Herramientas
Cultura
Cultura
Santiago Segura: «Yo soy muy de agradar al público»
—¿Qué es la libertad? —Nos creemos libres pero estamos muy determinados por lo que somos. —Inteligencia. —Deberíamos ser libres sólo si somos inteligentes. ¿Tú conducirías borracho? —No. —Pues hay adultos que lo hacen. La libertad hay que ganársela. —Usted es valiente en las entrevistas. —Antes la gente hablaba y se ponía de acuerdo. Ahora todo es un linchamiento. Twitter es un linchamiento. —Torrente tendría Twitter. —No porque es pretecnológico, pero sí, haría como en Twitter, se apuntaría al todos contra el más débil. —En todo hay algo de radicalidad. —Y algo de moderación. Yo soy moderado y veo en los extremos lo peor. —Twitter no existe. —Es un submundo. Luego en la calle no hay tanta crispación. Además, cuando la haces reír, la gente te quiere. —El año pasado mi hija me obligó a ir al cine cinco noches seguidas a ver su película. Es el único entrevistado que voy a repetir del verano pasado porque ella me lo ha exigido. —Me gusta que haya muchos detalles, un ritmo muy acelerado, que cuando los padres tienen que verla por tercera vez puedan descubrir algún detalle nuevo. Pero cinco veces es terrible, claro. —El pasado miércoles «vio» la segunda parte por primera vez. —Con otras 300 personas en la sala. Yo hasta que no veo mis películas con público no considero haberlas visto. Hasta que no veo cómo funcionan, si la gente se ríe y lo pasa bien. —Todo el mundo retrasa estrenos. Las majors. Los cines se han quedado sin producto. —Y pensé: «¿Nosotros también?». —¿Quiénes somos «nosotros»? —Mercedes Gamero, de Atresmedia, mi socia María Luisa Gutiérrez y Sony. Y decidimos estrenar. Fue intuitivo, por solidaridad con nuestra industria. —El esfuerzo de las salas. —Merecen algo a cambio de todas las reformas que han hecho y las medidas que han tomado. —Su esposa y otra gente juiciosa. —Me llamaron de todo. Me decían: «¿Estrenas ahora la película, con lo bonita que te ha quedado? Es como tirarla». —Hasta el miércoles no pudo dormir. —Pensaba que igual tenían razón pero el estreno fue muy bien y fuimos la segunda película más vista del mundo, con más de cien mil espectadores. —La apertura de los cines. —Los cines han adoptado todas las medidas sanitarias. Este virus se contagia sobre todo hablando y en el cine lo que es de mala educación es hablar. Tiene más peligro una barbacoa en casa de tu cuñado. —Usted ha conseguido crear e interpretar a dos personajes de gran éxito. Esto sólo lo consiguió Cruyff. Y en su caso, además, los dos personajes son antagónicos. —Ha tenido algo de fortuito, porque muchos no me veían en el papel de padre. «Es que de padre no te vemos. Sólo vemos a Torrente». Productores y directores siempre queremos para el papel a alguien que ya haya hecho de aquello, y los actores siempre queremos probar papeles y roles nuevos. —Ha metido a sus hijas para resultar creíble en el papel de padre. —Yo quiero siempre estar con ellas. Levantarme a las cinco y llevármelas al rodaje es maravilloso. La mayor no quería perder colegio y me dijo que sólo rodaría la segunda parte si era en verano. —¡Como una estrella! —Bueno, entonces le dije que la peli iría sobre que hacemos un intercambio con una niña de Guinea y que sólo tendría que rodar aquella escena. Cuando vio que podíamos rodar sin ella, aceptó. —¿Pierden mucho cole? —Tienen un tutor entre planos para dar las asignaturas. Son sólo seis semanas de rodaje. —¿Sus hijas han querido ver Torrente? —Sobre todo la pequeña, pero no le dejo. A cambio hemos visto Cantando bajo la lluvia, que se entiende mucho mejor. —Mi hija me pregunta si habrá Padre no hay más que uno 3. —Depende de la recepción que tenga esta segunda. Yo soy muy de agradar al público. Si quieren más, habrá más. —La exposición pública de sus hijas. —Antes ni hablaba de ellas, para preservarlas al 100%. Un día publicaron la foto de una de ellas saliendo del colegio, casi sin pixelar. Puse una demanda, han pasado 4 años y aún no ha habido juicio. —Ellas le pidieron salir en la película. —Como preservarlas era imposible, decidí vivir la experiencia maravillosa de rodar juntos. Pienso en el recuerdo que tendrán dentro de 20 años, cuando vean las películas. —Y luego está lo de Ponce, claro. —Me da mucha pena, para mí eran la pareja perfecta. Conocí a Paloma en Málaga, en el estreno de A Chorus Line de Banderas. Es encantadora. —La exmujer de Paco Camino dice que la separación de Paloma y Ponce «es como si hubiera cerrado El Corte Inglés». —Cada persona es un mundo pero a mí me es imposible pensar en renunciar a una parte de las vidas de mis hijas. Si te separas, con suerte, las ves la mitad. Yo por la mitad del tiempo de mis hijas no me voy ni con Claudia Schiffer. —Menos mal que queda alguien. —Y además tengo una desgracia, que las de menos de 40 no me gustan. Conteste en dólares -Si yo le diera un millón. -Lo ingresaría. -Si le regalara 10. -Los invertiría. -Si le diera una pócima para ser invisible, ¿qué le gustaría ver sin ser visto? -La rechazaría. Es un poder de espía, de rata. La intimidad de los demás es importante. -¿Qué poder querría? -Comer todas las guarradas imaginables sin engordar. -Si pudiera viajar a otra era, ¿cuál elegiría? -Es que me va tan bien que no me iría absolutamente a ninguna parte. -El aperitivo que toma con un amigo al final de un duro día ganado. -Pues tras el duro día casi me recompensa más un heladito con mis hijas.
