Herramientas
Change country:
eldiario.es - eldiario.es
eldiario.es - eldiario.es
Enterraron a Maradona, Maradona ya es leyenda
Diego Armando Maradona fue sepultado en el atardecer del jueves 26 de noviembre en el cementerio privado Jardín Bella Vista. Fue el último acto que lo tuvo como protagonista. Pero su leyenda la mantendrán los miles de argentinas y argentinos que lo despidieron durante un largo día en las calles de Buenos Aires.Sus hermanos Ana, Rita, Elsa y Raúl, sus hijas Dalma, Giannina, Jana y Diego Fernando, su exesposa Claudia Villafañe, su expareja Verónica Ojeda, su sobrino Daniel López Maradona, su exrepresentante Guillermo Cóppola, el embajador de Italia en la Argentina, Giuseppe Manzo estuvieron en la ceremonia privada que cerró el masivo funeral, donde hubo desbordes y represión policial. El último tramo de operativo de seguridad estuvo a cargo del ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni.Eran alrededor de 40 personas quienes asistieron a esa ceremonia que terminó cuando ya era la noche en la Argentina. Antes hubo un viaje de más de una hora desde la Casa Rosada. En el camino el cortejo de Maradona estuvo rodeado de una multitud que se sumó a los miles que se habían acercado antes a la Casa Rosada. Una vez en Bella Vista, el féretro fue llevado a mano a través del parque. La tumba de Diego Armando Maradona está junto a la tumba de su madre, Dalma Franco, "Doña Tota", y muy cerca de la de su padre, Don Diego Maradona.Una vez bajo en el gazebo blanco, instalado sobre la tumba, un sacerdote ofreció un responso de 20 minutos. El cajón de Maradona bajó en medio de un aplauso como último adiós. Desde afuera llegaban las estrofas del tema La Mano de Dios que los fanáticos cantaban tras el cordón policial. Eran las ocho de la noche. Con información de la agencia Télam
3 h
eldiario.es
Ayuso en Barcelona: "Es una farsa que Madrid haga 'dumping' fiscal"
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha finalizado este martes su visita de dos días a Catalunya para contraponer sus políticas a las de la Generalitat y marcar perfil ante el pacto de presupuestos alcanzado por el Gobierno de Pedro Sánchez. En un tour que le ha llevado a reunirse con estudiantes, empresarios y asociaciones de padres de alumnos que reivindican el castellano, Ayuso ha defendido su política fiscal y su apuesta por no cerrar la restauración durante la segunda ola de la pandemia. "La sociedad catalana no puede más", ha resumido, "la división y la fractura lo están minando todo aquí".Ayuso ha ejercido de ariete de la ofensiva del PP para captar al votante descontento con Ciudadanos en Catalunya y al mismo tiempo intentar erosionar al Gobierno central. Las encuestas auguran un fuerte batacazo de la formación naranja en los próximos comicios catalanes tras haber ganado las últimas elecciones autonómicas celebradas en diciembre de 2017. Algunos sondeos vaticinan que el partido de Arrimadas podría llegar a perder hasta la mitad de los 36 escaños obtenidos hace tres años y los populares han decidido volcarse en la comunidad. Mientras Ayuso hablaba en Barcelona, Pablo Casado llegaba a Reus (Tarragona) para visitar el Banco de Alimentos. Ayuso ha asegurado que es una "farsa" que la Comunidad de Madrid haga 'dumping' fiscal respecto al resto de comunidades y lo ha atribuido a un "ataque desmesurado" de las formaciones independentistas ante el debate de los presupuestos. "Se le hará difícil al socialismo explicarle al propietario de una tienda en Argüelles que le suben los impuestos porque lo dicen unos políticos que han empobrecido la economía de Catalunya", ha señalado en una rueda de prensa en la que, de nuevo, elDiario.es no ha podido preguntarle a la presidenta madrileña. "Madrid es un paraíso, es verdad, pero lo es de la libertad", ha añadido.Ayuso ha defendido una armonización fiscal a nivel nacional, siempre y cuando sea para bajar impuestos en el resto de las comunidades. "Madrid no siempre fue la primera economía, pero según fuimos bajando impuestos fuimos subiendo", ha explicado. "Por cada 13 impuestos propios de Catalunya, Madrid tiene solo dos".Los otros flancos de ataque de Ayuso en Catalunya han sido el cierre de la restauración por parte de la Generalitat y la inmersión lingüística catalana en las escuelas. A pesar de que la Comunidad de Madrid cuenta con una tasa de mortalidad superior a Catalunya, Ayuso ha afirmado que el criterio de cerrar la restauración en Catalunya se hizo bajo "criterios sanitarios cuestionables". La presidenta madrileña, que se ha reunido con diferentes restauradores en Barcelona, cree que la Generalitat ha perjudicado a la economía "de manera innecesaria" al decretar el cierre de la restauración, que se mantuvo con la persiana bajada hasta el pasado lunes. Tras reunirse con asociaciones de padres y madres que defienden la educación en castellano, Ayuso ha prometido que les apoyarán desde Madrid. "La escuela concertada nos ha explicado que la ley Celaá ya está en Catalunya desde hace tiempo", ha afirmado Ayuso, que ha afirmado que en Catalunya se vive un "ataque al español". Preguntada si había tenido algún problema durante estos días en Catalunya por no hablar catalán, Ayuso ha respondido que no y que se ha sentido "como en casa".La presidenta de la Comunidad de Madrid ha rechazado reunirse con ninguna autoridad catalana durante su visita. Tampoco con ningún representante del Ayuntamiento de Barcelona. "Este viaje era para hablar con la sociedad civil catalana, para escucharles y extraer conclusiones", ha remachado. Según Ayuso, el "entramado de políticos catalanes" no quiere hablar ni pensar en el futuro. "No vamos a perder el tiempo con ellos", ha finalizado.
3 h
eldiario.es
Madrid levanta las restricciones en 13 zonas básicas de salud e incluye una nueva en Móstoles
 La Consejería de Sanidad ha informado este viernes de que levanta las restricciones de movilidad en 13 zonas básicas de salud que se encuentran afectadas por cierres perimetrales y límites de aforo a partir del lunes a la vez que incluye una nueva en el municipio de Móstoles. Estas zonas han disminuido su incidencia acumulada un 50% respecto a cómo estaban cuando se decretó su confinamiento, según ha explicado la directora de Salud Pública, Elena Andradas. El Gobierno regional mantiene el toque de queda de 00 horas a 6 horas. Las zonas básicas que a partir del lunes quedan sin limitaciones de movilidad son en el municipio de Madrid: Entrevías, Pozo del Tío Raimundo, Alcalá de Guadaíra y Numancia, en el distrito de Puente de Vallecas; Pavones y Vandel, en Moratalaz, e Infanta Mercedes, en Tetuán. Fuera de la capital, en Pozuelo de Alarcón, la zona básica de salud de San Juan de la Cruz; en Majadahonda, Cerro del Aire y Valle de la Oliva; en Colmenar Viejo, la zona básica de Colmenar Viejo Norte; el municipio de Morata de Tajuña, la zona básica de Morata de Tajuña y, por último, el municipio de Villarejo de Salvanés, Villarejo de Salvanés.Por otra parte, la Consejería de Sanidad suma a las restricciones de movilidad la zona básica de salud de Barcelona, en Móstoles, del 30 de noviembre al 13 de diciembre incluido. En las 18 zonas que tienen o tendrán restricciones a partir del lunes se restringe la entrada y salida, aunque se permitirá la circulación de personas residentes dentro de estos ámbitos territoriales "siempre respetando las medidas de protección individual y colectiva". Los ciudadanos también podrán salir del perímetro por desplazamientos que cuenten con una justificación como la asistencia sanitaria, cumplimiento obligaciones laborales, asistencia a centros docentes y educativos, retorno a residencia habitual, cuidar a personas mayores y dependientes discapacidad o vulnerables. También se permite abandonar esta sección sanitaria para desplazarse a entidades financieras, acudir a citaciones urgentes en órganos judiciales, renovar permisos oficiales, presentarse a exámenes oficiales inaplazables o argumentar motivos de causa mayor, así como situación de necesidad.Respecto a los lugares de culto, el aforo no podrá superar el tercio. En los velatorios podrán estar un máximo de 15 personas en espacios al aire libre y 10 personas en el caso de ser lugares cerrados. En estas zonas, los aforos y horarios de actividad se mantienen como en el resto de la región: cierre de hostelería a las 00 horas y la prohibición de que las personas se reúnan en el ámbito público y privado desde la medianoche hasta las seis de la mañana. Una de las medidas más polémicas es la suspensión temporal de la actividad de los parques infantiles de uso público.En toda la Comunidad de Madrid, en virtud del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, de Estado de alarma, y del Decreto 29/2020, de 26 de octubre, de la Comunidad de Madrid, se mantiene además la limitación de movimiento entre las 00.00 horas y las 06.00 horas, salvo por causa justificada, y el cierre de toda actividad de hostelería en la misma franja horaria. Asimismo, las reuniones sociales o familiares están limitadas a seis personas en cualquier franja horaria, salvo convivientes.
4 h
eldiario.es
Los Mossos defienden el uso de la pistola eléctrica para reducir a una mujer en Sabadell (Barcelona)
Un agente de los Mossos d'Esquadra disparó su pistola eléctrica este miércoles para reducir y detener a una mujer en Sabadell (Barcelona). Los hechos ocurrieron sobre las 13h. cuando la mujer acudía a un centro de salud de la localidad. Según los Mossos, el uso de la pistola Taser fue la última alternativa debido a la "agresividad" de la mujer, que habría llegado a golpear primero a trabajadores del centro sanitario y luego a los agentes.El director de los Mossos d'Esquadra, Pere Ferrer, ha defendido que los agentes se han ajustado a los protocolos policiales al utilizar la pistola Taser, pero la joven, que afirma que recibió tres descargas eléctricas, denunciará a la policía catalana. Por su lado, el centro para la defensa de los derechos humanos Irídia, que asesora a la joven, ha denunciado un uso "desproporcionado" de la pistola eléctrica por parte de los Mossos para reducir a la joven, que acabó detenida por atentado a la autoridad y daños.Según los Mossos, la joven acudió con su madre a un centro médico en Sabadell a una cita médica y, debido a los protocolos por el coronavirus, no dejaron entrar a su progenitora, lo que provocó que la chica se pusiera entonces nerviosa. Los Mossos aseguran que la joven golpeó a los sanitarios y provocó daños en el ambulatorio, cuyos responsables llamaron a la policía. La policía catalana ha explicado además que la joven tampoco atendió a la advertencia de la policía para que se calmara y se mostró "agresiva" con los agentes, por lo que se procedió a detenerla mediante el uso de la pistola eléctrica. En declaraciones a Efe, Ferrer ha reconocido que las imágenes del uso de la fuerza por parte de la policía siempre son "duras", pero ha defendido, tras analizarlo con los responsables operativos, que en este caso se han seguido los protocolos y que la actuación de los agentes fue proporcional y ajustada a los protocolos. Por contra la joven ha afirmado a TV3 que denunciará a la policía catalana por lo que considera una actuación desproporcionada: "Mido menos de 1,60 y peso 48 kilos, con una llave me hubieran inmovilizado rápido". En el vídeo de la actuación policial, que Irídia ha colgado en las redes sociales, donde denuncia que el uso de la pistola eléctrica en este caso es "muy preocupante y desproporcionado", se aprecia como la chica está en el suelo gritando muy nerviosa, una vez los agentes ya le han disparado con la pistola eléctrica, mientras sus familiares piden desde la distancia que la dejen tranquila. Una vez reducida, la chica sigue nerviosa en el suelo, ante lo que un familiar se acerca a intentar calmarla, si bien los agentes le piden que se aparte. Finalmente, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) trasladó a la chica a un centro hospitalario.Para el codirector del centro Irídia, Andrés García Berrio, el empleo de la Taser contra la joven de Sabadell "muestra indicios claros de desproporcionalidad" ya que en las imágenes se observa "una clara superioridad" de los agentes, que según el abogado "podrían haber optado por otros usos de la fuerza menos lesivos" tanto a nivel físico como respecto a la afectación emocional y psicológica de la chica. Los Mossos cuentan desde hace unos dos años con más de un centenar de pistolas eléctricas, que han bautizado técnicamente como Dispositivos Conductores de Energía (DEC), aunque son más conocidas por el nombre de una de las empresas que las comercializa: Taser. Se trata de armas paralizantes que se emplean tanto en contacto con el cuerpo como a una distancia de 6 o 7 metros, mediante el lanzamiento de dardos. La descarga que aplica es de 50.000 voltios de bajo amperaje, con el objetivo de atacar el sistema neuromuscular y causar un colapso general por unos momentos a la persona a la que se le dirige el disparo, que puede durar hasta 5 segundos.El protocolo de la policía autonómica para el uso de este tipo de arma indica que solo puede usarse en situaciones "de riesgo racional grave" para la vida o la integridad física de los agentes o de terceras personas. Antes de emplearla los policías también deben "agotar todas las vías" de diálogo y mediación previa así como avisar a la persona que recibirá la descarga de que se hará uso del arma. En el caso de las reducciones de personas, como el ocurrido en Sabadell, el uso de las Taser está permitido siempre que se constate que la persona que recibirá el impacto "muestre resistencia activa que ponga en riesgo la integridad física de los agentes".La implantación de las Taser en la policía autonómica estuvo precedida por el rechazo de grupos de izquierda del Parlament como la CUP o los 'comuns' así como el de organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional o Irídia. Entre los motivos para oponerse a las Taser destacó el hecho de que los Mossos permitieran su uso en situaciones como intentos de suicidio o autolesión o cuando se agrediera o amenazara a los agentes con un arma blanca, dos supuestos en que el Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa recomienda evitar el empleo de las Taser al poder verse afectadas personas con problemas mentales o de adicciones.
4 h
eldiario.es
Luis Moreno: "Nos preocupa el nivel de residuos que generará el Black Friday"
La Fundación ECOLEC es una organización sin ánimo de lucro que nace para la defensa del medio ambiente y tiene un firme compromiso con el desarrollo sostenible. Su objetivo es financiar de forma eficiente la recogida, el tratamiento, la valorización y la eliminación de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) según establece la ley. Es por esta razón por la que ECOLEC muestra su preocupación ante fechas como el Black Friday (hoy) o el Ciber Monday del lunes que viene, pues en ellas, junto a la Navidad, se produce el 25% de las compras de aparatos tecnológicos. Esto implica un pico importante de productos antiguos que retirar de las casas de un modo controlado, algo que se complica actualmente con el aumento de compras por internet, debido a la Covid-19, donde la entrega del producto antiguo no siempre es posible, aunque debe estar facilitada con independencia del canal.¿Cuál es el cometido de ECOLEC?Cumplir la obligación legal de los fabricantes con respecto al final de la vida útil de los aparatos. ECOLEC coordina por cuenta de los fabricantes su recogida para que sean reciclados o revalorizados. Nosotros nos ocupamos de la recogida y el transporte hasta las plantas de reciclaje, pero no de este propiamente dicho.¿Y el beneficio que obtiene la sociedad de su fundación?Son varias las ventajas; la primera es que si recogemos de forma controlada los residuos, evitamos que acaben contaminado el medio ambiente. En segundo lugar, que al hacer un tratamiento de forma controlada evitamos la emisión de gases, metales pesados o aceites que de otro modo irían a parar a los vertederos. Pero además, al recoger y reaprovechar los materiales que conforman los aparatos, podemos reutilizarlos como materia prima para la fabricación y por tanto dejamos de extraer de la naturaleza materiales estresando el medio. Por ejemplo, el 70% del cobre que hoy se usa en Europa para fabricar cables proviene del cobre reciclado, algo que incide sobre la productividad minera, desestresando las zonas donde se da. Así evitamos el consumo de energía, agua y emisión gases que se darían en la extracción del mineral. Un tercer valor es la creación de empleo verde, porque reciclar supone crear empleos para la industria del reciclaje, que es un campo de la economía verde con mucho potencial y futuro, precisamente en línea con los proyectos del actual gobierno de España. ¿Qué perspectivas de cantidad de desechos electrónicos tienen de cara a este Black Friday y Ciber Monday? Estamos muy preocupados por el incremento de ventas online a través de los market places que no ofrecen la posibilidad de retirar controladamente los aparatos, y por esto el consumidor se deshace de ellos a través de otros cauces. Uno de ellos es la retirada en punto limpio, una operación correcta pero que sobrecarga de trabajo a los municipios. Otro es, sobre todo para productos de pequeñas dimensiones, la canasta de los restos, lo que conocemos como la basura, o el contenedor gris. Los productos que van a este cauce salen fuera de nuestro control y terminan en un vertedero. Hay que ser conscientes de que en el mes que enlaza Black Friday con la Navidad se vende una cuarta parte de las ventas anuales de electrónica de consumo. Esto implica una oleada de aparatos que se retiran de las casas y por tanto se van a convertir en un residuo que ECOLEC debe controlar. ¿Qué deben saber los usuarios respecto a la responsabilidad de los vendedores en lo referente a la retirada? Este es un mes de pico en lo que refiere a nuestro trabajo, y el problema sobre todo reside en los aparatos pequeños, ya que muchos acaban en la bolsa de restos o en el contenedor gris. Y muchas veces esto sucede porque el consumidor no es consciente de que tiene el derecho de dar a cambio de un producto nuevo el antiguo, y la tienda tiene la obligación de recogerlo y avisar a ECOLEC. La normativa da un plazo de hasta 30 días para esta retirada, siempre gratuita. Además, para los aparatos más pequeños, de menos de 25 cm como son móviles, en aquellas superficies con mas de 400 m² dispuestas a la venta el consumidor tiene el derecho, sin obligación de compra, de entregar el aparato para que sea retirado. ¿Se ha notado el confinamiento en cuanto a la retirada de basura tecnológica? Durante la crisis sanitaria tuvimos una caída importantísima en las cantidades que estuvimos recogiendo en esos meses, después se reactivó el consumo y fue cuando usuario retiró mucho producto que no había podido retirar antes por causa del confinamiento. El caso es que se produjeron retiradas masivas en el punto limpio, señal de que había aumentado mucho la compra por internet, un canal donde la posibilidad de recogida no es tan sencilla y kuchas veces complicada o imposible.¿Incide entonces el aumento de compra en internet en una peor gestión de este tipo de residuos?En parte sí, por que o bien reciclamos en el punto limpio sobrecargando las tareas municipales, o bien los productos pequeños se tiran a la basura, porque muchos market place y las tiendas que venden en ellos no ofrecen la posibilidad de retirar el producto antigua, cuando están obligados por ley. En consecuencia el consumidor, que tiene el derecho a que le retiren el producto antiguo también en internet, pierde un canal importante. ¿Me está diciendo que Amazon debe recogerme el teléfono viejo si compro uno nuevo?Sí, debe hacerlo y de hecho da la posibilidad de reclamarlo si se desea la sustitución, a través del botón de devolver un producto; e suna alternativa escondida pero existe. Y también lo ofrecen otras cadenas como Carrefour o Lidl, así como los comercios adscritos a la norma europea de reciclaje. El problema viene de los negocios de venta que operan en los market place como el de Amazon o AliExpress, que no tienen sede en Europa y que por tanto no se hacen cargo de la recogida, con lo que el consumidor no sabe bien qué hacer con el producto antiguo, porque no conoce sus derechos. Lo ideal sería que estos negocios estuvieran registrados en España y cumplieran la legislación europea, pero asumimos que es complicado. En Francia están intentando implicar al operador logístico de la entrega en la retirada, pero de momento en España no hay ninguna iniciativa similar. Por su parte, Amazon a nivel Europa ha propuesto una tasa reciclaje a los productos y encargarse de su retirada, sin embargo eso va en contra de la legislación europea, que no prevé intermediarios en el reciclaje entre el consumidor y el fabricante. Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines
9 h
eldiario.es
Carta abierta al Secretario General de Naciones Unidas
Señor Antonio Guterres,Me llamo Sidi Talebbuia, nací en los campamentos de personas saharauis refugiadas en Tinduf en 1986; actualmente soy abogado y vivo en Madrid (España). Le escribo esta misiva para intentar explicarle lo que significa la segunda guerra saharaui, lo que implica para mi generación tantos años de espera. Todavía recuerdo esa noche del 6 de septiembre de 1991 cuando, sin saber por qué, las mujeres salieron de las jaimas ululando y repitiendo consignas espontáneas de –"Sáhara Libre y fuera Marruecos", "la independencia ya está aquí". Yo no tenía más que cinco años y correteaba entre la multitud jubilosa completamente despreocupado y sin ser consciente de lo que significaba ese festejo. Con los años comprendí que aquella noche, mi madre, mis tías, mis vecinas, mis hermanas, y todas las mujeres del campamento estaban celebrando el fin de una atroz guerra que duró 16 años, estaban celebrando la vuelta de sus hijos, de maridos y hermanos del Frente, estaban celebrando que su sacrificio había merecido la pena; festejaban la promesa solemne de la ONU de un referéndum libre y democrático que pondría fin a tantos años de exilio y sangre derramada. Los años pasaron y el júbilo de aquella noche veraniega se fue tornando en tristeza y desesperación, en cansancio y hastío; el Campamento siguió creciendo a medida que cumplíamos años los que habíamos nacido en aquella inhóspita tierra, y conforme pasaban los años nuestro feliz recuerdo de esa infancia despreocupada se iba convirtiendo en anhelo por revivir un pasado glorioso. Las anécdotas de aquellos heroicos revolucionarios nos insuflaban valor y coraje, su capacidad para arrinconar a Marruecos y obligarle a esconderse en esa trinchera de más de 2700 km que divide nuestra tierra. Así fueron pasando los años y las nuevas generaciones saharauis, mucho mejor formadas que nuestros padres y, con mayores ambiciones y aspiraciones de futuro, nos fuimos frustrando al constatar la inacción de su Organización. Nos prometisteis un futuro y nos formamos para vivirlo; nos inculcasteis los valores de la democracia y la libertad; nos creímos de verdad que la ONU cumpliría su promesa. Todos nuestros esfuerzos los hicimos soñando con un Sáhara Libre; todos los sacrificios, años de exilio, años formándonos lejos de nuestras familias, años soportando la humillación a la que Marruecos sometía a nuestros seres queridos en las Zonas Ocupadas, años de abusos y silencio cómplice, años de la nada más absoluta. Jamás creí en la guerra como solución, siempre mantuve la esperanza puesta en una solución pacífica, confié en el proceso que nos prometisteis, me creí que tarde o temprano podría votar y decidir sobre el futuro de mi Pueblo en un proceso justo e imparcial, pero los últimos acontecimientos me han demostrado cuán ingenuo he sido. Hoy me están escribiendo muchísimos amigos y mi familia de acogida española, que también son mi familia, asombrados por el silencio del Gobierno de España (administradora legal del Sáhara), todos me repiten lo mismo. "Esta guerra es un suicidio, sois muy pocos, apenas medio millón contra treinta y pico millones, no tenéis capacidad militar", me dicen; no son conscientes del significado de la desesperación, no entienden que cuando te roban la dignidad, ya no te queda nada que perder, no entienden que cuando has nacido soñando con la libertad de tu pueblo, la defenderás con tu vida, no entienden que aunque me haya construido un futuro en España, mi mente siempre estuvo en Sáhara con mi pueblo, no entienden lo que significa nacer en el exilio y añorar una patria que te han usurpado por la fuerza, no, no lo entienden. Tal vez tampoco lo entiendan Marruecos y la Comunidad Internacional, y por eso en vez recoger la mano tendida del Frente Polisario en estos casi 30 años para negociar una solución, prefirieron ignorarnos, como si no existiéramos, como si el paso de los años y nuestro acomodamiento en la Diáspora fuera a significar abandono de nuestra lucha, como si el tiempo fuera a borrar nuestros valores y espíritu libertario; no, no lo entienden y por eso nos subestiman. Ahora que ya la guerra ha empezado, que asuman sus responsabilidades, porque nosotros hicimos lo imposible por evitarla, pero nos habéis arrojado de nuevo a la destrucción y la barbarie de la guerra; ahora que nos habéis despertado nuestro largo letargo de paciencia no vengáis a exigir al Polisario que vuelva a la senda de paz y a las negociaciones a cambios de promesas vacías, porque con o sin el Polisario, los saharauis hemos dicho BASTA YA; con o sin el Polisario, los saharauis daremos la vida por nuestra patria; con o sin el Polisario, los saharauis no vamos a parar hasta arrancar nuestra libertad.
