Herramientas
Change country:
Salud
Salud
La proteína que predice el riesgo cardíaco descubierta por un equipo español
Identificar precozmente una enfermedad que es la primera causa de muerte en el mundo, con 17,5 millones de fallecimientos al año, más de 100.00 en España es un reto de muchos grupos de investigación en todo el mundo Ahora, gracias a la investigación española se puede estar un poco más cerca. Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) ha identificado una proteína, ALDH4A1, que puede convertirse en una futura diana no solo para el diagnóstico de esta patología devastadora sino también para el tratamiento de la enfermedad cardiovascular (ECV). El estudio se publica hoy en la revista «Nature». Las enfermedades cardiovasculares constituyen un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos. Dentro de estas se incluye la hipertensión arterial, la cardiopatía coronaria (angina de pecho e infarto de miocardio), la enfermedad y el accidente cerebrovascular (ictus), la enfermedad vascular periférica, la insuficiencia cardíaca, la cardiopatía reumática, la cardiopatía congénita y las miocardiopatías, entre otras. La mayoría de las muertes por se debe a infarto de miocardio y/o accidente cerebrovascular. Y la primera causa subyacente a la trombosis y los eventos cardiovasculares es la aterosclerosis, una enfermedad inflamatoria crónica que produce placas de ateroma o acúmulos de grasa en el interior de los vasos sanguíneos, y que se manifiesta clínicamente en forma de coágulo en el interior de un vaso sanguíneo o trombosis, uno de los causantes de un infarto agudo de miocardio. Debido a que la aterosclerosis puede permanecer asintomática durante largos periodos, existe una apremiante necesidad de desarrollar nuevas herramientas diagnósticas y terapéuticas. Desde hace tiempo, afirma la coordinadora del estudio, Almudena Ramiro, «sabemos que la aterosclerosis tiene un componente inmunológico y que, tanto la inmunidad innata como adaptativa, están implicadas en su inicio y progresión». Sin embargo, añade, se desconoce en gran medida la respuesta específica de las células B del sistema inmune y el repertorio de anticuerpos asociado a la aterosclerosis. En esta nueva investigación se ha identificado que la proteína mitocondrial, ALDH4A1, es un nuevo autoantígeno implicado en los procesos de la aterosclerosis. Los autoantígenos -explican los investigadores- son moléculas del propio organismo que, por diferentes mecanismos, son reconocidas como extrañas e inducen la aparición de una respuesta inmunitaria. «Esta proteína mitocondrial es registrada por los anticuerpos protectores que se producen durante el desarrollo de la aterosclerosis, lo que la convierte en una posible diana terapéutica, de una herramienta diagnóstica potencial para esta enfermedad», destaca Almudena Ramiro. Añade Cristina Lorenzo que «hemos observado que la aterosclerosis conlleva una respuesta de centro germinal (donde las células B diversifican sus anticuerpos y se diferencian en células B de memoria y células plasmáticas de alta afinidad) y la generación de anticuerpos específicos». Para estudiar el repertorio de anticuerpos asociados a la aterosclerosis, este grupo ha llevado a cabo un análisis de alto rendimiento, basado en el aislamiento de células B individuales y secuenciación de los genes de anticuerpos. «Después de secuenciar más de 1.700 anticuerpos, hemos determinado que los ratones analizados en este estudio presentan un repertorio de anticuerpos distintivo, en el que hemos identificado una colección asociados a la aterosclerosis. La producción de dichos anticuerpos nos ha permitido evaluar su diana y sus propiedades funcionales», explica Hedda Wardemann, del Centro Alemán para la Investigación del Cáncer de Heidelberg (Alemania), que también participó en el trabajo. Dentro de los anticuerpos asociados a la aterosclerosis, seleccionaron el anticuerpo A12, dado que era capaz de reconocer la placa de ateroma tanto en los ratones aterogénicos como en pacientes humanos de aterosclerosis carotidea (engrosamiento patológico de la arteria carótida). Y gracias análisis proteómico, localizaron un antígeno específico del anticuerpo A12, ALDH4A1, que representaría un nuevo autoantígeno en el contexto de la aterosclerosis. «Observamos que ALDH4A1 se acumula en la placa y que sus niveles en plasma están aumentados tanto en los ratones aterogénicos como en pacientes humanos con aterosclerosis carotidea, convirtiéndose en un nuevo posible biomarcador de la enfermedad», asegura Ramiro. El efecto terapéutico se comprobó al administrar anticuerpos A12 en los ratones. Los investigadores vieron que retrasó la formación de placa y redujo los niveles circulantes de colesterol libre y LDL. Ello sugiere que los anticuerpos anti-ALDH4A1 pueden desempeñar un papel protector en la progresión de la aterosclerosis y podrían tener potencial terapéutico. Las investigadoras concluyen que su trabajo abre nuevas vías para intervenciones diagnósticas y terapéuticas en la enfermedad cardiovascular.