abc.es
Un casco corintio, como el que llevaba Atenea, aparece en la costa rusa del Mar Negro
Científicos del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Rusia, durante la excavación de enterramientos del siglo V a. C. en la península de Taman, al norte del Mar Negro, descubrieron por primera vez en un casco de bronce griego, del tipo corintio, que usaban los guerreros durante la época clásica. Es el característico casco con el que los escultores representaron a Pericles y la diosa Atenea, informó el servicio de prensa del Instituto de Arqueología de la Academia de Rusia. «El casco pertenece al tipo corintio, al grupo Hermione y se remonta al primer cuarto del siglo V a. C. El único casco de este tipo en el territorio del antiguo Imperio Ruso se encontró a mediados del siglo XIX en la provincia de Kiev en un montículo cerca del pueblo de Romeykovka. En las ciudades griegas de la región norte del Mar Negro, similar no se habían encontrado cascos antes», dice el jefe de la expedición, Roman Mimokhod, cuyas palabras se citan en el mensaje. La tumba excavada en la que se halló el casco - Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias rusa Por tercer año ya, la expedición de Sochi del Instituto de Arqueología ha estado excavando la necrópolis Volna-1, que se encuentra a cuatro kilómetros al norte de la aldea de Volna, al pie del monte Zelenskaya en la parte suroeste de la península de Taman. Este asentamiento se originó a finales de la Edad del Bronce y era bastante grande para la época. Desde el siglo VI a. C. hasta el segundo cuarto del siglo IV a. C., durante la colonización de la región norte del Mar Negro, existió aquí una polis griega. Durante el trabajo de la expedición, se han examinado más de 600 túmulos de guerreros, con armas y pertrechos. El casco corintio se convirtió en uno de los símbolos de la antigua Grecia del período clásico: estos son los cascos representados en la pintura de cerámicas griegas, en estatuas como las de Atenea y es la imagen de los guerreros hoplitas de los relieves del Partenón. Es el que portaba Pericles en su estatua. Inicialmente, estos cascos cubrían completamente la cabeza y parecían un cubo con aberturas para los ojos. El casco protegía completamente la cabeza, pero limitaba la vista a los lados, por lo que se cree que los guerreros con tales cascos, por regla general, luchaban en formación de falange, seguían procedimientos de ataque frontal. Más tarde, se empezaron a fabricar cascos para que el guerrero pudiera levantar el casco y moverlo hacia atrás. Casi todos los tipos avanzados de cascos tenían esta capacidad. La parte superior del casco a menudo estaba decorada con un peine de crin. Al mismo tiempo, existían otros tipos de cascos abiertos. Ánfora aparecida, junto a otras cerámicas, en el yacimiento - Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias rusa Vladimir Kuznetsov, jefe del Departamento de Arqueología Clásica del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Rusia, cree que el casco indica el estatus social de un guerrero. «Aparentemente, se trata de un guerrero que murió en batalla y fue enterrado no en su ciudad natal, sino cerca del lugar de la muerte. Por eso la tumba no es una cripta, sino un simple entierro. El casco da testimonio de su condición de ciudadano de pleno derecho de alguna polis, más probablemente de sólo una de las ciudades de Bosporan, así como un cierto nivel de bienestar», dijo Kuznetsov.
abc.es
El Juli y Paco Ureña, en la corrida concurso de una Feria de Arles «para todos los gustos»
Un concurso de ganaderías con un cartel de figuras en el que estarán presentes El Juli o Paco Ureña, y un mano a mano entre el rejoneador Diego Ventura y Antonio Ferrera son algunas de las combinaciones de la Feria del Arroz de Arles (sur de Francia), cuyos carteles han sido presentados este sábado. El torero retirado y actual empresario Juan Bautista ha apostado por una feria "para todos los gustos" en la que combina toreros de primer nivel con una destacada variedad de encastes, y en la que el toreo francés estará representado por el joven Adrien Salenc. Además de estas dos corridas de toros, la feria del Arroz se completa con una novillada mixta y dos corridas "a la camarguesa", a celebrar los días 24 de agosto y el 11, 12 y 13 del próximo mes de septiembre. Estos son los carteles: Domingo, 24 de agosto.- Corrida "a la camarguesa" para alumnos de la escuela taurina de Arles. Viernes, 11 de septiembre.- Corrida " a la camarguesa" en la que se pondrá en liza el trofeo de la Cocarde D'Oro. Sábado, 12 de septiembre.- Concurso de ganaderías. Toros de Victoriano del Río, Jandilla, Santiago Domecq, Garcigrande, Alcurrucén y Pages Mailhan para Julián López "El Juli", Paco Ureña y Adrien Salenc. Domingo, 13.- Matinal. Novillos de Yonnet y Fernay para Adam Samira y Tristán Espigue, que debutará con picadores, y dos erales de Jalabert para el alumno de la escuela de Arles, Fabien Castellani. Domingo, 13.- Vespertina. Dos toros para rejones de Los Espartales y Prieto de la Cal y otros dos de Zalduendo y uno de La Quinta para el rejoneador Diego Ventura y Antonio Ferrera. El coliseo de Arles cuenta con un aforo de 1 2.000 localidades, si bien para esta feria únicamente podrán acceder al coso un total de 5.000 personas, incluidos los actuantes. Se pondrán a la venta 4.000 localidades para ambos días de todas las zonas de la plaza con el fin de poner a la venta localidades de todos los precios. Las medidas sanitarias que se aplicarán, además de uso obligatorio de mascarilla y gel desinfectante a la entrada y salida del recinto, es la de metro y medio por espectador o grupos máximos de diez personas, todas con mascarilla.