9 h
eldiario.es
Propuesta para la enseñanza universitaria durante la pandemia de COVID-19
A las Autoridades Académicas, profesores, estudiantes y otros miembros de la Comunidad Universitaria:En estos tiempos de pandemia, tan graves y preocupantes, sorprende que las universidades decidan mantener las clases presenciales, despreciando el elevado riesgo de contagios y muertes que este formato de enseñanza conlleva para los docentes, alumnos y sus familiares, como ya pudimos comprobar hace tan solo unos meses. Inmediatamente viene a mi memoria el recuerdo de las numerosas víctimas de Covid-19 que se produjeron durante la pasada primavera en las universidades españolas. Especialmente me impactó la pérdida de un compañero y amigo con quien compartí muchos momentos de despacho en nuestros primeros tiempos de enseñanza a distancia en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y quien después se había trasladado a la Universidad Autónoma de Madrid (universidad presencial), falleciendo el pasado mes de abril por coronavirus con apenas 60 años. No puedo evitar que acuda a mi mente un pensamiento: de haber continuado en la UNED, muy posiblemente no se habría contagiado.Las universidades constituyen un importante vector de transmisión de SARS-CoV-2 en la población, al requerir el desplazamiento de millares de personas cada día –muchas de ellas en transporte público–, y concentrar un elevadísimo número de interacciones sociales, por lo que abrirlas presencialmente con niveles altos de transmisión puede derivar en un gran foco de infectados y muertes. La universidad, como institución social, no debe querer esto, y tampoco debe someter a sus profesores y alumnos al riesgo de jugarse la propia vida y la de sus familiares. Gracias a las nuevas tecnologías, hoy tenemos una solución al alcance. Precisamente en estos tiempos de "nueva situación" –prefiero denominar así a estas nuevas circunstancias, más que de  "nueva normalidad"–, el modelo de Educación a Distancia en el que he adquirido amplia experiencia, primero como alumno y después como profesor tutor de la UNED durante más de 30 años, se manifiesta, en mi modesta opinión, como la gran solución. Este modelo ha demostrado ser eficaz y exitoso, permitiendo a los estudiantes alcanzar competencias comparables a las adquiridas a través de la enseñanza presencial, como prueba el elevado número de sus egresados que han desarrollado excelentes trayectorias curriculares, académicas y de inserción en el mundo laboral. Estudiar a distancia comporta también ventajas añadidas para el estudiante, que tiene libertad para planificarse y establecer sus propios horarios de estudio, además de promover valores como la constancia, la responsabilidad, la autodisciplina y la organización. Son muchos los expertos que comparten que la modalidad a distancia es tan valiosa como la enseñanza presencial. Así pues, las universidades presenciales tienen en su mano la oportunidad de incorporar, total o parcialmente, las herramientas que durante décadas se han venido utilizando de manera efectiva en la enseñanza a distancia, contando además con los nuevos recursos que ofrece el desarrollo tecnológico, como por ejemplo la posibilidad de impartir clases en streaming. A este respecto, el máximo organismo que garantiza la calidad de la enseñanza en las universidades españolas, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), ha reconocido como docencia presencial las clases impartidas en directo por vía telemática. Por otra parte, el gasto que supondría implementar esta modalidad "presencial a distancia" queda también muy lejos de los elevados costes que conllevarían otras soluciones alternativas que se han barajado en los últimos meses, tales como ampliar la plantilla de profesorado, desdoblar horarios o duplicar espacios y recursos para cumplir con las medidas de seguridad sanitaria. Ninguna de estas medidas sería además tan eficaz como el Modelo de Educación a Distancia en la lucha contra el virus. Se trataría pues de implementar un modelo de enseñanza online en las  universidades presenciales, mientras exista una elevada transmisión comunitaria del virus en nuestro país y el peligro de infección por SARS-CoV-2 siga siendo una amenaza. La base de este modelo puede ser de gran utilidad también en tiempos post-Covid-19 y puede quedar establecida en previsión de futuras pandemias. En síntesis, la implementación de este modelo consistiría en lo siguiente:En primer lugar, deben elaborarse, para cada una de las asignaturas, unas buenas Unidades Didácticas –o adaptar las existentes–, a fin de que éstas contengan objetivos claros y contenidos distribuidos por temas, así como ejercicios de autocomprobación que permitan al alumno obtener un feed-back inmediato de su aprendizaje. Estas unidades, que suponen el material básico de trabajo del alumno, podrían ser elaboradas o revisadas por los profesores al comienzo del curso, preferiblemente en equipos de profesores que impartan una misma asignatura. El estudio de las Unidades Didácticas debe complementarse con el apoyo de clases y tutorías telemáticas que aclaren toda clase de dudas a los alumnos en relación con los materiales, contenidos, metodología y pruebas de evaluación que puedan surgir a lo largo del  curso.  En segundo lugar, debe contarse con un campus virtual y con un Centro de Atención al Usuario especializado para apoyar y asesorar al profesorado y al alumnado ante cualquier problema informático (la mayoría de las universidades presenciales ya cuentan con estos recursos). Al comienzo del curso, los alumnos serían informados, a través del correo electrónico y en las primeras clases, sobre la nueva metodología y las plataformas informáticas que se vayan a utilizar en la comunicación. Es importante establecer diferentes grupos virtuales (chats) que garanticen, para cada una de las asignaturas, la interacción frecuente entre alumnos, entre profesores, y por supuesto entre alumnos y profesores.Finalmente, la evaluación consistiría en una serie de exámenes online y/o en la presentación de trabajos repartidos a lo largo del curso, en relación a los contenidos impartidos (Pruebas de Evaluación a Distancia), que pueden calificarse con algún porcentaje de la nota final, o simplemente servir para reorientar el aprendizaje de los alumnos. Al final del curso se realizaría un único examen presencial, si las circunstancias sanitarias lo permiten, con todas las medidas de seguridad posibles, que deben blindar a docentes y alumnos. Esta síntesis no debe considerarse como algo cerrado y estático, sino abierto a las adaptaciones y modificaciones que, en base a las peculiaridades de los departamentos y asignaturas, se considere oportuno realizar. Por desgracia, en la situación actual en la que nos encontramos, con una incidencia de contagios creciendo de manera alarmante y una tasa de positivos que en algunas regiones de nuestro país cuatriplica el umbral recomendado por la OMS para mantener bajo control la epidemia, debemos comprender que son necesarias algunas renuncias, y hemos de sacrificar cierta presencialidad en la enseñanza, si consideramos que lo más importante es salvar vidas. Por ello, no debemos decidir en base al criterio de mejor o peor sistema de enseñanza, sino que debemos optar por el modelo que mayor seguridad ofrezca a la población. Como educador vocacional, he exaltado el valor y la importancia de la educación hasta lo indecible, convencido de que la formación académica es la mayor fortuna que el ser humano puede alcanzar. Pero ahora, en los tiempos y circunstancias que vivimos, no me cabe ninguna duda de que es momento de replegarse, en pro de un objetivo más urgente y aún más importante que la educación, como es el de preservar la salud y la vida humana. 
9 h
eldiario.es
El pasado puro que trae el llanto
En este momento, un médico forense está abriendo en canal el cadáver de Diego Maradona en la morgue de San Fernando. Escribo en línea con ese acontecimiento para poder asumir, por fin, que a partir de ahora el mundo comenzará a girar sin él a la velocidad crucero de la indiferencia y creer, porque ya es hora, en su paso material por esta vida.El mundo no es un Olimpo. Es un conventillo lleno de incidentes en el que Maradona intentó existir. A alguien le tocó ser Maradona mientras los demás lo contemplábamos con los vicios por el detalle y las proporciones de un paisajista, es decir con ensoñaciones de perfección y una ilusión de unidad. Pero las pretensiones de encapsular a Maradona en un régimen que salvara el equilibrio de sus componentes, su armonía interior y su obligación nunca asumida como ejemplo nacional, fracasó muy temprano. Apenas llegó a Barcelona en 1982, comenzó a desplegar sus contragolpes contra la letra chica del pacto fáustico que sus dones le hicieron firmar con sangre. El primer punto de la línea del tiempo del Maradona punk, con ese carácter de dos tonos aplicado a “los boludos que, como las hormigas, están en todos lados”, es contemporáneo de su debut en los escenarios del entretenimiento global.La batalla campal que desata en la final de la Copa de Rey de 1984 que Barcelona perdió 1 a 0 contra el Atlético de Bilbao, es la importación del ajuste de cuentas barrial a escala planetaria. La noticia inscripta en piedra es que Maradona no se adapta. Ni se va a adaptar. Comienza a sentir un poder de contestación y una voluntad de disputa y, por primera vez, a correr el riesgo de caer mal. Hay un cambio de vías mental. Si toma o no toma cocaína es un hecho secundario respecto de una decisión de fondo: romper el pacto de docilidad que se le ofrece.Comienzan los contragolpes. En julio de 1984 firma contrato con el Napoli y baja en Ezeiza con un tapado de zorro plateado en los hombros y acunando a Pinky, su chihuahua, raza preferida por las madamas y las viudas millonarias. No es una emulación del Capote de Santorini. Lo que quiere es ver quién se anima a decirle algo para atenderlo con una aridez de clase que venía desplegando desde hacía varios meses: “Si progresás te critican; si te la gastás toda, sos un mal ejemplo. Yo puedo hablar de sueños irrealizables. Ahora que los puedo cumplir, ¿qué quieren que haga? ¿Qué vuelva a la villa?”.En el documental Diego Maradona, de Asif Kapadia, lo vemos contemplar el vacío inmenso sobre el que ha saltado, aparentemente sin vértigo. La villa quedó atrás, y puede ver su techo de chapa oxidado por la lluvia ácida desde las cumbres de la consagración personal a la que ha caído (siempre hay misterios aleatorios en la consagración, algo que viene “afuera”), pero esas alturas son inhóspitas y convocan a los fantasmas de la soledad y la incomprensión. En esa escena, estamos sobre el final de 1986. Maradona entra como si fuera una cueva helada a un interminable minuto de silencio. No hay nada que puede decir de él ni de los demás, ni de ese instante ni de los que vendrán. Su mirada se abre en su interior y es posible que sus sondas más profundas le hayan traído la noticia cantada de que la cima no es un lugar para vivir. Maradona no se deja engañar. El dios que acaba de reducir el mundo a una mascota que le mueve la cola parece entender que la gloria tiene al menos dos contraindicaciones mortales: es breve, y no tiene sentido. Simplemente, no se puede ser Maradona. Y no se pudo. Otra vez será.Salto en el tiempo para reseñar lo importante. Los mapas para orientarnos en ese universo ramificado en miles de niveles y desvíos llamado Maradona se traspapelan o se superponen, pero hay un empalme de dramas tan disímiles en su materia que debería ser recordado por la manera en que uno va sustituyendo al otro. En la medida en que el cuerpo prodigioso del Maradona futbolista comenzó a perder poder, el Maradona heredero de sus recuerdos inverosímiles comenzó a llorar. Fue el reemplazo clásico del pasado que se va, por la melancolía que no lo deja ir. La tirantez entre los mundos que ya no están y la fuerza restauradora que quiere pero no puede traerlo de nuevo, se precipitó. “Llora”, me dijo hace más de un año alguien con conexiones con los últimos hábitos de ultratumba de Maradona. Llorar es un discurso. El más conmovedor y misterioso. Tiene de poético y de funesto que no es un acto contemporáneo de su ejecución. Se llora hacia atrás, o se llora hacia adelante, es decir que se llora –si se llora mucho- cuando no se está viviendo.En una conferencia de prensa de septiembre de 2019, ya como técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata, alguien le preguntó por uno de sus jugadores, Claudio Paul Spinelli. Maradona comenzó a desplegar asociaciones retrospectivas, nombró a Claudio Paul Caniggia, describió “en acto” su reacción mientras Caniggia enfrentaba a Taffarel para darle el triunfo a Argentina ante Brasil en Italia ’90, se perdió en los bosques perfumados de ese recuerdo clavado en la emoción popular y dejó de hablar para llorar. Entonces se entendió muy bien el idioma que estaba hablando: mitad palabras, mitad llanto. La anegación de todos los dispositivos sensible de Maradona por las agua tibias del pasado era algo que tenía que ocurrir. Ya no podía recordar con palabras, es decir que ya no podía componer sin pena las ficciones inspiradas en sus proezas. Perdidas allí donde ocurrieron, no las pudo recuperar salvo por el pasado puro que le traía el llanto.Imposible ser Maradona. Imposible. ¿Y “estar” Maradona? Imposible, también. Porque tampoco hay lugar para el que el baja de la cima. Si se rastrean los movimientos aeroportuarios y catastrales de Maradona en los últimos años, se debe asumir que no pudo ser ni estar. Los viajes pueden ser achacados a la vida “normal” de una celebridad requerida. Lo llaman: va. Es más difícil comprender el ritmo frenético de sus mudanzas, como si sólo lo orientara la dinámica de lo imposible al cuadrado: si no puedo ser, tampoco puedo estar.Dubai, Bielorrusia, Sinaloa, Villa Devoto, Bella Vista, Ezeiza, La Plata, Luján. ¿Dónde está? ¿Dónde se lo puede encontrar? Siempre en otro lado, siempre en tránsito, los últimos años de Maradona evocan los movimientos del prófugo o el fantasma. Pero, además, ¿con quiénes vivía? ¿A qué hospitales había que llevarlo en la emergencia?No sé por qué farsa de profesionalismo digo Maradona cuando mi corazón destrozado dice Diego. La primera vez que cometí un acto de libertad fue por él. Lo tengo muy documentado en la cabeza. Fue el 18 de abril de 1981. Tenía 15 años y le dije a mis padres que me iba a Buenos Aires (con su plata) a ver el primer Boca – River con Maradona. No reaccionaron. No es tan fácil hacerlo ante la decisión irreversible de los otros. Me acomodé detrás de un arco, desde donde lo vi meter su gol embarrado bajo la lluvia y correr como un Gólem hacia una esquina a diez metros de mi emoción. ¿Al que produce este tipo de hechos, tanto ese gol como el deseo de ir a verlo, se lo puede llamar futbolista?No se puede llamar futbolista, ni siquiera futbolista N° 1 a un eslabón perdido entre la vida plana como las nuestras y “otra cosa”. Cuando se lo bautiza con el mote hiperbólico de dios se está invocando esa diferencia. No es tanto un cumplido como el reconocimiento de lo que podemos llamar la tragedia del don. Porque si la naturaleza le concedió bajo su propio asombro el milagro de ejecutar con los pies lo que imaginaba con la cabeza, si le otorgó la dicha de llevar sin resistencias ni pérdida el sueño de la jugada a la realidad material de la jugada, esa distinción no podía ser gratuita. Los lujos se pagan. Tener poder, perder poder. En esa oscilación, Diego encuentra la bomba enterrada que no lo deja vivir, no lo deja hablar, no lo deja caminar, no lo deja dormir. Si hay una lista de “actividades” sobre los últimos meses de Diego es la de lo que no pudo hacer.El hombre que habla, se convierte en el hombre que llora. Ahora, directamente, no está más. Pero debido a las costumbres reiterativas de las elegías contemporáneas, su voz no deja de envolver el ambiente. Ahora mismo, lo escucho hablar en su partido homenaje: “tanto esperé esto, y ya se terminó”. Maestro del rush, siguiendo como una sombra a sus deseos simultáneos (pero ¿cómo se desea sino en simultáneo?, ¿qué se desea sino lo imposible?), Diego padeció como derrota la experiencia de la gloria. Digamos que se hundió en la gloria, y no pudo levantarse.Diego Maradona no existe más. Pero crece la actividad en el magma de su mito. Todo el país habla de él. Velar a los muertos es hablarles al lado, y no dejar morir su voz: reproducirla. En el silencio estremecedor que se abrió con su muerte es necesario que todavía se oiga si voz. El valor mítico y sentimental de Diego ya pasó su prueba de fuego. El ídolo popular más extraordinario que dio la Argentina, con sus proezas y las novelas interminables de la vida que no pudo vivir, marcha hacia los océanos de lenguaje público que nunca cesarán de evocarlo. Del misterio acerca de cómo alguien puede hacerse amar de la manera en que lo hizo, podría empezar a revelarse que fue por la felicidad que concedió y, también, por el largo espectáculo de sufrimiento que nos mostró hasta caer rendido.    
eldiario.es
Un astro en deconstrucción
Apenas se conoció la muerte de Diego Maradona, la actriz Thelma Fardin, miembro de Actrices Argentinas y quien denunció hace años al actor Juan Darthés por abuso sexual en uno de los casos más resonantes del espectáculo argentino, posteó en su cuenta de Instagram unas palabras de homenaje “A dios”: “Vengan ahora las críticas porque si soy feminista no puedo postear esto”, dice, anticipando la ola de respuesta -muchas de ellas extremadamente violentas y amenazantes- que recibió por su homenaje. Maradona, que en su vida ha reconocido errores y debilidades, ha tenido denuncias por violencia de género y una lista de hijos e hijas cuyo reconocimiento se dio tarde y, en algunos casos, por vía judicial.  Sus propias contradicciones se han extendido a las contradicciones de sus seguidores y, particularmente, de sus seguidoras, en un país que ha sido pionero en las luchas feministas, que es maradoniano como ningún otro y que a veces encuentra en ambas cosas un dilema de difícil resolución. O no: son muchas las referentes feministas que sostienen que es de lo más legítimo habitar las contradicciones que su figura despierta y que el análisis interseccional de Diego lo convierte en un referente decididamente antiestablishment cuyos reivindicados orígenes villeros lo vinculan al feminismo popular. En esa línea iba un artículo que había publicado Latfem, el sitio de periodismo feminista, el día del cumpleaños número 60 de Maradona, casi un mes antes de su muerte. Con el título “El Diego también es nuestro”, Analía Fernández Fuks reflexionaba junto a las investigadoras Julia Hang y Malvina Silba y la jugadora y fundadora de La Nuestra Fútbol Feminista, Mónica Santino, sobre las diversas reacciones que había generado la llegada de Maradona al Club Gimnasia y Esgrima de La Plata, al tiempo que la institución estaba creando su área de género que, como sucede en otros clubes, intenta transformar una cultura futbolística patriarcal. En el artículo, que aborda un posible feminismo maradoniano, estas mujeres analizan a Maradona como alguien que se opuso al poder y del que hay que apropiarse, con todas sus versiones. Algo similar decían multiples referentes, que, como la periodista Mariana Carbajal, criticaban el “feministómetro inquisidor” con el que otras juzgaban el dolor de las mujeres por la muerte de Maradona y también hacían hincapié en que el feminismo no se erija como un dedo normativo y acusador, sino que permita matices y preguntas.En tanto, la cuenta de Instagram de Mujeres que no fueron tapa, proyecto feminista que dirige Lala Pasquinelli y que habitualmente aborda la cuestión de los estereotipos femeninos en los medios, publicó una serie de notas viejas sobre las denuncias por violencia de género y la judicialización del reconocimiento de sus hijos: “No, no somos feministas Maradonianas. No. No creemos que Maradona sea feminista, o pueda ser interpretado como `feminista´. No creemos que haya que callarse para respetar `el dolor popular´ cuando el `respeto del dolor popular´ implica convalidar la construcción de un sentido que dice que adoramos como ídolos a quienes expresan en sus prácticas al patriarcado violentando mujeres y niñes”.Lejos de terminar, mientras que los debates feministas, por un lado, y el fútbol femenino y organizado, por otro, avanzan a pasos acelerados, la discusión por las apropiaciones e interpretaciones de su legado recién empiezan. 
eldiario.es
La justicia investiga una denuncia por torturas en una residencia de ancianos a partir de imágenes grabadas por una cámara oculta
Un juzgado de instrucción de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) ha admitido a trámite una denuncia por presuntos delitos de torturas y contra la integridad moral en la residencia de mayores El Escorial. Los hechos que se investigan son anteriores a la pandemia y entre las pruebas que figuran en la denuncia hay imágenes aportadas por la familia de una residente que colocó una cámara oculta en la mesilla de la habitación. Este dispositivo estuvo grabando entre septiembre de 2019 y el 17 de febrero de 2020, fecha en la que los trabajadores se dieron cuenta de que ese aparato estaba registrando todos sus movimientos. A partir de ese momento, las hijas de la residente se reunieron con la dirección del centro y tras varios encuentros, les facilitaron todo el material: 41 grabaciones de vídeo. Fuentes judiciales consultadas por esta redacción aseguran que en esa documentación "hay imágenes reveladoras" del "comportamiento" de una de las trabajadoras. En el acta de inspección emitida por la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid el pasado 3 de junio, publicado por elDiario.es, el trabajador autonómico que acudió al centro anotó que la dirección de la residencia de El Escorial tomó la decisión de despedir a una de las auxiliares involucradas en este caso tras "catalogar sus acciones como presuntos malos tratos hacia la residente". Los responsables del centro también detectaron "malas praxis, tratos bruscos y no profesionales, faltas de respeto, trato poco cariñoso y deshumanizado [en] el resto de imágenes" visualizadas. Fuentes de la empresa que gestiona el centro — grupo Santa Gema — aseguran que actuaron en cuanto vieron las imágenes. "Una vez que tenemos conocimiento de los vídeos se despide a la trabajadora y se procede a la sanción del resto. Entendemos que los otros [profesionales] pueden tener actitudes despreciativas pero no tenían, a nuestro juicio, la gravedad" de la denunciada, apunta un abogado de la compañía. Ante esta situación, optaron por presentar una "denuncia penal" solo contra la auxiliar despedida, este procedimiento ha sido admitido a trámite y se están incoando diligencias previas, según confirman fuentes judiciales. Más allá de este despido, comunicaron los hechos a la Comunidad de Madrid y sancionaron a tres profesionales más con suspensiones de empleo y sueldo, que oscilaron entre los 15 y 45 días, dependiendo del caso.Tras admitir a trámite la denuncia, el siguiente paso del juzgado de instrucción será llamar a declarar a la auxiliar investigada y a otros testigos, según exponen las fuentes jurídicas consultadas. Ante la dirección del centro, las trabajadoras amonestadas alegaron que sufrían "estrés laboral" y aseguraron "no ser conscientes de sus acciones" cuando se vieron en las imágenes, tal y como figura en el documento de inspección. La Fiscalía de Madrid también ha denunciado estos hechos y ha optado por emprender acciones judiciales contra las cinco auxiliares "por el trato deshumanizado hacia una mujer con incapacidad total", según explicaron desde su gabinete de prensa en un comunicado emitido la semana pasada. Iniciaron este procedimiento después de que la Consejería de Políticas Sociales les remitiese las grabaciones. El Ministerio Público "entiende que los hechos relatados son constitutivos de un delito contra la integridad moral".
