Herramientas
Change country:
Libros
Libros
García de Cortázar: «Los nacionalistas excluyentes desean dividirnos atacando la lengua»
Al nacionalismo excluyente no se le contrarresta con más nacionalismo, ni tampoco con concesiones económicas o promesas metálicas. A los que quieren romper la convivencia solo se les puede replicar desde el corazón del país, desde la pintura, la literatura y hasta el deporte. Desde lo que Fernando García de Cortázar, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto, designa como «patriotismo cultural» en su nuevo ensayo titulado «Y cuando digo España. Todo lo que hay que saber» (Arzalia Ediciones). «Estamos hablando de una nación que en el terreno cultural es muy difícil de superar. La aportación de España al mundo admite pocas comparaciones», apunta el director de la Fundación Vocento. El escritor vasco impartirá esta tarde a las 19.30 h. una conferencia telemática en el Aula de Cultura ABC para analizar las líneas maestras de su último libro y las razones por las que España debe abandonar de una vez sus complejos históricos. «Hemos interiorizado la Leyenda Negra y nos hemos creído las mentiras sobre nuestras maldades. Tenemos, además, la mala suerte de contar con nacionalismos excluyentes muy activos, que siempre tratan de erosionar la nación española para afirmar la suya», señala García de Cortázar, que lamenta que esos nacionalismos son «pura caverna en el resto de Europa, pero aquí están legitimados por una parte de la izquierda». El acto estará presentado por Javier Arjona García-Borreguero, director del Aula de Cultura ABC, y moderado por José Domingo Domingo, presidente de Impulso Ciudadano y «el personaje más importante del constitucionalismo catalán», en palabras de García de Cortázar. Juntos abordarán los grandes hitos del país y las amenazas más recientes a las que se enfrenta la cultura española. «Hay un deseo de dividirnos por parte de los nacionalistas identitarios, que están poniendo grandes dificultades también en materia cultural y no paran de atacar la lengua. Me resulta tristísimo y humillante lo que se está haciendo con el idioma desde algunas instancias», asegura el autor de «Y cuando digo España. Todo lo que hay que saber». «Lo que quiero es dar a los españoles los argumentos necesarios para poder contestar a los que hablan de desguace o de fin de raza. Los índices de bienestar demuestran que España está a la cabeza en muchas cosas. Que es un país amable para vivir y para ser viajado», comenta el historiador como esbozo de su charla de hoy. Para poder presenciar online la conferencia es necesario registrarse en la web http://auladecultura.abc.es
abc.es
Autorretrato, completo y sin editar, de Sylvia Plath
La escritura de cartas no es un género literario en sí mismo, y mira que nos gusta ponerle etiquetas a todo, como si los libros estuvieran en las estanterías de los supermercados y no de las librerías. Pero, en función de quién sea el que firma las misivas, las palabras en ellas reflejadas adquieren, a veces, un valor testimonial, una armonía en su conjunto, un nivel narrativo, en definitiva, que ya quisieran algunas novelas hoy mismo publicadas. Y lo mismo sucede con los diarios. En la historia reciente de la literatura hay muchos ejemplos de ello, pero el que hoy nos ocupa está impregnado, además, del halo mítico de su autora: Sylvia Plath (1932–1963). No merece la pena detenerse, ahora,... Ver Más
1 d
abc.es
El Goncourt premia a un gran escritor y se olvida de la «no ficción» novelesca
El jurado del Goncourt ha concedido un premio oficial a Hervé Le Tellier, por su novela «L’Anomalie» («La anomalía»), y otro por omisión: rechazando el oportunismo del género de la «novela de no ficción», representado, este año, por Emmanuel Carrère y Raphaël Enthoven. Autor de una treintena de libros, del relato ultra vanguardista a la fábula erótica, pasando por el relato policiaco y filosófico, Hervé Le Tellier no figuraba entre los «favoritos» predestinados a ganar el premio literario más famoso de Francia. Le Tellier lleva muchos años viviendo y vegetando en una relativa «periferia» literaria, lejos del mundillo tradicional que acapara premios, publicidad y traducciones. El suyo era y quizá siga siendo el mundo de varios «clubs» de literatura «potencial» y crítica muy radical de casi todo, incluidos los «cenáculos literarios» establecidos. «La anomalía» fue recibida, en su día, hace semanas, como un gran novela «caída del cielo» (BibliObs dixit) en las pantanosas aguas de los premios literarios, franceses y más allá. Tras aplazar la concesión del premio, para protestar contra la decisión del gobierno de Emmanuel Macron de cerrar temporalmente las librerías, para combatir la pandemia, los jurados del Goncourt terminaron trabajando y votando recurriendo al método de la video conferencia. Y se pusieron de acuerdo en lo esencial: en tiempos de crisis, el Goncourt debía confirmar su independencia, su libertad de criterio y apoyar libros de calidad, rompiendo con las normas convencional del «escribir, publicar y vender». Dicho y hecho. Hervé Le Tellier devolverá al Goncourt el aura perdida durante muchos años. Grandes perdedores Emmanuel Carrère y Raphaël Enthoven, que fueron presentados, lanzados y vendidos, a finales de agosto y primeros de septiembre, como «indiscutibles vencedores» en la batalla del Goncourt. Entrevistas, comentarios publicitarios, traducciones contratadas, anunciaban la conquista final del Goncourt. Escándalos más turbios La madre de los hijos de Emmanuel Carrère, Hélène Devynck, recurrió a su abogado para denunciar al eminente novelista de «no ficción», que ha contado por lo menudo, sin muchos escrúpulos, intimidades carnales que la ex compañera considera indeseables. Carrère no solo ha roto un compromiso moral con la madre de sus hijos: ha violado un contrato firmado por ambas partes, renunciando a la explotación «literaria» de intimidades. El escándalo Carrère puso fin a sus aspiraciones en la carrera del Goncourt. Otro tanto ocurrió con Raphaël Enthoven, padre del primer hijo de Carla Bruni (esposa de Nicolas Sarkozy), que ha contado con poco pudor las historias sentimentales de su propio padre con la misma Carla Bruni, entre otras mujeres de «alegre compañía». Enthoven también aspiraba al Goncourt. El jurado del premio ha considerado que la «no ficción», en su caso, también parece confundir la «literatura» con el comercio de intimidades destinadas a conquistar «nuevos públicos».
1 d
abc.es