abc.es
Niño sobre fondo azul radiante
Niño cavaba en la arena con su pala amarilla, bajo la atenta mirada de Madre, que descansaba bajo una sombrilla en su silla plegable y floreada y desconfiaba de cualquiera que se divirtiera. Padre hablaba con un marroquí de pantalones huecos y le daba unas monedas a cambio de una lata de cerveza que se abrió allí mismo, chsss. Luego Padre miró el mar, y luego alrededor, a nada en concreto, mientras la brisa revolvía su pelo negro y ensortijado, y miró al mar de nuevo, con el ceño fruncido por el sol; no parecía tener muchas ganas de volver a la sombrilla, Padre. Madre llevaba un biquini de un rojo gastado, casi rosa, que nunca en la vida había tocado el mar, ni siquiera sin querer, bien pegado a su piel de apache, y el pelo muy corto, y unas gafas muy grandes, como de plástico, que parecían aclararse un poco cuando miraba a Padre, también con desconfianza. Hermana, un año mayor que Niño, leía, lejos de la sombra, un libro de enigmas en un internado de chicas, con el rostro enfadado, como siempre. A veces enroscaba los dedos en la tela blanca de la camiseta y la estiraba un poco, y luego la soltaba, y luego pasaba una página, resoplando como si tuviera mejores cosas que hacer, y volvía a enredar los dedos en la tela, y así todo el rato. Niño miraba, aburrido; lo miraba todo; no quería estar allí ni quería estar en ninguna parte, así que miraba también el mar, por si una ballena emergía del agua y se merendaba un patín o una lancha. O miraba al sol, haciendo visera con la mano, por si una nave bajaba del cielo y aterrizaba en la playa y, entre ofertas de paz y disparos apresurados, hacía más corta la mañana. Niño excavaba un poco, sin mucha convicción, una palada o dos cada vez, que luego rellenaba. Madre lo había untado de Nivea, así que la arena se le pegaba a las piernas y a la espalda, bien mezclada con el sudor, sobre todo donde se doblaba la piel. A su lado pasó corriendo un niño aún más pequeño que él, con camiseta y sin bañador, con la pirula al viento, tan contento: chapoteó un rato junto al agua con la conciencia de un ratón y regresó por donde había venido, con igual discernimiento y al mismo ritmo. Los niños no saben andar, y mucho menos en la playa; los niños corren o se están quietos, no tienen más posiciones: un niño se levanta y echa a correr, hacia donde sea, y, si ve a otro niño, se echa a correr hacia él, y, si se hacen amigos, se sabe porque van los dos corriendo al agua y se tiran con la tripa por delante en la arena húmeda, que parece un espejo, y se ríen como si tuvieran un televisor por dentro, y regresan, también a la carrera, cada vez más desnortados, hasta que sus padres los separan como a los gallos para que puedan seguir con sus vidas familiares, en las que no caben intrusos. Entonces los niños se miran en la distancia desde sus jaulas invisibles, mientras sus madres les dan un yogur o un plátano, y se prometen con ojos serios un mañana mejor, todo carreras, al otro lado de la infancia. Extraña decisión Niño, decía, hacía como que cavaba, alisaba los bordes del agujero mientras la arena se escurría por las paredes dentro del hueco, como la de un reloj. Hasta que clavó, a saber por qué y en qué ángulo, la pala en el fondo del hoyo, con extraña decisión, y, ¡clac! Tocó algo que no quería tocar. Y el suelo empezó a temblar. Niño había oído hablar de un punto exacto que tienen algunos sitios que es como el botón del pánico, un botón muy difícil de encontrar, le había dicho un mayor: «Hay uno por provincia, macho, y a veces se mueve, nunca está en el mismo sitio, y a veces está muy profundo y, si pasa eso, pues nada, como si saltas encima, pero a veces, no se sabe por qué, está más a la vista, como más por fuera, y, si te tropiezas con él, aunque sea sin querer, ¡zas!, le das al botón, macho, y, ¡zas!, se lía parda». «¿Por qué?, ¿qué pasa entonces?», le preguntó Niño. «No lo sé, macho», contestó el mayor. «Seguro no lo sé, macho, seguro no se sabe nada. Pero una vez un abuelo dio con el punto ese, un abuelete del pueblo, en 1941 o así, o en 1950, después de pescar un pulpo, y se ve que dejó el arpón en la arena, como cansado, y, ¡zas!, el arpón cayó donde el botón o algo, y, ¡zas!, pues que se lio parda. No sé muy bien cómo fue, macho, pero le tuvieron que cambiar el nombre al pueblo, con eso te lo digo todo. Antes se llamaba Valle Sereno. Se lio parda». Niño no se lo había creído del todo, pero le gustaba imaginar un botón porque simplificaba mucho su idea del mundo, aunque fuera un botón mágico que a lo mejor era también una especie de costura que mantenía la realidad cosida, o a lo mejor era como una palanca de esas que se usan para hacer estallar los puentes, o a lo mejor era un desagüe mal tapado, porque Niño se maliciaba que, igual que el universo terminaba, de eso estaba seguro, en una pared de tablones, el planeta entero estaría lleno de desagües, y que era mejor no ir por ahí escarbando, aunque él acabara de hacerlo, porque siempre puede darse sin querer con un desagüe y entonces el bosque entero, por ejemplo, o la carretera, o el campo de fútbol del colegio, o lo que sea, pueden acabar convertidos en remolinos de tierra o de hierba o de agua y hacer que el mundo se escurra dentro de sí mismo y desaparezca, no sé, Soria, o desaparezca Asia, o el