eldiario.es
La Navidad 'patriótica' arranca en Madrid con el encendido de las luces con los colores de la bandera de España
Los habituales tonos verdirrojos asociados a la Navidad han cedido terreno esta tarde en la gran arteria de Madrid, el Paseo de la Castellana, a los colores de la bandera de España. Más de un kilómetro de luces led entre farolas en dos cenefas paralelas a cada lado de la vía, entre Neptuno y Colón, se encendieron con cierto suspense a las 20.00, pues la hora inicial prevista eran las 19.30, para dar el pistoletazo de salida a la temporada de fiestas y de paso disipar definitivamente las dudas que pudiese haber sobre que Madrid es España dentro de España. De los 317.00 euros destinados por el Ayuntamiento capitalino al alumbrado navideño, cerca de la mitad (154.100) se dedicaron a las luces rojas y amarillas, sumando el kilómetro largo entre Neptuno y Colón, los puentes de Juan Bravo y Raimundo Fernández Villaverde y el centro cultural Fernando Fernán Gómez, según los datos que facilitó el consistorio cuando anunció la disposición del alumbrado.Manuel e Ilda, jubilados, estaban puntuales bajo el puente de Juan Bravo, en el paseo de la Castellana, para ver el encendido. “No hay otra cosa que hacer”, explicaba el hombre, que opinaba que, aunque las luces supongan un gasto, también conllevan “trabajo y mano de obra”, con lo que ello tiene de estímulo económico. Sobre la elección cromática, la mujer no dudaba. “Pues es que estamos en España”, razonó. Él opinaba que los colores podrían molestar a aquellos “que cuando van por la carretera de La Coruña y ven la cruz de los caídos se les ponen los pelos como escarpias”. La pareja acabó aburriéndose y decidió seguir de paseo al comprobar que no se cumplía el horario. “Se le habrá olvidado al alcalde”, bromeó al despedirse Manuel. Más abajo, en Colón, había varias decenas de personas más pacientes. Estaba también allí la “menina gigante de Navidad”, como describía una mujer por teléfono a su interlocutor el esqueleto de luces inspirado en el cuadro de Velázquez, plantado al final de Génova. Luis y Rosa conectaron la televisión en el móvil para ver si explicaban el retraso. A Rosa le parecía “muy bien” la opción rojigualda de las luces led. “Es la bandera del Estado”, recordaba, y defendía que quienes tengan reservas sobre los colores nacionales, “deberían viajar” a otros países como Francia y Reino Unido, donde a su entender la cuestión simbólica es menos problemática. Pilar, “vecina del barrio de Salamanca”, fue un paso más allá e insistió en que “habría que poner una bandera en cada esquina” y también, sin solución de continuidad, “quitar a los de Podemos”. Raúl, melillense que estaba en Madrid por trabajo, venía dando un paseo y al llegar a Colón decidió quedarse al encendido. “Al final son colores primarios”, bromeó, para decir después que “no hay que buscar fantasmas ni sacarle punta a todo”. Lamentaba, no obstante, que el retraso con las luces fuese a dejar sin batería a la chica que llevaba media hora enfocando con el teléfono a la menina. Darío, por su parte, desearía que la bandera reuniese los mismos afectos que la Roja. “Toda España está a favor de la selección española”, apuntaba.No hubo entre los consultados ninguno que argumentase en los mismos términos que la vicealcaldesa, Begoña Villacís, que al respecto de la cuestión de la bandera y las bombillas se desmarcó hace unos días diciendo que la elección municipal “representa más a los madrileños que un partido que no ha condenado los asesinatos y no se ha solidarizado con las víctimas", en referencia a Bildu. Leah, que volvía de compras por Recoletos con tres amigas, apuntaba, también en clave política, que “si está [la anterior alcaldesa, Manuela] Carmena, no las pone”. Desplegar las banderas luminosas sería, así, una manera de “rebelarse contra el antiespañolismo del gobierno”. “No soy facha, ojo”, apostilló.
eldiario.es
El aire de España mata… pero no tanto como el resto de países de la UE: más de 400.000 personas mueren al año de forma prematura por la contaminación
No es un problema del futuro. Es de ahora. Es de ya. Así lo dicen los datos de la Agencia Europea de la Contaminación. Cada año, entre 350.000 y 450.000 personas mueren de forma prematura en la Unión Europea por culpa del aire contaminado. Por situar el dato, es el equivalente a toda la población, por ejemplo, de Palma de Mallorca. En el caso concreto de España, la situación también es preocupante, aunque en menor medida que la de la gran mayoría de los países de la Unión. Así, el Informe de la Calidad del Aire de 2020 cifra en unas 30.000 las muertes prematuras en el año 2018 en nuestro país, mientras que en otros como Italia, Polonia o Alemania, la cifra rebasa las 50.000 y, en el caso del país germano, llega hasta las 80.000. A pesar de que el estudio recoge tres parámetros a los que se puede atribuir todas esas muertes —las partículas muy pequeñas en suspensión (PM2,5), el dióxido de nitrógeno (NO2) y el ozono (O3)—, hasta un 83,3% se deben, únicamente, a esas partículas PM2,5. Por eso es uno de los mejores índices para valorar la salubridad del aire. Pero, ¿por qué son tan peligrosas? Fuentes del Observatorio de la Calidad del Aire explican que, al tratarse de las partículas más pequeñas respirables, "cuando las inhalamos a través de los orificios buconasales traspasan todos los filtros y nos llegan a los pulmones". Pero no acaba ahí la cosa. Una vez en ellos, en los pulmones, "también traspasan los tejidos y terminan en la sangre". Estas partículas tan microscópicas, que mataron en 2018 a 23.000 españoles antes de tiempo (más de un 75% de los fallecimientos prematuros por aire contaminado, siempre según el informe europeo), son, sobre todo, de origen antropológico, es decir, producidas por el ser humano mediante actividades como la industria o la conducción de vehículos diésel. Sin embargo, o bien la cifra de muertes no es conocida por la mayoría de los ciudadanos, o bien no los impresiona lo suficiente. En el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), solo un 0,3% de los españoles considera el medio ambiente como su principal preocupación. La calle corrobora el dato. La mayoría cree que "la contaminación es un problema", pero reconoce que "podría hacer más para ponerle solución". Parece inevitable escurrir el bulto, sorprenderse con la alta cifra de defunciones prematuras para, acto seguido, aceptarla y asumirla como algo intrínseco a nuestro tiempo. Casi sin solución. No obstante, esa concepción concepción fatalista se encuentra lejos de la realidad según asociaciones como, sin ir más lejos, Ecologistas en Acción, que aseguran que la mejor forma de eliminar o —cuando menos—, aminorar en gran medida la densidad de PM2,5 en el aire es "la reducción de su principal fuente de emisión, el tráfico rodado". Ello comportaría, a su vez, una disminución de las enfermedades respiratorias y cardiovasculares que provocan dichas partículas. Otro estudio, en este caso del Banco Mundial, cifra en el 41% la cantidad de españoles que respiran un aire cuyo índice de PM2,5 se sitúa por encima de los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que pone el tope en 10 μg/m3 (microgramos por metro cúbico). Eso quiere decir que cerca de la mitad de los españoles se exponen a diario a unas condiciones ambientales dañinas para su salud. Aunque es un porcentaje más alto que, por ejemplo, el de Portugal —donde solo un 16% de la población se expone a niveles demasiado altos de PM2,5—, la salubridad del aire español es, teniendo en cuenta el índice que propone el Banco Mundial, de las mejores de toda la Unión Europea. Algunos ejemplos: hasta el 98,4% de los italianos vive en zonas donde la calidad del aire es peor que la que recomienda la OMS; en Alemania, el 89,2% de los ciudadanos; en Austria, un 85,1%; en Bélgica, el 91,9%; en Francia, el 78,2% y en Países Bajos, el 99,6%. En cuanto a la media de la zona euro, se sitúa en el 77,4%. De todos modos, hay que tomar los datos con cautela. Si bien es cierto que la media anual de PM2,5 española es de 10,1 μg/m3 —al borde de lo recomendado por la OMS—, también lo es que se trata, efectivamente, de una media calculada a partir de los valores de todas la geografía española. En unas provincias (Cádiz, Huelva, Almería, Baleares) el porcentaje de contaminación es ínfimo. Por su parte, son otras como Madrid, Barcelona, el País Vasco o Galicia las que hacen subir la media. En cualquier caso, el Informe de la Calidad del Aire de 2020 da motivos para el optimismo, tanto en suelo español, como en el resto de la Unión Europea. Los últimos informes referentes a las muertes prematuras causadas por la polución (2018) apuntan a que disminuyeron en 60.000 desde el 2017. En España, muchas áreas geográficas siguen dando pasos para limitar la contaminación en el ambiente. Pero no es suficiente. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU advierte que el volantazo ecológico tiene que ser global y drástico para asegurar la viabilidad del planeta. No es un problema del futuro. Es de ahora. Es de ya.
eldiario.es
Cuatro consejos de experto para comprar online con seguridad en Black Friday
Hace pocos días Smart Protection, una empresa participada por Telefónica que lucha contra la piratería publicó los resultados de un estudio que revela que un 88,95% de los encuestados asegura que comprará algún producto electrónico durante el Black Friday y el Ciber Monday. Pero más preocupante es que, según el estudio, el 37% de los consumidores en España no es capaz de distinguir un producto electrónico (ordenadores, smartphones, tablets, auriculares…) original de una falsificación a la hora de comprarlo a través de internet. En consecuencia, el 65,2% de los consumidores admite haber recibido una falsificación de un producto original electrónico que compró en internet. Estos datos son una muestra más de los peligros que existen en la compra digital y electrónica si no se actúa con un mínimo de consecuencia y sentido común. Ahora que nos encontramos en pleno Black Friday es probable que muchos de nosotros nos hallemos inmersos en pleno proceso de compra de algún producto, electrónico o no, a través de internet. Y en este sentido, más allá de posibles gatos por liebre, a los expertos preocupa sobre todo la poca conciencia que tenemos sobre la vulnerabilidad de los sistemas que protegen nuestros datos. Según el Informe Ciberamenazas y Tendencias 2020 del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones (ONTSI), el 28% de los españoles ha sufrido algún incidente de seguridad durante el último año. Por este motivo hemos preguntado al experto en seguridad y profesor del centro universitario digital U-Tad Eduardo Arriols, para que nos ofrezca algunos consejos de compra segura. Arriols nos ha dado cinco pautas básicas que explicamos a continuación: "Debemos asegurarnos antes de iniciar la compra de que la página tenga las mínimas garantías de seguridad, como son pasarelas de pago que permitan pagar digitalmente, y mucho mejor si posee pago por PayPal, porque nos garantiza que la gestión de nuestros datos financieros no corre por cuenta del comercio sino de PayPal, que tiene los más sofisticados sistemas de protección de datos", explica Arriols. "Las redes wifi públicas o de comercios -la típica sería la de un Strabucks- hay que evitarlas siempre para no caer en ataques de tipo man in the middle, en los que el hacker se coloca entre la red y nosotros y copia nuestros datos", dice el experto, que añade: "Si no tenemos otro remedio, deberemos usar una red virtual VPN. Y si tenemos tarifa plana de datos 4G, los usaremos siempre, porque es un sistema altamente protegido contra intrusiones; siempre es la mejor alternativa". Pero si la cobertura fuese 3G, la cosa cambia, ya que en este protocolo el nivel de protección es mucho más bajo. En días como hoy el phising con la excusa de ofertas muy llamativas campa a sus anchas; ya sea por SMS o en el mail, no debe extrañarnos recibirlas de comercios en apariencia solventes en los que hemos comprado más de una vez. Por lo tanto Arriols insiste: "Mucho cuidado porque pueden ser sitios web falsos que emulan a los verdaderos com el fin de que les demos nuestros datos".Aconseja que no nos fiemos de esas ofertas por correo o por SMS: "si nos dan una url no debemos clicar en ella, mejor buscar la web de la empresa en el navegador y comprobar si la oferta es cierta". Y sobre todo que no debemos descargarnos absolutamente nada, pues seguramente nos colocarán software espía. La vulnerabilidad de nuestras contraseñas es muchísimo más alta de lo que imaginamos; ya no hablamos de tener una contraseña predecible, que un chiberdelincuente pueda descubrir manejando un par de datos sobre nosotros; tampoco de usar en todos sitios la misma contraseña, con lo cual conociendo la de un servicio, los hackers pueden entrar en el resto; sino de "la gran cantidad de filtraciones de datos de usuarios que se siguen produciendo en empresas, y de las que a veces no tenemos noticia". "Basta en introducir nuestra cuenta de correo en sitios web como Have I been pwned? para comprobar cuantas filtraciones de datos hemos sufrido; o si queremos asustarnos más, en esta dirección de TOR podemos comprobar que contraseñas nuestras y que creíamos inexpugnables, son de uso público por ciberdelincuentes", revala el profesor de la U-Tad. En consecuencia el consejo de Arriols es "que hoy actualices todas tus contraseñas si vas a comprar en uno o varios los diversos market places que hay en la red". Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines
eldiario.es
Gioconda Belli: "El 70% de los lectores son mujeres, pero la crítica sigue siendo masculina y es bien dura con las escritoras"
El centro social y cultural La Casa Encendida de Madrid acogió, del 25 de febrero hasta el 19 de noviembre, el ciclo Mujeres contra la impunidad 2020, en el que participaron diferentes voces femeninas internacionales. Entre ellas estuvo la escritora y activista Gioconda Belli (Nicaragua, 1948), en un coloquio titulado Cuerpo, voz y arte ante los regímenes dictatoriales moderado por Adilia de las Mercedes, directora de la Asociación de Mujeres de Guatemala AMG. Durante su intervención denunció con detalle la opresión, los recortes de derechos y las políticas antidemocráticas que, según su testimonio, está llevando a cabo el gobierno del presidente Daniel Ortega, en el poder desde inicios de 20017 (por segunda vez, su primer mandato fue desde 1979 hasta 1990) y su vicepresidenta Rosario Murillo, que también es su esposa. La trayectoria de Belli está estrechamente ligada a la política nicaragüense. A la par, fue desarrollando una exitosa carrera literaria –publicó su primer libro de poesía Sobre la grama en 1972– con novelas, poemarios y cuentos infantiles, que la ha llevado a obtener numerosos premios internacionales como el Biblioteca Breve de Seix Barral, el Mario Vargas Llosa de novela y el Jaime Gil de Biedma de poesía, el más reciente. Además, forma parte de la Real Academia de la Lengua de Nicaragua y es Caballero de las Artes y las Letras de Francia.Su país vive ahora mismo una situación dramática tras los dos huracanes y la crisis sanitaria de la Covid-19. Con un gobierno autoritario, como dice, que prohíbe cualquier solidaridad que no venga del Estado y miente sobre las cifras de enfermos ¿Cómo se va a poder recuperar la población de estos golpes? A menudo tengo la sensación de vivir en el país de Sísifo. Y con frecuencia me pregunto también, como dije en un poema: "¿Cuántos tiranos alcanzan en una vida?'. Afortunadamente, la historia demuestra que las tiranías pasan. No hay duda de que Nicaragua ha sido un país castigado numerosas veces. Sólo en mi vida yo viví un terremoto desolador, dos dictaduras, varios huracanes, volcanes que entran en actividad y el fuego ardiente de una política destructiva. No sé dónde poner este país de mi alma para que nadie más me lo golpee. Pero la historia es larga y aquí estará Nicaragua y yo opto por confiar que el espíritu y la resiliencia de sus habitantes lo sacarán adelante cuantas veces sea necesario.La oposición al gobierno actual está trabajando para poder tener unas elecciones libres (en noviembre de 2021). Si ganase ¿Cuál es el plan trazado para Nicaragua? ¿Cómo sería una Nicaragua democrática post-Ortega y Murillo?Pienso que habría un período de transición largo. Tendremos que depurar la policía, las fuerzas armadas, desarmar a los paramilitares, construir una estructura productiva. Ortega recibió 500 mil millones de dólares durante nueve años por parte de Venezuela, pero ese dinero no pasó por el presupuesto nacional, no se usó para desarrollar la estructura productiva. Seguimos siendo el segundo país más pobre de América Latina. Mencionó a Pablo Iglesias en su conferencia y le identificó como una figura 'progre' dentro de Unidas Podemos, más sensible a la situación de Nicaragua, pero señaló a la sección comunista del partido que no quiere reconocer esa realidad política ¿La izquierda europea tiene una visión demasiado romántica de lo que ocurrió con las revoluciones de izquierdas del siglo XX en Latinoamérica?Sí. La izquierda se comporta a menudo como una religión con sus devociones y sus santos. No quiere ver que alguien como Ortega vive de apropiarse de una gesta en la que él jugó un papel menor. Fueron otros los que pusieron los muertos y el esfuerzo épico que derrotó a Somoza y luego a la Contra. Él usufructúa un pasado que ha traicionado con posiciones anti-pueblo, totalitarias, manipulando la religión y los valores más conservadores de la población.Uno pensaría que, a estas alturas la izquierda habría hecho una autocrítica y optado por la libertad y los derechos humanos. Pero por falta de imaginación para reinventarse y no repetir los mismos errores, vive aferrada a una idea de sí misma que ya no es válida. Para mí hay que buscar la síntesis de lo mejor de cada sistema, pero las viejas izquierdas se han quedado sin imaginación y vuelven a los viejos conceptos. Yo he encontrado mucha apertura y solidaridad en Pablo Iglesias. Podemos expresó su rechazo a la política de Ortega en 2018, pero en lo que era Izquierda Unida quedan varios que no quieren quitarse la venda de los ojos y siguen defendiendo lo indefendible. En su novela El país de las mujeres (2010), las mujeres toman el mando y se 'feminiza' la política. ¿Cómo sería esa política feminizada?Hay una cosa muy concreta en el libro, que es cómo se cambia la organización laboral, porque en parte el gran problema es la distribución del trabajo. Para mí, habría que crear otra en la que puedan subsistir los dos espacios, el privado y el público. Resultaría una gran diferencia si cuando las mujeres trabajan y se quedan embarazadas no tuvieran que tomar esa decisión desgarradora entre quedarse trabajando o cuidar a los hijos. Con un Estado que ayudase a las familias que tienen hijos con guarderías muy bien organizadas y salas de maternidad en las oficinas. Es un poco utópico, pero si nosotras fuéramos las que estuviéramos al frente, lo hubiéramos hecho. Como decía Hillary Clinton, creo que es un dicho africano: toma un pueblo para criar un niño. Cómo es posible que esa atención a los niños, al futuro de nuestras generaciones esté en el último grado de importancia. La mujer sigue cargando con esto y eso impide que el 52% de la población del mundo pueda dar su potencial completo al desarrollo de la humanidad. Y luego hay otra premisa que es que las mujeres no debemos masculinizarnos para ejercer el poder como se nos exige actualmente. Por ejemplo, veo que Jacinda Arden, que es una maravilla, realmente lo está intentado. Eso para mí es feminizar la política: ponerle atención no al producto interno bruto, sino que el foco sea el ser humano. Tiene una obra literaria prolífica y ha recibido numerosos premios y reconocimientos. Sin embargo, el mundo editorial forma parte del sistema patriarcal. ¿Fue muy difícil triunfar en la literatura siendo mujer?Yo tuve dos ventajas. En primer lugar, empecé a escribir en medio de una revolución que estaba en el foco de atención. Eso me propulsó, digamos, a ser llamativa. Por otro lado, como empecé a escribir poesía erótica, a hablar del cuerpo de la mujer, a celebrar sin ningún recato lo que era ser mujer, también me dio un nivel importante de atención pública. Pero estaba muy fijada en eso. A mi todavía me califican como 'poeta erótica' cuando estamos en el siglo XXI y yo empecé a escribir poesía en los 70. Ese tipo de etiquetas se ponen para convertirte en un producto de mercado, en cierta manera. Y claro que siento que hay una discriminación. Se está superando poco a poco, pero cuando empezó un boom de mujeres latinoamericanas y españolas que escribíamos se decía que hacíamos literatura 'light'. Poco a poco creo que esto está cambiando pero también porque nosotras estamos dando voz a un espacio que estaba considerado privado o que pertenecía al género del romance. El hombre puede hablar de lo que quiera y a nadie se le ocurriría decir por qué estás haciendo una novela de amor. Pero si una mujer hace una novela de amor cae dentro de ese estereotipo de la novela romántica.También me llamó mucho la atención que cuando publiqué mi última novela Las fiebres de la memoria (Seix Barral, 2018), donde hablo en primera persona masculina, cada vez que me entrevistaban me preguntaban: ¿por qué lo escribiste en primera persona masculina? Los hombres utilizan la primera persona femenina cuando les da la gana y nadie les pregunta: Guillermo Arriaga, Carpentier, Henry James...Y lo de la crítica es bien paradójico. El 70% de los lectores son mujeres y además son extremadamente buenas lectoras de escritoras. Pero la crítica sigue siendo masculina y es bien dura con las mujeres aunque esté mejorando. ¿Cuál será su próximo trabajo?Tengo que reconocer que estoy sufriendo por la pandemia, la situación política del país, los dos huracanes. No sé, me ha afectado muchísimo mi concentración. Estaba leyendo como cinco novelas empezadas, las cojo y las dejo. He podido ordenar un libro de poemas que ganó el premio Jaime Gil de Biedma, lo que me hizo muy feliz. He escrito cosas pero realmente no he logrado sentirme contenta con lo que estoy escribiendo por el momento. Tengo varias ideas, pero lo que hago cuando empiezo una novela es escribir 50 páginas. Y si al llegar a las 50 no me ha capturado, sé que no va a capturar al lector. Ayer estaba revisando precisamente cuántas he empezado. Una de mis obsesiones ahorita es escribir sobre la desilusión. Qué pasa cuando has dado tu vida por una revolución y te encuentras con esta manipulación política, viviendo en otra dictadura. Es muy duro y me está costando mucho encontrar el cómo lo formo.
