Herramientas
Change country:
eldiario.es - Economía
eldiario.es - Economía
El FMI alerta de que pueden ser necesarias más ayudas económicas en la UE ante la profundidad de la segunda ola de la pandemia
Si la cosa no mejora y los fondos europeos siguen retrasándose, pueden hacer falta más medidas económicas en la Unión Europea para soportar el impacto de la pandemia ante la dureza de la segunda ola que está viviendo el continente. Éstas son algunas de las conclusiones pronunciadas por la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, quien ha presentado este lunes a los ministros de Finanzas de la eurozona su informe de 2020. "La pandemia está provocando graves trastornos socioeconómicos y dificultades a pesar de una respuesta política sin precedentes", afirma el documento: "Una enérgica respuesta de la política monetaria del BCE, un estímulo fiscal sin precedentes y otras medidas tanto a nivel nacional como de la UE ayudaron a amortiguar el impacto de la crisis y respaldaron una fuerte recuperación en el tercer trimestre. Sin embargo, la segunda ola presenta un riesgo considerable para la recuperación. El aumento de las infecciones y las restricciones decretadas por los gobiernos han dañado la confianza y reducido la movilidad, y el crecimiento mejor de lo esperado en el tercer trimestre de 2020 probablemente será seguido por una actividad más débil en el cuarto trimestre. A menos que la dinámica de la pandemia cambie significativamente en los próximos meses, el crecimiento en el primer trimestre de 2021 será más débil de lo previsto en las perspectivas de octubre de 2020".El FMI entiende que "los riesgos profundos se mantienen claramente hasta principios de 2021 dada la segunda ola", si bien reconoce que "las prometedoras noticias sobre el desarrollo de vacunas brindan una importante oportunidad, ya que la entrega rápida y generalizada de vacunas seguras y efectivas probablemente estimularía una recuperación rápida". "Sin embargo", prosigue el organismo de Georgieva, "una crisis de salud prolongada y una recuperación lenta conducirían a condiciones financieras más estrictas y mayores vulnerabilidades del sector público y privado, mientras que una histéresis [cicatrices permanentes] significativa del mercado laboral aumentaría la desigualdad y la pobreza. En conjunto, estos efectos deprimirían el potencial de crecimiento de la zona del euro. Las negociaciones en curso sobre la futura relación del Reino Unido con la UE27 y una posible escalada de las tensiones comerciales aumentan las incertidumbres".En este sentido, el FMI reconoce que "el histórico paquete de recuperación de la UE de próxima generación (NGEU) podría proporcionar un impulso significativo al crecimiento de la zona del euro si se aplica de forma eficaz. El acuerdo de julio sobre el paquete de recuperación, que incluye 390.000 millones de euros en transferencias, envía una fuerte señal de solidaridad europea para afrontar esta crisis. Sin embargo, es necesario superar los obstáculos para finalizar el paquete y desembolsar los fondos, ya que nuevos retrasos dañarían las perspectivas de recuperación de la zona del euro".Con la segunda ola en apogeo, asume el FMI, "es probable que las políticas fiscales nacionales necesiten dar un apoyo amplio durante más tiempo del previsto inicialmente". "Las políticas fiscales nacionales han sido una defensa fundamental contra la pandemia, y han amortiguado notablemente su impacto económico y social al proporcionar salvavidas fundamentales para los trabajadores y las empresas", afirma el organismo: "Retirar ese apoyo demasiado pronto correría el riesgo de descarrilar la recuperación. Y se necesitará un apoyo fiscal mayor si las perspectivas se deterioran aún más. Los préstamos del fondo de recuperación europeo y las líneas de crédito precautorias del Mecanismo Europeo de Estabilidad [el mecanismo de rescates de la UE], que aún no se han utilizado [240.000 millones], pueden ayudar a mitigar estas presiones. En un escenario de empeoramiento grave, puede ser necesario aumentar o expandir las defensas".Desde que comenzó la pandemia, la Comisión Europea dejó en suspenso el Pacto de Estabilidad y Crecimiento para que los Estados pudieran saltarse los límites de déficit y deuda con políticas expansivas de gasto público. "La cláusula de escape del Pacto de Estabilidad debería ampliarse hasta