planeta entero se dé la vuelta como un guante, hacia dentro, por culpa del desagüe, y, si pasa eso, ¡zas!, entonces hay que cambiarle el nombre al planeta. Retumbo, rugido y clamor El caso es que la playa empezó a estremecerse con un temblor que primero movió la arena, como si la compusieran un millón de piedrecitas, y luego el suelo mismo, ¡brrrmmm…! Y el retumbo se hizo rugido y el rugido, clamor. Y luego fue como si empezaran a sonar trompetas en el cielo. Y de la arena se elevaron columnas de agua salada, ¡bam!, ¡bam!, ¡bam!, que perforaron la arena sin pedir permiso a nadie, desafiantes, airadas, y a veces levantaban a los veraneantes en volandas y los lanzaban a cientos de metros, con sus telas de colores y sus sombreros graciosos; y del cielo cayeron mil pilares de luz, ¡fium!, ¡fium!, ¡fium!, haces de luz blanquiazul, casi sólida, que nunca coincidían con las columnas de agua, sino que ocupaban sus huecos, y, si caían sobre alguien o sobre algo, lo congelaban en el acto, lo mismo daba que fuera un inglés que una pelota de playa, lo hacía añicos al instante, como si estuviera lleno de cubitos, aunque hacía mucho calor, porque el mar empezó a chapotear, chup, chup, como una enorme sopa, y la gente, claro, chillaba, unos por la sorpresa, otros por el mismo desacuerdo y otros por el calor de la sopa, que por lo visto escaldaba, y entonces, de un punto oscuro y cada vez más grande en mitad del agua, justo donde dos nubes blancas se tocaban, emergió un látigo lento, un tentáculo enorme y gris lleno de ventosas grises, y luego, otro, y luego, otro, que a lo mejor eran del hijo del pulpo al que mató aquel señor en 1941, o en 1955, o de uno de los padres, o del mismo dios de las aguas, que a lo mejor resulta que tiene forma de pulpo, pero igual no, porque el pulpo que salió del mar no era un pulpo, sino un calamar gigantísimo (enorme incluso para ser gigante) que avanzaba de una forma muy extraña, como a rastras y luego, ¡bam!, una sacudida; a rastras y luego, ¡bam!, una sacudida; e iba dejando detrás un millón de surcos, por los tentáculos, que a veces meneaba un poco dejando rizada la arena; y a veces la gente se quedaba ahí mismo, tiesa, medio enterrada boca abajo o boca arriba, según, pero a veces salía corriendo y escapaba por muy poco, y luego tenía que esquivar las columnas de agua y las de luz, así que le costaba mucho llegar al paseo marítimo, donde la multitud se agolpaba, unos para ver mejor, bien pegados al muro, otros para intentar escapar de la playa, formando una especie de muro ondulante, todos contra todos, que le iba muy bien al cuadro general, pero que contribuía poco al orden (así son los apocalipsis, desordenados), y Niño, que de tonto tenía lo justo y que veía que el calamar se acercaba directo a él, y que antes de él venía su madre, desclavó la pala de la arena con un gesto seco y, ¡pam! Todo se paró de golpe. Bombas de mano Padre, que llevaba uno de esos bañadores a cuadros que sólo llevan los padres y una camisa de algodón blanco con más botones desabrochados de la cuenta, apuró el último trago de cerveza y buscó, sin encontrarla, una papelera donde tirar la lata. Al final regresó a la sombrilla con la lata en la mano, resignado a continuar con sus deberes de padre. Madre guardaba ya sus cosas dentro del capazo: las cremas, un termo, dos manzanas, una botella de agua medio caliente, el pareo, un libro de Isabel Allende, servilletas, el móvil…). Hermana cerraba el libro y se estiraba sin bostezar, enfadada, y se sacudía la arena de las manos, y miraba a Niño, enfadaba sin descanso, como diciéndole «tú, qué miras», y se puso de pie con un impulso de lo más diestro y sacudió la toalla, y se la colocó, doblada, al hombro, como un chicazo, con el libro bien sujeto de la mano. Así que Niño vació de arena el cubo con forma de castillo y metió en él la pala amarilla y se puso de pie y se sacudió también la arena del culo. Y, como se moría de hambre y le parecía bien levantar el campamento, sacudió también la toalla sin que nadie se lo pidiera y recogió la gorra de Hermana, porque igual había macarrones en la nevera y le iba entrando la prisa (los macarrones se calientan enseguida), o ensaladilla rusa. O gazpacho. Y miró la enorme pared de cristal donde estaba el apartamento, que sabía reconocer por la toalla roja del balcón, la que tenía un león en el centro, mientras imaginaba que un huracán furioso arrancaba de cuajo los pinos del monte y los lanzaba contra los cristales como si fueran bolos, o bombas de mano, ¡pum!, ¡pum!, ¡pum!, ¡cras!, ¡cras!, ¡cras!, y los edificios, todos iguales, menos alguno, caían uno sobre el otro, y sobre el otro, y sobre el otro, ¡pumba!, ¡pumba!, ¡pumba!, y sobre el otro, y sobre el otro, recorriendo la costa entera, un dominó desmesurado paralelo al mar, muy bonito de mirar desde lo alto, que dejaba el litoral pisoteado y como a cuarenta y cinco grados del suelo, para devolverle al mundo el sentido de la trascendencia, el respeto por el misterio y el temor a los dioses antiguos. Aunque lo que de verdad le apetecía a Niño era el gazpacho. Y, como Madre había preparado dos litros por la mañana (Niño lo recordaba perfectamente), a esas horas seguro que ya había reposado y estaba en su punto justo, con su sabor a vinagre y a cebolla, sin nada de comino. Muy fresquito.