eldiario.es
Un drama migratorio, un thriller español y un falso rodaje: las películas del fin de semana
Un potente drama sobre los problemas actuales de la sociedad mexicana, un tenso thriller español hecho con pocos recursos pero muchísima inventiva y un rodaje sobre una película que no existe, pero debería. Hablamos de Sin señas particulares, estupendo debut en el largometraje de la directora y guionista mexicana Fernanda Valadez. También de Amigo, una película de Óscar Martín con las actuaciones estelares de Javier Botet y David Pareja, y de Lux Æterna, nuevo mediometraje del polémico Gaspar Noé con dos grandes del cine galo: Béatrice Dalle y Charlotte Gainsbourg.Fernanda Valadez (2020)El hijo de Magdalena abandonó su pequeño pueblo natal para cruzar la frontera hacia Estados Unidos. No ha tenido ninguna noticia de él desde hace meses y las autoridades migratorias mexicanas le exigen que firme unos papeles en los que reconoce su defunción. Ella se niega, porque firmar es tanto como darlo por muerto o, peor, matarle. Entonces empieza un viaje por todo México siguiendo los pasos de su hijo, para averigüar si sigue vivo.El pulso de este drama social, con la cuestión migratoria siempre de fondo, asume con presteza su mayor virtud: la rotundidad de unas imágenes que perturban con una fuerza del todo inesperada. Como si el Denis Villeneuve de Incendies se encontrase con el Cuarón de Hijos de los hombres en el México que reconocemos en el telediario. Que este sea el primer largometraje de Fernanda Valadez y que fuese Premio del Público en el Festival de Sundance y Premio Horizontes a la Mejor película latinoamericana en el pasado festival de San Sebastián, solo auguran un futuro brillante para esta realizadora y guionista mexicana. Óscar Martín (2019).Las amistades hay que cuidarlas. Así, cuando estemos en el peor momento y no tengamos a nadie que cuide de nosotros, esas amistades estarán ahí. Aunque la mayoría de veces sea por obligación moral. Es lo que debe pensar David cuando decide hacerse cargo de su amigo de la infancia Javi, que sufre diversos males tras un accidente. Lo que ocurre es que pronto empiezan a saltar las chispas entre los dos, y lo que fue un acto de amor casi fraternal se convierte en una pesadilla para ambos. Entre la tensión latente en el detalle del cine más calculador de Haneke, y el juego con el terror cotidiano que tan bien manejó Chicho Ibáñez Serrador, esta pequeña película de Óscar Martín demuestra sobradas virtudes como particular thriller. Especialmente en un guion que no tiene miedo a coquetear con la comedia negra y que, precisamente, coescribieron el realizador y los dos actores principales: unos fantásticos Javier Botet y David Pareja.Gaspar Noé (2019)Si la semana pasada se estrenaba la historia del rodaje de Ciudadano Kane, esta semana destaca en la cartelera la historia de otro rodaje: el de una película que no existe pero ojalá lo hiciese. Hablamos de Lux Æterna, que narra la historia de la primera película dirigida por la actriz francesa Beatrice Dalle. La que fuese uno de los rostros más célebres de terror galo decide ponerse tras las cámaras y contar con su compañera, Charlotte Gainsbourg, para el papel protagonista. Gainsbourg deberá interpretar a una bruja a punto de ser quemada en la hoguera. Pero las cosas, durante el rodaje, se les irán de las manos a ambas. De existir, la película de Beatrice Dalle sería fascinante. Pero lo que existe en realidad es el último proyecto de Gaspar Noé, un mediometraje de 50 minutos que aprovecha el envoltorio de 'cine dentro de cine' para explorar las tensiones que se generan en muchos rodajes, y el deje tiránico y profundamente retrógrado que desarrollan muchos realizadores, como él, en el set. Una reflexión sobre si el cine puede y debe hacerse de otra forma, al tiempo que una excusa para dar rienda suelta a la vena más estroboscópica de su obra. Una película de peripecias formales y mucho lenguaje metarreferencial cinéfilo no apta para personas fotosensibles.
eldiario.es
Los bancos extranjeros aprovechan las plataformas digitales para competir por los ahorros de los hogares
El Banco de España tiene contabilizadas 230 entidades bancarias en el país, según los datos del primer semestre del año. De ellas, una vez concluyan las fusiones anunciadas, apenas ocho tendrán el control de la gran parte del sector. Todas ellas son españolas, mientras la actividad de los bancos extranjeros en España, salvo famosas excepciones, se ha limitado a servicios de banca corporativa, de servicios para grandes fortunas o a la banca de inversión. Ahora, el crecimiento de los canales digitales abre la puerta a que las entidades foráneas busquen también a los hogares españoles sin necesidad de crear redes de oficinas.Entidades de Alemania, Francia, Italia, Portugal, Andorra o Ecuador están completando en los últimos tiempos un abanico de bancos digitales, apoyados en 'apps'. Algunos de estos bancos se lanzan con promociones comerciales agresivas para atraer a clientes como cuentas con una remuneración más alta que la mayoría de la competencia, sacar dinero gratis en cualquier cajero o precios bajos en hipotecas. Este proceso coincide con los movimientos que están realizando los bancos españoles, aumentando las exigencias para evitar las comisiones en sus cuentas e impulsando los canales digitales y penalizando el uso de las sucursales para las operaciones menos relevantes.El último banco extranjero en anunciar su llegada a España ha sido el portugués BIG, que se presentaba esta semana. La entidad ha lanzado una cuenta de ahorro remunerada y una llamada 'Gran Depósito' con un interés del 1% TAE, un nivel elevado en la situación actual de la banca. Además, ofrecen servicios de inversión y de banca corporativa. Todo ello, basado en la banca digital y eliminando, según anuncian, comisiones. Carlos Rodrigues, presidente y cofundador del banco, aseguraba en la presentación que "la oferta bancaria está cambiando y se va a acelerar en el futuro". "Los que lideraban en España hace 30 años no son los de ahora y la velocidad se está acelerando a un ritmo que nunca hemos visto", incidía en el evento digital, donde confiaba en alcanzar a una "creciente base de clientes" en el país.No es la única entidad foránea que ha movido ficha este 2020 apostando por las herramientas que concede la banca online. Deutsche Bank es la principal entidad alemana y una de las más grandes en Europa y aunque ya participaba con algunos servicios para particulares, lo cierto es que su presencia en España está muy centrada en banca corporativa, banca privada —para grandes patrimonios— o en asesoramiento en operaciones empresariales. Por ejemplo, asesora a Liberbank en la fusión con Unicaja. La presencia del grupo alemán en España ha sufrido ciertos vaivenes puesto que en 2017 se llegó a especular con la posible venta de la filial, como ocurrió después en Portugal cuando se traspasó a Abanca. Pero la llegada del actual consejero delegado, Christian Sewig, en 2018 puso el foco en crecer en España e Italia en banca minorista, con inversiones para aumentar los canales digitales, reduciendo la red física.En este sentido, Deutsche Bank ha lanzado en las últimas semanas una fuerte campaña de comunicación con una nueva cuenta para los clientes que lleguen al banco a través de la web o la aplicación, la 'Cuenta nómina más DB'. Se trata de un producto diseñado para captar nuevos clientes de otros bancos, exclusivamente a través de los canales digitales. Para captar a estos clientes, mientras otras entidades reducen la remuneración de sus cuentas, ofrece hasta 480 euros, divididos de manera mensual durante dos años. Además, a diferencia de las líneas generales en el sector, ofrece la retirada de efectivo gratis en cualquier entidad.Algo distinto es el movimiento lanzado por otro gran banco europeo, el francés BNP Paribas, aunque también con un peso importante de la banca online. La entidad gala anunció en julio la llegada de Nickel, una filial del grupo, a España con un servicio de banca para particulares a medio camino entre lo digital y el canal físico, aunque sin necesidad de abrir oficinas. Esta cuenta, que tiene un coste de 20 euros al año pero sin exigencias de ingresos, se abre en establecimientos de loterías y estancos. Aunque estaba prevista su llegada tras el verano, se encuentra actualmente implantando los terminales en estos locales y se espera que antes del final del año esté plenamente operativo. "BNP Paribas lanza en España esta nueva compañía con una idea clara: revolucionar el mercado bancario español con un modelo de cuenta totalmente independiente, caracterizado por un servicio y producto disruptivos. Nickel es una alternativa a la banca tradicional", defendía en su presentación Cecilia Boned, presidenta del grupo galo en España. Nickel es una filial del grupo que lanzó hace años en Francia y que comienza con España su expansión a otros países. El grupo francés vuelve de este modo a la banca para particulares en España, un segmento que dejó hace tiempo. La entidad está centrada en España en segmentos como los créditos al consumo con Celetel, la banca privada, los servicios corporativos, la banca de inversión o el mercado inmobiliario, con BNP Paribas Real Estate. Precisamente esta última filial se encuentra inmersa en un plan de ajuste en España, según informó recientemente 'La Información'.Un precursor de esto fue el holandés ING, hace ya muchos años, con una política de eliminar las comisiones con una apuesta de canales digitales y una limitada red de oficinas. Si bien, la bajada de los tipos de interés ha obligado recientemente al banco a reducir la remuneración de su 'Cuenta Naranja' y obligar a tener domiciliada la nómina para evitar las comisiones. De larga trayectoria en España es también el italiano Banco Mediolanum, cuya actividad se centra en los canales digitales. Dos décadas después de haber adquirido Fibanc en España, la entidad tiene planes de incrementar un 40% sus activos bajo gestión, según señalaba en una reciente entrevista en 'El País' su consejero delegado, Igor Garzesi, quien además se abría a incorporar personal procedente de los recortes de plantilla previstos en el sector financiero español a raíz de las fusiones bancarias.De forma paralela a la llegada de las conocidas como fintech o los neobancos, está aumentando el número de bancos extranjeros que, teniendo ya presencia en España para ciertos productos, incorporan bancos digitales para crecer en sus clientes particulares. Por ejemplo, el banco andorrano AndBank, cuenta con MyInvestor, un banco digital enfocado en productos de inversión que también ofrece servicios tradicionales como una cuenta remunerada, tarjeta de débito o de crédito o crédito hipotecario. Ocurre de manera similar con el banco ecuatoriano Pichincha, que entró a competir en el negocio digital en España con Pibank en 2018.También bancos extranjeros puramente digitales han entrado en España en los últimos años al calor de la aparición de las fintech en el país. Así, entidades británicas como Monese o Revolut y la alemana N26 son algunas de las entidades que han comenzado a operar en España en la competida banca online. La banca online ha abierto también la puerta a que empresas ajenas al sector hayan lanzado en España productos financieros básicos, como Renault, Volkswagen u Orange. Los bancos ven en los canales digitales la amenaza de la entrada de nuevos competidores que puedan poner en compromiso a un sector que arrastra problemas durante los últimos años agravados por la crisis del coronavirus, si bien ponen el foco más en los movimientos que hagan las grandes tecnológicas.
eldiario.es
Una decena de jóvenes saudíes se enfrenta a la pena de muerte a pesar de las reformas anunciadas por la monarquía
Las fuerzas de seguridad saudíes arrestaron a Mohammed Al Faraj a las puertas de una bolera cuando tenía 15 años. El adolescente, originario de Qatif, provincia de mayoría chií en el este del país, fue separado de sus compañeros y trasladado a una prisión para adultos en la ciudad de Dammam. Allí, detenido, fue privado de contacto alguno con el exterior.Cuando las autoridades permitieron que su familia le visitara, en octubre de 2017, Al Faraj afirmó que había sido golpeado, que le habían dado patadas, que le habían mantenido en posiciones de estrés durante horas y mantenido días enteros en aislamiento. Los activistas denuncian que Al Faraj fue torturado para que confesara tres delitos relacionados con las protestas en la turbulenta provincia de Qatif. Le acusaron de acoger a una persona perseguida por el Gobierno, de asistir al funeral de un pariente en 2012 y de enviar mensajes de WhatsApp que podrían afectar a la seguridad pública. Esos cargos conllevan la pena de muerte.Catriona Harris, portavoz de Retrieve, una organización de Derechos Humanos, explica que "cuando [Al Faraj] cometió el primero de esos supuestos delitos, la asistencia a un funeral en 2012, tenía nueve años". "Es la edad más temprana que consta en nuestros registros para una acusación de este tipo".En abril de este año, Arabia Saudí anunció que suspendería las condenas a muerte para menores y que abandonaría con el castigo por flagelación. El presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Arabia Saudí, Awwad Al-Awwad, citó un decreto real que suspende la pena de muerte para aquellos delitos en los que el acusado fuera menor edad en el momento de su comisión. "En su lugar, el individuo recibirá una sentencia de prisión de no más de 10 años en un centro de detención de menores", señaló. "El decreto nos ayuda a establecer un código penal más moderno", añadió, subrayando también que se trataba de "un día importante para Arabia Saudí".A finales de octubre, el mismo Comité de Derechos Humanos volvió a insistir en que se habían abolido las ejecuciones de menores y que los fiscales saudíes ya no pedían la pena de muerte para los delitos cometidos por menores. "Confiamos en que los fiscales saudíes respetarán plenamente la ley saudí".Los activistas dicen que, pese a las reformas prometidas, en el corredor de la muerte hay varios jóvenes en riesgo de ser ejecutados. Cuatro han sido condenados a muerte, un quinto también ha sido condenado pero ha recurrido la condena y ocho más se enfrentan a acusaciones que pueden ser castigadas con la pena máxima. En agosto, el Comité de Derechos Humanos anunció que la Fiscalía revisaría las sentencias de tres detenidos de alto perfil, Ali al-Nimr, Dawood al-Marhoon y Abdullah al-Zaher.Las organizaciones de derechos humanos temen que los cuatro en el corredor de la muerte puedan ser ejecutados en cualquier momento y que los ocho acusados reciban la misma pena. Los fiscales no han aprovechado las oportunidades que han tenido para evitar la ejecución de Al Faraj y el resto de los acusados: a finales de octubre, durante una vista ante el juez, no se pidió ninguna modificación de condenas ni hubo cambios en las penas solicitadas por los abogados. Al Faraj no se sentó ante el juez. Mientras no se fije una nueva fecha para el juicio, su vida sigue en peligro.Los activistas denuncian que hay una disparidad manifiesta entre lo que implica el decreto real de abril y la realidad a la que se enfrentan Al Faraj y los demás acusados. "Hay una enorme brecha entre lo que dicen y lo que hacen", dice Harris en referencia a los poderes públicos. "Las reformas para abolir el uso de la flagelación como castigo se aprobaron al mismo tiempo. Una semana después de la publicación del decreto, el Ministerio de Justicia publicó regulaciones de implementación y una cricular judicial para dirigir las reformas". Respecto a las penas de muerte de jóvenes no se han tomado tales acciones. La embajada saudí en Londres no ha respondido tras ser contactada por The Guardian.Parte del problema, dice Harris, se deriva de los términos en los que se redactó en 2018 una ley sobre delitos juveniles que estipula que los menores deben ser condenados a un máximo de 10 años de prisión en todos los casos en que de otra manera podrían ser condenados a muerte, excepto cuando la pena de muerte es obligatoria según la sharia. El decreto de abril también eximía a las sentencias de muerte impuestas por la sharia.Los acusados, originarios de la región de Qatif, de mayoría chií, incluidos aquellos condenados por delitos cometidos cuando eran menores, como Al Faraj, han recibido con frecuencia sentencias de muerte impuestas por la sharia. En Qatif se han repetido los disturbios una y otra vez desde 2011. Los habitantes de esa región denuncian una discriminación contra la minoría chií de Arabia Saudí. El estado responde con redadas y detenciones policiales. Las tensiones se exacerbaron aún más con las ejecuciones de conocidos activistas chiíes de Qatif, especialmente la decapitación del jeque Nimr al Nimr en enero de 2016, que recibió numerosas críticas.El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salmán dijo en una entrevista con la revista Time en 2018 que las ejecuciones se reducirían "a lo grande". Un año después, las ejecuciones alcanzaron su cifra máxima: 184 personas, incluidos seis menores y una ejecución masiva de 37 personas, la mayoría hombres chiíes condenados por terrorismo a partir de confesiones extraídas mediante tortura. Amnistía Internacional acusó al reino de utilizar la pena de muerte "como arma política contra los disidentes".Al Faraj y al menos otras nueve personas siguen corriendo el riesgo de ser ejecutadas. "Hay una diferencia clara entre lo que dicen estas supuestas reformas y lo que sucede sobre el terreno en estos casos. Lo que sucede con Mohammed Al Faraj simboliza esa brecha", dice Harris. "No tenemos que juzgar a Arabia Saudita por lo que dice, sino por lo que hace".Traducido por Alberto Arce
eldiario.es
Solo el 9% de los hábitats más valiosos de España están bien conservados
Cuanto más se sabe, peor es la imagen sobre cómo se encuentran los ecosistemas españoles. Solo el 9% de los hábitats más valiosos de España presentan un buen estado de conservación. La expansión de la agricultura, el desarrollo urbano o la explotación forestal hacen que hasta un 75% estén mal preservados, según la última evaluación remitida por el Ejecutivo a la Unión Europea.El análisis, que ha cubierto 206 hábitats diferentes (un 10% más que el anterior examen) desde 2013 a 2018 refleja que 139 están en un estado "pobre" y otros 45, directamente "malo". En España hay localizados 1.467 lugares declarados legalmente de Especial Importancia. Cubren el 23% de la superficie terrestre (unos 117.900 km2) y se extienden por otros 54.000 km2 de aguas marinas. La diversidad es muy alta, ya que abarcan áreas mediterráneas, atlánticas, alpinas y macaronésicas (Canarias).La degradación se constata en todo tipo de ecosistemas y en todas las zonas tanto de la península ibérica como de las islas. Los bosques son los hábitats más perjudicados, seguidos por las dunas y los ecosistemas costeros, según los recuentos del Ministerio de Transición Ecológica. Una decena de tipos de bosques aparecen en la calificación U2, la peor. España ha ganado en masa forestal en los últimos años, hay más hectáreas arboladas, pero eso no implica que los bosques pasen por un buen momento desde el punto de vista cualitativo. Hay buenas porciones que son plantaciones de una única especie, ya sea a modo de repoblación rápida o con fines de aprovechamiento económico como pueden ser las hectáreas de eucaliptos desde Huelva a Asturias y pasando por Galicia. Entre los bosques que peor conservación presentan están los hayedos meridionales, que representan el límite sur que estos árboles han alcanzado en Europa; los robledales que crecen en el fondo de cañones, las alisedas y fresnedas mediterráneas, los castañares en toda su distribución por España, los acebuchales y algarrobales del área mediterránea, los alcornocales orientales, los pinares negros de montaña o los pinos endémicos del sur del Mediterráneo. Un lugar donde se aprecia con especial claridad la degradación de hábitats es el litoral español, víctima en muchas ocasiones del desarrollo urbanístico asociado a un tipo de turismo masivo. Una degradación que aflora virulentamente con episodios de temporales que destruyen una línea de costa desprotegida por la pérdida de la protección natural que suponen las playas. Solo en los últimos seis años, España se ha gastado 125 millones de euros en reconstruir la costa tras los temporales. En este sentido, el listado de ecosistemas litorales perjudicados incluye las lagunas costeras del Mediterráneo y Canarias, las zonas de vegetación anual que se forma en los restos marinos en las playas, los pastizales salinos de juncos de las desembocaduras fluviales y las formaciones de matorrales costeros mediterráneos. Mención aparte merecen los ecosistemas dunares, que aglutinan un completo catálogo de degradación: están mal conservadas en toda la línea del Mediterráneo las dunas blancas móviles, las dunas fijas de litoral, las depresiones interdunares y las dunas con vegetación, ya sean con matorral, sabinas, enebros o pinos. Otros grupos de ecosistemas con pobre conservación son diferentes tipos de turberas (hábitats que captan y almacenan gran cantidad de CO2, lo que impide que este gas de efecto invernadero se libere a la atmósfera y exacerbe el cambio climático), diversos prados naturales (donde más abundan las especies de mariposas, uno de los polinizadores clave). También los estanques temporales mediterráneos, los ríos alpinos que llevan saucedas en sus riberas o las aguas estancadas ricas en nutrientes. Hay de todo. Y, por supuesto, no faltan en la zona más roja de alarma, los glaciares permanentes de la zonas alpinas. La desaparición de este ecosistema en España, un chivato elocuente del calentamiento constante del planeta que provoca el efecto invernadero, tiene hasta fecha: a finales de siglo apenas quedará alguno en los Pirineos. Tras decenas de miles de años de existencia, ya han desaparecido la mitad en las últimas tres décadas, según el Observatorio Pirenaico de Cambio Climático. El anterior examen ecosistémico abarcó los años 2007-2012 y se entregó en 2015. Al terminar las evaluaciones y remitirlas a Europa, España presentaba en malas condiciones dos tercios de los hábitats considerados importantes y por tanto que hay que conservar en el mejor estado posible. Ahora son el 75% de los 247 catalogados. Muchos de ellos han pasado de un estado de conservación a otro peor (o de no saber cómo estaban a ser ahora conscientes de que están degradados) y, por eso, el informe de la Comisión Europea sobre España dice que muchos cambios en el estatus de conservación pueden ser debidos a cambios en la metodología de evaluación o a la disponibilidad de mejores datos más que a cambios genuinos". Sin embargo, sí que hay una lista de ecosistemas que han experimentado una acreditada regresión. Ese club lo componen los tremedales, que son turberas desarrolladas al borde los lagos u otras superficies acuáticas, las lagunas costeras mediterráneas, las vegetaciones sobre desechos marinos, las aguas (ya sean fuentes, remansos, estanques…) calcáreas, los prados de alta montaña calcáreos, los brezales húmedos atlánticos y los brezales alpinos y boreales. Por otro lado, llama la atención que un tipo de hábitat haya mejorado su evaluación: los prados ganaderos montañosos incluso fertilizados artificialmente, un ecosistema directamente conectado con el aprovechamiento económico.  Los ecosistemas no se degradan porque sí. Existen razones de muy variada índole para que un tipo de bosque se deteriore gravemente, para que las dunas móviles de las playas del levante desaparezcan, para que los humedales se sequen o los glaciares españoles se hayan fundido. Y con la destrucción de un hábitat se destruye la biodiversidad asociada a ese biotopo. La crisis de biodiversidad a escala mundial tiene bajo amenaza de extinción a un millón de especies, según el último cálculo de los expertos del IPBES de la ONU. Este fenómeno que aúna de manera inseparable la destrucción de ecosistemas y la evaporación de multitud de variedades animales y vegetales es la causa primigenia de explosiones pandémicas como la de la COVID-19.En el informe que Bruselas ha elaborado sobre el cumplimiento de la directiva europea de Hábitats también se recogen las actividades humanas que presionan y amenazan los ecosistemas. La principal presión en España es, de manera genérica, la agricultura, que afecta al 70% de los ecosistemas evaluados. En segundo lugar está el desarrollo, construcción y uso de infraestructuras y áreas para urbanizar ya sea zonas de residencia, comerciales, industriales o de recreo: más de la mitad de los espacios naturales de importancia soportan esta presión. Después aparecen las infraestructuras de transporte y la explotación forestal (con más de un 40%). Las especies invasoras, la extracción de recursos y el cambio climático también destacan como agentes degradantes. Los procesos naturales afectan de algún modo a un tercio de los hábitats examinados.  El 27 de octubre pasado, el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia Nacional de Infraestructura Verde y Restauración Ecológicas donde se admite el bajo porcentaje de buena conservación de los ecosistemas. En ese documento, el Ministerio de Transición Ecológica incluyó como objetivo principal "restaurar ecosistemas dañados" tras "50 años de alteraciones" con la idea de crear una red interconectada de zonas naturales o semi-naturales. El horizonte para revertir la situación está en 2050. 