que la recuperación esté firmemente establecida", sugiere el Fondo Monetario Internacional, que apunta que "podría ser un momento oportuno para reformar las reglas fiscales de la UE. Con el funcionamiento normal de las reglas suspendido hasta 2021, los líderes de la UE deberían encargar a la Comisión Europea que proponga reformas fundamentales a las reglas como parte de su revisión del marco fiscal". "La política monetaria ha sido audaz", concede el FMI, "pero es probable que se necesite más apoyo. En tanto que las perspectivas económicas se deterioran aún más, se necesitarán estímulos adicionales para facilitar un aumento sostenido de la inflación. A este respecto, se acoge con satisfacción el compromiso del Consejo de Gobierno del BCE de recalibrar sus instrumentos de política en su próxima reunión en diciembre, una vez que estén las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Eurosistema".El FMI avisa de que "los bancos ya han comenzado a endurecer las condiciones crediticias a medida que aumenta la aversión al riesgo y expiran las garantías crediticias y las moratorias". El Fondo también entiende que "la escala sin precedentes de la crisis y las incertidumbres en torno a la recuperación llaman a ampliar el apoyo a la solvencia. En el ámbito de la UE, un instrumento de apoyo a la solvencia podría desempeñar un papel en el mantenimiento de la integridad del mercado único dadas las diferentes capacidades de los países para proporcionar capital a empresas en dificultades, especialmente en un escenario a la baja"."Las políticas del mercado laboral deben seguir siendo ágiles para ayudar a facilitar el ajuste al tiempo que respaldan la recuperación, y es posible que se justifique un rediseño más profundo dada la transformación estructural en curso", afirma el FMI: "Las medidas diseñadas para amortiguar el impacto inmediato de la pandemia pueden no ser adecuadas para apoyar la recuperación. Por ejemplo, los ERTE han sido valiosos para proteger los empleos y los medios de vida durante la pandemia, pero una vez que la recuperación comience, estos esquemas deberían eliminarse gradualmente y complementarse con medidas para facilitar el movimiento de trabajadores hacia empleos en empresas e industrias en expansión". El FMI también señala que "la pandemia está afectando de manera desproporcionada a las regiones más pobres con problemas estructurales preexistentes y está exacerbando la desigualdad, y los beneficios de la recuperación también pueden resultar distribuidos de manera desigual, por lo que se necesitarán políticas específicas para proteger las regiones vulnerables y prevenir el aumento de la desigualdad, con especial atención a los jóvenes y los grupos desfavorecidos".
eldiario.es
Los avances en las vacunas llevan al Ibex35 a cerrar el mejor mes de su historia
Mes histórico para el Ibex35, el selectivo bursátil que engloba a las principales empresas cotizadas del país. Pese a la caída del 1,39% de este lunes, el índice ha cerrado noviembre con 8.076 puntos y una subida acumulada del 25%, el mayor alza que ha vivido nunca el Ibex desde que se creara en 1992. Los anuncios de los avances en las vacunas han inyectado optimismo en los inversores de cara a una recuperación del consumo. Los resultados de las elecciones en EEUU o los movimientos en banca son algunos de los factores que han ayudado a esta subida nunca antes vista.Con este mes, el Ibex35 ha recuperado los niveles previos al estado de alarma, situándose en los registros del mes de febrero, cuando todavía no había confinamiento en España pero comenzaban a llegar noticias preocupantes de otros países. Incluso con ello, el selectivo bursátil continúa dejándose más de un 16%. No en vano, este año se han producido los dos extremos en la evolución del Ibex. Noviembre ha cosechado el mayor ascenso, pero venía de producirse en marzo el mayor desplome del selectivo, tras caer un 22%. Por ello, pese al avance, el Ibex todavía se encuentra un XX% por debajo de los 10.083 puntos que se alcanzaron el 19 de febrero, el máximo del año. Eso sí queda un XX% por encima de los 6.107 puntos del mínimo del año, el 16 de marzo.El mejor mes hasta ahora en el Ibex 35 fue el de junio de 2012, pese a que fueron las semanas en las que España solicitó el rescate para inyectar dinero público en el sistema financiero. Entonces la subida acumulada fue