Herramientas
Change country:
Automovilismo
Automovilismo
Estruendoso debut de George Russell con el Mercedes
El inglés George Russell, que sustituye en Mercedes a su compatriota el ya séptuple campeón del mundo de Fórmula 1 Lewis Hamilton (positivo en covid-19), marcó el mejor tiempo este viernes en el primer entrenamiento libre para el Gran Premio de Sakhir, el penúltimo del certamen y de nuevo en Bahréin, donde ya se corrió el pasado domingo. En su mejor vuelta, Russell, desde 2019 piloto de Williams, cubrió los 3.543 metros de la reducida pista -se rueda en el anillo exterior, casi dos kilómetros más corto que el que alberga el Gran Premio de Bahréin- en 54 segundos y 546 milésimas, 176 menos que el holandés Max Verstappen (Red Bull). El inglés mejoró tres décimas el tiempo del otro Mercedes, el del finlandés Valtteri Bottas, cuarto en una sesión en la que todos marcaron su mejor vuelta con neumático blando y en la que el tailandés Alexander Albon (Red Bull) acabó tercero, a 265 milésimas. Carlos Sainz, que apura sus últimos grandes premios en McLaren, terminó esta primera sesión en decimotercera posición, a 1.2 segundos del mejor tiempo de Russell.
abc.es
Así vivió Grosjean su lucha de 28 segundos contra el fuego: «Pensé en Niki Lauda»
El piloto de Fórmula 1 Romain Grosjean revivió este viernes en una rueda de prensa el terrible accidente que sufrió en el Gran Premio de Bahrein, donde su monoplaza Haas atravesó una barrera de metal y se partió en dos antes de arder en llamas. «Para mí no fueron 28 segundos, se sintió más como un minuto 30. Cuando el automóvil se detuvo, abrí los ojos. Me desabroché el cinturón de seguridad de inmediato. Lo que no recordaba al día siguiente fue qué hice con el volante, porque no tengo el recuerdo de quitarme el volante. Me dijeron que el volante se me había ido entre las piernas, la columna y todo se rompió y se vino abajo», comenzó Grosjean su relato. «Siento que algo me toca la cabeza, así que me vuelvo a sentar en el auto y mi primer pensamiento fue 'voy a esperar, estoy boca abajo contra la pared, así que voy a esperar hasta que alguien venga y me ayude'. No estaba estresado y obviamente no era consciente en ese momento de que había un incendio», añadió. «Luego miro a derecha e izquierda y, mirando a la izquierda, veo fuego. Así que pienso 'realmente no tengo tiempo para esperar aquí'. Así que lo siguiente es que intenté subir un poco más a la derecha, no funcionó. Volví a la izquierda, no funcionó, volví a sentarme y luego pensé en Niki Lauda (que sufrió graves quemaduras en un accidente de 1976), en su accidente», prosiguió. «Pensé que no podía terminar así. No podía ser mi última carrera, no podía terminar así. De ninguna manera. Así que lo intenté de nuevo y me quedé estancado. Así que volví y luego sucedió lo menos agradable, el momento en el que mi cuerpo comenzó a relajarse. Estoy en paz conmigo mismo y voy a morir. Me pregunto: '¿me va a quemar el zapato o el pie o la mano? ¿va a ser doloroso? ¿va a empezar?'. Supongo que fueron milisegundos en ese momento». «Y luego pensé en mis hijos y me dije 'no, no pueden perder a su papá hoy'. Así que no sé por qué, pero decidí girar mi casco hacia el lado izquierdo y subir e intentar girar mi hombro. Eso funcionó, pero luego me di cuenta de que mi pie estaba atascado en el coche. Así que me recuesto hacia abajo, tiro lo más fuerte que puedo de mi pierna izquierda, el zapato se quedó donde estaba mi pie pero mi pie salió del zapato. Y luego lo hago de nuevo y mis hombros están atravesando (el halo) y sé que voy a saltar». «Tengo ambas manos en el fuego en ese momento. Mis guantes son rojos normalmente, así que veo especialmente el izquierdo cambiando de color y comenzando a derretirse y ponerse completamente negro. Siento el dolor de mis manos en el fuego pero también el alivio de haber salido del coche. Luego salto y entro en la barrera y siento a Ian (Roberts, médico de la FIA) tirando de mi mono, así que sé que ya no estoy solo y que hay alguien conmigo». Después de la extracción y los controles inmediatos en el automóvil médico, Grosjean se dirigió a una ambulancia. Insistió en eso: «Era clave que hubiera algunas imágenes de mí caminando hacia la ambulancia. Aunque había salido del fuego, necesitaba enviar otro mensaje contundente de que estaba bien».
abc.es