en una convocatoria de este tipo no se cubrió todo el cupo subastado. Se adjudicó el 95% de la potencia prevista, 3.123 megavatios (MW), a un precio de 30,56 euros/MWh. A años luz de la cotización actual y futura del pool, pero más de un 20% por encima de la anterior subasta de enero. Un peaje "razonable", según Ribera, teniendo en cuenta la actual inflación en la industria de bienes de equipo y las materias primas.En el sector fotovoltaico no ha sorprendido la ausencia de Iberdrola y Endesa. Al otorgar visibilidad de ingresos a largo plazo, estas subastas son especialmente interesantes para operadores que necesitan respaldo financiero a sus proyectos y pueden carecer del músculo de las grandes, que además pueden cerrar contratos a largo plazo a precios superiores. El vacío de Iberdrola y Endesa lo han cubierto operadores como Capital Energy (que ya arrasó en la subasta de enero) y la aragonesa Forestalia, que en convocatorias anteriores fue una de las grandes ganadoras, aunque luego vendió buena parte de su cartera de proyectos. La filial de Enel ya ha señalado en el pasado que no comulga con estas convocatorias pues entiende que no son necesarias. Iberdrola, que ya en septiembre anunció la paralización de inversiones en España, sí ha dejado claro que no ha acudido por la inseguridad jurídica que, afirma, existe por culpa del [en palabras de Galán] "terrorífico intervencionismo" del Gobierno. El día en que se descolgó de la subasta, Iberdrola anunció una inversión de 7.200 millones en eólica marina en Reino Unido y distribuyó una foto de Galán con Boris Johnson, aunque dos días después, su filial Scottish Power cargaba contra los topes de precios que tienen allí las comercializadoras, que aseguraba, van a provocar una "masacre" en el sector si las autoridades británicas no actúan. Mientras se aclara el futuro del polémico decreto-ley, otro frente de esta partida se juega en el Congreso, que tiene sobre la mesa el citado proyecto de ley para minorar el exceso de beneficios por el CO2, aún en fase de enmiendas. El texto busca recortar, en este caso de forma permanente, los ingresos extra a las centrales previas a 2003 (básicamente, hidroeléctricas y nucleares), que se benefician de la subida de los derechos de emisión de carbono, que no soportan, y cuya cotización este año ha llegado a superar los 60 euros por tonelada, el triple que la media de los últimos años.El proyecto de ley fue aprobado a principios de agosto, en vísperas de la polémica por el "escandaloso" desembalse de presas hidroeléctricas gestionadas por Iberdrola, y mientras llovían noticias sobre cómo esta tecnología marcaba las ofertas más caras en el mercado mayorista. Tras abrir la puerta a que una empresa pública gestione las concesiones caducadas, el Gobierno abrió varios expedientes informativos e invitó a las empresas afectadas por el recorte del CO2 a devolver a la Administración las concesiones hidroeléctricas afectadas si entienden que no van a ser rentables.Las eléctricas calificaron en junio de "confiscatoria" la propuesta de minorar los beneficios por el CO2. Entonces ya plantearon adelantar el cierre escalonado de las nucleares pactado a partir de 2027, amenaza que repitieron en septiembre, al asegurar que ese proyecto de ley y el decreto del Gobierno abocaban a un cierre "desordenado" de las plantas. Hasta hace unos días, planeaban una parada simultánea de hasta tres reactores en noviembre, cuando muy probablemente se cierre uno de los dos gasoductos que abastecen de gas a España desde Argelia, lo que añadirá aún más presión al precio de la luz.Es casi una tradición que con cada reforma eléctrica de calado, el sector califique las medidas de "expropiación". Esa palabra ya la sacó a colación el primer ejecutivo de Endesa tras la llegada de Podemos al Gobierno para tranquilizar a los inversores: "No nos van a expropiar", dijo entonces José Bogas. Y en 2012, ante la reforma que entonces aprobó el PP de Rajoy, el entonces presidente de la patronal Unesa, Eduardo Montes, ya la utilizó para abroncar en plena vía pública y tras un acto en Madrid al entonces director de Política Energética del Ministerio de Industria, Jaime Suárez. Ahora, han vuelto a aludir a la expropiación directivos de las eléctricas y en público, y el propio Pablo Casado nada más aprobarse el Real Decreto-Ley de septiembre. Con Unesa reconvertida en Aelec, el papel más duro contra el Gobierno lo ha asumido un Galán, que es el responsable de contratar en plena bronca con el Ejecutivo al exconcejal socialista Antonio Miguel Carmona como vicepresidente de su filial española. El salmantino, gran aficionado a la caza, no se ha arredrado tras su imputación en el caso Villarejo poco después de cumplir 20 años como ejecutivo de Iberdrola, y dispara a matar. Las espadas siguen en alto mientras en Bruselas se retrasan las medidas para hacer frente a la mayor crisis energética en medio siglo.
eldiario.es
Multitudinaria marcha en San Sebastián a favor de los presos de ETA
En ella han participado políticos independentistas catalanes, del PNV y Unidas Podemos