abc.es
Ser natural de los reinos
La historia de España está íntimamente relacionada con el desarrollo de la monarquía. El relato es conocido. Los R eyes Católicos germinaron la unión de las coronas de Castilla y Aragón... Sorprendentemente, en esta descripción coinciden tanto los que creen en una España unida, como los que la critican destacando las diferencias entre las unidades que componen el país. Estos últimos argumentan que lo único que unía a los españoles –que según su versión no compartían nada más– era justamente la lealtad al monarca. Tanto una opinión como otra coinciden, por tanto, al atribuir a los reyes la formación del país. Pero la misma historia se puede contar de otra manera. Según este otro relato, la monarquía había contribuido de forma significativa a la creación de España, sólo que de un modo totalmente distinto. En mis propios estudios («Vecinos y extranjeros, hacerse español en la edad moderna») he visto cómo la agregación de varios reinos en una sola unidad política (la monarquía), produjo la reacción inversa de querer construir una comunidad que no dependiera del rey. La explicación de cómo ocurrió esto es larga, pero, a medida que los reyes iban adquiriendo y uniendo territorios, hubo quien contestó insistiendo en la profunda distinción entre ser vasallo del rey y ser natural de los reinos y entre una lealtad al monarca y la pertenencia a una comunidad. La lucha para afirmar esta diferencia transcurrió durante toda la época moderna. Para sostenerla, las cortes de los diferentes reinos la acuñaron, limitando a los naturales el acceso a muchos privilegios, por ejemplo, oficios públicos, becas, o emigración a las Américas, y excluyendo de los mismos ante todo a los vasallos extranjeros. A raíz de este desarrollo, los que solicitaron estos beneficios y muchos otros tuvieron que argumentar que eran naturales y, a medida que pasaba el tiempo, que también eran españoles. Se trataba de una identificación con fines utilitarios, pero que iba conformando y definiendo quiénes eran los españoles. Si no fuera por la estructura compleja de la monarquía y la existencia de un dominio regio que componía de muchas unidades, tanto en la península como fuera de ella, este desarrollo –la aparición de múltiples personas de todos los reinos peninsulares que vindicaban su condición de españoles– probablemente no habría tenido lugar, o no lo hubiera ocurrido del mismo modo. (Tamar Herzog es catedrática de Historia de la U. de Harvard)
abc.es
La fuerza invisible de la monarquía española
Si hubiera necesidad de oponer a sus enemigos españoles un argumento en defensa de la forma monárquica de gobierno, bastaría con recordarles que, a nivel global, las dictaduras de extrema izquierda que jalean con indisimulado entusiasmo en sus medios adictos se han convertido de facto en monarquías, pues aspiran a perpetuarse hasta la eternidad. Estas confieren estabilidad y regulan una forma de reclutamiento del personal político que, bien gestionado, facilita el funcionamiento de las instituciones y disuelve los particularismos tribales. A este respecto, los ejemplos son múltiples y clásicos. En la Europa medieval, las naciones monárquicas más antiguas, Inglaterra, Francia y España, fueron tanto causa como consecuencia de un proceso de competición nobiliaria del que emergió victoriosa una familia dominante: la dinastía dentro de la cual se perpetuó la sucesión. Entonces quedaron determinados los deberes sagrados de los monarcas, tanto hombres como mujeres. En primer lugar, debían producir un heredero legítimo. En segundo término, cabía esperar que acrecentaran los reinos y señoríos que recibían en herencia, pero sobre todo debían transmitir íntegros aquellos que les habían entregado. Alfonso X, Estado cultural Para sobrevivir, las primeras autoridades monárquicas de la Europa occidental emprendieron procesos de centralización de la autoridad dirigidos al cobro de impuestos y la gestión de la guerra. También se dotaron, bueno es recordarlo tras tanta dejación por parte de los gobiernos españoles en las últimas décadas, de un embrionario Estado cultural. Así, el formidable Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León, es recordado por la escuela de traductores de Toledo y las cantigas galaicoportuguesas de Santa María. Hasta tiene un cráter en la luna por su interés en la astronomía, el «Alphonsus». No había ni hay ejercicio del poder sin comunicación política de los símbolos, expresados hoy en himnos y banderas. Alfonso X tampoco dejó atrás sus deberes bélicos, pues bombardeó el puerto de Salé en el actual Marruecos y conquistó Jerez y Cádiz a los musulmanes. Aunque los monarcas españoles eran, en frase afortunada de un ilustrado, «hombres bajados directamente del cielo» y su autoridad providencial no era –literalmente- de este mundo, la interacción entre rey y reino supuso el mayor factor de modernización de nuestra historia. A favor, en contra, en alianza, en oposición, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, mediante la permanente negociación de la lealtad y la obediencia, la historia de España se identifica con la de sus monarquías. Estas han sido, desde la Edad Media hasta nuestros días, dinásticas, autoritarias, imperiales, nacionales, constitucionales, democráticas y globales. Camarillas y comuneros Semejante vinculación fue reconocida por el fundador del liberalismo español, Gaspar de Jovellanos, cuando señaló que la monarquía era la constitución histórica de los españoles. Esa misma idea fue expresada por el gran pensador francés del siglo XIX Alexis de Tocqueville, cuando indicó que la figura regia era generadora del hecho social. Pensaba por supuesto en Francia y en la manera en que las revoluciones y la dictadura militar napoleónica habían destruido el cuerpo de nación, para sustituirlo por una banda de fanáticos poseídos por ideas abstractas. Tocqueville