Principal
eldiario.es - eldiario.es
eldiario.es - eldiario.es
Sanidad no registra ningún nuevo fallecido por segundo día consecutivo y suma 137 contagios en 24 horas
El Ministerio de Sanidad ha informado este martes de que se han registrado 137 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas (73 de ellos en Madrid), lo cual supone un incremento con respecto a los 71 de ayer, cuando se dio el menor número de contagios desde principios de marzo y no se registró ningún fallecido. Con los datos de hoy, la cifra global de contagiados se sitúa en 239.932 personas y la de decesos en 27.127. Además, aunque se han notificado de 34 fallecidos con fecha de defunción en los últimos 7 días, la cifra total de muertos se mantiene en el mismo número que hace dos días: 27.127. De los últimos decesos informados, 9 se han producido en Catalunya, 6 en Castilla y León y 5 en Extremadura.Hay que recordar que, como destacó ayer el director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, algunos fallecidos notificados por comunidades no están figurando en el balance del Ministerio porque únicamente se incluyen aquellas muertes constatadas en las últimas 24 horas. Por tanto, están a la espera de una validación de los datos que podría añadir fallecidos a días anteriores. Destaca también que de los 137 casos diagnosticados el día previo 73 de ellos se hayan dado en una sola comunidad: Madrid. Le sigue Catalunya con 17, Andalucía con 12 y Ceuta con 9. Aunque la decisión final dependerá del comité de expertos, se espera que todos los territorios en fase 1 el próximo lunes pasen a fase 2. Al menos así lo ha hecho constar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ayer anunció su petición para pasar de fase al Ministerio de Sanidad. En la misma posición se encuentra la Generalitat, que considera que Barcelona y su área metropolitana ya están listas para la fase 2 y así se lo han hecho constar en un informe remitido al Ejecutivo central. 
eldiario.es
Una nueva autopsia encargada por la familia de George Floyd asegura que murió de asfixia
La autopsia encargada por la familia de George Floyd, el afroeamericano asesinado durante una detención el pasado 25 de mayo en Mineápolis, asegura que murió de asfixia tras la inmovilización realizada por el policía que le arrestó. "La causa de la muerte es la asfixia por la compresión del cuello, que puede interferir con el oxígeno que llega al cerebro, y la compresión de la espalda, que interfiere con la respiración", dijo Michael Baden, un exmédico contratado por la familia de Floyd, en declaraciones que recoge la BBC. El veredicto contrasta con la autopsia inicial realizada por un forense de Minnesota, según la cual no existía "evidencias físicas que sustenten el diagnóstico de una asfixia traumántica o estrangulación" y apuntaba más a "las condiciones médicas previas".Minneapolis Police kill a black man on 38th and Chicago. He is screaming, “I can’t breathe” as police drive their knee on his throat for over three minutes. pic.twitter.com/1hhBLAqy8K— Keaon Dousti کیان (@KeaonDousti) May 26, 2020
1 d
eldiario.es
Las tiendas de comida rápida deberán cobrar por los vasos, las tapas y cajas de plástico a partir de 2023
"Su menú. Gracias". Tradicionalmente, esa frase se ha traducido en una compra de bebida y comida lista para tomar, pero envuelta en plástico. Como ocurrió con las bolsas hace unos años, a partir de 2023, las tiendas de comida rápida deberán cobrar a parte los vasos, tapas y paquetes de plástico de sus productos, según recoge el anteproyecto de ley de residuos que prevé aprobar el Consejo de Ministros este martes.Este anteproyecto es una de las piezas que tienen que desarrollar la Estrategia de Economía Circular 2030 que también revisa el Gobierno y que pretende que España deje de producir 20 millones de toneladas de desechos en los próximos 10 años, convertirá en obligatorio que se dispense agua del grifo o se recorte a la mitad el desperdicio de comida en los hogares.  Prohibido vender pajitas o cubiertos en 2021Los plásticos de usar y tirar se han convertido en problema de primer orden. La casi imposible gestión de la ingente cantidad de basura de este material ha estallado en las islas de plástico de los océanos, las playas o las desembocaduras fluviales. El 70% del plástico consumido al año en España acaba siendo un residuo: 2,5 millones de toneladas, según Cicloplast.El proyecto que iniciará este martes su camino para convertirse en ley prohíbe la venta de muchos de estos utensilios: pajitas, bastoncillos, palos de globo o paquetes de poliestireno a partir del 3 de julio de 2021, como obliga la directiva europea. Además, tendrán que rebajarse un 50% la venta de paquetes para comida preparada en 2026 respeto a lo que se venda en 2022. En 2030 esa caída debería alcanzar, según el anteproyecto de ley, un 70%. También se impedirá que los