eldiario.es
El bucle melancólico
No hay quien los entienda, o quizás sí. Se pasan los días lamentando la falta de grandes pactos de estado y responsabilizando de ello a la falta de diálogo del Gobierno de coalición. Y cuando el Gobierno consigue cerrar acuerdos con diferentes fuerzas políticas para aprobar unos presupuestos, que todo el mundo reconoce son vitales, afirman literalmente que eso es a costa de "abonar una peligrosa polarización". Se acusa al Gobierno de hacer concesiones a costa de taponar lo que consideran es el único vial por el que puede transitar la política, "su" carril central. Se valoran positivamente los acuerdos, pero no con quién se alcanzan, como si los acuerdos fueran cosa de una sola parte. Analizado así, a vista de Meteosat, esta posición puede parecer una incongruencia, pero no hay incoherencia alguna, todo es muy coherente.No quieren reformas, solo aceptan "sus" reformas. No reclaman grandes acuerdos de Estado, exigen "sus" acuerdos de estado. No lamentan la falta de consenso, lloran la imposibilidad de alcanzar "sus" consensos. Piden que se ensanchen los márgenes de la política, pero solo conciben un camino, "su" carril central, muy poco centrado, por cierto. Y así, día y noche, desde hace meses, desde que vieron naufragar "su" sueño húmedo de una gran coalición: "su" gran coalición.Nada que objetar si no fuera porque, instalados en "su" bucle melancólico, se pasan el día lamentándose por lo que pudo ser y no fue, al tiempo que practican un fariseísmo que alimenta la desconfianza en la política y el deterioro democrático. Así, denuncian las brechas sociales que la pandemia ha hecho aún más evidentes y agravado, al mismo tiempo que defienden las políticas que provocan esta gran fractura social.Reclaman reformas "valientes" que garanticen la sostenibilidad económica de la seguridad social, al mismo tiempo que exigen mantener una legislación laboral que provoca precariedad en el empleo y depreciación salarial, con las consecuencias evidentes de reducción en los ingresos por cotizaciones.Lamentan que en España suframos elevadas tasas de abandono escolar prematuro, al mismo tiempo que defienden una legislación laboral que incentiva un modelo productivo que pide trabajadores no formados a los que se paga salarios de miseria. Con esa lógica defienden el mantenimiento de las empresas de servicios integrales - son prestamistas encubiertos -, las cadenas de subcontratación para degradar salarios, el dumping social de los convenios de empresa que rebajan las condiciones del convenio de sector o las mal llamadas empresas de plataforma, que externalizan los riesgos y los costes a los falsos autónomos, autoexplotadores de sí mismos. Al tiempo que acusan de radicales extremistas a los que pretenden revertir estas políticas, que propician un aumento de las brechas sociales provocadas por el desigual reparto de rentas entre capital y trabajoSe rasgan las vestiduras por el aumento brutal de las desigualdades sociales y publican informes sobre algunas de sus causas, entre ellas la pérdida de fuerza igualitaria de un sistema educativo que segrega al alumnado por clases sociales. Lo hacen al mismo tiempo que exigen mantener una doble red de centros educativos - públicos y concertados - que es una de las principales causas, no la única, de segregación y de ruptura de la igualdad real. Lloran el deterioro de la democracia e identifican entre sus causas la desaparición de lo que llaman clases medias. Publican informes sobre la caída en picado de las rentas salariales de las clases bajas y las clases medias bajas. Pero no lo relacionan con las políticas que defienden en sus editoriales vaticanistas. Exigen políticas de apoyo a familias y empresas castigadas por la crisis del coronavirus sin asumir que ello no es posible con un sistema fiscal anoréxico. Lamentan la incapacidad de nuestro sistema de protección social para redistribuir la riqueza, pero se niegan a abordar reformas fiscales para aumentar los ingresos tributarios del estado, con el argumento de que no es el momento. Para algunas cosas el momentum no llega nunca.Denuncian la brecha generacional de nuestra sociedad, que está condenando a generaciones enteras de jóvenes a vivir en la precariedad no solo laboral sino vital. Incluso reconocen que una de las grandes causas de esta plaga es la precariedad habitacional, pero se oponen a cualquier propuesta que permita mejorar el acceso de los jóvenes al derecho a la vivienda, y delegan la solución a las fuerzas del mercado inmobiliario.Su respuesta a esta brecha social por razón de edad es promover una guerra entre generaciones que ocupe el espacio de los conflictos sociales entre clases. Por eso plantean que para ampliar la protección social de los jóvenes hay que reducir la "excesiva" protección de los mayores, por supuesto sin tocar el estatus del capital.Aunque lo parezca, no estoy denunciando las contradicciones ajenas, bastante tengo con conllevar las mías. Solo advierto de las consecuencias sociales y los riesgos democráticos que comportan estas actitudes a caballo entre el fariseísmo y la melancolía, sobre todo si se defienden desde grandes plataformas de la opinión publicada con la voluntad de moldear la opinión pública. Soy un firme defensor de los grandes acuerdos de Estado. Por eso siempre he defendido los Pactos de Toledo y la concertación social en materia de pensiones, fuera cual fuera el partido de gobierno. Por cierto, algún día deberá reconocerse el papel del sindicalismo confederal, que no solo ha asumido las responsabilidades propias, sino que ha tenido que soportar el oportunismo y el tacticismo de los partidos políticos, que critican en la oposición lo que defienden en el Consejo de Ministros o viceversa.Estoy profundamente convencido de la necesidad de un gran pacto educativo y tengo la convicción de que los contenidos reales - no los imaginados o inventados - de la LOMLOE serían en la mayoría de los países europeos las bases de un gran consenso social y político. Se hace difícil alcanzar grandes acuerdos de Estado en materia educativa con quienes defienden el derecho de la Iglesia católica a controlar la educación concertada - se financia con fondos públicos - como si la Ilustración no hubiera llegado aún a España. Con quienes defienden que se dediquen recursos públicos a segregar a los alumnos por sexo. Con los que, en nombre de una manipulada libertad de los padres a elegir la educación de sus hijos, exigen el derecho a segregar a los alumnos en función de su clase social o de su renta, con quienes promueven que la educación sea un buen negocio para fondos de inversión, como ya ha sucedido con las residencias de ancianos.  También creo que ayudaría tener fuerzas políticas que representaran eso que en otros países se llama el centro liberal. Aunque me parece que es difícil que este papel lo pueda jugar el actual partido de Ciudadanos que, desde sus inicios, ha construido su razón de ser sobre los cimientos de la polarización identitaria, primero en Catalunya- retroalimentándose con el nacionalismo catalán- y luego trasladando esta estrategia a toda España. No comparto las tácticas cortoplacistas destinadas a expulsar a Ciudadanos del espacio de los acuerdos, pero la responsabilidad es también y en primer lugar suya, por entrar en el juego de las incompatibilidades recíprocas y vincular los acuerdos en los PGE a otras materias para reafirmarse identitariamente. En lo que discrepo o, mejor dicho, me parece poco útil y cansino es el "bucle melancólico" en el que están instalados algunos destacados creadores de opinión. No es exactamente nostalgia sobre lo que fue en el pasado - nunca fue - y ahora hemos perdido. Es más bien melancolía por lo que pudo ser y nunca llegó a ser.Tienen derecho a sentirse melancólicos - como todos hacemos alguna vez - pero no es de recibo que inmersos en este bucle melancólico sobre "sus" reformas y "sus" pactos de Estado se dediquen a excomulgar a los que no compartimos su melancolía.
eldiario.es
Liberales
Qué obsesión la de ciertos dirigentes y exdirigentes de nuestra aún rancia derecha por proclamarse liberales, etiqueta con la que pretenden darse una pátina de modernidad. La desfachatez de estos personajes para moldear el lenguaje a su acomodo no conoce límites. Dejemos de una vez por todas las cosas claras: no son liberales. Serán otra cosa, algún híbrido ideológico extraño, alguna mutación carpetovetónica de Adam Smith o de quien sea, pero no liberales. El liberalismo de verdad no consiste solo en vociferar contra la intromisión del Estado cuando afecta determinados intereses particulares, sino que exige mantener ciertas posiciones relativas a la extensión de derechos que muy pocos de nuestros sedicentes liberales están dispuestos a asumir. Los liberales de la derecha española, que haberlos haylos, carecen de influencia en el PP y no son precisamente los que andan aireando sus certificados de liberalismo. Un liberal auténtico estaría, por ejemplo, inequívocamente a favor del matrimonio homosexual. No por la simpatía personal que le pueda despertar o no el colectivo gay, sino porque se trata de una ampliación de las libertades que no obliga a nadie a ejercerla y que no cercena la libertad de terceros. Sin embargo, cuando el Gobierno de Zapatero promovió la ley que permitía el matrimonio de personas del mismo sexo, el PP movilizó a sus huestes en manifestaciones multitudinarias de protesta. Y cuando se aprobó la ley en el Congreso, la recurrió ante el Tribunal Constitucional. El PP habló de "valores" y de la "defensa de la familia", argumentos morales que no invocaría un liberal.Un liberal genuino intenta estirar al máximo la libertad de expresión, con todas las consecuencias que a veces conlleva. El Gobierno del PP, en un momento de fuerte contestación callejera, sacó adelante en 2015 la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza, de la que Amnistía Internacional señaló lo siguiente: "No respeta los estándares internacionales de derechos humanos y daña las libertades de expresión, información, reunión, política y asociación".Un liberal puro está a favor de despenalizar las drogas. El PP, cada vez que ha podido, ha hecho todo lo contrario: endurecer las sanciones para el consumo de estupefacientes. En 1991, cuando el liberal Aznar ya estaba al frente del partido, propuso modificar el Código Penal para castigar el consumo de drogas en "vías públicas" o "lugares de concurrencia". Sin entrar en el debate de lo acertadas o no que puedan ser las medidas restrictivas del consumo, lo indiscutible es que no son propias de una mentalidad genuinamente liberal.Un liberal-liberal defiende a rajatabla la cultura del mérito personal y por lo tanto rechaza los cargos, títulos u honores hereditarios. Eso lo lleva incluso a rechazar la idea de la monarquía, un sistema basado en la transmisión familiar de la jefatura de Estado. Como señalé en una columna anterior, la revista The Economist, considerada el templo del liberalismo, es consecuente con sus principios y se ha declarado contraria al concepto de la monarquía. En España, la derecha no solo defiende la Corona y tiene entre sus grandes figuras a personas que airean títulos nobiliarios heredados (todo lo cual es legítimo, pero no genuinamente liberal). También sataniza a todo aquel que se atreve a cuestionar el sistema monárquico con el argumento de que su objetivo es destruir el orden constitucional. Lo irónico es que la propia Constitución parece ser más liberal que la derecha, ya que permite defender las ideas e incluso modificar el propio modelo de Estado, eso sí, mediante unos procedimientos que hoy lo hacen prácticamente imposible. Un liberal coherente, sea o no creyente en su esfera individual, defiende el laicismo. Ya en el siglo XVII, John Locke, considerado el padre del liberalismo, abrió el debate sobre la libertad de religión y la separación de la Iglesia y el Estado. El historial del PP va en otra dirección: defiende la asignatura de religión evaluable y computable en los colegios, la presencia de símbolos religiosos en la toma de posesión de los miembros del Gobierno o las manifestaciones públicas de fe por parte de las autoridades. El PP es el único partido que incluye una referencia al cristianismo en sus estatutos. En el congreso nacional del partido de 2004, Gabriel Elorriaga y Ana Pastor quisieron suprimir esa expresión religiosa, pero los frenó el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández, quien después condecoraría a dos vírgenes por "méritos policiales". Más adelante, en el congreso de 2012, lo volvió a intentar, también sin éxito, la presidenta madrileña Cristina Cifuentes. El PP está en su derecho de defender de tal modo la presencia de la religión en la esfera pública, pero, lo sentimos, eso no es liberalismo.Un liberal defiende la eutanasia. "La eutanasia, entendida como la ayuda a morir o la asistencia al suicidio de quien no puede hacerlo por sí mismo, es éticamente legítima. Cada ser humano autónomo es propietario pleno de sí mismo, de su mente y de su cuerpo. Este derecho de propiedad o legitimación del control significa que el propietario puede hacer lo que desee con su propiedad siempre que no agreda la propiedad ajena. Las declaraciones de personas con creencias religiosas en contra de la eutanasia no son argumentaciones racionales, sino posturas frecuentemente reaccionarias y oscurantistas". El anterior párrafo está tomado del portal liberalismo.org, que tiene como objetivo "la divulgación del pensamiento liberal en el mundo hispanohablante". El PP se ha opuesto tradicionalmente a apoyar una ley de eutanasia invocando razones de trasfondo religioso. A lo máximo que ha llegado es a proponer una ley integral de cuidados paliativos para procurar una "muerte digna" al paciente, lo que no hay que confundir con la eutanasia activa, en la que el paciente tiene derecho a que se le quite la vida. Algunos dirigentes conservadores se han pronunciado en favor de una ley de eutanasia -como el exministro García-Margallo, que dijo que "no seguir viviendo es una decisión personal"-, pero no han logrado modificar la línea oficial del partido.Por último y no menos importante, un liberal de verdad defiende con todas sus consecuencias el libre mercado, con la mínima –o nula- intromisión del "Leviatán" llamado Estado. La escuela más puritana del liberalismo considera que los empresarios deben asumir todos los riesgos y, si llega el caso, pagar con sus propios bienes si fracasa el negocio. Aquella visión se rompió con la introducción del concepto de sociedad anónima, que permitió a los propietarios no responder con sus bienes ante situaciones adversas y dio un impulso decisivo al capitalismo como hoy lo entendemos.Para el PP, el liberalismo económico se limita a bajar impuestos a los ricos y a las sociedades, eliminar tributos al patrimonio o a las herencias y flexibilizar -eufemismo por precarizar- el mercado laboral. Pero el liberalismo económico es mucho más: es rehuir las subvenciones del abominable Estado, como las que recibió durante mucho tiempo la fundación FAES: según una reciente fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre el ejercicio de 2016, la fundación presidida por el expresidente Aznar obtuvo de lejos la mayor cuantía de apoyo público (966.765 euros), seguida de la socialista Pablo Iglesias, con 623.240 euros. Liberalismo económico también es no reclamar inyecciones económicas para sectores y empresas amigos. Es no crear redes de financiación política a cambio de favores económicos con fondos del odiado Estado. Como sucedió con Fundescam, una oscura fundación del PP de Madrid presidido entonces por la liberal Esperanza Aguirre, a la que el liberal presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, hizo generosas donaciones, tras lo cual recibió contratos públicos por 6,4 millones para sus empresas. Y, por supuesto, no crear entramados delictivos para saquear al Estado, como sucedió con Gürtel, a menos que digan –a estas alturas todo es posible- que la red formaba parte de un plan maestro para cumplir el viejo sueño liberal de reducir el Estado a la mínima expresión.
eldiario.es
Ese ruido tan familiar del abuso sexual
Leí Por qué volvías cada verano, de la argentina Belén López Peiró (Buenos Aires, 1992), por fin editado en España por Las afueras, solo por casualidad el 25 de noviembre, el mismísimo día internacional contra la violencia de género. Fue extraño no estar en la calle esta vez, tampoco participando de un tuitazo continental y sí sumergida en la memoria frágil de un solo caso recogido en un libro de varios registros, entre legajos judiciales, cartas familiares, confesiones dolorosas, mentiras y reproches, disculpas vacías, preguntas con respuestas, palmadas en el hombro, desprecio y compasión, el muladar que deja una chica abusada cuando abre la boca y "golpea" a todos con "su única arma", como ella misma dice, la de esa voz que no esperaban, y viene a sacarlos de las comodidades de su disimulo. El libro fue un fenómeno en su país porque la autora cuenta en éste los abusos sexuales reales que sufrió cuando era adolescente de parte de su tío policía y todo lo que ocurre alrededor de una mujer que decide dejar de callar. Hasta una actriz de televisión leyó el libro de López Peiró y decidió denunciar a su agresor, otro actor famoso. Cada verano, la protagonista, una chica de 13 años, es enviada por sus padres a pasar sus vacaciones a casa de unos parientes, pero ahí le espera el marido de su tía–comisario del pueblo que al llegar a casa suele dejar su pistola a la vista de todos– para meterse en su cama por las noches y tocarla. Durante años solo lo sabe ella. La elección narrativa de la autora es aparentemente sencilla: usar un recurso tan propio del género de la novela como la polifonía para mostrarnos lo que le pasó. Pero en ese proceso no solo construye un artefacto literario de denuncia del abuso sexual en la infancia sino que descubre, creo, la forma más eficaz, la más moral que yo haya visto, y también la más humanamente fiel, la más sublevante, de reflejar cómo se hace una herida, cómo opera el trauma y por qué le falla el sistema a las mujeres. Lo hace a través de la interpelación constante, disparada desde todos los flancos, incluso desde el título: "¿Y entonces por qué volvías cada verano? ¿Te gusta sufrir?" En estas páginas sin duda están las respuestas a esas cuestiones, los hilos tenues con los que se teje la violencia. El feminismo podría hablar de revictimización; la calle, del "yo sí te creo", pero la literatura habla de otra manera. Lo hace otra escritora argentina, Selva Almada, en Chicas muertas, cuando vuelve a los años ochenta de su infancia en que en su pueblo las chicas desaparecían y no le importaba a nadie, para reconstruir amorosamente como una detective de provincia, las vidas y asesinatos de tres jóvenes mujeres, y así repararlas de décadas de olvido. Y lo hace López Peiró cuando apunta a un cierto recorrido hacia la salida: "Vomitarles la mierda encima, que ahora olía bien, porque ya no era solo mía", porque cuando ella habla deja de ser la única que tiene miedo para contagiarlo al resto: ahora todos tienen miedo y eso es lo justo, esa es su conquista. Ante la puesta en duda de su palabra por parte de la familia, los juzgados, el sistema de salud, la protagonista no solo se escribe y se adueña de la historia, también se hace ella misma el fact checking. Y lo transforma todo.Si la violación son los cien kilos de la carne de un hombre adulto sobre el cuerpo de una adolescente -la puerta que se cierra, el secreto familiar que se guarda- la violación es el silencio. Pero cuando ese silencio definitivamente acaba, no solo emerge la voz de la superviviente, también la de todo la estructura que garantizó, que forjó ese silencio. Por eso la forma de este libro es tan perfecta o precisa para abordar la violencia machista, porque consigue hacer emocionalmente muy palpable la complejidad del entramado que sostiene la impunidad, el ruido de los juicios de los otros en la cabeza de una víctima, cuando no hay jerarquías, ni valoraciones, ni justicia. Solo la nítida ajenidad de todos ante la experiencia propia de la vulnerabilidad.Con estas piezas dispersas reunidas en un conjunto revelador, López Peiró recoge sus pedazos, se los vuelve a poner y nos propone la exhaustiva documentación del dolor como estrategia para trabajar de una vez por todas en el desmontaje de lo evitable y acercarnos a la posibilidad de la cura.
eldiario.es
Romper el hechizo
Durante las primarias republicanas para las presidenciales de 2016, los canales de noticias en Estados Unidos emitían de manera habitual casi íntegros los mítines de Donald Trump. A menudo, cortaban los de sus contrincantes –más de media docena, entre ellos los supuestos favoritos– para conectar con el show de Trump. No era el que tenía más posibilidades de ganar ni el que aportaba más al debate, pero sí el que daba el espectáculo. Un espectáculo muy crudo en el que el candidato describía a los inmigrantes mexicanos como violadores, a los prisioneros de guerra como perdedores y a las mujeres que le caían mal como asquerosas. Durante mucho tiempo, no nos lo tomamos en serio. Después, la estupefacción se convirtió en esperanza de que en algún momento, como candidato o como presidente, el protagonista dejaría de comportarse como un tirano faltón. Por supuesto, sólo fue a peor.La tentación de la audiencia arrastraba muchas veces la cobertura. Yo entonces trabajaba en un medio estadounidense y también veía cómo subía el interés cuando ponía "Trump" en un titular. Con altibajos y un difícil equilibrismo, los periodistas en Estados Unidos fueron aprendiendo poco a poco a titular con la verdad por delante y a no dejar que la eclipsaran los insultos y las mentiras del presidente. Pero Trump ha monopolizado el espacio público durante cinco años y en ese tiempo las redes y los medios han debatido hasta el infinito sobre cómo informar bien y sobre el impacto de darle un altavoz a él y a sus seguidores sin ningún filtro. El test de las elecciones estaba previsto. Trump lleva desde 2016 diciendo sin fundamento que hay fraude electoral y ahora dejó claro que ésa iba a ser su línea de ataque si perdía. Había preparado machaconamente el terreno durante mucho tiempo centrándose en el voto por correo, como muestra la investigación de Yochai Benklen, de la Universidad de Harvard. En estas circunstancias, las plataformas y los medios tuvieron tiempo para decidir qué hacer. ¿Y qué han hecho? Algo más sencillo de lo que parecía. Twitter y Facebook han puesto mensajes de advertencia a los mensajes con falsedades de Trump y, aunque no los han eliminado, eso ha limitado su difusión. Eso no va resolver el problema de que un segmento de la población viva en un universo paralelo de conspiraciones sin sentido, y de hecho, según un estudio, puede agudizar más la cerrazón de ese segmento. A menudo, el resultado también es la migración a otras plataformas más minoritarias. Es pronto para saber el alcance de esas plataformas, pero los medios más vistos y más leídos no han caído en la trampa.Los medios no han dejado que Trump y sus pseudo-abogados cacareen mentiras sin filtro. Algunas televisiones, incluida la hasta ahora fiel Fox News, han llegado a cortar ruedas de prensa de portavoces y en unos pocos casos al propio presidente cuando las mentiras podían incitar a la violencia. En todo caso, han subrayado las falsedades antes y después de cada comparecencia. La cobertura de los litigios sobre las elecciones ha tenido una línea divisoria fácil de seguir. Los medios han cubierto las querellas que presentaba la campaña de Trump -la mayoría, rechazadas por los jueces por infundadas-, pero que eran lo único de donde se podía sacar información más allá de las paranoias. El contenido de las querellas no coincidía con lo que decían Trump o sus portavoces. Entre otras cosas porque los abogados podrían ser sancionados por mentir ante un tribunal.Como muestra, por ejemplo, un intercambio entre un juez en Pensilvania y la campaña de Trump, que quería que se dejaran de contar votos porque decía que no había observadores republicanos. "¿Están sus observadores en la habitación?", pregunta el juez. "Hay un número de gente en la habitación que no es cero", contesta el abogado de Trump. "Le pregunto como miembro del colegio de abogados de este tribunal, ¿hay gente de la campaña de Trump representando a los denunciantes en esa habitación?", insiste el juez. "Sí", admite el abogado. "Perdone, ¿entonces cuál es su problema?"Era tentador poner en bucle las declaraciones de Rudy Giuliani hablando de películas de mafiosos y de conspiraciones inventadas mientras las gotas de tinte le corren por la cara. Pero, como decía un presentador de la radio pública de Nueva York, en lugar de poner los cortes "para que se rían" los oyentes, muchos medios optaron por explicar y parafrasear en lugar de emitir sin más las surrealistas comparecencias. Es difícil pensar que Trump y su familia vayan a dejar de hacer ruido, y todavía falta tiempo y reflexión para calibrar la dimensión de las heridas que han dejado sus acciones en la confianza en todas las instituciones y en la esencia de la democracia. Pero estas semanas de noviembre han demostrado que, efectivamente, no amplificar las mentiras y las invitaciones a la violencia importa. En el caso de Trump, ha ocurrido lo que parecía imposible: al tiempo que se desvanece su poder, parece que se está rompiendo el hechizo. Lo que ha pasado en Estados Unidos también demuestra que cualquier batalla para luchar contra la desinformación tienen que librarla los medios con criterios periodísticos y las plataformas con reglas transparentes para la gestión de su espacio público. No los gobiernos, y menos con políticos o especialistas en propaganda de por medio. Entre otras cosas, porque a veces es el gobierno el principal emisor de falsedades y cantos a la violencia, como ha sucedido con Trump y en otros lugares, como revela este estudio del Reuters Institute. Mejor no fiarse del hechicero para romper el hechizo.