del 16%. Además, durante este mes se han vivido algunos registros de subidas de los más importantes desde el nacimiento del Ibex. El 9 de noviembre Pfizer anunciaba los avances en su vacuna, avanzando entonces una eficacia de más del 90%, y se confirmaba la victoria de Joe Biden en EEUU. Con estas noticias, el Ibex subió un 8,57%, el mayor alza en una década. Además, aquella semana, entre el 9 y el 13 de noviembre, se produjo el mayor incremento en el Ibex35 desde 1998.Sergio Ávila, analista de mercados de IG Spain, asegura que la "clave" ha sido el avance en las vacunas anunciadas durante este mes. Los inversores ven a España como un país "cíclico" y consideran que la llegada de las vacunas, aunque todavía tarden, llevarán a un aumento del consumo y del turismo. "Se espera que con ello haya una recuperación de las pymes, que puedan salir a flote y, con ello, reduzcan los riesgos para los bancos", señala. A eso se añade que el sector turístico "lo ha pasado muy mal" pero se ve la vacuna como "un catalizador" para su vuelta a las subidas. "Ha explotado el optimismo", subraya.Pero los analistas muestran cierta cautela. "El mejor mes de la historia del Ibex hay que ponerlo en perspectiva con las caídas de meses anteriores", señala Nicolás López, director de análisis de renta variable de Singular Bank. "El Ibex sigue estando muy lejos de sus niveles previos a la pandemia, por lo que no deja de ser una recuperación parcial de esas caídas", subraya. López añade que "las mayores subidas" se han producido en países "cuyas economías han sufrido más las consecuencias de la pandemia y cuyas bolsas habían recuperado menos". Coincide en que la vacuna ha sido el factor detonante para las subidas bursátiles. "Las expectativas de que a lo largo del año que viene pueda llegarse a un cierto control de la pandemia han animado a los inversores a invertir en los sectores más penalizados y que más se beneficiarían de la mejoría de la situación sanitaria", remarca.Prácticamente todos los valores del Ibex cierran noviembre con importantes subidas al calor de las expectativas que ha abierto la llegada de las distintas vacunas que están anunciadas. La hotelera Meliá ha sido la más beneficiada durante los últimos 30 días, con una subida de más del 70%, junto con IAG, el holding británico al que pertenece Iberia. Ambas empresas asociadas al turismo son impulsadas por la previsión de que la respuesta ante el virus permita reabrir los canales de entrada y salida de turistas. El tercer valor con mejor comportamiento ha sido BBVA, que se vio impulsada por la venta de su filial en EEUU y las negociaciones con Sabadell y, una vez rotas, ha seguido al alza. En el lado opuesto se encuentran Pharmamar, Cellnex y Grifols, las tres que cierran en rojo el mes.La vacuna no ha sido el único factor que ha ayudado a la Bolsa. El analista Sergio Ávila cita también a las elecciones de EEUU, que se celebraron a comienzos de noviembre. El mercado ha celebrado la victoria de Joe Biden por los nuevos estímulos económicos que se espera que aplique en el país, frente a la política de Donald Trump. Esto también se contagia a las bolsas europeas. Además, "Biden tiene una política geoestratégica de negocación menos agresiva respecto a China y Europa", señala, lo que permite a los inversores confiar en un cambio de las políticas comerciales, frente al proteccionismo que ha reivindicado Trump durante su mandato.Ávila apunta que durante estos meses, debido a la crisis del coronavirus, ha habido mucho movimiento y volatilidad en las bolsas, lo que ha provocado que los movimientos que se han vivido sean tan altos durante este año. Respecto al futuro, señala que cabe esperar que los mercados españoles sigan subiendo paralelamente a la llegada de las vacunas, aunque no descarta que se produzcan "correcciones" en algunas empresas del Ibex por una posible "sobrerreacción" por parte de los inversores.Pese a los avances del último mes la gran parte del Ibex acumula importantes caídas en lo que va de año. Una de cada tres compañías se deja más de un 30% de su valor en 2020, destacando Sabadell, que pierde un 66%, o IAG, que pierde el 63%. Menos de una tercera parte del selectivo consigue terminar en verde los once meses que llevamos de ejercicio. En este caso destaca el 193% de Solaria o el 130% de Pharmamar, ambas debutantes este año en el Ibex 35.