pensaba que sin la revolución de 1789 y la carnicería que había supuesto Francia no hubiera quedado por detrás de Gran Bretaña en la revolución industrial. La enseñanza es obvia. Ningún experimento en política sale gratis. En este sentido, el intento de imposición por parte de la camarilla flamenca del emperador Carlos I de modelos políticos transpireinaicos, más impositivos y menos negociados, terminó en un desastre, la guerra de las comunidades de Castilla, concluida en 1521. La fortaleza Los reyes en España han tenido, en comparación con otras naciones europeas, un papel y una legitimidad emanadas de su papel de árbitros y redistribuidores. Es sabido que carecieron de los poderes taumatúrgicos y prodigiosos de sus homólogos ingleses y franceses. La falta de unción, consagración y coronación de los reyes españoles (que solo eran proclamados) llamaba la atención y, aunque alguno lo interpretó como signo de debilidad, más bien lo era de fortaleza. En la figura del monarca español confluían las tensiones y aspiraciones de reinos y provincias, cuerpos e individuos. Todos querían «lo suyo»: merced, limosna, oficio, beneficio o renta. Nobleza de sangre y de servicio, príncipes de la iglesia y poderosas órdenes religiosas, el papa de Roma, las ciudades gobernadas por patriciados de banqueros y mercaderes, caciques indígenas americanos y comunidades de negros libres, acudían al monarca en busca de justicia, ayuda, regalo y perdón. La monarquía global La monarquía global española de Felipe II representó el modelo más sofisticado de maquinaria administrativa existente hasta el siglo XVI. A las bancarrotas causadas por las guerras europeas, tuvo que hacer frente del único modo posible, entregando rentas e instituciones a cambio de dinero. La decadencia de los Austrias llamados menores, que gobiernan hasta 1700, encubre que, en realidad, el imperio español tenía su centro de gravedad en el Virreinato de Nueva España –México- y sus mecanismos constitucionales monárquicos funcionaron bien. La monarquía española garantizó mediante sofisticados y eficaces mecanismos de compensación a escala global que el imperio continuara existiendo, de Patagonia a Alaska y de Filipinas a Nápoles. Nación de ciudadanos La llegada de los Borbones implicó la territorialización del poder. Si este quería ser moderno, no podía delegarse. Cuerpos de ingenieros, militares, marinos, llevaron la presencia del monarca y del Estado donde hizo falta. A comienzos del siglo XIX, la configuración de la nación de ciudadanos, definida por la igualdad ante la ley, estuvo condicionada tanto por la catastrófica invasión napoleónica de 1808 como por la guerra civil en el seno de las elites. Eso que llaman las «Dos Españas» ha empezado siempre con la incapacidad de conciliación de poderes y facciones sobre los dos modelos posibles de nación. El que se funda sobre el privilegio de una supuesta comunidad de elegidos y el que se reconoce en la moderna ciudadanía. Ambas repúblicas españolas, en 1871 y en 1931, exacerbaron esas diferencias y carecieron en la práctica de civilidad. Por eso es tan peligrosa la actual demagogia sobre la forma de Estado. La monarquía es lo que nos ha permitido ser españoles. Ha sido la fuerza invisible que ha configurado la nación. Sin ella, nada común puede prevalecer.
abc.es
Morante, Manzanares y Roca Rey, cartel de lujo en Linares
Los diestros José Antonio «Morante de la Puebla», José María Manzanares y el peruano Andrés Roca Rey conforman el cartel estrella de la feria de San Agustín de Linares, compuesta por dos festejos taurinos que se celebrarán durante el último fin de semana de agosto, los días 29 y 30. Linares tendrá así toros en este 2020. La tradicional feria taurina de San Agustín, la más importante de la provincia de Jaén, abrirá el día 29 con una terna joven compuesta por Juan Ortega, Álvaro Lorenzo y Daniel Crespo. El plato fuerte del serial se celebrará el domingo 30 de agosto con Morante de la Puebla, José María Manzanares y Roca Rey. En cuanto a los toros no se han hecho públicas las ganaderías a lidiar, algo que se dará a conocer en los próximos días, aunque todo apunta a que serán las de Ana Romero y Juan Pedro Domecq.
1 d
abc.es
La facturación de las grandes subastas cayó un 80% en el segundo semestre por la pandemia
Con casi el 80% de caída de facturación con respecto al año pasado, las tres casas de subastas más importantes del mundo (Sotheby's, Christie's y Phillips) marcan el damático impacto del sector debido a la pandemia. Un nuevo informe de la firma de análisis de mercado del arte Pi-eX, con base en Londres , ha realizado los cálculos al comparar los resultados declarados por las tres casas que dominan el sector en el segundo trimestre del año. La caída en la facturación es exactamente del 79 por ciento. En 2019 generaron 4.400 millones de dólares durante el segundo trimestre, mientras que este año han facturado apenas 900 millones durante el mismo período de 2020. Tan dramática disminución es más significativa que la que siguió a la crisis financiera de 2008, cuando la facturación de las subastas cayó de 4.800 millones de dólares a 1.600 en 2009. Según la misma firma Pi-eX, en el primer trimestre la caída era de la mitad, un 40 por ciento. Como reacción, desde abril las casas organizaron cientos de subastas en formato digital, en vivo y también una mezcla de ambas, con cuatro transmisiones en directo. Aquellas ventas atrajeron a más de 150.000 espectadores y lograron entre todas un total de mil millones de dólares entre el 29 de junio y el 28 de julio. El informe de Pi-eX también ha calculado la facturación desde el varano pasado hasta este momento. Desde agosto de 2019 hasta julio de 2020 las tres casas de subastas obtuvieron 7.800 millones de dólares, una cantidad que ni siquiera se acerca a los 11.100 millones obtenidos durante el mismo período entre 2018 y 2019.