cosméticos tengan microplásticos añadidos, cuentan fuentes del Ministerio de Transición Ecológica.Recortar 20 millones de toneladas de residuosPara reducir los envases, y por tanto potenciales residuos, la ley prevé establecer una preferencia por el agua del grifo. Los bares y restaurantes van tener la obligación de ofrecer agua del grifo gratuita aunque dispongan de botellas. Las administraciones públicas deberán minimizar el consumo de agua embotellada en sus dependencias. En todo caso, en centros sanitarios y educativos podrán comercializarse envases de un solo uso."Con las disposiciones normativas en marcha, el agua del grifo ofrece garantías de seguridad en la práctica totalidad del territorio español en los lugares públicos, permitiendo de este modo la reducción del empleo de botellas de plástico", aclaran las directrices del Ejecutivo.Sobre los envases, el Gobierno no plantea hacer obligatorio el sistema de recogida de botellas retornables. Fuentes de Transición Ecológica aseguran que se van a eliminar los requisitos legales para introducir este sistema que se establecieron en 2011 y que, dicen, lo hacen casi imposible de implementar. Pero será en un real decreto posterior, aclaran.El objetivo marcado por el nuevo texto legal es reducir en un 15% los residuos generados por la economía respecto a los 137 millones de toneladas calculados en 2010. La fórmula reside en establecer una jerarquía de preferencias que sitúa en primer lugar la prevención de generar desechos, después la reutilización, después el reciclaje, su valorización y, como último recurso, el vertedero.Hay mucho retraso por recuperar: en 2016, de los 129 millones de toneladas totales se reciclaron solo 39,6, un 37%, según refleja Eurostat. "Estamos desaprovechando gran parte de los recursos en un contexto de materias primas cada vez más escasas", analiza la Estrategia.60% menos de basura en los vertederos en 2030En este sentido, el anteproyecto de ley que llega mañana al Consejo de Ministros marca que, en 2030, se recicle el 60% de los desechos municipales. En 2017, último año inventariado, ese porcentaje se quedó en el 36,1%, según Ministerio de Transición Ecológica. Eso supone que, de los 22 millones de toneladas de este tipo de residuos, se llevaran a vertederos 11,2 millones de toneladas y se quemaran otros 2,8 millones: 14 millones de toneladas al basurero.Salvar 669.000 toneladas de comida de la basuraLa Estrategia Circular considera los sectores económicos prioritarios la construcción (que consume el 40% de los recursos y produce el 40% de los residuos), la industria, el turismo, el sector textil, pero también los bienes de consumo y el sector agroalimentario.De esta manera, marca que debe reducirse mucho el desperdicio de alimentos. Los hogares españoles tendrán que dejar de tirar a la basura 669.000 toneladas de comida cada año para lograr recortar en 2030 un 50% los 1,339 millones de toneladas que se desperdician anualmente. En las casas se desperdician 1,12 millones de toneladas de comida que ni siquiera se ha cocinado, según el último recuento del Ministerio de Agricultura. Lo que más se tira: frutas, hortalizas y verduras, casi la mitad del total. Un problema tan generalizado que ocho de cada diez hogares admiten que tira comida o bebida sin utilizar. El anteproyecto de residuos también atañe a la producción, la transformación y la venta minorista de alimentos.Freno a la obsolescencia de productos La estrategia coordinada desde Transición Ecológica considera que hay que "invertir la tendencia actual de consumo exacerbado de productos a un modelo de consumo más responsable". ¿Cómo? "Facilitando la reparabilidad de los bienes producidos y su reutilización, prolongando su vida útil y posibilitando su valorización al final de ésta", responde. La obsolescencia de productos tecnológicos como los teléfonos móviles imponen alta factura, no solo por los materiales que utiliza, sino también climática en cuanto a emisiones de CO2, causantes del calentamiento global de la Tierra. Los smartphones y los portátiles se cambian cada poco tiempo. Tienen una vida media en Europa de tres y 4,5 años respectivamente. En este contexto, cada curso se vende unos 210 millones de teléfonos y otros 27 millones de ordenadores en Europa: el alto ritmo de reposición produce casi 50 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, según calculó la federación ecologistas European Environmental Bureau."En un contexto mundial en el que las materias primas son cada vez más escasas y caras, reciclar tan solo el 37,1 % de los residuos generados supone estar desaprovechando los recursos disponibles", establece el plan. En este sentido, también pide reducir un 30% el consumo de materiales que, por ejemplo, en 2018 se elevó a los 423 millones de toneladas entre minerales o biomasa, es decir, los cereales, las frutas o las hortalizas.