eldiario.es
Iglesias se marca un triple
Cuenta la leyenda "monclovita" que en la primera crisis entre los socios del Gobierno de coalición, alguien le mostró a Pedro Sánchez un modelo de decreto con el que proceder al cese de ministros. "De acuerdo, ¿y después qué hacemos?", respondió el presidente del Gobierno. No hacía falta explicitar ya entonces que PSOE y Unidas Podemos, por muchas que fueran las diferencias, estaban condenados a entenderse, que no había una mayoría alternativa en la que los socialistas pudieran apoyarse para seguir en La Moncloa y que una posible alianza con Ciudadanos como la que anhelaban algunos sectores del PSOE era tan solo una quimera. 10 diputados son bastantes menos que 35 y la suma con los naranjas hubiera sido disolvente con ERC y quizá con el PNV, que formaban parte del bloque de la investidura de Pedro Sánchez. Aún así, a la vuelta del verano, en La Moncloa se diseñó un plan para un apoyo transversal de las cuentas públicas que incluyera al partido de Arrimadas. El propio presidente en junio defendió el acercamiento a los naranjas y anunció una Legislatura de acuerdos transversales como consecuencia del tsunami social y económico provocado por la COVID-19. Iglesias vio, sin embargo, una operación a futuro que buscaba alianzas alternativas para el PSOE. "Que no cuenten con nosotros para unos presupuestos con Ciudadanos", espetaron al unísono Rafael Mayoral e Isa Serra en rueda de prensa convocada única y exclusivamente para lanzar una aviso a navegantes. Aquellas palabras irritaron a Sánchez. Tanto, que telefoneó a Iglesias para hacerle saber su profundo malestar con la advertencia. Una vez más, presidente y vicepresidente limaron asperezas en el transcurso de un almuerzo y acordaron una hoja de ruta para la negociación presupuestaria que, de acuerdo, al planteamiento de los morados poco a poco fue orillando a los naranjas hasta que la propia Arrimadas, tras muchas dudas y no pocas presiones internas, este jueves anunciaba su "no" definitivo a los Presupuestos. Justo lo que buscaba Podemos desde hace meses para cegar una vía de entendimiento entre Ciudadanos y el PSOE que pudiera diluir a los morados en el futuro y arrojar un nuevo escenario de alianzas parlamentarias. Iglesias se apunta así un doble tanto, en su continuo forcejeo con el PSOE: arrinconar a Ciudadanos -que tampoco encuentra ya acomodo en el bloque de la derecha tras la negativa de Casado a reeditar España Suma en las elecciones catalanas- y consolidar de paso el bloque de la investidura, al que se incorpora Bildu, pese a no ser necesario en el marco de la geometría variable. Arrimadas pierde definitivamente el foco y también su batalla por diluir las políticas de Podemos en el Gobierno de coalición, como confesó que era su objetivo en la negociación con los socialistas.Así que si en el baloncesto, "marcarse un triple" es un tiro a canasta que vale tres puntos, en política debe ser algo parecido a lo que ha hecho esta semana Pablo Iglesias al sumar a su doble victoria anterior una tercera, con el compromiso del Gobierno de paralizar los desahucios.El vicepresidente segundo ha asegurado que el Ejecutivo trabaja ya en un Real Decreto para ampliar la moratoria de los desahucios y para que llegue a todas las familias vulnerables, independientemente de que la causa esté directamente relacionada con la pandemia o no: "Puedo anunciar -declaró solemne- que en los próximos días, espero que no tardemos más de dos semanas, el Gobierno presentará una medida para evitar los desahucios sin alternativa habitacional de las personas vulnerables".El anuncio llega después de que el PSOE votara el día anterior en contra de la enmienda que Unidas Podemos presentó junto a ERC y Bildu a los Presupuestos en este mismo sentido y que incomodó especialmente en La Moncloa, que se negó a negociar siquiera el texto defendido por sus socios. La solución llegará ahora vía decreto y en él trabajan ya la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, y el secretario general de Vivienda, David Lucas, después de dos semanas de desavenencias en el seno de la coalición en las que la presión del socio minoritario llevó a varios ministros del PSOE a criticar su estrategia. Hoy, de nuevo, la necesidad se impone, Unidas Podemos arrastra a los socialistas a sus posiciones y los socios cierran filas en torno a una coalición que, con más o menos sobresaltos, durará en el tiempo. Sánchez no tiene otra alternativa con la que sumar mayoría. De tenerla, los morados son conscientes de que la exploraría. No es amor, pues, lo que se profesan, sino necesidad mutua.
eldiario.es
"Tarda un poco en corregir exámenes", "sus clases son un espacio seguro": alumnas y alumnos envían estos mensajes de audio a sus profes en el Día del Maestro
Es 27 de noviembre, se celebra el Día del Maestro en un año en que la pandemia ha convulsionado las aulas: cierre de colegios, clases online, nuevas rutinas, distancia social, miedo, un regreso entre incómodas medidas de seguridad... Los docentes, como muchos otros, han tenido que hacer malabares para reinventarse. Pero por qué no dejar de hablar por un momento de la COVID para que vuelvan a convertirse en los protagonistas de la enseñanza. ¿Qué significa ser profesor o profesora? ¿Se crean vínculos con los alumnos o acaban hartos de ellos? ¿Por qué creen los estudiantes que la figura del maestro es importante? Seis profesores y varios de sus alumnos han respondido a estas preguntas para elDiario.es. Mónica, Martín, Sara y Beltrán, de 4 años, dedican su recreo a opinar sobre la profe Ángela: "Es perfecta".Antonio da Lengua a varios cursos de secundaria. Ha preguntado a sus alumnos qué piensan de sus clases y él nos cuenta cómo les ve desde el otro lado. Son Claudia, 13 años, Lucía, de 15, Carlos, 16 años, y Adrián, de 13. "Todas las actividades que hacemos nos hacen reflexionar sobre algo, como nuestras actitudes machistas y homófobas". Ángela, Lucía y Almudena están en 3º de la ESO, tienen 14 años. Juntas han puesto en marcha un proyecto periodístico de radio en el instituto para el que cuentan con la ayuda de Ani, su profesora de Lengua (y algo más): "Nos trata como a hijos". Las redes sociales son una herramienta de trabajo más para Adrián (@unprofedelatin), profesor en secundaria. Sus alumnas lo agradecen porque es una forma dinámica de aprender que se adapta a lo que les gusta. Gracias a estas estrategias, Ana y María, de 17 años, se han enganchado al latín: "Reconozco que al principio pensaba que me dormiría en las clases". Marisa ha contactado con un grupo de antiguas alumnas que ahora tienen 17 años y con las que guarda una muy buena relación. Son Mariate, Mónica, Andrea, Nerea y Teresa. "Isa creó en clase un lugar seguro, un círculo de confianza donde poder hablar sin miedo a lo que piensen los demás". Berta tiene una larga carrera como profesora de Literatura. Algunos de sus ex alumnos, como Felipe, ya están trabajando y otras como Marta están estudiando en la universidad, en su caso, Medicina. Ambos recuerdan cómo era Berta como maestra y qué se han llevado de sus clases. Varios de sus actuales alumnos de 2º de la ESO, Irene, David, Rubén, Blanca, Pablo y Aroa, y Marta e Isabel de Bachillerato, dicen de ella que "es diferente" y que "siempre es capaz de sorprenderles".
eldiario.es
La 'ley Celaá' pone las bases para una lucha contra la segregación escolar que dependerá de las autonomías
La nueva ley de educación recoge por primera vez en su texto un concepto que en las últimas décadas ha lastrado el sistema educativo español. En silencio, sin apenas asomar en el debate público, ha minado la calidad de la enseñanza y las oportunidades sociales de miles de alumnos: es la segregación. La 'ley Celaá' no solo lo menciona, sino que modifica varios artículos para corregir este fenómeno, que consiste en el reparto desigual de los alumnos vulnerables en función de los centros educativos. Que se consiga o no, sin embargo, dependerá de cómo actúe cada comunidad autónoma. "La ley genera un buen marco que avala y apuntala las políticas contra la segregación que puedan desarrollar los gobiernos autonómicos", valora Miquel Àngel Alegre, jefe de proyectos de la Fundación Jaume Bofill. "Pone unas bases para revertir la segregación; en este sentido va un poco más allá de la LOE, pero es cierto que las medidas más efectivas suelen ser de carácter autonómico y a veces municipal", subraya Xavier Bonal, sociólogo de la Universitat Autònoma de Barcelona. Ambos académicos son reputados expertos en materia de segregación y desigualdades educativas.Estas medidas que apuntan a una reducción de la segregación han sido bien recibidas entre los sindicatos educativos. En un contexto de satisfacción a medias por la norma, las principales organizaciones a nivel nacional lo destacan entre los aspectos más positivos de la ley de manera unánime.La escuela concertada, por contra, no está tan contenta. Las principales patronales de centros privados sostenidos con fondos públicos, junto a sindicatos y asociaciones de familias católicas, se han unido en la plataforma Más Plurales para protestar por lo que consideran una ley "invasiva" que coarta la "libertad de elección" de las familias. Respecto a las medidas para limitar la segregación, Más Plurales advierten que no aceptarán "que la Lomloe permita a las autoridades educativas imponer la distribución del alumnado basada en la planificación arbitraria de la Administración, por encima de las necesidades reales de escolarización manifestadas por las familias".El Gobierno es consciente de los problemas que le va a ocasionar que las competencias en Educación sean de las comunidades autónomas y que dependa de estas implementar las medidas que incluye la ley. Varios gobiernos autonómicos del PP han anunciado que impugnarán la Lomloe y además realizarán su propia norma educativa para mantener su modelo. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, asegura que va a seguir impulsando la escuela concertada. Murcia y Castilla y León se han manifestado en términos parecidos. El Ministerio de Educación recuerda: es una ley orgánica y hay que cumplirla. Pero luego está la realidad, y no sería la primera vez que Madrid se salta una ley para desarrollar sus políticas educativas. No dejaría de ser una ironía: el Gobierno admite que muchas de las medidas incluidas en la ley se redactaron pensando en Madrid para que sea precisamente esta región la que amenace con no cumplirlas.A día de hoy, el sistema educativo español es uno de los más segregados de Europa. Un estudio del reparto del alumnado por los centros realizado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) establecía que haría falta que el 38% de los alumnos de un determinado grupo socioecónomico cambiaran de centro para tener un reparto más equitativo en cuanto al origen del estudiantado (un índice de Gorard del 0,38). Los países mejor distribuidos bajan del 30%. Este mismo informe señalaba que si la Comunidad de Madrid fuese un país, sería el segundo de todo el continente que tiene un reparto más desigual del alumnado desfavorecido. Este problema se ha subestimado a menudo apelando a que es el reflejo de las diferencias sociales entre barrios, pero no es así, y menos en Madrid, que estableció hace años el distrito único en toda la región. En una ciudad como Barcelona, según datos revelados por elDiario.es, existen colegios con cuatro veces más alumnado pobre o inmigrante que la media de su propio barrio. Diferencias extremas a escasos metros. En su preámbulo, la Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE), aprobada en el Congreso la semana pasada, manifiesta no solamente que la Administración debe garantizar el derecho a la educación en condiciones de igualdad, y preservando además la libertad de elección de centro de las familias. También tiene que "velar para evitar la segregación del alumnado por razones socioeconómicas o de otra naturaleza". Esta declaración inicial de intenciones se traduce en la modificación de distintos artículos, que van desde reforzar la gratuidad del sistema –las cuotas que cobra la concertada son uno de los principales factores que repele a las familias pobres– hasta las referencias a la distribución equilibrada del alumnado, pasando por cambios en los procesos de admisión y matriculación o en la planificación de las plazas. Se trata, en definitiva, de alteraciones en algunas de las distintas piezas del complejo engranaje que provoca la segregación. La más llamativa es la que tiene que ver con la red de colegios concertados. Las cuotas que cobran a las familias, teóricamente de forma voluntaria y para compensar la falta de financiación pública, son uno de los factores principales de segregación, aunque no el único. En este aspecto, la leyes siempre han establecido que no se puede cobrar, porque la enseñanza sostenida con fondos públicos debe ser gratuita, pero ahora se añaden algunos matices: no puede haber cuotas apelando a actividades complementarias (no obligatorias) estables en horario lectivo (por ejemplo, una clase de natación que se haga a las 10 horas) y las administraciones "deberán supervisar" que esto se cumpla.Bonal, sin embargo, advierte de que en el camino hacia la gratuidad real de la concertada habrá que resolver antes un problema que la ley no aborda: que estos centros están en la práctica infrafinanciados. Es decir, que sin los pagos de las familias no les salen las cuentas. Un estudio reciente del Síndic de Greuges en Catalunya lo diseccionaba: una escuela recibe 4.429 euros de la Administración por alumno si es pública y 2.869 si es concertada. Para paliarlo, esta última cobra a las familias cada mes y, con ello, acaba teniendo 6.711 euros por niño o niña, al final mucho más que la pública. Algo va a mejorar este año la financiación de la concertada: el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado incluye este año una subida de los módulos que se pagan por concierto del 5,62%.Otro aspecto que atañe a la concertada, y que incide en su rol subsidiario de la pública que siempre han defendido las formaciones de izquierdas, es que prohíbe la cesión de suelo público a estos colegios de titularidad privada y elimina el concepto de "demanda social" a la hora de planificar nuevas plazas. Este último se usó a menudo en comunidades gobernadas por el PP, como Madrid, para favorecer el crecimiento de la concertada en detrimento de la pública, alegando que es la que demandaban las familias. Este aspecto, sin embargo, no solo tiene que ver con la concertada. Muchas administraciones han abierto más plazas o aulas en escuelas públicas apelando a que esas, a menudo las más atractivas, tenían más demanda. "Quizás no haya sido deliberado, pero eso deja a otros colegios, muy cerquita, que como no tienen demanda se van quedando sin alumnos, luego sin grupos, recluidos en sí mismos y en proceso de convertirse en escuelas gueto", ejemplifica Miquel Àngel Alegre. La nueva ley hace referencia también a otro aspecto que los expertos juzgan clave y que está en el corazón de la segregación: la distribución del alumnado vulnerable. Todas las leyes, incluso la LOMCE, defendían que cada colegio reservase unas plazas para alumnado con necesidades de apoyo educativo. Pero ahora se añaden algunos matices. En distintos artículos incide en la distribución o presencia "equilibrada" no solo de este alumnado –que se suele asociar al que tiene discapacidades o trastornos– sino también al que "se encuentre en situación socioeconómica desfavorecida". Más País llegó a proponer establecer cuotas mínimas y máximas en los centros, pero el PSOE creía que plantearía más problemas de los que resolvería y finalmente la idea fue descartada.La Comunidad de Madrid es el mejor ejemplo en toda España de cómo separar al alumnado en función de su origen socioecónomico. Dos décadas de Gobierno del PP y su apuesta por la escuela concertada han llevado a la región a ser la que más segrega de Europa. Cuatro de cada diez alumnos (un índice de Gorard de 0,41) tendría que cambiarse de centros para equilibrar los diferentes estratos sociales por los centros, según el estudio de la UAM. Dos elementos sobresalen cuando es analiza la cuestión, explican los expertos: el distrito único y el programa bilingüe implantado en algunos centros. "Se observa la incidencia de las políticas educativas regionales respecto a los criterios de admisión de centros en la segregación escolar, mostrando que políticas como el fomento de la educación privada, de la competencia de centros mediante la publicación de rankings o la creación de un distrito único pueden configurar sistemas educativos inequitativos que atentan a la igualdad de oportunidades", escribe Javier Murillo, uno de los autores del informe.El distrito único fue implantado por Esperanza Aguirre en 2013 para potenciar "la libertad de elección de las familias" –mismo lema que inspira las protestas de la plataforma Más Plurales contra la Lomloe–, que a partir de entonces podrían (y todavía pueden) escoger cualquier colegio en toda la comunidad. Se acabaron los puntos por proximidad a la hora de solicitar una plaza y aumentaron los de hermanos, perpetuando las sagas familiares. Sobre el papel esta medida no tendría que ser segregadora per se, al dar a todos las mismas oportunidades. Pero la vida no sucede en el vacío. "Beneficia a las familias que pueden elegir, que tienen acceso a la información y que pueden desplazarse", explica Javier Murillo. Añádase un "y tienen los recursos para pagar clases particulares de inglés" y los argumentos sirven exactamente igual para un programa bilingüe que, como el distrito único, pone a los centros, públicos y privados, a "competir entre sí" en una lógica de "cuasi-mercado", como denuncian habitualmente los sindicatos madrileños.En conexión con esta pretensión de un reparto más equilibrado de los alumnos, plantea que haya reservas en cada colegio para este tipo de alumnado, algo que ya hacía hasta la Lomce, pero de nuevo con añadidos. Por ejemplo, que estas cuotas se mantengan más allá de la inscripción y hasta el inicio del curso y que, durante el curso, se pueda autorizar a superar sus ratios de los colegios para asumir a más alumnado nuevo. Ambos aspectos servirían para corregir otro factor, el de la llamada matrícula viva, y que consiste en que los centros desfavorecidos, como tienen más plazas vacantes, se acaban quedando la mayor parte del alumnado extranjero que llega a lo largo del año, ahondando en la segregación.Los datos apuntan a un país con grandes diferencias entre el alumnado de la escuela pública y el de la privada sostenida con fondos públicos, pese a que sobre el papel no debería haber diferencias. Un estudio de la Fundación BBVA y el Ivie ponía números a este tipo de segregación: la escuela pública tiene un 33% de alumnado de origen socioecónomico humilde, un 60% de entornos medios y un 6,7% de familias aventajadas. En la concertada es al revés: el 65,4% provenía de entornos aventajados, el 27,1% en la media y solo el 7,5% tiene origen humilde. Sobre todos estos aspectos las autonomías han ido interviniendo a lo largo de los años. También en ámbitos como la puntuación para acceder a un centro –ahora se quieren valorar más indicadores sociales– o en el dibujo de las zonas escolares, que la ley pide que incluyan áreas "socialmente heterogéneas". De todos modos, el balance en España de las políticas contra la segregación es "disperso" y con "escasas medidas", según resume Álvaro Ferrer, analista de políticas en Save The Children.Este académico destaca programas concretos como Programa 2030 de Castilla y León, que busca prevenir la segregación escolar interviniendo en la matrícula viva o las reservas de plazas. O el decreto elaborado por la Generalitat de Catalunya, parado ahora debido a la crisis del coronavirus, que cuando se apruebe fijará que ningún colegio pueda tener más de un 10% de alumnado con dificultades de aprendizaje superior a la media del barrio. El informe de la UAM añade a Galicia, Baleares o Aragón como las tres regiones con una menor segregación del alumnado.