2 d
abc.es
Descubren el secreto de los antiguos murales rojizos de la Ciudad de los Dioses
Un estudio reciente ha descubierto cuáles eran los minerales que se utilizaron para realizar los murales tempranos del complejo arquitectónico de Quetzalpapálotl, en la zona de Teotihuacán, en el centro de México. Se trata del cinabrio -un sulfuro de mercurio- y la hematita, que fueron usados para lograr tonalidades rojizas en las decoraciones tempranas de la llamada Ciudad de los Dioses entre los años 200 y 350 d.C, según ha informado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Es la primera vez que se confirma el uso del cinabrio, un sulfuro de mercurio. El material fue aplicado directamente en la pintura mural temprana y solo se había identificado en fragmentos sueltos datados en las últimas etapas del desarrollo estilístico y tecnológico de la metrópoli, entre 350 y 550 d.C., tal y como ha puntualizado la investigadora del (INAH) Denisse Argote Espino. La especialista, que se dedica al estudio de la policromía en la gran ciudad del periodo Clásico mesoamericano, forma parte del equipo interdisciplinario del INAH que, en colaboración con expertos del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada (CFATA) y del Instituto de Geología, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), han llevado a cabo estudios de policromía en la zona. Además de los citados minerales, los expertos también han detectado el uso del yeso en los estucos, material que no había sido reportado, como dieron a conocer en un artículo recientemente publicado en la «Journal of Archaeological Science: Reports», especializada en la divulgación de técnicas y metodologías científicas aplicadas a la arqueología. Los autores han señalado que el estudio de la pintura mural «tiene mucho que aportar en este milenio, gracias al desarrollo de técnicas que no alteran su estado de conservación», entre ellas la espectrometría de fluorescencia de rayos X. Además, han explicado que este método permitió realizar un análisis rápido «in situ», sin necesidad de extraer una muestra de la pared. Complejo de Quetzalpapálotl El estudio se ha enfocado en las pinturas murales más representativas de cuatro espacios del Complejo de Quetzalpapálotl, ubicado al suroeste de la Plaza de la Luna, donde se pueden encontrar estructuras de fases temprana y tardía. Dichos espacios son el Palacio homónimo (Quetzalpapálotl), el Patio de los Jaguares, el Templo de los Caracoles Emplumados y el Complejo Sur. «Elegimos estas secciones porque todas contienen tonos rojos medios y claros en su composición pictórica. Solo unos pocos incluían tonos de rojo anaranjado», han afirmado los integrantes del equipo de investigación (Denisse Argote, Gloria Torres, Genoveva Hernández-Padrón, Verónica Ortega, Pedro A. López-García y Víctor M. Castaño). La aplicación del cinabrio en la arquitectura de los primeros periodos «se diseñó, probablemente, para representar rituales, consolidar su estructura religiosa y consagrar los espacios y las personas que los ocupaban».
2 d
abc.es
Descubren una red de canales navegable construida por los vikingos en Escocia hace 1.000 años
Una nueva investigación ha revelado una vía fluvial vikinga perdida de hace mil años que atraviesa las Islas Orcadas, conectando el Atlántico Norte y Scapa Flow, formando el equivalente a una antigua carretera, de acuerdo con los especialistas. El hallazgo, que se publicará en el Journal of Wetland Archaeology, comenzó porque los expertos de las universidades de Highlands, Islands, St. Andrews y Gales comenzaron a encontrar en el centro de las Orcadas nombres nórdicos antiguos, relacionados con la civilización vikinga. Estos nombres se conocen y estudian desde hace mucho tiempo en el norte de Escocia y las islas. Este nuevo trabajo siguió la pista de aquellos que tenían connotaciones de mar o de barco que se utilizan en el interior de las Orcadas hoy día. Nombres como Greenay, que significa aguas poco profundas; Warth, derivado del nórdico antiguo «varða» («baliza»), del que hay pruebas de Dinamarca de que se utilizó el mismo nombre para una torre de vigilancia. El oeste de las islas fue un área clave de poder para los condes nórdicos desde el siglo IX al XII. Las vías fluviales identificadas proporcionaron un fácil acceso al bastión de los Condes de Brough de Birsay para el transporte de rentas e impuestos de las ricas granjas y fincas que rodean el lago de Harray. También contaban con rutas comerciales esenciales en las aguas de Scapa Flow, de acuerdo con el comunicado de la Universidad de St. Andrews. Una combinación de nombres de lugares, métodos científicos modernos, mapeo geofísico de teledetección y muestras de sedimentos ha revelado que el área entera estaba conectada a través de una serie de canales antiguos. Se extendían hacia el norte desde el lago de Harray hasta los lagos de Sabiston y Boardhouse. Una vez que se analizaron todos los datos científicos fue posible modelar los recorridos y vincularlos a las ubicaciones con nombres náuticos. Mostraron una red de vías navegables desde Harray, a través del lago de Banks e incluyendo un transporte en Twatt hasta el lago de Boardhouse en las fincas del condado de Birsay. La red de vías navegables habría proporcionado una ruta de agua poco profunda a través de la cual los vikingos pudieron transportar tanto sus botes como mercancías pesadas.