1 d
eldiario.es
Sanidad no registra ningún fallecido en las últimas 24 horas y suma el menor número de nuevos contagios desde el 6 de marzo
El Ministerio de Sanidad ha informado este lunes de que se han registrado 71 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, el menor número de contagios desde el pasado 6 de marzo cuando se dieron 141. Con esta cifra, el número de contagios se disminuye en comparación con la información de este domingo, fecha en la que se detectaron 96 casos. Estos datos sitúan la cifra global de contagiados en 239.638 personas y la de decesos en 27.127.La comunidad con mayor número de contagios es Madrid, con 18, seguida de Catalunya con 16 y Castilla y León con 11. Además, siete comunidades no han notificado de ningún caso diagnosticados en las últimas 24 horas, entre las que se encuentran Cantabria, Extremadura, Galicia, Melilla, Murcia, País Vasco y La Rioja. Los recientes brotes de la desescalada están poniendo a prueba los sistemas de detección de todo el país, todo ello con un 70% de la población ya situada en la fase 2. Los repuntes en Lleida, Totana o Ceuta ponen de manifiesto la necesidad de contar con los mecanismos de vigilancia de los que tanto advirtieron la OMS y los expertos, ya que de lo contrario podría acabarse precipitando una temida marcha atrás. 
1 d
eldiario.es
Un consejero de Ciudadanos califica de ilegal la orden del Gobierno de Ayuso de no trasladar a ancianos de residencias a hospitales
El consejero de Políticas Sociales, Igualdad, Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, se ha mostrado este lunes "radicalmente en contra" de los criterios reflejados en varias órdenes por las que se rechazaba el ingreso en hospitales a determinados usuarios de residencias de mayores en pleno pico de la pandemia del coronavirus.En una comisión celebrada en la Asamblea de Madrid, Reyero ha aseverado que dichos criterios, establecidos en diversos protocolos difundidos por varios medios de comunicación, se distribuyeron "en contra del criterio de la Consejería de Políticas Sociales". De hecho, ha dicho que tanto en reuniones como por escrito el 22 de marzo, el 31 de marzo y el 11 de abril manifestó al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, su posición rotundamente contraria."La derivación (a hospitales) debe basarse en criterios médicos pero no por grado de dependencia. No es ético y posiblemente no sea legal. Si no era posible la derivación, habría que medicalizar las residencias, dije. O el residente va al hospital o al revés", ha afirmado el consejero, quien ha recordado que el CERMI expresó su inquietud por estos protocolos.Reyero ha precisado que dichos protocolos son contrarios a los derechos internacionales de las personas con discapacidad. "Todos por ser ciudadanos tenemos derecho a la sanidad pública. Por vivir en una residencia no se pierde ese derecho", ha reiterado Reyero, quien se ha mostrado "absolutamente a favor" de crear una comisión de investigación en la Asamblea que analice la mortalidad de las residencias madrileñas durante esta pandemia.También ha lamentado que el Ministerio de Derechos Sociales no haya publicado las cifras de toda España de mortalidad en residencias por la Covid-19, a pesar de que desde hace casi dos meses cada comunidad les facilita las cifras dos veces por semana.Reyero ha tomado los datos periodísticos que revelan que son más de 19.000 los residentes fallecidos por coronavirus en España, por lo que en la región serían el 31%. "Teniendo en cuenta que los fallecidos totales dados por el Ministerio de Sanidad son más de 27.000, el 34% de ellos en Madrid. Estamos hablando de porcentajes similares en ambos casos. Ha habido un problema en la Comunidad de Madrid, pero también en toda España. No hay una excepción madrileña. Hay muchos factores a tener en cuenta. Uno puede ser el modelo de gestión, otro el tamaño de las residencias, la propia infraestructura de la residencia, etcétera", ha remarcado.Además ha señalado que han trabajado desde el primer momento para atender a las personas más vulnerables habilitando espacios, convirtiendo CEPIS en centros de distribución de alimentos a inmigrantes y sin recursos y habilitando la red de comedores sociales, que ha distribuido bolsas de comida a los más necesitados. El consejero también a la gestión de convenios para niños en situación de vulnerabilidad por el cierre de colegios.Intervenciones de los grupos de la oposiciónLa portavoz socialista de Políticas Sociales en la Asamblea, Purificación Causapié, ha subrayado que las órdenes dadas para restringir los ingresos de pacientes procedentes de residencias en hospitales son varias y están firmadas por