eldiario.es
El abogado granadino que lidera ocho demandas millonarias contra Amazon: "No sabía dónde me metía"
Juan Luis Aguilera recibió este jueves una buena noticia. El juzgado de primera instancia número 16 de Madrid admitió a trámite la primera de las ocho demandas contra Amazon que lidera su pequeño despacho granadino, Aguilera Castilla y Asociados Abogados. La demandante es la empresa de informática Megasur, proveedora de la multinacional, a la que reclama 410.392 euros por impagos. Tras ella vendrán las de Saturday Trade, compañía madrileña de productos de electrónica, e Infortisa, mayorista informática valenciana. Esta rebelión de proveedores españoles lleva más de un año gestándose y por fin se empieza a materializar. Los clientes se han ido conociendo a través del fichero de morosos ICIRED, que colabora con el despacho. Juntas, las demandas en fase de presentación superan los 3,5 millones de euros.Lo complicado del caso Megasur, explica Aguilera, es que no son impagos al uso, sino distintos conceptos que Amazon va dejando de pagar, que se acumulan y que es difícil demostrar. Aunque Amazon no hace comentarios sobre procedimientos en curso, fuentes cercanas a la compañía destacan que estudiarán la demanda cuando les llegue (en los próximos veinte días hábiles) y que, en principio, no están "muy de acuerdo" con lo que han leído en prensa sobre el asunto.El abogado ha tenido que meterse en las tripas de la empresa de Jeff Bezos para armar la causa. La demanda incluye 6.000 folios en pruebas. "No queremos matar al juez del susto, pero es necesario probar cada céntimo hasta llegar a los 400.000 euros", avanza. "Ha sido un trabajazo. Día y noche encerrados para entenderlo. Reclamamos mucho y no podemos patinar". ¿Cómo ha vivido la admisión a trámite de la demanda?Para el despacho es importante porque se abre la veda. Hasta ahora, los proveedores de Amazon y las empresas que venden en su marketplace han vivido esta desgracia y sometimiento en silencio. Pero hay un mar de fondo en el que quieren sacar a la luz estas cosas. Quieren que cuando compremos en el Black Friday se sepa quién paga la fiesta. No la paga Amazon, sino una serie de personas que hay detrás y que crean muchos puestos de trabajo.Hay otras demandas además de la de Megasur. Megasur es la primera. Saturday Trade será la segunda e Infortisa la tercera. Hay un total de ocho demandas, pero el resto aún no quieren salir a la palestra. Lo que impugnamos es la actitud que mantiene Amazon con sus proveedores cuando trabaja con ellos. Son demandas voluminosas y globales que atacan todos sus incumplimientos y abusos.¿Por qué no hacen una conjunta?No todo el que comercia con Amazon lo hace igual. Hay dos tipos de negocio. Si eres proveedor, o vendor, Amazon te pide que suministres cosas que luego él vende por su cuenta. Y luego están los seller, que usan el marketplace para vender productos con su nombre. La contratación es distinta. Amazon tiene irregularidades, o formas de actuación, que son estratégicas y comunes a todas las empresas. Pero a unas les hace más daño en una cosa y a otras en otra. Es complicado montar una demanda.Cuando reclamas a Amazon un millón de euros, ese millón sale de muchos productos que valen pocos euros. Con cada producto tienes que justificar todo. Y tampoco podemos acudir a una reclamación por cláusula abusiva, porque entre empresas no ocurre igual que hacia los consumidores. Es más restrictivo. Ahora mismo no se dan las circunstancias para poner una demanda colectiva. Es un movimiento muy incipiente: se está gestando y la gente está perdiendo el miedo.¿Qué empresa lo inicia todo?Megasur. Es la que pierde el miedo y dice: que decida un juez. Megasur es importante en su sector, pero si la comparas con Amazon no es nada, es un mosquito. Nosotros estamos acostumbrados a reclamaciones entre empresas, a cierta normalidad. Cuando nos encaramos con Amazon nos contaron que tiene una plataforma específica, un lenguaje, un sistema... Con esta demanda que se ha admitido a trámite llevamos año y medio. Amazon es muy complicado.La mayor parte del tiempo la hemos pasado intentando entenderlo. La trastienda es complejísima. Y al ser una empresa tan grande que lo domina todo hay muchos desequilibrios. La palabra que usamos para referirnos a la relación de Amazon con estos empresarios, que son unos valientes, es vasallaje. Es una relación de subordinación absoluta, manda quien manda. Te lo comes o no. Entras y, como yo hice, vas descubres la realidad de forma progresiva.La contratación es muy atípica. Es todo agresivo. Nada se negocia unilateralmente. Hay unas cláusulas a las que te sumas y luego te van mandando protocolos, que o aceptas o nada. Muchos empresarios adquieren una relación de dependencia porque Amazon les supone un buen porcentaje de las ventas. Quizá han invertido en personal o en infraestructuras y es muy difícil desprenderse de eso.¿Se parece a la relación que tiene Mercadona con sus proveedores? Aunque he leído sobre ello, lo desconozco. No he estudiado los contratos. Y, en cualquier caso, hay que extrapolarlo al volumen de Amazon. Porque Mercadona es lo que es y al lado de Amazon es otra minucia. Megasur reclama más de 400.000 euros por impagos. ¿Qué es lo que deja de pagar Amazon?Muchos conceptos. Lo más difícil es probarlo. Hay que tener en cuenta lo siguiente: cuando un empresario entra a trabajar con Amazon, cada detalle de cada operación está en una plataforma con un lenguaje que ella controla. El empresario no puede descargar esos datos, debe llevar la cuenta en un programa paralelo. Y una de las sanciones que impone Amazon es bloquearte la cuenta. Te suspenden y ya no entras. Preparar un juicio es muy sigiloso, porque corres el riesgo de que te corten la plataforma y no te dé tiempo a descargar. Y por descargar me refiero a ir pantallazo a pantallazo, no hay otra manera. En esta demanda hay 6.000 folios de pruebas. En otras son más. No queremos matar al juez del susto, pero es necesario probar cada céntimo de cada CD-ROM, de cada ratón de ordenador, hasta reclamar los 400.000 euros. Y otras demandas son millonarias. La de Saturday es más grande.¿Cuáles son esos conceptos?Algo muy recurrente es que falte material. Te encargan 300 ordenadores y dicen que les has enviado 210. No tienen firmados albaranes: te dicen que no estaban y lo descuentan directamente. ¿Dónde van los ordenadores? Megasur ha hecho vídeos subiendo la mercancía a los camiones. Decían: ¿qué hacemos? Si es que Amazon dice que no llegan, pero al transportista lo conocemos perfectamente y nos fiamos de él.Otro asunto son las devoluciones. Tú sabes que si compras un vaso en Amazon, esté defectuoso o no, tienes un plazo amplio para devolverlo incluso si no te gusta, porque Amazon pasa del tema y se lo devuelve al proveedor. En estas devoluciones hay de todo. Megasur ha vendido televisores y Amazon le ha devuelto palés de televisores que ni siquiera eran suyos. Esas devoluciones las descuenta y cobra los portes. ¡Te deducen un televisor que no has vendido tú! Además, en las cajas te encuentras de todo: de pizzas a ladrillos. Pues así, uno a uno, salen 400.000 euros. Puedes imaginar lo que cuesta juntar todas las pruebas.¿Alguna práctica más?Otro concepto es el canon digital. En los productos electrónicos pagamos esa tasa. Megasur le vende a Amazon un ordenador por 100 euros en los que van el IVA y el canon. Pues el canon a veces no lo paga. Reclamas. A veces lo devuelven, otras no. No sé en base a qué criterio lo hacen. Ahí van otros ciento y pico mil euros.Cuando nos llegó la demanda creíamos que iba a ser otra cosa. Pasamos diferentes fases, incluso de pensar que nos estábamos olvidando del resto de clientes del despacho.¿Cuántos sois?Cinco. Distribuimos tareas porque exigía mucho. Ahí nos dimos cuenta de dónde nos estábamos metiendo.Si Megasur ya no trabaja con Amazon, ¿cómo ha entrado en sus 'tripas'?No venden a Amazon ni Amazon les pide mercancía, pero mantiene el contrato en vigor. Y sigue devolviendo productos. A Amazon le interesa mantener el contrato, porque les cobra cosas. Megasur alega que le deben 400.000 euros y Amazon ha llegado a ofrecerles el 80%, que no han cogido. Nosotros pedimos la resolución del contrato.¿No lo puede romper Megasur?Ellos siguen mandando cosas y Megasur tiene ahí una deuda. Sigue habiendo una relación.¿Van los portes incluidos en los 400.000 euros? No, porque no los teníamos todos registrados y se nos iba de tiempo. En otra demanda sí están cuantificados. Son tantos documentos que hay problemas para subirlo.En este reportaje, Saturday Trade contó que la estrategia de Amazon era puentearles y acceder directamente a sus proveedores. Esa demanda aún no ha sido admitida a trámite y está en fase de presentación. Pero es brutal, la prueba es mucho peor. Para colmo, el juzgado nos ha dicho que lo pasemos todo a papel. Saturday tiene diez mil referencias en Amazon. Les llegan dos denuncias de otros países que dicen que unos productos determinados son falsos, aunque a mí el cliente me explica que seguramente sea un competidor que quiere fastidiarles. Amazon suspende sus cuentas y les corta el negocio en todos los países. Pide pruebas de que esos productos son originales, así que le tienen que mandar quién es el fabricante. Mi cliente sostiene que Amazon usa la información para ponerse en contacto con esos fabricantes, encargarles grandes cantidades y cargarse por el camino a las empresas que trabajan en su marketplace.¿Por qué una empresa seria y grande como Amazon tiene estas prácticas? Al final, si se corre la voz habrá compañías que no quieran trabajar con ella.Por eso tiene campañas de blanqueamiento. Lo que nosotros creemos es que Amazon tiene otras formas de ganar dinero. No son impagos al uso. Se inventa tres fórmulas distintas para saquearte la cuenta. Son mecanismos para procurarse un beneficio distinto a lo que estaba pactado. Mis clientes consideran que un porcentaje del negocio de Amazon sale de estas prácticas injustas.Por ejemplo, algo que no se puede decir que sea estrategia pero que ocurre varias veces. Amazon se endeuda con Megasur y luego le dice: negociemos. Y le ofrece pagarle un 60%. Si lo aceptan, ese 40% lo han ganado por la cara. Crean deudas para negociar y obtener una quita.¿Le consta que lo hagan con otras empresas?Conocemos casos. A Saturday y Megasur les ha ocurrido. Saturday pasó a Amazon información de su fábrica, pero Megasur se negó porque vio venir la jugada. No puedo decir que sean estrategias, pero sí digo que son hechos objetivos.¿Cree que se abrirá la veda?Creo que esto no ha hecho más que empezar. Las prácticas que vemos están causando un daño tan grande en el tejido que las empresas se están movilizando. Hay dos tipos de empresa: las que dependen mucho de Amazon, que tienen ahí el 50 o 60% de su facturación. A estas les es complicado salir, porque es como una droga. Y hay otras que en un determinado momento pueden prescindir. Hay una plataforma que lidera Megasur en la que se asesoran mutuamente y comparten experiencias para hacer reaccionar al gigante. Se trata de que Amazon cumpla las normas del mercado, que coma y deje comer. Es un escaparate brutal y no se puede luchar contra el futuro. Si todo el mundo gana, bien; pero si solo beneficia uno y perjudica al resto, no es justo.¿Hay casos similares en otros países?En Estados Unidos le dan caña. Allí las instituciones se mojan más. Con este movimiento de proveedores acudiremos a organismos que tienen competencia, como la CNMC, para intentar que actúen como árbitro en el mercado. No puede dejarse que sea a lo salvaje, porque el pez grande se come a los pequeños sí o sí. Se trata de que atiendan a razones. Nadie quiere cargarse a Amazon, ni puede.
eldiario.es
Decenas de migrantes sortean el bloqueo de Interior y viajan por su cuenta de Canarias a la Península
En el aeropuerto de Las Palmas, en la puerta de embarque de un vuelo regular con destino Málaga, cuatro policías nacionales revisan la documentación de un grupo de alrededor de 40 hombres marroquíes. Algunos aún calzan las mismas zapatillas proporcionadas por Cruz Roja en el puerto de Arguineguín tras su llegada en patera. Tras mostrar su pasaporte y el billete, comprado por ellos mismos, la mayoría accede sin problema al avión en el que dejará atrás las islas, esquivando el tapón migratorio en el que el Ministerio del Interior pretende convertir Canarias. Aunque el Gobierno obstaculiza los traslados a la Península de quienes llegan en patera al Archipiélago, decenas de migrantes, mayoritariamente marroquíes, llevan meses abandonando las islas por su cuenta de manera paulatina. El Ministerio del Interior sostiene que las personas que llegan a Canarias en situación irregular "no tienen documentación acreditativa para poder trasladarse porque tienen abierto un expediente de expulsión". Sin embargo, en la práctica, los viajeros, nacionales o extranjeros, no tienen que pasar por un control de Extranjería para tomar vuelos en territorio Schengen y, por lo general, solo están obligados a mostrar su pasaporte antes del embarque. Según fuentes policiales, por esta razón, la Policía Nacional está realizando controles de identificación extraordinarios en los aeropuertos canarios con el objetivo de evitar la salida de las islas de migrantes en situación irregular. Según indican, se han "intensificado" los controles "en origen" desde el mes de septiembre. elDiario.es viajó este lunes de Las Palmas a Málaga con un grupo de alrededor de 40 migrantes, llegados en patera a Gran Canaria en las últimas semanas. La mayoría de los jóvenes marroquíes accedió al avión sin problema, con sus pasaportes, en el vuelo de Ryanair número FR3351. Además del control habitual realizado en la puerta de embarque por parte del personal de la compañía, las personas con rasgos magrebíes sí fueron sometidas a un chequeo policial antes de embarcar. Cuatro agentes comprobaron que las imágenes de sus documentos coincidían con sus rostros y los dejaron pasar. Los miembros de las fuerzas de seguridad no solicitaron ningún documento adicional.La explicación del Ministerio del Interior es contradictoria. Por un lado, sostienen que los migrantes llegados a Málaga "estarían autorizados para viajar". Por otro, defienden que las derivaciones oficiales a la Península se limitan a aquellas personas de "perfil vulnerable", es decir, demandantes de protección internacional, enfermos, mujeres embarazadas, o personas de países con los que España no cuenta con un acuerdo de expulsión. Los jóvenes que viajaron a Málaga procedían de Marruecos, a donde el Gobierno reactivó las deportaciones el pasado 20 de noviembre.  Los traslados autorizados de migrantes desde Canarias a la Península son competencia de los ministerios de Migraciones e Interior. El departamento dirigido por José Luis Escrivá envía al equipo de Fernando Grande-Marlaska una serie de listados de posibles personas a derivar a la Península, propuestos por las ONG que gestionan su acogida. Interior se encarga de autorizar una parte de estos, muy reducida desde principios de este año, a los que proporciona salvoconductos que permiten su viaje a pesar de encontrarse en situación irregular. El billete es financiado por la organización, que también los recoge en el lugar de destino, donde cuentan con una plaza en el sistema de atención humanitaria. Este no fue el caso de Hisam, una de las personas que viajó este lunes a Málaga por su cuenta. El joven marroquí, originario de un pueblo próximo a Marrakech, se compró su billete con el escaso dinero que le quedaba, y no llevaba ningún salvoconducto que facilitase su entrada en la Península. Hisam no sabe leer ni escribir, pero aprendió desde pequeño a trabajar en el campo como temporero. La sequía de este último año y el impacto de la pandemia en la economía marroquí han frenado sus oportunidades laborales, explicó, por lo que el joven decidió migrar a España a través de Canarias.Su trayecto migratorio no había acabado al bajar de la patera. Su objetivo era llegar a Almería, donde le esperaba su hermano para empezar de nuevo. Asegura que pasó 10 días en el campamento de migrantes improvisado del muelle de Arguineguín y, después de unos días de estancia en las plazas de acogida habilitada en los hoteles de Gran Canaria, se compró un billete junto a otros compañeros. Al aeropuerto llegó desubicado, ya que era la primera vez que viajaba. Estaba visiblemente nervioso.Desde Alternativa Sindical de Policía (ASP) afirman que las salidas no oficiales desde el aeropuerto de Las Palmas son habituales. "Si la foto del pasaporte corresponde con el pasajero, entonces puede pasar. Son vuelos comerciales en los que las personas se compran su billete y vuelan como un pasajero más, ya está. Pueden hacerlo y lo están haciendo", sostiene Bristol Cabrera, secretario provincial del sindicato policial en Las Palmas. "Las personas que llegan desde Marruecos y que están en España con el pasaporte pueden volar sin ningún problema. Pagan su billete y se pueden mover con su pasaporte aunque cuenten con una orden de expulsión", indica. "Está pasando", añade José Javier Sánchez, responsable de Inclusión Social de Cruz Roja. "Mucha gente ha salido de Canarias por su cuenta. Aunque ahora mismo no creemos que sea un número muy significativo", continúa. Desde la organización de la que depende la gestión de la mayoría de plazas de acogida de migrantes en Canarias aseguran haber percibido el abandono paulatino de sus recursos de acogida por parte de algunos migrantes que, con su pasaporte, deciden viajar sin contar con la autorización de Interior. Antes del estado de alarma, la ONG contabilizaba el número de personas que abandonaba las plazas de acogida por su propia voluntad. Esas que, de un día para otro, desaparecen. Del 1 de enero al 15 de marzo, "cerca de 1.500 personas" se fueron por sus propios medios, sostienen desde Cruz Roja. No obstante, una vez finalizado el confinamiento, la organización considera que los abandonos de las plazas de acogida detectados durante estos meses no supone un "número significativo" con respecto a las llegadas registradas. "Si cada semana se fuesen 40 en cada vuelo, tendríamos 600 o 700 plazas libres al mes, y no estamos notando esa descongestión del número de plazas. Creemos que se están yendo poco a poco, en grupos más reducidos", indica Sánchez. En estos momentos no tienen cifras de los migrantes "desaparecidos" de sus recursos de acogida. Según aclara, Cruz Roja dejó de contabilizar este dato debido al "desbordamiento" en el que trabaja su personal tras el pico de llegadas registrado en los últimos meses. Ni Interior ni Migraciones dan apenas información acerca de los desplazamientos a la Península. El departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska esconde las cifras oficiales de los traslados autorizados. Su Ministerio rechaza acelerar las salidas del Archipiélago porque considera que podría generar un "efecto llamada". Según informaron fuentes policiales a Europa Press, este año se han producido 1.500 traslados desde las islas a la Península. No obstante, esta cifra es muy inferior al recuento realizado por Cruz Roja, que eleva el dato a las 2.200 migrantes derivados al resto de España solo a través de la mediación de su organización desde septiembre de 2019. A fecha del 15 de noviembre, 16.760 personas han alcanzado Canarias de forma irregular. De ellas, solo 7.214 se encuentran acogidas en la red de emergencia desplegada por el Gobierno en las islas, según fuentes de la Secretaría de Estado de Migraciones; cerca de 2.000 menores extranjeros no acompañados están tutelados por el Gobierno regional, aunque el dato no solo incluye los niños llegados esta año; y un millar de personas estaban alojadas en el muelle de Arguineguín. Del total de llegadas, entre 1.500 y 2.000 migrantes han sido trasladados a la Península de menara oficial. Atendiendo a estos datos, no cuadran las cifras acerca del número de migrantes albergados en el Archipiélago. Sobran, como mínimo, alrededor de 4.000 personas de las que se desconoce su paradero. Otro grupo de cerca de treintena de inmigrantes marroquíes voló por su cuenta desde Canarias a Sevilla esta semana. A su llegada, varios agentes los esperaban en el aeropuerto y fueron trasladados a la Jefatura Superior de Policía. Según fuentes policiales, estas personas fueron sometidas a un control de identificación en el aeropuerto de Las Palmas y, por ello, varios agentes aguardaban su llegada en la capital andaluza.Según SOS Racismo, "una decena" de migrantes marroquíes que aseguran haber viajado por su cuenta desde el Archipiélago a Sevilla se encuentran en estos momentos encerradas en el CIE de Aluche. Según la organización, estas personas llevan internadas en el centro desde la semana del 10 de noviembre. Al llegar al aeropuerto de Málaga, los jóvenes marroquíes que lograron esquivar el bloqueo de Interior fueron recogidos por sus familiares desde otros puntos de Andalucía. Otros buscaban la manera de trasladarse por su cuenta a su destino final. A Hisham no le quedaba dinero para comprar un billete de autobús hasta Almería. Se había gastado lo poco que tenía en el avión, por lo que llamó a su hermano para que fuese a buscarle.
eldiario.es
Españoles emigrados denuncian las trabas con las PCR al intentar regresar por Navidad: "Es una medida clasista que nos impide volver a casa"
Andrea Donado es de Madrid, pero lleva 16 años en Reino Unido, donde trabaja en una empresa de traducción londinense. Aún no sabe si va a poder viajar a España para pasar la Navidad con sus padres y sus hermanos. Hace casi un año que no los ve, pero tener que pagar tres pruebas PCR para ella, su pareja y su hijo pequeño le descuadra las cuentas. Desde este lunes, el Gobierno español exige a toda aquella persona que entre en España en barco o avión procedente de una lista de 65 países y territorios (incluidos todos los Estados miembros de la UE) un test PCR negativo de COVID-19 realizado en origen en las 72 horas previas a la llegada.Turistas y españoles residentes en el extranjero –así como los familiares de los mismos que vayan a visitarlos– se ven igualmente afectados. El BOE señala que además, el documento deberá estar redactado en español o inglés, tiene que ser el original y debe incluir el número de pasaporte o DNI, la fecha de la prueba, la identificación y datos de contacto del centro que realiza el análisis y la técnica empleada –solo se admite PCR–.Muchos de los emigrandos españoles que, como Andrea, desean volver a España, especialmente por Navidad, denuncian que estos requisitos se traducen en muchos casos en costes desproporcionados e incluso en la imposibilidad de viajar porque aseguran que en algunas zonas es muy complicado obtener un resultado en el plazo de 72 horas, entre otros factores. "Esta medida se convierte en un cierre de fronteras encubierto de cara al retorno navideño", denuncia la plataforma Marea Granate, un colectivo transnacional de emigrantes españoles nacido al calor de las protestas del 15M. "No somos turistas, somos emigrantes". Según explican, en muchos países, las PCR se efectúan a menudo sólo en caso de tener síntomas y bajo prescripción médica. Si no es así, los precios de estas pruebas pueden acabar siendo "prohibitivos" para muchas personas. Mencionan por ejemplo el caso de Irlanda, donde hacerse un test por cuenta propia cuesta entre 150 y 200 euros, o Dinamarca, donde "puede irse hasta los 300 euros". En Reino Unido están costando entre 130 y 200 euros. Varias clínicas están ofreciendo test más rápidos o en domingo con precios por encima de las 224 euros. En ciudades pequeñas, con menos opciones, los precios son todavía más altos. En Oxford, una PCR que no sea un test casero y autoadministrado por el paciente puede llegar a costar 320 euros."Lo que se busca es otorgar seguridad en los desplazamientos evitando cuarentenas en llegada, que nos parece mucho más nocivo", dice a elDiario.es Manuel Muñiz Villa, secretario de Estado de España Global. "Se trata de la opción más generosa para con la movilidad de la recomendación de la UE. Hay muchos Estados miembros que están pidiendo cuarentenas en retorno no solo de países en categoría roja (incidencia de más de 150 por cada 100.000 habitantes), sino también de categoría naranja".Marea Granate demanda que, en el caso de visitas familiares de emigrados, se garantice la posibilidad de efectuar una PCR de forma gratuita a la llegada a territorio español a aquellas personas que, "por motivos logísticos o económicos, no pudieron realizarse el test en su país de residencia o de residencia del familiar migrado con el que han ido a reunirse". "No tiene sentido implementar medidas de distinta naturaleza para colectivos de distinto tipo. El riesgo es el mismo para turistas, viajes de negocios y residentes. La PCR en llegada te expone al riesgo de contagio en tránsito, pero una vez que llegas, puede que los resultados tarden unos días y en ese periodo estarías obligado a mantener cuarentena", sostiene el secretario Muñiz Villa. "Esta medida afecta a todas las categorías de movilidad y para muchas de estas categorías la cuarentena es un condicionante determinante", añade.En la actualidad, los pasajeros que lleguen a España y no lleven los resultados de la PCR consigo tienen que hacerse un test rápido de antígenos en el aeropuerto. Después, son sancionados con multas de hasta 6.000 euros, según anunció la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. "Son multas desproporcionadas", denuncia el colectivo. "Puede que no te den el resultado a tiempo, porque las farmacias y las clínicas no te lo pueden garantizar. O bien pierdes el vuelo, o bien llegas sin los resultados y tienes que pagar la multa", critica a su vez Andrea, que junto a un grupo de españoles en Reino Unido se ha puesto en contacto vía e-mail con el consulado español en Londres y la embajada española en el país para intentar exponer su situación y que el Gobierno reconsidere "inmediatamente" la medida."Lo que pedimos no es nada descabellado", dice a elDiario.es un representante de Marea Granate, que asegura entender la "gravedad" de la situación epidemiológica, pero critica que el Gobierno no esté dando "ninguna facilidad alternativa". Recuerda que hay países como Dinamarca que también exigen una prueba PCR a los viajeros de zonas de riesgo dentro la UE, pero eximen a sus ciudadanos y residentes de la medida. En otros países europeos como Italia, Alemania, Reino Unido y Dinamarca se permiten las pruebas PCR en destino, a menudo gratis o a precios reducidos, y con más flexibilidad sobre el tipo de test aceptado (como tests de antígenos, más baratos y accesibles).Pilar Rodríguez, de 26 años, lleva tres años viviendo en Ontario, Canadá, y tiene un billete de vuelta a España el 6 de diciembre, donde piensa quedarse de manera indefinida para acompañar a un familiar cercano enfermo. "En Ontario, el Gobierno no permite que las clínicas privadas hagan PCR. Solo te lo puedes hacer en la pública. Pero la pública está saturada y tardan entre cuatro y 10 días", cuenta a elDiario.es. "Además, dado que un viaje desde Canadá a España tarda en torno a 15 horas con las escalas, el resultado de la PCR tiene que estar en menos de 55 horas antes de ir al aeropuerto. Básicamente es imposible"."Ni el Ministerio de Sanidad ni la embajada ni el consulado nos dan soluciones. Te responden con un copia y pega que te redirige a la normativa... Que ya te has leído 20 veces y con la cual se te prohíbe volver a casa", dice. "Nos están dejando totalmente tirados… A muchos aquí se les termina el visado, se quedan sin poder trabajar y sin alojamiento, pero no pueden volver a España".La hija de Elisa Núñez vive en Londres pero no puede volver a España en vacaciones por motivos laborales. "Está sola, así que he decidido ir yo a verla. Vuelo el 19 de diciembre y tengo el billete de vuelta el 26. El problema es que me exigen la PCR en las 72 horas previas al vuelo y el 26 es fiesta en Reino Unido y el 25 también". Núñez cree que será imposible obtener los resultados en el plazo exigido. "Me parece que con tantos condicionantes no voy a poder ver a mi hija", lamenta. "Ya había asumido que al llegar a Londres me tendría que quedar encerrada en el piso por la cuarentena. Acepto no salir con tal de estar con mi hija, pero lo que nos ha hecho el Gobierno español es una auténtica faena. Han dejado entrar a todos los turistas en verano y en Navidad, que los que viajan son los emigrantes o sus familias para verlos, nos ponen todos los impedimentos del mundo".Noel Arteche, de San Sebastián, está estudiando un máster de investigación en Lógica en la Universidad de Ámsterdam y compró el billete de vuelta a España antes de que saliese la nueva normativa. "En Países Bajos cualquiera puede solicitar un test PCR gratuito siempre que tenga síntomas. Podría fingir, pero los resultados llegan a través de tu móvil ligados a tu número de seguridad social holandés, mientras que lo que pide España es mucho más específico: un certificado en castellano o inglés con tu número de DNI o pasaporte", dice. "He contactado tanto con los médicos de la universidad y la seguridad social holandesa como con la embajada española en Ámsterdam y todos me han dado la misma respuesta: acudir a empresas privadas que están haciendo este tipo de certificados a medida. Algunas de estas empresas, como la aerolínea KLM, ya no dan cita porque están saturadas. En cualquier caso, el precio no baja de los 140 o 150 euros, lo que es más caro que mi vuelo de ida a España"."Veo normal que haya controles estrictos en las fronteras, e incluso que se quiera hacer test, pero pienso que al menos a los ciudadanos españoles se nos debería dar la oportunidad de hacerlo al llegar a España, cubierto por nuestra seguridad social. Da la sensación de que la medida se pensó para turistas y no se acordaron de los españoles que estamos fuera por estudios o trabajo", dice.Marea Granate asegura que las trabas relacionadas con los test son un problema que se están encontrando de manera generalizada en los países para los que se exigen. "Es una medida excluyente y clasista que nos impide volver a casa", denuncia el colectivo, que trata de brindar apoyo a otros emigrantes españoles proporcionándoles información, haciendo de altavoz de sus quejas y, en algunos casos, ayudándoles con los trámites si lo necesitan.Para María Almena, una bioquímica de Toledo que vive en París, conseguir el certificado es el principal obstáculo. "En Francia, los test son gratuitos y los cubre la seguridad social. Ha habido bastantes colas para hacerse las PCR, pero se han reducido desde que hay test de antígenos, así que es más o menos factible obtener el resultado a tiempo. Lo más complicado es el requisito de que el resultado sea en inglés o español con datos personales como el DNI o el pasaporte. Los laboratorios tienen su formato estándar y hacen muchísimas pruebas, no se pueden estar adaptando a la demanda de cada persona. Tengo que encontrar un sitio donde lo hagan en inglés, pero tengo familia y nos tenemos que hacer la prueba los tres, y cuadrarlo con el viaje".Según María, que también participa en Marea Granate, mucha gente se está planteando esquivar el aeropuerto viajando en otro medio de transporte "para evitarse esta logística, porque si entras por autobús, tren o coche no te piden ningún requisito". "Así que te hace cuestionarte la medida como política pública de sanidad, porque a lo mejor potencia que la gente entre por otras vías sin hacerse pruebas. Si es una medida sanitaria por el bien común, se tiene que poder facilitar". "Nos están obligando a pagar para entrar en un nuestro país de origen. Una vez más, nos sentimos abandonados. Somos muchos los españoles expatriados que sentimos que no nos tienen en cuenta. Muchos tuvimos que emigrar por la situación económica en nuestro país y además tenemos que aguantar que se nos pongan impedimentos", zanja Andrea desde Londres. Si el Gobierno no reconsidera la medida, dice, cree que lo más seguro es que finalmente no pueda viajar.