2 d
abc.es
«Sol de Medianoche», el regreso de la saga Crepúsculo ve la luz tras diez años guardado en un cajón
Hace doce años que Stephenie Meyer tenía en mente «Sol de medianoche», la historia de la la saga «Crepúsculo» desde la perspectiva del vampiro Edward Cullen, interpretado en la gran pantalla por Robert Pattison. Sin embargo, la autorá descartó los planes. «Lo que sucedió fue una gran violación de mis derechos como autora, sin mencionar a mí como ser humano», dijo Meyer tras la filtración de su manuscrito que dio al traste con la continuación de la serie y con las ilusiones de millones de seguidores adolescentes en todo el mundo. «Los fans habían podido leer algunos capítulos hace años, por lo que tenían ya una muestra de lo que está por venir, pero querían más. Ahora, más de una década después de esa filtración, pueden escuchar la historia completa de Edward. En un momento en el que las librerías han reabierto recientemente, esperamos que esta sea una publicación realmente importante», ha afirmado en The Guardian el editor James Gurbutt. En Estados Unidos ya se han impreso un millón de libros de tapa dura, mientras que en el Reino Unido, la editorial Atom Books ha impreso 300.000 copias y prevé una primera semana «enorme» de ventas en el país. En ambos países salía a la venta el pasado martes. En España, será el próximo 17 de septiembre cuando Penguin Random House Grupo Editorial, con el sello Alfaguara Infantil y Juvenil, publicará «Sol de medianoche». El libro, de más de 600 páginas, llega catorce años después de la publicación en español del primero de los títulos, «Crepúsculo: un amor peligroso». En su página web, stepheniemeyer.com, la autora ha declarado que trabajar en «Sol de Medianoche» durante «tantos años» ha sido «una experiencia extraña», de acuerdo con Efe. «No soy la misma persona que era entonces. Mis hijos han crecido. El mundo es un lugar diferente. Pero terminar "Sol de Medianoche" me ha traído de vuelta aquellos primeros días de "Crepúsculo", con tantas cosas buenas», ha dicho sobre esta nueva entrega con la que vuelve al inicio de la historia de Bella y Edward.
2 d
abc.es
María Jiménez «No busco la aventura, ella me busca a mí»
Cuesta mucho encontrar leyendas de la canción española que se presten a dar una entrevista un día antes de dar un concierto. Se encierran en sí mismas, se refugian para concentrarse como si necesitaran el último repaso del mal estudiante, y no quieren hablar con nadie. Pero María Jiménez , ya lo saben, no es una celebridad del montó n. Lo demuestra al coger el teléfono en un coche de camino a Marbella, donde hoy comparte velada con Pitingo en Starlite: «Qué ganas tenía de hablar contigo, hijo». Desarmante desde el segundo uno. ¿Cómo está? ¿Cómo ha llevado toda esta locura que se nos ha venido encima? —Bueno, con lo del coronavirus yo tranquila, porque como ya no tengo mucha costumbre de salir y entrar,... Ver Más
2 d
abc.es
FIMUCITÉ acoge «Somos La Resistencia: La Casa de Papel En Concierto» y premiará al creador de la serie, Álex Pina
El Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (FIMUCITÉ) suma al elenco de invitados de su decimocuarta edición al creador de «La Casa de Papel», Álex Pina, quien visitará la isla con motivo del evento «Somos La Resistencia: La Casa De Papel En Concierto», programado para los días 25 y 26 de septiembre, en el que se interpretará en estreno mundial la banda sonora de la exitosa serie de televisión, adaptada a formato sinfónico. El autor recogerá en este marco un Premio Honorífico en reconocimiento a su trayectoria y por haber creado productos televisivos de extraordinaria calidad que han permitido impulsar e internacionalizar la música para el audiovisual español. Fundador de Vancouver Media, Álex Pina logró en 2018, por primera vez en la historia de la ficción española, un Premio Emmy Internacional al mejor Drama. Es también creador de otras series icónicas como «Vis a Vis», «El Barco», «White Lines», «El Embarcadero» y «Los Hombres de Paco». Además, recibió el Premio Ondas en 2004 por «Los Serrano», y ha recibido otros galardones internacionales como el Fénix iberoamericano o la Ninfa de Montecarlo al mejor drama por «La Casa de Papel». En cine ha dirigido y escrito el guion de «Kamikaze» y ha sido además guionista y productor de «Fuga de cerebros 1 y 2», «Tres metros sobre el cielo» y «Tengo ganas de ti», una de las películas más taquilleras de la industria española. Compuesta por Manel Santisteban e Iván Martínez Lacámara, la música de «La Casa de Papel» sonará en el Auditorio de Tenerife de la mano de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, bajo la dirección artística y musical del reconocido compositor y director de orquesta Diego Navarro, director de FIMUCITÉ. Ya se encuentran a la venta las entradas para las dos funciones previstas de «Somos La Resistencia: La Casa De Papel En Concierto», que contará con la presencia de los compositores Manel Santisteban e Iván Martínez Lacámara, y la cantante Cecilia Krull, quien interpretará sobre el escenario la popular canción principal de la serie, «My life is going on». El 14º Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife se celebrará entre el 18 y el 27 de septiembre de este año con el apoyo de Cabildo de Tenerife, Ayuntamiento de Santa Cruz, Ayuntamiento de La Laguna, Gobierno de Canarias, Auditorio de Tenerife y Orquesta Sinfónica de Tenerife.
2 d
abc.es