cargos públicos, por lo que ve "imprescindible" que la comisión de investigación estudie lo ocurrido.Así ha recordado que los jueces han insistido en la medicalización completa de las residencias en Alcorcón y Leganés, con 37 fallecidos tras los autos judiciales. Por otro lado, ha criticado la "falta de control y estructura para vigilar" de la Consejería respecto a las residencias privadas y concertadas de la región, que son la inmensa mayoría; y la tardanza en la zonificación de muchos geriátricos por el coronavirus.La parlamentaria socialista ha pedido a Reyero que se oponga a despidos y expedientes de empleo en residencias madrileñas, que se comprometa con el presupuesto que sean capaces de garantizar "una adecuada gestión y seguimiento" y que luche para acabar con las llamadas colas del hambre. "Han sido muy rácanos con la política social", le ha espetado.Por su parte, la diputada del PP Dolores Navarro ha criticado la compra de test falsos, la requisa de aduanas y la "descoordinación y el desgobierno" del Ejecutivo central en esta crisis. "El mando único de Pablo Iglesias en residencias ni está ni se le espera y politiza el dolor. Madrid ha trabajado sin descanso. La compra de los EPIs por parte de la Comunidad fue un respiro para los trabajadores de residencias es. Madrid no tiene una tasa de mortalidad más alta de residencias de toda España", ha resaltado.Navarro ha explicado que si la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, se opuso a la llegada de médicos del Ejército a las residencias madrileñas, como le pedía Reyero, fue por "solidaridad" para que pudieran dar servicio en toda España. Sobre el rechazo a hospitalizar a usuarios de geriátricos, ha indicado que prevalecieron los criterios médicos y que los protocolos mencionados solo eran "un borrador que se corrigió, que solo planteaban que con en casos de terminalidad se diera el mismo tratamiento en su residencia"."Si preguntamos a los geriatras nos dirán que el único problema es que las ambulancias no llegaban en ciertas ocasiones", ha añadido la parlamentaria popular, que ha apuntado también que una orden del Gobierno central del 5 de abril "pedía a las residencias que dejaran a los contagiados en los centros de mayores y no les mandaran a los hospitales.Por su parte, la diputada de Cs Carlota Santiago ha reconocido que en Madrid, al igual que en el resto de España, faltaron equipos de protección individual y test en el pico de la pandemia; pero que ahora la situación "ha mejorado mucho" gracias a las intervenciones del Platercam y de las Fuerzas Armadas. "Las residencias no están preparadas para solventar una pandemia de estas características. Por eso es necesario pacto para elaborar un respuesta conjunta para salir de esta crisis", ha lanzado.Polémica con los protocolosPara el diputado de Más Madrid Emilio Delgado, la página web de la Comunidad de Madrid está "llena de información falsa", ya que habla de la medicalización de residencias cuando no se ha realizado ninguna o de la intervención en más de un centenar cuando al intervención directa de la Comunidad ha sido en 14, al tiempo que se ha quejado de que no cuentan con datos desagregados de afectados por residencia.Asimismo, Delgado ha llamado "cobarde" a Ayuso por "cargarle el mochuelo" de las denegaciones de derivaciones de residentes a "los pobres trabajadores" médicos. "La presidenta se ha negado a responder si existían protocolos pero hay varios. El mismo partido que no ha tenido duda de instrumentalizar el terrorismo venga a decirnos que investigar todo esto que ha sucedido, saber quién ha hecho estos protocolos es instrumentalizar el dolor pone a prueba la cortesía parlamentaria y la paciencia", se ha quejado.Por su parte, el parlamentario de Vox Mariano Calabuig ha criticado la "descoordinación total" que ha habido en esta crisis en los geriátricos madrileños y ha apuntado al consejero como "responsable por encima de los demás". "Usted como cabeza tenía que haberse impuesto y si no lo conseguía, se tenía que haber retirado", ha dicho a Reyero, a quien también ha afeado que cree un plan de contingencia con 20 millones de euros a entidades sociales, a las que ha tildado de "chiringuitos", para atener a los más afectados económicamente por la pandemia.Por último, la diputada de Unidas Podemos Paloma García también ha insistido en que los protocolos para no atender a determinados residentes en hospitales "no eran un borrador", sino una "eugenesia para personas con discapacidad, una vergüenza que no es ético ni legal". También ha asegurado que la Comunidad no ha cumplido los autos judiciales que piden la medicalización de geriátricos en Leganés y Alcorcón.