eldiario.es
Rafael Vilasanjuan: "El problema de los antivacunas es que hacen que los que dudan puedan decantarse por el 'no"
eldiario.es
Josep Borrell: "Los movimientos populistas de derechas en Europa pierden una referencia con la marcha de Trump"
Josep Borrell (Pobla de Segur, 1947) lleva un año siendo la voz exterior de la Unión Europea. Alto Representante para la Política Exterior y vicepresidente de la Comisión Europea, el político español desempeña el que es, según sus propias palabras, “el trabajo más complicado” que ha asumido en sus cuatro décadas dedicadas a la política. Un trabajo que, además, se ve afectado por la pandemia del coronavirus que lleva golpeando a todo el mundo desde principios de año y que ha causado cientos de miles de fallecidos en la UE, además de una crisis económica sin precedentes. Para abordar esta crisis económica, la UE está intentando poner en marcha unos fondos de recuperación bloqueados por Hungría y Polonia en un momento en el que la incertidumbre se incrementa por la falta de acuerdo con Reino Unido por el Brexit. “Estamos viviendo peligrosamente. Siempre hay una escenificación casi teatral, y hasta que no se llega al borde del precipicio no hay acuerdo”, reflexiona Borrell sobre las negociaciones urgentes que siguen abiertas. ¿Cómo se puede sortear el veto de Hungría y Polonia al mecanismo del Estado de Derecho que mantiene bloqueados los presupuestos de la UE –marco financiero plurianual 2021-2027– y el fondo de recuperación?Como es inimaginable que no haya un acuerdo sobre el Next Generation EU [fondo de recuperación] y sobre las perspectivas financieras [el presupuesto de la UE para 2021-2027], pues se llegará a un entendimiento. No sé cómo, pero estoy seguro que la presidencia alemana va a hacer alguna propuesta que sea aceptable para todos.¿Sin que sea necesario buscar una fórmula diferente, como un acuerdo intergubernamental entre 25?El tratado da mucho de sí, hay soluciones alternativas a las que estamos viendo ahora desde el punto de vista legal. Recientemente, uno de mis antiguos colaboradores que ahora es eurodiputado, Domènec Ruiz Devesa, publicó un artículo diciendo cómo se puede evitar el veto legalmente. Pero aunque el papel lo aguanta todo, el calendario no, y el tiempo que se necesita para aplicarlo es incompatible con la urgencia de la llegada de los fondos.Este bloqueo tiene mucho que ver con algo que usted vive en su trabajo diario: la capacidad de veto de los países, que también existe en el ámbito de la política exterior.En muchos ámbitos, sólo con las perspectivas financieras y la armonización fiscal vamos servidos.¿Usted cómo vive eso? Su trabajo es conciliar una política común en aquello que los Estados tienen autonomía, pero al mismo tiempo en una Comisión Europea que ambiciona asumir un carácter geopolítico.Éste es probablemente el trabajo más complicado que me ha tocado desempeñar nunca, porque hay que hacer muchos equilibrios en un contexto institucional muy complejo. La política exterior y de defensa sigue siendo competencia exclusiva de los Estados miembros. Lo dice el tratado con letras así de gordas.Pero algunos de los instrumentos de la política exterior están comunitarizados total o parcialmente. El caso más claro es trade (comercio). Trade es algo que tiene una dimensión de política exterior. Pero hay otros, como la ayuda al desarrollo y la unión aduanera. Entonces, los Estados miembros son competentes en política exterior y de defensa, pero algunas de las maneras de llevar a la práctica esas competencias están en otro sitio, en la Comisión Europea.Hay una dialéctica por la cual la Comisión, que tiene relaciones exteriores pero no política exterior, tiene una tendencia inevitable a entrar en la geopolítica. Está en la lógica de las cosas. A fin de cuentas, es la eterna dialéctica de la construcción europea: el pilar intergubernamental y el pilar comunitario. Y a mí me toca estar en medio de los dos tratando de que sean coherentes.Uno de esos temas que se arrastra desde hace meses por la falta de unanimidad es el de Turquía. Al final se pospuso a diciembre decidir qué hacer por los conflictos con Grecia, Chipre y otros que han ido surgiendo.Hay tres escenarios posibles. Uno es el de continuar con una relación de je t'aime mais non plus, con altibajos continuos, que es lo que hemos hecho hasta ahora. Luego está el escenario de confrontación abierta, que es lo que algunos países europeos quieren y otros rechazan. Y, por último, está el escenario de buscar un acuerdo omnicomprensivo sobre todas las cuestiones sobre las que tenemos diferencias. Y el Consejo Europeo [de los días 10 y 11 de diciembre] tendrá que decidir por dónde va.Nos dimos un par de meses para ver si en ese tiempo se podían reconducir las cosas, pero francamente no hemos avanzado mucho, más bien hemos ido hacia atrás.Incluido el bloqueo a los productos franceses.Bueno, no ha habido tal bloqueo. Hubo anuncio de bloqueo, pero luego se ha quedado todo en palabras.Otro asunto clave es la reconstrucción de los lazos transatlánticos, que han quedado muy dañados con Donald Trump. ¿Qué perspectivas hay?Bueno, como dice Leonard Cohen y ya que me he inventado la doctrina Sinatra [en referencia al My way, a mi manera, aplicado a la política exterior europea], nos vamos a inventar la doctrina Leonard Cohen: "First we take Manhattan, then we take Berlin". Es decir, vamos a intentar una relación mucho más positiva en las formas, pero también con una mejor comprensión de los intereses comunes.En materia de cambio climático la nueva administración entiende mejor el problema, o lo entiende más como lo entendemos nosotros. En el pacto nuclear con Irán también es de esperar que así sea también, y con China la aproximación de fondo será igual a la anterior administración, pero las formas serán distintas. Y las formas cuentan mucho.Sin pensar que de repente todo se va a resolver, entramos en una dinámica de cooperación más fluida, aunque sólo sea por lo que los catalanes llamamos tarannà, la forma de ser.Boris Johnson también pierde un aliado para el Brexit.En Europa varios pierden un aliado. Los movimientos populistas de derechas en Europa pierden una referencia.¿Se llegará a un acuerdo para el Brexit a tiempo?Yo ya creo que estamos fuera de tiempo, porque cuando pienso lo que significa que el Parlamento Europeo tenga que debatir un acuerdo que, si se llega a conseguir, tendrá varios centenares de páginas... Yo creo creo que estamos ya en el límite desde el punto de vista logístico.Pero siempre digo lo mismo, llevo 40 años trabajando en los temas europeos y los acuerdos siempre llegan en el último minuto. Siempre hay una escenificación casi teatral, y hasta que no se llega al borde del precipicio no hay acuerdo. Luego, milagrosamente, aparece el acuerdo.Parece que la UE está en el alambre con el Brexit, con el fondo de recuperación, en un momento en el que todavía no han llegado las vacunas, aunque hay un horizonte positivo. Estamos viviendo......peligrosamente... Pero esto es así, para mí no hay nada nuevo. No recuerdo un acuerdo que se tomara con holgura y con tiempo suficiente. Todos los acuerdos, grandes o pequeños, se cierran cuando ya no queda más tiempo, porque todo el mundo estira para conseguir al máximo lo que desea. Pero como al final, si no hay acuerdo, todos salen perdiendo, se impone el bien común. Yo no creo que los británicos sean muy felices si se van sin un acuerdo, francamente.Otro acuerdo que se retrasa, que tiene que ver con comercio es el de la UE con Mercosur. Allí sigue Jair Bolsonaro en Brasil y en Argentina hay nuevo presidente. ¿El acuerdo se podrá reactivar? Lleva dos décadas negociándose y en verano de 2019 se anunció un principio de acuerdo.Es un tema que me tiene muy ocupado, muy preocupado. No solo de Mercosur, también la modernización de los acuerdos con México y con Chile, que también están en el alero.Tal como está, seguramente, no sólo por la parte latinoamericana como has señalado, también por la parte europea, es difícil que pueda pasar por la ratificaciones de todos los parlamentos nacionales y regionales. Y seguramente habrá que volver a mirar las cuestiones de tipo ambiental, que son las que se utilizan como argumento por parte de algunos para dificultar la ratificación. Sin tener que reabrir el acuerdo, se debiera poder complementar de forma que todo el mundo vea que ese acuerdo no es malo para el medio ambiente. La protección del medio ambiente estaría peor sin acuerdo.También es cierto que las preocupaciones van cambiando con el paso del tiempo. Se lleva 20 años negociando.Cuando yo era presidente del Parlamento Europeo, allá por el año 2006, y viajaba por América Latina, me decían que estaba a punto de conseguirse. Quince años después, está a punto de conseguirse. Pero si esta vez fracasa, ya nos podemos olvidar de volver a renegociar un acuerdo de estas características.Por eso es muy importante que consigamos completarlo, complementarlo... Yo comprendo el temor de pasar por ratificaciones de parlamentos nacionales y regionales, por más de 30 parlamentos, con lo que la probabilidad de que uno falle es grande.Pero hay que dar argumentos, y seguramente hay que reforzar las consideraciones de tipo ambiental que algunos utilizan como argumento para rechazarlo. No sé si es la verdadera razón. O hay otras. Pero si ese es el problema, debemos ser capaces de encontrar alguna solución que redunde en beneficio de la protección ambiental y de la lucha contra el cambio climático y la deforestación. Todas esas son preocupaciones muy legítimas, pero hay que saber si se sirven mejor sin acuerdo o con un acuerdo mejorado.Hablando de América Latina. Ahora está Leopoldo López en España, ha habido elecciones en Bolivia. ¿Puede haber una recomposición del enfoque con Venezuela, en el sentido de que ahora les pueda parecer más interesante la figura de López que la de Juan Guaidó, quien después de casi dos años de haberlo reconocido como presidente encargado no ha tenido mucho éxito?No se puede pedir a Guaidó que haga milagros. Nadie en su lugar habría podido hacer lo que se le encargaba que hiciera, que era convocar elecciones presidenciales si no se tiene el control ni del territorio ni de la administración. El problema no es Guaidó, sino que Maduro ha demostrado una capacidad de resistencia mayor a la que se suponía.Y después de que la nueva administración americana haya tomado posesión y se hayan celebrado esas elecciones a la Asamblea Nacional en unas condiciones que nos han impedido participar como observadores, habrá que replantearse de qué manera se aborda la situación en Venezuela, claro.Es previsible que gane el partido de Maduro en estas elecciones...Sobre todo si no se presenta nadie más.En tanto que no esperan sorpresas, tendrán pensados los siguientes pasos. Todo el mundo está esperando a que tengamos un interlocutor nuevo en Washington. Primero tengo que saber qué pasa con este proceso electoral, quedan dos semanas, estamos hablando del 6 de diciembre. Una vez que veamos qué ocurre, aunque lo podemos anticipar, habrá que convocar otra vez al grupo de contracto y poner sobre la mesa una estrategia más realista que no redunde en aumentar el sufrimiento del pueblo venezolano.De una nueva estrategia sobre Venezuela ha hablado alguna vez en acalorados debates en el Parlamento Europeo.Sí, porque decir invocaciones piadosas del estilo "Maduro se tiene que ir y Lukashenko también", pues está muy bien. El problema es que ni el uno del otro se quieren ir. Si la política se resolviera con declaraciones sería todo mucho más fácil. Hay que ver las cosas como son, la fuerza relativa de cada uno. Yo he comparado a Maduro con Lukashenko y a Lukashenko con Maduro: están los dos en la misma situación, dos presidentes que son el resultado de unas elecciones cuya legitimidad no reconocemos, pero eso no impide que tengan la fuerza que tienen. Porque, les reconozcamos o no, tienen el control del país.Con esos toros hay que lidiar, con esos bueyes hay que arar, y no se resuelve saliendo al balcón y soltando una soflama ni aumentando las sanciones que tienen consecuencias muy duras para la población.¿Este trabajo le ha hecho cambiar la forma de gestionar los problemas? Cuando uno es ministro de un país, mal que bien maneja la posición en su país, pero cuando tiene que serlo de 27...La frustración de que estos señores no se vayan la tendría igual si hubiera seguido siendo ministro de Exteriores de España. En general los ministros de Asuntos Exteriores se tienen que reinventar, porque hoy la frontera entre Interior y Exterior se ha difuminado.Y todos los ministros de alguna manera hacen, en su ámbito de competencias, política exterior. A mí me pasa con mis colegas comisarios lo que me pasaba, cuando era ministro, con mis colegas ministros. Cada uno tenía una dimensión de su política exterior y te tocaba intentarlas coordinar.El problema ahora es doble, porque ahora no sólo tienes que coordinarte con tus colegas comisarios en el marco de la acción comunitaria, sino que además tienes que conseguir una posición común a nivel de Estados y que esa posición común se compatibilice con la aproximación comunitaria. Lleva bastante más tiempo, pero es inevitable.Europa es lo que es y, como decía [Jacques] Delors [ex presidente de la Comisión Europea], es un sujeto político no identificado. Todavía no tenemos unos procedimientos de decisión homologables con los que hay en los Estados, porque no lo somos.Otro tema fronterizo entre el exterior y el interior es el pacto migratorio. Este miércoles, España, Italia, Malta y Grecia han publicado en un documento en el que son críticos con la propuesta de la Comisión Europea.Yo comprendo esa posición. Estos países están en condiciones de plantear un problema que les afecta a ellos en primera línea. Y seguramente en la política migratoria es donde se va a poner más a prueba la capacidad de la Unión Europea de construir una política asumida por todos.Y más que una política, es una narrativa, una aproximación intelectual al problema. Porque ahí las diferencias son existenciales entre países que defienden una voluntad de no mezclarse, y otros que ya están mezclados y saben que tienen que seguir mezclándose, porque, si no, su problema demográfico no tiene solución y tienen la presión encima.Habrá que invertir mucho capital político en conseguir un entendimiento común de un problema que nos afecta de manera muy diferente en la práctica y que choca con actitudes mentales muy diferentes también que son producto de la historia.Entre Hungría y España la aproximación intelectual a la emigración no puede ser la misma. En España tenemos unos vínculos familiares con toda América Latina, que hacen que para nosotros haya un vínculo, algo que no nos resulta tan ajeno ni tan extraño. Un 10% de la población europea viene de la emigración, y tenemos la dinámica demográfica que tenemos. Pero, naturalmente, no podemos acoger a todos los seres humanos que desearían venir a instalarse a Europa.Y si no los podemos acoger a todos, hay necesariamente que buscar políticas que permitan regularizar y organizar los flujos migratorios.La migración no puede ser un fenómeno desorganizado, desregulado, que genera miedos y que es propicio a despertar fantasmas y a ser utilizado demagógicamente en el debate político. Tenemos que regular el proceso migratorio porque necesitamos migrantes, pero no podemos dejar que los flujos migratorios se desarrollen como se desarrollan ahora, de manera desorganizada, donde la gente se juega la vida y donde se ha convertido en un negocio floreciente para los que participan en ese tráfico de personas.Y con episodios muy dramáticos como Lesbos, como se está viendo en Canarias, como las muertes en el Mediterráneo.Tenemos las Islas Canarias más cerca que Lesbos. Estamos asistiendo en este momento a la propagación de los efectos del virus. Buena parte del flujo de emigrantes que está llegando a Canarias es consecuencia de que los pescadores senegaleses y mauritanos no tienen quien les compre su pesca.¿Quién se come los pulpos que se pescan en los bancos de Mauritania y Senegal? Pues básicamente los millones de turistas que vienen a España. Y como no hay turistas en España, los pescadores de la fachada atlántica de África se han quedado sin trabajo. Y como se han quedado sin trabajo, utilizan sus cayucos para emigrar o para transportar emigrantes.Esta es la reacción en cadena que ha producido el virus. Y es solo un ejemplo de los muchos que esta pandemia ha creado como factor distorsionante de la economía y de la sociedad mundial.Este miércoles la Comisión Europea hablaba de autonomía estratégica relacionada con los medicamentos. ¿La globalización es una de las perdedoras de la pandemia?Habrá que que reorganizar la globalización. No la vamos a suprimir, pero como todo en la vida habrá que corregir sus excesos. No tiene mucho sentido que Europa tenga que comprar todos sus productos farmacéuticos de primera necesidad, todos, que no produzca un solo gramo de paracetamol, que se produzca todo en la India. A lo mejor hay que relocalizar en nuestra vecindad inmediata.Una parte de esta industria puede instalarse perfectamente en el norte de África. ¿Por qué no? Y hay que crear los incentivos para ello. La globalización ha tenido sus excesos y las crisis sirven para poner de manifiesto los excesos y hay que corregirlos, pero no vamos a tirar al bebé con el agua del baño.Cuando decimos autonomía estratégica, no queremos decir autarquía estratégica. Estamos hablando de una autonomía abierta, no hay que leerlo en clave proteccionista, pero sí en clave de protección. Nos tenemos que proteger de circunstancias extremas como ésta, en las que el mercado global no resuelve el problema.Otro problema de hace décadas y que asalta estos días es el del Sahara Occidental. ¿La Comisión y del Alto Representante siguen apoyando el referéndum, como se aprobó en resoluciones de Naciones Unidas, o es algo que está en revisión?Esto es política exterior pura, y por lo tanto la Comisión no tiene competencias. Quienes tienen competencias son los Estados, que se expresan a través de sus ministros y en el Consejo de Asuntos Exteriores se sigue diciendo que nuestra posición es la posición definida en las resoluciones de Naciones Unidas.Es lo mismo que decimos, por cierto, sobre los dos Estados en Palestina o sobre un Estado federal en Chipre. Seguimos manteniendo nuestro apoyo a las posiciones de las Naciones Unidas. Si esas posiciones tienen que cambiar, tendrá que ser en el marco de las Naciones Unidas. La mayoría de los Estados sigue defendiendo esas posiciones forjadas en el ámbito de las Naciones Unidas y que tendrán que reconsiderarse en ese mismo ámbito. Pero, de momento, tal cosa no se plantea.Tú puedes discutir la viabilidad de los dos estados en Oriente Medio, de una solución federal en Chipre, de un referéndum en el Sáhara... Pero de momento esto es lo que hay.O incluso la viabilidad para hacer cumplir las resoluciones de las Naciones Unidas.Eso forma parte de la paciencia estratégica, que es más fácil tener cuando no estás directamente afectado. Porque, claro, podemos decir que seguimos manteniendo unas soluciones a los problemas, pero detrás de unas soluciones que no se aplican hay vidas truncadas de centenares de miles de personas.En estos días se ha conocido una respuesta suya al grupo de Memoria Democrática del Parlamento Europeo acerca de su apoyo a Rodolfo Martín Villa, en relación con la querella argentina. ¿Cree que no tendrían que haberse incluido sus cartas al embajador español en Argentina y al embajador argentino en España en la documentación que envió Martín Villa a la jueza María Servini?A la vista de lo que decía en esas cartas, no me puede producir ninguna incomodidad que se hagan públicas. No decía nada que no hubiera podido decir directa y abiertamente. Yo no las mandé a la juez, porque me pareció completamente inapropiado que el Poder Ejecutivo de un país se dirigiera al Poder Judicial de otro país.Se las mandé al interesado y a la autoridad consular o diplomática que tiene que velar por su protección y su seguridad. Pero lo que decían esas cartas, por mí lo habría podido publicar el señor Martín Villa en el periódico. No decía nada de que fuera reprobable.Gustará o no, pero el señor Martín Villa ha jugado un papel en la vida política española que no se puede menospreciar, y si quiere ir a declarar voluntariamente, lo menos que podemos hacer es decirles a los servicios consulares españoles que tengan en cuenta que tal presencia se va a producir. Pero yo, francamente, no veo qué problema hay en ello. Y si Martín Villa creyó oportuno ponerlo en la documentación a la jueza, pues tampoco se lo puedo reprochar.¿Cree que se está siendo injusto con la Transición?Debemos tener mucho cuidado en no menospreciar lo que hicimos, que como toda obra humana tiene sus carencias, y creer que hay soluciones mágicas aportadas por gente cuya experiencia al respecto no es precisamente superlativa.Estuve en Sarajevo el otro día y utilicé la experiencia española para dirigirme a los bosnios, a los croatas y a los serbios. Creo que nuestra transición fue un ejemplo extraordinario de cómo se pueden aparcar viejas rencillas y se puede entrar en una dinámica de reconciliación.No se me ocurre que se hubiera podido encontrar una solución mejor. Las cosas, para ser mejores, tienen que ser factibles. Y, francamente, yo creo que minusvalorar la Transición y escupir sobre ella y creer, como se dice en algunos sitios que todo estuvo dictado por un grupo de generales que estaban sentados en la mesa de al lado de la Comisión Constitucional, es un puro desvarío.Y cuando uno va a Sarajevo y vuelve, pues piensa que nosotros tuvimos la suerte de encontrar en un momento histórico y unos responsables políticos que fueron capaces de encauzar un proceso que hubiera podido ser muy diferente.Naturalmente que tenemos problemas que resolver, pero yo sigo pensando que los mejores años de la historia moderna de España son los años de la Constitución, que no ha habido otro período entre la Constitución y ahora, no ha habido otros 40 años mejores en nuestra historia moderna desde la batalla de Trafalgar.
eldiario.es