abc.es
Investigadores españoles decodifican por primera vez el comportamiento celular del endometrio humano
Investigadores de la Fundación Igenomix-INCLIVA en colaboración con la Universidad de Stanford y el Chan Zuckerberg Biohub, han decodificado por primera vez el comportamiento celular del endometrio humano, que es la mucosa del útero donde el embrión implanta para poder iniciar la gestación. El hallazgo ha sido publicado en el último número de la revista científica «Nature Medicine», con un gran impacto internacional por su aportación a la comprensión del funcionamiento del útero y sus repercusiones en la salud de la mujer. Esta decodificación celular del endometrio «es la piedra roseta para entender el funcionamiento de este importante órgano reproductivo», su trabajo dará a la comunidad médica y científica la oportunidad de «comprender mejor las enfermedades que causan infertilidad a nivel uterino», según los líderes de la investigación, el profesor Carlos Simón y el doctor Felipe Vilella, de la Fundación Igenomix. El trabajo, titulado «Single-cell transcriptomic atlas of the human endometrium during the menstrual cycle», revela por primera vez el comportamiento de cada uno de los tipos celulares del endometrio durante el ciclo menstrual y cómo se relacionan entre ellos. «Ahora que sabemos el comportamiento celular del endometrio, se abre una gran oportunidad para entender aspectos desconocidos en enfermedades como la endometriosis , la preeclampsia, el fallo de implantación o el cáncer de endometrio », explica el profesor Simón. A pesar de la relevancia del endometrio humano, sobre todo en la etapa reproductiva de la mujer, la comprensión del funcionamiento de este órgano seguía siendo limitada hasta nuestros días. Por eso, los investigadores se plantearon estudiar el funcionamiento de cada uno de los diferentes tipos celulares que lo componen, durante todo el ciclo menstrual. Para ello realizaron el análisis mediante aislamiento de células individuales y análisis de la expresión de sus genes, sobre un total de 73.180 células obtenidas del endometrio de 27 mujeres sanas, en edad reproductiva. El estudio reveló la dinámica de la progresión de las células en el ciclo menstrual, identificando que el endometrio está formado principalmente por 6 tipos celulares, uno de ellos descubierto en la investigación: las células epiteliales ciliadas. Además, los investigadores han determinado cuándo y cómo se abre la ventana de implantación, único momento en que el endometrio está listo para iniciar el embarazo. «Uno de los grandes hallazgos de este trabajo, además del patrón celular, es el descubrimiento del mecanismo de la ventana de implantación del embrión. Hemos observado que se activa de forma inmediata por unos genes de las células epiteliales, las que estarán en contacto con el embrión en el momento de iniciar el embarazo, y no de forma progresiva como se pensaba hasta ahora», explica el doctor Vilella sobre su trabajo. «Las células endometriales, que nos ofrecen a partir de ahora toda la información sobre el momento ideal para transferir el embrión en un tratamiento de reproducción asistida, podrán obtenerse mediante una biopsia líquida endometrial, por lo que hallar la ventana de implantación para saber cuándo es el momento en el que el endometrio está receptivo, será mucho más sencillo, rápido e indoloro», explica el profesor Simón. «Para Igenomix, el endometrio siempre ha sido una preocupación de primer nivel. Fuimos los desarrolladores del ERA, un test de receptividad endometrial que ha permitido el embarazo en pacientes infértiles que no lograban gestar porque tenían desplazada su ventana de implantación, algo que sucede en 3 de cada 10 mujeres con fallo de implantación recurrente. Ahora, con este estudio, hemos ido un paso más allá y seguramente