1 d
eldiario.es
La Comunidad de Madrid elimina más de 14.000 plazas en la escuela pública el curso que viene, según CCOO
El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso eliminará 14.121 plazas en la escuela pública el curso que viene. 466 aulas de todos los niveles educativos, según un informe de Comisiones Obreras, que ha analizado la situación de 1.096 centros tras la publicación de las plazas disponibles a partir de septiembre. El recorte afecta a 270 de los colegios (158) e institutos (107) estudiados, lo que supone un 25% del total de centros de la Comunidad de Madrid. La Consejería de Educación ha organizado el curso escolar 2020-2021 como estaba planificado antes de la epidemia, pese a que la exigencia de distanciamiento va a obligar a reducir las ratios. Por ejemplo, las instrucciones de la propia Consejería para la vuelta de los niños y niñas de 0 a 3 años contemplan la mitad solo de alumnos por aula. La supresión de plazas públicas de algunos colegios es una situación que se repite curso tras curso. La Consejería justifica que son ajustes debidos a la oferta y la demanda y que se eliminan en unos sitios y se crean en otros. Aunque fuentes de la cartera no aportan datos de cuántas unidades nuevas se abrirán el curso que viene. Comisiones Obreras, sin embargo, considera que se trata de "recortes" y denuncia que la Comunidad de Madrid ha organizado "el proceso de escolarización al margen de lo que indica la autoridad sanitaria". "No se fundamenta en ningún caso. Primero porque las ratios ya son muy altas y hay zonas con mucha demanda de escolarización. Y segundo porque estos recortes impiden abordar la necesidad de bajar el número de alumnos por clase en plena pandemia", explica la secretaria de Educación de CCOO en Madrid, Isabel Galvín, que ve en la Comunidad de Madrid una intención de "derivar de la pública a la concertada". Las clases de tres años, la puerta de entrada al sistema educativo, son las más afectadas. Desaparecen 166 respecto a este curso, lo que supone 4.175 plazas menos en Infantil. Le siguen 3.395 puestos escolares menos en Bachillerato, 2.765 en Secundaria y 675 en Primaria. A estas plazas hay que sumarle otras 3.111 más que el sindicato no ha podido concretar en qué nivel están. La zona sur es la más afectada. Caen 148 aulas en 85 centros. En el área de Capital desaparecen 139 unidades en 34 colegios. Galvín ha puesto el ejemplo de Rivas, donde se ha eliminado un aula en un colegio público pero se ha creado en otro a 3 kilómetros. "Una oferta no compensa a la otra. Es el modelo regional. Se crea una unidad en una zona pero no solventa los problemas de escolarización del mismo municipio", ha argumentado. 