eldiario.es
Calviño ya está "analizando" con Bruselas la reforma de las pensiones mientras trata "con los distintos ministerios" la reforma del mercado laboral
La vicepresidencia económica y la Comisión Europea están en un contacto cotidiano para desarrollar los planes de recuperación y de reformas vinculados con los 140.000 millones de los fondos europeos (72.000 millones en transferencias, que son los que, en principio, ha anunciado el Gobierno que quiere utilizar). En ese contacto cotidiano, ya se han ido entregando fichas relativas a los cuatro grandes bloques definidos por el Gobierno: "Construir una España más verde; una España más digital; una España más igualitaria y una España más cohesionada". Pero hay dos grandes bloques que parecen atragantarse: los que tienen que ver con la reforma del mercado laboral y de las pensiones. Las dos tienen que ver con el programa de Gobierno acordado entre el PSOE y Unidas Podemos. En cuanto a la labora, incluía la reforma de aquellos aspectos más "lesivos" de la legislación de Mariano Rajoy. En cuanto a las pensiones, su vinculación por ley con el IPC. En ambos casos, la vicepresidenta Calviño ha evidenciado posiciones diferentes a las expresadas por otros ministros, ya sean socialistas o de Unidas Podemos. "Estamos realizando reuniones entre los distintos ministerios", ha explicado la vicepresidenta económica antes la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo): "Y vamos avanzando bien en la revisión de las distintas fichas. Con respecto al ámbito laboral, desde el principio hemos sido claros con la voluntad de afrontar un paquete de medidas que permitan modernizar nuestro marco laboral, y este trabajo se va a hacer en el contexto del diálogo social. El planteamiento que se hará a las autoridades europeas será presentar todo este conjunto o este paquete de acciones de reformas e inversiones que van a irse desplegando y desarrollando a través del diálogo social".Trabajo entiende que el marco legal se derogará íntegramente de "facto" pero que, dada la complejidad para crear un cuerpo normativo alternativo, el procedimiento se abordará en dos fases. La primera y más urgente, la que afecta a los aspectos más lesivos, incluye derogar la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad (que ya ha sido aprobado), la anulación de las limitaciones del ámbito temporal del convenio colectivo y la suspensión de la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los sectoriales. Sin embargo, según publicó El País, "el documento Inversiones y reformas para un mercado laboral dinámico, elaborado por el Ministerio de Economía y la Oficina Económica de La Moncloa, aboga por la prevalencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales —en plata: menos poder de negociación para los sindicatos—. Diluye así el pacto de coalición y ha causado un choque entre Economía y Trabajo, además de malestar en los sindicatos".Y en ese asunto, entre otros, se encuentra sin cerrar el fichero relacionado con la reforma del mercado laboral, que no se enviará a Bruselas hasta que haya acuerdo con "los distintos ministerios", es decir, Trabajo, principalmente; y hasta que cuente con el visto bueno de los agentes sociales, más allá del documento Inversiones y reformas para un mercado laboral dinámico, que no goza del consenso necesario dentro del Gobierno como para enviarse a la Comisión Europea."De momento no hemos entrado a hablar en detalle de cuestiones relacionadas con el ámbito laboral", reconoce Calviño, en tanto que aún no están cerradas con el resto de ministros y los agentes sociales, "más allá de lo que ya conoce la Comisión Europea con respecto a las intenciones de nuestro gobierno y nuestra determinación de abordar ese paquete de modernización del mercado laboral en el contexto del diálogo social, un aspecto que, por cierto, las instituciones europeas valoran muy positivamente".  En cuanto a las pensiones, si bien en el pasado la vicepresidenta económica ha expresado su oposición a vincular por ley su revalorización, la comisión del Pacto de Toledo ha aprobado medidas, respaldadas ampliamente por el Congreso, como la revalorización de las pensiones en base al IPC y la revisión de la jubilación anticipada, que funcionará como guía para que el Gobierno de coalición lleve a cabo la reforma del sistema público de pensiones. Tras confirmar este pacto político, el Ejecutivo pretende lograr otro acuerdo con los sindicatos y la patronal, para que la nueva legislación cuente también con el visto bueno del diálogo social."La Comisión Europea lleva años haciendo recomendaciones a España sobre las pensiones", ha afirmado Calviño antes del Eurogrupo, "y está analizando junto con nosotros las distintas cifras, las distintas previsiones, el impacto sobre el sistema de pensiones como sobre el presupuesto público y por tanto el impacto fiscal de las diferentes medidas que se van a poner en marcha. Y se está produciendo ese análisis en un ambiente tremendamente constructivo".
eldiario.es