cambiaremos el pronóstico reproductivo de muchas mujeres porque el proceso puede simplificarse hasta el punto de universalizarlo», precisa el profesor Carlos Simón, director del SAB (Scientific Advisory Board) de Igenomix y desarrollador del Test ERA. «Nuestros resultados revelan nuevos conocimientos en la comprensión del funcionamiento del endometrio, en cuanto al crecimiento y la organización de las distintas células que lo forman, para que se produzca el correcto funcionamiento del órgano en cada ciclo menstrual. Este hallazgo posibilita a otros científicos que estudian enfermedades endometriales comparar las células enfermas con las células sanas, ayudando al desarrollo de nuevas terapias o nuevos medicamentos», concluyen los investigadores.
abc.es
El cromosoma de origen neandertal que aumenta el riesgo de Covid-19 grave
¿Por qué algunos pacientes sufren el Covid-19 de forma muy grave mientras que otros no muestran ni siquiera síntomas? Para analizar las implicaciones que la genética de cada individuo puede tener en el nuevo coronavirus, la Fundación Merck Salud y el Movimiento Big Data ABC han reunido este martes a tres grandes expertos en la materia que han compartido en streaming, a través de ABC.es, las investigaciones que hay en marcha y lo que se conoce hasta ahora de la relación entre genes y Covid-19. Del nuevo coronavirus sabemos que es una infección respiratoria aguda que en algunos casos evoluciona hacia una enfermedad sistémica con complicaciones como el distrés respiratorio agudo o incluso tromboembolismos. Que la edad avanzada, tener otras patologías previas crónicas y ser hombre son factores de riesgo, pero también se dan casos graves en pacientes más jóvenes y sin factores de riesgo conocidos. Entonces, ¿cuánto importa la genética? El doctor Ángel Carracedo, catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela y director de la Fundación de Medicina Genómica del SERGAS ha explicado durante su intervención que «la genética del huésped (la persona infectada) importa bastante». En este sentido ha aludido a un estudio realizado con 2.600 gemelos idénticos en Reino Unido que concluyó que, de media, un 50% de la variabilidad en los síntomas de Covid-19 es debida a factores genéticos. La importancia de los análisis genéticos reside en que conociendo la susceptibilidad de un paciente a padecer un Covid grave, el abordaje y tratamiento será más eficiente. Además, cada gen que confiere resistencia o complicaciones permite a los investigadores «encontrar una potencial diana para un fármaco», ha explicado el doctor Ángel Carracedo. Nuestro ADN es como «un libro de instrucciones enorme y leer todo el libro es caro, complejo y sirve para encontrar cosas específicas», apunta el catedrático. Por eso, para encontrar estos genes, los investigadores primero realizan estudios asociativos: «Leemos una letra por cada hoja del "libro". En miles de pacientes estudiamos el millón de letras. Y buscamos la página del libro asociada a la severidad de la infección», prosigue. Es decir, buscan los genes asociados con esas características clínicas. El hallazgo más significativo conocido hasta ahora muestra que hay una región del genoma que se localiza en el cromosoma 3 y puede afectar a la expresión de genes que favorecerían la entrada del virus, así como la generación de la tormenta de citoquinas en algunos pacientes. «Ese grupo de cromosoma 3 es neandertal y es más frecuente en Europa y el Sureste Asiático», ha apuntado el doctor Carrasco. En este mismo estudio, con participación española, también se encontró otra región en el cromosoma 9, en concreto en el gen que determina el grupo sanguíneo del sistema ABO. En este sentido, los datos mostraron que tener el grupo sanguíneo O confería cierto efecto protector frente al desarrollo de insuficiencia