2 d
eldiario.es
Por qué el supercontagio en esta pandemia podría ser una buena noticia
Para los amantes de la jerga de pandemia, el desconfinamiento trae un nuevo parámetro: K. En el caso de la COVID-19, lo que dice el número K es que en su transmisión es especialmente importante el fenómeno del supercontagio.Un cierto halo mítico envuelve a la figura de los supercontagiadores: personas que tienen algo biológico o social que potencia la transmisión del virus. Mientras no sea fácil identificarlos, resulta más útil centrarse en las situaciones supercontagiadoras. Los trabajos que estudian el fenómeno pueden dar pistas en la toma de decisiones cotidianas durante la desescalada. Por ejemplo, parece haber más transmisión en sitios cerrados donde se permanece cierto tiempo, sobre todo si se habla en voz alta o se canta —coros, misas, lugares con música alta—.En los casos en plantas de procesado de carne, la baja temperatura y el ruido ambiente podrían ser factores facilitadores. Un estudio en Japón ha hallado que la probabilidad de contagio en sitios cerrados es casi 19 veces mayor. Y se ha estimado que hablar un minuto en voz alta genera al menos mil gotitas con partículas virales, que podrían quedarse hasta 8 minutos en el aire.Los primeros trabajos que apuntan a que para cortocircuitar esta pandemia es crucial concentrase en el supercontagio son modelos matemáticos. En abril, el grupo de Adam Kucharski, en el London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM), concluía —en un trabajo aún no revisado por otros expertos— que el número de contagios que genera cada persona infectada es muy variable: unos pocos contagian a muchos, y muchos —la mayoría— a muy pocos o incluso a nadie. Estiman que el 10 % de los casos es responsable del 80 % de la transmisión.Este resultado "subraya los beneficios potenciales de enfocar los esfuerzos [para frenar la pandemia] en el fenómeno del supercontagio", escriben los autores.Se podrían suavizar así, dice Kucharski en un reportaje en Science, medidas muy costosas para la población pero menos efectivas en términos relativos: "El confinamiento es una medida muy poco precisa. Básicamente estás diciendo: no sabemos lo bastante sobre dónde ocurren los contagios como para centrar el esfuerzo ahí, así que lo cerramos todo".Qué es K, el parámetro del supercontagioEl número reproductivo es el famoso Ro, o erre subcero: el número medio de casos nuevos que genera cada persona infectada. Pero, como en el chiste de las dos personas que se comen un pollo 'a medias' sin que una pruebe bocado, Ro no cuenta toda la verdad. Por eso entra en escena K, que mide si la epidemia avanza uniformemente o si, por el contrario, los casos se agrupan formando cúmulos. Cuanto menor es K, más grumos tiene el dibujo del avance de la epidemia.En 2005 se analizó el número K de varios patógenos causantes de otras epidemias. Para el primer SARS, el coronavirus similar al actual que apareció en 2003 y en cuya epidemia se identificaron muchos eventos de supercontagio, se asignó a K un valor de 0,16. En la epidemia del coronavirus MERS, en 2012, el K fue 0,25. El de la pandemia de gripe de 1918 fue 1, indicio de que hubo menos supercontagio.Pasados ya varios meses de pandemia, empieza a haber datos para reconstruir la epidemiología de focos en todo el mundo. También parecen confirmar la importancia del supercontagio en el caso del SARS-CoV-2."Como la mayoría de los infectados no contribuye a la expansión de la epidemia, el número reproductivo efectivo podría reducirse de manera drástica previniendo los eventos de supercontagio, relativamente raros", explican Kucharski y sus colegas.Por qué hubo vías muertas en el avance del virusMuchos brotes explosivos de contagio se asocian a euniones religiosas, albergues para miles de trabajadores, mercados o mataderos. El caso más extremo identificado es el de la paciente 31 en Corea del Sur, a mediados de febrero: al rastrear sus contactos se supo que había asistido a varias reuniones religiosas con un millar de personas, y en pocos días se contabilizaron más de 5.000 contagios en la localidad de Daegu.En Europa no faltan ejemplos, sobre todo del inicio de la pandemia, antes de que la saturación del sistema impidiera el seguimiento de contactos.Para los investigadores, la importancia del supercontagio en el avance de esta pandemia encaja con que haya habido introducciones del virus que no han cuajado.En Francia se sabe que hubo al menos cuatro entradas del coronavirus que no tuvieron prácticamente contagios a su alrededor. Como explicó a SINC el genetista Ignacio González Bravo, solo uno de estos eventos "cuajó y se expandió, asociado sobre todo a manifestaciones multitudinarias de iglesias evangélicas en Alsacia".Brotes iniciales en ciudades pequeñasTambién ha llamado la atención que varios brotes iniciales, en enero y febrero, no se dieron en grandes áreas metropolitanas con denso tráfico, como Seúl, Frankfurt o Roma, sino en localidades más pequeñas como Daegu en Corea del Sur, Gangelt en Alemania y las ciudades de Lombardía, en Italia."Esto puede explicarse en parte si consideramos que los brotes son mucho más probables cuando nacen de un suceso de supercontagio", escriben Benjamin M. Althouse, del Instituto para la Modelización de la Enfermedad en Washinton (EEUU), y coautores en un preprint que analiza el papel del azar en la propagación de la pandemia."Las grandes poblaciones tendrán más introducciones que una ciudad pequeña, pero hay muchas ciudades pequeñas, y los grandes brotes iniciales suceden dondequiera que ocurre el primer evento de supercontagio", añade Althouse. Por eso no valen solo los datos de densidad de población y tráfico aéreo como indicadores de riesgo.Hay más trabajos recientes que, por diversas vías, confluyen en la importancia del supercontagio. Son resultados preliminares porque aún no han sido revisados por otros investigadores, pero coinciden en sus conclusiones.El árbol filogenético en EspañaUna evidencia procede de la genética. En España, un reciente trabajo del grupo de Antonio Salas, de la Universidad de Santiago de Compostela, ha reconstruido el árbol evolutivo de los genomas de SARS-CoV-2 secuenciados en países de todo el mundo.Salas, con amplia experiencia en reconstruir la evolución genómica de grupos humanos, ha empleado una técnica propia, distinta del algoritmo usado en la visitada web del proyecto Nextstrain y basada en fundamentos de la genética clásica. Uno es el principio de máxima parsimonia, que, como explica a SINC, busca "el camino más corto", o el número mínimo de mutaciones que conecta distintas ramas del árbol filogenético.Su análisis de casi 5.000 genomas víricos encuentra que, a escala global, aproximadamente la mitad de todos los casos proceden de solo unas pocas docenas. "No tenemos datos epidemiológicos", dice Salas, "pero lo que vemos solo podemos explicarlo con sucesos de supercontagio".En el caso de España los investigadores detectan múltiples entradas del virus, y una peculiaridad: aquí proliferó especialmente un linaje asiático que en el resto de Europa es menos frecuente. Pero "no vemos nada que indique más virulencia, simplemente es cuestión de azar", explica Salas, que recuerda que el trabajo aún está en curso.En Israel, otro trabajo similar detecta "altos niveles de heterogenicidad" en la transmisión de SARS-COV-2, "con entre 1-10 % de los individuos infectados generando el 80 % de las infecciones secundarias", escriben los autores, de la Universidad de Tel Aviv.Investigadores de la Universidad de Hong Kong han llegado a conclusiones parecidas siguiendo una metodología muy distinta, los datos del rastreo de contactos: "Estimamos que el 20 % de los casos han sido responsables del 80 % de la transmisión local". Para los autores de este trabajo, "las autoridades deberían priorizar el trazado rápido y la cuarentena de los contactos, así como el distanciamiento físico, para prevenir los eventos de supercontagio en ambientes de alto riesgo social".Para los investigadores, la importancia del fenómeno del supercontagio en esta epidemia tiene algo bueno: abre ventanas de oportunidad para cortocircuitarla. "Es crucial entender los tipos de focos de contagio y los patrones de transmisión en cada uno", escribe Benjamin M. Althouse. A este objetivo "deben dirigirse explícitamente los esfuerzos de rastreo de contactos".
2 d
eldiario.es
Una semana de rabia: cuatro claves para entender por qué los disturbios se han extendido por Estados Unidos
Solamente este fin de semana, al menos 2.500 personas han sido detenidas en EEUU en unos disturbios que ya se han extendido a 75 ciudades. Se han vivido protestas de extrema violencia e incontables escenas de brutalidad policial, se ha movilizado a 5.000 soldados para patrullar las calles y más de 20 ciudades han impuesto el toque de queda. No se había visto una situación así ni en 1968, el año en que murieron casi 17.000 estadounidenses en Vietnam y estallaron terribles disturbios tras el asesinato del líder negro Martin Luther King. Ahora han muerto más de 100.000 por el coronavirus y los disturbios han comenzado tras la muerte de un hombre negro llamado George Floyd.Todo empezó con una muerte muchas muertesA las ocho de la tarde del pasado lunes, la policía acudió a una tienda de Minneapolis donde George Floyd había usado, presuntamente, un billete falso de 20 dólares. Cuatro agentes lo detienen, lo esposan y mientras está tumbado en el suelo, uno de los policías le aplasta el cuello con su rodilla durante ocho minutos. En las diferentes grabaciones no se aprecia que ofreciera ninguna resistencia y se escuchan sus súplicas al agente