respiratoria (35% menos de riesgo), mientras que el A se asociaba con mayor riesgo. Sin embargo, el doctor Carrasco ha aclarado que las personas con grupos sanguíneos A y B no deberían preocuparse porque el riesgo «es muy pequeñito». En su opinión, es el cromosoma 3 el que más evidencia ha demostrado de su relación con la severidad del Covid. La iniciativa «The COVID-19 Host Genetics Initiative», que tiene como objetivo estudiar la influencia de los genes en la respuesta al coronavirus, es el consorcio con la cohorte más grande del mundo, y en el que además hay participación española. «En este consorcio estamos colaborando con muchísimos grupos de investigación en España y Latinoamérica. Es importante tener un segundo grupo de personas afectadas que no son del mismo "background" genético para contrastar los datos y encontrar diferencias entre poblaciones», ha señalado durante su intervención el doctor Pablo Lapunzina, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras, y jefe de Grupo de Investigación del INGEMM de la Paz. El doctor Carrasco ha explicado que actualmente está en marcha un estudio sobre genética y Covid por poblaciones con más de 20.000 personas, de las que ya se ha analizado a 14.000. «Hemos comenzado primero por España con muestras de origen europeo y tendremos resultados en febrero. El segundo estudio será de poblaciones latinoamericanas y las conclusiones estarán en verano», ha avanzado. El doctor Lapunzina ha destacado la ardua labor que supone la investigación genética. «Leer alredor de 3.300 millones de letras que tiene cada célula que tenemos cada uno dentro de nuestra información genómica es un trabajo muy largo e importante que lleva tiempo y consume recursos humanos y materiales. Es un trabajo lento en comparación con otros estudios de laboratorio», ha asegurado. Por su parte, la doctora Carmen Ayuso, médico jefe del Servicio de Genética y directora científica del Instituto de Investigacion Sanitaria Fundación Jiménez Díaz ha explicado que en España actualmente también está en marcha el estudio Stop-Coronavirus, que ha recopilado muestras de DNA de 3.000 pacientes, desde asintomáticos hasta aquellos que tuvieron que pasar por UCI y/o fallecieron. El análisis de estos datos no solo servirá para identificar a determinados pacientes con mayor riesgo sino que «ofrece conocimiento que luego es útil». «La genética no va a ser la solución mágica e inmediata pero contribuirá al conocimiento», ha asegurado la experta. En su opinión «hacer análisis de todo lo que se está trabajando en los hospitales y extraer conclusiones es fundamental para tomar decisiones adecuadas en el futuro», ha concluido. Los investigadores han querido remarcar que, aunque la genética puede influir en el riesgo de sufrir Covid grave, sigue siendo la edad el factor de mayor peso. «Es más preocupante la edad que ser grupo sanguíneo A positivo», ha aclarado el doctor Carrasco. Pero hay algunos pacientes más jóvenes que tienen una evolución inesperadamente mala, donde puede haber un factor genético que tiene más fuerza. «Algún estudio ha cuantificado que el 3,5% de esas personas tenían alteraciones en algunos genes que tienen que ver con inmunidad y que predisponen a la gravedad», ha apuntado el doctor Pablo Lapunzina. Los expertos han querido destacar también que con esta pandemia se ha puesto «en valor» a los médicos y a la investigación biomédica. Asimismo, han querido agradecer la reacción del Instituto de Salud Carlos III, que ha permitido que se puedan iniciar con rapidez diferentes estudios sobre el coronavirus en España. «La apuesta debe ser más dinero para investigación sanitaria en general, para poder mantener el ritmo y el pulso a la preocupación que tiene la población. A todos nos interesa tener salud», ha concluido el doctor Lapunzina.
2 d
abc.es