porque no puede respirar, así como las de varios testigos. Para cuando el policía se levanta de su cuello, George Floyd ya no tiene pulso y es declarado muerto en el hospital. Los cuatro agentes han sido despedidos y el responsable de la muerte está además en prisión acusado de asesinato, aunque podría salir bajo fianza.En las horas siguientes, el vídeo vuela. Millones de estadounidenses ven a George Floyd decir "no puedo respirar", las mismas últimas palabras que pronunció Eric Garner en 2014 cuando murió a manos de otro policía blanco que le había detenido por vender cigarrillos sin permiso. En Minneapolis un negro tiene nueve veces más posibilidades que un blanco de ser detenido por un delito menor, pero no es un problema local: en EEUU un afroamericano tiene tres veces más posibilidades que un blanco de morir a manos de la policía. Al movimiento 'Black Lives Matter' (las vidas negras importan) le sobran razones para protestar y una de las principales es la impunidad: el 99% de los agentes que matan no son siquiera imputados y de ese 1%, tres cuartas partes no son condenados.¿Quién se manifiesta y quién quema cosas?Es difícil responder a esa pregunta. El día después de la muerte de Floyd ya se vieron en Minneapolis grandes manifestaciones de protesta, pacíficas y multirraciales, pero esa noche empezaron también los primeros conatos de violencia. En las siguientes noches grupos incontrolados prenden fuego a varios edificios y la protesta gana en agresividad mientras se extiende a otras ciudades. Tras solo dos días de protestas el gobernador demócrata de Minnesota anuncia que "la situación ya no tiene absolutamente nada que ver con el asesinato de George Floyd, sino con atacar a la sociedad" y el alcalde izquierdista de Minneapolis habla de "terrorismo doméstico" y apunta a grupos supremacistas blancos llegados de fuera de la región para provocar el caos. Trump, en cambio, culpa a la extrema izquierda.Este fin de semana ha sido el estallido definitivo. Se han visto escenas de muchísima violencia en varias ciudades, incluidas Nueva York y Los Ángeles. A la par, la policía se emplea cada vez con mayor dureza. Se dan paradojas como que en Atlanta los manifestantes revientan las ventanas de la sede de la CNN mientras que un equipo de la cadena de noticias es detenido en directo por la policía en otra protesta. Algunos organizadores de manifestaciones han llegado a cancelarlas por temor a que grupos extremistas "las secuestren" y acaben en más violencia. Siguen produciéndose muchas protestas pacíficas, pero al caer la noche hay problemas en todas las grandes ciudades.¿Cómo responde la policía y el ejército?Durante la última semana ha habido multitud de ejemplos de policías que no solo comprendían las razones de los manifestantes, sino que se unían a ellos en muchas ciudades. Sin embargo, la radicalización creciente de las protestas en los últimos días ha tenido un efecto claro. El apoyo político de gobernadores y alcaldes se ha reducido mucho y la policía parece contar con su beneplácito para acabar con los disturbios con más mano dura. Se ven cada vez menos agentes con su uniforme normal y más antidisturbios completamente equipados.Para reforzar a los departamentos de policía, los gobernadores han activado a más de 5.000 militares reservistas de la Guardia Nacional que ya patrullan en 15 estados y en la capital. Trump ha ofrecido además a tropas del ejército regular, pero de momento ningún estado ha solicitado su despliegue. ¿Por qué Trump echa leña al fuego?Trump pide dureza a los alcaldes y a los gobernadores sugiriendo que "cuando empiezan los saqueos, empiecen los disparos" y también fantasea con azuzar a "los perros más violentos" contra los manifestantes que protestan frente a la Casa Blanca. Todo esto no solo lo dice por su conocida simpatía hacia los discursos de mano dura, sino que también encierra una estrategia política antigua pero efectiva. A los republicanos siempre les ha venido bien el desorden en la calle, porque llevan definiéndose como el partido de la autoridad desde que Nixon llegó a la Casa Blanca con su campaña de "ley y orden" frente a los disturbios de 1968 y las protestas contra la guerra en Vietnam.Trump y sus asesores saben que cuantas más imágenes de negocios ardiendo haya en la televisión, mejor para él. Que cuanto menos se hable del coronavirus y sus 100.000 muertes en EEUU, más cerca estará de la reelección. Que si el votante centrista llega asustado a las elecciones del 3 de noviembre, él estará en mucho mejor situación para vencer a Joe Biden. El presidente ha condenado la muerte de George Floyd y ha prometido una investigación, pero los disturbios le ofrecen la oportunidad de moverse hacia un discurso que rara vez falla en la política estadounidense: el de que los demócratas son unos blandos.
2 d
eldiario.es